Ibahernando

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ibahernando
Municipio de España
Bandera de Ibahernando (Cáceres).svg
Bandera
Escudo de Ibahernando (Cáceres).svg
Escudo

Vista aérea de Ibahernando. Al fondo a la derecha, la Sierra del Puerto.

Vista aérea de Ibahernando. Al fondo a la derecha, la Sierra del Puerto.
Ibahernando ubicada en España
Ibahernando
Ibahernando
Ubicación de Ibahernando en España.
Ibahernando ubicada en Provincia de Cáceres
Ibahernando
Ibahernando
Ubicación de Ibahernando en la provincia de Cáceres.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Extremadura (with coat of arms).svg Extremadura
• Provincia Bandera de Cáceres.svg Cáceres
• Partido judicial Trujillo
• Mancomunidad Comarca de Trujillo
Ubicación 39°19′00″N 5°55′00″O / 39.316666666667, -5.9166666666667Coordenadas: 39°19′00″N 5°55′00″O / 39.316666666667, -5.9166666666667
• Altitud 540 msnm
• Distancias

52 km a Cáceres por
 A-58 
37 km a Trujillo por
 CC-50  y  CC-128 
81 km a Mérida por

 CC-24.2  y  A-5 
268 km a Madrid por  A-5 
Superficie 77 km²
Fundación En su actual ubicación: siglo XIII. Posible asentamiento de tropas tras la reconquista de Trujillo por Fernando III de Castilla en enero de 1233
Población 567 hab. (2014)
• Densidad 7,36 hab./km²
Gentilicio Viveño/a: de Vivarnando (coloq.) o Viva
Código postal 10280
Alcalde (2011) José Antonio Redondo Rodríguez Logotipo del PSOE.svg PSOE
Patrón San Lorenzo. Desde 1923. La antigua imagen, muy deteriorada en la actualidad, procedería de la abandonada iglesia dedicada al santo, aneja al Hospital de la Caridad, de Trujillo
Patrona Virgen de la Jara. Al parecer, venerada desde el siglo XV
Sitio web Ayuntamiento de Ibahernando
[editar datos en Wikidata]

Ibahernando es un municipio español en la provincia de Cáceres, comunidad autónoma de Extremadura.

Elementos identitarios[editar]

Toponimia[editar]

Se piensa que el topónimo proviene de un oscuro «Juan (de “Ivan” o “Ibn”, traducible del árabe ابن al español como “hijo de”) Hernando (o Fernando)», tal vez un destacado clérigo del lugar, sin que se conozcan más datos por el momento.[1]

Sea como fuese, cabe hacer notar la casi absoluta variabilidad ortográfica del mismo —al menos hasta finales del siglo XVIII—, no resultando extrañas formas como Hibahernando, Hivahernando, Yba Hernando, Yvahernando o hasta Yebahernando; tal y como figuran sobre todo en distintos documentos de 1527 a 1631.

Símbolos[editar]

  • Bandera rectangular, de proporciones 2/3, formada por dos triángulos que forma la diagonal del ángulo inferior del asta al superior del batiente, verde junto al asta y blanco en el batiente, con el escudo municipal brochante al centro y en sus colores.[2]
  • Escudo tajado. Primero, de sinople cruz visigoda de plata. Segundo, de plata, haz de tres espigas de sinople. Al timbre, corona real cerrada.[3]

Geografía física[editar]

Se halla situado a 18 kilómetros al Suroeste de Trujillo y unos seis al Oeste de Santa Cruz de la Sierra. Limita así mismo con los términos municipales de Robledillo de Trujillo (al Sur), Santa Ana y Ruanes (al Este) y Puerto de Santa Cruz (al Oeste).

En el Catastro del Marqués de la Ensenada[4] de 1752, se dice al respecto:

Que el término que ocupa dicho lugar es de Levante a Poniente media legua, de Norte a Sur una legua, y de circunferencia lo que corresponde a su figura; que linda a Levante con la Dehesa de Magasquilla de los Donaire en que es mayor particionero el Excmo. Sr. Conde de Miranda comprendida en Jurisdicción de esta Ciudad, por Poniente con término de la villa de Santa Ana con la Dehesa de Tejadillos y Santa María de la Jara, en que es mayor interesado Don Pedro Roco, vecino de Cáceres comprendida en Jurisdicción en esta dicha Ciudad, por Norte con Magasquilla de Solís propia de Don Baltasar de Soto vecino de Jerez de los Caballeros, y con la del Campillo, su mayor partícipe Don Pablo Bote, vecino de la villa de Miajadas, y por Sur con la Dehesa de Astorgano su mayor interesado Don Juan Pizarro de Carvajal, vecino de la villa de Santa Ana y con el Alijar de Canchal y Parrilla todo en Jurisdicción de esta Ciudad.
A la cuarta dijeron que las tierras del término de dicho pueblo son todas de secano y que en él solo hay de plantío tres pequeñas partes de viña, que por ser nuevas no han llegado a puntear, que todas componen fanega y cuartilla en sembradora, algunos olivos y en el Egido que se dice de Los Carrascos un poco de monte de encina y matas de la propia naturaleza y lo demás del término se disfruta por los egidos a pasto y labor y la Dehesa Boyal a pasto solo, y que en dicho término a los sitios nombrados Los Llanos y Fuentes hay cosa de quinientas fanegas de tierra inculta por naturaleza…

En la vertiente norte de la Sierra de Montánchez. Destacan entre sus cerros los de Astorgano y el Tomillar. El término municipal está bañado por los arroyos de la Dehesa, Colmenarejo, Tejadillo y Canchales. Su formación vegetal se caracteriza por el bosque esclerófilo mediterráneo (la conocida dehesa), representado por la encina y el alcornoque, junto a otras especies como la jara, la aulaga, la escoba, el cantueso, etc. La fauna específica de este hábitat se halla constituida por el zorro, la jineta, el conejo, la liebre, la perdiz, el tejón, la cigüeña o el jabalí.

Historia[editar]

Mapa del área de las Mezquitas. Mario Roso de Luna. 1905.

Vestigios de leyenda[editar]

A falta de nuevos datos arqueológicos, nada se sabe por el momento de la posible existencia de restos prerromanos (dentro de la llamada cultura castreña), por otro lado, relativamente abundantes en el ámbito geográfico del sudeste de la actual provincia de Cáceres; cabiendo destacar, entre otros, los recintos fortificados de Aldeacentenera, Garciaz, Botija, Santiago del Campo, Arroyo de la Luz, Monroy…; o las batuecas de «la Villeta de Azuquén» y «la Burra», ambas próximas a Trujillo.

Como poco se ha vuelto a saber del ilustre extremeño Mario Roso de Luna y sus arriesgadas suposiciones de que en algunos vestigios arqueológicos de la región habría huellas de los pobladores —o por lo menos de sus herederos— de la mítica Atlántida, o de que las cazoletas como las que se localizan en distintos lugares de los llanos del término constituían un sistema de escritura que denominó ógmica, o hasta una especie de cartas astrales con alguna significación mágico-religiosa; que ante la llegada de nuevos modelos interpretativos caerán definitivamente en desuso.

Estela funeraria de Norbana Secunda. Museo de Cáceres.
Estela funeraria de Gayo Norbano. Utilizada como elemento decorativo en una vivienda de la zona.
Estela funeraria de Alluquio. Museo de Cáceres.

