Era Hispánica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Era Hispánica es el cómputo de los años que se utilizó en Hispania hasta bien entrado el siglo XIV. Parte del año 38 a. C., lo que parece deberse a la pacificación definitiva de la Península por parte de los romanos.

Historia[editar]

El 1 de enero del 38 a. C., tras la pacificación oficial de toda Hispania, Octavio Augusto decretó la Aera Hispanica. Una de las teorías que explican su origen es la que identifica el plural de "Aes" (moneda romana hecha de cobre, y también como se conoce al propio metal en latín), "Aeeris" con "Aera", "Era" en latín, aunque no hay confirmación lingüistica de dicha evolución. Los documentos de la época visigótica y casi todos los de la Reconquista emplean el 38 a. C. como año de referencia.

El año anterior a la Aera Hispanica, Octavio había concluido la parte más importante de su labor militar en Hispania, especialmente en el Norte. De este modo emulaba a su predecesor Julio César, quien había exterminado a un millón de galos y esclavizado a otros tantos, como punto destacado de su "cursus honorum". Asimismo, Octavio Augusto fue informado sobre la existencia de yacimientos de oro en Gallaecia.

Uso[editar]

La Era Hispánica fue utilizada en el sur de Francia y la Península Ibérica, si bien no tuvo la misma utilización o permanencia en los diferentes reinos hispánicos.

No se conoce a ciencia cierta cuándo comenzó a ser utilizada para la datación, se estima que hacia el siglo III, pues no se conoce un acontecimiento que justificase el principio de un cómputo relacionado con la cronología provincial, pudiendo ser considerada como una cronología augústea de tipo criptocristiano. Puede que en un principio se estableciese como consecuencia de una afirmación de la identidad de los hispanorromanos ante los invasores godos.

Se usó en inscripciones, crónicas y documentos desde el siglo III hasta el siglo XV.

Abandono[editar]

  • En los Condados Catalanes dejó de utilizarse después del concilio de Tarragona del 1180.
  • En los reinos de Aragón, Valencia y Mallorca se abandonó durante el reinado de Jaime I de Aragón.
  • En la Corona de Castilla su uso fue suprimido reinando Juan I de Castilla, en virtud de un acuerdo de las cortes de Segovia de 1383, puesto en práctica desde el 25 de diciembre del año siguiente.
  • En Portugal dejó de ser utilizada en el primer cuarto del siglo XV, el 22 de agosto de 1422, bajo el reinado de Juan I de Portugal.
  • Navarra fue el reino donde más tiempo pervivió ya que lo hizo a lo largo de la centuria del cuatrocientos.

Conversión de fechas a la era cristiana[editar]

A las fechas que aparecen en documentos con las expresiones era o sub era, que denota referencia a la Era Hispánica, anteriores al siglo XIV, deben sustraerse 38 años para obtener las correspondientes fechas de la Era cristiana.

Véase como ejemplo la resolución de la leyenda inscrita en la Tizona.

Bibliografía[editar]

  • Adriano Cappelli, Cronologia, cronografia e calendario perpetuo. Dal principio dell'era cristiana ai nostri giorni, Editore Ulrico Hoepli, Milano 19886, ISBN 88-203-1687-0, p. 8