Nacionalidad española

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pasaporte biométrico. Los pasaportes de cualquier Estado miembro de la Unión Europea debe mencionarla y ser de color granate.
Pasaporte diplomático expedido a diplomáticos y altos funcionarios del Estado.

La nacionalidad española es el vínculo jurídico que liga a una persona física con el Estado español[1] y que le atribuye la condición de ciudadano.[2] Es tanto un derecho fundamental como el estatuto jurídico de las personas. Por esta relación, el individuo disfruta de unos derechos que puede exigir al Estado y este puede imponerle el cumplimiento de una serie de obligaciones y deberes.[1]

Articulado constitucional[editar]

La Constitución de 1978, en el capítulo primero («De los españoles y los extranjeros») de su título i («De los derechos y deberes fundamentales») reconoce estos derechos y deberes:[3]

  1. La nacionalidad española se adquiere, se conserva y se pierde de acuerdo con lo establecido por la ley.
  2. Ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad.
  3. El Estado podrá concertar tratados de doble nacionalidad con los países iberoamericanos o con aquellos que hayan tenido o tengan una particular vinculación con España. En estos mismos países, aun cuando no reconozcan a sus ciudadanos un derecho recíproco, podrán naturalizarse los españoles sin perder su nacionalidad de origen.

Adquisición[editar]

Según la legislación vigente,[4] tienen derecho a poseer la nacionalidad española[5] los considerados «españoles de origen», tanto por consanguinidad (ius sanguinis) como por territorialidad (ius soli).[6]

El Código Civil establece en su artículo 17 las personas que son españoles de origen:

1. Son españoles de origen:

a) Los nacidos de padre o madre españoles.
b) Los nacidos en España de padres extranjeros si, al menos, uno de ellos hubiera nacido también en España. Se exceptúan los hijos de funcionario diplomático o consular acreditado en España.
c) Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad.
d) Los nacidos en España cuya filiación no resulte determinada. A estos efectos, se presumen nacidos en territorio español los menores de edad cuyo primer lugar conocido de estancia sea territorio español.

2. La filiación o el nacimiento en España, cuya determinación se produzca después de los dieciocho años de edad, no son por sí solos causa de adquisición de la nacionalidad española. El interesado tiene entonces derecho a optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a contar desde aquella determinación.[4]

Además, podrá optar a la nacionalidad aquel extranjero menor de dieciocho años adoptado por un español —si fuera mayor de edad, podrá optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a partir de la constitución de la adopción—, las personas que estén o hayan estado sujetas a la patria potestad de un español y aquellas cuyo padre o madre haya nacido en España.[4]

Referencias[editar]

  1. a b Ministerio de Justicia, Gobierno de España (ed.). «¿Qué es la nacionalidad?». Archivado desde el original el 28 de noviembre de 2015. Consultado el 16 de marzo de 2016. 
  2. Real Academia Española (2014). «nacionalidad». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. 
  3. Wikisource (ed.). «Constitución Española». Consultado el 13 de febrero de 2009. 
  4. a b c Pro Norma Civil (Universidad de Gerona) (ed.). «Código civil: Libro I. Título I (artículo 17)». Consultado el 13 de febrero de 2009. 
  5. Ministerio de Justicia, Gobierno de España (ed.). «¿Cómo se adquiere la nacionalidad española?». Consultado el 13 de febrero de 2009. 
  6. Manual de derecho penal internacional, página 169.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]