La romanización[editar]

Lo que sí es cierto es la profunda romanización[5] del territorio y su gente, los vetones, en torno a la fundación de dos ciudades estratégicas (la Colonia Iulia Augusta Emerita y Turgalium, la actual Trujillo), para cuyo estudio se cuenta desde hace décadas con la inestimable ayuda de uno de los catálogos epigráficos más numerosos y ricos de la provincia, y entre cuyas piezas más significativas cabría destacar las siguientes:[6]

8. Estela de granito de forma rectangular (117 x 44 x 13 cm) con cabecera redondeada semicircular en la que aparece grabada una media luna muy tosca; debajo de ella aparece el texto distribuido en cuatro líneas, rematado por dos escuadras enfrentadas:

LICINIA M(ARCI) / F(ILIA) SECVND / A H(IC) S(ITA) E(ST) S(IT) / T(IBI) T(ERRA) L(EVIS)

LICINIA SECUNDA HIJA DE MARCO AQUÍ YACE SÉATE LA TIERRA LEVE

16. Estela de granito rojizo (77 x 33 x 13 cm) con cabecera semicircular decorada con creciente lunar sobre peana, a cuyos lados aparecen dos pequeños círculos divididos por su eje horizontal:

N(ORBANA) SECV / NDA QVIN / TI F(ILIA) A(NNORVM) / IIII H(IC) E(ST) S(ITA) / S(IT) T(IBI) T(ERRA) L(EVIS)

NORBANA SECUNDA HIJA DE QUINTO DE 4 AÑOS AQUÍ YACE SÉATE LA TIERRA LEVE

24. Utilizada como elemento decorativo en una vivienda de la zona:

G(AIVS) NORBAN /VS CATVR / AN(NORVM) L Q(VINTVS) NO / ORBAN(VS) NÍGER / FRATRI F(ACIENDVM) C(VRAVIT)

GAYO NORBANO CATUR DE 50 AÑOS (AQUÍ YACE) QUINTO NORBANO NÍGER PROCURÓ HACERLO PARA SU HERMANO

26. Estela de granito (125 x 40 x 22 cm) con cabecera redondeada y decorada con creciente lunar con apéndice en bajorrelieve. El neto inscrito se ha grabado en una cartela rectangular con cinco líneas de texto:

L(VCIVS) MVR / RIVS / RVFIN / VS AN(NORVM) / X H(IC) S(ITVS) E(ST)

LUCIO MURRIO RUFINO DE 10 AÑOS AQUÍ YACE

28. En enero de 1952, se halló en el área de las Mezquitas-Santa María de la Jara la estela funeraria con cabecera irregular de un guerrero, de granito oscuro de gran dureza (160 x 50 x 30 cm), decorada con lanza, escudo de escotadura en V y espada. Como además era lo habitual, no se realizaron labores previas de preparación y alisado del soporte, escogiéndose simplemente la cara más favorable y decorándola con los elementos más significativos de la panoplia de un guerrero. Está datada en la Edad del Bronce Final (ss. IX-VIII a. C.), siendo reutilizada en época romana como lápida funeraria, grabándose sobre ella la siguiente inscripción:

ALLVQVIV(S) / PROTAEIDI F(ILIVS) / HECE SITVS

ALLUQUIO HIJO DE PROTAEIDO AQUÍ YACE

38. Se utilizó de umbral de la basílica visigoda de Magasquilla de los Donaire:

SVN(V)A / LVBAECI / F(ILIA) AN(NORVM) L+V / H(IC) S(ITA) S(IT) T(IBI) T(ERRA) L(EVIS) / FILI F(ACIENDVM) C(VRAVERUNT)

SUNUA HIJA DE LUBAECO DE 65 AÑOS AQUÍ YACE SÉATE LA TIERRA LEVE SUS HIJOS PROCURARON HACERLO

Pero no todos los restos epigráficos descubiertos hasta ahora en el área próxima a Ibahernando han tenido la misma suerte, pudiéndose hablar de la evidencia de un cierto expolio arqueológico y artístico del, en otro tiempo, notable patrimonio local. Cabe mencionar a este respecto una estela funeraria romana de dos individuos, vendida en el pueblo hacia 2013, y en la que apenas se podía leer:

(…) / AN(NORVM) XXX / S(IT) T(IBI) T(ERRA) L(EVIS) / (…) / AN(NORVM) XXII / S(IT) T(IBI) T(ERRA) L(EVIS) / (…) (FACIENDVM) C(VRAVIT)

(…) DE 30 AÑOS SÉATE LA TIERRA LEVE (…) DE 22 AÑOS SÉATE LA TIERRA LEVE (…) PROCURÓ HACERLO
Tierra de Trujillo. En el sentido del reloj, las de Plasencia, Talavera, el Señorío de Alcocer, el Partido de Magacela, Medellín, el de Montánchez y Cáceres.

Alta y Baja Edad Media[editar]

Este elevado número de restos arqueológicos y, sobre todo, epigráficos romanos, permite hablar de una importante base demográfica que continuará estable hasta bien entrada la Alta Edad Media.

En este contexto, resulta especialmente interesante comprobar la aparición de finales del siglo VI a principios del VII de una nueva serie de hallazgos (esta vez en forma de restos cristianos primitivos) en toda el área próxima a Ibahernando, cuyo elemento más destacado será la iglesia altomedieval de Magasquilla de los Donaire.[7]

Pero es tras la conquista de Trujillo el 25 de enero de 1233 por las tropas cristianas de Fernando III de Castilla cuando se va configurando el doble desarrollo de una nutrida clase trabajadora, dedicada en su mayor parte al cultivo de unas tierras que no le pertenecen, así como de unas pocas familias aristocráticas (entre las que destacarían las del marqués de Santa Marta, el conde de la Oliva, el marqués de Campo Real…); verdaderos señores feudales que, como parecen señalar las fuentes documentales de los siglos XVIII al XX, ha llegado prácticamente hasta nuestros días, y cuya difícil, si no imposible, coexistencia pacífica jugará un decisivo papel en la llegada de no pocos enfrentamientos sociales a lo largo de su historia.

Ya a finales del siglo XV (1485), la Tierra de Trujillo abarca una considerable extensión de 10 leguas de ancho por 16 de largo; es decir, todo el territorio comprendido desde el río Almonte hasta el Guadiana de Norte a Sur, y desde el Ibor y Ruecas hasta el Tamuja de Este a Oeste; entre la Tierra de Plasencia (o más correctamente «Comunidad de Villa y Tierra de Plasencia») al Norte y el Partido de Magacela en el extremo sur.

Se incluyen en ella, de un total de 29, las villas, lugares y aldeas de Torrecillas de la Tiesa, Garciaz, El Campo, Berzocana, Madrigalejo, Navalvillar de Pela, Cañamero, Logrosán, Abertura, Ruanes, el propio Ibahernando…; desconociéndose por ahora más detalles sobre el asunto.

«Ejecutoria contra el Con / cejo de Ibahernando sobre / penar los ganados. Da / da en Granada á 6 de / febrero de 1609.» Real Provisión de Felipe III, a petición del Concejo de la Mesta, dirigida al Concejo de Ibahernando por llevar de cada manada de ganado que pasa por sus términos veinte maravedíes por el día y por la noche el doble. Archivo Histórico Nacional, DIVERSOS-MESTA, 100, N. 11. Encuadernado en pergamino.
«Executoria contra el lu / gar de Ibahernando sobre ha / ber penado a un hermano de / Mesta. Dada en Granada á / 6 de febrero de 1609.» Real Provisión de Felipe III, a petición del Concejo de la Mesta, dirigida al Concejo, oficiales y guardas de Ibahernando por llevar pena de doce maravedíes sobre el ganado de un hermano de la Mesta, vecino de Almansa (Albacete). Adjunta notificación al teniente alcalde del lugar. Archivo Histórico Nacional, DIVERSOS-MESTA, 100, N. 12. Encuadernado en pergamino.
Real Pósito de Ibahernando. Sólida construcción del siglo XVIII.

Siglos XVI al XIX[editar]

También tras la reconquista de Trujillo, comienza a formarse la denominada «Arca del Concejo» (actual Archivo Municipal), donde se van custodiando aquellos documentos que más interés presentan para la ciudad y su «Tierra».[8] Ni que decir tiene que, entre ellos, se hallarían respuestas a no pocos de los interrogantes que hasta ahora ensombrecen estos primeros pasos de Ibahernando.

Pero llaman otras tierras. Ya entre julio de 1527 y abril de 1618, embarcan rumbo a «las Indias»:

  • Diego de Orellana, hijo de Gómez Sedeño y de doña Jimena de Vargas, vecinos de Hibahernando, Tierra de Trujillo; julio de 1527.
  • Francisco Rodríguez, natural de Ybahernando, hijo de Juan Rodríguez y de Constanza Hernández, marido de María Sánchez; julio de 1527.
  • Gómez Hernández de Solís, hijo de Gómez Sedeño y de doña Jimena de Vargas, vecinos de Hibahernando, Tierra de Trujillo; julio de 1527.
  • Gómez Sedeño, hijo de Juan de Segovia y de doña Leonor de Solís, vecinos de Hibahernando, Tierra de Trujillo; julio de 1527.
  • Fabián Rodríguez, hijo de Alvar García, vecino de Yebahernando, a la Florida; febrero de 1538.
  • Salvador Sánchez, natural de Ibahernando, hijo de Diego Hernández y de Inés Sánchez, a Perú; mayo de 1598.
  • Juan de Ochoa,[9] portero de la Audiencia de Lima, con su criado Alonso Rodríguez, vecino de Hivahernando, hijo de Alonso Rodríguez y de Isabel Sánchez, a Perú; abril de 1618.
    Fuente: Pares - Archivo General de Indias - Ibahernando.

