Virgen de la Antigua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Virgen de la Antigua
Chapel of la Virgen Antigua - Cathedral of Seville.JPG
La Virgen de la Antigua en la catedral de Sevilla.
Venerada en Iglesia católica
Templo Catedral de Sevilla
Catedral Metropolitana de Panamá
Catedral de Canarias
Catedral de Lima
además de varias iglesias católicas
Festividad

Flag of Spain.svg España
15 de agosto
(coincide con la festividad de la Asunción)

Flag of Panama.svg Panamá
9 de septiembre
Patrona de Flag of Panama.svg Panamá
y de varios municipios
[editar datos en Wikidata]
Altar de la Virgen de la Antigua. Catedral de Tlaxcala, México.

La Virgen de la Antigua es una de las diversas advocaciones de la Virgen María. En esta advocación suele representarse a la Virgen con el Niño Jesús y una rosa blanca. La primera representación conservada está en la catedral de Sevilla, Andalucía, España. Probablemente se trate de una advocación castellano-leonesa de la Edad Media. Es patrona de Panamá.

Historia[editar]

Existe una teoría, posiblemente elaborada a posteriori, que dice que la advocación de "la Antigua" fue creada por el papa san Silvestre en el siglo IV y que el nombre viene dado porque María es la consumación de las profecías del Antiguo Testamento.[1]

Eruditos y autores de literatura piadosa hispalense de los siglos XVI, XVII y XVIII situaron a la Virgen de la Antigua de la catedral de Sevilla en tiempos muy remotos.[2] Se llegó a argumentar que en la zona donde estaba la catedral hubo un templo paleocristiano de la época romana y que esta Virgen pertenecía a dicho templo.[2] De este modo, la Virgen se conectaba con las primeras efigies de María.[2] Otra teoría decía que la Virgen era un retrato de Venus que se encontraba en un templo romano a esta diosa, y que la pintura fue retocada por los ángeles en la época visigoda o islámica. Según esta teoría, la catedral habría sido primero un templo a Venus y que luego se transformó en una iglesia cristiana dedicada a la Virgen de la Antigua. Esto fue desmentido en el siglo XVIII por el sacerdote Florez en la obra España sagrada. Florez destacó que la catedral siempre había estado dedicada a la la Virgen de la Sede.[3]

Otra teoría dice que hubo una capilla visigida decorada con esta Virgen de la Antigua y que, cuando se produjo la invasión musulmana en el 711, se escondió con un tabique por delante. De este modo, habría permanecido oculta hasta la reconquista de Sevilla en el año 1248 por Fernando III de Castilla. Entonces se descubrió esta capilla y en 1578 se tomó el muro en que estaba pintada esta Virgen para su traslado al lugar en donde está actualmente.[4] Este tipo de teorías sobre el origen de la Virgen se mantuvieron hasta el siglo XX.[3]

El historiador del arte José Gudiol Ricart fue el primero que estipuló que la Virgen de la Antigua se había pintado a comienzos del siglo XV.[5] La teoría de Gudiol se basa, sobre todo, en que abajo y a un lado de la Virgen hay pintada una mujer orante. Esta figura podría ser un retrato de Leonor de Albuquerque, esposa del militar Fernando de Antequera,[5] pintado entre 1410 y 1416.[6] Hay autores que han dicho que, en el otro lado de la Virgen, también había una pequeña pintura de un Fernando de Antequera orante, pero las primeras copias de esta obra y los análisis realizados en la restauración de 1991 desmienten esta teoría.[6]

En el siglo XII ya existía en Medina del Campo una iglesia llamada "de la Antigua".[7] Se cree que Fernando de Antequera estuvo vinculado a un templo a esta advocación mariana en Medina del Campo y que fundó una Orden de la Virgen de la Antigua en 1403,[7] que posiblemente se vinculase a posteriori con la Orden de la Jarra y la Azucena[8] fundada por Fernando en 1410. Parece evidente, pues, que esta advocación existía en Castilla antes de estar presente en Sevilla a comienzos del siglo XV. Según el sacerdote Gabriel de Aranda, la imagen de la Virgen de Sevilla es anterior, y el dibujo de Leonor rezando se debe a que en 1416, tras la muerte de Fernando, su esposa, que era muy devota de esta Virgen, se hizo retratar a sus pies.[8]

