Transversalidad (ideología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Transversalismo»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La transversalidad o transversalismo es una corriente ideológica que defiende la renuncia a identificar sus ideas con el espectro político clásico basado en la distinción izquierda-derecha.[1] Por otra parte el transversalismo puede aplicarse a posicionamientos que declaren obsoletos otros clivajes políticos diferentes.

Existen visiones positivas y negativas de la corriente transversalista. Algunos adherentes del transversalismo han defendido que en la actulidad, la estructura socioeconómica mundial hace que la distinción izquierda-derecha o bien carezca de sentido o bien sea indeseable. Otros politólogos han criticado el transversalismo por considerarlo simplemente una estrategia electoralista, basada en la teoría del votante mediano que guiaría a los partidos atrapalotodo (Catch-all parties) a difuminar un posicionamiento ideológico claro en el espectro político clásico, con el fin de obtener votos de todas partes del espectro político.

Discusión[editar]

Muchos partidos transversalistas abiertamente proclaman que la distinción clásica dentro del espectro político asociada al eje izquierda-derecha está obsoleta.[2] [3] Algunos partidos transversales postulan que así toman las propuestas más beneficiosas para la sociedad y para los ciudadanos de uno y otro lado del espectro clásico.

Más peyorativamente la transversalidad ha sido frecuentemente asociada a la estrategia electoralista típica de los partidos "escoba" (catch-all party) que de acuerdo con la maximización utilitarista del voto según el teorema del votante mediano tratan de situarse en una posición ambigua de tal manera que puedan atraer a votantes desinformados de diferentes partes del espectro político.

En un punto más neutral, la transversalización se asocia a la reivindicación de aspectos particulares como el ecologismo o las políticas de género. Así el interés de algunos movimientos políticos está en cómo integrar la perspectiva de género en la programación y gestión de las políticas públicas, en opinión de muchos de estos movimientos las medidas necesarias no están necesariamente asociadas a la izquierda o la derecha tradicionales, por lo que consideran que la perspectiva de género es transversal a dicha distinción. Igualmente sucede con el ecologismo, la evidencia muestra que entre los partidos que han situado el ecologismo como un punto central de su programa político, los hay con una orientación preferentemente izquierdista y los hay con una preferencia derechista.

Ejemplos de movimientos transversales[editar]

España[editar]

El término adquirió popularidad con la creación del partido político Unión Progreso y Democracia (UPyD), que reivindicó esta adscripción desde su fundación. UPyD entiene el transversalismo como:[4]

...un partido donde tengan cabida personas con ideas propias y distintas en una variedad de temas, pero de acuerdo en el proyecto político y en las líneas estratégicas para su consecución

Dentro de las ideas asumibles dentro de un proyecto político transversal, descarta:

...las concepciones fundamentalistas e intransigentes, sectarias y no instrumentales, antisistema o antiinstitucionales. Incluye en principio todo lo que sea consistente con la regeneración de la democracia española en un sentido progresista, laico y nacional.

Finalmente, proclama haber superado la contraposición entre izquierda y derecha:

El transversalismo [da] por amortizados algunos antagonismos tradicionales de la modernidad, y en especial el que opone como realidades irreductibles a “izquierda” y “derecha”

Igualmente el partido Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía con representación en todos los parlmentos autonómicos, se autoreivindica como un partido transversal. La reivindicación de su transversalidad fue de hecho uno de los principales temas políticos repetidos en todas las elecciones a las que concurrió este partido a lo largo de 2015, cuando logró implanticación en todos los parlamentos autonómicos.

Así mismo, el partido PODEMOS, con amplia representación a nivel autonómico y estatal, se define como un partido transversal. Podría decirse que, Podemos, movimiento político y social, nacido de entre la indignación y necesidad de una gran parte de la ciudadanía, es el verdadero partido transversal, ya que aglutina a los de "abajo", en su lucha por la justicia y dignidad de los español. Podemos, con apenas dos años, logró situarse como tercera fuerza política en el parlamento español y se apuntala como un más que serio aspirante al gobierno y principal competidor con los partidos tradicionalistas del panorama político de España.

Sudamérica[editar]

El movimiento político colombiano MIRA también se define como transversalista.[5]

Por otra parte, es interesante el fenómeno de los dos partidos tradicionales de Uruguay, que prácticamente hegemonizaron la vida política del país hasta 1971. Durante mucho tiempo, en Uruguay no tenía ningún sentido proclamarse de izquierda, de centro o de derecha, sino simplemente "blanco" o "colorado".

Véase también[editar]

Referencias[editar]