Churrigueresco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retablo Mayor del Convento de San Esteban de Salamanca (1692-1694).
Iglesia de San Francisco Javier en Tepotzotlán, Estado de México.

El churrigueresco es una etapa, así como un estilo arquitectónico, de España, que se dio en la época del barroco, y llegó hasta el Nuevo Mundo, como en los edificios construidos en los virreinatos de Perú y Nueva España (donde se le conoció como barroco estípite), alcanzando un gran desarrollo.

Definición[editar]

El término churrigueresco proviene del apellido Churriguera. Los Churriguera fueron una familia de arquitectos barrocos cuya obra se caracterizó porque presentó una recargada decoración. Por extensión, el término se ha utilizado para denominar el barroco español del primer tercio del siglo XVIII. Se entendían por churriguerescas todas aquellas arquitecturas que poseían un marcado movimiento y una abigarrada ornamentación, sobre todo en la retablística.

Este estilo es una variante del estilo barroco que presenta más ornamentación. Fueron construcciones de retablos efímeros y también en lo arquitectónico.

El primero de los Churriguera fue José de Churriguera (1665-1725), quien se formó como ensamblador de retablos, elaborando algunos muy importantes para diversos templos de Salamanca, Madrid, Valladolid y otras ciudades de España. Algunos han desaparecido y actualmente sólo se conservan algunas trazas.

En España[editar]

Aun hoy, en el reino de España, se pueden apreciar las siguientes construcciones y monumentos con estilo churrigueresco:

En México[editar]

En el virreinato de Nueva España, luego México, se consideran como las obras cumbres del estilo churrigueresco la Catedral Basílica de Zacatecas en Zacatecas, el Templo del Carmen en San Luis Potosí, el templo de Guadalupe y el templo del señor del encino en Aguascalientes, la fachada del Templo de San Francisco en Puebla, la parroquia de Santa Prisca en Taxco, Guerrero, la fachada del templo de San Francisco en Oaxaca, la Parroquia Antigua en Salamanca Guanajuato, la fachada y el retablo principal del templo de San Francisco Javier (Museo Nacional del Virreinato), en Tepotzotlán, Estado de México, considerados de las obras barrocas churriguerescas más importantes llevadas a cabo por los jesuitas en la Nueva España. En la ciudad de Guanajuato destacan la iglesia de la Compañía, la iglesia de San Cayetano y la iglesia de San Diego. En el estado de Hidalgo el estilo está representado por la parroquia de San Miguel en Atitalaquia.

En la Ciudad de México son representativos el Altar de los Reyes de la Catedral metropolitana y las portadas del Sagrario que está anexo a la misma. Al mismo estilo pertenecen la biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, la Capilla de Balvanera en el templo de San Francisco el grande, la iglesia de la Santísima Trinidad y las portadas de la iglesia de la Santa Veracruz y del Antiguo Colegio de San Ildefonso todas ubicadas en el Centro Histórico.

También son dignas de mención la casa del Conde de Suchil en Victoria de Durango por ser uno de los pocos ejemplos de estilo churrigueresco civil en el país, así como la Basílica de Ocotlán en Tlaxcala y la Iglesia de nuestra señora de Santa Ana en Iztacalco, las cuales presentan un estilo churrigueresco popular.

En Perú[editar]

En el virreinato del Perú, los edificios religiosos arquitectónicos más representativos de este estilo son la Basílica Menor y Convento de San Agustín y la Basílica Menor y Convento de Nuestra Señora de la Merced, ambas construidas en la ciudad capital Lima, durante el siglo XVI; y la Catedral o Iglesia Mayor de San Antonio en la ciudad de Huancavelica, construida durante los siglos XVI y XVII.

Véase también[editar]