No se aceptan devoluciones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

No se aceptan devoluciones (en inglés: Instructions Not Included) es una película mexicana de comedia dramática protagonizada, co-escrita y dirigida por el actor y comediante mexicano, Eugenio Derbez.

Con un bajo presupuesto de $5 millones de dólares, la película ha logrado recaudar $99,067,206 dólares ($1,273,881,370 pesos mexicanos) convirtiéndose en la primera película mexicana en llegar a los mil millones de pesos mexicanos a nivel mundial, catalogándose como la película mexicana más taquillera de la historia por arriba de Nosotros los nobles (producción mexicana realizada por el director mexicano, Gary Alazraki).

Argumento[editar]

Valentín Bravo es un hombre a quien desde niño se le ha impuesto vivir la vida al límite por su padre, un fanático de las emociones extremas y clavadista de acantilados de Acapulco llamado Juan "Johnny" Bravo. Él nunca entendió por qué le intentaba hacer encarar sus peores miedos, los cuales constantemente ve aparecer personificados como lobos cuando alguna situación requiere ser enfrentada y no desea hacerlo; finalmente las exigencias de su padre acaban abrumándolo y generando un quiebre donde Valentín se aleja rechaza todo lo que éste le enseñó. Veinticinco años más tarde no ha superado sus miedos grandes ni pequeños, siendo especialmente temeroso de los compromisos sentimentales y las responsabilidades de un adulto.

Valentín es un mujeriego que constantemente lleva mujeres diferentes a su apartamento de soltero en Acapulco, una de ellas es una turista norteamericana llamada Julie Weston a quien como lo ha hecho con muchas otras le jura amor eterno para lograr que acepte acostarse con él. Veinte meses después, Julie llega con una sorpresa que no esperaba: es padre y fingiendo que va a pagar el taxi le encarga la bebé y abandona a su hija con Valentín.

Decidido a devolver a su hija Maggie, la bebé, a su madre en Los Angeles. Gracias a una foto descubre que ella trabajaba como profesora de aeróbica en un hotel, por lo que cruza ilegalmente la frontera y llega al lugar. Allí los trabajadores le explican que ella fue despedida al descubrirse que llevaba gente a la suite para tener sexo ya que se trata de una mujer en extremo promiscua, sin embargo como Valentín no comprende el inglés erróneamente piensa que le dicen que ella está en ese cuarto por lo que deja a Maggie cerca de la piscina del hotel y sube a buscarla; así conoce a Frank, un director de cine que busca un doble de riesgo para sus películas; cuando Maggie cae a la piscina Valentín a pesar del miedo se arroja desde el balcón del último piso para rescatarla; al ver esto, Frank le ofrece el trabajo para poder mantener a Maggie ya que no puede regresar a México con ella. Valentín, quien ha comprendido al ver a la bebé en peligro que la quiere y desea cuidarla, acepta este trabajo.

Siete años más tarde Valentín es un reputado doble que gana hasta U$10.000 por día, gracias a lo cual cuida a su hija con lujos; esto a pesar que aun es un cobarde que se aterra ante el peligro, pero esto pasa siempre a segundo plano ante el miedo a decepcionar a su hija, quien lo ve como un hombre valiente e imparable. Un día, en lo que hace creer a Maggie que es un chequeo de rutina en la clínica, el doctor lo examina e inyecta y tras hacer salir a la niña le explica que algún tratamiento que estaban llevando a cabo no funcionó y que le queda poco tiempo de vida. Valentín asustado decide aprovechar el tiempo junto a su hija al máximo.

La versión que Maggie conoce sobre sus padres es que anteriormente estuvieron casados pero se divorciaron y Julie se ha dedicado a viajar por el mundo viviendo aventuras, conociendo personalidades y llevando a cabo misiones para proteger la paz; para mantener la ilusión de la niña cada semana Valentín le escribe una carta fingiendo ser Julie donde le cuenta lo que ha hecho y dice cuanto la ama junto a fotomontajes realizados sobre la única fotografía que poseen de ella, donde la muestran en grandes aventuras. Sin embargo, al ver como esto afecta su relación con otros niños, quienes se burlan de ella por las historia inverosímiles que cuenta sobre su madre y por decir que es nieta de Johnny Bravo, decide contratar una actriz para que se haga pasar por Julie, sin embargo, la madre de Maggie aparece repentinamente y se encuentra con la niña.

