Ir al contenido

Marcos 12

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Texto latino de Marcos 11:10-14:32 en el Códice Gigas (siglo XIII)

Marcos 12 es el duodécimo capítulo del Evangelio de Marcos del Nuevo Testamento de la Biblia cristiana. Continúa la enseñanza de Jesús en el Templo de Jerusalén, y contiene la parábola de los viñadores homicidas, la discusión de Jesús con los fariseos y herodianos sobre pagar impuestos al César, y el debate con los saduceos sobre la naturaleza de las personas que serán resucitadas al final de los tiempos. También contiene el mayor mandamiento de Jesús, su discusión sobre la relación del mesías con el rey David, la condena de los maestros de la ley y su elogio de la ofrenda de una viuda pobre.

En el contexto de la cronología de Marcos, estos acontecimientos, que continúan desde el desafío a la autoridad de Jesús en Marcos 11:27-33,[1]​ tienen lugar durante su tercera visita al templo, tradicionalmente identificada con el Martes Santo. [2]

Texto

[editar]

El texto original fue escrito en griego koiné. Este capítulo está dividido en 44 Versículos.

Testigos textuales

[editar]

Algunos manuscritos antiguos que contienen el texto de este capítulo son:

Referencias del Antiguo Testamento

[editar]

Texto bíblico

[editar]

[6]

Parábola de los viñadores homicidas

[editar]

Jesús, después de su discusión con los sumos sacerdotes del Sanedrín sobre su autoridad en Marcos 11:27-33,[7]​ se dirige a «ellos» («los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos»)[8]​ en parábolas (εν παραβολαις, en parabolais, plural). Mientras que el Evangelio de Mateo registra aquí varias parábolas, entre ellas la parábola de los dos hijos y la parábola de los invitados a la boda,[9]​ Marcos relata sólo una:

Un hombre plantó una viña, la cercó con un seto, cavó un lugar para el viñedo, edificó una torre, la arrendó a labradores y se fue a un país lejano. Y al tiempo envió a los labradores un criado, para que recibiese de los labradores del fruto de la viña. Y ellos lo prendieron, lo golpearon y lo despidieron vacío.

Volvió a enviarles otro siervo, y le arrojaron piedras, le hirieron en la cabeza y le despidieron maltratado. Y otra vez les envió otro; y a éste mataron, y a otros muchos; a unos golpeando, y a otros matando.

Y teniendo aún un hijo muy amado, lo envió también el último a ellos, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo. Pero aquellos labradores dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y la heredad será nuestra. Y tomándole, le mataron, y le echaron fuera de la viña.

¿Qué hará, pues, el señor de la viña? Vendrá y destruirá a los labradores, y dará la viña a otros. Y no habéis leído esta Escritura: La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo: Esto ha hecho el Señor, y es cosa maravillosa a nuestros ojos. (1-11 RVR)

La escritura mencionada es una cita del Salmo 118:22-23,[10]​ el salmo de procesión para las tres fiestas de peregrinación que también proporcionó la fuente para la aclamación de la multitud cuando Jesús entró en Jerusalén, Bendito el que viene en el nombre del Señor. [11]​ La cita sobre la piedra es de la versión Septuaginta de los Salmos, una versión que Jesús y los judíos de la Israel probablemente no habrían utilizado. Marcos, sin embargo, que claramente tiene la Septuaginta como referencia del Antiguo Testamento, puede haberla utilizado simplemente para su audiencia, ya que hablaban griego, o para aclarar sus fuentes, orales y/o escritas. Para quienes tratan a Marcos como históricamente fiable, estas predicciones sirven para demostrar el poder del conocimiento de Jesús. Pablo de Tarso también se refiere a Jesús como una «piedra» en Romanos 9:33[12]​ pero hace referencia a esto con citas del Isaías 8:14[13]​ y 28:16.[14]Hechos 4:11 [15]​ recoge que Pedro utilizó el mismo Salmo para describir a Jesús. La 1 Pedro hace referencia tanto a Isaías como al Salmo en 2:6-8,[16]​ aunque la mayoría de los eruditos, aunque no todos, no aceptan esta carta como escrita realmente por el apóstol Pedro.