José María Medianero Hernández ha datado esta pintura de entre 1425 y 1450. Se basa en que, aunque la imagen tiene reminiscencias bizantinas y franco-góticas, la impronta italo-gótica es muy clara,[9] y este movimiento se desarrolló en Sevilla sobre todo en esa época.[9] La pintura fue retocada en 1497 por Gonzalo Díaz.[9] Posteriormente, fue retocada entre 1547 y 1548 por Antón Pérez.[10]

Lo cierto es que la Virgen se pintó en el siglo XV en un muro de la antaño mezquita. Cuando la mezquita almohade fue derribada a comienzos del siglo XV se preservó en su lugar ese lienzo de muro. Este trozo de pared, de 18 toneladas, fue trasladado por el arquitecto Asensio de Maeda a la capilla actual en una obra que tuvo lugar entre agosto de 1576 y noviembre de 1578.[11] El instrumento usado para el traslado era una especie de grúa con cuerdas y poleas, y para su manejo se contrató a maestres, contramestres y hombres de mar, que sabían manejar los artilugios con cuerdas usados en los barcos.[11]

Iconografía[editar]

Santa María la Antigua de la Catedral Metropolitana de Panamá.

El mural donde está la Virgen de la catedral de Sevilla mide 3,21 m de altura por 1,16 de anchura y tiene una superficie cóncava.[12]

La virgen de la catedral de Sevilla cuenta con una túnica blanca, así como un manto que cobre su cabeza y hombros. La tela de la túnica y del manto son blancas y decoradas con motivos vegetales de color dorado. En envés del manto es de franjas oscuras y doradas. El cuello de la túnica de la Virgen es curvilíneo. Con una mano sostiene una rosa blanca y con la otra a un Niño Jesús. El niño tiene una túnica oscura con detalles vegetales dorados. La Virgen sostiene al niño por encima de la cadera, junto a su pecho.[12] La túnica del Niño tiene un cuello acabado en punta poco pronunciado.[12] Tanto la Virgen como el Niño aparecen con áura. En la parte superior hay un ángel con un letrero que dice Ecce María venit y, algo más abajo, hay otros dos ángeles que sostienen una corona sobre la cabeza de la Virgen. El niño Jesús tiene una corona. Esta Virgen fue coronada canónicamente en 1929.[13]

Otras representaciones de esta advocación presentan siempre a la Virgen en pie con el niño sosteniendo una rosa, aunque la ropa no siempre coincide.[14] Las áuras, los ángeles y las coronas no siempre están presentes en las representaciones de esta advocación.[14]

Devoción[editar]

La advocación se ha extendido por Europa y por el Nuevo Mundo, y está presente en numerosos países.

En España[editar]

Los franciscanos de la Casa Grande de San Francisco de Sevilla tenían una Virgen con esta advocación.[15]

Esta Virgen también está en la capilla del Palacio Gótico de los Reales Alcázares de Sevilla. Hay otra en el hospital del Pozo Santo de Sevilla.[16] En 1995 se inauguró en el barrio de Sevilla Este la parroquia de Nuestra Señora de la Antigua y Beato Marcelo Spínola.[17]

En la ciudad de Sevilla hay algunas vírgenes claramente inspiradas en la de la Antigua, pero que tienen otra advocación. Se pueden citar como ejemplos la Virgen del Coral de la parroquia de San Ildenfonso[18] o la Virgen de Rocamador de la parroquia de San Lorenzo.[19]

En la provincia de Sevilla hay una en el monasterio de San Isidoro del Campo de Santiponce.[16]

La advocación está representada en la iglesia del colegio de Nuestra Señora de la Antigua de Monforte de Lemos, en Orense, Galicia.[20] Esto se debe a que el cardenal Rodrigo de Castro Osorio, arzobispo de Sevilla, era devoto de esta Virgen y fundó este colegio gallego en el siglo XVI. Francisco de Moure realizó una pintura y una escultura de esta Virgen.[20]

En las islas Canarias podemos encontrar esta advocación en la catedral de Las Palmas de Gran Canaria; en la iglesia de Nuestra Señora de la Antigua de la localidad de Antigua, Fuerteventura; y en la iglesia de la Concepción de Los Realejos, Tenerife.[21]

Es patrona de El Casar, donde es titular de una cofradía fundada en 1621.[22] También es patrona de Guadalajara está el Santuario de la Antigua, que alberga a la Virgen de esta advocación.[23]

También es patrona y, en algunos casos, tiene iglesias con su nombre en Alberite, Almuñécar, Almensilla, Navacepeda de Tormes, Fuentesaúco, La Haba , La Umbría, Hinojosa del Duque, Lequeitio, Melque de Cercos , Mestanza , Mora, Morata de Tajuña, Nechite, Quintanarraya, Ribota, Santa Maria de la Isla, Villanueva de los Infantes, Villarta de los Montes, Ondárroa, Orduña, Cerezo de Río Tirón, Cebolla y Mota del Cuervo.

