Panajachel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Panajachel
Ciudad y Municipio

Panajachel calle santandar guat.JPG

Otros nombres: Pana
Panajachel ubicada en Guatemala
Panajachel
Panajachel
Localización de Panajachel en Guatemala
Panajachel ubicada en Sololá
Panajachel
Panajachel
Localización de Panajachel en Sololá
Coordenadas 14°44′10″N 91°09′21″O / 14.736051, -91.15584Coordenadas: 14°44′10″N 91°09′21″O / 14.736051, -91.15584
Capital Panajachel
Entidad Ciudad y Municipio
 • País Guatemala
 • Departamento Sololá
Alcalde (2016-2020) Enio Roberto Urizar Batres[1]
Superficie  
 • Total 22 km²
Población (2002)  
 • Total 11 142 hab.
[editar datos en Wikidata]

Panajachel es un municipio y ciudad del departamento de Sololá, en Guatemala. Su nombre completo es San Francisco Panajachel y es una ciudad de aproximadamente 11.000 habitantes. Se ubica en el altiplano guatemalteco a orillas del lago Atitlán a una altitud de 1500 metros sobre nivel del mar.

Historia[editar]

Conquista española[editar]

En el siglo XVI, durante la conquista española, culminaron en la batalla decisiva los ejércitos de los conquistadores, aliados con los kakchiqueles, en contra de los tzu'tujiles.

Época colonial: doctrina franciscana[editar]

Durante la época colonial, formó parte del corregimiento de Tecpán Atitlán, y cuando dicho corregimiento se convirtió en la alcaldía mayor del departamento de Sololá en 1730, Panajachel formó parte de dicha alcaldía, como se encontró en documentos de 1749;[2] El templo católico de Panajachel fue construido en 1567 y la fachada todavía es la original y una de las joyas del estilo colonial en Guatemala.

Panajachel (Guatemala)
Panajachel
Panajachel
Algunos de los 24 conventos de la Provincia del Santísimo Nombre de Jesús de los franciscanos durante la época colonial en Guatemala y área aproximada de las doctrinas que les pertenecían.

La corona española se enfocó en la catequización de los indígenas; las congregaciones fundadas por los misioneros reales en el Nuevo Mundo fueron llamadas «doctrinas de indios» o simplemente «doctrinas».[3] Originalmente, los frailes tenían únicamente una misión temporal: enseñarle la fe católica a los indígenas, para luego dar paso a parroquias seculares como las establecidas en España; con este fin, los frailes debían haber enseñado los evangelios y el idioma español a los nativos.[3] Ya cuando los indígenas estuvieran catequizados y hablaran español, podrían empezar a vivir en parroquias y a contribuir con el diezmo, como hacían los peninsulares.[4] .

Pero este plan nunca se llevó a cabo, principalmente porque la corona perdió el control de las órdenes regulares tan pronto como los miembros de éstas se embarcaron para América; además, los indígenas nunca llegaron a entender el catolicismo correctamente porque este de por sí era un concepto sumamente complejo.[5] [6] Por otra parte, protegidos por sus privilegios apostólicos para ayudar a la conversión de los indígenas, los misionares solamente atendieron a la autoridad de sus priores y provinciales, y no a la de las autoridades españolas ni a las de los obispos. Los provinciales de las órdenes, a su vez, únicamente rendían cuentas a los líderes de su orden y no a la corona; una vez habían establecido una doctrina, protegían sus intereses en ella, incluso en contra de los intereses del rey y de esta forma las doctrinas pasaron a ser pueblos de indios que se quedaron establecidos para todo el resto de la colonia.[4]