Julie decide quedarse algunos días en Los Ángeles junto a Maggie, naciendo rápidamente un gran cariño por su hija. Valentín también siente algunos sentimientos despertar en su interior hacia Julie, pero todo esto se echa por tierra cuando ella revela que desea presentarles a su pareja, quien resulta ser una mujer llamada Renée. De todas formas y sabiendo la imagen que Valentín ha construido sobre su madre para Maggie, Julie no duda en decirle a la niña que todo son mentiras inventadas por su padre, aunque Valentín logra evitar que le revele que la había abandonado, de todas formas, esto produce una fractura en su relación con Maggie, quien ve a su padre ahora como un mentiroso. A los pocos días Julie se despide ya que deben regresar a Nueva York, prometiendo regresar en pocos días y visitarla de forma regular; sin embargo poco después Valentín recibe una notificación donde lo ha demandado para obtener la custodia total de Maggie.

A pesar que tras ver la relación de Valentín con Maggie, Julie tiene claro que es un padre amoroso y protector no tiene reparos en señalar como falencias la incapacidad de él para hablar inglés y el hecho que trabaje como doble, haciendo hincapié en que comparado con esto, el hecho que ella la abandonara es insignificante, al mismo tiempo, Renée y su abogado enaltecen su imagen mostrándola como una mujer valerosa que superó sus adicciones y la mala vida para estudiar y convertirse en abogada. Valentín, decidido a no perder a su hija, renuncia a su carrera y busca un trabajo más seguro; Frank, única persona que conoce el secreto, insiste en que si revela el diagnóstico del médico el juez no se atreverá a separarlos, pero el padre es inflexible respecto a jamás revelarlo. El día del juicio a pesar que muchos amigos testifican a su favor, se expresan, sin intención, de forma que lo hace parecer inepto o negligente el juez, tras oír a Valentín declarar, dictamina que la custodia de Maggie le pertenece ya que ha demostrado no solo que es capaz de saltar de un edificio por su bien, sino también a renunciar a seguir haciéndolo, por lo cual Julie pierde la custodia de la niña.

Ante esto la madre de la niña revela que Valentín no es realmente el padre biológico, simplemente es alguien a quien decidió engañar para deshacerse de ella y con una prueba de paternidad obtiene la custodia. Valentín y Maggie deciden escapar a Acapulco, donde él le promete que por fin podrá conocer a su abuelo de quien ha oído tantas historias y con quien él desea reconciliarse; pero una vez allí se enteran que Johnny falleció hace tiempo, haciendo que su hijo reconozca que desde que Maggie llegó a su vida comprendió los motivos tras la forma de actuar de su padre y lo mucho que lamenta jamás haber podido hacer las paces con él.

Julie intenta obtener información acerca del paradero de su hija amenazando a Frank y éste termina relevándo la verdad sobre el diagnóstico. Julie llega a Acapulco y se reúne con Valentín y Maggie demostrando que tras enterarse de la verdad no tienen intenciones de continuar el litigio; los tres viven felizmente como una familia por las siguientes dos semanas, mientras se oye la voz de Valentín explicar como es que el diagnóstico del doctor se refería realmente a Maggie, quien tenía una deformación coronaria degenerativa que en el mejor de los casos la sumiría en un coma permanente y en el peor y más probable la mataría en algún momento mientras durmiera. Una tarde estando sentados a la orilla del mar, se confirma el diagnóstico y Maggie muere pacíficamente en brazos de Valentín mientras observaban el atardecer.

Un año después, Valentín aun vive en Acapulco y habla acerca del cambio de vida que tuvo gracias a Maggie, las enseñanzas de su difunto padre y como gracias a los dos los lobos aun existen, pero ha aprendido a vivir con ellos, finalmente menciona que en su mente se imagina que Maggie está en el cielo, jugando con su abuelo quien continúa enseñándole a ser valiente.

Reparto[editar]

Producción[editar]

No se aceptan devoluciones está protagonizada, co-escrita y dirigida por el actor cómico mexicano, Eugenio Derbez, misma que marca su debut en el ámbito cinematográfico.

La película, misma que fue filmada en Acapulco, Guerrero y otras localidades en Los Ángeles, California, cuenta también con la participación de Alessandra Rosaldo (esposa del mismo actor y director de ésta), Arcelia Ramírez, Hugo Stiglitz, Agustín Bernal y Karla Souza. La música estuvo a cargo de Carlo Siliotto, mismo quien colaboró en la película mexicana, La misma Luna.

Cabe mencionar que este trabajo le tomó al director más de 12 años en concretarse.

Recepción[editar]

Estados Unidos[editar]

No se aceptan devoluciones fue estrenada el 6 de septiembre en Estados Unidos, logrando recaudar más de $39 millones de dólares, convirtiéndola en un éxito de taquilla. Durante el evento estuvieron presentes celebridades de Hollywood como Eva Longoria y Rob Schneider (quien había trabajado previamente con el actor en la serie de televisión, ¡Rob!, misma que fue cancelada unos meses después de su estreno en Estados Unidos).