En 1528 y hasta la definitiva división del territorio extremeño en las de Badajoz y Cáceres (1833), se crea la Provincia de Trujillo, con una población inicial de 48.789 vecinos, lo que supone el 6,75% de toda la Corona de Castilla.

En el Censo de Pecheros de Carlos I de ese año (1528. Fol. 111 r.), figura «Yba Hernando» con 154 vecinos. La suma de la información duró ocho años, de 1528 a 1536, y los datos recogidos se refieren a las cantidades pagadas entre 1527 y 1528.[10]

También en 1631, esta vez en el llamado Censo de la Sal de Felipe IV, aparece «Yvahernando». Tiene ahora 140 vecinos, que consumen 72 fanegas de sal al año, y 1,5 hatos de ovejas y cabras (un hato de ovejas: 500 cabezas. Un hato de cabras: 200 cabezas).

En cuanto a la picota del lugar, cabe decir que, de su primitiva localización en la ladera del denominado Cerro de los Guindos, fue llevada a la plaza mayor (actual Plaza del Doctor Jarrín) a comienzos del pasado siglo, de donde será arrancada en la Segunda República.

Del Interrogatorio de la Real Audiencia de Extremadura[11] de febrero de 1791, se desprende:

Que este lugar es de la xurisdicion de Truxillo, a cuio mediodía esta situado, y al oriente de Santa Cruz y el Puerto, al poniente Santa Ana y Ruanes, y al mediodía Villamesía; todos de la comprensión notoriamente del territorio señalado a la Real Audiencia situada en que dista siete leguas al poniente. Que es realengo y su término se extiende al Oriente, Poniente y Norte a cosa de medio cuarto de legua y al Mediodía cosa de un cuarto de legua. Que confina por todas partes con dehesas de particulares de la xurisdicion de Truxillo, de donde dista tres leguas.

[…] como ciento y noventa vecinos poco más o menos, aplicados algunos a la labranza y los más a servir en Trujillo de pastores.

[…] la diversión a los tiros de barra y calva, y tal cual inclinación al vino. Los jornaleros acuden a sus horas al trabajo. El salario y jornal de cada uno es en invierno de dos reales y medio y tres. En el verano cuatro y cinco reales.

[…] me consta que hay Pósito Real para trigo y centeno para sembrar y hacer la labor. Que su fondo es al efecto de 700 fanegas de trigo y 800 de centeno que se reparten en dos o tres veces en virtud de pienso en la forma regular. Está completamente reintegrado y vuelto a repartir conforme a la ordenanza del Señor Conde de Floridablanca.

A la caída del Antiguo Régimen, la localidad se constituye en municipio constitucional de la región de Extremadura. Desde 1834, queda integrada en el Partido Judicial de Trujillo.[12] En el Censo de Población de 1842, cuenta con 220 hogares y 1.205 vecinos.[13]

En 1850, el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar de Pascual Madoz habla del pueblo en los siguientes términos:

Ibahernando: lugar con ayuntamiento en la provincia y audiencia de Cáceres (7 leguas), partido judicial de Trujillo (3), diócesis de Plasencia (17), capitanía general de Estremadura (Badajoz, 18): situado á la falda N. de la cordillera que sale de la sierra de las Atalayas, 1/2 legua á la derecha del camino de Madrid á Badajoz, es de clima templado; reina el viento O. y se padecen tercianas: tiene 189 casas malísimas, la de ayuntamiento, cárcel y un palacio perteneciente al Sr. Carbajal, una escuela de primeras letras á la que asisten 60 niños de ambos sesos, mediante una corta retribución, y una iglesia parroquial dedicada á la Degollación de San Juan Bautista, aneja á la parroquia de San Martín de Trujillo, y servida por un teniente de fija residencia; una fuente para uso del vecindario y otra ferruginosa en las inmediaciones. Confina el término al N. con el de Trujillo; E. Sta. Ana y Ruanes; S. Robledillo; O. Sta. Cruz de la Sierra y su puerto, á distancia de una legua próximamente, y solo comprende tierras de labor y algún monte de mata baja: el terreno de segunda clase, medianamente abundante: los caminos vecinales: el correo se recibe en Trujillo por propio 3 veces á la semana. Produce: trigo, centeno, garbanzos y aceite; se mantiene ganado lanar, vacuno y cerda, siendo más preferido el primero y se cría caza menuda. Población 220 vecinos, 1.205 almas.

Firma de Alfonso Rodríguez y Cano en un acta de 1880.

Ibahernando en la prensa decimonónica[editar]

Si no con la extraordinaria frecuencia de futuros momentos, la prensa nacional de mediados del siglo XIX en adelante, comienza a publicar —de cuando en cuando— alguna que otra noticia del municipio:

División de las provincias en distritos electorales para el nombramiento de diputados á cortes.

SETIMO DISTRITO.
Cabeza.— Trugillo.

Pueblos.— Almoharin, 1.616 almas. Benquerencia, 248. Botija, 336 […] Ibahernando, 752…
El Pensamiento de la Nación. 12 de agosto de 1846. Pág. 11.

El día a día del Obispado:

El señor obispo de Plasencia (José Ávila y Lamas) ha publicado un edicto convocando á concurso para la provision de los curatos siguientes, que se hallan vacantes en su diócesis, y de los demás que vacaron durante el término del mismo edicto:
«Abertura, Alcollarín, Aldea del Obispo, Aldeanueva de la Vera, Almaraz […] Ibahernando…»

El Heraldo (Madrid. 1842). 13 de mayo de 1853. Pág. 3.

La crónica de sucesos:

Escriben de Trujillo con fecha 25 del pasado: «El día 8 del corriente tuvo lugar en el salón de las casas consistoriales de esta ciudad la vista pública de la causa criminal, seguida en este juzgado contra Juan Felipe Suero, natural y vecino del inmediato pueblo de Ibahernando, por muerte violenta inferida al rayar el día 22 de abril de 1853 á su suegro Juan Ruiz Mena, en ocasión de hallarse este acostado y durmiendo en el campo detrás de un molino de su pertenencia.»

La España (Madrid). N.º 1.925. 9 de julio de 1854. Pág. 2.

O la generosa actitud del cura párroco con los damnificados del terremoto de Andalucía de 1884:

El cura párroco de Ibahernando (Cáceres), don Alfonso Rodríguez, ha reclamado el prohijamiento de un niño huérfano a causa de los terremotos de Málaga y Granada. Este honrado y virtuoso sacerdote se propone, al acogerlo en su hogar, darle además la conveniente educación para que en su día pueda disfrutar de mejor porvenir.

El Día (Madrid). 21 de enero de 1885. Pág. 2. La Correspondencia de España. N.º 9.802. 22 de enero de 1885. Pág. 3. La Discusión (Madrid). N.º 1.890. 23 de enero de 1885. Pág. 2.
Vista parcial de Ibahernando. Al fondo, la Sierra de Montánchez. 1932.
Vista parcial de Ibahernando. Hacia la derecha, la capilla protestante. 1932.

Siglo XX[14] [editar]

IBAHERNANDO. Lugar con Ayuntamiento de 1.241 habitantes de hecho y 1.511 de derecho, a 13 kilómetros de Trujillo y 40 de la capital, cuya estación es la más próxima. Celebra fiesta el 10 de agosto. Su principal producción son los cereales.
Alcalde: Manuel Cercas Martínez. Secretario: Rufino Sánchez Díaz. Juez municipal: Juan Pérez Ruiz. Fiscal: Francisco Rodríguez Ruiz. Secretario: Rufino Sánchez Díaz. Párroco: Segundo Sánchez Rodilla. Abacerías: Francisco Gómez. Aceite (cosecheros): Antonio Ruiz. Aceite (molinos). Antonio Ruiz. Albañiles (maestros): Alonso Díaz. Albarderos: José Jiménez. Barberías: Manuel Ruiz. Carnicerías: Pedro Cortés. Carpinterías: Joaquín Giraldo. Carros (constructores de): Pedro Rubio. Comestibles: Andrés Miguel. Instrucción pública: Enrique Meliá. Eusebia Montero. Estancos: Antonio Mena. Farmacias: Niceto A. Fernández Toril. Ganaderos: Manuel Cercas. Francisco Fernández. Antonio Ruiz. Herreros: Juan Narciso. Médico: Juan Bernardo. Posadas: Pedro Agudo. Tejidos: Juan López. Vinos (cosecheros): Pedro Fernández. Zapateros: Emilio Orellana. Propietarios: Juan Cercas. Manuel Cercas. Francisco Fernández. Pedro Fernández. Francisco Martínez. Felipe Ruiz.

