Gregorio Marañón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gregorio Marañón
Gregorio Marañón - retrato.png

Escudo de la Segunda República Española.svg
Diputado a Cortes
por Zamora
12 de julio de 1931-9 de octubre de 1933

Información personal
Nacimiento 19 de mayo de 1887 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid
Fallecimiento 27 de marzo de 1960 (72 años)
Madrid
Sepultura Cementerio de San Justo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Familia
Padre Manuel Marañón Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Dolores Moya y Gastón de Iriarte
Hijos Gregorio Marañón Moya
Educación
Educado en Universidad Complutense de Madrid Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Área Endocrinología
Ensayo histórico
Empleador Universidad Central Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimiento Generación de 1914 Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
Firma Firma de Gregorio Marañón.svg

Gregorio Marañón y Posadillo (Madrid, 19 de mayo de 1887-íd., 27 de marzo de 1960) fue un médico internista, científico, historiador, escritor y pensador español, perteneciente a la generación de 1914,[1]​ cuyas obras en los ámbitos científico e histórico tuvieron relevancia internacional.[2]​ Durante un período de cuarenta años[3]​ dirigió la cátedra de Endocrinología en el Hospital Central de Madrid. Carla P. Aguirre Marco, estudiosa de historia de la ciencia y documentación en la Universidad de Valencia, lo señala como un protagonista del nacimiento de la endocrinología española.[2]​ Fue académico de número de la Real Academia Española, de la de la Historia, de la de las Bellas Artes, de la de Medicina y de la de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales). Fue de los fundadores —junto a Ortega y Gasset y Pérez de Ayala— de la Agrupación al Servicio de la República,[4]​ aunque criticó posteriormente la incapacidad de la Segunda República para aunar a todos los españoles.[5]

Biografía[editar]

Retratado por Sorolla en 1920

Era hijo de Manuel Marañón y Gómez-Acebo y Carmen Posadillo Bernacci.[6]​ Nació en Madrid el 19 de mayo de 1887, ciudad donde falleció el 27 de marzo de 1960. Casado con Dolores Moya en 1911, tuvieron tres hijas y un hijo: María del Carmen; María de Belén; María Isabel, y Gregorio, primer marqués de Marañón.

Hombre austero,[7]humanista,[8]​ y liberal,[9]​ está considerado como uno de los más brillantes intelectuales españoles del siglo XX.[10]Pedro Laín Entralgo destacó su estilo literario.[8]​ Como otros intelectuales de la época, se implicó política y socialmente: fue médico del rey Alfonso XIII, combatió la dictadura de Primo de Rivera (condenado a un mes de cárcel) y se manifestó crítico con el comunismo.[¿cuándo?] Apoyó en un primer momento la Segunda República, como uno de los fundadores —junto a Ortega y Gasset y Pérez de Ayala— de la Agrupación al Servicio de la República,[4]​ aunque no tardó en criticar a la República por su incapacidad para aunar a todos los españoles.[5]​ Como parlamentario de las Cortes de la República ha sido caracterizado por su inactividad en el escaño.[11]

Posiblemente después de alejarse de Madrid —en torno a enero de 1937— y ante la requisitoria de su opinión sobre la España republicana, Marañón expresó en una reunión de intelectuales franceses lo siguiente:

No hay que esforzarse mucho, amigos míos; escuchen ustedes este argumento: el ochenta y ocho por ciento del profesorado de Madrid, Valencia y Barcelona [las tres universidades que, junto a la de Murcia, habían quedado en manos de los republicanos] ha tenido que huir al extranjero, abandonar España, escapar a quien más pueda. ¿Y saben ustedes por qué? Sencillamente porque temían ser asesinados por los rojos, a pesar de que muchos de los intelectuales amenazados eran tenidos por hombres de izquierda.[12]

En el artículo titulado Liberalismo y comunismo, publicado en Revue de Paris el 15 de diciembre de 1937, manifestó con claridad su cambio de posición respecto de la Segunda República:

