Martín Bucero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Martin Bucer»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Martín Bucero a la edad de 53 años (grabado René Boyvin).

Martín Bucero[a] (en alemán Martin Bucer, y este del alto alemán moderno Martin Butzer;[3] [4] [b] Schlettstadt, 11 de noviembre de 1491jul.Cambridge, 28 de febrero de 1551jul.) fue un teólogo alemán que participó en la Reforma protestante en Estrasburgo e influyó en las doctrinas y prácticas luteranas, calvinistas y anglicanas. Originalmente era miembro de la Orden de Predicadores, pero después de conocer a Martín Lutero en 1518 hizo arreglos para anular sus votos monásticos. A continuación, comenzó a trabajar para la Reforma, con el apoyo de Franz von Sickingen, caballero del Sacro Imperio.

Sus esfuerzos para reformar la Iglesia en Wissembourg condujeron a su excomunión de la Iglesia católica romana, y se vio obligado a huir a Estrasburgo. Allí, se unió a un equipo de reformistas, que incluía a Matthäus Zell, Wolfgang Capito y Caspar Hedio. Actuó como mediador entre dos líderes de la Reforma, Lutero y Ulrico Zuinglio, quienes diferían sobre la doctrina de la eucaristía. Más tarde, Bucero trató de interceder en discusiones sobre los artículos comunes de la fe, como Confesión Tetrapolitana y la Concordia de Wittenberg —en esta última tuvo una importante colaboración de Philipp Melanchthon—.

Bucero crera que se podría convencer a los católicos del Sacro Imperio a unirse a la Reforma. A través de una serie de conferencias organizadas por el emperador Carlos V, trató de unir a protestantes y católicos para crear una iglesia nacional alemana independiente de la autoridad papal. No pudo lograr esto, ya que varios acontecimientos políticos condujeron a la Guerra de Esmalcalda y el retroceso del protestantismo en el Imperio. En 1548, fue persuadido, bajo coacción, de firmar el Interim de Augsburgo, que impuso ciertas prácticas de origen católico. Sin embargo, continuó promoviendo reformas hasta que la ciudad de Estrasburgo aceptó el interino y lo expulsaron.

En 1549 es exilió en Inglaterra, donde, bajo la dirección de Thomas Cranmer, influyó en la segunda revisión del Libro de Oración Común. Murió en Cambridge a los 59 años. Aunque su ministerio no pudo una nueva denominación, muchas corrientes protestantes lo han reclamado como uno de sus fundadores y lo recuerdan como uno de los pioneros del ecumenismo.

Contexto histórico[editar]

Mapa de las dos particiones del Electorado de Sajonia (en verde y rosa). Sajonia estaba dividida en dos principados, uno de los cuales, con su capital en Wittenberg, era un electorado. Carlos V transfirió al electorado y gran parte de su territorio a la Sajonia albertina en 1547, después de la derrota de la Liga de Esmalcalda y Juan Federico I de Sajonia. Hesse estaba al oeste de Sajonia.

En el siglo XVI, el Sacro Imperio Romano Germánico era un importante estado centralizado. El imperio se dividía en muchos principados y ciudades-estado que proporcionaban un poderoso control sobre el gobierno del emperador del Sacro Imperio. La división de poderes entre el emperador y los diversos estados hizo posible la Reforma en Alemania, ya que las entidades federadas defendieron a los reformistas dentro de sus territorios. En el Electorado de Sajonia, Martín Lutero fue apoyado por el elector Federico III y sus sucesores, Juan y Federico. Felipe I de Hesse —cuyas posesiones estaban a medio camino entre Sajonia y Renania— también apoyó la Reforma, y ocupó un lugar destacado en la vida de Lutero y Bucero. El emperador Carlos V tuvo que equilibrar las demandas de sus súbditos imperiales. Al mismo tiempo, era distraído por las guerras con Francia, el Imperio otomano e Italia. La rivalidad política tuvo gran influencia en los acontecimientos eclesiásticos dentro del Imperio.[5]

Además de los principados, las ciudades imperiales libres —nominalmente bajo el control del emperador, pero realmente gobernados por concejos que actuaron como gobiernos soberanos—[6] estaban esparcidos por todo el Imperio. A medida que la Reforma se establecía, se produjeron enfrentamientos en muchas ciudades, entre reformistas locales y magistrados conservadores de las ciudades. En una ciudad imperial libre, Estrasburgo, Martín Bucero comenzó su obra. Situada en la frontera occidental del Imperio, esta ciudad era aliada de ciudades suizas al otro lado del yugo imperial. Algunas habían adoptado una religión reformada distinta del luteranismo, en la que los conceptos sociales humanistas y la ética comunitaria desempeñaban un papel más importante.[7] Junto con un grupo de ciudades imperiales libres en el sur y oeste del territorio alemán, Estrasburgo siguió este modelo de Reforma. Era administrada por un gobierno local complejo —bajo el control de unas cuantas familias poderosas y gremios acaudalados—. En el tiempo de Bucero, fue creciendo el malestar social a medida que los artesanos de menor nivel resentían su inmovilidad social y la disparidad de ingresos. Los ciudadanos no tenían prevista la revolución, pero eran receptivos a nuevas ideas que pudieran transformar sus vidas.[8]

Infancia y juventud[editar]

Nació en Schlettstadt (Alsacia), una ciudad imperial libre del Sacro Imperio. Su padre y abuelo, ambos llamados Noel Bucero, construían barriles y tinas para el comercio.[9] [10] [c] No hay datos sobre la madre.[12] [11] [3] Probablemente, Bucero asistió a una prestigiosa escuela de gramática de Schlettstadt, donde los artesanos enviaban a sus hijos.[d] Completó sus estudios en el verano de 1507 y se unió a la Orden de Predicadores como novicio. Más tarde, afirmó que su abuelo le había obligado a entrar a la Orden. Después de un año, fue consagrado como un acólito en la iglesia de San Guillermo de Estrasburgo, adminitrada por los guillermitas, e hizo sus votos como un fraile dominicano. En 1510, fue consagrado diácono.[14] Hacia 1515 estudiaba teología en un monasterio de los dominicos en Heidelberg. Al año siguiente, tomó un curso de dogmática en Maguncia, donde fue ordenado sacerdote. Volvió a Heidelberg en enero de 1517 para inscribirse en la universidad.[15] En esta época fue influido por el humanismo y empezó a comprar libros publicados por Johann Froben y Erasmo.[16] [10] En 1518, el catálogo de libros de Bucero incluía las principales obras de santo Tomás de Aquino,[10] líder de la escolástica medieval y de la Orden de Predicadores.[17]

Monasterio de los dominicos en Heidelberg.

En abril de 1518, Johann von Staupitz, vicario general de los agustinos, invitó Martín Lutero a Wittenberg para discutir su teología en la disputación de Heidelberg.[18] Aquí, Bucero se reunió con Lutero por primera vez.[19] [20] En una larga carta a su mentor, el Beato Renano, contó lo que aprendió y comentó sobre algunas de las noventa y cinco tesis de Lutero. Estaba de acuerdo con gran parte de ellas y percibía que las ideas de Lutero y Erasmo estaba en concordancia. Debido a que reunirse con Lutero era riesgoso en ese momento, pidió a Renano que guardara la carta para que no cayera en manos equivocadas. También redactó su testamento, que contenía el inventario de sus libros. A principios de 1519, Bucero recibió el grado de baccalaureus. Sin embargo, en verano de ese año, manifestó sus opiniones teológicas en una discusión en la facultad en Heidelberg y reveló su ruptura con la doctrina de Aquino y la escolástica.[21]

Franz von Sickingen fue el protector y defensor de Bucero en sus primeros años.

