Pachamama

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Monumento de la Pachamama en Morteros, Córdoba (Argentina) realizada por Miguel Pablo Borgarello. La estatua es una visión occidental de la Pachamama.

Pachamama es una diosa venerada por los pueblos de los Andes. En la mitología Inca ella es una diosa tipo "Madre Tierra",[1]​ y una diosa de la fertilidad que preside la siembra y la cosecha, encarna las montañas y provoca terremotos. También es una deidad siempre presente e independiente que tiene su propio poder creativo para mantener la vida en esta tierra.[1]​ Sus santuarios son rocas sagradas o los troncos de árboles legendarios, y los artistas la ven como una hembra adulta que lleva cosechas de papas y hojas de coca.[2]​ Los cuatro principios cosmológicos quechuas: agua, tierra, sol y luna[2]​ – reclaman a la Pachamama como su origen principal. Los sacerdotes sacrifican ofrendas de llamas, cuy (conejillos de indias) y prendas elaboradas, en miniatura y quemadas para ella.[3]​ Pachamama es la madre de Inti, el dios del sol y Mama Killa, la diosa de la luna. Se dice que la Pachamama también es la esposa de Inti, su hijo.

Después de la colonización española de las Américas, los conquistadores forzaron a los nativos a adoptar el catolicismo romano. Debido al sincretismo religioso, la figura de la Virgen María se asoció a la de la Pachamama para muchos de los indígenas.[4]

A medida que las culturas andinas formaron naciones modernas, todavía se creía que la figura de la Pachamama era benevolente, generosa con sus dones,[5]​ y un nombre local para la madre naturaleza. En el siglo XXI, muchos pueblos indígenas de América del Sur basan sus preocupaciones ambientales en estas antiguas creencias, diciendo que los problemas surgen cuando las personas toman demasiado de la naturaleza porque están tomando demasiado de la Pachamama.[6]

Etimología[editar]

Pachamama normalmente traducido como Madre Tierra. Una traducción más literal sería "Madre del Mundo" (en los idiomas aymara y quechua).[7]​ Se puede hacer referencia a la diosa Inca de múltiples formas; siendo la forma principal la Pachamama. Otros nombres para ella son: Mama Pacha, Pachamama y Madre Tierra.

  • pacha, un término aimara y quechua, significa mundo, universo, tiempo, época’.[8]
    • pacha kununuy (‘temblor de tierra con fuerte ruido’).[9]
    • pachamit'a (‘parte del tiempo’, cada una de las cuatro estaciones en que se divide un año).
    • pacha k'anchay (‘luz del cosmos’, la luz solar, luz de lo alto).
  • mama: "madre"

Descripción de la Pachamama[editar]

La divinidad de la Pachamama (Madre Tierra) representa a la Tierra, pero no solo el suelo o la tierra geológica, como tampoco solo la naturaleza; es todo en su conjunto. No está localizada en un lugar, pero se concentra en manantiales, vertientes, o apachetas. Es una deidad inmediata y cotidiana, que actúa por presencia y con la cual se dialoga, ya sea pidiéndose sustento o disculpándose por alguna falta cometida en contra de la tierra y por todo lo que nos provee.

No es una deidad creadora sino protectora y proveedora; cobija a los seres humanos, posibilita la vida y favorece la fecundidad y la fertilidad. A cambio de esta ayuda y protección, el pastor de la Puna Meridional está obligado a ofrendar a la Pacha parte de lo que recibe, no solo en los momentos y sitios predeterminados por el ritual sino, en todos los acontecimientos culturales significativos, configurándose así una suerte de reciprocidad. Sin embargo se la considera con una faz negativa: la Pachamama tiene hambre frecuente y si no se la nutre con las ofrendas o si se la ofende, provoca enfermedades.

Historia de su culto[editar]

El monolito Bennet de Bolivia o estela Pachamama el día de su redescubrimiento, en junio de 1932.