[...] En la historia hay una cosa absolutamente prohibida: el juzgar lo que hubiera sucedido de no haber sucedido lo que sucedió. Mas lo que no admite duda es que las profecías de las derechas extremas o monárquicas que se oponían a la República se realizaron por completo: desorden continuo, huelgas inmotivadas, quema de conventos, persecución religiosa, exclusión del poder de los liberales que habían patrocinado el movimiento y que no se prestaban a la política de clases; negativa a admitir en la normalidad a las gentes de derecha que de buena fe acataron el régimen, aunque, como es natural, no se sintieran inflamadas de republicanismo extremista. El liberal oyó estas profecías con desprecio suicida. Sería hoy faltar inútilmente a la verdad el ocultarlo. Varios siglos de éxito en la gobernación de los pueblos —algunos aún no extinguidos, como los de las democracias inglesa y norteamericana— habían dado al liberal una excesiva, a veces petulante, confianza en su superioridad. La casi totalidad de las estatuas que en las calles de Europa y de América enseñan a las gentes el culto de los grandes hombres tienen escrito en su zócalo el nombre de un liberal. Cualquiera que sea el porvenir político de España, no cabe duda que en esta fase de su historia fue el reaccionario y no el liberal, acostumbrado a vencer, el que acertó.[13]
Gregorio Marañón

Desde diciembre de 1936 hasta otoño de 1942, Marañón vivió fuera de España, en un exilio de hecho. De vuelta en España, si bien la dictadura —como hizo con otros intelectuales— utilizó su figura para mejorar su imagen exterior, en general el franquismo respetó su figura. Según el historiador Miguel Artola Gallego en 1987, «la mayor aportación política de Marañón fue sin duda haber levantado la bandera del liberalismo, de la libertad, en una época en que pocos o ninguno podían hacerlo», entendiendo por «liberalismo» lo contrario a una adscripción política determinada.[14]​ A este respecto, el propio Marañón escribió:

Ser liberal es, precisamente, estas dos cosas: primero, estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo y, segundo, no admitir jamás que el fin justifica los medios, sino que, al contrario, son los medios los que justifican el fin. El liberalismo es, pues, una conducta y, por lo tanto, es mucho más que una política.[15]
Marañón, prólogo de su libro Ensayos liberales, 1946

Tras la revuelta estudiantil de 1956, encabezó, junto a Menéndez Pidal, los primeros manifiestos que denunciaban desde el interior la situación política y solicitaban el regreso de los exiliados.[16]

Gregorio Marañón en un rincón de su biblioteca. De la revista Caras y Caretas, 17 de enero de 1931.

Su contribución a la medicina se centró pronto en la endocrinología, de la que fue uno de sus precursores.[17]​ En su primer año de licenciado (1909) publicó siete trabajos en la Revista Clínica de Madrid, de los que solo uno era de carácter endocrinológico, sobre la insuficiencia poliglandular endocrina. En 1910 publicó cinco trabajos, dos de ellos en endocrinología sobre la enfermedad de Addison.[17]​ En los años siguientes, su interés por la endocrinología aumentó.[2]​ Solamente en 1930 publicó su Endocrinología (Madrid: Espasa-Calpe) y treinta títulos más en revistas científicas sobre esa especialidad, de los cuales la mitad fueron trabajos como único autor, todo lo cual destaca en el marco de las circunstancias político-históricas en las que Marañón estaba directa o indirectamente involucrado.[17]

En el campo de la ética moral del médico, se mantuvo coherente a lo largo de toda su trayectoria, con los valores católicos, y durante la Segunda República se mostró contrario a los métodos anticonceptivos artificiales y a la educación sexual en la infancia por parte del Estado, postulando que tal tarea correspondía a los padres.[18]

