Real Alcázar de Sevilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Reales Alcázares de Sevilla»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Catedral, Alcázar y Archivo de Indias en Sevilla
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad

Patio de las doncellas.jpg
Patio de las Doncellas en el Alcázar de Sevilla.

EspañaLoc.svg
Real Alcázar de Sevilla

Coordenadas 37°23′02″N 5°59′29″O / 37.383888888889, -5.9913888888889Coordenadas: 37°23′02″N 5°59′29″O / 37.383888888889, -5.9913888888889
País Flag of Spain.svg España
Tipo Cultural
Criterios I, II, III, VI
N.° identificación 383
Región Europa y
América del Norte
Año de inscripción 1987 (XI sesión)
[editar datos en Wikidata]

El Real Alcázar de Sevilla es un palacio fortificado. Alberga zonas construidas en diferentes etapas históricas. El palacio original se edificó en la Alta Edad Media. Se conservan algunos vestigios de arte islámico y, de la etapa posterior a la conquista castellana, un espacio palaciego mudéjar y otro de estilo gótico. En reformas posteriores se añadieron elementos renacentistas, manieristas[1] y barrocos.[2]

Muralla exterior y puerta del León.

Es la residencia de los miembros de la Familia Real Española cuando visitan Sevilla.[3] Esto hace que sea el palacio real en uso más antiguo de Europa.[4] La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad, junto a la catedral de Sevilla y al Archivo de Indias, en el año 1987.[5]

Historia[editar]

Esta parcela estuvo ocupada desde el siglo VIII a.C.[6] Se han encontrado restos de un edificio romano del siglo I, del cual no se conoce con certeza su función.[7] Este inmueble del siglo I se extendía desde el patio de Banderas hasta el interior del actual Alcázar. Sobre sus ruinas se edificó una iglesia paleocristiana, identificada por algunos como la basílica de San Vicente, que fue uno de los tres templos principales de la ciudad durante la época visigoda. De este primitivo templo se han encontrado algunos restos en el patio de Banderas.[7] Algunos capiteles y fustes de este templo se aprovecharon para el palacio de Pedro I. La lápida del obispo Honorato, que probablemente se encontraba en esta iglesia, se encuentra en la actualidad en la catedral.[7]

Etapa islámica[editar]

Lienzo de muralla en el patio de la Montería. Sus elementos más antiguos datan del siglo XI.

En el 914 los omeyas construyeron una alcazaba con una muralla cuadrangular adherida a la antigua muralla romana de la urbe. El único acceso conocido a esta alcazaba era por una puerta que se encontraba donde actualmente se encuentra la casa número 16 del patio de Banderas.[6] Esta entrada consistía en un arco del que se conserva la jamba norte.[6] En el interior había algunas dependencias simples adosadas a los muros, como almacenes, caballerizas y cuarteles.[6]

Tras la pérdida de control cordobés sobre Isbilya, se creó una aristocracia abbadí en la ciudad. Esta realizó una prolija actividad constructiva. A mediados del siglo XI, la alcazaba se amplió hacia el sur, duplicando su superficie. Se creó una nueva entrada con un castillete de control, del cual se conserva una doble puerta de herradura en la calle Joaquín Romero Murube.[6] En el interior se situaron una serie de pequeños edificios y probablemente hubo un edificio principal, palaciego, en donde actualmente está el palacio Gótico. En la segunda mitad del siglo XI el rey Al-Mutamid amplió la fortaleza hacia el oeste y se construyeron algunos edificios palaciegos. Este fue el primitivo Alcázar de la Bendición (Al-Mubarak). De las dos alcazabas y del Alcázar de Al-Mutamid solamente quedan algunos vestigios en las murallas.[6]

En el siglo XII los almohades reformaron por completo todo este espacio. Crearon un sistema de murallas que unía el Alcázar con otras fortificaciones hasta el cauce del Guadalquivir. El Alcázar llegaba hasta la torre de Abd el Aziz, situada en la actual avenida de la Constitución. En el interior se construyeron una decena de edificios nuevos y más grandes.[6] Las murallas del Alcázar pasaron, además, a ser parte de unas nuevas y reformadas fortificaciones para la defensa de la ciudad. Estas obras defensivas culminaron a comienzos del siglo XIII con la construcción de la torre del Oro.[6]

Etapa cristiana[editar]

Fernando III no realizó ninguna actuación en el alcázar. La corte cristiana vivió durante décadas en los antiguos espacios almohades.[6] Entre 1252 y 1260 Alfonso X aprovechó el espacio del edificio principal para construir el palacio Gótico.[8] Los demás edificios del Alcázar almohade fueron reformados para su posterior uso.[6] En el siglo XIV el rey Pedro I derribó tres edificios palatinos almohades para construir el palacio Mudéjar, que se adosó al palacio Gótico alfonsí.[6] La construcción comenzó en 1356[9] y, según las inscripciones del propio Alcázar, finalizó en 1364.[10]

En 1366 comenzó una guerra civil que enfrentó a Pedro I con su hermanastro Enrique II.[11] Esta terminó con la muerte de don Pedro en 1369, por lo que no parece que hubiera podido vivir en él por mucho tiempo.[12]

El Alcázar y la monarquía española[editar]

A lo largo de la historia, el Alcázar ha sido el escenario de diversos acontecimientos relacionados con la Corona española. Entre 1363 y 1365 fue visitado por los diplomáticos de la Corte de Granada Ibn Jaldún, filósofo, e Ibn al-Jatib, cronista y poeta, para firmar un tratado de paz con el rey don Pedro.[13] En 1367 el príncipe de Gales envió a los diplomáticos ingleses Neil Loring, Richard Punchardoun y Thomas Balastre a este Alcázar para encontrarse con don Pedro y cobrar unos pagos.[14]

En 1477 los Reyes Católicos llegaron a Sevilla, utilizando el recinto como aposento, y un año después, el 14 de junio de 1478, nació en el palacio su segundo hijo, el príncipe Juan. Se conoce que este parto real fue asistido por una partera sevillana conocida como "la Herradera" y que contó con la presencia, como testigos designados por el rey Fernando, de Garci Téllez, Alonso Melgarejo, Fernando de Abrejo y Juan de Pineda, según marcaban las normas castellanas, para disipar la menor duda de que el hijo era de la reina.[15] En 1526 se celebró en el Alcázar la boda de Carlos I con su prima Isabel de Portugal.[16]

En 1823, con motivo de la intervención militar de los Cien Mil Hijos de San Luis, la familia real, con Fernando VII a la cabeza, residió en Sevilla durante dos meses, en los que el Alcázar sirvió de residencia real. Coincidiendo con esta estancia real, el 17 de abril de 1823 nació en la ciudad, el infante Enrique de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, hijo del infante Francisco de Paula de Borbón y Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, y al que el rey Fernando VII le concedió, algunos días después de su nacimiento, el título de duque de Sevilla.[17]

Por decreto de 22 de abril de 1931, el Gobierno de la II República española, a propuesta de su ministro de Hacienda, Indalecio Prieto, cedió el Alcázar y sus jardines al municipio de Sevilla.[18] El último acontecimiento relacionado con la monarquía fue el 18 de marzo de 1995, en que se celebró el almuerzo y recepción con motivo de la boda de la infanta Elena, hija del rey Juan Carlos I, con Jaime de Marichalar.[19]

Estancias[editar]