El obispo anglicano Nicholas Thomas Wright contrasta esta parábola con la primera parábola de Jesús registrada en Marcos, la parábola del sembrador. [17]​ En esa parábola, «falló un lote de semilla, luego otro, y otro, pero al final hubo cosecha», mientras que en esta parábola, se envía un esclavo, luego otro, pero cuando llega el mensajero final, el hijo del dueño de la viña, «lo matan ignominiosamente».[18]

Marcos dice que ellos («los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos») «se dieron cuenta» de que Jesús hablaba de ellos y quisieron arrestarlo, pero no lo hicieron por miedo a la multitud.[19]​ El pasaje invita a la interpretación como una alegoría:[20]​ los labradores son los sacerdotes y maestros, y quizás las autoridades judías en general. La palabra también podría ser una metáfora para toda la humanidad. Muchas traducciones modernas utilizan los términos «arrendatarios» o «agricultores arrendatarios» en lugar de «labradores». El dueño de la viña es Dios. Una interpretación común de los siervos es la de los profetas o todos los mensajeros que proceden de Dios, mientras que los gentiles, o cristianos, son los «otros» a los que se les dará la viña.[21]​ La viña es Israel o, más abstractamente, la promesa hecha a Abraham por Dios. El hijo del dueño es Jesús.[20]​«Amado» es como Dios ha llamado a Jesús en Marcos 1[22]​ y Marcos 9[23]​ durante su bautismo y la Transfiguración.

Isaías 5 utiliza un lenguaje similar con respecto a la viña de Dios.[20]​ Los trabajadores que trabajaban en las fincas de los terratenientes absentistas ocurrían con frecuencia en el Imperio romano, lo que hace que la historia sea relevante para los oyentes de la época.[24]​ Los viñedos eran la fuente de uvas y vino, un símbolo común de bien en los Evangelios. Está Jesús convirtiendo el agua en vino en Juan 2[25]​ y el dicho sobre los odres nuevos en Marcos 2:22.[26]​ Crecimiento natural, como las parábolas de Jesús del grano de mostaza y la Parábola del crecimiento de la semilla en Marcos 4,[27]​ era probablemente una metáfora comprendida de forma natural por el público de Marcos, ya que el mundo antiguo era en gran medida un mundo agrícola.

Esta parábola también se encuentra en los dichos 65-66 del Evangelio de Tomás.[28]

Comentarios

[editar]

La parábola es la conocida como la parábola de los viñadores homicidas o la parábola de la viña, que se encuentra en los Evangelios sinópticos (Mateo 21:33-46, Marcos 12:1-12, Lucas 20:9-19). En esta parábola, Jesús utiliza la metáfora de una viña para ilustrar la relación entre Dios y su pueblo, Israel, así como la reacción de los líderes religiosos judíos ante la llegada del Mesías. En esta parábola, el dueño de la viña representa a Dios, los viñadores son los líderes religiosos de Israel, los siervos enviados son los profetas que Dios envió al pueblo para guiarlos y advertirles, y el hijo amado es Jesús mismo. La parábola describe cómo los viñadores malvados maltratan y matan a los siervos enviados por el dueño de la viña, y finalmente matan al hijo del dueño pensando que así podrán quedarse con la viña para sí mismos.[29]

La interpretación propuesta en la cita que proporcionaste es consistente con la comprensión tradicional de la parábola, donde el hijo amado se refiere a Jesús y los siervos enviados son los profetas del Antiguo Testamento. La parábola ilustra la incredulidad y la resistencia de los líderes religiosos de Israel hacia Jesús, así como el juicio que caerá sobre ellos por rechazar al Hijo de Dios.[30]

Esta interpretación concreta subraya que la muerte de Jesús fuera de Jerusalén, como se representa en la parábola con el hijo siendo arrojado fuera de la viña y asesinado, es un componente esencial del plan de redención de Dios. Aunque los líderes religiosos judíos rechazaron y mataron a Jesús, estas acciones en realidad sirvieron para cumplir el plan divino de establecer una nueva comunidad de fe, la Iglesia, basada en la obra redentora de Cristo.

El uso del Salmo 118 refuerza esta idea al mostrar que las acciones humanas, incluso los actos de violencia y rechazo contra Jesús, en última instancia, contribuyen al plan soberano de Dios. La expansión de la viña a nuevos colonos representa la extensión del evangelio más allá de Israel, hacia todas las naciones, y la construcción de una comunidad universal de creyentes en torno a Cristo como el fundamento. En resumen, la parábola y su interpretación indican que la muerte de Jesús fuera de Jerusalén no fue un fracaso, sino parte integral del plan divino para la salvación de la humanidad, inaugurando una nueva era de redención y estableciendo la Iglesia como el cuerpo de Cristo en el mundo.[30]

