Partido atrapalotodo

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Un partido atrapalotodo,[1]partido atrapatodo o metapartido (también llamado partido multicomprensivo e incluso partido escoba; en inglés catch-all party) es un tipo de partido político que busca atraer votantes de diversos puntos de vista e ideologías, en contraposición con otros partidos que defienden una ideología determinada y que buscan votantes que se adhieran a esa ideología específica.

Historia[editar]

El término fue introducido por Otto Kirchheimer en 1966 para referirse a una nueva tipología de partido que aparece tras la Segunda Guerra Mundial a causa de la exigencia por parte de los partidos de masas de atraer al máximo número de electores y de trascender los intereses de grupo con el fin de conseguir una mayor confianza general.

Otros autores han aplicado el concepto de partido atrapalotodo a períodos anteriores, por ejemplo, la Unión Cívica Radical en la Argentina entre 1916 y 1930.[2]​ El término es también introducido como una categoría en la famosa tipología de partidos políticos de Maurice Duverger

Características[editar]

Algunas características que distinguen al partido atrapalotodo del que busca un tipo concreto de votante son:

  1. Una drástica reducción del bagaje ideológico;
  2. Un menor énfasis en una determinada clase social para reclutar electores entre toda la población;
  3. Asegurar el acceso a diversos grupos de interés.

Del mismo modo, la principal característica de estos partidos, según Kirchheimer, es la de concentrar sus energías en la competición electoral a través de la elección de temas con los que buscan un amplio consenso con la población general (como puede ser la seguridad ciudadana, un tema utilizado desde diversas perspectivas por las principales fuerzas políticas que aspiran al gobierno).

Ejemplos[editar]

Argentina[editar]

Desde su fundación el Partido Justicialista ha sido un partido peronista con características de atrapalotodo. Su avance y plataforma ideológica se concentran en la figura de Juan Perón y su esposa Eva. No obstante, desde que Néstor Kirchner asumió la presidencia en 2003, las posturas ideológicas del partido han virado hacia la centro-izquierda. Históricamente, los partidos que se nombran peronistas se han dividido en facciones de izquierda y de derecha, a pesar de que los kirchneristas populistas de izquierda ahora dominan el partido, las facciones de derecha todavía existen.

Asimismo, Juntos por el Cambio es una coalición política argentina con características de atrapalotodo, esta fue creada en 2015 como Cambiemos. Esta coalición está compuesta por partidos de un diverso espectro político, como lo es: Propuesta Republicana (centroderecha), Coalición Cívica ARI (centro) y Unión Cívica Radical (centro), con el objetivo común de oposición a los partidos peronistas. Esta se considera una coalición de centro derecha.

Brasil[editar]

En Brasil, el Centrão (tdl. ‘gran centro’) es el término utilizado para describir al gran bloque de partidos políticos que no tienen una orientación ideológica específica o consistente y cuyo objetivo es mantener la proximidad al poder ejecutivo para garantizar ventajas y permitirles distribuir privilegios a través de redes clientelistas. [3]

El Movimiento Democrático Brasileño (MDB) es uno de los partidos de la "Centrão" y atrapalotodo más antiguos y notables de Brasil. A pesar de ser su partido más grande, tanto en número de miembros como de funcionarios electos, nunca ha elegido presidente. Esto lo ha llevado a utilizar su posición como partido mayoritario como "moneda de cambio" para la obtención de privilegios y ventajas.[4]​ El MDB fue fundado en 1965, al comienzo de la dictadura militar brasileña, como parte de un sistema bipartidista impuesto por la dictadura. En este sistema los únicos partidos permitidos eran el Partido Alianza Renovadora Nacional (ARENA), un partido comodín que representaba los intereses de la dictadura, y el MDB, un partido formado para representar una amplia oposición moderada y menos radical a la dictadura, sin un programa claro excepto la democratización del país.[5]

Otros partidos de la centrão tradicional son los Republicanos (REP), los Progresistas (PP), el Partido Liberal (PL), el Partido Laborista Brasileño (PTB), el Partido Podemos (PODE), el partido Unión Brasil (UB), el Partido Socialdemócrata (PSD), el Partido Social Cristiano (PSC), el Acta (AGIR), el Patriota (PATRI), el partido Adelante (AVANTE), el partido Solidaridad (SD) y el Partido Republicano del Orden Social (PROS). [6]

Colombia[editar]

En Colombia, un ejemplo claro es el Partido de la U,[7]​ que ha demostrado un maleable bagaje ideológico para capturar los votos de la opinión pública.