Se hizo eco de la corriente internacional eugenésica que existía en el campo científico y político en las décadas de 1920 y 1930, participando en las Primeras Jornadas Eugénicas (1933). Los planteamientos teóricos eugenésicos de Marañón partían fundamentalmente de la alta mortalidad infantil y de los malos cuidados que padecían muchos niños en la España de los años 1920. Respecto a los medios para regularlo -sin entrar en contradicción con la moral católica- abogó por la educación y depositando finalmente en la conciencia individual, la decisión última. [19][20]

Escribió el primer tratado de medicina interna en España, junto con el doctor Hernando, y su libro Manual de diagnóstico etiológico (1946) fue uno de los libros de medicina más difundidos en todo el mundo por su enfoque en el estudio de las enfermedades y por sus inéditas aportaciones clínicas.[cita requerida]

Además de su dedicación intensa a la medicina, escribió sobre temas muy diversos:

Yo escribo sobre lo que se me ocurre porque quiero. Me place hacer uso de la facultad que Dios nos ha dado a los hombres de contemplar y comentar el espectáculo maravilloso de la vida tal como es, en su vasta plenitud.[21]
Gregorio Marañón

En la década de 1930 publicó sus primeros ensayos históricos con especial atención en el género biográfico.[22]​ Así, fundó lo que se denominó «psicohistoria».[22]​ Así, en obras como Ensayo biológico sobre Enrique IV de Castilla y su tiempo (1930), Amiel. Un estudio sobre la timidez (1932), Las ideas biológicas del padre Feijoo (1934), El Conde-Duque de Olivares. La pasión de mandar (1936) o Tiberio. Historia de un resentimiento (1939), analizó diversas facetas del comportamiento humano:[22]​ la timidez en Amiel, la pasión por el poder en El Conde Duque de Olivares, la impotencia y el resentimiento en Tiberio, la intriga y la traición política en Antonio Pérez —uno de los hacedores de la leyenda negra española—. Ya en 1924 había publicado Notas para la biología de Don Juan (Revista de Occidente, nº 7, Madrid, enero 1924) –también como Psicopatología del donjuanismo (Anales de RANM, Vol. 44, Madrid, 1924, pp. 692 ss.; El Siglo Médico, Madrid, 1 de marzo de 1924; Archivos de Medicina, Cirugía y Especialidades, Vol. 14, nº 8, Madrid, pp. 321-344). En esos trabajos, y en sus Tres Ensayos sobre la vida sexual (1926), desmitificaba al donjuanismo como arquetipo de virilidad.[23]

Fue admitido y colaboró en cinco de las ocho Reales Academias españolas.

La huella de Marañón es, en palabras de Ramón Menéndez Pidal, «imborrable» tanto en el plano de la ciencia como en quienes lo trataron.[24]Pedro Laín Entralgo definió su figura como «poliédrica», distinguiendo hasta cinco personalidades distintas y complementarias: el Marañón médico, el escritor, el historiador, el moralista y el español.[25]​. Respecto a su vertiente moralista se podría definir aún más en su condición de «cristiano»; de hecho, en toda su prolífica obra son constantes las referencias a Dios, así como las muestras públicas de su fe, por lo que parece con clara intencionalidad testimonial. En relación con esto, declararía en una entrevista: «Si tuviera que reducir mi biblioteca a tres libros dejaría la Biblia, el Quijote y un buen libro de versos».[26]

O en alusión a su homólogo científico: «Pasteur, el hombre de ciencia representativo, el hombre que dedicó toda su energía a la investigación de la materia y el origen de la vida, no solo fue un idealista, sino también un católico practicante, fervoroso y sencillo. ¡Qué gran lección esta para las generaciones de investigadores actuales, educados en un materialismo impenitente! La verdad es que tenemos el deber de oírla; que no hay razón para poner un gesto admirativo ante la labor investigadora de Pasteur y un gesto de indiferencia ante ese rasgo de su espiritualidad, tan íntimamente ligada a su obra entera».[27]

Fue médico de la Casa Real y de numerosísimos personajes de la vida política, literaria y social de España.[25]​ Pero por encima de todo fue «médico de beneficencia» —o de atención a los pobres— del Hospital Provincial de Madrid, hoy Hospital General Universitario Gregorio Marañón,[28]​ donde en 1911 fue adscrito a su petición al servicio de enfermedades infecciosas. Junto con este, el mayor hospital de Madrid, hoy también llevan su nombre numerosas vías públicas e instituciones educativas de toda España.