Las doctrinas fueron fundadas a discreción de los frailes, ya que tenían libertad completa para establecer comunidades para catequizar a los indígenas, con la esperanza de que estas pasaran con el tiempo a la jurisdicción de una parroquia secular a la que se le pagaría el diezmo; en realidad, lo que ocurrió fue que las doctrinas crecieron sin control y nunca pasaron al control de parroquias; se formaron alrededor de una cabecera en donde tenían su monasterio permanente los frailes y de dicha cabecera salían a catequizar o visitar las aldeas y caseríos que pertenecían a la doctrina, y que se conocían como anexos, visitas o pueblos de visita.[4] Así pues, las doctrinas tenían tres características principales:

  1. eran independientes de controles externos (tanto civiles como eclesiásticos)
  2. eran administradas por un grupo de frailes
  3. tenían un número relativamente grande de anexos.[4]

La administración colectiva por parte del grupo de frailes eran la característica más importante de las doctrinas ya que garantizaba la continuación del sistema de la comunidad en caso falleciese uno de los dirigentes.[7]

Los franciscanos, quienes tuvieron conventos y doctrinas en la diócesis de Guatemala, se hallaban diseminados en donde se encuentran los modernos departamentos de Sacatepéquez, Chimaltenango, Sololá, Quetzaltenango, Totonicapán, Suchitepéquez y Escuintla. La «Provincia del Santísimo Nombre de Jesús», como se llamaba la región a cargo de los franciscanos, llegó a tener veinticuatro conventos.[2] Para 1700, en el convento de Panajachel habitaban tres sacerdotes, que se encargaban de evangelizar a aproximadamente mil ochocientas personas, principalmente indígenas, y tenían a su cargo cuatro doctrinas y doce cofradías. [2]

En las cabezas de curato, diariamente se cantaba o rezaba la misa conventual con la asistencia de los oficiales de las cofradías y de sus esposas, quienen tenían velas encendidas en sus manos durante casi toda la misa. Además, tanto en la sede del curato como en los pueblos de visita de las doctrinas, se impartía doctrina a las niñas a partir de los seis años de edad a las dos de la tarde y, al ocaso, a los niños de la misma edad para que durante dos horas recibieran la instrucción cristiana. La enseñanza consistía en recitar toda la doctrina y oraciones y hacer ejercicios con las preguntas del catecismo y estaba a cargo del doctrinero y de dos indios ancianos, llamados fiscales, en caso el doctrinero no pudiera asistir.[8] A los adultos se les atendía los domingos y días festivos, luego de la misa; se cerraban las puertas de la iglesia, y se rezaban todas las oraciones de la doctrina cristiana en idioma de la localidad, con todo el pueblo, hombres y mujeres.[8]

La Cuaresma era una época en que se preparaba a los indígenas a la confesión y comunión anual obligatorias, predicándoles en idioma materno. Todos los domingos de Cuaresma se les predicaba en idioma materno, disponiéndoles a la confesión. Todos los viernes de Cuaresma se hacían las estaciones con cantos y portando livianas cruces y, en cada una de ellas, se leía o cantaba el misterio en idioma materno, culminando con un sermón en el Calvario y la vuelta a la iglesia con cantos y rezos.[9] [10] [11]

Rey Carlos III de España, promotor de las reformas borbónicas.

En 1754, en virtud de una Real Cédula parte de las Reformas Borbónicas, todos los curatos de las órdenes regulares fueron traspasados al clero secular. [12] [13]

En 1765 se publicaron las reformas borbónicas de la Corona española, que pretendían recuperar el poder real sobre las colonias y aumentar la recaudación fiscal.[14] [15] Con estas reformas se crearon los estancos para controlar la producción de las bebidas embriagantes, el tabaco, la pólvora, los naipes y el patio de gallos. La real hacienda subastaba el estanco anualmente y un particular lo compraba, convirtiéndose así en el dueño del monopolio de cierto producto. Ese mismo año se crearon cuatro subdelegaciones de la Real Hacienda en San Salvador, Ciudad Real, Comayagua y León y la estructura político administrativa del Reino de Guatemala cambió a quince provincias:[16]

