ABB

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Asea Brown Boveri
Power and productivity for a better world
Zürich - Oerlikon - Nord 2010-08-07 16-30-08.JPG
Tipo Corporación
Industria Generación de energía eléctrica, Automatización industrial
Fundación 1988 (Fusión)
Sede Zúrich, Flag of Switzerland (Pantone).svg  Suiza
Administración Hubertus von Grünberg (Presidente de la Junta directiva)
Joseph Hogan (CEO)
Michel Demaré (CFO)
Ingresos 37.990 millones de dólares (2011)
Beneficio neto 3.168 millones de dólares (2011)
Empleados 145.000 (2012)
Sitio web www.abb.com
[editar datos en Wikidata ]

ABB (acrónimo de Asea Brown Boveri) es una corporación multinacional, cuya sede central queda en Zürich, Suiza y cuyos mayores negocios son los de tecnologías en generación de energía eléctrica y en automatización industrial. ABB opera en más de cien países y emplea a más de 124.000 personas.

Historia[editar]

ABB es el resultado de la fusión empresarial, en 1988, de la empresa sueca ASEA y de Brown, Boveri & Cie (BBC), industria suiza que había adquirido previamente a Maschinenfabrik Oerlikon en 1967.

ASEA[editar]

Elektriska Aktiebolaget (sueco: Compañía Eléctrica) fue una empresa fundada por Ludwig Fredholm en Estocolmo en 1883 para la fabricación de dinamos diseñados por un joven ingeniero llamado Jonas Wenström. El éxito subsecuente impulsó a Fredholm a expandir operaciones y fusionarse con Goran Wenström, hermano de Jonas. La empresa resultante de la fusión, bautizada como Allmänna Svenska Elektriska Aktiebolaget (ASEA) fue creada el 18 de noviembre de 1890 con el propósito de proveer equipos eléctricos para la industria sueca en general. Goran Wenstrom compartió responsabilidades gerenciales con Fredholm, quien también se desempeñó como presidente de la Junta. Con el advenimiento de la era de la electricidad ASEA se convirtió en la compañía pionera de este sector en Suecia; la electrificación de un tren de laminación en la ciudad de Hofors es considerada como la primera conversión de su tipo en el mundo y en 1893, ASEA construyó el primer sistema eléctrico de transmisión trifásico en Suecia, entre Hellsjon y Grängesberg.

Después de una fuerte expansión internacional, la empresa entró en el negocio de tracción ferroviaria, supliendo las locomotoras y el equipo convertidor para los primeros ferrocarriles eléctricos de la línea de Estocolmo-Gotemburgo. En 1932 construyó el transformador trifásico con enfriamiento natural más grande del mundo. En 1933, ASEA y LM Ericsson Telephone Company firmaron un pacto comercial que estipulaba que ambas empresas no competirían entre sí en ciertos sectores del mercado eléctrico. Como parte de dicho acuerdo, ASEA adquirió Elektromekano, lo que le permitió hacerse con el control absoluto de gran parte del mercado de equipamiento eléctrico en Suecia. Asimismo, la empresa se expandió a nuevos nichos de mercado, a través de la adquisición de Svenska Flaktfabriken, empresa especializada en logística y transporte aéreo, así como del mayor fabricante de motores eléctricos en Polonia, con la finalidad de aumentar su capacidad de producción interna.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las operaciones de ASEA se vieron fuertemente limitadas debido a la ocupación de gran parte de Europa por las fuerzas Nazis. En los primeros tiempos de posguerra, la demanda interna de energía se disparó, obligando a las empresas de servicios públicos a una rápida expansión, pero la empresa era incapaz de satisfacer tal demanda de equipos eléctricos, debido a la escasez de materia prima. ASEA llevó a cabo la instalación de la primera línea de transmisión a 400 kV AC en el mundo, tendida entre Harsprånget y Hallsberg, en 1952.

Entre otros hitos destacables, la compañía afirma haber producido el primer diamante sintético en 1953, dos años antes de que General Electric anunciase un logro similar en los Estados Unidos. También instaló la primera línea de transmisión permanente de alta tensión en corriente continua (HVDC), uniendo al territorio continental sueco con la isla de Gotland, en 1954. A mediados de la década de 1950, la empresa presentó su modelo de locomotora eléctrica clase ligera, que le dio un notorio impulso a sus actividades de comercialización de equipo ferroviario a nivel internacional.

En 1960 se instaló una fábrica de equipamiento eléctrico en México y al año siguiente la empresa fue reestructurada, con una nueva organización divisional y una subsecuente reubicación de algunas de sus instalaciones. Se organizó una división de electrónica, marcando el inicio de la transición de ASEA que, de un tradicional fabricante de equipos eléctricos se convirtió en una empresa de electrónica con tecnología de alta precisión. Durante este período, ASEA ejecutó la construcción de la primera central nuclear a gran escala en Suecia. La compañía se asoció con la división nuclear de la empresa estatal Atom-Energi para formar ASEA Atom en 1968, para luego adquirir el restante 50% estatal de Atom-Energi en 1982.

