Guerra contra las drogas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Efectivos de la DEA estadounidense (Drug Enforcement Administration) actuando en la Operación Mallorca[1]​ contra el tráfico de drogas, 2005.

La Guerra contra las drogas (en inglés War on Drugs) es una política impulsada por el gobierno de Estados Unidos, orientada a la persecución de la producción, comercio y consumo de ciertas sustancias psicoactivas, a las que se atribuye el estatus legal de drogas prohibidas, drogas consideradas no medicinales.

Sus defensores argumentan que las drogas causan un grave perjuicio para la salud física y psíquica, generando redes de delincuencia y corrupción. Sus críticos señalan que se emplea para la defensa de intereses geopolíticos, la injerencia en los asuntos internos de ciertas naciones, la irrupción en la vida privada de los ciudadanos y que los problemas relacionados con el narcotráfico y el consumo provienen en su mayor parte de la propia prohibición. Además, argumentan que el consumo de psicoactivos se mantiene constante pese a que el gasto de la guerra contra las drogas no ha dejado de crecer desde comienzos de los años 70´s, cuando empezó la lucha antidrogas en la presidencia de Richard Nixon con la creación de la Drug Enforcement Administration, DEA (en español, Administración para el Control de Drogas). Citando al historiador estadounidense Alfred McCoy:

La represión produce una caída en los suministros y eso aumenta el precio, estimulando la producción en el mundo entero

Una droga es una sustancia que altera el funcionamiento normal del organismo una vez que entra en contacto con él. Algunos ejemplos de drogas son la cafeína (presente en el café), la nicotina (presente en el tabaco) y el alcohol de las bebidas embriagantes, estas tres legales en todo el mundo. Las drogas ilegales, a las que va dirigida la política antidrogas de Estados Unidos y del mundo, son: Marihuana, cocaína, metanfetamina, mdma, LSD, opioides y medicamentos vendidos sin prescripción médica. Las diferentes drogas tienen efectos distintos en el organismo. Algunas drogas pueden causar alucinaciones (p.e. ver u oír cosas que en realidad no están aconteciendo), mientras que otras actúan como estimulantes o depresores del sistema nervioso central.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. US Department of Justice press release Archivado el 31 de mayo de 2009 en la Wayback Machine. (en inglés)

Enlaces externos[editar]