Además de esta redistribución administrativa, la corona española estableció una política tendiende a disminuir el poder de la Iglesia Católica,[17] el cual hasta ese momento era prácticamente absoluto sobre los vasallos españoles. La política de disminución de poder de la iglesia se basaba en la Ilustración y tenía seis puntos principales:

  1. Declive del legado cultural jesuítico
  2. Tendencia hacia una cultura laica y secularizada
  3. Actitud decididamente racionalista, de herencia cartesiana
  4. Valoración de la ciencia natural sobre el dogma religioso
  5. Una crítica al papel de la Iglesia dentro de la sociedad y de sus organismos derivados, sobre todo de las cofradías y hermandades..[18] [19]
  6. Favorecimiento del regalismo.

En 1770, cuando el arzobispo Pedro Cortés y Larraz llegó al país y recorrió su diócesis, describió a la localidad como la «parroquia de San Francisco Panajachel».[20]

Visita del arqueólogo Alfred P. Maudslay en 1892[editar]

Panajachel en 1892; obsérvese la deforestación de los cerros circundantes. Fotografía de Alfred Percival Maudslay.[21]
Indígenas de Panajachel preparándose para una ceremonia maya en honor al Cristo Negro de Esquipulas en 1892. Fotografía de Alfred Percival Maudslay.[22]

En 1892, el arqueólogo británico Alfred Percival Maudslay y su esposa Anne Maudslay visitaron Panajachel durante su recorrido por tierras guatemaltecas; las impresiones que el poblado causó en la esposa del arqueólogo fueron en publicadas en su libro A glimpse at Guatemala (español: Un vistazo a Guatemala).[23] Llegaron al poblado después de pasar la noche en San Antonio Palopó y tras un recorrido de doce km; Anne Maudslay describió así la ubicación de Panajachel: «un pueblecito que está situado en una planicie formada por un rápido riachuelo que surge de una estrecha ranura en las montañas, y que ha dividdo la tierra en la forma de un abanico abierto de aproximadamente una milla de largo hasta llegar a la orilla del lago de Atitlán[24]

Cuando llegaron los Maudslay, ya los habitantes del poblado habían construido numerosos canales de irrigación que habían alterado la cauce del riachuelo y que servían para regar los sembradíos de hortalizas, flores y café que había en el delta.[24] Sin embargo, los canales no eran suficientes para contrarrestar las crecidas del río que todavía afectaban a la población, e inclusive algunos años antes había ocurrido una severa inundación que arrastró varias casas y dejando al poblado incomunicado.[24] La villa en sí no tenía mucho de interesante, pero sus alrededores, incluyendo las montañas y volcanes en el horizonte, el Lago de Atitlán y lo verde de las montañas lejanas, contrastaban con lo árido de los cerros que rodeaban Panajachel y que para entonces estaban completamente deforestados.[24] En cuanto a la alimentación disponible en el lugar en 1892, Anne Maudslay relata que había numerosos árboles de naranja y jocote, pero que los mejores platillos eran una ensalada preparada con aguacate local, que era un platillo de mucho renombre en todo el país y las cebollas, consideradas como lo mejor de Guatemala en esa época.[25] La vida de las mujeres del poblado le pareció monótona y totalmente desprovista de cualquier tipo de entretenimiento; sse pasaban cada día moliendo maíz para sus tortillas, o lavando ropa en la orilla del río.[25] Solo las mujeres que ofrecían sus productos en el mercado de la plaza central por las mañanas salían un tanto de esa monotonía.[25]

