Envenenamiento por etilenglicol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Intoxicación por Etilenglicol
Ethylene glycol.svg
Clasificación y recursos externos
Especialidad medicina de emergencia
CIE-10 T51.8
eMedicine emerg/177
Sinónimos
  • Envenenamiento por etilenglicol
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La intoxicación por etilenglicol es causada por la ingestión de etilenglicol, el ingrediente primario de los anticongelantes para automóviles. El etilenglicol es un líquido tóxico, incoloro, inodoro y casi no volátil que algunas veces es consumido por los niños y animales debido a su sabor dulce. El benzoato de denatonio es una sustancia amargante que a veces se añade a los anticongelantes para prevenir la ingestión accidental o deliberada.

Después de la ingestión se presentan síntomas como vómitos, hiperventilación, acidosis metabólica, disfunción cardiovascular e insuficiencia renal aguda.El etilenglicol mismo no es el principal causantes de la intoxicación, sino sus metabolitos, principalmente el ácido glicólico y el ácido oxálico. El tratamiento por intoxicación necesita iniciarse tan pronto como pueda ser posible después de la ingestión para que sea más efectivo.[1][2]​ En animales, una vez que se presenta la insuficiencia renal, el pronóstico no es nada favorable.[3]​ Para obtener un diagnóstico médico totalmente fiable es necesaria la medición de etilenglicol en la sangre. Sin embargo, muchos hospitales no cuentan con las facilidades necesarias para llevar a cabo esta pruebaö en este caso, la intoxicación se diagnostica por los signos de alteraciones en la bioquímica del cuerpo, como la presencia de cristales de oxalato de calcio en la orina. El tratamiento consiste en estabilizar al paciente y el uso de antídotos, como etanol o fomepizol (antizol). Los antídotos actúan mediante el bloqueo de la enzima responsable de la metabolización del etilenglicol, que impide la formación de metabolitos y detiene así la progresión de la intoxicación. La hemodiálisis también puede utilizarse para ayudar a eliminar el etilenglicol y sus metabolitos de la sangre. Mientras se lleva a cabo el tratamiento médico, el pronóstico es generalmente bueno y la mayoría de los pacientes se recuperan completamente.

Fuentes de etilenglicol[editar]

Las fuentes más comunes de etilenglicol son los anticongelantes para automóviles o los enfriadores para radiadores, donde las concentraciones de este compuesto son realmente altas.[3]​ También contienen etilenglicol los líquidos para limpiar los parabrisas, los que se utilizan en el sistema de frenado de los automóviles, y en revelado de fotografías, además de barnices, solventes y pinturas.[3]​ Algunas personas usan anticongelantes en el retrete para evitar que el agua se congele en las cañerías durante el invierno, lo que resulta en envenenamiento de los perros y otros animales que beban de él. También hay cantidades pequeñas de etilenglicol en adornos navideños tales como las bolas de nieve de cristal.[3]

La fuente más importante de envenenamiento por etilenglicol son las operaciones de deshielo y anticongelamiento de los aviones. El anticongelante expulsado por las aeronaves puede contaminar los terrenos y canales de agua cerca de los aeropuertos en regiones con climas fríos.[4]​ El etilenglicol también se utiliza en la manufactura de productos de poliéster.[4]

Signos y síntomas[editar]

Los signos de envenenamiento por etilenglicol dependen del tiempo transcurrido después de su ingesta.[1]​ Los síntomas generalmente se presentan en tres etapas diferenciadas, aunque no en todos los casos:[5]

  • Etapa 1 (30 minutos a 12 horas): Se dan síntomas neurológicos y gastrointestinales, que pueden parecerse en extremo a los de una intoxicación por exceso de alcohol.[3]​ Los individuos afectados pueden sentirse mareados, presentar falta de coordinación en los movimientos musculares, babear en exceso y sentirse deprimidos.[1]​ A veces se presentan trastornos del habla, convulsiones, movimientos anormales de los ojos, dolores de cabeza y confusión.[3]​ La irritación del estómago por la ingesta de etilenglicol puede causar náusea y vómitos.[5]​ También se ha observado un exceso de sed y micción.
  • Etapa 2 (30 a 36 horas): Con el paso del tiempo el cuerpo elimina el etilenglicol y desaparencen los síntomas anteriores, pero al metabolizarse se generan otras toxinas más dañinas.[3]​ El ritmo cardíaco puede empezar a elevarse, aparece una hiperventilación o dificultad severa para respirar y una deshidratación que puede causar hipotensión, y colapso cardiovascular. Es característico que se produzca acidosis metabólica como resultado de la acumulación de ácidos orgánicos formados por la degradación del etilenglicol. Las bajas concentraciones de calcio en la sangre sobreactivan los reflejos musculares y puede darse un alargamiento del intervalo QT y arritmias cardíacas. Si no se trata a tiempo, la muerte puede presentarse en este periodo.[5]
  • Etapa 3 (24 a 72 horas): El fallo renal es el resultado final del envenenamiento por etilenglicol debido al desarrollo secundario de cristales de calcio en los riñones. En los gatos, esta etapa ocurre entre las 12 a 24 horas de haber ingerido etilenglicol. En los perros, ocurre a las 36 a 72 horas.[3]​ En esta etapa se pueden observar letargo severo, depresión, vómito, convulsiones y falta de apetito.[3]​ Otros síntomas incluyen la necrosis tubular aguda, glóbulos rojos y exceso de proteínas en la orina, dolor en la baja espalda, escasa producción de orina y elevadas concentraciones de potasio en sangre.[6][7]​ El fallo renal puede ser reversible, pero se requieren semanas o meses de tratamiento por hemodiálisis para poder recuperar la función renal.[5]

