Prensa chicha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un collage de la prensa tabloide en el Perú. A la izquierda se encuentra un recurrido stand de periódicos. En la esquina izquierda se aprecia la portadas más resaltántes, nótese los tituales subjetivos. En la esquina inferior se aprecia al medio como un infoentretenimiento en la cultura popular limeña.[1]

La prensa chicha es la denominación a los tabloides de noticieros peruanos surgidos en la década de 1980, centrado en la crónica policial sensacionalista y posteriormente prensa rosa.[2]​ Formó parte de la culturación nacional alrededor del año 2000, cuando fue popularizada por Alberto Fujimori para desacreditar a opositores de su gobierno y para favorecerlo en la elecciones generales del año 2000.[3][4]

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

El término Chicha es un peruanismo que tuvo auge a través de la música del mismo nombre.[5]​ A partir de la industria del entretenimiento en Latinoamérica que se desarrolló de forma alternativa al cine de los Estados Unidos, se empezó a desarrollarse en los años 1960 para desplazarse en las masas en Lima generando alto índice de ingresos. Paralelamente en la capital se realizon los café teatros junto la pionera Rosa Wunder.[6]​ Las personas emplazaron la capital peruana desde la serranía donde heredaron la música andina para tener una mejor calidad de vida.[7]​ Para entonces en la década de 1990 los negocios informales crecieron rápidamente, naciendo la piratería en los centros urbanos siendo la más conocida la tienda Polvos Azules.[8]

Uno de los diarios que realizó informes sobre crímenes policiales fue La Crónica. A partir del formato tabloide, el tema involucró el uso de medios de transportes, música, vestimenta y método de negocio. En 1968, nace el diario Ojo, propiedad de la Empresa Periodística Nacional (Epensa) cuyo nivel tecnisista era menor al diario El Comercio.[9]

Origen y auge[editar]

Un rerporte del embajador de Estados Unidos Dennis C. Jett a la CIA en abril de 1998 indica a la prensa chicha como enemigo de la prensa.[nota 1]

Durante el gobierno del expresidente Alberto Fujimori,[nota 2]​ la prensa chicha albergó a editoriales controladas por Vladimiro Montesinos. Dichos medios escritos realizaron campañas de desprestigio en contra de sus opositores Alberto Andrade y Luis Castañeda Lossio o personalidades como Jimmy Santi. El auge comercial distingió a los tradicionales por el uso de portadas no periodísticas, una audiencia masiva en el sector D (clase media baja) y E (extrema pobreza) y el uso de material provocativo para promocionarlo.[2]​ Según Felipe Cala Buendía, con el neopopulismo del 2000 ayudó a entenderse mejor, debido a la crisis social que sufrío en el gobierno; lo que cambió la educación, la cultura y la entidad del país.[10]

Los diarios que emplearon la técnica fueron elaborados por gente de escasos recursos, «informales». Entre los nombres más excéntricos fueron: Ajá, El Chino (inspirado en el apodo de Fujimori, 1995), El Popular (fundado por Guillermo Thorndike), El Mañanero (1992), Tío, El Chato, La Chuchi (1998), La Yuca (2000), El Men (1999).[5][10]​ Algunos diaros deportivos incluyeron secuencias de farándula —ya que desde entonces los futbolistas fueron el centro de la atención—, aunque se mantuvo su posición neutral.[10]

Características[editar]

Multimedia externa
Un cortometraje acerca de los diarios chicha en un quiosco limeño. Por Felipe Arroyo Leandro.
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.

La prensa chicha aprovecha el sensacionalismo de las noticias para ser una tendencia sui géneris. La gran parte son titulares chillosos, grandes y en doble sentido, estos son acompañados con imágenes y descripciones pesimistas. En la portada vienen acompañadas con imágenes de modelos sugerentes, surgiendo las vedettes de la calle.[nota 3]

Para divulgar una noticia, no hace falta seguir reglas periodísticas por el simple hecho para llamar la atención.

Ejemplo: "Plomean chibolo chichero", una oración pro drop seguido del empleo de N + Adj.
Del mismo ejemplo se emplea el argot plomear que viene a entenderse como disparar.[5]

Para el uso de los medios chicha, cada sección posee segmentos dedicados al tipo de reportaje:

  • Prensa roja o policial: Relacionados con muerte o asesinatos. Algunos han llegado a ser exagerados por el abuso de contenido de ese tipo.
  • Política: Extrañas ocasiones, los diarios usan la prensa amarilla para tratar temas relacionados con la política. Kenji Fujimori y Aldo Mariátegui mencionaron en una ocasión que usan el doble sentido de otros medios internacionales para tratar temas relevantes.[11][12]
  • Farándula: Relacionados a la prensa rosa del entorno chicha. Con similitud a la policial, los protagonistas son notados en alborotos o aventuras amorosas.[13]

Factores de difusión[editar]