Al ser Sevilla Puerto de Indias entre los siglos XVI y XVIII, estuvo presente en estandartes, medallas y otros elementos de los navengantes y conquistadores. Existen muchas leyendas que vinculan a Colón, Hernán Cortes, Alonso de Ojeda o Pizarro con esta Virgen.[24] Quizás la más conocida es la que dice que esta fue la Virgen a la que rezó la tripulación de la expedición de Fernando de Magallanes en 1519. Dicha expedición terminaría por dar la vuelta al mundo comandada por Juan Sebastián Elcano. Al regresar a Sevilla, en 1522, Elcano y los hombres que quedaban vivos de la tripulación volverían a rezar ante esta Virgen.[25]

Iglesias, ermitas y capillas[editar]

Esta advocación es en los nombres de las iglesias de España.

Otros lugares[editar]

Virgen de la Antigua de la catedral de México.

En la isla de antigua Antigua y Barbuda en el caribe lleva su nombre en homenaje a la virgen. En República Dominicana hay tres esculturas de esta Virgen. La catedral de Santo Domingo tiene dos vírgenes con esta advocación. La primera fue realizada en Sevilla en torno a 1520 y se encuentra junto a la puerta de San Pedro o del Perdón. Es una pintura sobre tabla realizada probablemente en Sevilla en torno a 1520. En 1857 el Gobierno Dominicano se la regaló a la reina Isabel II. Se restauró en Madrid e Isabel ordenó devolverla a Santo Domingo como señal de afecto en 1862.[26] La segunda se encuentra cerca del presbiterio, al fondo de la nave derecha, y es del siglo XVIII.[26] En la iglesia Mayor de La Vega hay una Virgen con esta advocación que probablemente fuese realizada en México en el siglo XVIII.[27]

En la catedral de México hay una capilla dedicada a esta Virgen en la nave de la epístola. Esta capilla se realizó en 1651.[27] Esta catedral también conserva una imagen de la Virgen de la Antigua de plata.[27]

En Colombia hubo una Virgen de la Antigua en la iglesia de Santo Domingo de Bogotá y otra pintada por Angelico Medoro para la iglesia de San Francisco de Tunja. Aunque no se conservan, sí existe una copia de la de la iglesia de San Francisco en la parroquia de Chivirí o Nuevo Colón. Esta copia fue realizada, probablemente, por franciscanos que venían del convento Casa Grande de San Francisco de Sevilla, donde había una Virgen con esta advocación.[15]

En Bolivia hay una Virgen de la Antigua del siglo XVI en el convento de Santa Mónica de Potosí.[15]

En Perú hay una Virgen de la Antigua realizada en Sevilla en 1545 en la capilla de los Reyes de la catedral de Lima. La Real Universidad de Lima entregaba los doctorados frente a este retablo.[15] En la actualidad es patrona de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En Perú hay muchas copias de una Virgen de la Antigua que estaba en la catedral de Cuzco.[15] [28]

Se hicieron copias para Filipinas, donde pasó a ser conocida como la Virgen de Sevilla.[29]

En Japón se desarrolló el arte namban, desarrollado con técnicas occidentales por los propios japoneses. Hubo una etapa con ciertas influencias cristianas denominada Siglo Cristano o Época Cristiana, entre 1150 y 1640.[30] Entre los jesuitas que evangelizaron en Asia hubo jesuitas portugueses y españoles que llevaron la advocación de la Virgen de la Antigua. El modelo primordial para desarrollar la imagen de la Virgen de la Antigua en Japón fue un modelo realizado por Jerónimo Wierix y editado por Felipe Galle en el siglo XVI. El colegio jesuita de Arie, en la península de Shimbabara, hizo una Virgen de la Antigua basada en este modelo que hoy se conserva en la iglesia de Ōura, Nagasaki.[30] En la colección de la Universidad de Kioto hay una obra titulada María y los quince misterios del rosario, donde una de las imágenes está inspirada en la Virgen de la Antigua.[31]

Panamá[editar]

En 1510 se fundó en la ya conocida como región de Darién una ciudad a la que, por devoción a esta Virgen, se le puso de nombre Santa María la Antigua del Darién. Fue la primera ciudad del continente americano, ya que el resto se encontraban en las Antillas.