Los quechuas, los aymaras y otras etnias de la región andina realizan ancestrales ofrendas en su honor, sacrificando entre otras cosas camélidos para derramar su sangre. Entre otros objetos se ofrecen hojas de coca, conchas marinas mullu y sobre todo el feto de la llama, según una creencia para fertilizar la tierra sin que faltara jamás la cosecha. Este tipo de ofertorio suele llamarse en los Andes centromeridionales «corpachada».

La Pachamama,[10]​ más las deidades Mallku y Amaru, conforman la trilogía de la percepción aimara sociedad-naturaleza;[11]​ y sus cultos son las formas más antiguas de celebración que los aimaras realizan. Después de la conquista española y la llegada del Catolicismo, la figura de la Virgen María fue equiparada a la de la Pachamama por muchas de las comunidades indígenas.[12]

Se mantiene y conserva el sistema de creencias y rituales relacionados con la Pachamama, practicada por las comunidades quechuas y aimaras, y otros grupos étnicos que han recibido la influencia quechua-aimara, en las áreas andinas de Bolivia, Ecuador y Perú, en el norte de Chile y en el norte de Argentina. A través de los migrantes, se ha hecho conocida en otros lugares, y se ha expandido a numerosas ciudades y grandes metrópolis modernas como Buenos Aires, por este motivo se puede ver que en tal ciudad (desde los años noventa) a gente que vuelca un poco del vino o la cerveza que está por beber diciendo: «Antes».

Ceremonia de la Pachamama[editar]

Ritual de la Pachamama en la Universidad Nacional de Lanús, UNLa

La ceremonia que muchos saben que es un ritual a la Pachamama o fiesta de la Madre Tierra. En Bolivia es llamada Challa o pago, que implica un acto de reciprocidad. Aunque se ha popularizado el primer día de agosto como día principal para su realización, de hecho se lo practica durante todo el mes, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Las ceremonias están a cargo de personas ancianas o de mayor autoridad moral dentro de cada comunidad. En el caso del pueblo aimara en Bolivia esta persona recibe el nombre de 'yatiri'.

Se realizan ceremonias a la Pachamama en ocasiones especiales, como al partir de viaje o al pasar por una apacheta. Según Mario Rabey y Rodolfo Merlino (antropólogos argentinos que han estudiado la cultura andina desde los años setenta a los noventa), «el ritual más importante es el challaco». Challaco es una deformación de los vocablos quechuas ch'allay y ch'allakuy, que se refieren a la acción de ‘rociar con insistencia’, 'aspergar';[8]​ en el lenguaje de los campesinos del sur de los Andes Centrales, la palabra challar se usa como sinónimo de ‘dar de comer y beber a la tierra’. El challaco, como se practica en la zona estudiada,[13]​ abarca una compleja serie de pasos rituales que comienzan en las viviendas familiares la noche de la víspera, durante la cual se cocina una comida especial, la tijtincha, y que culminan en un ojo de agua o la toma de una acequia donde se realiza el ritual principal a la Pachamama, con una serie de ofrendas que incluyen comida, bebida, hojas de coca y cigarros.[14]

Rituales modernos[editar]

Museo Pachamama en Amaicha del Valle, Argentina

Pachamama y su hijo-esposo, Inti, son adorados como deidades benévolas en el área conocida como Tawantinsuyu. Tawantinsuyu es el nombre del antiguo Imperio Inca, y la región se extiende a través de las montañas andinas en lo que hoy es Bolivia, Ecuador, Chile, Perú y el noroeste de Argentina. La gente suele brindar un brindis en honor a la Pachamama antes de las reuniones y festividades. En algunas regiones, la gente realiza diariamente un tipo especial de libación conocida como challa. Derraman una pequeña cantidad de chicha en el suelo, para la diosa, y luego beben el resto.

Pachamama tiene un día de adoración especial llamado Martes de challa. La gente entierra comida, tira caramelos y quema incienso para agradecer a la Pachamama por sus cosechas. En algunos casos, los celebrantes ayudan a los sacerdotes tradicionales, conocidos como yatiris en aymara, a realizar ritos antiguos para traer buena suerte o la buena voluntad de la diosa, como sacrificar conejillos de indias o quemar fetos de llamas (aunque esto es raro hoy en día). El festival coincide con la festividad cristiana del martes de carnaval, también celebrada entre los católicos como Carnevale o Mardi Gras.

