Transversalidad (ideología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Mapa del espectro político que muestra que, en principio, la política puede ser más compleja que una línea que se divida entre izquierda y derecha.

La transversalidad o transversalismo es una corriente ideológica que defiende la renuncia a identificar sus ideas con el espectro político clásico basado en la distinción izquierda-derecha.[1]​ Por otra parte el transversalismo puede aplicarse a posicionamientos que declaren obsoletos otros clivajes políticos diferentes.

Existen visiones positivas y negativas de la corriente transversalista. Algunos adherentes del transversalismo han defendido que en la actualidad, la estructura socioeconómica mundial hace que la distinción izquierda-derecha o bien carezca de sentido o bien sea indeseable. Otros politólogos han criticado el transversalismo por considerarlo simplemente una estrategia electoralista, basada en la teoría del votante mediano que guiaría a los partidos atrapalotodo (Catch-all parties) a difuminar un posicionamiento ideológico claro en el espectro político clásico, con el fin de obtener votos de todas partes del espectro político.

Historia[editar]

Representación de unas fábricas en plena Revolución industrial, cuando se originó el espectro clásico izquierda-derecha.

Muchos partidos transversalistas abiertamente proclaman que la distinción clásica dentro del espectro político asociada al eje izquierda-derecha está obsoleta.[2][3]​Algunos partidos transversales postulan que así toman las propuestas más beneficiosas para la sociedad y para los ciudadanos de uno y otro lado del espectro clásico.

Más peyorativamente la transversalidad ha sido erróneamente asociada a la estrategia electoralista típica de los partidos "escoba" (catch-all party) que de acuerdo con la maximización utilitarista del voto según el teorema del votante mediano tratan de situarse en una posición ambigua de tal manera que puedan atraer a votantes desinformados de diferentes partes del espectro político, aunque un partido transversal se diferencia de un partido escoba en la coherencia de sus ideales. Como ejemplo claro de partido escoba y que ha abandonado su propósito inicial para captar más votos sería el partido alemán Alternative für Deutschland, que comenzó siendo simplemente un partido euroescéptico y enfocándose en un principio solo en doctrina económica y que terminó cambiando su discurso inicial por uno más xenófobo para ampliar su apoyo entre el electorado, hasta el punto de que su copresidenta Frauke Petry, dimitió afirmando que no quería pertenecer más a "un partido xenófobo y ultranacionalista".[4]​ Por tanto nada tiene que ver un partido transversal con un partido escoba.

El surgimiento de esta ideología se debe al colapso del viejo y omnipresente clivaje de obrero-patrón de la problemática del trabajo y que consiguió monopolizar la discusión política. Tras el derrumbe de la Unión Soviética se hizo más obvio que este clivaje estaba desfasado ya que a finales del siglo XX y principios del XXI, las diferencias sociales entre empresarios y obreros era ya más difusa, la clase media aglutinaba ya a una gran multitud de profesiones y elementos sociales, desde pequeños empresarios hasta obreros altamente cualificados (como por ejemplo los pilotos de avión) dándose lugar al paradójico caso de que un obrero podía tener mayor poder adquisitivo que un empresario. Asimismo los sindicatos y patronal llegaron a acuerdos logrando grandes beneficios para la clase obrera, que dejaría de considerarse clase baja para consolidarse como clase media. Lejos quedaban los graves excesos a los trabajadores que se produjo en los comienzos de la revolución industrial.

En el siglo XXI otras temáticas, cobraron mucha más importancia, como el feminismo, el ecologismo o el pacifismo u otros clivajes o paradigmas como la globalización-antiglobalización o el productivismo-antiproductivismo acapararon cada vez más el interés del público.

Pese a todo y debido a su inercia, el paradigma de las relaciones obrero-patronales y su clásica division de izquierda-derecha sigue estando aun muy presente aunque esté perdiendo fuerza.

Tras esto no tardarían en aparecer los partidos que se autoproclamasen como transversales, a pesar ya de existir ideologías de corte transversal.

Ejemplos de movimientos transversales[editar]

Anarquismo[editar]

Algunas ramas del anarquismo se pueden considerar de izquierdas como el anarcosindicalismo y otras de derechas como el anarcocapitalismo. Otras en cambio aluden a otros paradigmas que nada tienen que ver con el obrero-patronal, como el anarcofeminismo y el anarcoprimitivismo. Por tanto el anarquismo no se adscribe a ninguna de las posiciones del espectro clásico aunque se suela asociar a la izquierda.

Fascismo[editar]

El fascismo es una forma de colectivismo y se ha venido siempre considerando como "extrema derecha", aunque el fascismo siempre se ha autodefinido como la Tercera Posición —rechazando postularse como de izquierda o de derecha— o tercerposicionismo. Es una forma similar al posicionamiento transversalista, aunque en este caso fue empleado de forma populista ensalzando el ultranacionalismo y posicionándose de forma intolerante y excluyente contra tpdo lo extranjero, contra el comunismo como contra el capitalismo[5]​ y en definitiva contra todo lo que no tuviera nada que ver con la ideología del partido, llegando al extremo de encarcelar y eliminar a sus opositores.

El fascismo es una forma de transversalismo excluyente y antidemócrata que cuando llega al poder suele prohibir el resto de partidos dejando el suyo propio.