Plano del Alcázar
1-Puerta del León
2-Sala de Justicia y patio del Yeso cyan
3-Patio de la Montería rosa
4-Cuarto del Almirante y Casa de Contratación crema
5-Palacio Mudéjar o de Pedro I rojo
6-Palacio gótico azul
7-Estanque de Mercurio
8-Jardines verde
9-Apeadero amarillo
10-Patio de Banderas

Puerta del León[editar]

En la muralla exterior se encuentra la puerta del León. Antiguamente existía sobre esta puerta una pintura de un león, sobre el dintel y bajo un matacán. Se desconoce de qué época era,[20] aunque ya aparece en los dibujos realizados por Richard Ford en 1832.[21] Esta pintura fue restaurada por Joaquín Domínguez Bécquer en 1876.[20] En 1892 la pintura fue sustituida por un mural de azulejos diseñado por Manuel Tortosa y Fernández, con el asesoramiento histórico de José Gestoso. El azulejo fue realizado en la fábrica de Mensaque.[20] El león, de estilo gótico, aparece sosteniendo un crucifijo con la garra derecha y con una bandera bajo su garra izquierda. Sobre su pecho hay una filacteria donde pone en latín Ad utrumque, que significa "tanto".[20]

La denominación de puerta del León probablemente date del siglo XIX. Históricamente esta puerta había sido conocida como de la Montería. Según Ortiz de Zúñiga (siglo XVII) se llamó así porque era por donde salía el rey con sus monteros para ir de caza.[22] Esta hipótesis tiene base, ya que el padre de Pedro I, Alfonso XI, era tan aficionado a la caza que escribió un libro sobre montería.[22] Según José Gestoso, el nombre era porque la puerta estaba decorada con relieves de una cacería.[22] En el lado izquierdo del arco se aprecian los relieves de dos medallones polibulados muy desgastados. En uno de ellos se aprecia algo similar a un animal cuadrúpedo.[22]

Pasada la puerta se accede al patio del León. Al fondo de dicho patio hay un lienzo de muralla almohade con tres pórticos.[23] Esta muralla parece haber sido reforzada posteriormente. Además, los arcos fueron de herradura pero en la época cristiana fueron transformados en arcos de medio punto.[23] Tras este lienzo de muralla se encuentra el patio de la Montería.[24]

Sala de Justicia y patio del Yeso[editar]

Sala de Justicia.
Artesonado de la sala de Justicia.

A la sala de Justicia se accede se accede por el patio del León.[24] Es de estilo mudéjar y fue construida en el reinado de Alfonso XI.[25] Es una sala de planta cuadrada y una bóveda de artesonado (qubba).[26] En ella hay un escudo de la Orden de la Banda, creada por Alfonso XI en torno a 1340.[27] La sala habría sido realizada entre 1340 y 1350.[28] No obstante, aunque la sala fue fechada en el reinado de Alfonso XI gracias, entre otros detalles, a este escudo, el escudo de esa orden también aparece en otros lugares del palacio decorados en el reinado de su hijo, Pedro I.[29] [30] Guarda semejanza con la sala de Comares de la Alhambra.[26] En los siglos XVI y XVII era conocida como sala de los Consejos. Lo más probable es que hubiera sido una sala almohade usada para reunir un consejo (maswar) y que fuese reformada con arte mudéjar por los cristianos, que continuaron usándola para el mismo fin.[31] Probabemente, esta fuese a sala donde estaba el tribunal presidido por Pedro I, aunque existen otras hipótesis sobre su posible localización.[32] En este tribunal había tres gradas de ladrillo con un trono de piedra, aunque esta estructura fue demolida antes de la visita de Felipe II en 1570.[31] Esta actuación disgustó a Felipe II,[33] que era un gran admirador del rey don Pedro y que fue el primero en indicar que debía llamársele "el Justiciero".[34]

Parte sur del patio del Yeso. Es uno de los pocos restos almohades que conserva el Alcázar.

Por la sala de Justicia se accede al patio del Yeso, que fue edificado a finales del siglo XII.[35] En el lado sur hay unas columnas califales que sostenienen unos arcos con decoración (sebka) de yeso.[35] Esta decoración cubre un soportal. En el soportal hay una entrada de dos arcos de herradura con una columna en el centro. Sobre dintel de esa entrada hay dos ventanas.[36] En la pared opuesta hay una salida tapiada con tres arcos de herradura de estilo califal cordobés.[37] Al igual que en otros lugares del Alcázar, en este patio se han realizado varias reformas a lo largo de su historia.[36] [37] Todo el muro donde se encontraba la arquería de sebka se encontró tapado. Fue descubierto por Francisco María Tubino a finales del siglo XIX. El marqués de Vega-Inclán, entonces conservador del Alcázar, encargó en 1912 su recuperación y restauración al arquitecto José Gómez Millán.[38]

Patio de la Montería[editar]

Es el patio principal y está presidido por la puerta del palacio de Pedro I.[39] En las paredes hay arcos de medio punto que fueron tapiados en el siglo XV.[40] A la derecha se encontraban las estancias de la Casa de Contratación.[39]

Cuarto del Almirante y Casa de Contratación[editar]

Retablo de la Virgen de los Navegantes, realizado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536.

Los Reyes Católicos aprobaron la creación, en 1503, de la Casa de Contratación de Indias. Este fue un organismo institucional encargado de regular las relaciones con el continente americano. Realizaba labores de remisión y recepción de mercancías, actuaciones de carácter técnico científico y actividades judiciales.[41]

La Casa de Contratación abarcó desde los edificios occidentales del patio de la Montería hasta la plaza de la Contratación, donde tenía su fachada principal. En 1717 este organismo se trasladó a Cádiz. Esta institución desapareció en 1793.

Desde el patio de la Montería se accede al cuarto del Almirante,[2] donde destacan los siguientes cuadros: La inauguración de la Exposición Iberoamericana de 1929, que preside la estancia, obra del pintor Alfonso Grosso; Las postrimerías de san Fernando, de Virgilio Mattoni; La toma de Loja por Fernando el Católico, obra de Eusebio Valldeperas; y los retratos de Fernando VII y María Cristina de Nápoles de Carlos Blanco, fechados en el primer tercio del siglo XIX.

A continuación, se halla la denominada sala de Audiencias, transformada en capilla en el siglo XVI. Está cubierta con una rica techumbre de tracería del siglo XVI con adornos geométricos. La capilla posee una grada de piedra adosada al muro que recorre el perímetro de la sala, y presidiendo la estancia se encuentra un retablo con forma de tríptico. En el centro se encuentra la Virgen de los Navegantes. Hay dos santos en sendos lados; san Sebastián y Santiago, patrón de España, en un lado, y san Telmo y san Juan Evangelista en el otro. Se trata de una obra de Alejo Fernández,[42] elaborada entre 1531 y 1536.[43]

Patio del Crucero[editar]

Patio del Crucero.

Se trata de un patio rectangular ajardinado. Está dividido en cuatro por setos de mirto y en el interior de los cuadrantes hay setos de bonetero, árboles de Júpiter, palmeras, buganvillas y jazmines.[44]

Fue un patio almohade reformado cuando Alfonso X realizó sus obras góticas en el Alcázar. También se hizo una reforma manierista en el siglo XVI.[45] El patio fue un espacio dividido en cuatro por dos corredores perpendiculares con bóvedas de crucería.[46]

El terremoto de Lisboa de 1755 hundió o derribó las diversas partes de esta zona. En la segunda mitad del siglo XVIII se realizaron varias obras en el patio del Crucero y en el palacio Gótico.[45] La fachada del palacio Gótico que daba al patio del Crucero fue reformada por completo en estilo barroco. También se remodelaron las otras fachadas del patio.[46] Se enterró todo el jardín para poner su suelo al nivel del suelo de los salones.[46] Se tapiaron los laterales de los corredores del patio y estos quedaron como cámaras subterráneas.[46] La galería central de la época alfonsí, con bóvedas de crucería, tiene una alberca.[46] A esta galería central, conocida como baños de María Padilla, puede accederse desde los jardines.[45]

Palacio Mudéjar o de Pedro I[editar]

Portada del palacio de Pedro I, en el patio de la Montería.