Fundación[editar]

Monumento en la localidad jienense de Jódar en memoria de Marañón.

La Fundación Gregorio Marañón se fundó el 11 de noviembre de 1988, con los propósitos de «perpetuar el pensamiento y la obra del Dr. Marañón, difundir la alta magistratura de la medicina que ejerció y fomentar la investigación en los campos de la medicina y la bioética». También, «es tarea primordial de la Fundación la localización y recuperación de todos los documentos biográficos y bibliográficos para constituir un Fondo Documental a disposición de los estudiosos que deseen analizar y profundizar en la significación y vigencia del pensamiento y obra de Gregorio Marañón». Desde 1990 se celebra anualmente una Semana Marañón.[29]

La Semana Marañón de 1999 se dedicó al tema de la emoción;[30]​ la de 2000, celebrada en Oviedo, a Benito Jerónimo Feijoo, hoy,[31]​ la de 2001 a la figura de don Juan;[32][33]​ la de 2002, celebrada en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, se dedicó a "La obra médica de Marañón",[34]​ la de 2006, celebrada en Valencia, a "Luis Vives: humanista español en Europa"[35]​ y la de 2009 a "La tradición liberal".[36]

El 9 de julio de 2010 la Fundación José Ortega y Gasset y la Fundación Gregorio Marañón se fusionaron, creando una única entidad: la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, también conocida como Fundación Ortega-Marañón. Unos de sus centros es el Instituto de Humanidades y Ciencias de la Salud Gregorio Marañón.

Ateneo de Madrid[editar]

El Ateneo de Madrid conmemoró el 50 aniversario del fallecimiento de Marañón, el 19 de octubre de 2010.[37]​ En 1924 Marañón «había sido elevado al cargo del presidente del Ateneo por aclamación de los socios, que le consideraron su presidente legítimo, pero su presidencia fue de facto pues la dictadura de Primo de Rivera no permitió la sesión electoral. Tras la "junta facciosa", no reconocida por los socios, Marañón fue elegido presidente del Ateneo en marzo de 1930».[38]

Cronología[editar]

Obras[editar]

Además de numerosos artículos, monografías científicas (más de 500) y prólogos de libros (llegó a redactar 220), escribió los siguientes libros:

Medicina[editar]

Historia[editar]

Pensamiento[editar]

Referencias[editar]