El Señor Dios la consignó —no ya cercada, sino dilatada por todo el mundo— a otros colonos que den fruto a sus tiempos, con la torre de elección levantada en alto por todas partes y hermosa. Porque en todas partes resplandece la Iglesia, y en todas partes está cavado en torno al lagar, porque en todas partes hay quienes reciben el Espíritu.[31][30]

Pago de impuestos al César

[editar]

«Ellos» (los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos,[32]​ o «los dirigentes judíos»[33]​) enviaron a algunos fariseos y herodianos a Jesús. Le ofrecen falsos elogios y esperan tenderle una trampa preguntándole si hay que pagar los impuestos a los romanos. Estos dos grupos eran antagonistas, y al mostrarlos trabajando juntos contra Jesús, Marcos muestra la severidad de la oposición a él. Marcos ya los había mencionado juntos Marcos 3:6. Los herodianos, partidarios de Herodes Antipas, habrían estado en Jerusalén con Herodes durante su viaje allí para la Pascua.[34]​ El teólogo protestante Heinrich Meyer señala que el en griego ἀγρεύω (argeuō, «atrapar») es un término de caza.[32]​ Jesús les pidió que le mostraran un denario', una moneda romana, y pregunta de quién es la imagen y la inscripción que hay en ella. La moneda estaba marcada con la imagen del César. Jesús dice entonces: «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios» (17). De este modo, Jesús evita la trampa y no respalda ni a los herodianos y a los romanos que apoyaban, ni a los fariseos.

Este mismo incidente, con pequeñas diferencias, también se recoge en los Evangelios de Mateo (22:15-22)[35]​ y Lucas (20:20-26). El relato de Marcos ha sido descrito como «más conciso y vívido» que el de Mateo.[32]​ El Evangelio de Lucas deja claro que «Esperaban pillar a Jesús en algo que dijera, para entregarlo al poder y la autoridad del gobernador.» Aparentemente, sus interrogadores anticiparon que Jesús denunciaría el impuesto. La acusación de abogar por el impago de impuestos fue formulada más tarde contra Jesús ante Pilato.

Dar a Dios lo que es de Dios podría ser una admonición a cumplir con la obligación de uno con Dios como uno debe cumplir con una obligación con el estado.[36]​. También podría ser la manera de Jesús de decir que Dios, no Roma, controlaba Israel, de hecho el mundo entero, y así satisfacer también a los fariseos. Este pasaje se utiliza a menudo en argumentos sobre la naturaleza de la separación de la Iglesia y el Estado.

El mismo dicho se encuentra en el Evangelio de Tomás como dicho 100, con las palabras adicionales «...y dame lo que es mío».[28]

Algunos escritores citan esta frase en apoyo de la resistencia a los impuestos: véase, por ejemplo, Ned Netterville,[37]​ Darrell Anderson,[38]​ y Timmothy Patton.[39]

Comentarios

[editar]

Los herodianos eran partidarios de la dinastía de Herodes, que gobernaba en Judea bajo la autoridad romana. Su apoyo a Herodes y a su familia les aseguraba cierto grado de influencia y poder político en la región. Preferían la mediación de un príncipe local (Herodes u otro miembro de su familia) para gestionar los asuntos con Roma, incluidos los impuestos, en lugar de lidiar directamente con la administración romana. Esto les permitía mantener cierto control sobre sus asuntos internos y proteger sus intereses económicos. Dentro de su sencillez, la escena revela la grandeza de Jesús. Los que eran enemigos entre sí —fariseos y herodianos— se unen para tentarle. Y la maquinación está más acentuada por el elogio que precede a la pregunta insidiosa. En efecto, si los judíos son el pueblo de Dios para servirle, pagar el impuesto al opresor podía interpretarse como una traición al pueblo de Dios. Si negaba la licitud del impuesto, ahí estaban los herodianos[40]

En contraste, los fariseos eran un grupo religioso judío que se destacaba por su devoción a la ley religiosa y su interpretación meticulosa de la misma. Eran conocidos por su estricta observancia de las prácticas religiosas y su énfasis en la ética y la moralidad. A menudo estaban en desacuerdo con los herodianos y la dinastía de Herodes debido a su colaboración con el poder romano y a sus políticas que, en opinión de los fariseos, comprometían la integridad religiosa y nacional de Israel.[41]

En el relato bíblico, Jesús enfrenta una pregunta difícil sobre si es lícito pagar impuestos al César, el gobernante romano. Esta pregunta era una trampa, diseñada para poner a Jesús en una posición comprometedora frente a los líderes religiosos judíos o frente a las autoridades romanas. La respuesta de Jesús es ingeniosa y profundamente significativa. Al decir Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios, Jesús establece una distinción entre las obligaciones civiles y las religiosas. Implica que, aunque los seguidores de Dios tienen responsabilidades cívicas, como el pago de impuestos, también tienen deberes religiosos hacia Dios que deben cumplir.