Mientras estuvieron en Panajachel lograron ver una ceremonia indígena muy especial, relacionada con la celebración del día del Cristo Negro de Esquipulas; peregrinos que retornaban de Esquipulas se reunieron en la plaza por la noche, en donde encendieron fogatas alrededor de las cuales se reunieron para comer, y una vez concluida la cena colocaron petates sobre el suelo en una fila que cruzaba la plaza en la que cada uno de los hombres sacó una cajita de madera de la que extrajo la imagen de un santo católico y la colocó sobre su petate a manera de altar.[25] La imagen más importante, la del Cristo Negro, fue colocada en el petate al centro de la plaza; una vez concluida la preparación, los indígenas —ataviados con un gabán de lana negro y un pañuelo blanco sujetado con un sombrero negro de paja— iniciaron un rito en el que iban pasando cada uno frente a cada santo, siempre gateando y colocando la frente sobre el suelo luego de besar a cada imagen.[25] Luego de pasar varias veces frente a todos los santos, se reunieron frente a la imagen del Cristo Negro, en donde su líder dirigió una himno en honor a la imagen; tras cantar por aproximadamente media hora, apagaron sus fogatas y se recogieron para dormir.[22] Anne Maudslay relata que la ceremonia, a pesar de ser con imágenes cristianas, fue en realidad una ceremonia indígena; los sacerdotes con que se entrevistaron los Maudslay les habían contado que no estaban seguros de que los indígenas hubieran absorbido enteramente la doctrina cristiana que les quisieron imponer los conquistadores españoles.[22]

Siglo XX[editar]

Desde la década de 1960, el poblado atrajo turistas del mundo entero por su lugar privilegiado en las costas del lago de Atitlán. Muchos venían del movimiento hippie, que estaba en auge en esos años, y una parte de ellos decidió establecerse permanentemente en Panajachel. Durante la guerra civil de Guatemala el número de turistas y extranjeros residentes bajaron, para crecer nuevamente al terminar el conflicto armado.

La Carretera CA-I —antigua carretera Interamericana— sufrió severos daños entre Patzicía, Patzún, y Godínez en el departamento de Chimaltenango y Panajachel en Sololá[26] ; las reparaciones de esta carretera estuvieron a cargo de la Secretaría de Obras Públicas de México que envió más de doscientos hombres en destacamentos autosuficientes —es decir, con sus propios campamentos, maquinaria y provisiones.[27] En el punto intermedio entre Godínez y Patzún, en el lugar conocido como Los Chocoyos, hubo un derrumbe de tal magnitud que sepultó a varias casas con todo y sus habitantes.[28]

Turismo[editar]

Posee el puerto de Tzanjuyú, numerosos hoteles, restaurantes, áreas de recreación y chalets que son utilizados por turistas de todo el mundo, y es el punto de partida para conocer el departamento de Sololá y el lago Atitlán, que estuvo nominado para la selección de las siete maravillas naturales del mundo.

Además que a veces hay varias actividades durante la Semana Santa, Navidad y otras ocasiones. En Panajachel se ha realizado siempre una feria local en primera semana de octubre en honor al patrono San Francisco de Asís, donde eligen a la Reina de la Fiestas Franciscanas.

En el siglo xxi el pueblo ha vuelto a florecer y forma uno de los principales centros turísticos del país, junto a Antigua, Chichicastenango y Tikal.

Galería de imágenes[editar]

Clima[editar]

Panajachel tiene clima tropical (Clasificación de Köppen: Aw).

Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de Panajachel WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene. Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. Ago. Sep. Oct. Nov. Dic. Anual
Temp. máx. media (°C) 25.6 25.6 26.6 26.1 25.9 23.7 24.8 24.9 24.3 24.6 25.2 25.4 25.2
Temp. media (°C) 18.9 18.8 19.7 19.8 20.1 19.1 19.6 19.5 19.1 19.3 19.1 18.7 19.3
Temp. mín. media (°C) 12.3 12.0 12.9 13.6 14.3 14.6 14.4 14.1 14.0 14.0 13.0 12.1 13.4
Precipitación total (mm) 2 15 15 48 137 355 174 185 328 182 38 11 1490
Fuente: Climate-Data.org[29]
Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología de Guatemala[30]

Ubicación geográfica[editar]

Se encuentra a 6 km de la cabecera departamental Sololá y a 146 km de la Ciudad de Guatemala.[31]