Cáceres (partido judicial de Trujillo). Anuario Riera. 1904. Pág. 1.269.

Ya en las dos primeras décadas de la centuria, van a producirse cuatro hechos que harán saltar con desusada insistencia el nombre de Ibahernando a la prensa regional y nacional: el controvertido cierre de la escuela evangélica viveña en febrero de 1910,[15] la inesperada muerte mientras realizaba una visita pastoral al pueblo del obispo de Plasencia Francisco Jarrín y Moro la noche del 3 de noviembre de 1912, la conversión al catolicismo del otrora primer pastor de la comunidad protestante local, Cándido Rodríguez Gil, en noviembre de 1924; y la inauguración en febrero de 1926 por el deán de Toledo José Polo Benito de las nuevas escuelas municipales.

Entre los años que van de abril de 1931 a julio de 1936, y más concretamente durante el denominado «Bienio Negro», se viven en Ibahernando toda una larga serie de conflictos político-sociales, teñidos en muchas ocasiones de especial saña, cabiendo reseñar entre otros las sonadas fiestas de la República del 13 al 14 de abril de 1932,[16] la fundación a finales de 1933 de la sede local de la emergente Falange Española (FE), el intento de asesinato en octubre de 1934 del destacado propietario agrícola local Juan José Martínez García, los continuos cierres de la Casa del Pueblo (actual Hogar de Jubilados Eladio Viñuela), huelgas, ocupaciones de fincas…, o la fulminante destitución a principios de mayo de 1934 del hasta entonces alcalde republicano Agustín Rosas García:

En el extracto oficial del «Diario de Sesiones» aparece el ruego que hace el diputado por Cáceres D. Luis Romero al señor ministro de la Gobernación, en que se le llama la atención con motivo de la campaña sistemática del gobernador de la citada provincia, quien destituye, incurriendo en la extralimitación grave con carácter político del artículo 189 de la vigente ley Municipal, a los alcaldes y Ayuntamientos. Menciona muchos casos, incluyendo los de los pueblos de Moraleja, Alcuéscar, Riolobos, Miajadas, Ibahernando y otros muchos.

Destitución ilegal de alcaldes que son sustituidos por otros enemigos del régimen. El Heraldo de Madrid. 15 de mayo de 1934. Pág. 13.

Desde ese momento hasta principios de los años 40, se sucederán al frente de la corporación municipal Francisco Cercas Fernández —presidente de una primera Comisión Gestora—, Juan Domingo Gómez Bulnes, José Antonio Martínez García, Luis Alonso Peña y Antonio Mena García.

Sara García hacia 1934.

Víctimas de la Guerra Civil y represaliados del Franquismo[editar]

  • Fueron asesinados por entonces Juan Vicente Alonso Peña (Miajadas, agosto de 1936), Alfonso Anes Cortés (Finca la Pizarra, 25 de noviembre de 1936), Ana Blázquez Salcedo (apodada «la Camisona». Finca la Pizarra, noviembre de 1936), Julián Carrasco Galán (septiembre de 1937), Alonso Cortés Ramiro (Miajadas, 23 de agosto de 1936), Juan Ignacio Cruz Bravo (agosto de 1936), Brígido Manuel Felipe Villar (Villar de Rena, junio de 1938), el maestro de escuela Miguel Fernández Ruiz (noviembre de 1936), Sara García García (Finca la Pizarra, 25 de noviembre de 1936), Francisco Hipólito Ruiz Anes (Finca la Pizarra, 25 de noviembre de 1936), Alfonso Marcelino Salor Cruz (Miajadas, agosto de 1936), los hermanos Antonio y Francisco Serda García (Quintos de San Pedro, abril de 1939) y Diego Zambrano Martín (apodado «el Sastrino», junio de 1936); cabiendo destacar al respecto que en el Registro Civil de Ibahernando solo han aparecido hasta ahora las actas de defunción de Alfonso Anes, Sara García y Francisco Hipólito Ruiz Anes. No así Francisco Tirado Redondo (1880-1960), aunque todo lo contrario afirmara la prensa —hasta francesa— de la época.[17]
  • Murieron en ambos frentes Eduardo Felipe Moreno, el alférez Manuel Martínez Mena y Federico Vega Killius (Batalla del Ebro).
  • En el Listado definitivo de víctimas del Franquismo en la ciudad de Cáceres de julio de 2014 (Amececa), figuran los viveños Higinio Agudo Villar (n. 1912, junio de 1940), Pedro Anes Cortés (n. 1897, abril de 1940) y Leocadio Francisco Cabrera Salor (n. 1895. Prisión Provincial, agosto de 1941).
  • En años posteriores, serán sometidos a diversos expedientes de responsabilidades políticas Matías Domínguez Miguel (1940. Indultado), Aquilino Martínez Aguado (en la provincia de León), Pedro Rodríguez Cortés (1959. Indultado), Juan José Serda García (1958. Indultado), así como los maestros nacionales Julián Fernández Muñoz y Eusebia Montero Ramos (1936-1942).[18]
Visita del gobernador civil Antonio Rueda Sánchez-Malo a los Quintos de San Pedro. 1955.

La «Semana Trágica» y más[editar]

Durante la llamada «Semana Trágica» de finales de junio de 1952, fueron destituidos de una tacada el párroco (Amador Caro Cancho fue suplantado por Florián Rodríguez Pizarro), el alcalde (Luis Cercas Fernández por Juan Domingo Gómez Bulnes), el comandante de puesto de la Guardia Civil y el pastor protestante de Ibahernando (Carlos Liñán Andueza por Emilio de la Vega Rodríguez).

Juan de Miguel Martínez. El pueblo de los protestantes. Foro Actual Ediciones. Sevilla. 2010. Págs. 76 y 81-82. Moisés Domínguez Núñez. Vivencias de Carlos Liñán Andueza, pastor protestante, durante la República, Guerra Civil y Franquismo en Extremadura. www.religionenlibertad.com.

Ese mismo año, la Dirección General de Archivos y Bibliotecas inaugura, entre otras, las de Ibahernando y Alcuéscar, en Cáceres; y Fuente del Maestre y Zalamea de la Serena, en Badajoz.[19]

El Ayuntamiento de mediados de los 50, a instancias de la Ley de Colonización y Distribución de la Propiedad de las Zonas Regables de abril de 1949, promueve la expropiación de los Quintos de San Pedro, emblemática finca del duque de Peñaranda, que será parcelada y entregada, junto con otras tierras de menor extensión, a obreros y jornaleros carentes de recursos.

Termina la centuria con 727 habitantes de derecho, lo que representa el 0,18% del total provincial y, lo que es más significativo, un 76,87% menos que en 1950.[20]

Calle de la Gonzala. Antigua iglesia evangélica de Ibahernando. 1920.
La congregación en el patio de la iglesia. 1932.
En el templo. A la izquierda, Pablo Peña en brazos del pastor Emilio de la Vega. Hacia 1965.
Calle de la Gonzala. Antigua iglesia evangélica de Ibahernando. 1979.
Santa Biblia Reina-Valera (CdV1924). Col. particular. Ibahernando.

«El Pueblo de los Protestantes»[21] [editar]

Pero, sin duda, «el único motivo por el que muchos extremeños habrán oído hablar de Ibahernando»[22] es la implantación a principios del pasado siglo de una cierta comunidad evangélica, cuyas últimas celebraciones llegan hasta principios de los años 60 y por la que será popularmente conocido como «el Pueblo de los Protestantes».