Esta enseñanza ha sido fundamental en la doctrina cristiana sobre la relación entre la autoridad civil y la autoridad religiosa. Reconoce que las autoridades civiles tienen un ámbito legítimo de autoridad sobre los asuntos temporales, mientras que la autoridad religiosa tiene un papel en los asuntos espirituales y morales. Esta distinción ha sido utilizada para establecer el principio de separación entre la Iglesia y el Estado, así como para abogar por la colaboración entre ambas esferas en la promoción del bien común y el respeto de la dignidad humana.

La Iglesia no tiene soluciones técnicas que ofrecer, no pretende “de ninguna manera mezclarse en la política de los Estados”. No obstante, tiene una misión de verdad que cumplir en todo tiempo y circunstancia en favor de una sociedad a medida del hombre, de su dignidad y de su vocación. Sin verdad se cae en una visión empirista y escéptica de la vida. (…) Su doctrina social es una dimensión singular de este anuncio: está al servicio de la verdad que libera.[42][43]

La resurrección y el matrimonio

[editar]
Christus Pantokrator, ábside de la catedral de Cefalù

Los oponentes de Jesús pasan ahora a los saduceos, que niegan la idea de la resurrección de los muertos. Los saduceos sólo aceptaban los cinco libros de la Torá como divinamente inspirados. La Ley del Levirato judía o Yibbum[44]​) establece que si un hombre muere y su mujer no ha tenido un hijo, su hermano debe casarse con ella. Los saduceos citan un ejemplo de una mujer ha tenido siete maridos de esta manera: [si hubiera una resurrección], ¿con quién estaría casada cuando todos ellos resuciten de entre los muertos?

Jesús dice que no entienden «las Escrituras y el poder de Dios»,[45]​ y afirma que después de la resurrección nadie estará casado, «...serán como los ángeles del cielo. Ahora sobre la resurrección de los muertos: ¿no has leído en el libro de Moisés, en el relato de la zarza, cómo Dios le dijo: 'Yo soy (énfasis añadido) el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob'? No es el Dios de la muertos, sino de la vivos. Estáis muy equivocados». (25-27) La historia de la zarza ardiente se encuentra en Éxodo 3,[46]​ es decir, dentro de los textos bíblicos reconocidos por los saduceos.

La creencia en la resurrección de los muertos era en gran medida una innovación bastante reciente en el pensamiento judío antiguo, y Jesús defiende la creencia contra los saduceos, que la consideran una innovación falsa.[47]​ Cita la declaración de Dios a Moisés en el Monte Sinaí hecha en tiempo presente sobre los patriarcas para demostrar que Dios afirma que siguen en existencia después de su muerte, y por tanto que la doctrina de la resurrección está presente en las Escrituras desde el principio. Jesús concluye que los saduceos «yerran grandemente».[48]​ Meyer señala que las «breves y concisas palabras» de esta afirmación, en griego πολὺ πλανᾶσθε. (polu planasthe), no necesitan las palabras adicionales del Textus Receptus, en griego ὑμεῖς οὖν, humeis oun, «vosotros, pues»).[32]​.

Hasta ahora, en el Evangelio de Marcos, Jesús ha resucitado a una niña muerta[49]​ y ha predicho su propia muerte y resurrección, en 8:31[50]​ por ejemplo, pero no ha discutido en profundidad la naturaleza de la resurrección. Jesús defiende en gran medida la creencia aquí, indicando quizá que el público al que se dirige Marcos ya la conoce. Pablo también describe la resurrección corporal en 1 Corintios 15,[51]​ que será de una naturaleza fundamentalmente diferente a la naturaleza física actual de las personas. Jesús en el Evangelio de Tomás utiliza un argumento a favor de la vida eterna basado en el hecho de que la materia no viva de la comida muerta se convierte en la materia viva del cuerpo después de que una persona la haya comido.[52]Filosóficamente la validez del argumento de Jesús para la resurrección de los muertos depende de la exactitud de la historia de la zarza ardiente, es decir, si Dios realmente dijo eso y lo quiso decir de esa manera la existencia es posible después de la muerte ya que Dios nunca se equivocaría. Los fariseos también creían en la resurrección de los muertos.

