Democracia iliberal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El término democracia iliberal (en inglés, illiberal democracy) es un término relativamente reciente, sobre todo utilizado en el mundo anglosajón. Etimológicamente, una democracia iliberal, con el prefijo i-, significa democracia no liberal o contraria a lo liberal. Por analogía, algo ilegal es algo no legal, algo contrario a la ley [1]​. A veces se utiliza también el término iliberalismo, sobre todo en francés. En español, una publicación que utiliza este término y que analiza su significado es: ¿Democracias iliberales? de Cesáreo Rodríguez-Aguilera de Prat [2]​ . Una democracia iliberal, también llamada una democracia parcial, una democracia de baja intensidad, una democracia vacía, un régimen híbrido o una democracia guiada, sería un sistema de gobierno en el que, a pesar de que tienen lugar elecciones, los ciudadanos están apartados del conocimiento de las actividades de quienes ejercen realmente el poder debido a la carencia de libertades civiles, y por ello no es una "sociedad abierta".[3]​ Hay muchos países "que no se pueden categorizar ni como 'libres' ni como 'no libres', sino más bien como 'probablemente libres', estando en un lugar intermedio entre régímenes democráticos y no democráticos".[4]​ Esto puede ser porque o bien existe una constitución que limita los poderes del gobierno, pero los que están en el poder pasan por alto las libertades reflejadas en la constitución, o porque no existe un marco constitucional legal adecuado sobre libertades.[5]

Origen y descripción[editar]

El término democracia iliberal fue utilizado por el periodista Fareed Zakaria en un artículo de 1997 en la revista Foreign Affairs [6]​ que se cita frecuentemente. Anteriormente, este término fue utilizado en la década de 1990 por Pierre Rosanvallon y Étienne Balibar, en el ámbito filosófico[7]​.

Según Zakaria, están aumentando las democracias iliberales por todo el mundo y están limitando cada vez más las libertades de los pueblos que representan. Zakaria señala que en Occidente, la democracia electoral y las libertades civiles (de opinión, religión, etc.) van de la mano. Pero en general, a nivel mundial, estos dos conceptos se están separando. Argumenta que la democracia sin un liberalismo constitucional produce regímenes centralizados, erosión de la libertad, competición étnica, conflicto y guerra. Recientes trabajos científicos han estudiado por qué la combinación de elecciones, instituciones generalmente asociadas con el liberalismo y la libertad han sin embargo llevado a tales resultados negativos en estas democracias iliberales. Los regímenes híbridos son sistemas políticos en los cuales el mecanismo para determinar el acceso al poder ejecutivo combina tanto prácticas democráticas como autocráticas. En regímenes híbridos, las libertades existen y a la oposición se la deja participar en las elecciones, pero el sistema de separación de poderes no funciona.

La definición de Zakaria fue promovida por el primer ministro húngaro Viktor Orbán en 2014, quien hizo este concepto central a la creación de su propio partido, Fidesz. Reclamó que el objetivo del partido era crear "un estado iliberal, un estado no liberal [que] no rechaza los principios fundamentales del liberalismo tales como la libertad, y podría listar unos cuantos más, pero no hace esta ideología el elemento central de la organización del estado, sino que, en cambio, incluye un enfoque diferente, especial, nacional". Orbán reclamó que su forma de "democracia iliberal" desdeñaba la tolerancia de las minorías, creía en una forma fuerte de dominio por las mayorías, rechazaba la separación de poderes, y creía en el nacionalismo y el separatismo. De hecho, Orbán modificó la Constitución húngara para reflejar los valores iliberales de Fidesz.

El tipo de régimen es importante para las democracias iliberales. Esto es porque las democracias iliberales pueden originarse a partir tanto de democracias liberales consolidadas como de estados autoritarios. Zakaria inicialmente escribió su artículo usando el término democracia iliberal como sinónimo de seudo-autocracias, pero este término en la actualidad se suele usar para describir países que están bajando potencialmente en cuanto a democracia también.[8][9]​ Más abajo se explica cómo las democracias iliberales —en este caso los regímenes autocráticos— pueden intentar demostrar falsas tendencias liberales para consolidar su régimen.

Jennifer Gandhi argumenta que muchos autócratas permiten celebrar elecciones en su forma de gobierno para estabilizar y reforzar sus regímenes. Primero, J. Gandhi argumenta que las elecciones ayudan a sus dirigentes a solucionar amenazas de las élites y de las masas mediante la apaciguación de aquellos capaces de usurpar el poder con dinero, y asegurando la cooperación del público general con concesiones políticas.[10]​ J. Gandhi también sostiene que las elecciones iliberales sirven otros propósitos útiles, como proporcionar a los autócratas con información sobre sus ciudadanos y establecer legitimidad tanto en el interior como en la comunidad internacional, y que estas otras funciones tienen que ser dilucidadas en investigaciones posteriores.[11]​ Un ejemplo de la durabilidad de régimen proporcionada por la democracia iliberal es el régimen egipcio de Mubarak. Lisa Blaydes muestra que bajo el largo mando de Mubarak, las elecciones proporcionaron un mecanismo mediante el cual las élites compraban votos para apoyar al gobierno (mediante la distribución de bienes de primera necesidad y de recursos para el público) para adquirir inmunidad parlamentaria controlada por el régimen. Esto les permitió acumular riqueza ilícita y extraer recursos estatales sin que hubiese consecuencias legales.[12]​ Esta investigación sugiere que, dada la función estabilizadora que proporcionan las elecciones iliberales, los estados gobernado bajo democracias iliberales pueden tener pocas perspectivas de evolucionar hacia una transición a un sistema democrático protegido por libertades constitucionales.