México[editar]

La ópera prima de Derbez estuvo en los cines mexicanos el 20 de septiembre, estando presentes varios artistas invitados a la hora de disfrutar su premiere (que tuvo lugar el 17 de septiembre) en la ciudad de México, entre algunos de estos famosos se encontraban; Benny Ibarra, Zoraida Gómez, Omar Chaparro y Erika Buenfil.

La película llegó con más de mil 500 copias, alrededor del país, siendo ésta toda una distribución de récord. Asimismo, durante su primer día de estreno, llegó a contabilizar cerca de unos 750 mil espectadores y se convirtió a la vez en la película hablada en español más taquillera en la historia en los Estados Unidos.

A pesar del éxito alcanzado no fue aceptada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas para representar a México en los Premios de la Academia de ese año siendo Helí, la película inscrita para aspirar a una nominación al Óscar a la mejor película extranjera candidatura que finalmente no fue obtenida. Aunque esta película aspiró en solitario a los premios Óscar y Goya como independiente.

España[editar]

En Madrid; el Séptimo Arte del Mexicano Eugenio Derbez, no fue bien recibida por la Audiencia ni por la Prensa Española. Un especialista del diario "El País" se refirió a la cinta como un melodrama falso, además de compararla con la película "Kramer contra Kramer".

Crítica[editar]

No se aceptan devoluciones ha sido recibida con críticas positivas por parte del público en general, no así, de la crítica profesional ya que la película mantiene un promedio del 56% en el sitio web de Rotten Tomatoes proveniente de 16 reseñas.

Asimismo, obtiene una calificación de 5.5/10 en Metacritic.

Filantropía para Damnificados en Acapulco[editar]

Irónicamente, siendo la película filmada en Acapulco, ésta, días antes de su estreno, se vio muy afectada por el Fenómeno Natural "Manuel", la cuál dejó a cientos de personas damnificadas, estructuras colapsadas y ríos desbordantes, impidiendo la entrada de la cinta a la ciudad, por lo que su estreno se retrasó un día en Acapulco. Así la empresa cinematográfica Cinépolis y la producción de la película, donaron el 100% de los ingresos de la taquilla del día 27 de septiembre para disminuir los estragos de este Fenómeno Natural.

Recaudación[editar]

No se aceptan devoluciones recaudó dos millones de dólares en su primer día de estreno en Estados Unidos y cerró sorpresivamente en el cuarto lugar recaudando $7.8 millones de dólares pese a que fue un estreno limitado a varias ciudades del orbe. En su segunda semana, amplió su estreno a más salas logrando recaudar 10.3 millones de dólares. Al 2 de octubre, la cinta llevaba recaudada la cantidad de $39.2 millones de dólares superando a El laberinto del fauno como la cinta en español más taquillera de la historia y es la cuarta cinta extranjera más taquillera de todos los tiempos en Estados Unidos.[1]

El 20 de septiembre se estrenó la cinta en México con una cifra récord de $31 millones de pesos para acumular en su primer fin de semana poco más de $148 millones de pesos. En su segunda semana, logró acumular un total de $328 millones de pesos y romper el récord que la producción de Gary Alazraki, Nosotros los nobles, había establecido este mismo año para convertirse en la cinta mexicana más taquillera de la historia. Al 3 de octubre, la cinta llevaba recaudados $407 millones de pesos y es la quinta cinta más taquillera del año.[2]

Premios[editar]

People's Choice[editar]

Año Categoría Película Resultado
2013 Mejor película de comedia No se aceptan devoluciones Nominada

Young Artist Award[editar]

Año Premio Categoría Participante(s) Resultado Ref.
2014 Young Artist Award Best Leading Young Actress in a Feature Film Loreto Peralta Ganadora [3]
Best Supporting Young Actress in a Feature Film Laura Krystine Nominada

Premios ACE[editar]

Año Categoría Película Resultado
2014[4] Cinema Mejor primer trabajo No se aceptan devoluciones Ganador
Diosas de Plata[5] [6]
Año Categoría Persona Resultado
2014 Mejor película Nominada
Diosa de Plata Emilio “Indio” Fernández a director Eugenio Derbez Nominado
Diosa de Plata a actor Eugenio Derbez Nominado
Revelación Femenina Alessandra Rosaldo Nominada
Ópera prima Ganadora
Mejor Edición Carlos Bolado y Santiago Pérez Rocha Nominados
Mejor Guion Eugenio Derbez y Guillermo Ríos Nominados
Mejor Actuación infantil Loreto Peralta Ganadora
Canción para cine "Sueña corazón" Autor e intérprete: Benny Ibarra de Llano Ganador

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]