Comentarios

[editar]

El pasaje es una interacción entre Jesús y los saduceos, que plantean un escenario hipotético sobre el matrimonio y la resurrección de los muertos. Los saduceos, que no creían en la resurrección, intentan poner a Jesús en una situación difícil con un dilema teológico tal vez imaginado desde el episodio de los siete maridos de Sara, la hija de Tobías. Jesús responde señalando que los saduceos no entienden las Escrituras ni el poder de Dios.

Hay un único Dios, hermanos, que sólo puede ser conocido a través de las Escrituras Santas: Por ello debemos esforzarnos por penetrar en todas las cosas que nos anuncian las divinas Escrituras y procurar profundizar en lo que nos enseñan. Debemos conocer al Padre como Él desea ser conocido, debemos glorificar al Hijo como el Padre desea que lo glorifiquemos, debemos recibir al Espíritu Santo como el Padre desea dárnoslo. En todo debemos proceder no según nuestro arbitrio ni según nuestros propios sentimientos ni haciendo violencia a los deseos de Dios, sino según los caminos que el mismo Señor nos ha dado a conocer en las Santas Escrituras.[53][54]

Él refuta su argumento al explicar que en la resurrección, los que son considerados dignos de participar en la vida futura ya no estarán sujetos a las mismas normas terrenales, como el matrimonio y el levirato. Jesús muestra que la resurrección implica una transformación radical que trasciende las limitaciones y las normas terrenales.[55]

Este pasaje ilustra la capacidad de Jesús para enfrentar y superar los desafíos teológicos y filosóficos de su época, y también resalta su autoridad en la interpretación de las Escrituras y su comprensión del plan divino para la salvación.

Para el hombre esta consumación será la realización final de la unidad del género humano querida por Dios desde la creación (…). La visión beatífica, en la que Dios se manifestará de modo inagotable a los elegidos, será la fuente inmensa de felicidad, de paz y de comunión mutua.[56][55]

El mayor mandamiento

[editar]

Un escriba cercano que oye la respuesta de Jesús a su pregunta se acerca[57]​ y pregunta a Jesús cuál es el mayor mandamiento de Dios. Jesús responde «El primero de todos los mandamientos es: Oye, Israel (el Shema, pieza central de todos los servicios judíos de oración matutinos y vespertinos); El Señor nuestro Dios es un solo Señor: Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con toda tu fuerza: éste es el primer mandamiento. Y el segundo es semejante, a saber: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos."[58]

Jesús cita aquí Deuteronomio 6:4-5[59]​ y Levítico 19:18.[60]​ Juntar estos dos mandamientos vinculados por el amor, poniendo el amar a los demás al mismo nivel que el amar a Dios, fue una de las innovaciones teológicas de Jesús.[36]​ Véase también Judaísmo y cristianismo, Didajé. 1.2. El artículo de la Enciclopedia Judía sobre Jesús[61]​ sostiene que esto demuestra que Jesús conocía y aprobaba la Didajé, en su forma judía. Marcos escribió esto probablemente cuatro décadas después de la muerte de Jesús mostrando que los cristianos todavía usaban formatos de oración judíos, siendo esto en forma de oraciones diarias, en este período.[62]​ La mayoría de los primeros cristianos veían las enseñanzas de Jesús como un resumen de la esencia de la teología judía en contraposición a los componentes rituales del religión.[63]​ Pablo utiliza la misma cita del Levítico en Gálatas 5:14[64]​ y Romanos 13:9[65]​ como resumen de la ley.

El hombre está de acuerdo y dice que guardar estos mandamientos es mejor que hacer sacrificios, a lo que Jesús responde que el hombre «no está lejos del reino de Dios» (34).[66]​ Esto parece ser el triunfo de Jesús sobre sus oponentes (o el acuerdo con los fariseos) ya que Marcos afirma que esta fue la última pregunta que le hicieron. Estar «no lejos» de Dios puede verse en el sentido de estar cerca del conocimiento de Dios. Otros han visto que «lejos» se refiere en realidad a una distancia espacial de Dios, quizá del propio Jesús.[67]

Comentarios

[editar]

A lo largo del Evangelio de Marcos, vemos cómo Jesús enfrenta las preguntas y asechanzas de diversos grupos religiosos y autoridades de su tiempo. Se mencionan confrontaciones con los príncipes de los sacerdotes, los escribas, los ancianos, los fariseos, los herodianos y los saduceos. Estos grupos intentan poner a prueba a Jesús o cuestionar su autoridad y enseñanzas. Sin embargo, cuando un escriba se acerca a Jesús con una pregunta sincera y bienintencionada, Jesús reconoce su actitud y le responde con instrucción y claridad. Esta interacción contrasta con las confrontaciones anteriores, ya que el escriba muestra un deseo genuino de comprender y aprender de Jesús.[68]