El ritual central de la Pachamama es la Challa o Pago (pago). Se lleva a cabo durante todo el mes de agosto, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Otras ceremonias se llevan a cabo en momentos especiales, como al salir de viaje o al pasar una Apacheta. Según Mario Rabey y Rodolfo Merlino, antropólogos argentinos que estudiaron la cultura andina desde la década de 1970 hasta la de 1990,

"El ritual más importante es el challaco. El challaco es una deformación de las palabras quechuas 'ch'allay' y 'ch'allakuy', que se refieren a la acción de rociar insistentemente.[7]​En el lenguaje actual de los campesinos del sur de los Andes Centrales, la palabra challar se usa en el sentido de "alimentar y dar de beber a la tierra".[15]​ El challaco abarca una compleja serie de pasos rituales que comienzan en las viviendas familiares la noche anterior. Cocinan una comida especial, la tijtincha. La ceremonia culmina en un estanque o riachuelo, donde el pueblo ofrece una serie de homenajes a la Pachamama, que incluyen "alimentos, bebidas, hojas de coca y puros".[15][16]

Rituales domésticos[editar]

Los rituales en honor a la Pachamama se llevan a cabo todo el año, pero son especialmente abundantes en agosto, justo antes de la temporada de siembra.[17]​ Debido a que agosto es el mes más frío del invierno en el sur de los Andes, las personas se sienten más vulnerables a las enfermedades.[17]​ Por tanto, agosto se considera un "mes complicado".[17]​ Durante este tiempo, los andinos creen que deben estar en muy buenos términos con la naturaleza para mantenerse a sí mismos y a sus cultivos y ganado sanos y protegidos.[17]​ Para hacer esto, las familias realizan rituales de limpieza quemando plantas, madera y otros artículos para asustar a los espíritus malignos, que se cree que son más abundantes en este momento.[17]​ La gente también bebe mate (una bebida caliente sudamericana), que se cree que da buena suerte.[17]

La noche anterior al 1 de agosto, las familias se preparan para honrar a la Pachamama cocinando toda la noche.[17]​ El anfitrión de la reunión luego hace un agujero en el suelo.[17]​ Si la tierra sale bien, significa que será un buen año; si no, el año no será abundante.[17]​ Antes de que se permita comer a cualquiera de los invitados, el anfitrión debe entregar un plato de comida a la Pachamama.[17]​ La comida que se dejó a un lado se vierte en el suelo y se recita una oración a la Pachamama.[17]

Desfile del domingo[editar]

Una de las principales atracciones de la fiesta de la Pachamama es el desfile dominical. El comité organizador del festival busca a la mujer más anciana de la comunidad y la elige "Reina Pachamama del Año".[17]​ Esta elección ocurrió por primera vez en 1949. Las mujeres indígenas, en particular las mujeres mayores, son vistas como encarnaciones de la tradición y como símbolos vivos de sabiduría, vida, fertilidad y reproducción. La reina de la Pachamama que es elegida es escoltada por los gauchos, quienes rodean la plaza en sus caballos y la saludan durante el desfile dominical. El desfile del domingo se considera el punto culminante del festival..[17]

Sincretismo religioso[editar]

Virgen Cerro, en el Museo de la Casa de Moneda en Potosí.

La religión centrada en la Pachamama se practica en forma paralela al cristianismo, al punto que muchas familias son cristianas y pachamamistas.