La historia es breve y sencilla:

[…] hace unos 25 o 26 años, un honrado matrimonio, sin posición, sin nombre apenas, hubo de emprender un viaje a Madrid de limosna en busca de la salud quebrantada del esposo.[23] Su permanencia en la corte durante un mes les ofreció la oportunidad de conocer a alguien que era evangélico y que les llevó alguna que otra vez a los cultos de una capilla protestante y les interesó en la lectura de la Biblia […] A su vuelta al pueblo contaron a unos y a otros lo que habían visto y oído, y esta fue la primera noticia que se tuvo en Ibahernando del Evangelio de Cristo.

Agustín Arenales. La Misión Evangélica de Ibahernando (Cáceres). Revista Cristiana: Periódico Científico-Religioso. Año XXXII. N.º 750. 31 de marzo de 1911. Págs. 91-96.

Desde entonces se reunieron en su diminuta habitación, leyendo la Biblia unos cuantos. Un colportor descubrió la congregación y dio cuenta de ello en la Asamblea de la Iglesia Evangélica Española. Uno de los miembros pidió insistentemente les enviasen un pastor, y su deseo por fin se vio cumplido. Al primer pastor que fue le prohibieron la reunión por ser protestante. La celebró particular en vez de pública, no admitiendo en la habitación más que 20 personas, mientras la habitación contigua y el patio estaban lleno de gente. La reunión duró desde las ocho hasta las doce de la noche, causando gran impresión en el pueblo. Las visitas de una señorita inglesa, acompañada de un señor alemán, contribuyeron mucho a afirmarlos en su fe. Un pastor español se avino a ir a aquel pueblo e hizo una buena obra. No faltaron las persecuciones, que afianzaron más el fervor de los creyentes. El secretario del obispo de Plasencia organizó una discusión en la plaza, de la que salió derrotado. Fue el mismo obispo, y a los pocos días murió. Su sucesor también vino, pero se marchó pronto, según dicen, para no morir como su antecesor. Hoy existe una floreciente escuela y una Congregación llena de fe, que ejerce su influencia sobre los pueblos circunvecinos. Las Congregaciones de Miajadas y Santa Amalia seguramente no existirían hoy sin esta Congregación de Ibahernando, a la que deseamos la bendición de Dios.

José Royo. La Congregación de Ibahernando (Cáceres). España Evangélica. Año I. N.º 27. 29 de julio de 1920. Pág. 21.

Pero la victoria aliada de 1918 comienza a sentirse pronto —muy negativamente— entre las comunidades evangélicas españolas auspiciadas por la alemana familia Fliedner a lo largo de los, en otros escenarios, felices años 20[24]

Así, apenas proclamada la Segunda República (agosto de 1931), el nuncio apostólico en Madrid, Federico Tedeschini, pide a los obispos españoles que le informen sobre el estado del protestantismo en España,[25] a lo que el de Plasencia, Justo Rivas Fernández, responde que en Ibahernando, desde principios de siglo, hay de quince a treinta protestantes, todos españoles; un pastor luterano que fue condenado a la cárcel por el Tribunal de Cáceres tras denuncia del párroco por vilipendio del culto católico, una capilla —nominal— porque no se celebran cultos; y una escuela que cesó por falta de alumnos. El obispo considera que no hay que tomar medidas porque se nota que van en disminución.

Tras producirse el golpe de Estado de julio de 1936, Miajadas queda en manos de la Guardia Civil y elementos de la Falange local. La iglesia evangélica se cierra al culto, sufriendo diversos daños. Carlos Liñán decide trasladarse a Badajoz…

Acabado el conflicto, el pastor se establece de nuevo en Ibahernando, consiguiendo cierto permiso para que puedan quitarse los precintos de la iglesia y así empezar a funcionar de nuevo, aunque con limitaciones. Pero el alcalde exige la autorización del Gobierno Civil, documento que Liñán obtiene en pocos días. Con este, se reabre la iglesia, respetando las nuevas condiciones impuestas, sin manifestación alguna de carácter externo.

Nadie será molestado por sus creencias religiosas ni el ejercicio privado de su culto. No se permitirán otras ceremonias ni manifestaciones externas que las de la Religión Católica.

Fuero de los españoles. BOE. N.º 199. 18 de julio de 1945. Págs. 358-360. Artículo sexto.

Finalmente, el domingo 16 de diciembre de 1945, tras un paréntesis de más de nueve años, se celebra en la capilla de Ibahernando el primer culto de posguerra. Según el propio pastor —entre niños, jóvenes y mayor de edad—, asisten 47 personas. La emigración y el nacionalcatolicismo acabarán con ellos.

En Ibahernando, existe una capilla evangélica perteneciente al Comité Central de Alemania para la Evangelización de España, cuya sede social radica en Madrid, calle Bravo Murillo, número 83, y con domicilio en dicho pueblo, calle de la Estrella, número 30. Pastor: Carlos Liñán Andueza. Tiene escuela aneja.

La situación del protestantismo en España. Seis estudios sobre una campaña de difamación contra España. Oficina de Información Diplomática. Madrid. 1950.

El mencionado informe fue distribuido entre periodistas y diplomáticos de España, resto de Europa y América, procurando salir al paso de cuantas voces venían advirtiendo sobre la represión religiosa en el país con la llegada de la Dictadura franquista.

Dos años después, a principios de 1952, la Comisaría General de Política Social por orden de la Dirección General de Seguridad, elabora esta nueva ficha:

IBAHERNANDO. CAPILLA EVANGÉLICA. Calle de la Estrella, número 12. Autorizada por el Gobierno Civil de la provincia el 19 de noviembre de 1945. Pastor: Don Carlos Liñán Andueza, de 54 años, natural de Fitero (Navarra) y con domicilio en este pueblo.

La comunidad languidece día a día… Tras la marcha de Joaquín Peña[26] a Madrid en 1969, ya solo quedan en el pueblo Inés Cortés y Valentín Salor.

Inés no tuvo hijos. Valentín Salor está enterrado en el nuevo cementerio, donde no existen las tapias divisoras que intentaron, en su día, marginar el silencio de los que allí descansan. Al borde de la carretera de Trujillo, el cementerio antiguo separa, con un muro, el reposo de los vecinos que practicaban credos distintos. Su puerta cerrada nos indica que aquellas absurdas diferencias han sido olvidadas definitivamente por los vecinos de Ibahernando.[27]

Carmen Díez Lobato. Los últimos protestantes de Ibahernando. Región Extremeña (Madrid). Año I. N.º 3. Mayo de 1979. Págs. 29-30.

Anexo: Pastores de la Iglesia Evangélica Española (IEE) de Ibahernando[editar]

  • Cándido Rodríguez Gil (12 de abril de 1908-febrero de 1916).
  • Isaac Vega Naón (octubre de 1916-1930).
  • Carlos Liñán Andueza (29 de noviembre de 1931-1952).
  • Emilio de la Vega Rodríguez (noviembre de 1954-1967).
  • Pedro Arbiol (1967-1976).

Demografía[editar]

Según un documento localizado al parecer entre los folios del Libro Becerro de la parroquia,[28] en 1513, había en el municipio «como cien vezinos, poco más o menos»…

Pero habrá que esperar a la segunda mitad del enciplopédico siglo XVIII para obtener una imagen más veraz y, sobre todo, precisa de su población.

Mapa Geográfico del Obispado de Plasencia. Tomás López de Vargas. 1797. Fragmento.

Segunda mitad del siglo XVIII[editar]

«Por el presente mando que dentro de ocho días primeros siguientes al de la publicazión de este Bando, todos los vecinos cabezas de casa, estantes y habitantes en el lugar de Ibahernando, presenten relazión firmada, en la que pongan su nombre y apellido…» Dado en Badajoz, a 26 de agosto de 1751.

A la vigésima prima pregunta dijeron que el número de vecinos de este pueblo se compone de ciento treinta y tres (532 habitantes), y que en ellos se incluyen los de todas las clases, que no hay alquería ni casa de campo alguna.

Catastro del Marqués de la Ensenada.[29]

«Que en cada lugar, sea de Realengo o de Abadengo, Órdenes o Señorío, acompañados del cura, visiten todo el pueblo, formando lista del número de almas o individuos de cada casa habitación o refugio, conforme a la edad de cada uno poco más o menos…» En Sevilla, a 30 de agosto de 1786.