La diócesis fue creada por el papa León X el 9 de septiembre de 1513 con la Bula Pastoralís Offici Debítum, siendo su primer obispo fray Juan de Quevedo, franciscano. En 1524, el segundo obispo, el dominico fray Vicente Peraza, trasladó la sede de esta diócesis a la recién fundada Ciudad de Panamá, a orillas del Pacífico. La Ciudad de Panamá fue incendiada en 1671 por el pirata Henry Morgan y reedificada, junto al poblado de Ancón, en 1673. La patrona de la Catedral Metropolitana de Panamá, como consta en la bula de creación de 1513, es Santa María la Antigua. En 1925 la diócesis de Darién pasó a ser un vicariato apostólico.[32] Da su nombre a una universidad católica del país: la Universidad Católica Santa María La Antigua.

El 9 de septiembre de 2000 la Virgen de la Antigua fue nombrada patrona de la República de Panamá por la Conferencia Episcopal Panameña. El 27 de febrero de 2001, Juan Pablo II confirmó este patronazgo.[33]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Medianero Hernández y 2008, 94.
  2. a b c José María Medianero Hernández (2008). Nuestra Señora de la Antigua. La Virgen "decana" de Sevilla. Arte Hispalense. Diputación de Sevilla. p. 23. ISBN 978-84-7798-258-6. 
  3. a b Medianero Hernández, 2008, p. 24.
  4. José María de Mena (1988). Sevilla explicada a los jóvenes. Sevilla: Rodríguez Castillejo S.A. pp. 52-53. «D. L. B-21.413-88». 
  5. a b Medianero Hernández, 2008, p. 25.
  6. a b Medianero Hernández, 2008, p. 26.
  7. a b Medianero Hernández, 2008, p. 27.
  8. a b Medianero Hernández, 2008, p. 28.
  9. a b c Medianero Hernández, 2008, p. 57.
  10. Medianero Hernández, 2008, p. 58.
  11. a b Medianero Hernández, 2008, p. 37.
  12. a b c Medianero Hernández, 2008, p. 43.
  13. Eduardo Rodríguez Bernal (2006). La Exposición Ibero-Americana de Sevilla. Ayuntamiento de Sevilla, Servicio de Publicaciones, Instituto de la Cultura y las Artes. p. 228. ISBN 9788486810399. 
  14. a b Medianero Hernández y 2008, Láminas 9-16.
  15. a b c d e Medianero Hernández, 2008, p. 99.
  16. a b Medianero Hernández y 2008, Lámina 11.
  17. Medianero Hernández, 2008, p. 105.
  18. Medianero Hernández y 2008, Lámina 10.
  19. Medianero Hernández y 2008, Lámina 9.
  20. a b Medianero Hernández, 2008, p. 93.
  21. Medianero Hernández, 2008, p. 95.
  22. Antonio Herrera Casado (1991). Historia de El Casar. AACHE. p. 98. ISBN 9788495179975. 
  23. «Santuario de la Antigua». Ayuntamiento de Guadajalara. Consultado el 20 de septiembre de 2016. 
  24. Medianero Hernández, 2008, p. 96.
  25. José María de Mena (1987) [1985]. Tradiciones y leyendas sevillanas (2ª edición). Plaza & Janés. pp. 161-163. ISBN 9788401379840. 
  26. a b Medianero Hernández, 2008, p. 97.
  27. a b c Medianero Hernández, 2008, p. 98.
  28. Medianero Hernández, 2008, p. 100.
  29. Medianero Hernández, 2008, p. 103.
  30. a b Medianero Hernández, 2008, p. 101.
  31. Medianero Hernández, 2008, p. 102.
  32. «Vicariato de Darién». Conferencia Episcopal de Panamá. Consultado el 20 de septiembre de 2016. 
  33. «Santa María la Antigua. Historia de la Advocación». Conferencia Episcopal Panameña. Consultado el 20 de septiembre de 2016.