Los eventos que lo obligaron a abandonar la Orden surgieron del acercamiento a nuevas ideas y el creciente contacto con otros humanistas y reformistas. Uno de sus compañeros, Jacob van Hoogstraaten, gran inquisidor de Colonia, trató de perseguir a Johannes Reuchlin, un erudito. Otros estudiosos, como el noble Ulrich von Hutten y el caballero imperial Franz von Sickingen, se posicionaron del lado de Reuchlin. La cacería de Hoogstraten fue frustrada, pero empezó a planear un ataque a Bucero. El 11 de noviembre de 1520, Bucero escribió al reformista Wolfgang Capito que Hoogstraaten amenazaba con hacerlo un ejemplo de castigo, tal y como hizo con un seguidor de Lutero.[22] Para escapar de la jurisdicción dominicana, necesitaba liberarse de sus votos monásticos. Capito y otros pudieron acelerar la anulación de los votos, y el 29 de abril de 1521 fue liberado formalmente de la Orden de Predicados.[23] [24]

En los siguientes dos años, estuvo protegido por Sickingen y Hutten.[22] También trabajó durante un tiempo en la corte del elector palatino Luis V, como capellán de Federico, su hermano menor.[25] [26] [27] Sickingen era una figura importante en la corte de Luis.[28] Este nombramiento permitió que Bucero viviera en Núremberg, la ciudad más poderosa del Imperio y cuyos funcionarios de gobierno eran mayoritariamente reformistas. Allí conoció a muchas personas que compartían sus puntos de vista, como los humanistas Willibald Pirckheimer y Andreas Osiander, futuro reformista de esa ciudad. En septiembre de 1521, Bucero aceptó a Sickingen una oferta de trabajo como pastor en Landstuhl —donde el caballero imperial tenía un castillo—[29] y se trasladó a esa localidad de mayo de 1522.[30] [31] En el verano de 1522, se casó con Elisabeth Silbereisen, ex monja católica.[32] [16]

Sickingen también le ofreció el financiamiento de sus estudios en Wittenberg.[33] En su camino, Bucero se detuvo en la ciudad de Wissembourg, cuyo líder reformista, Heinrich Motherer, le pidió que fuera su capellán. Accedió a interrumpir su viaje y se comenzó a trabajar de inmediato, con sermones diarios en los que atacaba las prácticas tradicionales de la Iglesia y las órdenes monásticas. De acuerdo a sus creencias, la Biblia era la única fuente de conocimiento para alcanzar la salvación (sola scriptura) y que la misa no debía considerarse como una «recrucificación de Cristo», sino un recibimiento del don de la salvación divina a través de Cristo. Acusó a los monjes de crear reglas adicionales a lo que está establecido en la Biblia.[34] [35] Resumió sus convicciones en seis tesis y pidió a un debate público. Sus oponentes, los franciscanos y dominicos locales, lo ignoraron, pero sus prédicas incitaron a la gente del pueblo a amenazar a los monasterios de la ciudad. El obispo de Espira respondió con la excomulgación y, aunque el ayuntamiento continuó apoyándolo, otros acontecimientos amenazaron la vida de Bucero.[16] Su benefactor, Franz von Sickingen, fue derrotado y asesinado durante Revuelta de los Caballeros de 1522, y Ulrich von Hutten estaba fugitivo.[36] El ayuntamiento pidió a Bucero y Motherer que se fueran, y el 13 de mayo de 1523 huyeron a la cercana Estrasburgo.[37] [38]

Reformista en Estrasburgo[editar]

Matthäus Zell era el reformista más importante de Estrasburgo y ayudó a Bucero en su llegada a la ciudad.

Excomulgado y sin medios de subsistencia, se encontraba en una situación precaria cuando llegó a Estrasburgo. No era un ciudadano de la ciudad, una condición que concede la protección. El 9 de junio de 1523 escribió una carta urgente al reformista de Zúrich, Ulrico Zuinglio, pidiendo una llegada segura a Suiza. Para su suerte, el Concejo de Estrasburgo estaba bajo la influencia del protestante Matthäus Zell y, durante los primeros meses, Bucero trabajó como su capellán no oficial y pudo dar clases sobre los libros de la Biblia.[39] [40] [41] El 24 de agosto de 1523, el gremio más grande en la ciudad, Gärtner o «los jardineros», lo designó como el pastor de la iglesia de Santa Aurelia.[42] Un mes más tarde, el concejo aceptó su solicitud de ciudadanía.[43] Durante su estacia en Estrasburgo, se unió a un equipo de reformistas notables: Zell —quien tomó el papel del predicador en las misas—, Wolfgang Capito —el teólogo más influyente en la ciudad— y Caspar Hedio —el predicador de la catedral—.[16] Una de las primeras acciones de Bucero en la causa de la Reforma fue una discusión con Thomas Murner, un monje que había criticado a Lutero en sátiras. Mientras el ayuntamiento trataba de no meterse en asutnos religiosos, el número de personas que apoyan la Reforma y la hostilidad hacia los clérigos tradicionales había crecido.[44] [45]

El antagonismo llegó a su cúspide cuando Conrad Treger, el prior provincial de los agustinos, denunció los predicadores reformistas y burgueses de la ciudad como herejes. El 5 de septiembre de 1524, turbas enfurecidas irrumpieron en los monasterios, saquearon y destruyeron las imágenes religiosas. Muchos opositores de la Reforma fueron arrestados, incluyendo a Treger. Luego de que el concejo solicitó una declaración oficial de los reformistas, Bucero elaboró doce artículos que resumían las enseñanzas de la Reforma, como la justificación por la fe (sola fide). Rechazó la misa y conceptos católicos como los votos monásticos, la veneración de santos y el purgatorio. Se negó a reconocer la autoridad papal y, en su lugar, enfatizó la obediencia al gobierno. El 12 de octubre, Treger fue liberado y huyó de Estrasburgo. Con su partida, terminó en la ciudad la oposición pública a la Reforma.[46]

El primer logro de los reformistas fue la creación de un nuevo culto de adoración —en ese momento, los que vivían en Estrasburgo siguían la liturgia de Zuinglio—. Presentaron propuestas para unificar los cultos de adoración del movimiento de la Reforma desarrollados por los teólogos de Wittenberg y Zúrich. En el librito Grund und Ursach (Fundamentos y causas), publicado en diciembre de 1524, Bucero atacó la doctrina de la misa como un sacrificio y rechazó las vestiduras litúrgicas, el altar mayor, y cualquier forma de ritual.[47] Para mayo de 1525, las reformas se habían aplicado en las iglesias parroquiales de la ciudad, pero el ayuntamiento decidió permitir que la misa continuara en la catedral y en las colegiatas Santo Tomás, San Pedro el Joven, y San Pedro el Viejo.[48]

Conversaciones con Lutero y Zuinglio[editar]

Bucero intentó mediar entre Martín Lutero (a la izquierda) y Ulrico Zuinglio en asuntos doctrinales.

A partir de 1524, se concentró en el tema que dividía a los reformistas líderes, la eucaristía. En esta discusión, trató de mediar entre Martín Lutero y Ulrico Zuinglio. Los dos teólogos estaban en desacuerdo sobre si el cuerpo y la sangre de Cristo estaban, verdaderamente, presentes en el pan y el vino durante la celebración de la Cena del Señor. Lutero creía en la presencia real de Jesús, pero Zuinglio creía en una presencia simbólica. A finales de 1524, Bucero había abandonado la idea de la presencia real y, después de algunos estudios exegéticos, aceptó la interpretación de Zuinglio. No obstante, no creía que la Reforma dependiera de cualquiera de las posiciones, sino sobre la fe en Cristo y otros asuntos secundarios. En este sentido, se diferenció de la postura de Zuinglio.[49] [50]

En marzo de 1526, publicó Apologia, en la que defendió sus puntos de vista. Propuso una fórmula que esperaba satisfacer ambas partes: las diferentes interpretaciones de las Sagradas Escrituras eran aceptables y la unidad de la iglesia estaba asegurada, siempre y cuando ambas partes tuvieran «fe como de la un niño en Dios». Bucero indició que su interpretación y la de Zuinglio sobre la eucaristía eran las únicas correctas, mientras que la de los teólogos de Wittenberg podrían estar en un error, pero los aceptó como hermanos que estaban de acuerdo en los mismos fundamentos de fe.[51] [52] También publicó dos traducciones de obras de Lutero y Johannes Bugenhagen, con una interpolación de su propia interpretación de la Cena del Señor en el texto. Esto indignó a los teólogos de Wittenberg y dañaron sus relaciones con Bucero.[53] [54] En 1528, cuando Lutero publicó Vom Abendmahl Christi, Bekenntnis (lit., El compromiso de la Santa Cena de Cristo), en la que detalla su concepto de la unión sacramental, Bucero respondió con el tratado Vergleichnung D. Luthers, und seins gegentheyls, vom Abendmal Christi (Conciliación entre el Dr. Lutero y sus oponentes en cuanto a la Cena de Cristo). Adoptó la forma de un diálogo entre dos mercaderes: en Núremberg apoyaron a Lutero y en Estrasburgo a Bucero, y aparentemente este último venció. Bucero señaló que mientras Lutero rechazara la impanación —la idea de que Cristo «se hizo pan»—[55] no había desacuerdo entre él y Zuinglio, porque entonces creía en una presencia espiritual de Cristo en la eucaristía. Lutero rehusó con dureza esta interpretación de Bucero.[56] [57]

