Lorenzo de Médici

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Lorenzo de Medici»)
Lorenzo de Médici
Señor de Florencia

Retrato de Lorenzo de Médici obra del taller de Agnolo Bronzino, c. 1569
Ejercicio
1469 - 1492
Predecesor Pedro de Cosme de Médici
Sucesor Pedro II de Médici
Información personal
Nombre completo Lorenzo de Piero de Medici
Tratamiento Su Excelencia
El Magnífico
Nacimiento 1 de enero de 1449
Florencia, República de Florencia
Fallecimiento 8 de abril de 1492
(43 años)
Villa medicea de Careggi, República de Florencia
Sepultura Capilla de los Médici
Basílica de San Lorenzo
Religión Católica
Residencia Palacio Médici
Familia
Dinastía Médici
Padre Pedro de Cosme de Médici
Madre Lucrecia Tornabuoni
Cónyuge Clarisa Orsini
Heredero Pedro II de Médici
Hijos Lucrecia de Lorenzo de Médici
Pedro II de Médici
Magdalena de Lorenzo de Médici
Juan de Médici (León X)
Luisa de Médici
Contessina de Médici
Juliano II de Médicis
Información profesional
Ocupación Estadista

Firma Firma de Lorenzo de Médici

Lorenzo de Médici (en italiano: Lorenzo di Piero de' Medici; Florencia, 1 de enero de 1449-Villa medicea de Careggi, 8 de abril de 1492),[1]​ también conocido como Lorenzo el Magnífico por sus contemporáneos, fue un estadista italiano y gobernante de facto[2]​ de la República de Florencia, mecenas de las artes, diplomático, banquero, poeta y filósofo renacentista, perteneciente a la familia Médici, y también bisabuelo de la reina Catalina de Médici.

Su vida coincidió con la cúspide del Renacimiento italiano temprano; su muerte marca el final de la Edad de Oro de la ciudad de Florencia.[3]​ La frágil paz que ayudó a mantener entre los distintos estados italianos terminó con su muerte. Los restos de Lorenzo de Médici reposan en la capilla de los Médici en la basílica de San Lorenzo de Florencia.

Biografía

Lorenzo de Médici fue considerado el más inteligente de los cinco hermanos Médici, y tuvo como tutor a un diplomático llamado Gentile Becchi. Participó en justas, cetrería, caza y cría de caballos para competir en el Palio de Siena. Tenía un caballo llamado Morello di Vento.[4][5]​.

Retrato de Lorenzo el Magnífico por Giorgio Vasari.

Se educó primero en Venecia y más tarde fue enviado a Milán con sólo diecinueve años en representación de su padre, Pedro de Médici. Siendo aún joven, Pedro lo envió a numerosas misiones diplomáticas. Entre ellas se cuentan viajes a Roma para ver al Papa y a otras figuras políticas y religiosas.

Con veinte años, en 1469, la muerte de su padre le obligó a hacerse cargo del Estado florentino bajo un pulso permanente con el Reino de Nápoles. Su carácter conciliador y diplomático le permitió alcanzar la paz con los napolitanos en 1480 tras declararle la guerra Fernando I de Nápoles. Los enfrentamientos entre los jefes de familia de la república florentina mantenían la ciudad en tensión y Lorenzo debió disputar su posición de forma permanente. Esta actitud llevó a una parte de la historiografía a considerarle un déspota. Otros, sin embargo, le consideraron un mantenedor del orden en un periodo muy convulso de la historia de la ciudad italiana. El enfrentamiento entre los Médici y los Pazzi —otra influyente familia banquera de la ciudad— se mantuvo durante todo su principado y hubo de sufrir, al menos, dos atentados, el más famoso de los cuales sucedió el 26 de abril de 1478, la conspiración de los Pazzi, que ocurrió un domingo en la catedral de Florencia mientras se celebraba la misa. En esta descabellada operación, los Pazzi acabaron con la vida del hermano menor de Lorenzo, Juliano, mientras que entre los atacantes resultaron muertos Francesco de' Pazzi y el arzobispo Salviati, enviado papal. En respuesta a la muerte de este último, el pontífice romano excomulgó a Lorenzo.[6]​ Luego de esto, se enfrentó al papa Sixto IV en el proceso de expansión de los Estados Pontificios.