En 1963 ASEA dio nuevamente un salto adelante introduciendo un tiristor con diseño optimizado, capaz de manejar más potencia que los dispositivos conocidos para la época. Como resultado, la compañía comenzó a producir locomotoras tiristorizadas para sistemas de tracción ferroviaria en Suecia y el resto de Europa y, desde mediados de la década de 1970, en las líneas de Amtrak ubicadas en la conurbación BosWash, en los Estados Unidos.

ASEA se revitalizó a principios de la década de 1980, de la mano del director ejecutivo Percy Barnevik, expandiéndose en áreas de alta tecnología, con grandes inversiones en robótica y en electrónica de última generación. Los costes de desarrollo de la robótica perjudicaron notablemente los beneficios del sector en un primer momento, pero la percepción de Barnevik era continuar invirtiendo en la robótica y en la automatización industrial, considerándolas como áreas de alto crecimiento en el largo plazo. A finales de la década de 1980, ASEA tenía ya una cuota importante del floreciente mercado de controles industriales, así como del aprovechamiento de la energía calórica residual. Con ello, además, la compañía se posicionaba para beneficiarse de un cada vez más creciente interés por controlar los niveles de contaminación industrial en el mundo desarrollado.

Brown, Boveri & Cie[editar]

Brown, Boveri & Cie fue fundada en Baden (Suiza) en 1891 por Charles Eugene Lancelot Brown y Walter Boveri, ex-empleados de Maschinenfabrik Oerlikon. Su desarrollo es interesante porque fue una de las pocas empresas multinacionales en operar filiales de un tamaño mayor que el de la casa matriz. Debido a lo reducido del mercado interno suizo, Brown Boveri estableció filiales en toda Europa en un plazo relativamente corto y a consecuencia de ello, confrontó dificultades para mantener un buen control administrativo sobre varias de sus grandes unidades operativas.

Las primeras actividades de Brown Boveri se limitaban a la fabricación de componentes eléctricos tales como motores para locomotoras y equipos generadores de energía para sistemas ferroviarios en Europa. En 1919 la empresa firmó un acuerdo de licencia con la empresa británica Vickers, que dio a esta última el derecho a fabricar y comercializar los productos Brown Boveri en todo el Imperio británico y en algunas zonas de Europa. Dicho acuerdo significó para Brown Boveri la recepción de un significativo flujo de dinero y la posibilidad de incrementar considerablemente sus ingresos anuales, así como también ayudó a la compañía a expandirse hacia mercados extranjeros en un momento en el cual muchas políticas proteccionistas obstaculizaban las expansiones internacionales.

En la década de 1920, Brown Boveri, ya convertida en una empresa geográficamente extensa y con filiales en Italia, Alemania, Noruega, Austria y los Balcanes, sufrió sus primeras pérdidas significativas debido a las devaluaciones experimentadas por el franco francés y el marco alemán. Al mismo tiempo, en el mercado interno suizo, se incrementaron los costos de producción en tanto que las ventas se mantuvieron estáticas, causando pérdidas adicionales a la empresa. Como consecuencia, en 1924 Brown Boveri devaluó su capital en 30% para poder cubrir las pérdidas sufridas en ese periodo. En 1927, cesó el acuerdo con Vickers, el cual no fue renovado.

En esa misma época, las distintas filiales de Brown Boveri crecieron velozmente. La industrialización de Europa creó una fuerte demanda de equipos eléctricos para la industria pesada. La floreciente industria ferroviaria italiana dio un impulso particularmente fuerte a la filial de Brown Boveri en ese país y la fábrica de la compañía en Alemania desarrolló un volumen de negocios mucho mayor que el de la casa matriz suiza. En las décadas siguientes, Brown Boveri creció a un ritmo más rápido que el de los avances tecnológicos en la ingeniería eléctrica. La tendencia de cada filial era a desarrollarse de forma individual, como si fuesen empresas nacionales en cada país en los cuales existían operaciones y su extensa cobertura geográfica ayudó a aislar a la casa matriz durante épocas de crisis graves, cuando determinadas regiones experimentaban dificultades económicas.

Sin embargo, este tipo de desarrollo segmentado tenía sus inconvenientes. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría presentó grandes oportunidades de negocio para contratistas de defensa relacionados con la industria eléctrica, pero las filiales de Brown Boveri eran a menudo percibidas como empresas extranjeras en muchos de los países en que operaban, haciendo a menudo difícil la adjudicación de lucrativos contratos gubernamentales relacionados con tecnología sensible y confidencial. La empresa, no obstante, destacó en el ámbito de la generación de energía eléctrica, inclusive fabricando generadores para centrales nucleares. Los esfuerzos de electrificación llevados a cabo en países del Tercer Mundo también proporcionaron a Brown Boveri ganancias sustanciales. En ese sentido, cabe destacar la apertura de grandes fábricas de producción en Argentina (1946), México (1947), Venezuela (1955) y Perú (1963). En 1970, Brown Boveri inició una amplia reorganización. Las filiales de la empresa fueron divididas en cinco grupos: alemán, francés, suizo, "mediano tamaño" (con siete bases de producción en Europa y América Latina), y Brown Boveri Internacional (las demás filiales). Cada uno de estos grupos fue desglosado así mismo en cinco divisiones de productos: generación eléctrica, electrónica, distribución de energía, equipos de tracción y equipos industriales.