Fuente: Censo de Floridablanca[30] 0-7 7-16 16-25 25-40 40-50 50 y más TOTAL
Varones 53 58 58 39 84 32 324
Mujeres 43 77 51 25 80 30 306
TOTAL 96 135 109 64 164 62 630

Apenas tres meses más tarde, el 11 de noviembre, el propio párroco Esteban Hurtado Palomo, por medio de la Diócesis de Plasencia, responde ahora al Interrogatorio de Tomás López de Vargas:[31]

Esta población es aldea, sujeta a la jurisdicción de la ciudad de Trujillo, a cuya vicaría pertenece.
Su vecindad ciento treinta vecinos (520 habitantes) poco más o menos.

Por último, el 15 de febrero de 1791, «el Señor Don Pedro Bernardo de Sanchoyerto del Consejo de V. M. y su Alcalde del Crimen de la Real Audiencia de Extremadura», tomados los informes correspondientes, notifica:

Este pueblo tiene como ciento y noventa vecinos (760 habitantes) a dos clases reducidos, labradores y jornaleros. De la primera habrá entre cincuenta y sesenta y los restantes son de la segunda.

Interrogatorio de la Real Audiencia de Extremadura.[32]

De 1900 en adelante[editar]

Ibahernando presenta desde 1900 la siguiente evolución demográfica:[33] [34]

Población de Ibahernando de 1986 a 1995[editar]

Fuente: INE 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995
Hombres 469 473 470 459 449 423 429 424 426 423
Mujeres 466 470 468 457 443 417 428 429 425 431
TOTAL 935 943 938 916 892 840 857 853 851 854

Población de Ibahernando de 2001 a 2010[editar]

Fuente: INE 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
Hombres 339 317 301 295 288 276 264 255 239 232
Mujeres 359 341 328 313 303 292 271 260 249 240
TOTAL 698 658 629 608 591 568 535 510 488 472

Población de Ibahernando en 2014 (grupos quinquenales)[editar]

A 1 de enero de 2014, la población de Ibahernando es de 567 habitantes (272 hombres y 295 mujeres), distribuidos por grupos quinquenales:

Fuente: INE 0-4 5-9 10-14 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 50-54 55-59 60-64 65-69 70-74 75-79 80-84 85-89 90-94 95-99 100 y más
Ambos sexos 12 9 22 25 29 18 28 20 31 44 46 41 44 33 36 50 40 26 10 3 0

Patrimonio[editar]

Vista de la parroquia desde el Pozo Ayuso. 1932.
Escudo de Gutierre de Vargas Carvajal a los pies (lado oeste).

Parroquia de la Degollación de San Juan Bautista[editar]

Sobresale la mole de su iglesia parroquial católica bajo la advocación de la Degollación de San Juan Bautista, en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, Diócesis de Plasencia, Arciprestazgo de Trujillo,[35] profundamente restaurada entre los años 2004 y 2005.

Edificio levantado entre el último cuarto del siglo XV (existiría un registro de Fábrica de 1486)[36] y primera mitad del XVI —véase el escudo del obispo Gutierre de Vargas Carvajal que aparece a los pies del templo—, la actual fábrica bien pudo alzarse sobre los restos de una primitiva iglesia altomedieval —o incluso visigoda—, como parece desprenderse de los elementos arquitectónicos más antiguos que han llegado hasta nuestros días.

En el Interrogatorio de la Real Audiencia de Extremadura[37] de febrero de 1791, se dice:

[…] que en este pueblo solo hay una iglesia parroquial con un cura párroco, dedicada a San Juan Bautista, de cuya dotación y demás podrá dar razón este.

Se accede al interior a través de un elegante pórtico con cuatro arcos de medio punto sobre columnas toscanas bien labradas, obra tardía del obispo Juan Ochoa de Salazar, ya de finales del XVI. La portada de este lado se abre en medio punto con jambas y rosca cajeada, enmarcado el conjunto por pilastras estriadas que sostienen un entablamento de metopas y triglifos, con adornos a base de rosetas y círculos, coronado por un frontón circular con un magnífico escudo episcopal en el tímpano. A su izquierda, se vislumbra una cartela conmemorativa, pero su elevado emplazamiento, junto a su deficiente estado de conservación, lo hacen pasar prácticamente desapercibido para el observador medio. Otra portada, a los pies del templo, de medio punto, permite un segundo acceso al interior. Del lado del Evangelio se alza la torre-campanario, de dos cuerpos separados por imposta, rematada por un chapitel cuadrangular, enlucido y encalado.

En su interior, presenta una nave única dividida en seis tramos a base de arcos de medio punto sobre ménsulas. La capilla mayor, ochavada, se cubre con casquete semiesférico de ladrillo. La sacristía y la capilla bautismal se cubren con bóvedas de arista, mientras que el coro, sobre arco en quilla, se cierra mediante una de cañón con lunetos.

De su inventario artístico, destacan la pila bautismal (siglo XIII) y el púlpito, obra de mediados del XVI; un Cristo crucificado, probablemente de la misma época, que preside el altar mayor; una imagen de San José con el Niño (siglo XVI), así como dos óleos sobre lienzo en que se representan la Degollación de San Juan Bautista, de gran valor pictórico, realizado a principios del siglo XVIII; y las Ánimas.

En cuanto al contenido archivístico del templo, cabe enfatizar que los registros bautismales más antiguos microfilmados en 1987 por la Sociedad Genealógica de Utah (Estados Unidos) databan ya de 1632.[38]

Vista aérea de Santa María de la Jara.
Interior hacia la cabecera. 2007.
Imagen de la Virgen de la Jara. Detalle de la melena.
Interior hacia la cabecera. 2012.

Ermita de la Virgen de la Jara[editar]

La ermita de la Virgen de la Jara se sitúa junto al camino rural de Santa Ana, a unos cuatro kilómetros al Suroeste de Ibahernando, en el mismo lugar donde —según la tradición— se produjo la aparición mariana. Pertenece a la Diócesis de Plasencia.

La primitiva construcción dataría de los siglos XV y XVI, con posteriores obras de remodelación ya en los siglos XVIII y XIX.

Posiblemente, existiese cerca un templo de advocación femenina correspondiente a alguna deidad romana, a la vista de la gran cantidad de restos epigráficos descubiertos en la zona.

En el antes citado Interrogatorio,[39] se refiere:

Que en el término de este pueblo no hay ermita alguna, pero sí cerca en el de Trujillo, llamada Santa María de la Jara, de que por costumbre antigua cuidaba la Justicia de este pueblo y pone en ella santero, que nombra el cura para cuidado de dicha ermita, que no tiene salario y se mantiene de limosnas que recoge con la tablilla, y en dicha ermita se hacen dos funciones por el Concejo el día segundo de Pascua de Resurrección y el de San Marcos, yendo en procesión con asistencia del cura y algún otro que se agrega, para lo que tiene señalado en el Reglamento ciento veinte reales, y aunque concurre gente para oír misa que se celebra en ella en ambos días, no hay fiesta ni motivo que dé escándalo.
Además se celebra misa y fiesta el 25 de marzo con sermón a costa de los fondos de la ermita que consisten en algunas tierras que rendirán como 114 reales poco más o menos, y las mandas que la dan algunos devotos, y aunque también concurren gentes de este pueblo y otros no hay desazones ni quimeras.

Sus muros están construidos de mampostería. El interior del edificio se sustenta sobre pilares adosados de sillería. Los arcos son apuntados y de medio punto, también de sillería. En cuanto a la comunicación con el exterior, esta se realiza a través de una cúpula apoyada sobre pechinas de cemento, ladrillo, madera y una ventana apuntada en la cabecera. El edificio presenta una portada de medio punto con impostas, entre pilastras abalaustradas, jarrón de azucenas en clave, cornisa y remates laterales. Pórtico con entrada lateral al Sur de medio punto con cruz de cantería de remate, cerrado al Norte y dos arcos de medio punto frente a la puerta. La cúpula, al exterior, con tejado a cuatro aguas y cruz de cantería de remate y dependencias adosadas al lado sur.

Se hallan en su interior dos frontales de azulejería talaverana del siglo XVIII, con representaciones de San Bartolomé (del lado de la Epístola) y San Marcos (del Evangelio).

La imagen manierista de la Virgen con el Niño, de correcta factura popular (83 x 37 cm), fue restaurada en 2009[40] —véase el deterioro del pelo previo a la intervención— tras el cincuentenario de su coronación canónica el 8 de septiembre de 1958 por Florián Rodríguez Pizarro, párroco local en aquel momento y autor para lo ocasión de la letra del conocido Himno a la Virgen de la Jara.