Casado con una de las mujeres más nobles de la aristocracia romana, Clarisa Orsini, consiguió que su hijo hiciera carrera como eclesiástico, de tal suerte que más tarde llegaría a ser el papa León X.

Como mecenas destacó en su apoyo a artistas de la talla de Sandro Botticelli, Leonardo da Vinci, Giuliano da Maiano y Miguel Ángel, entre otros. Extendió el arte renacentista italiano por el resto de las cortes europeas, gracias a sus excelentes relaciones.

Fundó, entre otras instituciones, la Biblioteca Laurenciana. Enviados de Lorenzo recuperaron del Este de Europa gran cantidad de obras clásicas, montando talleres para copiar sus libros y difundir su contenido a través de toda Europa. Apoyó el desarrollo del Humanismo a través de su círculo de amigos eruditos que estudiaron a los filósofos griegos y trataron de combinar las ideas de Platón con el cristianismo. En este grupo se encontraban los filósofos Marsilio Ficino, Angelo Poliziano y Giovanni Pico della Mirandola.

En su condición de banquero desatendió los negocios heredados de la familia y tuvo muchos problemas para mantener las actividades mercantiles en el oeste de Europa, perdiendo las filiales de Londres, Brujas y Lyon (esta última creada en 1466).

Política

Lorenzo, preparado para el poder, asumió un papel destacado en el Estado a la muerte de su padre en 1469, cuando tenía 20 años. Ya agotado por los proyectos de construcción de su abuelo y constantemente estresado por la mala gestión, las guerras y los gastos políticos, el patrimonio del Banco de los Médicis se redujo seriamente en el transcurso de la vida de Lorenzo.[7]

Lorenzo, al igual que su abuelo, su padre y su hijo, gobernó Florencia indirectamente a través de sustitutos en los ayuntamientos mediante sobornos y matrimonios estratégicos hasta 1490. [8][9]​ Las familias rivales florentinas albergaban inevitablemente resentimientos por el dominio de los Médicis, y los enemigos de los Medici siguieron siendo un factor en la vida florentina mucho después de la muerte de Lorenzo. [8]​ La más notable de las familias rivales fue la de los Pazzi, que estuvo a punto de poner fin al reinado de Lorenzo.[10]

El domingo 26 de abril de 1478, en un incidente conocido como la conspiración de los Pazzi, un grupo encabezado por Girolamo Riario, Francesco de' Pazzi y Francesco Salviati (arzobispo de Pisa), atacaron a Lorenzo y a su hermano y cogobernante Giuliano en la Catedral de Santa María del Fiore en un intento de hacerse con el control del gobierno florentino. [11]​ De forma escandalosa, Salviati actuó con la bendición de su patrón el papa Sixto IV. Giuliano fue asesinado, brutalmente apuñalado hasta la muerte, pero Lorenzo escapó con sólo una herida menor en el cuello, habiendo sido defendido por el poeta Poliziano. [12]​ La noticia de la conspiración se extendió por toda Florencia, y fue brutalmente sofocada por el populacho con medidas como el linchamiento del arzobispo de Pisa y de los miembros de la familia Pazzi implicados en la conspiración. [10]

Tras la conspiración de los Pazzi y el castigo a los partidarios del papa Sixto IV, los Médicis y Florencia se ganaron la ira de la Santa Sede, que confiscó todos los bienes de los Médicis que Sixto pudo encontrar, excomulgó a Lorenzo y todo el gobierno de Florencia, y finalmente puso a toda la ciudad-estado florentina bajo interdicto.[13]​ Cuando estos movimientos tuvieron poco efecto, Sixto formó una alianza militar con el rey Fernando I de Nápoles, cuyo hijo, Alfonso, duque de Calabria, dirigió una invasión de la República florentina, aún gobernada por Lorenzo.[14]​ [[Archivo:Lorenzo di Magnifico visita al rey Fernando de Aragón en Nápoles (Palazzo Vecchio, Florencia).jpg|thumb|Lorenzo va a Nápoles a Ferdinando de Aragón, pintura de Giorgio Vasari y Marco da Faenza, Palazzo Vecchio, Sala di Lorenzo el Magnífico, Florencia]. Lorenzo movilizó a los ciudadanos. Sin embargo, con el escaso apoyo de los aliados tradicionales de los Medici en Bolonia y Milán,[10]​ la guerra se prolongó, y sólo la diplomacia de Lorenzo, que viajó personalmente a Nápoles y se convirtió en prisionero del rey durante varios meses, resolvió finalmente la crisis. Ese éxito permitió a Lorenzo conseguir cambios constitucionales en el gobierno de la República Florentina que reforzaron aún más su propio poder.[8]

