Represión de pandillas en El Salvador de 2022

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La represión de pandillas en El Salvador de 2022 se dio lugar a partir de marzo de 2022 cuando, en respuesta a un pico de delincuencia entre el 25 y el 27 de marzo de 2022 en el cual 87 personas fueron asesinadas en El Salvador, que el gobierno culpó a la Mara Salvatrucha, la Asamblea Legislativa de dicho país aprobó un estado de excepción durante el cual se suspendieron los derechos de asociación y asistencia legal y se aumentó el tiempo de detención sin cargos, entre otras medidas que ampliaron los poderes de las fuerzas del orden salvadoreñas. Desde la declaración del estado de excepción, miles de personas han sido arrestadas, lo que ha sobrecargado las prisiones de El Salvador. A nivel nacional, la represión ha sido popular entre muchos habitantes, sin embargo, grupos de derechos humanos han expresado su preocupación de que los arrestos tienen poco que ver con la violencia de las pandillas, y representantes del gobierno de los Estados Unidos expresaron su preocupación con la violencia en el país y los métodos utilizados para su combate, comentarios que fueron criticados por el presidente Nayib Bukele.

Antecedentes[editar]

Durante décadas, El Salvador ha tenido una de las tasas más altas de violencia relacionada con pandillas en el mundo. En 2015, su tasa de homicidios fue de más de 100 homicidios por cada 100 000 habitantes.[1]​ Cuando Nayib Bukele fue elegido presidente en 2019, declaró que la reducción de la violencia era una prioridad,[1]​ y en 2021, la tasa de homicidios alcanzó su nivel más bajo desde que terminó la guerra civil de El Salvador en 1992, con 18 homicidios por cada 100 000 habitantes.[2]​ Aunque el declive había comenzado en 2016, Bukele lo atribuyó a sus políticas,[1]​ y ha sido uno de sus logros más promocionados, con Bukele disfrutando de un índice de popularidad "extremadamente alto".[3]​ El gobierno de Estados Unidos acusó a Bukele de negociar un acuerdo secreto con las pandillas, reduciendo la violencia a cambio de beneficios económicos y penitenciarios; en diciembre de 2021, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos sancionó a dos funcionarios salvadoreños que, según afirmó, dirigieron las conversaciones. Bukele calificó las acusaciones de haber hecho un trato como una «mentira»[1]​ y ha denunciado a gobiernos anteriores que hicieron tratos similares.[3]

Pico de delincuencia[editar]

Del 25 al 27 de marzo de 2022, 87 personas fueron asesinadas en El Salvador,[4]​ incluidas 62 personas solo el sábado 26 de marzo,[1]​ la cifra más alta en un solo día en décadas;[2]​ en contraste, 79 personas fueron asesinadas durante todo el mes de febrero.[4]​ El gobierno culpó de la violencia a la Mara Salvatrucha (MS-13).[5]​ William Soriano, miembro del partido Nuevas Ideas de Bukele, sugirió que el aumento de la violencia fue una represalia por la toma del control del gobierno de dos rutas de autobuses en la capital, en las que las pandillas suelen extorsionar para obtener ingresos;[3]​ según José Miguel Cruz, director de investigación en la Universidad Internacional de Florida, las pandillas pueden haber estado enviando un mensaje al gobierno para tratar de obtener mejores condiciones.[1]

Represión del gobierno[editar]

Durante una sesión extraordinaria a primeras horas del 27 de marzo, la Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó un «estado de excepción».[6]​ La orden, que tiene una duración de treinta días pero podría prorrogarse,[3]​ suspendió los derechos de asociación y asistencia legal, aumentó el tiempo de detención sin cargos de tres a quince días y permitió al gobierno vigilar las comunicaciones de los ciudadanos sin orden de registro.[6]​ Las fuerzas del orden salvadoreñas han sido acusadas de violar incluso los límites ampliados de sus poderes.[3][5]​ Además, los miembros de Nuevas Ideas aprobaron nuevas leyes que aumentan las sentencias de prisión para los pandilleros: los pandilleros condenados ahora enfrentan de cuarenta a cuarenta y cinco años de prisión (anteriormente de seis a nueve) mientras que otros miembros enfrentan de veinte a treinta años (anteriormente de tres a cinco),[2]​ con niños de hasta doce años de edad enfrentando hasta diez años de prisión.[1]