Fisiopatología[editar]

El ácido glicólico es el principal metabolito del etilenglicol responsable de la toxicidad

Los dos principales sistemas afectados por el etilenglicol son el sistema nervioso central y los riñones.[5]​ El sistema nervioso central se ve afectado tempranamente en el curso del envenenamiento como resultado de una acción directa del etilenglicol. Este causa síntomas similares a los de una intoxicación etílica, como la pérdida de conciencia o el coma,[5]​ así como convulsiones.[6]​ El etilenglicol es transformado por la enzima alcohol deshidrogenasa en glicolaldehído, el cual posteriormente se oxida a ácido glicólico.[5]​ El aumento de metabolitos puede causar encefalopatía o edema cerebral.[8]​ La acumulación de ácido glicólico causa acidosis metabólica. Además, como un efecto secundario de los dos primeros pasos del metabolismo del etilenglicol, se da un incremento en la concentración sanguínea de ácido láctico lo que contribuye a la acidosis láctica. La formación de metabolitos ácidos también causa la inhibición de otras vías metabólicas, tales como la fosforilación oxidativa. Los efectos metabólicos ocurren de 12 a 36 horas después de la ingestión.[5]

La toxicidad renal se produce de 24 a 72 horas después de la ingestión y es causada por un efecto citotóxico directo del ácido glicólico, que es posteriormente metabolizado a ácido glioxílico y finalmente a ácido oxálico. El ácido oxálico se une con el calcio para formar cristales de oxalato de calcio que pueden causar daños en muchas partes del cuerpo, incluyendo el cerebro, el corazón, los riñones y los pulmones.[5]​ La acumulación de estos cristales en los riñones conduce a la oliguria o insuficiencia renal aguda.[5]​ El paso limitante en este proceso es la conversión de ácido glicólico a ácido glioxílico.[9][10]

Toxicidad[editar]

El etilenglicol es tóxico para los seres humanos[11]​ y para otros mamíferos. En las ratas la dosis letal media oral está en 4700 mg/kg.[12]​ En los seres humanos, la dosis letal es mucho más baja, 1,4 ml/kg (1,56 g/kg) de etilenglicol puro.[5]​ Esto equivale aproximadamente a 224 ml de etilenglicol diluido al 50 % para un adulto de 80 kg, y 56 ml para un niño de 20 kg. Aunque a veces es posible sobrevivir a dosis mucho más altas con tratamiento médico, también se puede producir la muerte de un adulto con solo 30 ml del concentrado.[13][14][15]​ En el Sistema Mundialmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (GHS), el etilenglicol se clasifica como una sustancia «nociva» (Xn), y según la regulación europea, pertenece a la categoría 4 de sustancias tóxicas.[16]

El etilenglicol tiene una baja presión de vapor; no se evapora fácilmente a temperaturas normales y por lo tanto, no se suelen producir altas concentraciones en el aire;[17]​ por tanto, el riesgo de intoxicación por inhalación es bajo, y por esta vía no suele causar más que irritación y tos, síntomas que también sirven para alertar de su presencia y prevenir una exposición prolongada.[18]​ El etilenglicol no se absorbe bien a través de la piel, por lo que la intoxicación por la exposición dérmica tampoco es común.[19]

Prevención[editar]

Existen productos anticongelantes para uso automotriz que contienen otras sustancias en lugar de etilenglicol; el propilenglicol, por ejemplo, tiene propiedadedes similares al etilenglicol, pero es menos tóxico, y se degrada principalmente en ácido láctico y ácido pirúvico, productos que se encuentran de forma natural en el cuerpo como parte del metabolismo de la glucosa.[20][21]​ Cuando se utilizan productos anticongelantes que contienen etilenglicol, las medidas de seguridad recomendadas incluyen:

  • La limpieza inmediata[22]​ y exhaustiva de cualquier derrame, por medio de la aspersión de arena para gatos u otro material que pueda absorber directamente el líquido.[23]​ Una vez absorbido completamente, el material se retira en una bolsa de plástico sellada.[23]​ La limpieza del área del derrame se completa con el cepillado con agua y jabón.[23]
  • Revisar regularmente los vehículos en busca de fugas.[22]
  • Almacenar los anticongelantes en sus envases de origen claramente marcados, en las zonas que no sean accesibles para las mascotas y niños pequeños.[23][22]
  • Mantener a las mascotas y a los niños pequeños alejados cuando se drena el radiador del automóvil.[22]
  • La eliminación del anticongelante sobrante en las estaciones de servicio.[23]
  • Si el anticongelante se usa en los baños, asegurar que la tapa del inodoro se encuentre bajada y la puerta cerrada.[1]

Diagnóstico[editar]

Una microscopía de orina que muestra cristales de oxalato de calcio.