Durante este tiempo, Bucero y Zuinglio permanecieron en cercano contacto, discutieron otros aspectos teológicos, como el uso de imágenes religiosas y la liturgia. En ocasiones, Bucero no dudada en expresar su desacuerdo a Zuinglio, aunque la unidad entre Estrasburgo y las iglesias suizas tenía prioridad sobre esas diferencias. En 1527, Bucero y Capito asistieron a una discusión en Berna para decidir si la ciudad debía aceptar doctrinas y prácticas reformadas. Bucero dio un fuerte apoyo al liderazgo de Zuinglio en la discusión, que finalmente llevó la Reforma a la ciudad suiza.[58] [59] La última reunión entre Zuinglio y Lutero fue en la disputa de Marburgo (en octubre de 1529), organizada por Felipe I de Hesse y a la que asistieron varios líderes reformistas, incluyendo a Bucero. Lutero y Zuinglio coincidieron en 13 de los 14 temas que se trataron, pero el segundo teólogo no aceptó la doctrina de la presencia real, en la que Lutero no cedería. Luego que se interrumpió la conversación entre los dos, Bucero intentó salvar la situación, pero Lutero dijo: «Es obvio que no tenemos un mismo espíritu».[60] La reunión terminó en un fracaso. Al año siguiente, Bucero escribió su decepción por la inflexibilidad doctrinaria:

Por mi parte, no he conocido a dos personas que creyeran exactamente lo mismo. Esto también sucede en la teología.[61]

Competencia entre denominaciones protestantes[editar]

Retrato de Martín Bucero en Icones quinquaginta vivorum, por Jean-Jacques Boissard.

La división teológica entre los reformistas se hizo evidente cuando el emperador Carlos V les pidió que presentaran sus puntos de vista en la dieta de Augsburgo (1530).[62] Philipp Melanchthon, el principal delegado de Wittenberg, preparó rápidamente un proyecto que, con el tiempo, se convirtió en las confesiones de Augsburgo. Los teólogos de Wittenberg rechazaron los intentos de Estrasburgo por concluir sin el artículo sobre la Cena del Señor. En respuesta, Bucero escribió una nueva confesión, la Confesión Tetrapolitana (Confessio Tetrapolitana), llamada así porque solo cuatro ciudades la adoptaron —Estrasburgo y otras tres ciudades del sur de Alemania: Constanza, Memmingen y Lindau—. Se utilizó una copia del proyecto de Melanchthon como punto de partida y el único cambio importante fue la redacción en el artículo sobre la eucaristía.[63] [64] Según Eells, el artículo sobre la eucaristía en la Confesión Tetrapolitana decía: «En este sacramento, su verdadero cuerpo y verdadera sangre se dan verdaderamente de comer y beber, como alimento para sus almas y la vida eterna: que te pueden permanecer en Él, y Dios en ellos». La palabra verdaderamente es ambigua y no se definió con exactitud.[65]

Sin embargo, el Emperador decretó que el 22 de septiembre todos los reformistas debían conciliar con la fe católica, o que usarían la fuerza militar para suprimirlos. Esto provocó que Melanchthon se reuniera con Bucero y, después de largas discusiones, se acordaron nueve tesis, que enviaron a Lutero y Estrasburgo. Los magistrados de esa ciudad las enviaron también a Basilea y Zúrich. Bucero se reunió con Lutero en Coburgo, entre el 26 y 28 de septiembre. Aunque seguía rechazando sus tesis, le animó a continuar con la búsqueda de la unidad. Luego, viajó a varias localidades del sur de Alemania, incluyendo Ulm, Isny de Algovia, Constanza, Memmingen y Lindau, y las ciudades suizas de Basilea y Zúrich. En esta última, el 12 de octubre, presentó los artículos a Zuinglio a los clérigos, pero nadie se opuso ni estuvo de acuerdo con él.[66] [67]

En febrero de 1531, los príncipes y ciudades protestantes del Imperio crearon la Liga de Esmalcalda para defender la religión reformada.[68] [69] En Estrasburgo, Jakob Sturm von Sturmeck negoció la inclusión de la ciudad debido a su adhesión a la Confesión Tetrapolitana.[70] En ese momento, la relación de Bucero con Zuinglio se estaba deteriorando. Los acuerdos políticos de la ciudad con el elector de Sajonia, y el apoyo teológico parcial de Bucero a Lutero, eran demasiado para Zuinglio. El 21 de febrero de 1531, escribió a Bucero poner fin a su amistad. Cuando los delegados de las ciudades del sur de Alemania se reunieron en Ulm entr el 23 a 24 marzo de 1532, para discutir su alianza con la Liga de Esmalcalda, Bucero les aconsejó que firmaran la Confesión de Augsburgo, si eran presionados para hacerlo. Esta recomendación de una profesión de fe opuesta a su propia versión sorprendió a las ciudades suizas. Lutero continuó sus críticas polémicas a Bucero, pero este se mantuvo impasible. «En cualquier caso, debemos buscar la unidad y amor en nuestras relaciones con los demás —escribió—, independientemente de cómo se comporten para con nosotros».[71] En abril y mayo de 1533, volvió a recorrer las ciudades del sur de Alemania y Suiza. En estas últimos no quedaron convencidos y no se unieron a la alianza protestante.[72]

Organizando la iglesia en Estrasburgo[editar]

Fachada de la iglesia de Santa Magdalena.

Mientras se desarrollaban estos los acontecimientos, los reformistas de Estrasburgo estaban progresando poco a poco. Su presión sobre el concejo de prohibir todas las misas finalmente tuvo éxito.[73] El 20 de febrero 1529, Estrasburgo abrazó abiertamente la Reforma, cuando se suspendió oficialmente la práctica de la misa.[74] [75] En su lugar, celebraban dos oficios de predicación (Predigtgottesdienste) cada domingo en todas las iglesias parroquiales. El 5 de enero de 1530, cuando Estrasburgo unió a la alianza de las ciudades suizas, la Coburguesía Cristiana (Christliches Burgrecht), el concejo eliminó sistemáticamente las imágenes y altares laterales de las iglesias.[76] Bucero fue el primero en tolerar esas imágenes en los lugares de culto, siempre y cuando no fueran venerados. Más tarde, llegó a pensar que debían quitarse debido a su potencial abuso y abogó en un tratado para su retiro. En primer lugar, tuvo que obtener la autoridad de los magistrados, y luego instuir al pueblo a que abandonara la devoción a las imágenes.[77] [78]

Su prioridad en la ciudad era inculcar disciplina moral en la iglesia. Para este fin, los guardianes especiales (Kirchenpfleger), elegidos entre los laicos, eran asignados a cada congregación para supervisar la doctrina y su práctica.[79] [80] Esta preocupación fue motivada por los efectos de una población de refugiados en rápido crecimiento, atraídos por las leyes flexibles de asilo de Estrasburgo. La afluencia de refugiados, sobre todo después de 1528, causaron la aparición de varios predicadores revolucionarios. Estos hombres estaban inspirados en una variedad de doctrinas apocalípticas y místicas, y, en algunos casos, por la hostilidad hacia el orden social y la noción de una iglesia oficial.[81] Un número significativo de refugiados eran anabaptistas y espiritistas, como los seguidores de Melchor Hoffman, Kaspar Schwenkfeld von Ossig y Clemens Ziegler.[82] Bucero tomó la responsabilidad de atacar a estos y otros predicadores populares para minimizar su influencia y asegurar su expulsión y la de sus seguidores.[83] El 30 de noviembre de 1532, los pastores y guardianes de la iglesia pidieron al concejo hacer cumplir las normas éticas, decretar oficialmente la fe reformada y refutar las doctrinas «sectarias».[84] Las autoridades en el poder, que habían permitido que las congregaciones sectarias prosperaran entre los refugiados y las órdenes menores, solo expulsaron a los alborotadores imporantes.[85] Pero, Bucero insistió en que el concejo tomara el control de todo el culto cristiano en la ciudad por el bien común.[86]

En respuesta, el concejo creó una comisión para formar un sínodo ciudadano. Para este encuentro, Bucero proporcionó un borrador con dieciséis artículos sobre la doctrina de la iglesia. El sínodo se reunió el 3 de junio de 1533 en la iglesia de Santa Magdalena para debatir ese texto, que finalmente aceptaron en su totalidad.[87] Los líderes de las sectas fueron llevados ante el sínodo e interrogados por Bucero. A Ziegler le prohibieron predicar —pero le permitieron permanecer en Estrasburgo—, Hoffmann lo consideraron peligroso para el Estado y decidieron encarcelarlo, y Schwenckfeld abandonó la ciudad por su propia voluntad.[88]

Luego el sínodo, el ayuntamiento propuso una cuestión durante varios meses. La comisión del sínodo, que incluía a Bucero y Capito, tomó la iniciativa y elaboró un proyecto de orden para la regulación de la iglesia. Propusieron que el concejo asumiera el control casi absoluto de la iglesia y se responsabilizaría de supervisar la doctrina, nombrar a los guardas de la iglesia y el mantener las buenas costumbres.[87] Aun así, el concejo se retrasaba y condujo a los pastores al borde de la dimisión. Solo cuando los seguidores de Hoffman tomaron el poder en Münster, el concejo actuó, por temor a un incidente similar en la ciudad.[89] El 4 de marzo 1534, el ayuntamiento anunció que la Confesión Tetrapolitan de Bucero, y sus dieciséis artículos sobre la doctrina de la iglesia, eran las declaraciones oficiales de la fe de la iglesia. Todos los anabaptistas debían suscribirse a estas leyes o salir de la ciudad. La decisión estableció una nueva iglesia en Estrasburgo. Capito más tarde declaró: «Bucero es el obispo de nuestra iglesia».[90] [91]

Campaña por la unidad protestante[editar]

Philipp Melanchthon trabajó estrechamente con Bucero en varios documentos teológicos de la causa protestante.