El gobierno desplegó fuerzas policiales y militares adicionales,[7]​ allanaron casas y crearon puestos de control alrededor de los vecindarios con presencia conocida de pandillas.[1]​ Los soldados revisaron a todos en busca de tarjetas de identificación y prueba de domicilio,[5]​ registraron sus vehículos y mochilas,[3]​ y se negaron a dejar entrar o salir a nadie sin lo que consideraban una razón legítima;[5]​ cualquier persona considerada sospechosa fue obligada a desnudarse para los soldados podían buscar tatuajes relacionados con pandillas.[5]

A fines del 27 de marzo, las fuerzas de seguridad salvadoreñas dijeron que habían detenido a 576 personas;[8]​ desde la declaración del estado de excepción, casi 6000 personas han sido arrestadas, lo que ha sobrecargado las prisiones de El Salvador.[5]​ Las raciones se han reducido a dos comidas por día,[4]​ que consisten únicamente en frijoles y tortillas,[1]​ y Bukele explicó que «no quitaría presupuesto a las escuelas para alimentar a estos terroristas».[6]​ También ordenó que todas los miembros de pandillas permanezcan en sus celdas las 24 horas del día, los 7 días de la semana.[6]​ Muchas personas no han podido saber dónde o por qué sus familiares fueron detenidos,[8]​ con varios cientos de mujeres reunidas fuera de una base naval que se utiliza como centro de detención.[5]

Reacciones[editar]

A nivel nacional, la represión ha sido popular entre muchos habitantes.[5]​ Sin embargo, grupos de derechos humanos han expresado su preocupación de que los arrestos tienen poco que ver con la violencia de las pandillas, sugiriendo que Bukele la usará para consolidar el poder y atacar a los críticos.[8]

Un vocero del Departamento de Estado de los Estados Unidos condenó el aumento de la violencia en El Salvador,[9]​ y el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, condenó la violencia y llamó al gobierno a «respetar el debido proceso y proteger las libertades civiles»,[9]​ a lo que el presidente Bukele respondió diciendo que «[El Salvador] recibió ayuda de los Estados Unidos, pero bajo el presidente Trump».[10]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i Murray, Christine (5 de abril de 2022). «El Salvador's gang crackdown prompts fears of growing authoritarianism». Financial Times (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2022. 
  2. a b c «UN rights office raises concerns about El Salvador gang crackdown». Al Jazeera (en inglés). 5 de abril de 2022. Consultado el 6 de abril de 2022. 
  3. a b c d e f Alemán, Marcos (29 de marzo de 2022). «El Salvador forces encircle neighborhoods in gang crackdown» (en inglés). Associated Press. Consultado el 6 de abril de 2022. 
  4. a b c «El Salvador locks down prisons after wave of 87 killings over weekend». The Guardian (en inglés). Associated Press. 28 de marzo de 2022. Consultado el 6 de abril de 2022. 
  5. a b c d e f g h Avelar, Bryan; Lakhani, Nina (5 de abril de 2022). «El Salvador reels as 6,000 people arrested in unprecedented crackdown». The Guardian (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2022. 
  6. a b c d «El Salvador declares state of emergency after gang killings». Al Jazeera (en inglés). 28 de marzo de 2022. Consultado el 6 de abril de 2022. 
  7. Brigida, Anna-Cat (28 de marzo de 2022). «Surge in gang killings spurs fear, uncertainty in El Salvador». Al Jazeera (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2022. 
  8. a b c Abi-Habib, Maria; Avelar, Bryan (28 de marzo de 2022). «Hundreds Arrested in El Salvador, Raising Fears of a Civil Liberties Crackdown». The New York Times (en inglés). Consultado el 6 de abril de 2022. 
  9. a b «Estados Unidos condenó el aumento de la violencia en El Salvador y exigió al gobierno de Bukele que respete las libertades civiles». Infobae. 10 de abril de 2022. Consultado el 16 de abril de 2022. 
  10. «Bukele tiene un mensaje para Biden: ‘Sí recibimos apoyo de EU para combatir pandillas... pero con Trump’». El Financiero. 12 de abril de 2022. Consultado el 16 de abril de 2022.