  1. Sánchez Seoane, Loreto (13 de marzo de 2014). «La Generación del 14, 100 años después». El Mundo. Madrid. Consultado el 12 de marzo de 2017. 
  2. a b c Aguirre Marco, Carla P. (2013). «El significado histórico de las aportaciones de Marañón a la endocrinología internacional». Arbor (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) 189 (759). Consultado el 31 de marzo de 2021. «Una aproximación a la temprana difusión internacional de la obra endocrinológica de Marañón permite situar su protagonismo en el nacimiento de la especialidad médica en España en el marco de la endocrinología internacional, que cristalizaba en la medicina clínica europea de la misma generación de Marañón, la de 1914. [...] Por otra parte, concurrieron en su persona y su labor casi todas las actividades y posiciones que caracterizan el proceso inicial de especialización médica, lo que hace de Marañón el protagonista indiscutible del nacimiento de la endocrinología española. [...] Pero más importante es que la obra de Marañón tuviera desde el principio una amplia difusión internacional. No sólo lo atestiguan las traducciones y reediciones de sus libros, algunos puestos al día en sus ediciones extranjeras. En 1929 se editaba en Budapest su original Praediabetische Zustände y publicó artículos originales en numerosas revistas médicas extranjeras, pero en las especializadas más prestigiosas lo hizo desde el momento de su aparición: en 1923 comenzó a publicar en la francesa que había nacido el año anterior y en 1929 en Endokrinologie, fundada en 1928. De 1921 data su primer artículo en la norteamericana Endocrinology. Las publicaciones de Marañón —en castellano en su mayoría— alcanzaron una proyección internacional también circulando en los repertorios de bibliografía médica ‹en curso› de mayor difusión y en los especializados en endocrinología. Sólo hasta 1936 circularon 194 publicaciones de Marañón a través principalmente de Index Medicus (continuación del Index Catalogue of the Surgeon’s General Office) y Quarterly Cumulative Index Medicus, precursores de Medline y su sucesor actual Pubmed. Contaba Marañón entonces con cerca de 660 publicaciones médicas originales (1909-1935); casi un tercio, pues, de su producción alcanzó difusión inmediata en la comunidad médica internacional de esta manera. En su mayoría se trataba de publicaciones de endocrinología, metabolismo y nutrición, hasta 154, publicadas entre 1910 y 1935, la mayoría artículos firmados en solitario y publicados en castellano.[...] Aunque más de un tercio de esta producción endocrinológica difundida —hasta 60 trabajos— lo firmó Marañón en colaboración con 35 autores diferentes entre 1916 y 1935. Y cincuenta y ocho trabajos, aparte de los libros citados, se habían publicado en el extranjero, la mayoría en revistas médicas generales —sobre todo las francesas y alemanas más prestigiosas— pero veinte en revistas endocrinología: nueve en la Revue française d’endocrinologie (1924-1935, tres en colaboración), cinco en Endokrinologie (1929-1934, tres en colaboración) y seis en Endocrinology, la única revista en inglés en la que publicó (1929-1934, en colaboración).» 
  3. López Vega, Antonio (2011). «Fusi, Juan Pablo: Prólogo». Gregorio Marañón: radiografía de un liberal. España: Taurus. ISBN 978-84-306-0794-5. «Marañón, en efecto, publicó un total de 125 libros, unos 1800 artículos, y cerca de 250 prólogos. Solo su obra médica sumó 32 monografías y 1056 artículos, muchos de ellos contribuciones sustantivas y originales a la ciencia médica. A su trabajo en el Hospital General de Madrid, que compatibilizó con el ejercicio de la medicina privada y con sus publicaciones, dedicó, como él mismo recordaría en 1955, 40 años (1911 a 1955), 12561 días y 40000 horas de servicio.» 