Muchos rituales relacionados con la Pachamama se practican en conjunto con los del cristianismo, hasta el punto que muchas familias son a la vez cristianas y pachamamistas.[16][18]

Según el erudito Manuel Marzal, en el Perú actual, el culto a la Pachamama, en algunos casos, ha adquirido características cristianas o ha sido reinterpretado dentro de un marco religioso católico. Ritos como la ofrenda a la Pachamama han incorporado “ciertos símbolos y oraciones cristianas” y también han sido “objeto de reinterpretaciones cristianas”, tanto implícitas como explícitas. Una de estas reinterpretaciones es que Pachamama representa la generosidad natural creada por Dios. Para algunos andinos, escribe, "la Pachamama ha perdido su identidad original y se ha convertido en un símbolo de la providencia del Dios único, o [...] una realidad sagrada que alimenta a la humanidad en nombre de Dios".[19]

Un antecedente artístico e histórico de este sincretismo lo constituye la representación de la Virgen Cerro del s XVIII, en la que el Cerro Rico de Potosí es antropomorfizado adquiriendo la imagen de la Virgen.[20]

En la misma línea, el Papa Juan Pablo II, en dos homilías pronunciadas en Perú y Bolivia, identificó el homenaje a la Pachamama como un reconocimiento ancestral de la providencia divina que en cierto sentido prefiguraba una actitud cristiana hacia la creación. El 3 de febrero de 1985 manifestó que “sus antepasados, al pagar tributo a la tierra (Mama Pacha), no hacían más que reconocer la bondad de Dios y su presencia benéfica, que les proveía de alimento a través de la tierra que cultivaban."[21]​ El 11 de mayo de 1988 afirmó que Dios “sabe lo que necesitamos de los alimentos que produce la tierra, esa realidad variada y expresiva que sus antepasados llamaron“ Pachamama ”y que refleja la obra de la divina providencia al ofrecernos sus dones para el bien del hombre".[22]

Marzal también afirma que para algunos andinos, la Pachamama conserva un “papel intermediario” entre Dios y el hombre dentro de un marco principalmente católico similar al de los santos.[23]​ Algunos estudiosos etnográficos también han notado una identificación sincrética de Pachamama con la Virgen María..[24]​ En Puno, Perú la Pachamama a veces se sincretiza como la Virgen de la Candelaria.[25]​ En Bolivia, la Pachamama es identificada con la Virgen de Copacabana en La Paz,[26]​ la Virgen de Urkupiña en Cochabamba,[27]​ y la Virgen del Socavón en Oruro.

Uso político[editar]

La creencia en la Pachamama ocupa un lugar destacado en la narrativa nacional peruana. El ex presidente Alejandro Toledo realizó una inauguración simbólica el 28 de julio de 2001 en la cima de Machu Picchu. La ceremonia contó con un anciano religioso quechua dando una ofrenda a la Pachamama.[28]​ Algunos intelectuales andinos identifican a la Pachamama como un ejemplo de autóctonismo.