Fusión[editar]

A comienzos de la década de los 90, ABB adquiere Combustion Engineering, empresa estadounidense líder en desarrollo de suministros energéticos nucleares y convencionales en el mercado norteamericano. Posteriormente, continuando con sus planes de expansión, adquirió ELSAG Bailey en 1999, firma que agrupaba a Bailey Controls, Hartmann & Braun, and Fischer & Porter. Hasta ahora, esta ha sido la mayor adquisición en la historia de la corporación y con ella, ABB se ha convertido en el líder del mercado de automatización a nivel mundial.

En 2000, ABB firmó un contrato para suministro de equipos y servicios para dos centrales nucleares norcoreanas, bajo un acuerdo multinacional (KEDO) firmado en 1995 por los gobiernos de Estados Unidos, Japón, la República de Corea, y la Unión Europea. Ese mismo año, la corporación disolvió una empresa conjunta formada previamente con la francesa Alstom llamada ABB-Alstom Power y vendió la parte de sistemas de generación convencional y transporte ferroviario a Alstom Power. ABB vendió además su negocio de generación nuclear a la empresa Westinghouse Electric Company.

ABB sufrió un proceso de reestructuración en 2005 para poder enfocarse en sus principales negocios actuales: Generación eléctrica y Automatización industrial. Esta reestructuración llevó a la empresa a su organización actual de cinco sectores: Productos para Generación Eléctrica, Sistemas de Generación Eléctrica, Productos de Automatización, Procesos Automáticos y Robótica.

Sectores de negocio[editar]

ABB High Voltage Cables.jpg

Los cinco sectores de negocio que lleva ABB en la actualidad son:

Productos de potencia[editar]

Este sector comprende la red de fabricación de transformadores, switchgear, interruptores, cables y equipamiento asociado con media y alta tensión. La División de Productos para Generación Eléctrica produce tanto los componentes esenciales como sus servicios asociados para transmitir y distribuir electricidad. La división se subdivide en tres unidades de negocio: Productos para Alta Tensión, Productos para Media Tensión y Transformadores.

Sistemas de potencia[editar]

Este sector ofrece sistemas llave en mano y sus servicios en redes de transmisión y distribución de energía eléctrica, así como para centrales eléctricas; como áreas clave se destacan subestaciones, sistemas de automatización para subestaciones y centrales de generación o plantas de tratamiento de aguas. El control distribuido DCS para estos segmentos es el (Symphony Plus). Esta división además ofrece toda la gama de instrumentación y control de centrales eléctricas. La división se subdivide en cuatro unidades de negocio: Sistemas de Red, Subestaciones, Manejo de Redes y Generación Eléctrica.

Productos de automatización[editar]

Este sector ofrece productos como controladores de velocidad, motores y generadores eléctricos, controles para baja tensión, instrumentación y electrónica de potencia.

Automatización de procesos[editar]

El objetivo de este sector es el suministro de soluciones integrales de control, optimización de plantas y procesos y aplicación de soluciones automáticas de conocimiento específico para la industria.

Las plataformas más extendidas que ofrece para control de plantas y procesos en múltiples sectores son el System 800xA que cubre todas las necesidades de un Sistema de Control Distribuido DCS que integra en un solo entorno tanto sus propios controladores como los de otros fabricantes. Su controlador es el AC800M para procesos continuos y el AC800PEC para control rápido (conmutadores de tensión, etc). Entre los PLCs de antigua generación pero que actualmente se encuentran en servicio encontramos el AC450, MP200 y el AC80.

También cuenta este sector con la fabricación de Turbocompresores, para motores diésel y a gas de combustion interna para el sector de generación eléctrica, minería y marino.

Robótica[editar]

ABB posee una de las mayores bases de robótica industrial instalada en el mundo, suministrando software, equipos periféricos y celdas de fabricación modular para tareas específicas como soldadura, ensamblaje, pintura, empaque y otros.

ABB en España[editar]

La filial del Grupo ABB en España es Asea Brown Boveri, S.A. La sede social está en Madrid y cuenta con fábricas y talleres en Madrid, San Quirico de Tarrasa, Gavá, Oyarzun, Zaragoza, Córdoba, Valle de Trápaga, Las Palmas, Barcelona y Algeciras. Para el año 2011 contaba con más de 2.315 empleados. Su cifra de contratación para ese año fue de 673 millones de euros y su cifra de facturación fue de 741 millones de euros. La fábrica de motores de baja tensión de San Quirico de Tarrasa fue cerrada en noviembre de 2012.

Se utilizaron robots de ABB en las películas Iron Man, esto fue publicado en su sitio oficial.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]