  4. a b Ortega y Gasset, José (2005). «Agrupación al servicio de la República (Manifiesto) (1931)». Obras completas. Ⅳ. Madrid: Fundación Ortega y Gasset-Taurus. p. 660-663. ISBN 84-306-0592-4. 
  5. a b Canal, Jordi, ed. (2007). Exilios. Los éxodos políticos en la Historia de España, siglos XV a XX. Madrid: Sílex. p. 229. ISBN 978-84-7737-189-2. Consultado el 8 de junio de 2013. «Unos días más tarde de su partida, el 10 de enero de 1937, aludiendo a los excesos vividos, Marañón rectificaba una trayectoria previa de compromiso con la República. No era tanto una inequívoca filiación monárquica, cuanto una perspectiva crítica de las limitaciones mostrada por la República en su capacidad de incorporación e inclusión en el cuerpo nacional de sectores sociales hasta esos momentos excluidos de la plena condición ciudadana [...]». 
  6. Pasamar Alzuria, Gonzalo; Peiró Martín, Ignacio (2002). «Marañón y Posadillo, Gregorio». Diccionario Akal de Historiadores españoles contemporáneos. Ediciones Akal. pp. 382-384. ISBN 84-460-1489-0. 
  7. Aresti, Nerea (2002). «La nueva mujer sexual y el varón domesticado. El movimiento liberal para la reforma de la sexualidad (1920-1936)». Arenal: revista de historia de las mujeres (Universidad de Granada, Facultad de Filosofía y Letras) 9 (1): 125-150. «[...] la defensa del placer femenino fue una tendencia dominante entre los modernos moralistas. Incluso Gregorio Marañón, particularmente austero, destacó este aspecto de la nueva moral sexual.» 
  8. a b Laín Entralgo, Pedro. «Gregorio Marañón (1887-1960)». Biblioteca Virtual Cervantes. Consultado el 31 de marzo de 2021. «[...] Con esta eximia manera de trabajar la prosa puso Marañón fina piel limitante y expresiva a la materia de su obra escrita. Materia, todos lo saben, de verdad ingente y diversa. Pero aun siendo tan fabuloso el elenco de sus publicaciones -no menos de mil doscientos ochenta y siete títulos recogía un índice bibliográfico de 1952- es posible ordenar los temas de todas ellas bajo tres rúbricas principales: la enfermedad y su curación, España, la dignidad humana. [...] quede ahora no más que aludido -pronto reaparecerá, mirado a otra luz- el prodigioso tributo literario de este gran escritor a la tierra, los hombres y el pasado de su patria; queden, en fin, sin mención expresa y pormenorizada -entre lectores españoles no es necesaria- los títulos de los libros y ensayos, tan capitales en su obra, que él consagró al tema de la dignidad humana. Mas no quiero dejar sin breve glosa este último epígrafe, porque el modo de concebirlo Marañón ilustra muy bien su calidad espiritual de humanista cristiano. La dignidad humana no fue para él, como para los humanistas del Renacimiento había sido, la simple eminencia ontológica y operativa del hombre en la ordenación del cosmos, y tampoco mera respuesta polémica contra la tan reciente tendencia filosófica y literaria a subrayar cuanto de abyecto y fugitivo hay en el ser humano, sino capacidad ilimitada para la invención de deberes y posibilidad de sentir y cultivar en la propia alma alguna de las vocaciones que él llamaba «del amor». Deber inventado, vocación de amor: decidme si en la obra humanística de Marañón hay dos temas más reiterados y característicos, más ‹marañonianos›.» 
  9. López Vega, Antonio (2011). Gregorio Marañón: radiografía de un liberal. España: Taurus. ISBN 978-84-306-0794-5. 