Fue construido junto al palacio Gótico de Alfonso X.[47] Pedro I, sobre todo en Tordesillas y Sevilla, empleó la epigrafía árabe para ensalzar sus virtudes. Esto se debe a que, a partir del siglo XIV, los monarcas castellanos dejan de copiar las tendencias europeas para inspirarse en los modelos andalusíes. Esto hizo que este palacio de Pedro I albergase diversas escrituras en árabe ensalzando su figura.[48] [49]

La madera empleada en los artesonados (aljarfes), las puertas con lacerías y los marcos de las ventanas suele ser de pino.[50] Estas lacerías son doradas o policromadas.[51]

Tiene una primera planta que no se extiende por toda la planta baja, sino solo por algunas estancias.[52]

Portada[editar]

La portada principal se encuentra en el patio de la Montería. En la parte superior hay un gran alero de madera, sostenido por mocárabes dorados. Abajo hay un mural de azulejos con una inscripción en árabe que habla del año en que se concluyó el edificio.[49] Este mural está bordeado por una inscripción en caracteres góticos que dice: "el muy alto et muy noble et muy poderoso et muy conqueridor don Pedro por la gracia de Dios rey de Castilla et de León, mandó fazer estos alcázares et estos palacios et estas portadas que fue fecho en la era de mill et quatrocientos y dos años".[53]

La puerta de entrada es rectangular, con dintel adovelado decorado con fino alaurique. A ambos lados hay sendos arcos lobulados decorados con sebka y apeados en columnas de mármol.[40] En la banda superior hay ventanas, geminadas en sendos laterales y tripartita en espacio central, con columnas de mármol sosteniendo sus arcos lobulados.[40]

Patio de las Muñecas[editar]
Patio de las Muñecas.

La portada da acceso a un zaguán, del que sale un pasillo que lleva al patio de las Muñecas.[52] Se cree que esta zona del palacio estaba destinada a la reina,[52] siendo este un patio doméstico.[54] Fue sometido a una reforma entre 1847 y 1855. En dicha reforma se añadió una cornisa con mocárabes y un entresuelo neomudéjar entre la planta baja y la primera planta.[55] Esta reforma fue dirigida por Juan Manuel Caballero y José Gutiérrez. Las diez columnas de mármol actuales fueron realizadas por el marmolista José Barradas en aquella reforma.[55]

El nombre "de las Muñecas" es antiguo. En 1637 el historiador Rodrigo Caro especuló que podría llamarse así porque ahí era donde se criaba a los niños o porque es un patio muy pequeño.[56] En la actualidad se cree que puede deberse a unos rostros de niñas o muñecas que hay al comienzo de los arcos.[57]

Cuarto del Príncipe[editar]

Se accede por la galería norte del patio de las Muñecas. Recibe este nombre por Juan de Trastámara, hijo de los Reyes Católicos, nacido en el Alcázar en 1478. En la techumbre hay heráldica de los Reyes Católicos.[58] El cuarto está dividido con arcos de yeso en tres dependencias.[58]

Patio de las Doncellas[editar]

Se trata de un patio rectangular de 21x15 metros circundado por cuatro galerías; dos de siete y dos de cinco arcos.[59] En el centro hay una alberca con grandes arriates hundidos un metro a ambos lados. Los laterales de estos arriates están decorados con arcos de medio punto entrelazados. Los arcos lobulados están decorados con sebka y relieves en yeso.[60] Entre 1580 y 1584 todo esto fue enterrado[60] y se colocó una solería de mármol, para la que se trajeron artesanos de Macael, Espera y Acán.[61] Los arriates y la alberca fueron descubiertos en unos estudios arqueológicos en 2002.[62]

En torno a la planta baja había algunas estancias que eran accesibles para los invitados, mientras que en la planta superior solamente había habitaciones privadas.[59] La planta superior de este patio fue reformada entre 1540 y 1572. De esta época son los arcos de medio punto apoyados en columnas de mármol con capiteles jónicos elaboradas en Génova por Antonio María Aprile da Carona y Bernardino da Bissone.[63] Las columnas de la planta baja fueron sustituidas entre 1560 y 1569 por otras labradas en la misma ciudad italiana por Francisco y Juan Lugano y Francisco da Carona.[61]

Alcoba Real[editar]
El patio de las Doncellas, desde donde se accede a varias estancias.

La alcoba Real, que también fue llamada dormitorio de los Reyes Moros, tiene su acceso desde el patio de las Doncellas. El interior está dividido en dos salas, que se comunican por una entrada con tres arcos de herradura.[61] La primera sala a la que se accede desde el patio, conocida como sala de los Pasos Perdidos, tiene un artesonado del reinado de los Reyes Católicos.[64]

Sus muros cuentan con frisos de yeserías[65] y está cubierta por un artesonado del siglo XV.[61] Las puertas que dan al patio están decoradas con lacerías, entre las que destacan figuras de seis brazos con forma circular.[66] Las dos ventanas de esta estancia están decoradas con estrellas y ruedas de ocho brazos.[66]

Salón del Techo de Carlos V[editar]

Desde el patio de las Doncellas se acccede también al salón del Techo de Carlos V.[66] Tiene puertas de madera con lacerías mudéjares. En el centro de los portones hay figuras geométricas de ocho brazos en forma de ruedas.[66] Las dos contraventanas de este salón están decoradas con estrellas de cuatro, seis y ocho puntas.[66]

Se cree que pudo ser una capilla, por la inscripción sobre el Corpus Christi que hay en la puerta.[67] De ser así, la alcoba Real, que se encuentra al lado,[67] pudo haber sido un presbiterio.[67] De todas formas, cabe la posibilidad de que la inscripción religiosa de la puerta fuera simplemente por deseo de Pedro I.[67]

Recibe ese nombre por su artesonado, realizado entre 1541 y 1543. Este artesonado cuenta con 75 casetones octogonales. Es atribuido a Sebastián de Segovia.[68]

Salón de Embajadores[editar]
Uno de los dos accesos con arcos de herradura al salón de Embajadores (palacio de Pedro I).
Cúpula del salón de Embajadores. Existen otras cúpulas similares en España, como la de la escalera principal de la casa de Pilatos[54] de Sevilla y la cúpula de los Torrijos, de finales del siglo XV, que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional.[69]

Las puertas de la entrada desde el patio de las Doncellas son del siglo XIV. Son de madera con lacerías geométricas decoradas con motivos vegetales.[66] En las partes centrales de los portones hay figuras de ocho y doce brazos con forma de ruedas.[66] Tienen un trazado de lefe en los márgenes.[66] Indican la fecha de terminación del palacio Mudéjar; 1364.[10] En la parte exterior tienen inscripciones en árabe alabando al señor del palacio[10] y, en la parte alta del lado interior, hay filacterias con caracteres góticos[66] en latín con el salmo 54 y el comienzo del Evangelio de san Juan.[70]