Va ataviada con una túnica talar roja recogida con un cíngulo y, sobre ella, un bello manto azul que pliega sobre el brazo. Para contrarrestar el desequilibrio provocado por hallarse el manto y el Niño sobre el brazo derecho (algo poco habitual), la Virgen realiza un contrapposto un tanto forzado, girando el torso hacia la izquierda y alzando la mano de ese lado en actitud bendicente. De autor anónimo, data estilísticamente de finales del siglo XVI.

Completa el sencillo conjunto devocional un pequeño retablo compuesto de zócalo, un solo cuerpo de tres calles y ático en forma de frontón triangular; donde se enmarca una hornacina central con la imagen de la titular, flanqueada por columnas de orden jónico y sendas representaciones pictóricas de San Joaquín y Santa Ana; de reciente factura. Todo el retablo descansa sobre un tercer frontal de azulejos similar a los dos anteriores, decorado esta vez con motivos geométricos y vegetales.

Dedicatoria de la basílica de Magasquilla. Museo de Cáceres.
Escudo derecho del palacio de los Carvajal.[41]

Otros puntos de interés[editar]

Destacan también los restos de la basílica de época visigoda de Santa María de Ibahernando, consagrada por Horoncio (obispo de Mérida) hacia los primeros días de abril del año 635 (673 de la Era Hispánica), y excavada en 1973 por el arqueólogo extremeño Enrique Cerrillo Martín de Cáceres:[42]

+ IN NOMINE DOMINI S(A)CRATA / EST HEC BASELICA SANC+E / MARIAE (…) QVE NDIS (…) HORONTIO PONTÍFICE (…) (SUB DIE IDVS) APRILES (AERA D) CLXXIII

EN EL NOMBRE DEL SEÑOR ESTA BASÍLICA FUE CONSAGRADA A SANTA MARÍA Y A (…) SIENDO OBISPO HORONCIO EL DÍA (…) DEL MES DE ABRIL DE LA ERA 673

Durante la excavación, se halló formando parte de un cercado próximo una inscripción incompleta. Su texto es el siguiente:

QVADRA / TVS FVSC / I F(ILIVS) H(IC) S(ITVS) E(ST) S(IT) / T(IBI) T(ERRA) L(EVIS)

QUADRATO HIJO DE FUSCO AQUÍ YACE SÉATE LA TIERRA LEVE

Una más. En la cocina de la casa de Magasquilla:

D(IIS) M(ANIBVS) S(ACRVM) / IVLIA M / ATERNA / AN I(…) / H(IC) S(ITA) E(ST)

CONSAGRADA A LOS DIOSES MANES JULIA MATERNA DE (…) AÑOS AQUÍ YACE

Años antes, había aparecido en la zona otra inscripción funeraria de época romana, de grandes proporciones, publicada por Ricardo Hurtado de San Antonio en 1977:[43]

CABVREN / A ENIMARI / F(ILIA) OCE / MONIM / ETVS

CABURENA HIJA DE ENIMARO ESTE SEPULCRO (…)

Quedan por mencionar la emblemática Torre del Reloj (1892), antiguo Ayuntamiento y actual sede de la Biblioteca Municipal; el hoy abandonado palacio de los Carvajal, el popular Arco de Tía Juliana, de 1913…; y muy especialmente el frondoso paraje adehesado de «los Tesoritos», antigua necrópolis tardorromana por la que discurre la moderna ruta SL-CC 252, concebida así como una forma fácil y atrayente de conocer mejor la naturaleza y el pasado viveños.

Festividades[editar]

Primitiva talla de San Lorenzo.

San Lorenzo[editar]

Las fiestas en honor a su patrón San Lorenzo se celebran el 10 de agosto.

[…] de donde puede proceder la inveterada costumbre de asistir a la procesión de San Lorenzo con seis chalecos, y un séptimo del revés (uno para cada día de la «inmortal» semana, siendo este último, al parecer, el correspondiente al festejo de San Lorencino).
Hasta había quien, junto con los chalecos, llevaba una parrilla en la mano. Lo único importante, aunque para algún menesteroso tan profusa indumentaria supusiera un enorme esfuerzo dinerario, era pasar calor, mucho calor, como el propio mártir…

Juan de Miguel Martínez. Cosinas de Ibahernando, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 270-271.
Imagen de la Virgen de la Jara.

Virgen de la Jara[editar]

La Virgen de la Jara, con la actual visita al santuario el último sábado de abril o primero de mayo (según en qué caiga el Primero de Mayo, para facilitar así la presencia en la romería de los muchos viveños que —algunos desde hace décadas— viven fuera de Ibahernando), cabiendo destacar que esta llegó a celebrarse en distintas épocas el miércoles de Ceniza, lunes de Pascua o San Marcos.

Está agregada a esta parroquia una ermita donde se venera la imagen de María Santísima, con el nombre de la Jara, distante un cuarto de legua de este pueblo; concúrrese tres veces al año en procesión a dicha imagen, dos votos de este concejo y la otra el día de la Anunciación, todo con devoción y compostura. Además de las limosnas de los fieles tiene de renta anual esta imagen ciento cuarenta reales en yerbas de Magasquilla de los Donaires. Para asistencia de esta Señora reside un ermitaño en su ermita, de buenas costumbre, que nombran el párroco y alcaldes de este.

Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 161-177.
«¡Un pasto pa' la vaca…!»
Romería de la Anunciación. 1960.

Otras celebraciones[editar]

Los Carnavales, sobre todo entre los jóvenes, pudiéndose considerar su punto álgido el sábado de Carnaval.

El martes, salen los niños por las calles del pueblo con la conocida como «Vaca Roma» y los cabezudos, al grito peculiar de «¡Un pasto pa' la vaca, que está mu' flaca!» El llamado jueves de Comadres, los pequeños elaboran caramelos con azúcar y cacahuetes. El miércoles de Ceniza, tras la salida de misa, el Ayuntamiento invita a todos los asistentes a sardinas, pan y vino.

Otras celebraciones de menor interés popular o ya desaparecidas, serían las de San Fulgencio (el 16 de enero, se marcaban las reses. Acabada la tarea, el propietario de los animales convidaba a los trabajadores a caldereta y vino de pitarra), la Candelaria (2 de febrero), San Blas (3 de febrero. Ese día, los quintos de turno se desplazaban al Puerto de Santa Cruz, donde el párroco les entregaba unos cordones bendecidos en la misa mayor, que, de vuelta a Ibahernando, regalaban a sus hermanas, madres y novias), la romería de la Anunciación (25 de marzo. Documentada al menos desde finales del siglo XVIII, fue sustituida por el miércoles de Ceniza de ahora), San Marcos (25 de abril), el Segundo Día de Pascua (hoy lunes de Pascua), San Juan Bautista (24 de junio. Titular de la parroquia), Santiago (25 de julio), la Asunción de la Virgen (15 de agosto), más conocida como la Próxima por su cercanía a San Lorenzo; la Pura (8 de diciembre), la Noche de los Chorizos y los Manguillos (31 de diciembre. Se denomina manguillo en algunos pueblos de la zona al cuero que rodea el antebrazo del cerdo, desde la paleta hasta la mano), el Talleo de los Quintos…[44]

Folclore[45] y gastronomía[editar]

Los tradicionales torreznillos.

Algunos platos típicos de la gastronomía viveña —en torno en gran medida a la matanza del cerdo ibérico—[46] son:

  • Caldereta de cordero.
  • Frite.
  • Gazpacho de espárragos.
  • Migas con torreznos.
  • Roscas fritas.
  • Sopas de tomate.
  • Tomatá de carne.

Junto a otros, de caza, a base de distintas especies de la zona, como la perdiz, el conejo, la liebre o el jabalí.

Más información[editar]

Asociaciones culturales[editar]

  • Asociación Cultural Vivahernando.
  • Asociación Juvenil Tres Bastos.
Casa de Cultura Javier Cercas.