Para 1534, Bucero era una figura clave en la Reforma alemana. En repetidas ocasiones, tomana la iniciativa de garantizar un acuerdo doctrinal entre Wittenberg y las ciudades del sur de Alemania y Suiza. En diciembre de 1534, sostuvo una serie de conversaciones con Melanchthon en Kassel, y a partir de esto redactó diez tesis que aprobaron los teólogos de Wittenberg.[92] [93] En octubre de 1535, Lutero solicitó una reunión en Eisenach para alcanzar un acuerdo definitivo entre las facciones protestantes. Bucero convenció a los alemanes meridionales a asistir, pero los suizos, liderados por Heinrich Bullinger, el sucesor de Zuinglio, eran escépticos de sus intenciones. En su lugar, se reunieron en Basilea el 1 de febrero de 1536 para redactar su propia confesión de fe. Bucero y Capito asistieron e instaron a los suizos a que adoptaran un texto de compromiso sobre la eucaristía, para no ofender a los luteranos. La presencia verdadera de Cristo fue reconocida, pero se negaron una unión natural o terrenal entre Cristo y los elementos (pan y vino). El resultado fue la Primera Confesión Helvética, que levantó el ánimo de Bucero para su próximo encuentro con Lutero.[94] [95]

La reunión comenzó el 21 de mayo de 1536, pero se trasladó a Wittenberg porque Lutero estaba enfermo. Para sorpresa de los alemanes meridionales, Lutero comenzó a criticarlos y exigió que abandonaran esa noción falsa sobre la eucaristía. Capito intervino para calmar las cosas y Bucero comentó que Lutero había malinterpretado las opiniones sobre el tema. Los luteranos insistieron en que no creyentes que participaban de la eucaristía recibían verdaderamente el cuerpo y la sangre de Cristo. Bucero y los alemanes al sur creían que solo se reciben los elementos del pan y vino. Bugenhagen formuló un arreglo, aprobado por Lutero, que distingía entre los indignos (indigni) y los no creyentes o impíos (impii). Los alemanes meridionales aceptaron que los indignos reciben a Cristo, pero la cuestión de los impíos quedó sin respuesta. Las dos partes trabajaron fluidamente en otros temas y, el 28 de mayo, firmaron la Concordia de Wittenberg.[96] [97] [98] Estrasburgo aprobó rápidamente el documento, pero Bucero necesitó de mucha presuación para convencer a todas las ciudades del sur de Alemania. Los suizos eran resistentes, en particular Zúrich. Incluso, rechazaron una pequeña declaración sobre la unión de Cristo con los elementos de la eucaristía. Bucero aconsejó a los suizos que celebraran un sínodo nacional para hablar sobre el asunto, con la esperanza de que al menos pudiera convencer a Berna y Basilea. El sínodo se reunió en Zúrich entre el 28 de mayo y el 4 de abril de 1538, pero Bucero no pudo consiguió ni una sola ciudad. Los suizos nunca aceptaron o rechazaron la Concordia de Wittenberg.[99] [100] Bucero creía que la Concordia de Wittenberg permitía a una verdadera reconciliación entre protestantes y una futura hegemonía doctrinal del luteranismo.[101]

Finalmente, Bucero pudo influir indirectamente en los suizos. En el verano de 1538, invitó a Juan Calvino, futuro reformista de Ginebra, a dirigir una congregación de refugiados franceses en Estrasburgo.[102] Teológicamente, ambos tenían mucho en común y mantuvieron una larga amistad.[103] Actualmente, los estudiosos modernos discuten el grado en que Bucero influenció a Calvino,[104] pero concuerdan que muchas de las reformas que el teólogo francés implementó después en Ginebra, como la liturgia y organización de la iglesia, las desarrolló primero en Estrasburgo.[105] [106] [107] [108]

Asesoría a Felipe I de Hesse[editar]

En 1538 caducó la ley de protección de los judíos en el Landgraviato de Hesse, por que su líder, Felipe encargó a Bucero que creara una nueva política. También le pidió que el borrador fua tolerante en la regulación de extranjeros. Bucero rechazó las condiciones favorables y recomendó prohibir que los judíos participaran en todas las relaciones comerciales, excepto las que proporcionaban la subsistencia mínima. También, en su Consejo sobre los judíos («Judenratschlag») incluía sus primeros estereotipos negativos de ese grupo étnico. La nueva ordenanza de Felipe (1539) hizo un arreglo. Permitió a los judíos que practicaran el comercio y participaran en las actividades financieras, pero añadió normas estrictas sobre sus asociaciones los cristianos. Existía la posibilidad de una aplicación arbitraria de la nueva política y, como resultado, muchos judíos optaron por irse de Hesse. Por esto, Bucero compartió parte de la culpa.[109] [110]

En noviembre de 1539, Felipe le pidió crear una defensa teológica de la bigamia, ya que había decidido contraer matrimonio bígamo. Bucero aceptó a regañadientes, con la condición de que ese matrimonio debía mantenerse en secreto. Primero consultó a Lutero y Melanchthon, y los tres reformistas presentaron a Felipe una declaración de asesoría (Wittenberger Ratschlag); luego, Bucero elaboró sus propios argumentos a favor y en contra de la bigamia. Aunque el documento especificaba que este tipo de matrimonio podría ser castigado bajo condiciones excepcionales, Felipe lo consideró como la aprobación de su matrimonio con la dama de compañía de su hermana. Cuando se propagaron rumores del matrimonio, Lutero dijo a Felipe que lo desmintiera, mientras que Bucero le aconsejó que ocultar su segunda esposa y no lo mencionara. Algunos estudiosos han señalado una posible motivación para este consejo notorio: los teólogos creyeron que si aconsejaban a Felipe podrían convertirlo en su feligrés, y que la mentira se justificaba para proteger la privacidad de su asesor confesionario.[111] [112] El escándalo que siguió al matrimonio causó Philip perder influencia política, y la Reforma dentro del Imperio se vio seriamente comprometida.[113] [114] [115]

Temas doctrinales[editar]

A finales de 1538, poco antes de la muerte del duque católico Jorge de Sajonia, se celebró un coloquio religiosa en Leipzig para discutir reformas posibles dentro del ducado. El Electorado de Sajonia envió a Melanchthon, y Felipe de Hesse delegó a Bucero. El ducado estuvo representado por Georg Witzel, exluterano reconvertido al catolicismo. En las discusiones, del 2 a 7 de enero de 1539, Bucero y Witzel acordaron dar una prórroga a puntos controversiales de la doctrina, pero Melanchthon se retiró, pues estimó que la unidad doctrinal era un requisito previo de un plan de reforma. Witzel coincidió en quince artículos, que cubrían diversos temas de la vida eclesial. Pero Bucero no detuvo los privilegios doctrinales: permaneció en silencio en temas cruciales como la misa y el papado. Su enfoque ecuménico provocó duras críticas de otros reformistas.[116] [117]

Carlos V intentó recuperar a los príncipes protestantes en una serie de coloquios y dietas imperiales. Cuando la reconciliación fracasó, trató de reprimir la resistencia protestante en la Guerra de Esmalcalda.

