Narcoparamilitarismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El término Narcoparamilitarismo hace referencia al fenómeno que reemplazó del todo al Paramilitarismo y al Narcotráfico en Colombia a partir del año 2006, tras la desmovilización de las ultraderechistas AUC (Autodefensas Unidas de Colombia) y de la desaparición del Cartel del Norte del Valle, cuando surgieron 22 grupos conformados por desmovilizados de las AUC, esta vez liderados por ex-miembros de los desaparecidos carteles colombianos del narcotráfico, o por ex-mandos medios de las Autodefensas que volvieron a las armas únicamente bajo el objetivo de tomar espacios dejados por ex-narcotraficantes, algunos camuflados entre las AUC.

Narcoparamilitarismo y Paramilitarismo[editar]

El término Narcoparamilitarismo hace referencia a los grupos armados ilegales creados por narcotraficantes con el fin de defender su dominio sobre los cultivos de droga y de defenderse de las extorsiones de grupos armados tanto de Izquierda (Guerrillas), como de Derecha (Paramilitares), algo que los dos bandos llaman respectivamente "Impuesto revolucionario" e "Impuesto al gramaje" de esta manera un grupo Narcoparamilitar puede ser enemigo de un grupo Paramilitar, así mismo sería un error hasta cierto punto, identitificar a estos grupos con la derecha; unos ejemplos concretos de esto son los siguientes:

  • El grupo MAS (Muerte a Secuestradores), creado por los capos del Cartel de Medellín, para hacerle frente a las Guerrillas de las FARC y del M-19, y a los nacientes grupos paramilitares basados en el modelo de la Autodefensa Campesina que precedieron a las AUC.
  • Las Bandas criminales emergentes (Bacrim) surgidas tras la desmovilización de las AUC, usadas como una forma de paramilitarismo por Narcotraficantes.
  • El grupo de Los Zetas en México al servicio del Cártel del Golfo, especializados en la lucha Contrainsurgente.

Mientras que Paramilitarismo, hace referencia tanto a los grupos armados de élite (en la mayoría de casos, de Derecha), como es el caso de los contraguerrilleros basados en el modelo de guerra de la Autodefensa Campesina como es el caso de las AUC en Colombia y los grupos de Autodefensa pre-existentes, aunque los líderes de esta organización también se involucraron con el Narcotráfico, al igual que las guerrillas de las FARC, ELN, y EPL, con quienes estuvieron en guerra a causa de las diferencias ideológicas.

Narcoparamilitarismo en Colombia[editar]

Tras la desmovilización de las AUC en el gobierno del Presidente Alvaro Uribe Vélez, varios de los ex-combatientes de esta organización volvieron a las armas y se agruparon en 22 estructuras criminales independientes, en la mayoría de casos con el nombre de Águilas Negras, esta vez bajo el mando de ex-miembros de los desaparecidos carteles colombianos del Narcotráfico, como es el caso de Daniel Barrera Barrera (capturado en 2012) y de Luis Enrique Calle Serna (quien se entregó a Estados Unidos en 2012), o de ex-mandos medios de las autodefensas, como es el caso de "Don Mario" (capturado en 2009) y "Cuchillo" (abatido en 2010).

Grupos Post-AUC[editar]

  • Las Águilas Negras de Vicente Castaño Gil y Daniel Rendon Herrera, alias Don Mario, fue la primera banda criminal y primer grupo narcoparamilitar que existió en el país, heredando las actividades ilícitas de las AUC, incluyendo narcotráfico. Tras la desaparición de Vicente Castaño y la captura de Don Mario, algunos grupos de Águilas Negras se sometieron a la justicia y los otros se integraron al Clan de Golfo.
  • El Clan del Golfo, otro remanente creado por Don Mario, conocidos anteriormente como Los Urabeños, Bloque Héroes de Castaño y/o Clan Úsuga, es el único que esta activo. El nombre de Clan Úsuga era por los herederos del imperio de Don Mario, los hermanos Úsuga David: Juan de Dios (abatido por la Policía en 2012) y Dairo Antonio (actual líder de la organización), quien ha manifestado en 2017 su voluntad para someterse a la justicia con el resto de la organización debido a la acción contundente de las autoridades contra ellos.
  • El ERPAC (Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia), de Pedro Oliviero Guerrero Castillo, alias "Cuchillo" (abatido en 2010) y de Daniel Barrera Barrera, alias "El Loco Barrera" (capturado en el 2012). Operaba en los departamentos cuyo territorio conforma los Llanos Orientales y tenía un pie de fuerza de más de 700 miembros, de los cuales se sometieron a la justica más de 500 en 2011 con la caída de sus líderes. Quienes no se entregaron, quedaron divididos en 2 grupos o disidencias, que empezaron luchando entre sí por el control de estos territorios: El Bloque Meta y el Bloque Libertadores del Vichada. Mauricio Pachón Rozo, alias Puntilla, reunificó los dos grupos con un nuevo nombre: Los Puntilleros, organización que quedó disuelta en 2017 con la captura de su último líder, Arnulfo Guzmán, alias Tigre.

Los siguientes grupos eran remanentes de las Águilas Negras que se sometieron a la justicia o que se anexaron al Clan de Golfo:

  • Águilas Negras del Oriente de Caldas de Walter Ochoa Guisado, alias "El Gurre". Operaba en el oriente del departamento de Caldas. Tenía 80 miembros.
  • Águilas Negras de Alta Guajira de Arnulfo Sánchez, alias "Pablo". Operaba en el departamento de La Guajira. Contaba con un número 40 miembros.
  • Águilas Negras del Sur de Bolívar de alias "Scooby". Operaba en el sur del departamento de Bolívar y contaba con un número de 20 miembros.
  • Águilas Negras de Caquetá. Operaba en el departamento de Caquetá. Contaba con 30 miembros.

Grupos Convencionales del Narcotráfico[editar]

A pesar que estos grupos en sus nombres y en sus comunicados a la opinión pública han querido dar entender que están identidicados con una ideología política determinada y bajo unos fines encaminados al beneficio de la comunidad, el gobierno no les cambia la denominación de narcoparamilitares, ya que en realidad su único interés es controlar todas las actividades relacionadas con el narcotráfico y el crimen organizado, además la mayoría de sus líderes son antiguos narcotraficantes que han ido adquiriendo jerarquía en sus organizaciones e importancia ante el gobierno tras la captura de sus líderes, e inclusive han hecho alianzas hasta con las mismas guerrillas.

Situación Actual de los Grupos Narcoparamilitares[editar]

A 2017, la gran mayoría de estos grupos fueron disueltos, eliminados por la fuerza pública o limitados a ciertas regiones del país (estructuras Tipo B y C) como la Oficina de Envigado, que concentran sus acciones en el Área Metropolitana de Medellín. Según informe del gobierno colombiano en 2016, solo el El Clan del Golfo tiene influencia a nivel nacional.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]