Como muchos de los síntomas y signos clínicos del envenenamiento por etilenglicol no son específicos, el diagnóstico suele ser complicado.[24]​ El diagnóstico más fiable consiste en medir la concentración de etilenglicol en la sangre. La presencia de etilenglicol en los fluidos biológicos puede determinarse por cromatografía de gases.[25]​ Muchos de los laboratorios hospitalarios no tienen el equipo para llevar a cabo este análisis de sangre y, en su ausencia, el diagnóstico debe hacerse sobre la base de los síntomas clínicos del paciente.[5]​ Una prueba útil para diagnosticar la intoxicación es la medición de la osmolaridad sérica por depresión del punto de congelación. La presencia de una gran brecha osmolar entre esta medida y los valores habituales para otras sustancias presentes en la sangre puede servir para confrimar el diagnóstico, pero un brecha osmolar normal no descarta la exposición al etilenglicol, debido a una amplia variabilidad individual[26][27]​ y al metabolismo del etilenglicol, que disminuye su concentración en la sangre.[28]​ La presencia de otros alcoholes tales como el etanol , isopropanol, metanol o condiciones como la cetoacidosis alcohólica o diabética, acidosis láctica, o insuficiencia renal también pueden producir un diagnóstico falso.[5]

Otra anomalía que puede indicar envenenamiento por etilenglicol es la acidosis metabólica, particularmente si se presenta una gran brecha aniónica. Sin embargo, la acidosis también se puede presentar en casos de ingesta de metanol, salicilatos, hierro, isoniazida, paracetamol, teofilina o por condiciones tales como la uremia o la cetoacidosis diabética o alcohólica.[5]​ La presencia de cristales de oxalato de calcio en una microscopía de orina puede corroborar la intoxicación, aunque estos cristales no se suelen formar hasta la última fase del envenenamiento, por lo que diagnóstico es tardío.[29]​ Finalmente, muchos anticongelantes comerciales tienen fluoresceína, compuesto agregado para permitir detectar fugas en el radiador usando una lámpara de luz negra. Si se ha producido la ingestión de estos anticongelantes, se puede detectar la fluorescencia en la boca, la ropa, el vómito o en la orina del paciente, lo que puede ayudar a diagnosticar el envenenamiento.[30][31]

Tratamientos[editar]

Estabilización y descontaminación[editar]

Los pacientes con un envenenamiento significativo con frecuencia presentan un estado crítico. En esta situación, la estabilización del paciente incluyendo la gestión de las vías respiratorias con intubación debe realizarse con preferencia a la descontaminación gastrointestinal.[5]​ Dado que el etilenglicol se absorbe rápidamente, la descontaminación gástrica solo es beneficiosa si se lleva a cabo dentro de una hora después de la ingestión. Tradicionalmente, un lavado gástrico o una aspiración nasogástrica son los métodos más comunes empleados para este propósito,[5]​ si bien se ha cuestionado la utilidad de los lavados gástricos y no se aplican rutinariamente en situaciones de envenenamiento.[32]​ No se recomienda el jarabe de ipecacuana para inducir el vómito. Tampoco se recomienda el carbón activado normalmente, por no ser capaz de absorber glicoles y no ser un medio eficaz para prevenir de la absorción, a no ser que el etilenglicol se haya consumido junto con otras sustancias tóxicas.[5][26]​ Los pacientes que presentan acidosis metabólica o convulsiones requieren tratamientos con bicarbonato de sodio y anticonvulsivos tales como benzodiazepina.[5]​ El bicarbonato de sodio debe utilizarse con precaución, ya que puede empeorar la hipocalcemia aumentando la unión de proteínas plasmáticas de calcio. Si se produce hipocalcemia se puede tratar con un reemplazo de calcio, aunque el suplemento de calcio puede hacer aumentar la precipitación de cristales de oxalato de calcio que conduce a un daño tisular.[24]​ La intubación y asistencia respiratoria pueden ser necesarios en pacientes con envenenamiento grave; en pacientes con hipotensión se requiere un tratamiento con líquidos intravenosos y posiblemente con vasopresores.[33]

Antídotos[editar]

Tras la descontaminación, la siguiente prioridad es la inhibición del etilenglicol utilizando antídotos, como el etanol y el fomepizol, que forman la base del tratamiento para el envenenamiento a causa del etilenglicol. La toxicidad del etilenglicol proviene de su metabolismo del ácido glicólico y ácido oxálico. La meta de la farmacoterapia es prevenir la formación de estos metabolitos. El etanol compite con el etilenglicol por la alcohol deshidrogenasa, la primera enzima en la vía de degradación de ambos compuestos, debido a su mayor afinidad por este enzima, unas 100 veces mayor. Sin la formación del ácido oxálico, los efectos nefrotóxicos se pueden evitar, pero el etilenglicol continuará presente en el cuerpo. Eventualmente se expulsa en la orina, pero las terapia de apoyo para la depresión del sistema nervioso central y la acidosis metabólica son necesarias hasta que las concentraciones de etilenglicol desciendan por debajo de los límites tóxicos. El etanol de grado farmacéutico se suele administrar por vía intravenosa en una solución al 5 o 10 % en 5 % dextrosa, pero también algunas veces se administra por vía oral en bebidas como el whisky, el vodka o ginebra.[5]​ Aunque el etanol es eficaz y barato, tiene efectos adversos, como la intoxicación etílica, la hipoglucemia en los niños y una potencial toxicidad hepática.[26]​ La terapia con etanol requiere por lo tanto una dosificación ajustada y un control continuo de la concentración de etanol en la sangre. Por lo tanto, los pacientes deben ser vigilados en una unidad de cuidados intensivos.