En la tregua de Fráncfort (1539), Carlos y los dirigentes de la Liga de Esmalcalda acordaron en un coloquio resolver todas las cuestiones religiosas dentro del Imperio. Bucero puso grandes esperanzas en esta reunión: creyó que podría convencer a la mayoría de católicos alemanes que aceptaran la doctrina de sola fide, como punto de partida para el debates de otros temas secundarios. Bajo diferentes seudónimos, publicó folletos que promovían una iglesia nacional alemana.[118] [119] El 12 de junio de 1540 comenzó una conferencia en Haguenau, pero luego de un mes de discusiones las dos partes no lograron ponerse de acuerdo en un punto de partida común. Decidieron volver a reunirse en Worms. Melanchton dirigió a los protestantes y Bucero una gran influencia tras bastidores. Cuando el coloquio volvió a estancarse, el canciller imperial, Nicolás Perrenot de Granvela, sugirió negociaciones secretas. En ese momento, Bucero empezaba a trabajar con Johann Gropper, un delegado de Hermann von Wied, arzobispo de Colonia. Consciente de los riesgos de tal confabulación aparente, estaba decidido a forjar la unidad entre las iglesias alemanas. Ambos coincidieron en veintitrés artículos en los que Bucero había cedido a la posición católica. Estos incluían la justificación, los sacramentos y la organización de la iglesia. Quedaron inconclusas cuatro cuestiones en disputa: veneración de los santos, misas privadas, confesión auricular y transubstanciación. Los resultados fueron publicados en el Libro de Worms, que presentaban de manera confidencial a un príncipe en cada lado de la división religiosa: Felipe I de Hesse y Joaquín II, elector de Brandeburgo.[120] [121] [122] [123]

El Libro de Worms sentó las bases para las últimas negociaciones en la dieta de Ratisbona (1541). El emperador creó un pequeño comité, compuesto por Johann Eck, Gropper y Julius von Pflug en el lado católico y Melanchthon, Bucero y Johann Pistorius en la parte protestante. El punto de partida de la discusión fue el Libro de Ratisbona —esencialmente la misma publicación de Worms, pero con modificaciones del legado papal Gasparo Contarini y otros teólogos católicos—. Ambas partes tenían pensado un buen comienzo y llegar a un acuerdo sobre la cuestión de la justificación por la fe. Pero no pudieron acordar algo sobre la autoridad magisterial de la Iglesia, ya que los protestantes insistían en que era la Biblia y los católicos imponían al magisterio —en otras palabras, el Papa y sus obispos—. En el artículo sobre la misa y la Cena del Señor, Contarini trató de insertar el concepto de la transubstanciación, que era inaceptable para los protestantes. Como resultado, el coloquio llegó a un punto muerto. Para salvar algunos de los acuerdos alcanzados, Carlos y Granvela tenían reimprimieron el Libro de Ratisbona con artículos adicionales que permitían a los protestantes presentar sus puntos de vista. No obstante, Lutero en Wittenberg y la corte papal en Roma habían visto el libro y ambos rechazaban públicamente el artículo sobre la justificación por la fe. El fracaso de la conferencia fue un duro revés para Bucero.[124] [125] [126] [127]

Tras su regreso de Ratisbona, la ciudad de Estrasburgo fue azotada por la peste.[128] Su amigo y colega, Wolfgang Capito, sucumbió a la enfermedad; a continuación, su esposa, Elisabeth, murió el 16 de noviembre de 1541. Se desconoce cuántos niños tuvo Elisabeth, aunque varios murieron durante el parto o en una edad joven.[129] Uno de los hijos, Natanael, sobrevivió hasta la edad adulta —aunque débil física o psíquicamente— y se quedó con la familia Bucero el resto de su vida. En las últimas horas de Elisabeth, pidió a Bucero que cuando muriera se casase con la viuda de Capito, Wibrandis Rosenblatt. Efectivamente, se casó con ella el 16 de abril de 1542, como su cuarto marido, pues había sobrevivido a Ludwig Keller, Juan Ecolampadio y Wolfgang Capito. Trajo a sus cuatro hijos de matrimonios anteriores. La nueva pareja tuvo una hija, a quien llamaron Elisabeth.[130]

Reforma en el Electorado de Colonia[editar]

El 5 de febrero de 1542, Bucero y Gropper se reunieron con Hermann von Wied, arzobispo-elector de Colonia, para discutir la introducción de la Reforma en la Iglesia de su arquidiócesis. Como uno de los siete electores del Sacro Imperio, el arzobispo de Colonia era una figura política clave para el emperador y los reformistas. Después de consultar a la dieta territorial, el arzobispo encargó a Bucero que liderara la reforma y se trasladara a Bonn, la capital del electorado (hecho que ocurrió el 14 de diciembre). Su selección produjo consternación en el cabildo catedralicio de la catedral de Colonia, es decir los clérigos que asistían el arzobispo. La hostilidad del clero causó un distanciamiento entre Bucero y Gropper. El 19 de diciembre, el cabildo presentó una protesta formal contra el nombramiento de Bucero, pero Wied apoyó a su nuevo protegido y a Bucero se le permitió quedarse. Lideró una pequeña congregación en la catedral de Bonn, donde predicaba tres veces a la semana, aunque su principal responsabilidad era para planificar las reformas.[131] [132]

En enero de 1543, empezó a trabajar en un documento importante para Wied, Einfältiges Bedenken, worauf eine christliche, im Worte Gottes gegründete Reformation ... anzurichten sei (Consideración simple sobre el establecimiento de una Reforma cristiana evidenciada en la Palabra de Dios). Melanchthon se llegó a Bonn en mayo, y Caspar Hedio un mes después, para ayudar a redactar el documento. A principios de julio, Bucero discutió el proyecto con el arzobispo, quien, después de estudiarlo, presentó los progresos a la dieta territorial el 23 de julio. Aunque el cabildo catedralicio lo rechazó rotundamente, la dieta se pronunció a favor del programa de reformas. El documento final tenía más de trescientas páginas y cubría varios temas sobre doctrina, leyes de la iglesia y liturgia. Algunos de los principios propuestos incluían la justificación por la fe, la aceptación del bautismo y la Cena del Señor como los únicos sacramentos válidos, en lugar de la ofrenda de la copa a los laicos, la celebración de servicios religiosos en la lengua vernácula y la autorización del matrimonio en los sacerdotes.[133] [134]

Estos primeros adelantos hacia la consolidación de la Reforma se suspendieron en 17 de agosto 1543, cuando Carlos V y sus tropas entraron en Bonn. El emperador estaba comprometido en una recia campaña para hacer valer su derecho sobre las tierras disputadas por Wilhelm, duque de Jülich-Cléveris-Berg. Bucero tuvo que regresar a Estrasburgo poco después.[135] [136] Cuando el cabildo antirreformista y la universidad apelaron la emperador y el papa por la protección contra su arzobispo,[137] Carlos estuvo de acuerdo. Bucero escribió varios tratados para defender el plan de reforma de Wied, y un libro de seiscientas páginas, Beständige Verantwortung (Defensa de Steadfast), pero no pudo influir en el curso de los acontecimientos. Wied fue excomulgado el 16 de abril de 1546 y entregó formalmente sus títulos de elector el 25 de febrero de 1547. La congregación protestante en Bonn expresó su consternación por este desastre. Bucero les aseguró que los cristianos que se humillan ante Dios finalmente recibirán protección.[138]

Rechazo el Interim de Augsburgo[editar]

Con el inicio de la guerra de Esmalcalda en 1546, los protestantes tenían pérdidas graduales en el Imperio. El 21 de marzo de 1547, Estrasburgo se rindió al ejército imperial y, al mes siguiente de la decisiva victoria imperial en la batalla de Mühlberg, cayó la mayoría de la resistencia protestante. En esa ciudad, Bucero y sus colegas, entre ellos Matthäus Zell, Paul Fagius y Johann Marbach, seguieron presionando al concejo para traer más disciplina e independencia de la iglesia. Carlos V anuló sus esfuerzos en la dieta de Augsburgo, que tuvo lugar entre septiembre de 1547 y mayo de 1548. La dieta produjo un decreto imperial, el provisiorio Interim de Augsburgo, que impuso los ritos y ceremonias católicas en todo el Imperio, con algunas excepciones a la Reforma.[137] Para hacer más aceptable este documento a los protestantes, Carlos necesitaba una figura destacada con el respaldo de ellos, y seleccionó a Bucero.[139] El 30 de marzo de 1548, llegó a Augsburgo por su propia voluntad y, el 2 de abril, después de que le mostraron el documento, anunció su intención de ratificar se harían algunos cambios; pero el tiempo para las negociaciones había terminado y Carlos insistía en su firma. Cuando se negó, fue puesto bajo arresto domiciliario el 13 de abril, y poco después en confinamiento. El 20 de abril, firmó el Interim y fue liberado inmediatamente.[140] [e]

A pesar de esta capitulación, continuó luchando. De regreso a Estrasburgo, intensificó sus ataques contra los ritos y ceremonias católicas y, el 2 de julio, publicó el Ein Summarischer vergriff der Christlichen Lehre und Religion (Resumen concisa de doctrina y religión cristiana), una declaración confesional que pidía el arrepentimiento de la ciudad y para defender los principios reformados de los veintinueve artículos. Carlos ordenó destruir todos los ejemplares. La tensión creció en Estrasburgo, pues sus opositores temían que llevara a la ciudad al desastre. Muchos comerciantes huyeron para evitar un posible enfrentamiento con las fuerzas imperiales. El 30 de agosto, funcionarios de los gremios votaron para iniciar las negociaciones de adoptar el Interim. Bucero se mantuvo firme; incluso luego de la ciudad de Constanza se rindió y aceptó el Interim, llamó a rechazarlo incondicionalmente. En enero de 1549, con planes en marcha para la aplicación del Interim en Estrasburgo, Bucero y sus colegas continuaron oponiéndo y elaboraron un memorándum sobre cómo mantener la fe protestante bajo sus directivas. Sin apoyo significativo, Bucero y Fagius finalmente fueron relevados de sus cargos y expulsados de la ciudad el 1 de marzo de 1549. El 5 de abril salió al exilio, como había llegado veinticinco años antes.[142] [143] Se refugió durante tres semanas en casa de la esposa de Zell, Catalina.[144]

Exilio en Inglaterra[editar]

Thomas Cranmer dio refugio en Inglaterra a Bucero hasta el final de sus días.