El evangelista señala que después de esta respuesta, ninguno se atreve a hacerle más preguntas a Jesús, lo que sugiere que su respuesta no solo fue profunda, sino que también dejó sin palabras a aquellos que intentaban ponerlo a prueba. Este pasaje resalta la importancia de acercarse a Jesús con un corazón sincero y una mente abierta para recibir su enseñanza. Jesús está dispuesto a instruir a aquellos que buscan la verdad con sinceridad, y su respuesta puede llevar a una comprensión más profunda y una mayor admiración por él.

El amor de Dios es lo primero que se manda, y el amor del prójimo lo primero que se debe practicar. (...) Tú, que todavía no ves a Dios, amando al prójimo te harás merecedor de verle a Él. El amor del prójimo limpia los ojos para ver a Dios, como dice claramente Juan: Si no amas al prójimo, a quien ves, ¿cómo vas a amar a Dios, a quien no ves?.[69][70]

El pasaje es una enseñanza fundamental de Jesús sobre el cumplimiento de la Ley. Los fariseos, que estaban preocupados por cumplir todos los mandamientos contenidos en las leyes mosaicas, plantean a Jesús una pregunta sobre cuál es el mandamiento principal de la Ley. En su respuesta, Jesús condensa toda la Ley en dos mandamientos: amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con toda la mente, y amar al prójimo como a uno mismo. Esta enseñanza enfatiza la importancia del amor tanto a Dios como al prójimo como el núcleo de la Ley y los profetas.[71]

Jesús no solo enseña que estos dos mandamientos son fundamentales, sino que también establece una conexión inseparable entre ellos. El amor a Dios se expresa y se demuestra a través del amor al prójimo, y viceversa. Esta enseñanza desafía la mentalidad legalista de los fariseos y resalta la importancia de la actitud del corazón por encima de la mera observancia externa de los mandamientos. El relato de Mateo subraya esta enseñanza al destacar cómo Jesús responde a la pregunta del escriba sobre el mandamiento principal de la Ley, revelando la profunda conexión entre el amor a Dios y el amor al prójimo como el centro de toda la enseñanza de la Ley y los profetas.[72]

Ninguno de estos dos amores puede ser perfecto si le falta el otro, porque no se puede amar de verdad a Dios sin amar al prójimo, ni se puede amar al prójimo sin amar a Dios. (…) Sólo ésta es la verdadera y única prueba del amor de Dios, si procuramos estar solícitos del cuidado de nuestros hermanos y les ayudamos.[73]

Respecto de la intensidad del amor a Dios escribía San Bernardo:

Tú me preguntas por qué razón y con qué método o medida debe ser amado Dios. Yo contesto: la razón para amar a Dios es Dios; el método y medida es amarle sin método ni medida» [74][71]

Enseñando a la multitud

[editar]
Gustave Doré: David matando a Goliat

Jesús continúa enseñando en el Templo. Probablemente tuvo lugar a lo largo del muro oriental del Templo.[75]​ Después de superar las trampas de sus oponentes, Jesús plantea su propia pregunta. ¿Cómo es que los maestros de la ley dicen que el Cristo es hijo de David? David mismo, hablando por el Espíritu Santo, declaró: 'El Señor [יְהֹוָה Yĕhovah] dijo a mi Señor [אָדוֹן 'adon]: Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos bajo tus pies'. David mismo lo llama 'Señor'. Cómo puede entonces ser su hijo?». [76]​ Esta es una cita de Salmo 110:1[77][78]​ que tradicionalmente se creía que había sido escrito por el propio David. Este Salmo fue utilizado durante la coronación del antiguo Reino de Israel y Judea.[79]

Este pasaje ha suscitado mucho debate. Se trata de una promesa hecha a David por Dios. El primer Señor mencionado es Dios y el segundo Señor fue creído por los judíos y más tarde por los cristianos para referirse al mesías. Como David llama aquí Señor al mesías, el mesías debe ser superior a David. «Hijo» era un término de sumisión como «padre» era un término de autoridad, así que no se puede decir que el mesías será inferior a David usando el término hijo.[75]