El salón de Embajadores el lugar más suntuoso del palacio.[71] Aquí estaba el salón Al-Turayya o de las Pléyades del Alcázar Al-Mubarak o de la Bendición de Al-Motamid.[72] El salón actual corresponde a la construcción de Pedro I. Tiene planta cuadrada (qubba) y está cubierto por una cúpula semiesférica dorada. Este tipo de cúpula responde a un modelo que es llamado "media naranja".[54] [73] La cúpula fue realizada por Diego Ruiz en 1427.[54] Debajo de la cúpula hay un arrocabe gótico con retratos de monarcas. Este friso de madera es medieval, pero los retratos fueron sustituidos en una reforma que tuvo lugar entre 1599 y 1600.[74] Son 56 tablas pintadas por Diego de Esquivel en orden cronológico, desde Chindasvinto[74] hasta Felipe III. Pedro I se sitúa en la mitad sur del paramento.[73]

En ellas, los reyes, identificados por su nombre, aparecen en posición sedente y coronados; en la mano derecha portan una espada y en la izquierda un globo terráqueo; en un nivel inferior está su escudo de armas y, más abajo, su período de reinado.[74] Por encima de la serie se dispone un friso corrido con el escudo de armas de Castilla y León.[74]

Los muros, al igual que en otras estancias del palacio, están decorados con azulejos y yeserías.[75] En la parte superior del salón hay balcones de madera construidos a finales del siglo XVI.[75]

En dos laterales hay entradas con dos columnas de mármol que sostienen triples arcos de herradura.[75]

Junto a este salón hay dos estancias, una al norte y otra al sur,[76] en las que hay distribuidas 26 placas de yeso recortadas y perfiladas a buril para que las figuras representadas destaquen sobre el fondo de ataurique. En la sala norte miden 50 centímetros aproximadamente, y son algo más grandes en la sala sur. En ambas salas las placas de yeso representan reyes, príncipes, caballeros, damas, torneos y animales fantásticos.[77] Estas escenas pueden estar inspiradas en el Libro de la montería, escrito por Alfonso XI,[77] y en la Crónica troyana.[78] Esa crónica fue encargada por Alfonso XI y realizada por el escribano y miniaturista Nicolás González. González la terminó en diciembre de 1350, cuando Alfonso XI ya había sido sucedido por Pedro I.[78]

Salón del Techo de Felipe II[editar]

Se accede a él a través de una entrada en el salón de Embajadores. Esa entrada es conocida como el arco de los Pavones, por tener decoración de aves.[79] Se trata de un salón rectangular con un ajimez que da al jardín del Príncipe.[13]

Primera planta[editar]

La primera planta del palacio Mudéjar fue realizada en el siglo XIV por Pedro I, aunque fue reformada por los Reyes Católicos[80] y en el siglo XIX.[80]

Es conocido como cuarto Real Alto.[80] Hay diversas estancias para el uso de los monarcas. En la sala que sirvió de comedor en el siglo XIX hay un cuadro de Murillo, El milagro de san Francisco Solano y el toro.[80] Entre estas estancias está el oratorio de Isabel I, con un retablo de azulejos realizado por Niculoso Pisano en 1504.[80]

Palacio Gótico[editar]

Alfonso X gobernó de 1252 a 1284.[81] En el siglo XIII gótico fue un estilo arquitectónico habitual en España.[81] El rey Alfonso edificó su palacio Gótico junto al patio del Crucero.[46]

Las primeras noticias de obras en el periodo del rey Alfonso datan del 22 de marzo de 1254, cuando ordenó que se hiciera un conducto para llevar agua del acueducto de los Caños de Carmona al interior del Alcázar.[82]

El palacio Gótico del Alcázar fue reformado por Carlos I, aunque se conservó la estructura gótica de la planta baja.[83] Los zócalos de las paredes están decorados con azulejos realizados por Cristóbal de Augusta entre 1577 y 1578, durante el reinado de Felipe II.[84]

Capilla[editar]

Probablemente, aquí estuvo la capilla de San Clemente, creada en 1271.[85] En la actualidad está presidida por un retablo de la Virgen de la Antigua, realizado en el siglo XVIII por Diego de Castillejo y que contiene una copia anónima de la existente en la catedral de Sevilla.

Gran Salón[editar]

El Gran Salón,[86] también conocido como sala de las Bóvedas o sala de Fiestas, cuenta con cuatro sargas encargadas por Alfonso XIII al pintor Gustavo Bacarisas para el pabellón Real de la Exposición Iberoamericana de 1929. Las pinturas de las sargas están relacionadas con la navegación colombina.[87]

Junto a ella hay una habitación más pequeña, conocida como sala Cantarera, que desde 2015 es empleada para exposiciones temporales.[88]

Salón de los Tapices[editar]

Fue reconstruido totalmente en el siglo XVIII. La fachada de este salón es la fachada sur del patio del Crucero.[89]

Está decorado con seis tapices de la conquista de Túnez por Carlos I, realizados en la década de 1730. En el siglo XVI se realizaron una serie de tapices flamencos en el taller de Willem de Pannemaker sobre la conquista de Túnez por Carlos I con cartones dibujados por Jan Cornelisz Vermeyen (que había estado presente en ese acontecimiento como pintor de la Corte)[90] y Pieter Coecke van Aelst. En el siglo XVIII Zenón de Somodevilla y Bengoechea, marqués de la Ensenada, planeó la realización de nuevos tapices para evitar el desgaste producido por el uso continuo de los tapices flamencos del palacio madrileño. En 1732 la Real Fábrica de Tapices encargó a Jacobo Vandergoten el Joven la realización de estos tapices. Realizó este trabajo con la supervisión de Andrea Procaccini y de su discípulo Domenico Maria Sani. Fueron realizados con calcos de Jaime Alemán, que fue supervisado por Procaccini. De los 10 tapices producidos en la década de 1730 seis se encuentran en esta sala del Alcázar de Sevilla y los otros cuatro están en Madrid. Los que se encuentran en el Alcázar de Sevilla son: El mapa, Toma de La Goleta, Toma de Túnez, El ejército acampa en Rada y Reembarque de La Goleta.[91]

Palacio Gótico
Capilla
Salón de los Tapices
Sala de las Bóvedas

Jardines[editar]

Los jardines constituyen un elemento fundamental del Alcázar[92] Son los más antiguos de la ciudad y desde su creación han sufrido grandes alteraciones que han transformado su trazado primitivo.[92] En la Baja Edad Media había configurado un Alcázar con edificios de distintas épocas, pequeños patios ajardinados y grandes huertas.[93] Fueron reformados en el siglo XVI y a comienzos del siglo XVII, conservando como herencia musulmana el concepto de jardines compartimentados sin ninguna vinculación entre ellos, al igual que lo habitual de las fuentes bajas, los azulejos y los naranjos.[94]

El lado oeste de los jardines desde un balcón de la galería del Grutesco.

Saliendo de los salones del palacio Gótico se accede al conocido como jardín de la China.[95] Los arriates están separados con setos de mirto. En ellos hay plantados un falso pomelo. Este jardín se separó de la zona del estanque de Mercurio en el siglo XVI, durante el reinado de Felipe II.[96]

Estanque de Mercurio[editar]

El estanque de Mercurio, con la estatua renacentista, y la galería del Grutesco al fondo.