Instalaciones[editar]

Viveños ilustres[editar]

Viveños ilustres

Notas y referencias[editar]

  1. Para el investigador local Juan de Miguel Martínez, se trataría de una deformación popular de un conmovedor «¡Viva Fernando!» en relación con la muerte de Fernando II de Aragón en Madrigalejo –a unos 50 kilómetros al Sureste de Ibahernando– en enero de 1516, no dando argumento alguno que pruebe la proposición.
  2. Diario Oficial de Extremadura. N.º 19. 15 de febrero de 2007.
  3. Diario Oficial de Extremadura. N.º 19. 15 de febrero de 2007.
  4. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 121-150.
  5. José Antonio Redondo Rodríguez: Historia Antigua de Ibahernando, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 43 y ss.
  6. José Antonio Redondo Rodríguez: Catálogo epigráfico latino de Ibahernando, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 68-73.
  7. Enrique Cerrillo Martín de Cáceres: El edificio de culto cristiano del 635 en la dehesa de Magasquilla de los Donaire, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 75-105.
  8. El interés por la conservación de los mismos es tal que los Reyes Católicos ordenan al Concejo que haga inventario de las escrituras y demás documentos que genere, y que —«esmeradamente»— los archive, prohibiendo que caigan en manos privadas, aunque se trate de autoridades.
  9. Véase Carta de la Audiencia de Lima al Rey (Lima, 24 de abril de 1619), en Archivo General de Indias, AUDIENCIA DE LIMA, 96, fol. 2 r-v.
  10. Véase Censo de los Millones de 1591. INE.
  11. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 161-177.
  12. Cervantes Virtual[1]
  13. Municipio Código INE -10.102 [2]
  14. Luciano Fernández Gómez: Una aproximación a la historia contemporánea de Ibahernando, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 179-188.
  15. Rafael Luis Carballo López: La escuela de la Iglesia Evangélica Española en Ibahernando durante las primeras décadas del siglo XX. Actas de los XLIII Coloquios Históricos de Extremadura. Trujillo. 2014.
  16. Nuevo Día (Cáceres). Año VII. N.º 1.734. 19 de abril de 1932. Pág. 6.
  17. Los fascistas fusilan a los pastores protestantes. La Voz (Madrid). 12 de octubre de 1936. Pág. 2. Han sido fusilados numerosos pastores protestantes en Aragón, Andalucía y Extremadura. El Sol (Madrid). 13 de octubre de 1936. Pág. 4. Los fascistas fusilan a los pastores protestantes. El Luchador: Diario Republicano. N.º 8.667. 15 de octubre de 1936. Pág. 1. Le protestantisme dans la tragédie espagnole. Le Christianisme Social. N.º 6. 1936 (octubre). Pág. 229.
  18. Fuente: Pares - Portal de Víctimas de la Guerra Civil y Represaliados del Franquismo - Ibahernando.
  19. Bibliotecas nuevas. Boletín de la Dirección General de Archivos y Bibliotecas. 1/1. 28 de febrero de 1953. N.º 9. Pág. 15.
  20. Fuente: INE - Cifras oficiales de Población a 1/1/50 y 1/1/00 - Ibahernando.
  21. Miguel Pérez Reviriego. ¿Qué pasó en Ibahernando? (1848-1999). Asociación Cultural Vivahernando. 2015.
  22. Javier Cercas: Volver a casa. El País Semanal (Madrid). N.º 1.298. 12 de agosto de 2001. Págs. 48-57.
  23. Según la mayoría de indicios y nuevos documentos consultados hasta la actualidad, se trataría del formado por el jornalero Demetrio Frejo Naharro (1848-1910) y Antonia Anes Domínguez (1849-1911). Se habían casado «por la Iglesia» en agosto de 1875 y su viaje a Madrid debió de realizarse en torno a 1885/6.
  24. Véase, por ejemplo, Ana Rodríguez Domingo. Memorias de la familia Fliedner: más de 100 años al servicio del protestantismo en España. 1997. Págs. 295-296 y ss.
  25. Despacho n.º 5.157 del nuncio Tedeschini a monseñor Pizzardo sobre el estado del protestantismo en España. Madrid. 5 de agosto de 1931.
  26. «[…] protestante y excelente persona, al que por su talla menuda y escaso peso apodaban Quincelibras.» Juan Domingo Fernández. De nombres y apodos. HOY.es. 2 de julio de 2009.
  27. Inés Fausta Cortés y Anes falleció en Cáceres el 3 de diciembre de 1999, a los 95 años de edad, siendo sepultada junto a su marido en el Cementerio Municipal de Ibahernando.
  28. Juan de Miguel Martínez: Retazos de historia viveña, en Ibahernando: historia, imágenes y costumbres. 2010. Pág. 37.
  29. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 121-150.
  30. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 151-154.
  31. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 155-159.
  32. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 161-177.
  33. «Poblaciones de hecho desde 1900 hasta 1991. Cifras oficiales de los Censos respectivos.» (en іспанською). Національний інститут статистики Іспанії (INE). Consultado el 21 de junio de 2011. 
  34. «Series de población desde 1996. Cifras oficiales de la Revisión anual del Padrón municipal a 1 de enero de cada año.» (en іспанською). Національний інститут статистики Іспанії (INE). Consultado el 21 de junio de 2011. 
  35. LISTADO DE PARROQUIAS POR LOCALIDADES [3]
  36. Fuente: BNE - Guía de los Archivos de la Iglesia en España - Ibahernando.
  37. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 161-177.
  38. Véase Toñi Gómez et al.: Índice de bautizados en la parroquia de la Degollación de San Juan Bautista de Ibahernando de 1697 a 2007. ACV. 2015.
  39. Manuel Amarilla Redondo: Ibahernando en el siglo XVIII, en Ibahernando: raíces de un pueblo. 2004. Págs. 161-177.
  40. Restauración de Obras de Arte Virgen del Sagrario. Holguera (Cáceres).
  41. Error de apreciación: Sobre todo entre los habitantes de la comarca, Ibahernando fue también conocido como «el Pueblo de los Tres Bastos», lo que nada tiene que ver con el naipe de la baraja española ni con los supuestos del escudo del palacio de los Carvajal (en realidad se trata de tres parejas de fajas ondadas) que aparece en la imagen.
  42. La basílica de época visigoda de Ibahernando. Institución Cultural El Brocense. Cáceres. 1983.
  43. Corpus provincial de inscripciones latinas. Servicios Culturales de la Diputación Provincias. Cáceres. N.º 302.
  44. Juan de Miguel Martínez: Las fiestas viveñas (religiosas y paganas), en Ibahernando: historia, imágenes y costumbres. 2010. Págs. 85-87.
  45. Flor de jara: canciones de un pueblo. Interpretadas por el Grupo Folk Zarabanda de Guadalupe (Cáceres). Madrid. 2001. CD.
  46. Desde 2013, se viene celebrando a finales de marzo la «Matanza Tradicional Viveña».

Bibliografía y fuentes documentales[editar]

  • ARCHIVO de la FUNDACIÓN FEDERICO FLIEDNER. Madrid.
  • ARCHIVO MUNICIPAL de IBAHERNANDO.
  • ARCHIVO PARROQUIAL de IBAHERNANDO. Fotografiado por la Asociación Cultural Vivahernando. 2006-2007. 34 DVD.
  • CERRILLO MARTÍN de CÁCERES, Enrique: La basílica de época visigoda de Ibahernando. Institución Cultural El Brocense. Cáceres. 1983.
  • Col. JUAN de MIGUEL MARTÍNEZ. Sevilla.
  • Col. JULIO ROBERTO ASENSIO-MATILDE PEÑA. Torrejón de Ardoz (Madrid).
  • DÍEZ LOBATO, Carmen: Los últimos protestantes de Ibahernando. Región Extremeña (Madrid). Año I. N.º 3. Mayo de 1979. Págs. 29-30.
  • MIGUEL MARTÍNEZ, Juan de: El pueblo de los protestantes. Foro Actual Ediciones. Sevilla. 2010.
  • MIGUEL MARTÍNEZ, Juan de: Cosas de mi pueblo. Autoedición. 2014.
  • PÉREZ REVIRIEGO, Miguel: ¿Qué pasó en Ibahernando? (1848-1999). Asociación Cultural Vivahernando. 2015.
  • RODRÍGUEZ DOMINGO, Ana: Memorias de la familia Fliedner: más de 100 años al servicio del protestantismo en España. Gayata Ediciones. Barcelona. 1997.
  • VV. AA.: Por una comunidad rural viva (Ibahernando, familia de Dios). Imp. Marsiega. Madrid. 1963.
  • VV. AA.: Ibahernando: raíces de un pueblo. Asociación Cultural Vivahernando. 2004.
  • VV. AA.: Ibahernando: historia, imágenes y costumbres. Asociación Cultural Vivahernando. 2010.

Enlaces externos[editar]