En Perú, Acción Popular es considerado un partido atrapalotodo,[8]​ donde existen facciones indigenistas, socialdemócratas y reformistas más fieles a las bases ideológicas del primer gobierno de Fernando Belaúnde Terry,[9]​ facción representada actualmente por Yonhy Lescano y Mesías Guevara, hasta facciones más cercanas al neoliberalismo, representadas por Maricarmen Alva y Manuel Merino.

México[editar]

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ejerció el poder en México durante 71 años ininterrumpidos, de 1929 al 2000. Se fundó después de la Revolución Mexicana, por el presidente Plutarco Elías Calles. Entonces conocido como el Partido Nacional Revolucionario, se fundó con la intención de brindar un espacio político que permitiera participar a todos los líderes y combatientes sobrevivientes de la Revolución Mexicana y con ello resolver la crisis política causada por el asesinato del presidente electo Álvaro Obregón en 1928. Como lo plantean politólogos especializados, su permanencia en el poder se logró gracias a su capacidad corporativa de incluir a los distintos sectores que participaron en el movimiento armado, así como su flexibilidad ideológica.

A lo largo de sus nueve décadas de existencia, el PRI ha adoptado una gama amplia de ideologías y posiciones. Muchas de ellas fueron determinadas por el Presidente de la República en turno. Por ejemplo, el partido nacionalizó la industria petrolera en 1938 y la industria bancaria en 1982: después, en esa misma decada, el partido impuso reformas que avanzaron la lógica neoliberal. Como lo es la privatización de empresas estatales, el impulso de relaciones más estrechas con la Iglesia católica, la adopción del capitalismo de libre mercado, entre otras.[10][11][12]

Uruguay[editar]

Los partidos tradicionales de Uruguay durante buena parte de los siglos XIX y XX son un buen ejemplo de partido atrapalotodo. Los partidos Colorado y Nacional, nacidos en 1836, rápidamente hegemonizaron la escena política, cosechando siempre más del 90% de los votos en todas las elecciones hasta 1966.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ware, Alan. Partidos políticos y sistemas de partidos. Istmo. p. 352. ISBN 978-84-7090-422-6. 
  2. Falcon Ricardo (Director),Nueva Historia Argentina, Tomo VI, Buenos Aires, Sudamericana, 2000
  3. «Centrão vive quarta encarnação, agora restrito ao fisiologismo». O Globo (en portugués de Brasil). 29 de julio de 2018. 
  4. Benites, Talita Bedinelli, Afonso (19 de diciembre de 2017). «PMDB volta a se chamar MDB: retorno ao passado para aplacar crise de imagem». El País Brasil (en portugués de Brasil). Consultado el 24 de septiembre de 2022. 
  5. Deak, Andre (12 de noviembre de 2014). «Partidos políticos». Memórias da ditadura (en portugués de Brasil). Consultado el 24 de septiembre de 2022. 
  6. «O que é o poderoso centrão, que pode definir o sucessor de Cunha». BBC News Brasil (en portugués de Brasil). Consultado el 24 de septiembre de 2022. 
  7. Gehring, Hubert. «Partidos Políticos en Colombia». Konrad Adenauer Stiftung (PDF). 
  8. Arenas, Iván (10 de junio de 2020). «Barnechea, Acción Popular y el “otro Perú”». El Montonero. Consultado el 2 de diciembre de 2021. 
  9. Pease García, Henry; Romero Sommer, Gonzalo (2013). Pontificia Universidad Católica del Perú, ed. La Política en el Perú del Siglo XX. p. 191, 192 y 193. 
  10. «Meade, the King of the Mexican Sandwich». El Universal. January 11, 2018. 
  11. Russell, James W. (2009). Class and Race Formation in North America. University of Toronto Press. p. 155. ISBN 978-0-8020-9678-4. 
  12. Kopstein, Jeffrey; Lichbach, Mark; Hanson, Stephen E. (July 21, 2014). Comparative Politics: Interests, Identities, and Institutions in a Changing Global Order. Cambridge University Press. ISBN 9781139991384. Consultado el April 6, 2018. 

Bibliografía[editar]

  • Pietro Grilli di Cortona, Gianfranco Pasquino (a cura di), Partiti e sistemi di partito nelle democrazie europee, Bologna, Il Mulino, 2007, ISBN 978-88-15-12003-8
  • Giordano Sivini (a cura di), Sociologia dei partiti politici Bologna, Il Mulino, 1979
  • Donatella della Porta, I Partiti politici, Bologna, Il Mulino, 2001, ISBN 978-88-15-08329-6