El estanque de Mercurio es probable que se construyera en el periodo árabe como elemento de almacenamiento y regulación para el suministro de agua de toda la alcazaba.[97]

En el centro de este estanque hay una estatua de bronce de 1576 del dios griego Mercurio, diseñada por Diego de Pesquera y fundida por Bartolomé Morel. De los mismos autores son la baranda que rodea el estanque, las figuras de leones sosteniendo escudos que hay en sus ángulos y las 18 bolas con remates piramidales que rodean el estanque.[98]

Galería de Grutesco[editar]

Detrás del estanque de Mercurio se levanta un muro de 160 metros de largo que avanza en dirección noroeste-sureste por los jardines y que compartimenta la zona verde en dos áreas diferenciadas: a un lado los jardines primitivos y por el otro, la antigua zona de huertas que fue convertida también en jardines a finales del siglo XIX, en los que abundan los naranjos y limoneros.[99]

El origen de esta construcción se encuentra en un antiguo lienzo de muralla almohade del siglo XII, que servía como defensa militar y de la inundaciones del río Tagarete. En 1612, el arquitecto Vermondo Resta transformó la muralla en la actual Galería de Grutescos decorada en una de las caras de la muralla. La ornamentación consistió básicamente en el revestimiento de los muros con hiladas de piedras diferentes, el enfoscado y la pintura entre las piedras, con imitaciones de mármoles y frescos realizados por Diego Esquivel de escenas mitológicas clásicas. Las transformaciones llegaron hasta el siglo XIX, cuando esta zona adquirió el aspecto que presenta actualmente.[99] Esta muralla cuenta también con una galería superior visitable desde la tiene una espléndida visión.[92]

Jardín de la Danza[editar]

Baños de María Padilla. Se encuentran en una cámara subterránea debajo del patio del Crucero. Se accede a ellos por un pasaje en los jardines.

Bajando unas escaleras, junto al estanque de Mercurio, se encuentra el jardín de la Danza. Este jardín fue realizado en la década de 1570.[100] Por un pasaje puede accederse a los baños de María Padilla, que son unos pasajes abovedados del siglo XII.[100]

El nombre es debido a que en el siglo XVI había dos estatuas en las dos columnas que hay en la entrada[96] que representaban un sátiro y una ninfa bailando. Estas estatuas fueron fotografiadas por última vez por Jean Laurent en el siglo XIX, pero en la actualidad se encuentran desaparecidas.[100]

En el centro hay una fuente baja del siglo XVI.[101]

Jardín de Troya[editar]

El jardín de Troya.
Puerta del Privilegio, que atraviesa la galería del Grutesco.

Se trata de un patio manierista ajardinado.[102] En el lado sur hay una galería con arcos de medio punto y detalles grutescos en las columnas que fue realizada por Vermondo Resta en 1606.[102]

En la primera planta del lado opuesto hay una galería con arcos de medio punto y columnas de mármol dóricas realizada por Lorenzo de Oviedo en la segunda mitad del siglo XVI. Aquí hubo un laberinto, pero se suprimió y se colocó una suelo nuevo en 1599.[102] A partir de este momento dejó de llamarse jardín del Laberinto y pasó a conocerse como "de Troya".[102]

En el centro hay una fuente con una taza de mármol. La fuente fue colocada entre 1675 y 1759.[102]

Jardín de la Galera[editar]

Está comunicado con el jardín de Troya por un arco de medio punto y también por una escalinata con una estancia del palacio de Pedro I. Posee cuatro arriates con diversa vegetación. Hay una columna de mármol con una inscripción en homenaje a Al-Motamid.[103]

Jardín de las Flores[editar]

En el centro hay un pequeño estanque rectangular.[103] Están los restos de una pequeña gruta construida a finales del siglo XVI y que hoy alberga un busto de Carlos I.[103]

Jardín del Príncipe[editar]

Junto al jardín de las Flores se encuentra el jardín del Príncipe. Su nombre viene porque se puede acceder a él desde el cuarto del Príncipe, donde nació el príncipe Juan en el siglo XV. La fachada del fondo es obra de Lorenzo de Oviedo en el siglo XVI. En ella hay una planta baja con una galería con columnas de mármol que sostienen arcos de medio punto.[104] Arriba hay una primera planta con ventanas y, sobre esta, una segunda planta con otra hilera de columnas y arcos de medio punto.[104] Se trata de arquitectura manierista.[104]

El jardín está dividido en cuatro por setos[105] y tiene una fuente en su centro.[104]

Jardín de las Damas[editar]

Se hizo en 1526, con motivo de la boda de Carlos I e Isabel de Portugal.[106] Se amplió en el siglo XVII en dirección a la antigua huerta de la Alcoba, pasando a tener su límite en la galería del Grutesco del Vermondo Resta. En el siglo XVIII se hicieron aquí con setos de boj los escudos heráldicos españoles.[107] En la actualidad está estructorado en ocho cuadrantes delimitados con setos de mirto y bonetero. En el centro hay una fuente de mármol del siglo XVIII con una estatua de bronce de Neptuno.[108] En el muro hay un órgano hidráulico del siglo XVII.[109]

Pabellón de Carlos V[editar]

El pabellón de Carlos V, en los jardines.

El pabellón de Carlos V fue construido entre 1543 y 1546 por Juan Fernández.[110] Es de estilo mudéjar.[110] Tiene planta cuadrada. En el interior hay una bóbeda semiesférica. Todos sus muros, tanto interiores como exteriores, así como sus bancos, están cubiertos de azulejos del siglo XVI realizados por Juan Polido y su padre Diego Polido.[111] El exterior está rodeado de cuatro galerías porticadas con arcos de medio punto apoyados sobre columnas de mármol.[110]

Cenador del León[editar]

Diego Martín de Orejuela construyó dos cenadores en el siglo XVII. Estos fueron el cenador Ochavado, desaparecido en la actualidad, y el cenador del León, que se conserva. El cenador del León se construyó entre 1644 y 1645. Hay una estancia de planta cuadrada a la que se accede por un arco de medio punto. En los tres flancos restantes hay ventanas insertas en ornacinas. Esta estancia está cubierta por una cúpula con azulejos en el exterior. En frente hay una fuente con un león, de procedencia desconocida.[112]

Jardín Inglés[editar]

Puerta de Marchena.

Esta zona se encuentra dentro de los muros del Alcázar desde la ampliación almohade del siglo XII que se hizo en dirección a la actual calle San Fernando.[113] Hasta el siglo XX esta zona había seguido siendo un espacio agrario, de origen medieval, conocido como huerta de la Alcoba.[113] El espacio actual, que imita el estilo de los jardines ingleses, es de una reforma de 1927.[113]

Jardín del Marqués de la Vega-Inclán[editar]

Desde el jardín de la China se puede acceder al jardín del Marqués de la Vega-Inclán. La entrada hacia el jardín de la China es la puerta de Marchena, del siglo XV, trasladada a este lugar en 1913 por el entonces conservador del Alcázar, el marqués de la Vega-Inclán. Esta portada gótica fue adquirida por Alfonso XIII en una subasta de bienes de la Casa de Osuna[114] y provenía de un palacio abandonado de los duques de Arcos en la localidad de Marchena.[115]

Todo este jardín se creó a comienzos del siglo XX. Fue la antigua huerta del Retiro, que se extendía hasta el cercano paseo de Catalina de Ribera. En la actualidad es un jardín de calles paralelas y perpendiculares decorado con diversas especies vegetales y fuentes.[114]

Jardín de los Poetas[editar]

Fue realizado entre 1956 y 1958 por el entonces conservador, Joaquín Romero Murube.[116] [117] Tiene dos grandes estanques y recrea tipológicamente el jardín sevillano, síntesis de influencias islámicas, renacentistas y románticas.[118]

Apeadero y patio de Banderas[editar]

El patio de Banderas.