Compass rose pale.svg Sololá Sololá y Concepción Compass rose pale.svg
Lago de Atitlán Norte San Andrés Semetabaj, municipio del departamento de Sololá[31]
Oeste   Rosa de los vientos.svg    Este
Sur
Lago de Atitlán[31] Santa Catarina Palopó

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Referencias[editar]

  1. «Alcaldes electos en el departamento de Sololá». Municipalidades de Guatemala. Guatemala. 7 de septiembre de 2015. Consultado el 13 de octubre de 2015. 
  2. a b c García Añoveros, 1989, p. 891
  3. a b van Oss, 1986, p. 17-19
  4. a b c d van Oss, 1986, p. 53
  5. van Oss, 1986, p. 25
  6. van Oss, Adriaan C. (1986). Catholic Colonialism: A Parish History of Guatemala, 1524-1821 (en inglés). Cambridge, Inglaterra: Cambridge University Press. 
  7. van Oss, 1986, p. 54.
  8. a b García Añoveros, 1989, p. 896
  9. García Añoveros, 1989, p. 897
  10. García Añoveros, Jesús (1989). «Las misiones franciscanas de la Mosquitia nicaragüense». Actas del III Congreso Internacional sobre los franciscanos en el nuevo mundo (Siglo XVII) (Madrid, España: DEIMOS; Universidad Internacional de Andalucía). 
  11. Juarros, Domingo (1818). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. Guatemala: Ignacio Beteta. «Nota del libro: El Br. Juarros era presbítero secular y examinador sinodal del arzobispado de Guatemala». 
  12. Juarros, 1818, p. 338.
  13. Juarros, Domingo (1818). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. Guatemala: Ignacio Beteta. «Note del libro: El Br. Juarros era presbítero secular y examinador sinodal del arzobispado de Guatemala». 
  14. Melchor Toledo, 2011, p. 110.
  15. Estrada Herrera, Fabiola. Marco y propósitos generales de las Reformas Borbónicas. Fundación Universidad Autónoma de Colombia. pp. 3-4. 
  16. Melchor Toledo, 2011, p. 111
  17. Melchor Toledo, 2011, p. 111.
  18. Melchor Toledo, 2011, p. 112.
  19. Melchor Toledo, Johann Estuardo (2011). «El arte religioso de la Antigua Guatemala, 1773-1821; crónica de la emigración de sus imágenes». tesis doctoral en Historia del Arte (México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México). Consultado el 10 de noviembre de 2014. 
  20. Cortés y Larraz, 2001, p. 409-412.
  21. Maudslay, Maudslay, p. 59a.
  22. a b c Maudslay y Maudslay, 1899, p. 59
  23. Maudslay y Maudslay, 1899, pp. 57-59.
  24. a b c d Maudslay y Maudslay, 1899, p. 57
  25. a b c d e Maudslay y Maudslay, 1899, p. 58
  26. Pérez Verduzco, 1976, Parte 5, minuto 3:40, p. 3:40.
  27. Pérez Verduzco, 1976, Parte 5, minuto 4:00, p. 4:00.
  28. Pérez Verduzco, 1976, Parte 5, minuto 5:15, p. 5:15.
  29. «Climate: Panajachel». Climate-Data.org (en inglés). Consultado el 11 de octubre de 2015. 
  30. Departamento de Investigación y servicios meteorológicos. «Isotermas de temperatura mínima absoluta anual». ; «Isotermas de temperatura máxima absoluta anual». ; «Isotermas de temperatura máxima promedio anual». ; «Isotermas de temperatura mínima promedio anual». ; «Sumatoria de días con lluvia promedio anual». Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología. Guatemala. Consultado el 23 de octubre de 2015. 
  31. a b c SEGEPLAN. «Municipios del departamento de Sololá». SEGEPLAN (Guatemala). Consultado el 7 de julio de 2015. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]