Recibió varias ofertas de asilo, como la de Melanchthon en Wittenberg y Calvino desde Ginebra. Aceptó la invitación del arzobispo Thomas Cranmer en Inglaterra. Ya que en la correspondencia nombraba a varios ingleses poderosos, creía que la Reforma anglicana había avanzado con cierto éxito. El 25 de abril 1549, llegó junto a Fagius y otros a Londres, donde Cranmer los recibió con todos los honores.[145] [146] [147] Unos días más tarde, Bucero y Fagius fueron presentados a Eduardo VI y su corte.[148] La esposa de Bucero, Wibrandis, y su hijastra Agnes Capito (hija de Wolfgang) se llegaron en septiembre. Al año siguiente, Wibrandis organizó el viaje del resto de sus hijos y su anciana madre.[149]

Bucero ocupó la posición de Regius Professor of Divinity (Profesor de Religión) en la Universidad de Cambridge. En junio entró en una polémica cuando Pedro Mártir, otro refugiado que tomó un puesto equivalente en la Universidad de Oxford, debatió con sus colegas católicos sobre el tema de la Cena del Señor. Mártir preguntó a Bucero su opinión, pero no completamente de acuerdo con la posición de Mártir y pensó que la exposición de las diferencias no ayudaría a la causa de la Reforma. No dispuesto a que el conflicto de la eucaristía se repitiera en Inglaterra, le dijo Mártir que no tomaría partido, sea católico, luterano o zuingliano. Dijo: «Debemos aspirar con mucho celo edificar a tantas personas como nos sea posible en la fe y en el amor de Cristo, y de no ofender a los demás».[150] [151] [152] En 1550, surgió otro conflicto cuando John Hooper, el nuevo obispo de Gloucester, se negó a ponerse la ropa tradicional de su consagración. La controversia de las vestimentas enfrentó a la autoridad de Cranmer, quien apoyaba el uso de prendas en el oficio, contrario a Hooper, Mártir y Jan Łaski, pastor de la Dutch Church en Londres. Como Bucero había reformado los oficios de la iglesia en Estrasburgo —para emular la sencillez de la iglesia primitiva—, Hooper espera el apoyo de Bucero. Sin embargo, este último intentó mantenerse al margen, con el argumento de que había asuntos más importantes que tratar, como la escasez de predicadores y atención pastoral, la necesidad de instrucción catequística y la aplicación de disciplina a la iglesia. Hooper se negó a dejarse llevar, y fue encarcelado en la Torre de Londres hasta que aceptó las exigencias de Cranmer.[153] [154]

Tenía objetivos ambiciosos en la expansión de la Reforma en Inglaterra. Pero se decepcionó cuando, estando en el poder, no le consultaban. Los ingleses tenían la costumbre de presentar un memorando al rey cada nuevo año, por lo que trabajó en un tratado que dio como un borrador a su amigo John Cheke el 21 de octubre de 1550. De Regno Christi (En el Reino de Cristo) era la culminación de muchos años de trabajo, un resumen de su pensamiento y la teología que formaría parte de su legado. En él, instaba a Eduardo VI a tomar el control de la Reforma anglicana y propuso que el Parlamento introdujera catorce leyes, que abarcan asuntos tanto eclesiásticas como civiles. En su opinión, la reforma no solo abarcaba a la iglesia, sino todos los ámbitos de la vida. Tomando nota de las condiciones sociales difíciles en Inglaterra, promovió el papel de los diáconos en el cuidado de los pobres y necesitados. Describió el matrimonio como un contrato social en lugar de un sacramento, de ahí que permitía el divorcio, una idea moderna considerada demasiado avanzada para su época. Abogó por la restructuración de los sistemas económicos y administrativos y sugirió la mejora de la industria, agricultura y educación. Su sociedad ideal era claramente autoritaria, con un fuerte énfasis en la disciplina cristiana.[155] De Regno Christi nunca fue aplicado en la Reforma anglicana, como Bucero pretendía; incluso no fue impresa en Inglaterra, sino en Basilea, en 1557.[156] [157]

Su última contribución importante a la Reforma anglicana fue un tratado sobre la edición original del Libro de Oración Común (1549). Cranmer había pedido su opinión sobre cómo debería revisarse el libro, y Bucero presentó su respuesta el 5 de enero de 1551. Hizo un llamamiento a la simplificación de la liturgia y señaló elementos no esenciales: ciertos días festivos en el calendario litúrgico, acciones de piedad como genuflexiones y ceremonias como misas privadas. Se enfocó en la congregación y cómo la gente iba a adorar y ser enseñados. Se desconoce cuánto de esta crítica influyó en la segunda edición del Libro de Oración Común (1552).[f] Los estudiosos están de acuerdo en que, si bien el impacto de Bucero en la Iglesia de Inglaterra no debe ser sobrestimado, ejerció su mayor influencia en la revisión del Libro de Oración Común.[161]

Muerte y legado[editar]

En su estancia en Inglaterra padeció varias enfermedades, como reumatismo, tos y enfermedades intestinales. Síntomas como vómitos, escalofríos y sudoración sugieren una tuberculosis grave. En febrero de 1551, su estado de salud finalmente colapsó y, el día 22, dictó una adición a su testamento: nombró a Walter Haddon y Matthew Parker como ejecutores, encomendó sus seres queridos a Thomas Cranmer y agradeció a su hijastra, Agnes Capito, por haberlo cuidado. El 28 de febrero, después de animar a los que se le acercaban a hacer todo lo posible por realizar su visión expresada en De Regno Christi, murió a los 59 años.[162] [g] Fue enterrado en la iglesia de Santa María la Grande, en Cambridge, ante una gran multitud de profesores y estudiantes universitarios. Dejó a su esposa Wibrandis una herencia significativa, que consistió principalmente en el hogar y su gran colección de libros. Volvió a Basilea, donde murió el 1 de noviembre 1564 a los 60 años de edad.[164]

En una carta a Pedro Mártir, John Cheke escribió un elogio apropiado:

We are deprived of a leader than whom the whole world would scarcely obtain a greater, whether in knowledge of true religion or in integrity and innocence of life, or in thirst for study of the most holy things, or in exhausting labour in advancing piety, or in authority and fulness of teaching, or in anything that is praiseworthy and renowned.[165]

Se nos priva de un líder que este mundo apenas volvería a tener uno mayor, ya sea en conocimiento de la verdadera religión o en la integridad e inocencia de la vida o de la sed por el estudio de las cosas más santas, o en el trabajo agotador sobre la promoción de la piedad, o en la autoridad y la plenitud de la enseñanza, o en cualquier cosa que sea digna de alabanza y renombre.