En el patio de Banderas existe una entrada al Alcázar. La portada tiene el escudo real. Esta zona del palacio es fruto de una construcción de Felipe III reformada por Felipe V. Al entrar se accede a un vestíbulo rectangular con columnas, conocido como el Apeadero. La planta superior de esta sala fue un almacén de armas.[119]

En la pintura[editar]

Jardines del Alcázar. Joaquin Sorolla, 1910. Centro Getty de Los Ángeles.

Joaquín Domínguez Bécquer vivió durante años en una casa del patio de Banderas. Tenía su taller de pintura en el Apeadero. Trabajó como restaurador en el Alcázar y fue pintor de cámara de la Casa Real.[120]

En 1851 Alfred Dehodencq pintó Un baile de gitanos en los jardines del Alcázar, delante del pabellón de Carlos V, que se encuentra en el Museo Thyssen de Málaga.[121] En 1868 Raimundo Madrazo pintó El pabellón de Carlos V en el Alcázar de Sevilla. Este cuadro se encuentra en el Museo del Prado de Madrid.[122] En 1872 Manuel Wssel de Guimbarda pintó la obra Escena costumbrista en el Alcázar de Sevilla, que está en el Museo Thyssen de Málaga.[123] En torno a 1880 Emilio Sánchez Perrier pinto su cuadro Jardines del Alcázar de Sevilla.[124]

Joaquín Sorolla pintó diversos cuadros en los jardines del Alcázar. En 1908 pintó el cuadro Palacio de Carlos V, Alcázar de Sevilla (que se encuentra en una colección particular).[125] En 1910 pinto La alberca,[126] Antiguo jardín del Alcázar de Sevilla,[127] Rincón de grutesco del Alcázar de Sevilla,[102] y Patio del rey don Pedro, que se encuentran en el Museo Sorolla de Madrid,[102] y Jardines del Alcázar que se encuentra en el Centro Getty de Los Ángeles.

Gustavo Bacarisas pintó un cuadro del jardín de Troya a comienzos del siglo XX.[102] También pintó varios cuadros en los jardines del Alcázar Manuel García Rodríguez.[128] Entre 1920 y 1925 Manuel García pintó Jardines del Alcázar, Sevilla (donde aparece la puerta de Marchena), que se conserva en el Museo Thyssen de Málaga.[129]

Cuadro de Manuel García Rodríguez. 1921. Museo de Bellas Artes de Sevilla.

En el cine y la televisión[editar]

El Alcázar ha sido escenario de las siguientes películas:

Referencias[editar]