Liberalismo[editar]

Dentro del liberalismo que en el ámbito económico en Europa se suele situar en la derecha política y en Estados Unidos de América se asocia al Partido demócrata (más progresista), hay dos vertientes que se pueden considerar plenamente transversales ya que en su ideología propugnan elementos tanto de la izquierda y la derecha. Estas son el socioliberalismo y el ordoliberalismo.

España[editar]

UPyD[editar]

El término adquirió popularidad con la creación del partido político Unión Progreso y Democracia (UPyD), que reivindicó esta adscripción desde su fundación. UPyD entiende el transversalismo como:[6]

...un partido donde tengan cabida personas con ideas propias y distintas en una variedad de temas, pero de acuerdo en el proyecto político y en las líneas estratégicas para su consecución

Dentro de las ideas asumibles dentro de un proyecto político transversal, descarta:

...las concepciones fundamentalistas e intransigentes, sectarias y no instrumentales, antisistema o antiinstitucionales. Incluye en principio todo lo que sea consistente con la regeneración de la democracia española en un sentido progresista, laico y nacional.

Finalmente, proclama haber superado la contraposición entre izquierda y derecha:

El transversalismo [da] por amortizados algunos antagonismos tradicionales de la modernidad, y en especial el que opone como realidades irreductibles a “izquierda” y “derecha”

Ciudadanos[editar]

Igualmente el partido Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía se autorreivindicaba como un partido transversal.[7]​ La reivindicación de su transversalidad fue de hecho uno de los principales temas políticos repetidos en todas las elecciones a las que concurrió este partido a lo largo de 2015. Sin embargo, desde su irrupción en la política Ciudadanos ha ido virando fuertemente su ideología hacia la derecha, compitiendo con el PP y siendo su "socio preferente" en la política de pactos y alianzas.[8]​ De hecho, en las elecciones generales de 2019, Ciudadanos formó parte de la coalición Navarra Suma (NA+), conformada por ellos mismos y otros dos partidos de derechas (UPN y PP).

Unidas Podemos[editar]

Así mismo, el partido Podemos, con amplia representación a nivel autonómico y estatal, se definía como un partido transversal. Podemos, con apenas dos años, logró irrumpir como tercera fuerza política con en el parlamento español con más de 5,2 millones de votos, junto a sus confluencias. No obstante, el partido se ha mostrado de un perfil netamente de izquierdas en contraposición transversal que se autodefinían al principio, por su política de confluencias, alianzas y pactos, tanto territoriales como sectoriales: Izquierda Unida, Equo, Compromís, En Marea, MÉS, Barcelona en Comú, Catalunya en Comú, Adelante Andalucía, En Común... Igualmente, es el "socio preferente" del PSOE y ha pactado con él en un amplísimo número de ayuntamientos, comunidades autónomas y políticas estatales.

Más Madrid[editar]

La formación de Manuela Carmena de la capital Más Madrid es otro ejemplo de partido transversal. Hasta 2019 se presentaba junto a Unidas Podemos hasta la retirada de Íñigo Errejón de esta última para unirse a Carmena, momento en el que anunciaron presentarse por separado en Madrid. La líder de Más Madrid ha afirmado en más de una ocasión que su partido sí que es transversal e incluso ha afirmado que el movimiento feminista del 8-M "tiene que ser transversal".[9]

Sudamérica[editar]

El movimiento político colombiano MIRA también se define como transversalista.[10]

Por otra parte, es interesante el fenómeno de los dos partidos tradicionales de Uruguay, que prácticamente hegemonizaron la vida política del país hasta 1971. Durante mucho tiempo, en Uruguay no tenía ningún sentido proclamarse de izquierda, de centro o de derecha, sino simplemente "blanco" o "colorado". En Venezuela: el Movimiento Político Generación Independiente (GENTE) basa su Ideario Político en la corriente transversalista pero ha rebautizado el término, llamándolo "Amplitud Ideológica".


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Seymour Martin Lipset, Stein Rokkan: Party Systems and Voter Alignments (Free Press, 1967)]
  2. UPyD se declara "transversal"
  3. "La calculada ambigüedad de Rivera", ABC, 13/03/2015
  4. Bou, Carles Planas (19 de abril de 2017). «La líder de la ultraderecha alemana renuncia a ser candidata en las elecciones». elperiodico (en español). Consultado el 1 de febrero de 2018. 
  5. Blamires, Cyprian; Jackson, Paul. World fascism : a historical encyclopedia. ABC-CLIO. p. 404, 610. ISBN 978-1576079409. Consultado el 5 de agosto de 2019. 
  6. «Un ideario transversal». Archivado desde el original el 20 de febrero de 2012. Consultado el 21 de febrero de 2012. 
  7. Calleja, Mariano (16 de mayo de 2015). «¿Ciudadanos es de izquierdas o de derechas?». ABC. Consultado el 25 de octubre de 2016. 
  8. «¿De derechas o izquierdas? Así califican los españoles a PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y VOX». www.epdata.es. Consultado el 30 de julio de 2019. 
  9. «Manuela Carmena: "El movimiento feminista tiene que ser transversal"». Ondacero. EFE. 9 de marzo de 2018. Consultado el 17 de mayo de 2019. 
  10. «ESTATUTOS DEL MOVIMIENTO INDEPENDIENTE DE RENOVACIÓN ABSOLUTA "MIRA"». Movimiento Mira. 12 de junio de 2008. Archivado desde el original el 14 de junio de 2013.