Cuando María llegó al trono, Bucero y Fagius fueron enjuiciados póstumamente por herejía como parte de los esfuerzos para restaurar el catolicismo en Inglaterra. Los ataúdes fueron desenterrados y sus restos quemados, junto con copias de sus libros. El 22 de julio de 1560, Isabel rehabilitó formalmente a ambos reformistas.[166] Una placa de bronce en el suelo donde estuvo su tumba en la iglesia de Santa María la Grande.[167] [168]

Tras su muerte, continuaron siendo traduciendo, reproduciendo y difundiendo sus escritos en todo el continente. No existe una denominación que lleve su nombre, probablemente porque nunca se desarrolló una teología sistemática como la que Melanchthon tenía para la iglesia luterana y Calvino de las iglesias reformadas. Varios grupos, como los anglicanos, puritanos, luteranos y calvinistas, lo reivindican como uno de los suyos. La capacidad de adaptación de su teología a cada punto de vista confesional también provocó polemistas y críticas como demasiado complaciente. Wright resumen su teología como práctica y pastoral más que teórica. Bucero no estaba tan preocupado por apostar un declaración doctrinal per se, sino que dejó alternativas con el fin de discutir y ganarse a sus opositores. Al mismo tiempo, su posición teológica se basa en las condiciones de su época, ya que prevé una sociedad ideal dirigida por un gobierno iluminado, centrada en Dios y con todas las personas unidas bajo la comunión cristiana. Martín Bucero es recordado por su promoción de la unidad doctrinal, o el ecumenismo, y su lucha para crear una iglesia inclusiva.[169] [170]

Referencias[editar]

  1. Senarclaeus, Claudius; Bucer, Martin; de Usoz y Río, L (1865). «Observaziones». Historia de la muerte de Juán Díaz: por determinazión tomada en Roma, le hizo matár su hermano Alfonso Díaz, en la madrugada del sábado 27 iii m. del año 1546. Reformistas antiguos españoles 20. Madrid: José M. Alegría. pp. 177-179. OCLC 18957965. Consultado el 10 de diciembre de 2015. 
  2. Menéndez y Pelayo, Marcelino (1992). «Luteranos españoles fuera de España: Juan Díaz, Jaime de Enzinas, Francisco de San Román, Francisco de Enzinas, Pedro Núñez Vela». Historia de los heterodoxos españoles I. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. p. 1168. ISBN 978-8-400-07287-2. OCLC 832488240. 
  3. a b Selderhuis, 1999, p. 51.
  4. Greschat, 2004, pp. 10, 273.
  5. Greschat, 2004, pp. 87-89.
  6. Dickens, 1974, p. 134.
  7. Dickens, 1974, pp. 146, 190-193.
  8. Greschat, 2004, pp. 47-50, 89.
  9. Greschat, 2004, pp. 1, 10-11.
  10. a b c Rott, 1984, p. 396.
  11. a b Eells, 1931, p. 1.
  12. Greschat, 2004, pp. 11-12.
  13. Greschat, 2004, pp. 7-10.
  14. Greschat, 2004, pp. 12-16.
  15. Greschat, 2004, p. 17.
  16. a b c d Old, 2002, p. 73.
  17. Greschat, 2004, p. 25.
  18. González Montes, Adolfo (1994). «La desmundanización del objeto teológico en la Modernidad». Fundamentación de la fe. Ágape X. Salamanca: Secretariado Trinitario. p. 132. ISBN 978-8-488-64314-8. OCLC 39219405. 
  19. Eells, 1931, p. 4.
  20. Greschat, 2004, pp. 26-27.
  21. Greschat, 2004, pp. 27-29.
  22. a b Rott, 1984, p. 397.
  23. Eells, 1931, pp. 5-9.
  24. Greschat, 2004, pp. 29-34.
  25. Eells, 1931, p. 10.
  26. Greschat, 2004, p. 28.
  27. Joisten, 1991, p. 51.
  28. Greschat, 2004, p. 35.
  29. Joisten, 1991, p. 53.
  30. Eells, 1931, pp. 10-12.
  31. Greschat, 2004, pp. 35-40.
  32. Selderhuis, 1999, pp. 116-117.
  33. Joisten, 1991, p. 55.
  34. Eells, 1931, p. 14.
  35. Greschat, 2004, pp. 42-43.
  36. MacCulloch, 2003, p. 157.
  37. Eells, 1931, pp. 13-18.
  38. Greschat, 2004, pp. 40-45.
  39. Eells, 1931, p. 25.
  40. Greschat, 2004, pp. 54-56.
  41. Weyer, 1991, p. 276.
  42. Greschat, 2004, p. 55.
  43. Greschat, 2004, pp. 59-60.
  44. Eells, 1931, pp. 33-34.
  45. Greschat, 2004, p. 61.
  46. Greschat, 2004, pp. 61-62.
  47. Old, 2002, pp. 75-76.
  48. Greschat, 2004, pp. 63-64.
  49. Eells, 1931, pp. 72-73.
  50. Greschat, 2004, pp. 72-74.
  51. Eells, 1931, pp. 74-76.
  52. Greschat, 2004, pp. 74-75.
  53. Eells, 1931, pp. 77-81.
  54. Greschat, 2004, p. 75.
  55. Krauth, Charles P (1875). «Specific theology of the conservative reformation: objections answered». The conservative reformation and its theology (en inglés). Filadelfia: J.B. Lippincott and Co. p. 771. OCLC 5324398. 
  56. Eells, 1931, pp. 87-90.
  57. Greschat, 2004, pp. 76-77.
  58. Eells, 1931, pp. 50-52.
  59. Greschat, 2004, pp. 77-79.
  60. Greschat, 2004, p. 93.
  61. Greschat, 2004, pp. 93-94.
  62. Old, 2002, p. 92.
  63. Eells, 1931, pp. 99-100.
  64. Greschat, 2004, pp. 94-95.
  65. Eells, 1931, p. 114.
  66. Eells, 1931, pp. 104-111.
  67. Greschat, 2004, pp. 95-97.
  68. MacCulloch, 2003, pp. 271-273.
  69. Hughes, Michael (1992). Early Modern Germany, 1477–1806 (en inglés). Londres: MacMillan. pp. 55-6. ISBN 0-333-53774-2. OCLC 416152513. 
  70. Collinson, Patrick (2003). The Reformation (en inglés). Londres: Phoenix. p. 131. ISBN 0-7538-1863-9. OCLC 57380874. 
  71. Greschat, 2004, p. 100.
  72. Greschat, 2004, pp. 97-101.
  73. Wendel, 1951, pp. 15-16.
  74. Eells, 1931, pp. 52-53.
  75. Greschat, 2004, pp. 64, 83-85.
  76. Greschat, 2004, p. 116.
  77. Eire, Carlos MN (1989). War Against the Idols: The Reformation of Worship from Erasmus to Calvin (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 93-94. ISBN 0-521-37984-9. OCLC 22211769. 
  78. Eells, 1931, pp. 37-39.
  79. Greschat, 2004, p. 108.
  80. Wendel, 1951, pp. 30-31.
  81. Greschat, 2004, pp. 117-121.
  82. Greschat, 2004, pp. 118-119.
  83. Eells, 1931, p. 130.
  84. Greschat, 2004, pp. 117, 121.
  85. Greschat, 2004, p. 70.
  86. Greschat, 2004, p. 118.
  87. a b Greschat, 2004, pp. 121-122.
  88. Eells, 1931, pp. 147-151.
  89. Greschat, 2004, p. 123.
  90. Greschat, 2004, pp. 122-123.
  91. Eells, 1931, pp. 146-157.
  92. Eells, 1931, pp. 175-179.
  93. Greschat, 2004, pp. 132-135.
  94. Eells, 1931, pp. 194-195.
  95. Greschat, 2004, pp. 135-136.
  96. Eells, 1931, pp. 196-203.
  97. Greschat, 2004, pp. 136-139.
  98. Rott, 1984, p. 398.
  99. Eells, 1931, pp. 205-224.
  100. Greschat, 2004, pp. 139-142.
  101. Cottret, Bernard (2001). Histoire de la Réforme protestante (en francés). París: Perrin. p. 90. ISBN 978-2-262-01483-4. OCLC 300462713. 
  102. Hammann, 1984, pp. 79-80.
  103. Wright, 1994, pp. 32-33.
  104. Greschat, 2004, pp. 147-148.
  105. Pauck, Wilhelm (1929). «Calvin and Butzer». The Journal of Religion (en inglés) (Chicago: The University of Chicago Press) 9 (2): 237-256. doi:10.1086/480825. ISSN 0022-4189. OCLC 4639971969. 
  106. Eells, 1931, pp. 229-237.
  107. Greschat, 2004, pp. 266-267.
  108. Wright, 1994, pp. 37-41.
  109. Eells, 1931, pp. 240-241.
  110. Greschat, 2004, pp. 156-158.
  111. Brecht, Martin (1993). Martin Luther: the Preservation of the Church, 1532–1546 (en inglés). Minneapolis: Fortress Press. p. 206. ISBN 0-8006-2704-0. OCLC 28725990. 
  112. Bainton, Roland H (1995) [1950]. Here I Stand: A Life of Martin Luther (en inglés). Nueva York: Meridian. p. 293. ISBN 0-452-01146-9. OCLC 31328825. 
  113. Selderhuis, 1999, pp. 149-161.
  114. Eells, 1931, pp. 258-269.
  115. Greschat, 2004, pp. 158-160.
  116. Thompson, 2004, pp. 167-172.
  117. Greschat, 2004, pp. 168-170.
  118. Wright, 1994, pp. 107-119.
  119. Greschat, 2004, pp. 170-175.
  120. Wright, 1994, p. 14.
  121. Eells, 1931, pp. 271-287.
  122. Greschat, 2004, pp. 175-178.
  123. Thompson, 2004, pp. 172-175.
  124. Eells, 1931, pp. 288-301.
  125. Greschat, 2004, pp. 179-182.
  126. Thompson, 2004, pp. 175-208.
  127. Hammann, Gottfried (enero de 1997). «Un réformateur sous le microscope : Martin Bucer (1491-1551) ou le navire échoué». La Revue réformée (en francés) (Saint-Germain-en-Laye: Société calviniste de France). XLVIII (192). ISSN 0035-3884. Consultado el 14 de marzo de 2014. 
  128. Hammann, 1984, p. 75.
  129. Eells, 1931, pp. 417-418, 517.
  130. Greschat, 2004, pp. 201-202.
  131. Eells, 1931, pp. 311, 321-326.
  132. Greschat, 2004, pp. 185-188.
  133. Eells, 1931, pp. 332-334.
  134. Greschat, 2004, pp. 189-191.
  135. Eells, 1931, pp. 334-336.
  136. Greschat, 2004, pp. 192-193.
  137. a b Rott, 1984, p. 399.
  138. Greschat, 2004, pp. 197-201.
  139. Greschat, 2004, pp. 211-220.
  140. Greschat, 2004, pp. 220-221.
  141. Eells, 1931, p. 394.
  142. Eells, 1931, pp. 395-400.
  143. Greschat, 2004, pp. 221-225.
  144. Weyer, 1991, p. 278.
  145. Wright, 1994, pp. 144-145.
  146. Eells, 1931, pp. 401-402.
  147. Greschat, 2004, pp. 227-228.
  148. Greschat, 2004, p. 228.
  149. Greschat, 2004, p. 257.
  150. Wright, 1994, p. 152.
  151. Eells, 1931, p. 403.
  152. Greschat, 2004, pp. 234-235.
  153. Wright, 1994, p. 158.
  154. Greschat, 2004, pp. 237-238.
  155. Chaunu, Pierre (1975). Le temps des Réformes. La crise de la chrétienté : l'éclatement (1250-1550) (en francés). París: Fayard. p. 537. ISBN 978-2-213-00034-3. OCLC 2237993. 
  156. Wright, 1994, pp. 154-158.
  157. Greschat, 2004, pp. 239-245.
  158. a b c Eells, 1931, p. 412.
  159. a b Greschat, 2004, p. 238.
  160. a b Wright, 1994, pp. 158-159.
  161. Greschat, 2004, p. 270.
  162. Greschat, 2004, p. 248.
  163. Selderhuis, 1999, p. 115.
  164. Greschat, 2004, pp. 202, 247.
  165. Wright, 1994, p. 144.
  166. Rott, 1984, p. 400.
  167. Eells, 1931, pp. 413-414.
  168. Greschat, 2004, p. 249.
  169. Greschat, 2004, pp. 251-254.
  170. Wright, 1994, pp. 7, 83-106.