  1. Ana Marín Fidalgo (1988). «Vermondo Resta». Diputación de Sevilla. ISBN 84-7788-021-7. 
  2. a b Diego López Bueno (2006). Sevilla. El casco antiguo. Historia arte y urbanismo. Guadalquivir S.L., Ediciones. p. 517. ISBN 848093154X. 
  3. Inés Enexpuro Eeckman (13 de marzo de 2004). «Dulces sueños mudéjares». El País. 
  4. Eduardo del Campo (26 de septiembre de 2015). «El Alcázar abre sus joyas ocultas». El Mundo. 
  5. Guzmán, J. M. (4 de agosto de 2010). Diario de Sevilla, ed. «El valor excepcional de la Sevilla americana». Consultado el 1 de septiembre de 2011. 
  6. a b c d e f g h i j k Miguel Ángel Tabales Rodríguez (2001). «La transformación palatina del Alcázar de Sevilla, 914-1366». Anales de Arqueología Cordobesa (12). pp. 195-213.  ISSN 1130-9741
  7. a b c Miguel Ángel Tabales Rodríguez (2002). «El Real Alcázar de Sevilla». Edades de Sevilla: Hispalis, Isbiliya, Sevilla (Área de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla): 61-76. ISBN 84-95020-92-0. 
  8. Sebastián Fernández Aguilera (Octubre-diciembre de 2015). «El origen del palacio de Pedro I en el Alcázar de Sevilla: el mirador hoy llamado de los Reyes Católicos». Archivo Español de Arte (352): 331-348.  ISSN 0004-0428
  9. Olimpia López Cruz, Ana García Bueno y Víctor J. Medina Flórez (2011). «Evolución del color en el alero de la fachada del rey D. Pedro I, Real Alcázar de Sevilla. Aportaciones del estudio de materiales a la identificación de las intervenciones de restauración a lo largo de su historia». Arqueología de la Arquitectura (8).  ISSN 1695-2731
  10. a b c Cómez, 1996, p. 54.
  11. Cómez, 1996, p. 56.
  12. Rafael Valencia Rodríguez. «Palacio de Pedro I. Real Alcázar de Sevilla. 1356-1366». Ibn Jaldún. El Mediterráneo en el siglo XIV. Auge y declive de los imperios. Fundación José Manuel Lara. ISBN 9788496556324. 
  13. a b Ana Marín Fidalgo (2008). «Ibn Jaldún. Embajador en la corte sevillana del rey D. Pedro I». Ibn Jaldún. El Mediterráneo en el siglo XIV. Auge y declive de los imperios. Fundación El Legado Andalusí. pp. 71-81. ISBN 9788496395213. 
  14. Cómez, 1996, p. 87.
  15. Robador, María Dolores (mayo de 2003). «Restauración del patio y jardín del príncipe». Apuntes del Alcázar de Sevilla. 
  16. Pozo Rúiz, Alfonso. Universidad de Sevilla., ed. «De cómo el Rey-Emperador vino a casarse a Sevilla». Consultado el 1 de septiembre de 2011. 
  17. Fernández Albéndiz, María del Carmen. Sevilla y la monarquía: las visitas reales en el siglo XIX. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. ISBN 9788447209118. 
  18. Gaceta de Madrid núm. 114, de 24/04/1931, página 300 [1]
  19. «Brindis de la infanta a Sevilla en el banquete nupcial». ABC. 19 de marzo de 1995. 
  20. a b c d Rafael Cómez (1996). El Alcázar del rey don Pedro. Sevilla: Servicio de Publicaciones de la Diputación de Sevilla. p. 17. ISBN 84-7798-126-4. 
  21. Antonio Gámiz Gordo (2014). «Paisajes dibujados. Las rutas de Ford». Catálogo de la exposición "Richard Ford. Viajes por España (1830-1833)" (Real Academia de Bellas Artes de San Fernando). 
  22. a b c d Cómez, 1996, p. 18.
  23. a b Cómez, 1996, p. 21.
  24. a b Francisco Bueno Manso (2000). Parques y jardines de Sevilla. Diario de Sevilla y Caja Rural del Sur. p. 72. 
  25. Rafael Manzano Martos (1999). Sevilla almohade. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. p. 70. ISBN 84-8095-194-X. 
  26. a b Cómez, 1996, p. 32.
  27. Cómez, 1996, p. 24.
  28. Antonio Morente (24 de marzo de 2016). «El techo del mudéjar primitivo». El Correo de Andalucía. 
  29. Cómez, 1996, p. 64.
  30. Cómez, 1996, p. 77.
  31. a b Cómez, 1996, p. 33.
  32. Cómez, 1996.
  33. Cómez, 1996, p. 34.
  34. Cómez, 1996, p. 31.
  35. a b Manzano Martos, 1999, p. 71.
  36. a b Miguel Ángel Tabales Rodríguez (2004). El Alcázar de Sevilla. Primeros estudios sobre estratigrafía y evolución constructiva. Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y Patronato del Real Alcázar. p. 46. ISBN 84-8266-346-1. 
  37. a b Tabales Rodríguez, 2004, p. 40.
  38. Francisco-Javier Blasco-López, F. J. Alejandre y Juan Jesús Martín del Río (21-24 de octubre de 2009). «Evolución de yeserías de los Patios del Yeso y del Sol del Real Alcázar de Sevilla a través de las fuentes escritas, reforzadas por ensayos de caracterización». En Santiago Huerta Fernández. Actas del Sexto Congreso Nacional de Historia de la Construcción (Valencia) 1: 201-209. 
  39. a b Rafael Cómez (1995). «La Puerta del León o de la Montería en los Reales Alcázares de Sevilla». Laboratorio de Arte. Revista del Departamento de Historia del Arte (8): 11-23.  ISSN 1130-5762
  40. a b c Antonio Almagro Gorbea (2013). «Los palacios de Pedro I. La arquitectura al servicio del poder». Anales de Historia del Arte. pp. 25-49.  ISSN 0214-6452
  41. Sevilla equipo 28. Andalucía americana. Junta de Andalucía, Consejería de Cultura y Medio Ambiente. ISBN 84-404-4877-5. 
  42. Rosario Marchena Hidalgo (2004). «Recuperación de una obra de Alejo Fernández». Laboratorio de Arte. Revista del Departamento de Historia del Arte (17): 117-136.  ISSN 1130-5762
  43. Pilar Silva Maroto. «Alejo, Fernández». Enciclopedia (Museo del Prado). Consultado el 28 de noviembre de 2016. 
  44. Fernando Bueno Manso (2000). Jardines y parques de Sevilla. Caja Rural del Sur y Diario de Sevilla. p. 84. «D. L. 1251-2000». 
  45. a b c Francisco Ollero Lobato (1998). La reforma del palacio Gótico de los Reales Alcázares de Sevilla en el siglo XVIII (11). Laboratorio de Arte. Revista del Departamento de Historia del Arte. pp. 233-252.  ISSN 1130-5762
  46. a b c d e f Antonio Almagro Gorbea. «El Patio del Crucero de los Reales Alcázares de Sevilla». Al-Qantara 2 (20). pp. 331-376.  ISSN 0211-3589
  47. Antonio Almagro Gorbea (2010). «Restauración de la fachada del palacio de Pedro I». Apuntes del Alcázar de Sevilla (11). ISSN 1578-0619. 
  48. Julie Marquer (Junio de 2012). «Epigrafía y poder: el uso de las inscripciones árabes en el proyecto propagandístico de Pedro I de Castilla (1350-1369)». e-Spania. Consultado el 26 de noviembre de 2016. 
  49. a b Julie Marquer (2013). El poder escrito: problemáticas y significación de las inscripciones árabes de los palacios de Pedro I de Castilla (1350-1369) 23. Anales de Historia del Arte. pp. 499-508. 
  50. Margot Molina (20 de septiembre de 2009). «Real Alcazar, un palacio en eterna construcción». El País. 
  51. Enrique Ballesteros Manzorro (30 de julio de 2008). «El dorado reflejo del pasado». Diario de Sevilla. 
  52. a b c Antonio Almagro Gorbea (2007). «Los Reales Alcázares de Sevilla». Artigrama (22): 155-185. ISSN 0213-1498
  53. Rafael Cómez (1989). La Puerta del Rey don Pedro en el Patio del León del Alcázar de Sevilla (2). Laboratorio de Arte: Revista del Departamento de Historia del Arte. pp. 3-14. ISSN 1130-5762
  54. a b c d Teodoro Falcón Márquez (26-28 octubre 2000). «Tipologías constructivas de los palacios sevillanos del siglo XVI». Actas del Tercer Congreso Nacional de Historia de la Construcción (Sevilla: Instituto Juan de Herrera, SEdHC, Universidad de Sevilla, Junta Andalucía, COAAT Granada, CEHOPU). 
  55. a b Rafael Manzano Martos y Antonio Gámiz Gordo (2008). Fotografías de J. Laurent. Fundación Mapfre. pp. 64-65. ISBN 978-84-9844-114-7. 
  56. Cómez, 1996, p. 88.
  57. Cómez, 1996, p. 89.
  58. a b Reche García, 2014, p. 26.
  59. a b Concepción Rodríguez Moreno (2006). El Patio de las Doncellas del Alcázar de Sevilla en el Siglo XIV. Su análisis espacial a través de la infografía (13). Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias de Granada. 
  60. a b «Palacio de Pedro I. Real Alcázar de Sevilla». Centro Internacional. Universidad de Sevilla. Consultado el 27 de noviembre de 2011. 
  61. a b c d Antonio Reche García (2014). Sevilla... con su lunita plateada. Punto Rojo. p. 25. ISBN 9781629347431. 
  62. «La zona mudéjar que se halla bajo el Patio de las Doncellas de Sevilla se encuentra en 'óptimo' estado». El País. 6 de septiembre de 2002. 
  63. Reche García, 2014, p. 24.
  64. «El artesonado de madera del Palacio Mudéjar del Alcázar recupera su relieve original». Diario de Sevilla. 25 de enero de 2008. 
  65. Rafael Cómez Ramos (2008). «El Alcázar del rey Pedro I de Castilla en Sevilla como espacio intercultural en el contexto de la arquitectura mudéjar de su tiempo». Mitteilungen der Carl Justi-Vereinigung: 48-64.  ISSN 0946-2821
