Centro Histórico de la Ciudad de México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Centro Histórico de la Ciudad de México y Xochimilco
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Plaza de la Constitucion Ciudad de Mexico City.jpg
La Plaza de la Constitución con la Bandera de México ondeando al centro.
Ciudad de México
Ciudad de México

Coordenadas 19°25′58″N 99°08′00″O / 19.432778, -99.133222Coordenadas: 19°25′58″N 99°08′00″O / 19.432778, -99.133222
País Flag of Mexico.svg México
Tipo Cultural
Criterios ii, iii, iv, v
N.° identificación 412-001
Región América Latina y el Caribe
Año de inscripción 1987 (XI sesión)
[editar datos en Wikidata ]

El Centro Histórico de la Ciudad de México (o simplemente Centro Histórico o Centro, coloquialmente el Centro) constituye el núcleo original en torno al cual creció la actual capital mexicana.

El área de esta zona de la ciudad se puede definir de acuerdo con dos criterios. En un sentido administrativo, corresponde a la colonia Centro de la delegación Cuauhtémoc. En otro sentido, corresponde a la zona de monumentos históricos delimitada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Se reconcilió y circunscribió por decreto presidencial el 11 de abril de 1980. Cuenta con un área cercana a 10 kilómetros cuadrados, incluye y rebasa en parte el de la isla sobre la cual se fundó la ciudad prehispánica y también el que tuvo luego la traza colonial. Es ahí, precisamente, donde perduran, a pesar de la acción destructiva del tiempo y de los hombres, vestigios y monumentos extraordinarios que hablan de los ya casi 7 siglos de la vida de la ciudad.

Se le llama Centro Histórico debido a que en el centro de la zona lacustre de cinco lagos –Lago de Texcoco, Lago de Chalco, Lago de Xochimilco, Lago de Zumpango y Lago de Xaltocan— se encontraba una pequeña isla en la cual se instaló el conjunto ceremonial y político de México-Tenochtitlan, cabecera de la Triple Alianza y de los dominios de los mexicas. Posteriormente, al momento de la conquista española en 1521, la ciudad mexica pasó a ser el centro político, económico, religioso y cultural de la Nueva España, utilizando en gran medida la traza prehispánica.

Recibe este nombre el viejo casco de la ciudad colonial y decimonónica integrado por 668 manzanas que albergan unos mil quinientos edificios catalogados con valor artístico o histórico, entre construcciones religiosas, civiles, asistenciales, hospitalarias, administrativas, educativas, culturales y de habitación, que van del siglo XVI al siglo XX, y que sigue siendo el corazón económico y político de la ciudad, a pesar de sus proporciones actuales, por su importancia fincada en su riqueza monumental, ya que se considera el centro histórico más relevante de América. Es objeto de programas especiales para su rehabilitación cuando menos desde hace 30 años, que lo mismo atienden cuestiones de índole jurídica, que de planificación y que a la vez buscan garantizar su permanencia con la intervención directa en construcción, calles y plazas.

Edificios históricos[editar]

El Centro Histórico de la Ciudad de México fue declarado Patrimonio cultural de la Humanidad por la Unesco (1987) debido a las joyas arquitectónicas que alberga, como la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, construida a lo largo de tres siglos y que engloba en un mismo espacio los distintos estilos de la época del virreinato. A unos pasos de la catedral se encuentran el Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo mexicano y el Ayuntamiento de la Ciudad de México, ambos frente al Zócalo de la ciudad o Plaza de la Constitución; la cual es la tercer plaza más grande del mundo, después de la Plaza Roja de Moscú y de Tiananmén en Pekín. Hoy en día, el Zócalo es una de las plazas más representativas de Latinoamérica, siendo un punto de encuentro entre el poder político, económico, religioso del pasado indígena y virreinal de México.

Caminando hacia el sur 5 calles, se encuentra la calle de Regina anteriormente muy descuidada y muy oscura de noche. Actualmente ―después de que el Gobierno del Distrito Federal y la Asociación Carlos Slim renovaron el Centro Histórico―, se ha convertido en un atractivo para turistas. En esta calle se encuentra la parte posterior del Claustro de Sor Juana que hoy funge como universidad. A un costado del mismo se encuentra el Hospital Concepción Beistegui, ahora un monumento arqueológico por su fachada de estilo barroco. Al oeste de de este se encuentra la Iglesia de Regina, de la época de la colonia, antes llamado Convento de Regina Coelli, la cual consta de tres altares finamente tallados en caoba y chapados en oro, de arte barroco, cuenta con algunas pinturas de tipo renacentista. Sobre la misma calle hay un parque infantil, cuya pared es usada por Artistas de Trabajo libre en donde expresan sus conocimientos, más al este se encuentra la Escuela Secundaria n.º 1, cuya fachada es de estilo grecorromano.

Caminando hacia la zona de la Alameda Central, en la calle 5 de mayo (en la que podemos encontrar entre República de Chile y Palma, el tradicional café “El Popular") o la calle Madero que es paralela a ella (que fue remodelada para ser peatonal y ha servido para que en sus espacios relativamente libres se den lugar artistas musicales, urbanos e incluso imitadores del ambiente artístico) nos encontramos con destacados ejemplos de la arquitectura ecléctica porfiriana. Muy cerca de ahí, sobre la calle de Tacuba, nos encontramos con lugares tan tradicionales de la ciudad, como El Café Tacuba, un agradable restaurante, decorado con un excelente gusto mexicano con mosaicos de Talavera y en donde se sirven las delicias de la cocina tradicional mexicana. En la misma calle se encuentra la Plaza Manuel Tolsá, lugar de gran armonía arquitectónica, con edificios tan destacados como el Museo Nacional de Arte, uno de los más bellos del Centro Histórico y el Palacio de Minería, de austera sobriedad arquitectura de estilo neoclásico que alberga la Feria del Libro del Palacio de Minería, una de las más concurridas de la ciudad. Casi enfrente de la Plaza Manuel Tolsá, a un lado del Palacio de Minería, se encuentra el hermoso Palacio Postal, edificio de refinado estilo inspirado en la arquitectura de Venecia.

Justo frente al Palacio Postal, atravesando el Eje Central, nos encontramos con el maravilloso Palacio de Bellas Artes, una de las salas de conciertos más hermosas del mundo, decorada con impresionantes esculturas ejecutadas en estilo Art Nouveau para el exterior, que contrastan con la sobria elegancia de su interior Art Deco, decorado con motivos geométricos y prehispánicos. Es en frente de este palacio, desde donde podemos apreciar otro de los edificios más simbólicos de la urbe, la Torre Latinoamericana, el primer rascacielos de la ciudad y en su tiempo la construcción más alta de Latinoamérica, el cual en su cúspide cuenta con un mirador, que en días despejados, permite tener hermosas perspectivas a los cuatro puntos cardinales de la ciudad.

Lugar de reunión para los ciudadanos y sus celebraciones de fiestas y manifestaciones entre los cuales destacan el desfile del 20 de noviembre (aniversario de la Revolución Mexicana) y el grito de Independencia de México en la madrugada del 16 de septiembre. De esa manera el Zócalo representa la mezcla de culturas que convergen en un punto simbólico en la ciudad de México.

Vista panorámica de la Plaza del Zócalo y Palacio Nacional.
Vista panorámica de la Plaza del Zócalo y Palacio Nacional.

Referencias[editar]

  • Secretaría de Educación Pública. (2003). Patrimonio de la humanidad. En Ciudades Mexicanas (Vol. 1, pág 20). México, México: Fondo editorial de la plástica mexicana.

Enlaces externos[editar]