Notas[editar]

  1. Nombre tradicional en la literatura en español.[1] [2]
  2. Cuando Bucero escribía en alemán, utilizaba su nombre original, «Butzer». La forma latina de su nombre es Bucerus y los eruditos modernos han optado por utilizar la abreviatura de la forma latina, Bucero.
  3. Eells nombra al padre y abuelo como «Nicolás», y dice que el padre era zapatero.[11]
  4. Greschat narra la historia de esta escuela en Schlettstadt.[13]
  5. De acuerdo con Eells, en lugar de ser liberado de inmediato, escapó supuestamente y regresó a Estrasburgo.[141]
  6. Eells y Greschat no establecen una conexión directa entre las recomendaciones de Bucer y la segunda edición del libro en 1552.[158] [159] Sin embargo, Wright afirma que de los cincuenta y ocho puntos planteados por Bucero, casi la mitad fueron aceptados en la nueva edición del libro.[160] Eells y Wright indican que el título del tratado es Censura;[158] [160] pero Greschat señala que ese título no se utilizó hasta después de la muerte de Bucero.[159]
  7. Según Eells, Bucero murió el 1 de marzo 1551, y cita fuentes que respaldan esa fecha. No obstante, también señala que Teodoro de Beza y Eduardo VI mencionaron la fecha de 28 de febrero.[158] Selderhuis también dice que murió el 1 de marzo.[163]

Bibliografía consultada[editar]

  • Eells, Hastings (1931). Martin Bucer (en inglés). New Haven: Yale University Press. OCLC 639395. 
  • Greschat, Martin (2004). Martin Bucer: A Reformer and His Times (en inglés). Louisville: Westminster John Knox Press. ISBN 0-664-22690-6. OCLC 54677679.  Traducido de Martin Bucer: Ein Reformator und seine Zeit (en alemán). Múnich: CH Beck. 1990. ISBN 978-3-406-34610-1. OCLC 24143405. 
  • Hammann, Gottfried (1984). Entre la secte et la cité : le projet d’Église du réformateur Martin Bucer (1491-1551). Histoire et société (en francés) (3). Ginebra: Labor & Fides. ISBN 978-2-830-90015-6. OCLC 11626794. 
  • Joisten, Hartmut (1991). Martin Bucer, un réformateur européen (en francés). Estrasburgo: Libr. Oberlin. ISBN 2-85369-110-1. OCLC 463520373.  Traducido de Der Grenzgänger Martin Bucer: ein europäischer Reformator (en alemán). Espira: Evangelischer Presseverlag Pfalz. 1991. ISBN 978-3-791-81982-2. OCLC 28314865. 
  • MacCulloch, Diarmaid (2003). Reformation: Europe's House Divided, 1490–1700 (en inglés). Londres: Allen Lane. ISBN 0-7139-9370-7. OCLC 53108317. 
  • Old, Hughes Oliphant (2002). The age of the reformation. The reading and preaching of the Scriptures in the worship of the Christian church (en inglés) IV. Grand Rapids: Eerdmans. ISBN 978-0-802-84775-1. OCLC 633591568. 
  • Rott, Jean (1984). «Bucer, Bucerus, Bucaerus, Butzer, Buczer, Boukeros». En Baechler, Charles; Kintz, Jean-Pierre. Nouveau dictionnaire de biographie alsacienne (en francés) !v. pp. 396-405. ISBN 978-2-85759-003-3. 
  • Selderhuis, HJ (1999). Marriage and Divorce in the Thought of Martin Bucer (en inglés). Kirksville: Thomas Jefferson University Press. ISBN 0-943549-68-X. OCLC 38885478.  Traducido de Huwelijk en Echtscheiding bij Martin Bucer (en neerlandés). Leiden: Uitgeverij JJ Groen en Zoon BV. 1994. ISBN 9-050-30407-9. OCLC 31412747. 
  • Thompson, Nicholas (2004). Eucharistic Sacrifice and Patristic Tradition in the Theology of Martin Bucer 1534–1546. Studies in the history of Christian traditions (en inglés) 119. Leiden: Koninklijke Brill. ISBN 90-04-14138-3. OCLC 191929121. 
  • Wendel, François (1951). Martin Bucer, Esquisse de sa vie et de sa pensée publiée à l'occasion du 4e centenaire de sa mort (en francés). Estrasburgo: Société pastorale de Strasbourg. OCLC 30931141. 
  • Weyer, Michel (1991). «Bucer et les Zell : une solidarité critique». En Krieger, Christian; Lienhard, Marc. Martin Bucer and sixteenth century Europe. Actes du colloque de Strasbourg (28-31 août 1991). Studies in medieval and reformation thought (en francés) 52 (I). Leiden: E.J. Brill. p. 276. ISBN 978-9-004-09798-8. OCLC 644474156. 
  • Wright, DF. Martin Bucer: Reforming church and community (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0-521-39144-X. OCLC 28508429. 

Bibliografía adicional[editar]

  • Burnett, Amy Nelson (1994). The Yoke of Christ: Martin Bucer and Christian Discipline. Sixteenth century essays and studies (en inglés) 26. Kirksville: Sixteenth Century Journal Publishers. ISBN 0-940474-28-X. OCLC 29595295. 
  • Poll, GJ van de (1954). Martin Bucer's Liturgical Ideas (en inglés). Assen: Koninklijke Van Gorcum & Comp. OCLC 1068276. 
  • van 't Spijker, Willem (1996). The Ecclesiastical Offices in the Thought of Martin Bucer. Studies in medieval and Reformation thought (en inglés) 57. Leiden: EJ Brill. ISBN 90-04-10253-1. OCLC 34192486. 

Enlaces externos[editar]