El fomepizol es un potente inhibidor de la alcohol deshidrogenasa, por lo que sus efectos protectivos son similares a los del etanol.[24][33][34]​ El fomepizol ha demostrado ser altamente eficaz como antídoto para el envenenamiento por etilenglicol,[34][35]​ y es la única sustancia aprobada para este fin por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos.[5]​ Los efectos secundarios adversos del fomepizole son mínimos y el régimen de dosificación aprobado es eficaz sin la necesidad de controlar las concentraciones del fármaco en la sangre. Su precio es de 1000 USD por gramo, por lo que en promedio un tratamiento por envenenamiento para un adulto costaría entre 3500 y 4000 USD.[36][37]​ A pesar de su mayor costo, el fomepizol está reemplazando gradualmente al etanol como el antídoto preferido en el envenenamiento por etilenglicol.[34][35]

Otros agentes, como la tiamina y piridoxina se administran a menudo para impedir la formación de ácido oxálico.[5]​ El uso de estos agentes se basa en observaciones teóricas y las pruebas que sostienen su uso en el tratamiento son limitadas, pero pueden ser beneficiosas para las personas con deficiencias en estas vitaminas, como los pacientes desnutridos o alcohólicos.[24]

Hemodiálisis[editar]

La hemodiálisis es un tratamiento muy eficaz de la intoxicación por etilenglicol: no solo facilita la eliminación tanto del etilenglicol como de sus metabolitos de la sangre,[9][38]​ sino que corrige otros trastornos metabólicos y suplementa la función renal deteriorada. La hemodiálisis se recomienda generalmente en pacientes con severa acidosis metabólica (pH arterial inferior a 7.3), insuficiencia renal, desequilibrio electrolítico grave o si el estado del paciente se deteriora a pesar del tratamiento.[6][24]​ Con frecuencia, se usa en conjunción con antídotos, aunque en este caso la dosis de los antídotos debe aumentarse porque la hemodiálisis también los elimina del cuerpo.[5]​ Si no es posible efectuar hemodiálisis, la diálisis peritoneal también elimina el etilenglicol, aunque de manera menos eficiente.[39]

Pronóstico[editar]

El tratamiento para el envenenamiento a causa del anticongelante debe iniciarse tan pronto como sea posible después de la ingestión para que pueda ser efectivo; mientras más rápido se inicie, mayor es la posibilidad de sobrevivir.[1][2]​ Los gatos deben ser tratados dentro de 3 horas, y los perros dentro de 8 a 12 horas después de la ingestión.[3]​ Una vez que se desarrolla la insuficiencia renal, el pronóstico es grave.[3]

Generalmente, si el paciente recibe tratamiento y sobrevive, la recuperación es completa.[40][41]​ Por otra parte, los pacientes que ingresan tarde, en coma o con síntomas de hiperpotasemia, convulsiones o acidosis grave reciben un pronóstico más negativo.[42]​ Si se presentan síntomas graves en el sistema nervioso central graves, puede darse una disfunción neurológica a largo plazo; en algunos casos el paciente se recupera, aunque la convalecencia puede ser prolongada.[43][44][45][46]​ La disfunción renal es la complicación que más secuelas deja. Si los daños renales son permanentes, el paciente necesitará una diálisis crónica o un trasplante de riñón.[47][48]

Epidemiología[editar]

El envenenamiento por etilenglicol es relativamente común en el mundo.[48][49][50][51]​ Normalmente ocurre en casos aislados, pero también se pueden dar epidemias.[52][53][54]​ A veces es el resultado del uso de etilenglicol como un sustituto barato del alcohol o de intentos de suicidio.[40]​ Se da con menos frecuencia en casos de homicidio.[55][56]​ Los niños y animales lo pueden ingerir en grandes cantidades debido a su sabor sabor dulce.[57]​ En los Estados Unidos hubo 5816 casos en 2002, según informes de centros de toxicología,[42]​ y fue la sustancia más común causante de fallecimientos en aquel país en el 2003.[49]​ En Australia, los centros de toxicología de Victoria y New South Wales recibieron informes de 17 y 30 casos respectivamente en 2007.[58][59]​ Sin embargo, es posible que estas cifras estén por debajo del número real de casos de intoxicación, pues no siempre se notifican a los centros de toxicología.[60]​ La mayoría de las muertes por etilenglicol son suicidios intencionales; los fallecimientos de niños por envenenamiento accidental son extremadamente raros.[61]

Para intentar prevenir intoxicaciones, se añade con frecuencia a las preparaciones de etilenglicol un agente amargante llamado benzoato de denatonio, conocido por el nombre comercial de Bitrex.[62]​ A fecha de 2009, la adición de agentes amargos al anticongelante es obligatoria en ocho estados de Estados Unidos: Oregon, California, Nuevo Mexico, Virginia, Arizona, Maine, Tennessee y Washington.[61][63][64]​ Por otro lado, tres estudios para evaluar la eficacia de los agentes amargantes en la prevención del envenenamiento o la muerte, han mostrado beneficios limitados:[61][65][66]​ Mullins concluyó que el agente amargante en el anticongelante no reduce los casos de envenenamiento de niños en edad preescolar en el estado norteamericano de Oregon.[65]​ Del mismo modo, White no pudo confirmar que la adición de agentes amargos disminuyera la frecuencia o la gravedad de los envenenamientos en los niños menores de cinco años.[66]​ Según un segundo estudio realizado por White, los agentes amargantes no hacen desistir a los suicidas de ingerir etilenglicol intencionadamente.[61]​ Estos estudios no investigaron el envenenamiento de animales domésticos o los efectos en una población más amplia, incluyendo a niños mayores de cinco años.