El principal sector de difusión fue en zonas con poca comprensión lectora o educación incompleta.[nota 4]

Caída[editar]

Con la caída del gobierno y huida de Fujimori por los vladivideos en 2001 no desapareció del medio este tipo de prensa. Los diarios mantuvieron su tópico de farándula, sin llegar a ataques políticos. Para entonces uno de cada tres lectores de periódicos en Lima también leían prensa chicha.[10]

Juicio a Alberto Fujimori[editar]

En el 2002, Augusto Bresani fue detenido en Miami y expulsado por la expiración de su visa. Fue el encargado de intermediar las campañas fujimoristas y la prensa chicha.[14]

Como parte del juicio a Fujimori, la Procuraduría Anticorrupción publicó en el 2014 un informe mencionando que se invirtió 122 millones de soles para la difamación en contra de los opositores. El dinero era proveniente de los ingresos de las Fuerzas Armadas y se entregaba a los directores de las editoriales fujimontesistas.[15]​ A mediados del mismo año, fue acusado por usar los diarios con fines políticos en contra de sus adversarios. En enero del año 2014, el testigo Mario Ruiz Agüero informó que los encargados de publicar titulares en la prensa chicha recibía entre 500 a mil dólares americanos.[16]​ En enero de 2015, el principal responsable fue setenciado a 8 años de prisión por la manipulación de la prensa con fines políticos usando fondos de las Fuerzas Armadas.[4][17]

En este juicio también fue setenciado Vladimiro Montesinos, en junio de 2014, quien no se encontraba con el expresidente por seis años.[18]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. En la imagen desclasificada, la segunda nota del documento de la CIA dice: "[blanqueado] confirma nuestra opinión para el reporte sobre derechos humanos del año pasado de que Perú sigue gozando de la libertad de expresión, pero también que los periodistas están bajo ataque, sobre todo si tocan temas relacionados con malversación por parte de los militares o los servicios de inteligencia"
  2. No hay una evidencia clara acerca de su nacimiento, debido a que surgió la informalidad a partir de la piratería en el país.
  3. Las veddetes pueden estar vestidas en paños menores, algunas semidesnudas y otras con lentejuelas. Incluso resaltando su ancas.
  4. Para la Revista del Ministerio de Educación 1981: pág.12-27 se contó a dos millones de habitantes sin saber leer. Mientras que en la versión de INEI, 2012, en el año 2000 la cantidad se aproxima al 10% (de los 27 millones de habitantes según el censo 2007).

Referencias[editar]

  1. «¿Qué es el infoentretenimiento y cuáles son los desafíos del futuro del periodismo?». Peru.com. Consultado el 9 de enero de 2015. 
  2. a b Juan Gargurevich. «La Prensa Chicha». PUCP. Consultado el 9 de enero de 2015. 
  3. «Cuando Alberto Fujimori compró la prensa "chicha"». El Espectador. Consultado el 9 de enero de 2015. 
  4. a b «Fujimori y Montesinos frente a frente en juicio por diarios 'chicha'». Perú 21. Consultado el 9 de enero de 2015. 
  5. a b c (Casas Navarro , 2009)
  6. «Murió Rosa Wunder, pionera de la locución y el café teatro en el Perú». RPP. Consultado el 27 de enero de 2015. 
  7. (Gargurevich Regal , 2002)
  8. «Lima elige alcalde tras más de una década de profundos cambios». La Tercera. Consultado el 27 de enero de 2015. 
  9. Rodríguez Pardo, Julián (2011). Derecho de la información.: Una perspectiva comparada de España e Iberoamérica. Librería-Editorial Dykinson. p. 229. 
  10. a b c d (Cala Buendía , 2014, pp. 55-65)
  11. «Kenji Fujimori compara la 'prensa chicha' con Charlie Hebdo». Públimetro. Consultado el 9 de enero de 2015. 
  12. «Nuestros Charlies criollos, por Aldo Mariátegui». El Comercio. Consultado el 15 de enero de 2015. 
  13. «Prensa sensacionalista en Perú». Terra Argentina. Consultado el 10 de enero de 2015. 
  14. «Falleció Augusto Bresani, el mentor de los diarios "chicha"». Terra. 21 de marzo de 2007. Consultado el 10 de enero de 2015. 
  15. «S/. 122 millones se usaron para financiar prensa chicha». La República. 12 de agosto de 2013. Consultado el 16 de enero de 2015. 
  16. «Pagaban de 500 a mil dólares por cada titular de diarios chicha, afirman». RPP. 30 de enero de 2014. Consultado el 10 de enero de 2015. 
  17. «Alberto Fujimori es condenado a ocho años por caso 'diarios chicha'». El Economista. 8 de enero de 2014. Consultado el 10 de enero de 2015. 
  18. «Diarios chicha: Fujimori y Montesinos se vieron las caras tras 6 años». RPP. 6 de junio de 2014. Consultado el 10 de enero de 2015. 

Bibliografía[editar]