¿Está diciendo Jesús que el mesías no es el heredero biológico de David, o que es más grande que sólo el heredero de David, que el reino del mesías es mucho más grande que un mero sucesor terrenal del reino político de David? El mesías iba a ser de la casa de David, como tanto el Mateo como el Lucas usan su genealogías de Jesús para mostrar. Marcos no tiene genealogía ni nacimiento virginal. Algunos han argumentado que esta es la forma en que Marcos explica por qué Jesús, de una familia tan pobre, podría ser el mesías. Dado que la mayoría de los eruditos críticos modernos rechazan las genealogías de Lucas y Mateo, algunos han argumentado que Jesús no pretendía descender de David, y que ésta es la explicación de Jesús al respecto. Marcos, sin embargo, parece afirmar que Jesús es el heredero de David. Jesús fue aclamado como portador del reino de David en Marcos 11:10. Marcos hizo que los demonios le llamaran Hijo de Dios en 3:11 y 5:7. Pedro le llamó el Cristo en Marcos 8:9. Pedro le llamó el Cristo en Marcos 8:29. [Bartimeo (personaje bíblico)|Bartimeo]], el mendigo ciego al que Jesús curó, le llama Hijo de David en 10:47,[80]​ aunque Jesús no se ha referido a sí mismo de esta manera directamente, una elección interesante para Marcos, que encaja con su tema del Secreto Mesiánico. Jesús suele referirse a sí mismo como Hijo del hombre. Jesús dice explícitamente que es el mesías y el «Hijo del Bendito» en Marcos 14:61-62[81]​ y quizás le dice a Pilato que es el Rey de los judíos en Marcos 15:2:[82]​ «Él le respondió: 'Tú lo dices. '"(NRSV). Marcos escribió claramente para mostrar que Jesús es el mesías judío profetizado como heredero y sucesor de David, así que ¿por qué este discurso y ninguna declaración explícita de Jesús de ascendencia davídica? ¿Está diciendo simplemente que el mesías es superior a David, sea de su casa o no? Si el mesías es realmente Dios, como interpretaron el salmo algunos primeros cristianos, entonces su gloria es mayor que la gloria de cualquier casa.

Tanto Mateo como Lucas utilizan la misma historia, mostrando que no pensaban que contradecía su afirmación de descendencia del rey David en Mateo 1 [83]​ y Lucas 3 .[84]​ Hechos de los Apóstoles 2:34-35[85]​ hace que Pedro utilice la misma cita en referencia a Jesús. Pablo alude a ella en 1 Corintios 15:25. Es posible que Pablo también haga referencia a ella en su Epístola a los colosenses 3:1[86]​ y Epístola a los romanos 8[87]​ donde menciona a «Cristo» a la diestra de Dios. También se encuentra en Hebreos 1:13.[88]

Jesús condena a los maestros de la ley por sus riquezas, ropas lujosas y prepotencia. «Devoran las casas de las viudas y para aparentar hacen largas oraciones. Tales hombres serán castigados muy severamente".[89]​ Marcos12:39[90]​ se refiere a “los asientos importantes en la sinagoga”, aunque el escenario de la enseñanza de Jesús es en el templo. Algunos escritores [¿quién?] han utilizado este pasaje para justificar el antisemitismo a lo largo de los tiempos, pero Jesús está obviamente criticando sus acciones, no la religión. Los maestros serían análogos a los abogados de hoy, ya que el código religioso judío era en gran parte la ley judía. Los escribas interpretaban, como lo hacen hoy los jueces, el significado de las leyes. A menudo podían fingir piedad para acceder a la administración fiduciaria de los bienes de una viuda y, por tanto, de sus bienes, al igual que hoy en día los bufetes de abogados buscan buena reputación con el único fin de conseguir clientes ricos. El hecho de que Jesús afirme que serán «castigados», por algo que han hecho a otros, podría mostrar cómo serán juzgados los jueces.[63]

Véase también

[editar]