En ocasiones se produce el envenenamiento de animales salvajes, como el de un mapache en 2002 en la isla del Príncipe Eduardo, Canadá.[67]​ Se han publicado dosis letales para pollos, ganado, así como para gatos y perros, aunque los animales más jóvenes pueden ser más susceptibles.[68]

Efectos ambientales[editar]

El etilenglicol utilizado para el deshielo de aeronaves se vierte directamente al medio ambiente.[4]​ Un informe elaborado por la Organización Mundial de la Salud en el 2000 mostró efectos tóxicos en organismos acuáticos expuestos en el laboratorio a una corriente de agua proveniente del alcantarillado de un aeropuerto.[69]​ Los estudios de campo en las cercanías de un aeropuerto también signos tóxicos consistentes con envenenamiento por etilenglicol, muerte de peces, y reducción de la biodiversidad, aunque esos efectos no pueden ser atribuidos con total certeza al etilenglicol.[69]​ El proceso de biodegradación de los glicoles también aumenta el riesgo para los organismos, conforme los niveles de oxígeno se agotan en las aguas superficiales.[69]​ Otro estudio halló una toxicidad relativamente baja para los organismos acuáticos, pero el efecto de agotamiento del oxígeno resulta ser más grave.[70]​ Además, «la biodegradación anaeróbica también puede liberar subproductos relativamente tóxicos, tales como el acetaldehído, etanol, acetato, y el metano»."[70]

La Agencia del Medio Ambiente de Canadá reporta una mejora en las prácticas en los aeropuertos más importantes en el manejo del etilenglicol, en lo que concierne al almacenamiento y manipulación, procedimientos en respuesta a derrames y las medidas adoptadas para reducir los volúmenes utilizados.[71]​ .[4]​ Desde 1994, la Ley de Protección Ambiental Canadiense regula las concentraciones de glicoles en aguas superficiales.[72]​ En los Estados Unidos los aeropuertos deben garantizar que los desechos de las operaciones de deshielo son recogidos y tratados adecuadamente.[73]​ Los nuevos aeropuertos deben recolectar el 60 por ciento del agua desheleda.[73]​ Un informe publicado en el 2000 indica que el etilenglicol se usa cda vez menos para el deshielo de las aeronaves en los Estados Unidos y está dando paso al uso del propilenglicol.[70]

Historia[editar]

Hace tiempo se pensaba que el etilenglicol era inofensivo; en 1931, su uso en la industria automotriz o como disolvente para preparaciones farmacéuticas se consideraba apropiado.[74]​ Desde entonces, los numerosos casos de intoxicación han demostrado que es tóxico para los seres humanos.[11]

Referencias[editar]