A partir de entonces, Lorenzo, al igual que su abuelo Cosme de' Medici, siguió una política de mantenimiento de la paz, equilibrando el poder entre los estados del norte de Italia y manteniendo fuera de Italia a los principales estados europeos, como Francia y el Sacro Imperio Romano Germánico. Lorenzo mantuvo buenas relaciones con el sultán Mehmed II del Imperio Otomano, ya que el comercio marítimo florentino con los otomanos era una importante fuente de riqueza para los Médicis.[15]

Los esfuerzos por obtener ingresos de la extracción de alumbre en Toscana desgraciadamente empañaron la reputación de Lorenzo. El alumbre había sido descubierto por ciudadanos locales de Volterra, que se dirigieron a Florencia para obtener apoyo para explotar este importante recurso natural. El alumbre, un producto clave en las industrias del vidrio, el curtido y el textil, sólo estaba disponible en unas pocas fuentes bajo el control de los otomanos y monopolizado por Génova antes del descubrimiento de fuentes de alumbre en Italia en Tolfa.Primero la Curia romana en 1462, y luego Lorenzo y el Banco de los Médicis menos de un año después, se involucraron en el respaldo de la operación minera, llevándose el papa una comisión de dos ducados por cada cantar quintal de alumbre recuperado y asegurando un monopolio contra las mercancías derivadas de Turquía al prohibir el comercio de alumbre con infieles. [16]​ Cuando se dieron cuenta del valor de la mina de alumbre, los habitantes de Volterra quisieron que sus ingresos se destinaran a sus fondos municipales en lugar de que fueran a parar a los bolsillos de sus patrocinadores florentinos. Así comenzó una insurrección y secesión de Florencia, que supuso la muerte de varios ciudadanos opositores. Lorenzo envió mercenarios para reprimir la revuelta por la fuerza, y los mercenarios acabaron saqueando la ciudad. Lorenzo se apresuró a ir a Volterra para reparar el daño, pero el incidente quedaría como una mancha oscura en su historial.[17][18]

Mecenazgo

Busto de Lorenzo de Médici por Verrocchio.

El mecenazgo de Lorenzo de Médici no consistió tanto en financiar obras, como hiciera su abuelo Cosme el Viejo, sino en mandar a los artistas más destacados de Florencia a diversas cortes, practicando la «política de prestigio artístico»; así, por ejemplo, envió a Botticelli y los hermanos Antonio y Piero Pollaiolo a Roma, a Maiano a Nápoles, a Sansovino a Lisboa, a Verrocchio a Venecia, entre otros casos más. Su gusto y su criterio eran muy valorados puesto que, dotado de una gran sensibilidad demostrada por sus poemas, gustó de rodearse de artistas, filósofos y científicos: amaba el contacto con la inteligencia y el talento, como para cultivar en él mismo una especie de artista universal, para adquirir o presentir todas las virtualidades del genio. A la generación viril de Cosme que se complacía en construir en todos los órdenes, siguió la de los estetas, admirablemente dotados, que preferían el goce estético y la especulación a la actividad. Esto además tiene su explicación en el hecho de que había que hacer avanzar numerosos trabajos ya emprendidos, que las villas de los Médici eran ya numerosas en 1469 y que estaban adornadas con cuadros y estatuas, quedando poco sitio libre. Lo que si es cierto es que entre todas las anticaglie (antigüedades) que conservaban en jardines y en el interior de los palacios, artistas como Miguel Ángel pudieron entrar en contacto directo con las obras de la Antigüedad clásica -y restaurar algunas, como es el caso de Donatello-, sin olvidar por ejemplo que en el Camposanto monumental de Pisa hay una magnífica colección de sarcófagos romanos, probablemente la primera fuente de inspiración para los escultores florentinos del Quattrocento.