  10. Herreros Ruiz-Valdepeñas, Benjamín; Gargantilla Madera, Pedro; Bandrés Moya, Fernando (2008). Gregorio Marañón; cumbre y síntesis para el siglo XXI. Humanidades Médicas. Madrid, España: Fundación Tejerina - ADEMAS Comunicación Gráfica. p. 7. ISBN 978-84-936577-3-4. Consultado el 18 de febrero de 2012. «Gregorio Marañón es sin duda una de las personalidades más influyentes y brillantes del siglo XX en España y, si cabe, de la cultura europea. Su inmensa obra abarca temáticas tan diversas y difíciles de tratar como la medicina, las manifestaciones artísticas del momento, la filosofía o la historia. De hecho, era académico de cinco academias, algo inaudito [...] Pero no solo fue un autor prolífico, es que además sus obras poseían una calidad y originalidad únicas.» 
  11. Ansó, Mariano (1976). Yo fui ministro de Negrín. Memorias ineludibles. Planeta. p. 38. ISBN 84-320-5621-9. «El doctor Marañón jamás despegó los labios, ni para bien ni para mal». 
  12. Vegas Latapié, Eugenio (1987). Los caminos del desengaño. Memorias políticas 2: 1936-1938. Madrid: Tebas. p. 264. ISBN 978-84-7273-135-6. 
  13. Marañón, Gregorio (1937). «Liberalismo y comunismo». Trabajo publicado en la Revue de Paris en su número del 15 de diciembre de 1937. Posteriormente en La Nación, Buenos Aires, el 3 de enero de 1938. También fue editado y distribuido, en forma de separata, en 1938, por la Oficina de Prensa y Propaganda de la Representación del Gobierno Nacional en Buenos Aires (O.P.Y.P.R.E). Finalmente, fue publicado en la revista Punta Europa, año V, núms. 55-56, Madrid, julio-agosto de 1960. Consultado el 19 de septiembre de 2015. 
  14. Artola, Miguel (1987). «Marañón historiador historiado». Marañón. Actualidad anticipada. Madrid: EUDEMA. p. 27. ISBN 978-8477540199. 
  15. Marañón, Gregorio (1946). Ensayos liberales. Volumen 600 de Colección Austral. 152 páginas. Madrid: Espasa-Calpe. 
  16. Gregorio Marañón y Bertrán de Lis y Antonio López Vega, «El último Marañón.» Revista de Occidente, no. 347, abril 2010, http://www.ortegaygasset.edu/descargas/contenidos/Articulo_abril.pdf, recuperado 2014-09-10.
  17. a b c Orozco Acuaviva, Antonio (1999). «Capítulo 3: Gregorio Marañón en el origen de la endocrinología española». Historia de la endocrinología española. Madrid: Ediciones Díaz de Santos. pp. 69 y siguientes; 81; 121-124. ISBN 84-7978-395-8. 
  18. «Conferencia del Dr. Marañón en la Universidad Internacional de Verano de Santander: Sobre "La ética moral del médico"». La Cruz: 1. 31 de julio de 1935. 
  19. Herreros Ruíz-Valdepeñas, Benjamín. «Gregorio Marañón y la Eugenesia. Consideraciones éticas». Gregorio Marañón. Cumbre y síntesis para el siglo XXI. p. 151. 
  20. Ferrándiz, Alejandra; Lafuente, Enrique (1999). «El pensamiento eugénico de Marañón». Asclepio. doi:10.3989/asclepio.1999.v51.i2.314. 
  21. Marañón, Gregorio (1977). Idearium Obras Completas X 10. Madrid: Espasa Calpe, S.A. p. 381. ISBN 978-8423951499. 
  22. a b c López Vega, Antonio (2009). Biobibliografía de Gregorio Marañón. Biblioteca del Instituto Antonio de Nebrija; BIAN-19. Editorial Dykinson - Universidad Carlos III de Madrid. pp. 22-23. ISBN 978-84-9849-835-6. 
  23. López Vega, Antonio (2009). Biobibliografía de Gregorio Marañón. Biblioteca del Instituto Antonio de Nebrija; BIAN-19. Editorial Dykinson - Universidad Carlos III de Madrid. p. 21. ISBN 978-84-9849-835-6. 
  24. Menéndez Pidal, Ramón (1960). Homenaje de ABC a Gregorio Marañón. 281 páginas. Prensa Española. Consultado el 8 de junio de 2013. 