  1. a b c d e "College of Veterinary Medicine: Pet Health Topics: Antifreeze Poisoning" Archivado el 10 de febrero de 2015 en la Wayback Machine., Washington State University, accessed Sept. 11, 2014.
  2. a b "Ethylene glycol poisoning: toxicokinetic and analytical factors affecting laboratory diagnosis", Anne F. Eder et al., Clinical Chemistry, January 1998, vol. 44, no. 1, pp. 168-177.
  3. a b c d e f g h i j k "Antifreeze Poisoning in Dogs & Cats (Ethylene Glycol Poisoning)", Pet Poison Helpline, accessed Sept. 11, 2014.
  4. a b c d "Government of Canada: Environment Canada: Ethylene Glycol (Final Content)", April 16, 2014.
  5. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u Brent J (2001). «Current management of ethylene glycol poisoning». Drugs 61 (7): 979-88. ISSN 0012-6667. PMID 11434452. doi:10.2165/00003495-200161070-00006. 
  6. a b c Barceloux DG, Krenzelok EP, Olson K, Watson W. (1999). «American Academy of Clinical Toxicology Practice Guidelines on the Treatment of Ethylene Glycol Poisoning. Ad Hoc Committee». Journal of toxicology. Clinical toxicology 37 (5): 537-60. ISSN 0731-3810. PMID 10497633. doi:10.1081/CLT-100102445. 
  7. Bobbitt WH, Williams RM, Freed CR (febrero de 1986). «Severe ethylene glycol intoxication with multisystem failure» (Free full text). Western journal of medicine 144 (2): 225-8. ISSN 0093-0415. PMC 1306577. PMID 3953092. 
  8. Maier W (1983). «Cerebral computed tomography of ethylene glycol intoxication». Neuroradiology 24 (3): 175-7. ISSN 0028-3940. PMID 6828232. 
  9. a b Gabow PA, Clay K, Sullivan JB, Lepoff R (julio de 1986). «Organic acids in ethylene glycol intoxication». Annals of Internal Medicine 105 (1): 16-20. ISSN 0003-4819. PMID 3717806. doi:10.7326/0003-4819-105-1-16. 
  10. Clay KL, Murphy RC (enero de 1977). «On the metabolic acidosis of ethylene glycol intoxication». Toxicology and applied pharmacology 39 (1): 39-49. ISSN 0041-008X. PMID 14421. doi:10.1016/0041-008X(77)90175-2. 
  11. a b Friedman EA, Greenberg JB, Merrill JP, Dammin GJ (junio de 1962). «Consequences of ethylene glycol poisoning. Report of four cases and review of the literature». The American Journal of Medicine 32 (6): 891-902. ISSN 0002-9343. PMID 13895244. doi:10.1016/0002-9343(62)90035-9. 
  12. «Material Safety Data Sheet. Ethylene glycol». fscimage.fishersci.com. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  13. Eder AF, McGrath CM, Dowdy YG, Tomaszewski JE, Rosenberg FM, Wilson RB, Wolf BA, Shaw LM (enero de 1998). «Ethylene glycol poisoning: toxicokinetic and analytical factors affecting laboratory diagnosis». Clinical chemistry 44 (1): 168-77. ISSN 0009-9147. PMID 9550575. 
  14. Field DL (octubre de 1985). «Acute ethylene glycol poisoning». Critical Care Medicine 13 (10): 872-3. ISSN 0090-3493. PMID 4028762. doi:10.1097/00003246-198510000-00024. 
  15. Amathieu R, Merouani M, Borron SW, Lapostolle F, Smail N, Adnet F (agosto de 2006). «Prehospital diagnosis of massive ethylene glycol poisoning and use of an early antidote». Resuscitation 70 (2): 285-6. ISSN 0300-9572. PMID 16808995. doi:10.1016/j.resuscitation.2005.12.014. 
  16. Sonia Tarín Sanchís, Alicia Huici Montagud, Xavier Guardino Solá. Ministerio del Trabajo y Asuntos Sociales de España, ed. «NTP 727: Clasificación y etiquetado de productos químicos: comparación entre el GHS y la reglamentación europea». 
  17. Hodgman MJ, Wezorek C, Krenzelok E (1997). «Toxic inhalation of ethylene glycol: a pharmacological improbability». Journal of toxicology. Clinical toxicology 35 (1): 109-11. PMID 9022663. doi:10.3109/15563659709001176. 
  18. Wills JH, Coulston F, Harris ES, McChesney EW, Russell JC, Serrone DM (1974). «Inhalation of aerosolized ethylene glycol by man». Clinical toxicology 7 (5): 463-76. ISSN 0009-9309. PMID 4613525. doi:10.3109/15563657408988020. 
  19. Driver J, Tardiff RG, Sedik L, Wester RC, Maibach HI (julio de 1993). «In vitro percutaneous absorption of [14C] ethylene glycol». Journal of exposure analysis and environmental epidemiology 3 (3): 277-84. ISSN 1053-4245. PMID 8260837. 
  20. Davis, Dwayne (1996). «Davis, Dwayne Propylene Glycol Antifreeze Study. 31.» (en inglés). US Army TARDEC. 
  21. Ruddick, Joseph A. (1972-1). «Toxicology, metabolism, and biochemistry of 1,2-propanediol». Toxicology and Applied Pharmacology (en inglés) 21 (1): 102-111. doi:10.1016/0041-008X(72)90032-4. Consultado el 2 de agosto de 2019. 
  22. a b c d "Oklahoma Veterinary Medical Association: ASPCA answers questions about antifreeze poisoning", accessed Sept. 11, 2014.
  23. a b c d e J.J. Mackenzie, "Prevent Antifreeze Poisoning", in Laurie Halse Anderson, Vet Volunteers: Acting Out (2012), Puffin Books, ISBN 9780142416761, p. 125.
  24. a b c d e Hall TL (mayo de 2002). «Fomepizole in the treatment of ethylene glycol poisoning» (pdf). CJEM: Canadian Journal of Emergency Medical Care: JCUM: Journal Canadien De Soins Médicaux D'urgence 4 (3): 199-204. ISSN 1481-8035. PMID 17609006. Archivado desde el original el 18 de diciembre de 2009. 
  25. Aarstad K, Dale O, Aakervik O, Ovrebø S, Zahlsen K (julio de 1993). «A rapid gas chromatographic method for determination of ethylene glycol in serum and urine». Journal of analytical toxicology 17 (4): 218-21. ISSN 0146-4760. PMID 8371550. doi:10.1093/jat/17.4.218. 
  26. a b c Jacobsen D, McMartin KE (1997). «Antidotes for methanol and ethylene glycol poisoning». Journal of toxicology. Clinical toxicology 35 (2): 127-43. ISSN 0731-3810. PMID 9120880. doi:10.3109/15563659709001182. 