Algunos estudiosos proclaman a Lorenzo de Médici como uno de los «padrinos del Renacimiento». Se destaca el llamado «jardín de escultura» que fundó, con el cual pretendía revivir el arte de la escultura, casi extinto en Florencia. En este jardín se impartió enseñanza gratuita en el proceso de esculpir a los más talentosos aprendices de los talleres del momento, entre ellos al joven Miguel Ángel, y fue allí donde este realizó varias de sus primeras obras en mármol como la Virgen de la escalera y La batalla de los centauros. Para llenar la necesidad de tener un maestro en el jardín de escultura, Lorenzo contrató a Bertoldo, antiguo aprendiz del famoso escultor Donatello, quien a su vez había sido aprendiz de Lorenzo Ghiberti. Bertoldo, a pesar de su avanzada edad, enseñó el arte de esculpir el mármol a sus aprendices del jardín, lo cual les dio las bases necesarias para revivir la escultura en Florencia.

Matrimonio e hijos

Rappresentazione dei santi Giovanni e Paolo, c. 1485.

Lorenzo de Médici se desposó con Clarisa Orsini por poderes el 7 de febrero de 1469.[19]​ El matrimonio en persona se llevó a cabo en Florencia el 4 de junio del mismo año. Clarisa era hija de Jacobo Orsini, señor de Monterotondo y Bracciano, casado con su prima Magdalena Orsini. Clarisa y Lorenzo tuvieron 10 hijos:

Lorenzo también adoptó a su sobrino Julio, el hijo ilegítimo de su hermano muerto Juliano de Médici. Julio más tarde se convertiría en el papa Clemente VII.[23]