Referencias

[editar]
  1. Marcos 11:27-33
  2. Maclear, G. F., Cambridge Bible for Schools and Colleges on Mark 11, accessed 1 July 2021
  3. KJV
  4. KJV
  5. Kirkpatrick, A. F. (1901). El libro de los Salmos: con introducción y notas. The Cambridge Bible for Schools and Colleges. Book IV and V: Psalms XC-CL. Cambridge: At the University Press. p. 839. Consultado el 28 de febrero de 2019. 
  6. Facultad de Teología. Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 3205-3210). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  7. Marcos 11 Marcos 11: 27-33
  8. Marcos11 Marcos 11:27
  9. Maclear, G. F., Cambridge Bible for Schools and Colleg|es on Msar 12, accessed 1 July 2021
  10. Psalm 118 (en inglés)
  11. NKJV
  12. Romans 9 (en inglés)
  13. Isaiah 8 (en inglés)
  14. Isaiah 28 (en inglés)
  15. Acts 4 (en inglés)
  16. 1 Peter 2 (en inglés)
  17. Marcos 4:1-20)
  18. Wright, T., (2001) Marcos para todos, p. 158
  19. NRSVA: Nueva Versión Estándar Revisada
  20. a b c Tuckett, C. M., 57. Mark, en Barton, J. y Muddiman, J. (2001), The Oxford Bible Commentary, p. 910
  21. Brown, 1997, p. 143.
  22. Mark 1 (en inglés)
  23. Mark 9 (en inglés)
  24. Brown, Fitzmyer y Murphy, 1990, p. 621.
  25. John 2 (en inglés)
  26. Mark 2 (en inglés)
  27. Mark 4 (en inglés)
  28. a b Evangelio de Tomás, consultado el 20 de marzo de 2023
  29. Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9335). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  30. a b c Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9336). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  31. Ireneo, Adversus haereses 4,36,2
  32. a b c d Meyer, H. A. W. (1880), Meyer's NT Commentary sobre Marcos 12, traducido de la sexta edición alemana, consultado el 3 de abril de 2020
  33. Marcos 12 12:13: Versión del Nuevo Siglo
  34. Kilgallen, 1989, p. 228.
  35. «Mateo 22:15-22 NVI - Bible Gateway». 
  36. a b Brown, Fitzmyer y Murphy, 1990, p. 622.
  37. Ned Netterville. com/uploads/JesusMarch17th08-_2.pdf «Jesús de Nazaret: Manifestante contra los impuestos ilegales». www.jesus-on-taxes.com. Archivado desde el original el 26 de diciembre de 2011. Consultado el 12 de enero de 2022. 
  38. «Dios es un anarquista - Render Unto Caesar». 
  39. «Romanos II». Consultado el 15 de diciembre de 2018. 
  40. Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9337). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  41. Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9186). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  42. Benedicto XVI, Deus caritas est, n. 9
  43. Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9187). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  44. Deuteronomio 25:5
  45. Marcos 12 12:24
  46. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=2&chapter=3&version=31
  47. Miller, 42
  48. {Marcos 12 12:27
  49. Marcos 5:41-42: véase Hija de Jairo
  50. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=48&chapter=8&version=31
  51. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=53&chapter=15&version=31
  52. html Evangelio de Tomás, Dicho 11, consultado el 5 de diciembre de 2017
  53. Hipólito de Roma, Contra haeresin Noeti 9
  54. Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9338). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  55. a b Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9563). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  56. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1045
  57. O bien, «se acercó y los oyó discutir». Las interpretaciones difieren en cuanto a si el escriba oyó el debate y se acercó, o se acercó y oyó el debate.
  58. 29-31 KJV
  59. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=5&chapter=6&version=31
  60. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=3&chapter=19&version=31
  61. http://jewishencyclopedia.com/view.jsp?artid=254&letter=J&search=Jesus
  62. Brown, 1997, p. 144.
  63. a b Brown, Fitzmyer y Murphy, 1990, p. 623.
  64. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=55&chapter=5&version=31
  65. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=52&chapter=13&version=31
  66. http://www.biblegateway.com/passage/?search=Mark%2012:34;&version=31
  67. Kilgallen, 1989, p. 237.
  68. Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9339). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra
  69. Agustín de Hipona, In Ioannis Evangelium 17,8
  70. Facultad de Teología. Comentarios ala Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9339). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  71. a b Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9189). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  72. Facultad de Teología. Comentarios a la Sagrada Biblia: Universidad de Navarra (Spanish Edition) (p. 9190). EUNSA Ediciones Universidad de Navarra.
  73. Beda el Venerable, Homiliae 2,22
  74. Bernardo de Claraval; De diligendo Deo 1,1
  75. a b Kilgallen, 1989, p. 238.
  76. 35-37
  77. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=23&chapter=110&version=31
  78. Original Hebreo
  79. Miller 43
  80. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=48&chapter=10&version=31
  81. {Marcos 14:61-62
  82. Marcos 15:2
  83. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=47&chapter=1&version=31
  84. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=49&chapter=3&version=31
  85. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=51&chapter=2&version=31
  86. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=58&chapter=3&version=31
  87. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=52&chapter=8&version=31
  88. http://www.biblegateway.com/passage/?book_id=65&chapter=1&version=31
  89. NIV
  90. NIV



Capítulos del Nuevo Testamento
Capítulo anterior
Marcos 11
Nuevo Testamento
Marcos 12
Capítulo posterior
Marcos 13