  27. Hoffman RS, Smilkstein MJ, Howland MA, Goldfrank LR (1993). «Osmol gaps revisited: normal values and limitations». Journal of toxicology. Clinical toxicology 31 (1): 81-93. ISSN 0731-3810. PMID 8433417. doi:10.3109/15563659309000375. 
  28. Glaser DS (marzo de 1996). «Utility of the serum osmol gap in the diagnosis of methanol or ethylene glycol ingestion». Annals of Emergency Medicine 27 (3): 343-6. ISSN 0196-0644. PMID 8599495. doi:10.1016/S0196-0644(96)70271-8. 
  29. Jacobsen D, Akesson I, Shefter E (mayo de 1982). «Urinary calcium oxalate monohydrate crystals in ethylene glycol poisoning». Scandinavian journal of clinical and laboratory investigation 42 (3): 231-4. ISSN 0036-5513. PMID 7134806. doi:10.3109/00365518209168078. 
  30. Winter ML, Ellis MD, Snodgrass WR (junio de 1990). «Urine fluorescence using a Wood's lamp to detect the antifreeze additive sodium fluorescein: a qualitative adjunctive test in suspected ethylene glycol ingestions». Annals of Emergency Medicine 19 (6): 663-7. ISSN 0196-0644. PMID 2344083. doi:10.1016/S0196-0644(05)82472-2. 
  31. Wallace KL, Suchard JR, Curry SC, Reagan C (julio de 2001). «Diagnostic use of physicians' detection of urine fluorescence in a simulated ingestion of sodium fluorescein-containing antifreeze». Annals of Emergency Medicine 38 (1): 49-54. ISSN 0196-0644. PMID 11423812. doi:10.1067/mem.2001.115531. 
  32. Vale JA, Kulig K (2004). «Position paper: gastric lavage». J. Toxicol. Clin. Toxicol. 42 (7): 933-43. ISSN 0731-3810. PMID 15641639. doi:10.1081/CLT-200045006. 
  33. a b Brent J (mayo de 2009). «Fomepizole for ethylene glycol and methanol poisoning». N. Engl. J. Med. 360 (21): 2216-23. ISSN 0028-4793. PMID 19458366. doi:10.1056/NEJMct0806112. 
  34. a b c Brent J, McMartin K, Phillips S, Burkhart K, Donovan J, Wells M, Kulig K (marzo de 1999). «Fomepizole for the treatment of ethylene glycol poisoning. Methylpyrazole for Toxic Alcohols Study Group». The New England Journal of Medicine 340 (11): 832-8. ISSN 0028-4793. PMID 10080845. doi:10.1056/NEJM199903183401102. 
  35. a b Borron SW, Mégarbane B, Baud FJ (septiembre de 1999). «Fomepizole in treatment of uncomplicated ethylene glycol poisoning». Lancet 354 (9181): 831. ISSN 0140-6736. PMID 10485727. doi:10.1016/S0140-6736(99)80015-4. 
  36. Shannon M (abril de 1998). «Toxicology reviews: fomepizole--a new antidote». Pediatric emergency care 14 (2): 170-2. ISSN 0749-5161. PMID 9583406. doi:10.1097/00006565-199804000-00021. 
  37. Scalley RD, Ferguson DR, Piccaro JC, Smart ML, Archie TE (septiembre de 2002). «Treatment of ethylene glycol poisoning» (Free full text). American family physician 66 (5): 807-12. ISSN 0002-838X. PMID 12322772. 
  38. Moreau CL, Kerns W, Tomaszewski CA, McMartin KE, Rose SR, Ford MD, Brent J (1998). «Glycolate kinetics and hemodialysis clearance in ethylene glycol poisoning. META Study Group». Journal of toxicology. Clinical toxicology 36 (7): 659-66. ISSN 0731-3810. PMID 9865233. doi:10.3109/15563659809162613. 
  39. Aakervik O, Svendsen J, Jacobsen D (octubre de 2002). «[Severe ethylene glycol poisoning treated with fomepizole (4-methylpyrazole)]». Tidsskrift for den Norske lægeforening : tidsskrift for praktisk medicin, ny række (en noruego) 122 (25): 2444-6. ISSN 0029-2001. PMID 12448112. 
  40. a b Leth PM, Gregersen M (diciembre de 2005). «Ethylene glycol poisoning». Forensic Science International 155 (2-3): 179-84. ISSN 0379-0738. PMID 16226155. doi:10.1016/j.forsciint.2004.11.012. 
  41. Velez LI, Shepherd G, Lee YC, Keyes DC (septiembre de 2007). «Ethylene glycol ingestion treated only with fomepizole» (PDF). Journal of Medical Toxicology 3 (3): 125-8. ISSN 1556-9039. PMID 18072148. doi:10.1007/BF03160922.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  42. a b Caravati EM, Erdman AR, Christianson G, et al. (2005). «Ethylene glycol exposure: an evidence-based consensus guideline for out-of-hospital management». Clinical toxicology (Philadelphia, Pa.) 43 (5): 327-45. ISSN 1556-3650. PMID 16235508. doi:10.1080/07313820500184971. 
  43. Jacobsen D, McMartin KE (septiembre de 1986). «Methanol and ethylene glycol poisonings. Mechanism of toxicity, clinical course, diagnosis and treatment». Medical toxicology 1 (5): 309-34. ISSN 0112-5966. PMID 3537623. 
  44. Berger JR, Ayyar DR (noviembre de 1981). «Neurological complications of ethylene glycol intoxication. Report of a case». Archives of neurology 38 (11): 724-6. ISSN 0003-9942. PMID 7305705. doi:10.1001/archneur.1981.00510110084016. 
  45. Lewis LD, Smith BW, Mamourian AC (junio de 1997). «Delayed sequelae after acute overdoses or poisonings: cranial neuropathy related to ethylene glycol ingestion». Clinical pharmacology and therapeutics 61 (6): 692-9. ISSN 0009-9236. PMID 9209253. doi:10.1016/S0009-9236(97)90105-3. 
  46. Spillane L, Roberts JR, Meyer AE (febrero de 1991). «Multiple cranial nerve deficits after ethylene glycol poisoning». Annals of Emergency Medicine 20 (2): 208-10. ISSN 0196-0644. PMID 1996809. doi:10.1016/S0196-0644(05)81226-0. 
  47. Nizze H, Schwabbauer P, Brachwitz C, Lange H (julio de 1997). «[Fatal chronic oxalosis after sublethal ethylene glycol poisoning]». Pathologe (en alemán) 18 (4): 328-34. ISSN 0172-8113. PMID 9380607. doi:10.1007/s002920050224. Archivado desde el original el 2 de octubre de 2000. 
  48. a b Davis DP, Bramwell KJ, Hamilton RS, Williams SR (septiembre de 1997). «Ethylene glycol poisoning: case report of a record-high level and a review». The Journal of emergency medicine 15 (5): 653-67. ISSN 0736-4679. PMID 9348055. doi:10.1016/S0736-4679(97)00145-5. 