Posteridad

Sucesión


Predecesor:
Pedro de Cosme de Médici
Señor de Florencia

1469 - 1492
Sucesor:
Pedro II de Médici

Referencias

  1. Picotti, Giovanni Battista (1934). «Medici, Lorenzo de', detto il Magnifico». Enciclopedia Italiana. Consultado el 10 de mayo de 2018. 
  2. Kent, F.W. (2006). Lorenzo De' Medici and the Art of Magnificence. USA: JHU Press. p. 248. ISBN 0801886279. 
  3. Brucker, Gene (21 de marzo de 2005). Living on the Edge in Leonardo's Florence. Berkeley: University of California Press. pp. 14-15. ISBN 9780520930995. JSTOR 10.1525/j.ctt1ppkqw. S2CID 144626626. doi:10.1177/02656914080380030604. 
  4. Poliziano, Angelo (1993). The Stanze of Angelo Poliziano. University Park, Pa.: Pennsylvania State University Press. pp. x. ISBN 0271009373. OCLC 26718982. 
  5. Christopher Hibbert, chapter 9
  6. Hancock, Lee (2004). Lorenzo de Medici: Florence's Great Leader and Patron of the Arts (en inglés). The Rosen Publishing Group. pp. 54-58. ISBN 1-4042-0315-X. 
  7. Walter, Ingeborg (2013). «Lorenzo der Prächtige: Mäzen, Schöngeist und Tyrann» [Lorenzo el Magnífico: Mecenas, Esteta y Tirano]. Damals (en alemán) 45 (3): 32. 
  8. a b c Reinhardt, Volker (2013). «Die langsame Aushöhlung der Republik». Damals (en alemán) 45 (3): 16-23. 
  9. Guicciardini, Francesco (1964). Historia de Italia e Historia de Florencia. Nueva York: Twayne Publishers. p. 8. 
  10. a b c Thompson, Bard (1996). Humanistas y reformadores: Una historia del Renacimiento y la Reforma. William B. Eerdmans Publishing Company. pp. 189 ff. ISBN 0-8028-6348-5. 
  11. Jensen, De Lamar (1992). La Europa del Renacimiento: Age of Recovery and Reconciliation. Lexington, Mass: D.C. Heath and Company. p. 80. 
  12. Durant, Will (1953). The Renaissance. The Story of Civilization 5. New York: Simon and Schuster. p. 125. 
  13. Hancock, Lee (2005). org/details/lorenzodemedici00leeh/page/57 Lorenzo de' Medici: Florence's Great Leader and Patron of the Arts. The Rosen Publishing Group, Inc. . p. 57. ISBN 1-4042-0315-X. (requiere registro). 
  14. Martines, Lauro (2003). Sangre de abril: Florencia y el complot contra los Médici. Oxford University Press. 
  15. Inalcik, Halil (2000). The Ottoman Empire: The Classical Age 1300-1600. London: Orion Publishing Group. p. 135. ISBN 978-1-84212-442-0. 
  16. de Roover, Raymond (1963). El ascenso y declive de la Banca de los Médicis, 1397-1494. Harvard University Press. pp. 152-154. 
  17. Machiavelli, Niccolò (1906). La Historia Florentina 2. London: Archibald Constable and Co. Limited. pp. 197-198. 
  18. Durant, Will (1953). El Renacimiento. La historia de la civilización 5. Nueva York: Simon and Schuster. p. 112. 
  19. Pernis, Maria Grazia (2006). Lucrezia Tornabuoni de' Medici and the Medici family in the fifteenth century. Laurie Adams. New York: Peter Lang. ISBN 0-8204-7645-5. OCLC 61130758. 
  20. a b Tomas, Natalie R. (2003). The Medici Women: Gender and Power in Renaissance Florence. Aldershot: Ashgate. pp. 7, 21, 25. ISBN 0754607771. 
  21. Wheeler, Greg (9 de julio de 2020). «Piero de Medici (the Unfortunate) Timeline 1472-1503». TheTimelineGeek (en inglés británico). Consultado el 9 de mayo de 2023. 
  22. J.N.D. Kelly, The Oxford Dictionary of Popes (Oxford 1986), p. 256.
  23. «Catholic Encyclopedia: Pope Clement VII». www.newadvent.org. 

Bibliografía

  • Eric Frattini. La conjura, matar a Lorenzo de Medici (2006). ISBN 978-84-670-2210-0
  • Vanna Arrighi, ORSINI, Clarice, in Dizionario Biografico degli Italiani, vol. 79, Roma, Istituto dell'Enciclopedia Italiana, 2013, SBN IT\ICCU\TO0\1888404. URL consultato il 9 settembre 2015.
  • Mario Ascheri, Istituzioni Medievali, Bologna, Il Mulino, 1994, SBN IT\ICCU\RLZ\0224367.
  • Emanuela Bianchi, GRAZZINI, Gaetano, in Dizionario Biografico degli Italiani, vol. 59, Roma, Istituto dell'Enciclopedia Italiana, 2002, SBN IT\ICCU\IEI\0196670. URL consultato il 19 ottobre 2015.
  • Emilio Bigi, Scritti scelti di Lorenzo de' Medici, Torino, UTET, 1965 [1955], SBN IT\ICCU\SBL\0426500.
  • Alfredo Bosisio, Il basso Medioevo, in La Storia Universale, vol. 4, Novara, Istituto geografico De Agostini, 1968, SBN IT\ICCU\SBL\0106101.
  • Antonio Cappelli, Lettere di Lorenzo de' Medici detto il Magnifico conservate nell'Archivio palatino di Moderna, Modena, Carlo Vincenzi, 1863, SBN IT\ICCU\MOD\0421326. URL consultato il 20 agosto 2015.
  • Liana Castelfranchi Vegas, L'arte del Quattrocento in Italia e in Europa, Milano, Jaca Book, 1996, ISBN 88-16-40406-X. URL consultato l'11 settembre 2015.
  • Franco Cesati, I Medici, storia di una dinastia europea, Firenze, Mandragora, 1999, ISBN 88-85957-36-6.

Enlaces externos