El expresidente boliviano Evo Morales invocó el nombre de Pachamama, además de utilizar un lenguaje y simbolismo que atraía a la población indígena de Bolivia, en discursos a lo largo de su presidencia.[29][30]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Dransart, Penny. (1992) "Pachamama: The Inka Earth Mother of the Long Sweeping Garment." Dress and Gender: Making and Meaning. Ed. Ruth Barnes and Joanne B. Eicher. New York/Oxford: Berg. 145-63. Print.
  2. a b Patricia Mathews-Salazar (2006). «Becoming All Indian: Gauchos, Pachamama Queens and Tourists in the Remaking of an Andean Festival». Festivals, Tourism and Social Change (en inglés). doi:10.21832/9781845410490-006. 
  3. Murra, John V. (1962). «Cloth and Its Functions in the Inca State». American Anthropologist 64 (4): 714. doi:10.1525/aa.1962.64.4.02a00020. 
  4. Merlino, Rodolfo y Mario Rabey (1992). «Resistencia y hegemonía: Cultos locales y religión centralizada en los Andes del Sur». Allpanchis (40): 173-200. 
  5. Molinie, Antoinette (2004). «The Resurrection of the Inca: The Role of Indian Representations in the Invention of the Peruvian Nation». History and Anthropology 15 (3): 233-250. S2CID 162202435. doi:10.1080/0275720042000257467. 
  6. Hill, Michael (2008). «Inca of the Blood, Inca of the Soul». Journal of the American Academy of Religion 76 (2): 251-279. PMID 20681090. S2CID 20198583. doi:10.1093/jaarel/lfn007. 
  7. a b Lira, Jorge A (1944). Diccionario Kkechuwa – Español. Tucumán, Argentina. 
  8. a b LIRA, Jorge A. (1944): Diccionario kkechuwa-español (volumen II). Tucumán (Argentina): sin editorial, pág. 719.
  9. Diccionario supracitado
  10. Kill, Lucia 1969 Pachamama. Die Erdgöttin in der altandinen Religion. Univ. Diss. Bonn.
  11. VALDIVIA, María Paz. «Cosmovisión aimara y su aplicación práctica en un contexto sanitario del norte de Chile». Revista de Bioética y Derecho, n.º 7, junio de 2006. Pág. 1.
  12. Merlino, Rodolfo y Mario Rabey (1992). «Resistencia y hegemonía: Cultos locales y religión centralizada en los Andes del Sur». Allpanchis (40): 173-200. 
  13. MERLINO, Rodolfo; y RABEY, Mario (1983). «Pastores del altiplano andino meridional: religiosidad, territorio y equilibrio ecológico», Allpanchis, 21: págs. 149-171. Cusco (Perú).
  14. RABEY, Mario; y MERLINO, Rodolfo (1988). «El control ritual-rebaño entre los pastores de la puna argentina». En: Flores Ochoa, Jorge (ed.), Llamichos y paqocheros: pastores de llamas y alpacas: págs. 113-120. Cuzco (Perú).
  15. a b Mario Rabey y Rodolfo Merlino (1988). «El control ritual-rebaño entre los pastores del altiplano argentino». En Jorge Flores Ochoa, ed. Llamichos y Paqocheros: Pastores de Llamas y Alpacas (Cusco, Perú): 113-120. 
  16. a b Merlino, Rodolfo y Mario Rabey (1983). «Pastores del Altiplano Andino Meridional: Religiosidad, Territorio y Equilibrio Ecológico». Allpanchis (Cusco, Perú) (21): 149-171. 
  17. a b c d e f g h i j k l m Matthews-Salazar, Patricia. (2006) "Becoming All Indian: Gauchos, Pachamama Queens, and Tourists in the Remaking of an Andean Festival." Festivals, Tourism and Social Change: Remaking Worlds. Ed. David Picard and Mike Robinson. N.p.: Channel View Publications. 71–81.
  18. Mariscotti de Görlitz, Ana María 1978 Pachamama santa tierra: contribución al estudio de la religión autóctona en los Andes centro-meridionales. Berlin: Gebr. Mann Verlag.
  19. Marzal, Manuel (2002). Tierra encantada: Tratado de antropología religiosa de América Latina. Editorial Trotta. pp. 198-205. ISBN 978-84-8164-566-8. 
  20. «Virgen del Cerro». 
  21. John Paul II (3 de febrero de 1985). «Homily in Cuzco, Peru». 
  22. John Paul II (11 de mayo de 1988). «Homily in Cochabamba, Bolivia». 
  23. Marzal, pp. 411–412.
  24. Marzal, p. 414.
  25. Manuel Paredes Izaguirre. «COSMOVISION Y RELIGIOSIDAD EN LA FESTIVIDAD». Archivado desde el original el 28 de agosto de 2010. Consultado el 15 de febrero de 2010. 
  26. La Pachamama y la Virgen de Copacabana.
  27. «Los secretos del cerro, entre amuletos y fe», Archivado el 24 de enero de 2012 en Wayback Machine. Los Tiempos, 14 de agosto de 2011.
  28. Hill, Michael (2008). «Inca of the Blood, Inca of the Soul». Journal of the American Academy of Religion 76 (2): 251-279. PMID 20681090. S2CID 20198583. doi:10.1093/jaarel/lfn007. 
  29. «Information Services Latin America». July 2006. 
  30. Kozloff, Nikolas (7 de agosto de 2007). Hugo Chávez: Oil, Politics, and the Challenge to the U.S. Palgrave Macmillan. p. 171. ISBN 9781403984098. (requiere registro). «pachamama morales.» 

Enlaces externos[editar]