Judaísmo y cristianismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Giovanni Bellini representa la Circuncisión de Cristo desde el respeto hacia esa milenaria tradición hebrea que señala el convenio abrahámico. Ninguna de las figuras en su obra es en lo más mínimo estereotipada. Realizado en Venecia hacia 1500, este óleo tiene su fuente de inspiración en el Evangelio (Lucas 2:21): Es una imagen del Renacimiento italiano que fue sumamente apreciada y reproducida a lo largo de todo el siglo XVI. La pintura es exhibida en la Galería Nacional de Londres.
Cuando Maurycy Gottlieb representa a Cristo predicando en Cafarnaúm en 1878-79, Jesús de Nazaret, provisto de cristiana aureola, porta además un manto de oraciones judío (talit). Los judíos oyen lo que Jesús predica e incluso hay quienes comentan al respecto. Hay quien lo aclama y quien literalmente se agarra la cabeza. Hay quien tiene fe y quien manifiesta indiferencia. A través de su obra y desde su judaísmo, Gottlieb intenta reabrir el diálogo entre ambos grupos e introduce todo el espectro de diferentes opiniones y reacciones que caracterizan a su pueblo. La obra es exhibida en el Museo Nacional de Varsovia.

El judaísmo y el cristianismo son dos religiones abrahámicas y monoteístas,[1] con varios puntos en común y también con marcadas diferencias, tanto en la teología como en la práctica.

Cada religión tiene su propio ethos y sus fundamentos. Y no existe ninguna religión que sea completamente monolítica. En cada una de ellas existen valiosas expresiones individuales de diálogo interreligioso establecido por los creyentes.

En el cristianismo, a partir del siglo IV, varios sínodos fueron elaborando listas de escritos sagrados que fijaban un canon del Antiguo Testamento de entre 46 y 54 distintos documentos y un canon del Nuevo Testamento de 20 a 27, siendo este último el utilizado hasta el día de hoy; el cual fue definido finalmente en el Concilio de Hipona en el año 393. Sin embargo, esta lista definitiva de 27 libros no fue legitimada por ningún Concilio ecuménico sino hasta el Concilio de Trento (1545-63).

Junto con el aporte grecorromano, aquello que puede denominarse judeocristianismo constituye uno de los pilares fundamentales de la civilización occidental así como también un notable factor en la formación del concepto "Europa" como entidad política, económica y cultural.

Se ha debatido la posibilidad de incluirlo textualmente durante la redacción del proyecto de la Constitución Europea. Pero hay quienes no comparten —incluso si empleada sólo eventualmente— la unión de los términos "judaísmo" y "cristianismo" en una sola palabra. Ello se debe a sus numerosos prejuicios que son la resultante de siglos de desconocimiento mutuo y subsecuentes desencuentros.

Con todo, existen también personas de ambos grupos que reconocen la importancia de establecer un diálogo interreligioso que resulte provechoso para ambas partes y dé lugar a unas acciones humanitarias basadas en la cooperación y el respeto mutuo. Existen algunas preexistencias visuales que sugieren la necesidad de un reencuentro entre cristianos y judíos:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Diccionario de las tres religiones: judaísmo, cristianismo, Islam». webislam.com. Consultado el 17 de febrero de 2014.

Bibliografía[editar]

  • Jacobs, Louis (1973). A Jewish Theology, Behrman House. ISBN 0-87441-226-9.
  • Rosenzweig, Franz (2005). The Star of Redemption, University of Wisconsin Press. ISBN 0-299-20724-2.
  • Welker, Carmen (2007). Should Christians be Torah Observant?, Netzari Press. ISBN 978-1-934916-00-1.
  • Bloom, Harold (2005). Jesus and Yahweh: The Names Divine, Riverhead. ISBN 1-57322-322-0.
  • Herberg, Will (1951). Judaism and Modern Man: An Interpretation of Jewish religion, Jewish Publication Society. ISBN 0-689-70232-9.
  • Bamberger, Bernard (1981). "Commentary to Leviticus" in The Torah: A Modern Commentary, edited by W. Gunther Plaut, New York: Union of American Hebrew Congregations. ISBN 0-8074-0055-6.

Enlaces externos[editar]