  49. a b Watson WA, Litovitz TL, Klein-Schwartz W, Rodgers GC Jr, Youniss J, Reid N, Rouse WG, Rembert RS, Borys D (septiembre de 2004). «2003 annual report of the American Association of Poison Control Centers Toxic Exposure Surveillance System». The American journal of emergency medicine 22 (5): 335-404. ISSN 0735-6757. PMID 15490384. doi:10.1016/j.ajem.2004.06.001. 
  50. Kotwica M, Czerczak S (2007). «Acute poisonings registered since 1970: trends and characteristics. Analysis of the files collected in the National Poison Information Centre, Łódź, Poland». International journal of occupational medicine and environmental health 20 (1): 38-43. ISSN 1232-1087. PMID 17509968. doi:10.2478/v10001-007-0010-8. 
  51. Krenová M, Pelclová D, Navrátil T, Merta M (diciembre de 2005). «Experiences of the Czech toxicological information centre with ethylene glycol poisoning» (PDF). Biomedical papers of the Medical Faculty of the University Palacký, Olomouc, Czechoslovakia 149 (2): 473-5. ISSN 1213-8118. PMID 16601813. doi:10.5507/bp.2005.083. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2009. 
  52. Centers for Disease Control (CDC) (septiembre de 1987). «Ethylene glycol intoxication due to contamination of water systems». MMWR. Morbidity and mortality weekly report 36 (36): 611-4. ISSN 0149-2195. PMID 3114608. 
  53. Leikin JB, Toerne T, Burda A, McAllister K, Erickson T (noviembre de 1997). «Summertime cluster of intentional ethylene glycol ingestions». JAMA: the Journal of the American Medical Association 278 (17): 1406. ISSN 0098-7484. PMID 9355997. doi:10.1001/jama.278.17.1406. 
  54. Goldsher M, Better OS (mayo de 1979). «Antifreeze poisoning during the October 1973 War in the Middle-East: case reports». Military medicine 144 (5): 314-5. ISSN 0026-4075. PMID 113700. 
  55. Armstrong EJ, Engelhart DA, Jenkins AJ, Balraj EK (junio de 2006). «Homicidal ethylene glycol intoxication: a report of a case». The American journal of forensic medicine and pathology : official publication of the National Association of Medical Examiners 27 (2): 151-5. ISSN 0195-7910. PMID 16738434. doi:10.1097/01.paf.0000203221.17854.38. 
  56. Munro, Ian (13 de octubre de 2007). «Death by anti-freeze 'perfect murder'». The Age. Consultado el 1 de octubre de 2008. 
  57. [edited by] Lewis R. Goldfrank ... [et al.] ; with 116 contributors. (2002). Goldfrank LR, Flomenbaum NE, Lewin NA, Howland MA, Hoffman RS, Nelson LS, ed. Goldfrank’s toxicologic emergencies. McGraw-Hill. pp. 980-90. ISBN 0-07-136001-8. OCLC 48177200. 
  58. «Annual Report 2007» (PDF). Victorian Poisons Information Centre. 2008. Archivado desde el original el 24 de febrero de 2011. Consultado el 12 de octubre de 2008. 
  59. «Annual Report 2007» (PDF). New South Wales Poisons Information Centre. 2008. Archivado desde el original el 2 de agosto de 2008. Consultado el 12 de octubre de 2008. 
  60. LaKind JS, McKenna EA, Hubner RP, Tardiff RG (julio de 1999). «A review of the comparative mammalian toxicity of ethylene glycol and propylene glycol». Critical Reviews in Toxicology 29 (4): 331-65. ISSN 1040-8444. PMID 10451263. doi:10.1080/10408449991349230. 
  61. a b c d White NC, Litovitz T, White MK, Watson WA, Benson BE, Horowitz BZ, Marr-Lyon L (julio de 2008). «The impact of bittering agents on suicidal ingestions of antifreeze». Clinical toxicology (Philadelphia, Pa.) 46 (6): 507-14. ISSN 1556-3650. PMID 18584362. doi:10.1080/15563650802119700. 
  62. Jackson MH, Payne HA (agosto de 1995). «Bittering agents: their potential application in reducing ingestions of engine coolants and windshield wash». Veterinary and human toxicology 37 (4): 323-6. ISSN 0145-6296. PMID 8540219. 
  63. Neumann CM, Giffin S, Hall R, Henderson M, Buhler DR (1 de enero de 2000). «Oregon's Toxic Household Products Law». Journal of public health policy (Palgrave Macmillan Journals) 21 (3): 342-59. ISSN 0197-5897. JSTOR 3343331. PMID 11021047. doi:10.2307/3343331. 
  64. Saunders, Morgan (2 de junio de 2009). «Law Targets Poisonings by Antifreeze». groundreport.com. Archivado desde el original el 7 de junio de 2009. Consultado el 18 de junio de 2009. 
  65. a b Mullins ME, Zane Horowitz B (junio de 2004). «Was it necessary to add Bitrex (denatonium benzoate) to automotive products?». Veterinary and human toxicology 46 (3): 150-2. ISSN 0145-6296. PMID 15171494. 
  66. a b White NC, Litovitz T, Benson BE, Horowitz BZ, Marr-Lyon L, White MK (noviembre de 2009). «The impact of bittering agents on pediatric ingestions of antifreeze». Clinical Pediatrics 48 (9): 913-21. PMID 19571333. doi:10.1177/0009922809339522. 
  67. "Ethylene glycol toxicosis in a free-ranging raccoon (Procyon lotor) from Prince Edward Island", Peter Foley et al., Can Vet J. Apr 2002; 43(4): 291–292.
  68. "The Merck Veterinary Manual: Overview of Ethylene Glycol Toxicity", accessed Sept. 11, 2014.
  69. a b c "Concise International Chemical Assessment Document 22: Ethylene Glycol: Environmental Aspects", World Health Organization, 2000.
  70. a b c "Preliminary Data Summary: Airport Deicing Operations (Revised)", United States Environmental Protection Agency, August 2000.
  71. "Glycol Mitigation Strategies: The Canadian Approach", Saleem Sattar, Transport Canada, Sept. 26, 2007.
  72. "Glycol Guidelines", Government of Canada, Environment Canada, Jan. 20, 1994.
  73. a b "Airport Deicing Effluent Guidelines", United States Environmental Protection Agency, accessed Sept. 12, 2014.
  74. Hanzlik PJ, Seidenfeld MA, Johnson CC (1931). «General properties, irritant and toxic actions of ethylene glycol». The Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics 41 (4): 387-406. 

Enlaces externos[editar]