  66. a b c d e f g h i M. A. Garrote y M. D. Dobador (2013). «Itinerario explicativo por los edificios mudéjares de Sevilla que conservan puertas con lacerías». Reuso. Actas del Congreso Internacional sobre Documentación, Restauración y Reutilización del Patrimonio Arquitectónico 2. pp. 227-234. ISBN 978-84-15321-74-3. 
  67. a b c d Cómez, 1996, p. 60.
  68. Violeta Jiménez (26 de noviembre de 2009). «La sala del Techo de Carlos V recupera su aspecto original». Diario de Sevilla. 
  69. Museum with no frontiers. «Cúpula de los Torrijos». Consultado el 26 de marzo de 2014. 
  70. Cómez, 1996, p. 55.
  71. Ana Marín Fidalgo (2011). «El jardín y palacio del Crucero del Alcázar de Sevilla y el jardín del patio de las Doncellas». Temas de estética y arte (25): 80-94. ISSN 0214-6258
  72. Cómez, 1996, p. 50.
  73. a b Rafael Cómez Ramos (2006). «Iconografía de Pedro I de Castilla». Historia. Instituciones. Documentos (33). 
  74. a b c d David Nogales Rincón (Junio de 2011). «Cultura visual y genealogía en la corte regia de Castilla durante la segunda mitad del siglo XV». E-Spania. Consultado el 28 de noviembre de 2016. 
  75. a b c «Reales Alcázares de Sevilla». Arte Guías. Consultado el 30 de noviembre de 2016. 
  76. Cómez y 1996, 63.
  77. a b Cómez y 1996, 64.
  78. a b Cómez y 1996, 65.
  79. Cómez y 1996, 68.
  80. a b c d e Antonio Morente (28 de septiembre de 2015). «El Alcázar que nunca ven los sevillanos». El Correo de Andalucía. 
  81. a b Juan Carlos Ruiz Souza (2012-2013). «Alfonso X y el triunfo de la visualización del poder». Alcanate. Revista de Estudios Alfonsíes (8): 221 - 259. ISSN 1579-0576
  82. Rafael Cómez (2001). Arquitectura alfonsí. ABC. pp. 151-152. ISBN 84-95139-51-0. 
  83. Cómez, 2001, p. 159.
  84. Alfonso Pleguezuelo. «Un palacio de azulejos». Apuntes del Alcázar (14): 216-232.  ISSN 1578-0619
  85. Cómez, 2001, p. 160.
  86. Cómez, 2001, p. 158.
  87. Manuel J. Fernández (22 de abril de 2016). «La restauración como un reclamo más del Alcázar». El Correo de Andalucía. 
  88. «El Alcázar contará con otra sala para exposiciones». Diario de Sevilla. 23 de febrero de 2015. 
  89. Ana Almagro Vidal y Antonio Almagro Gorbea (2002). «La expresión gráfica en el análisis del patrimonio: el patio del crucero del Alcázar de Sevilla». Revisión, enfoques en docencia e investigación. Actas del IX Congreso Internacional de Expresión Gráfica Arquitectónica: 517-522. ISBN 84-9749-019-3. 
  90. «Jan Cornelisz Vermeyen». Enciclopedia (Museo del Prado). Consultado el 2 de diciembre de 2016. 
  91. Concha Herrero Carretero (2010). «La Casa de la Lonja y la Fábrica de Tapices de Sevilla. 1730-1733». Sevilla y corte: las artes y el lustro real (1729-1733). pp. 105-112. ISBN 978-84-96820-35-7. 
  92. a b c Morales, Alfredo; Sanz, María Jesús; Serrera, Juan Miguel; Valdivieso, Enrique. Diputación de Sevilla, ed. Guía artística de Sevilla y su provincia. pp. 73-74. ISBN 84-7798-210-4. 
  93. Bueno Manso, 2000, p. 60.
  94. Baena Sánchez, María Reyes. Los jardines del Alcázar de Sevilla entre los siglos XVIII y XX. Diputación de Sevilla. ISBN 84-7798-199-X. 
  95. Profesores Carlos Romero Zarco y Pilar Fernández Piedra. «Itinerario botánico por los jardines del Alcázar de Sevilla». Universidad de Sevilla. Consultado el 3 de diciembre de 2016. 
  96. a b Bueno Manso, 2000, p. 88.
  97. Fidalgo, Ana Marín; Plaza, Carlos. Patronato del Real Álcazar de Sevilla y de la Casa Consistorial, ed. Los jardines del Real Álcázar de Sevilla. Historia y arquitectura desde el Medievo islámico al siglo XX. ISBN 978-84-933080-8-7. Consultado el 17 de diciembre de 2016. 
  98. «Jardines del Real Alcázar de Sevilla». Sevillanísimo. Consultado el 3 de diciembre de 2016. 
  99. a b Bueno Vargas, Javier; Roldán Saborido, José Carlos (mayo 2003). «Intervención en los revestimientos de la galería de grutescos». Apuntes del Alcázar de Sevilla (4). Consultado el 17 de diciembre de 2016. 
  100. a b c «El patio y el jardín de la Danza». Alcázar de Sevilla. 2007. Consultado el 3 de diciembre de 2016. 
  101. «La fuente renacentista del Jardín de la Danza será restaurada». Diario de Sevilla. 5 de agosto de 2016. 
  102. a b c d e f g h «El patio y jardín de Troya». Alcázar de Sevilla. 2007. Consultado el 3 de diciembre de 2016. 
  103. a b c Bueno Manso, 2000, p. 92.
  104. a b c d María Dolores Robador González (Abril-junio de 2006). «El sentimiento en la antigua construcción. Revestimientos con mortero de cal, estucos y terrajados en el Jardín del Príncipe del Real Alcázar de Sevilla». Informes de la Construcción 58: 17-32.  ISSN 0020-088
  105. Bueno Manso, 2000, p. 83.
  106. Bueno Manso, 2000, p. 96.
  107. Bueno Manso, 2000, p. 97.
  108. Bueno Manso, 2000, p. 98.
  109. Santiago Belaustegoitia (17 de junio de 2006). «La música vuelve a sonar en la Fuente del Órgano del Real Alcázar». El País. 
  110. a b c «Pabellón de Carlos V». Plan especial de protección del conjunto histórico de Sevilla. Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. 2012. 
  111. José María Castro Fuertes (2016). Los revestimientos cerámicos en el pabellón de Carlos V del Real Alcázar de Sevilla. Universidad de Sevilla. 
  112. «Cenador del León». Plan especial de protección del conjunto histórico de Sevilla. Gerencia de de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. 2012. 
  113. a b c Miguel Ángel Tabales Rodríguez (2011). «Intervención arqueológica en el jardín Inglés. Real Alcázar de Sevilla». Anuario Arqueológico de Andalucía: 4607-4647. 
  114. a b «Jardín del Marqués de la Vega-Inclán». Plan especial de protección del patrimonio de Sevilla. Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. 2012. 
  115. «El Alcázar reestrena su Puerta de Marchena». Diario de Sevilla. 7 de julio de 2013. 
  116. «Jardín de los Poetas». Plan especial de protección del patrimonio de Sevilla. Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. 2012. 
  117. Juan Lamillar (12 de mayo de 2015). «Joaquín Romero Murube». El Cultural. 
  118. Sergio Rodríguez Estévez, María Salas Mendoza Muro, Francisco José Pazos García y Juan Alberto Romero Rodríguez (2014). «Atlas de los jardines del Real Alcázar de Sevilla». Apuntes del Alcázar de Sevilla (15).  ISSN 1578-0619
  119. Fernán Caballero (Cecilia Böhl de Faber) (2012) [1862]. El Alcázar de Sevilla. Facediciones. p. 11. ISBN 978-84-9986-412-9. 
  120. Eva Díaz Pérez (21 de septiembre de 2015). «El Bécquer que habitó en los Alcázares». El Mundo. 
  121. «Un baile de gitanos en los jardines del Alcázar, delante del pabellón de Carlos V». Museo Carmen Thyssen de Málaga. Consultado el o de diciembre de 2016. 
  122. «El pabellón de Carlos V en el Alcázar de Sevilla». Museo del Prado. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  123. «Escena costumbrista en el Alcázar de Sevilla». Museo Carmen Thyssen de Málaga. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  124. «Invierno en Andalucía. (Bosque de álamos con rebaño en Alcalá de Guadaíra)». Museo Carmen Thyssen de Málaga. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  125. «Una obra del Alcázar de Sevilla de Sorolla se subastará en mayo en Nueva York». El País. 10 de abril de 2013. 
  126. «La alberca, Alcázar de Sevilla». España es Cultura. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  127. «Antiguo jardín del Alcázar de Sevilla». Ministerio de Cultura, España. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  128. «Manuel García Rodríguez: Paisaje y costumbrismo sevillano». 7 de junio de 2015. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  129. «Jardines del Alcázar, Sevilla». Museo Carmen Thyssen de Málaga. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  130. «Escenarios de película en Sevilla». Four Square. 
  131. «El día que Lawrence de Arabia cambió el desierto por Sevilla». El Mundo. 25 de enero de 2012. 
  132. Ismael G. Cabral (5 de octubre de 2014). «Real Alcázar: el gran plató de Sevilla». El Correo de Andalucía. 
  133. «Ridley Scott rueda 'El reino de los cielos' en Sevilla». El País. 14 febrero de 2004. 
  134. Plan de trabajo del rodaje de “Juego de Tronos” Alcázar de Sevilla

Enlaces externos[editar]