  25. a b Sevilla Lozano, Jesús (2008). «Marañón y Toledo». En Herreros Ruiz-Valdepeñas, Benjamín; Gargantilla Madera, Pedro; Bandrés Moya, Fernando, eds. Gregorio Marañón; cumbre y síntesis para el siglo XXI. Humanidades Médicas. Madrid, España: Fundación Tejerina - ADEMAS Comunicación Gráfica. pp. 183-191. ISBN 978-84-936577-3-4. Consultado el 8 de junio de 2013. «El doctor Pedro Laín Entralgo, en uno de sus magistrales ensayos, escribió sobre la personalidad y sobre la rica y compleja obra de Marañón, distinguiendo hasta cinco personajes distintos en el gran médico madrileño [...] el Marañón médico [...] el Marañón escritor [...] el Marañón historiador [...] junto con su obra médica, la de historiador es la que más ha contribuido al prestigio universal de su figura [...] el Marañón moralista [...] y el Marañón español [...]». 
  26. Jiménez Borreguero, Juan Francisco: Marañón. Del humanismo al cristianismo, pg. 22. De entrevista en diario Pueblo. Madrid 1949
  27. Jimenez Borreguero, Juan Francisco (2020). Marañón. Del Humanismo al cristianismo. pag. 22, 19
  28. Ponte Hernando, Fernando J.; Fernández Teijeiro, Juan José (julio de 2008). «El Doctor Marañón: el hombre que buscaba Diógenes. (Evocaciones de un gran médico)». Revista de Historia & Humanidades Médicas 4 (1): 1-16. Archivado desde el original el 3 de enero de 2014. Consultado el 24 de junio de 2013. 
  29. "La Fundación y sus fines", http://www.ortegaygasset.edu/fog/ver/1/historia-y-fines Archivado el 9 de octubre de 2014 en la Wayback Machine., recuperado el 2014-09-07.
  30. Juan G. Gervás, "En torno a la Semana Marañón, Boletín de Información Sexológica, no. 28, enero-marzo 2000, p. 3, bajable de http://www.aeps.es/?archivo=BIS_28.pdf, recuperado 2014-09-07
  31. Feijoo, hoy / (Semana Marañón 2000), ed. Inmaculada Urzainqui, [Oviedo], Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII; [Madrid], Fundación Gregorio Marañón, 2003; disponible en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
  32. AEPS (octubre-diciembre 2001). «Semana Marañón 2001: Don Juan, relectura de un mito». Boletín de Información Sexológica (35): 2. Consultado el 23 de noviembre de 2015. 
  33. Sobre el Don Juan de Marañón, véase: Wright, Sarah (2004). «Gregorio Marañón and 'the cult of sex': effeminacy and intersexuality in 'The Psychopathology of Don Juan' (1924)». Bulletin of Spanish Studies 81 (6): 717-738. Consultado el 8 de septiembre de 2014. 
  34. Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (14 de noviembre de 2002). «Clausurada la Semana Marañón en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete». Noticias del C.H.U.A. Consultado el 15 de septiembre de 2014. 
  35. Luis Vives: Humanista español en Europa, ed. Antonio López Vega y Pedro Schwartz Girón, Generalitat Valencia, Conselleria de Cultura i Esport, 2008 disponible en la Biblioteca Valenciana Digital] (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  36. Javier Rodríguez Marcos, "La tradición liberal, en la Semana Marañón", El País, 20-11-2009, http://elpais.com/diario/2009/11/20/cultura/1258671603_850215.html, bajado 15-09-2014
  37. "Homenaje a Gregorio Marañón desde el Ateneo de Madrid", http://www.ateneodemadrid.com/index.php/esl/El-Ateneo/Noticias/Homenaje-a-Gregorio-Maranon-desde-el-Ateneo-de-Madrid, recuperado 2014-09-07
  38. Nota de prensa con motivo del homenaje, bajable de http://www.ateneodemadrid.com/index.php/esl/content/download/8444/93418/file/nota%20de%20prensa%20%20Mara%C3%B1on.pdf, recuperado 2014-09-07
  39. Hemeroteca BNE: La Voz, 25 de noviembre de 1927.
  40. Tusell Gómez, Ruiz Manjón y García Queipo de Llano, 1981-1982, p. 261.
  41. Asociación de Amigos de la Unión Soviética
  42. «artículo». Archivado desde el original el 9 de enero de 2016. Consultado el 28 de diciembre de 2011. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Jerónimo López de Ayala Álvarez de Toledo y del Hierro
Coat of Arms of the Spanish Royal Academy of History.svg
Real Academia de la Historia
Medalla 33

1934-1960
Sucesor:
José Camón Aznar