Para disuadir y promover el desarrollo de democracias liberales con "elecciones libres y justas", Zakaria propone que la comunidad internacional y los Estados Unidos tienen que acabar su "obsesión por las papeletas" y promover una liberalización gradual de las sociedades. Zakaria sugiere instituciones del tipo de la Organización de Comercio Mundial, el Sistema de Reserva Federal estadounidense, y un control del poder en forma de un poder judicial para promover la democracia y limitar el poder de personas que pueden ser destructivas.[6]​ Los gobiernos democráticos iliberales pueden creer que tienen mandato para actuar de cualquier manera que quieran siempre que celebren elecciones normales. La carencia de libertades como la libertad de expresión y la libertad de reunión hacen la labor de oposición extremadamente difícil. Los gobernantes pueden centralizar los poderes entre ramas del gobierno central y de los gobiernos locales (exhibiendo una nula separación de poderes). Los medios de comunicación están a menudo controlados por el estado y apoyan fuertemente al régimen.[13]​ Las organizaciones no gubernamentales pueden tener que sufrir onerosos controles o sencillamente ser prohibidas. El régimen puede utilizar la burocracia, la presión económica, el encarcelamiento o la violencia contra sus críticos. Zakaria cree que el liberalismo constitucional puede traer democracia, pero no a la inversa.

Tipos de democracias iliberales[editar]

Hay una gama de democracias iliberales: desde las que son casi democracias liberales a las que son casi abiertamente dictaduras. Un método propuesto para determinar si un régimen es una democracia iliberal es determinar si " tiene elecciones regulares, gratuitas, imparciales y competitivas para ocupar los puestos principales de poder en el país, pero no llega a poder calificarse como Free (Libre) según los índices anuales de libertades civiles y derechos políticos de la Freedom House."[14]​ Un artículo de 2008 de Rocha Menocal, Fritz y Rakner describe la aparición de democracias iliberales y analiza algunas de las características que comparten.[15]​ Rocha Menocal, Fritz, y Rakner intentan mostrar la semejanza entre democracias iliberales y regímenes híbridos. Los autores arguyen que el "optimismo democrático" de la década de 1990 —después del derrumbamiento de la Unión Soviética— llevó a la aparición de regímenes híbridos con valores iliberales. Inicialmente, las potencias occidentales supusieron que la consolidación democrática ocurriría automáticamente y desestimaron otras alternativas. En realidad, la no consolidación de la democracia ha llevado al aumento de regímenes híbridos que poseen "valores iliberales". [16]

Otra manera de definir el grado de garantías en las libertades en un Estado puede ser el grado de firma y ratificación de cada uno de los tratados internacionales sobre derechos humanos relacionados con la ONU. Generalmente se consideran los siguientes: el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la Convención Internacional para la protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, la Convención sobre los Derechos del Niño, Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, y la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Posibles casos[editar]

Fareed Zakaria en el Foro Económico Mundial en 2013.
Viktor Orbán se denomina partidario del iliberalismo en un discurso pronunciado en 2014 (en esta imagen, durante su discurso después de su victoria en las elecciones húngaras de 2018).

En un discurso de 2014 después de su reelección, Viktor Orbán, el primer ministro de Hungría describió sus puntos de vista sobre el futuro de Hungría como un "estado iliberal". En su interpretación el "estado iliberal" no rechaza los valores de la democracia liberal, pero no los adopta como elemento central de organización estatal.[17]​ Orbán enumeró Singapur, Rusia, Turquía, y China como ejemplos de “naciones exitosas", “ninguna de las cuales es liberal y algunas de las cuales no son ni siquiera democracias.”[18]

La Federación Rusa bajo Vladimir Putin también ha sido descrita como una democracia iliberal. Las elecciones tienen lugar regularmente, pero muchos observadores extranjeros (p. ej. de la OSCE) no las consideran libres o imparciales. El número de periodistas que han sido asesinados en Rusia muestra los límites de la libertad de expresión en ese país. La mayoría de las redes de televisión importantes y los diarios son propiedad del estado o influidos por el gobierno y ayudan abiertamente a los partidos que apoyan al gobierno.[19][20]​ Rusia también había evolucionado hacia un periodo de democracia al principio de la década de 1990, pero mientras que sigue habiendo elecciones, el control estatal sobre los medios de comunicación está aumentando y la oposición es difícil.[21]

Otro ejemplo clásico de democracia iliberal es Singapur. [22]​ Durante el liderazgo de Lee Kwan Yew, Singapur adquirió la independencia completa, primero de Gran Bretaña y después de Malasia en la década de 1960. En aquel tiempo, Malasia se organizó como una democracia relativamente liberal, aunque con algunas leyes sobre seguridad interna que permitían la detención sin juicio. Con el tiempo, cuando el gobierno del Partido de Acción Popular gobernante en Singapur consolidó el poder en las décadas de 1960 y 1970, estableció una serie de leyes y políticas que disminuyeron las libertades constitucionales (como el derecho de reunión o a formar asociaciones, teniendo en cuenta que había disturbios religiosos y raciales en ese tiempo), y extendió su influencia sobre los medios de comunicación, sindicatos, ongs y universidad. Consiguientemente, a pesar de que se celebran elecciones multipartido técnicamente libres e imparciales de manera regular, las realidades políticas en Singapur (incluyendo el miedo y la autococensura) hacen la participación en política desde la oposición extremadamente difícil, dejando el partido gobernante dominante como la única opción creíble en las encuestas.

En un reportaje de la CNN de 2015, Zakaria dijo que Turquía bajo Recep Tayyip Erdoğan se ha convertido en un caso de democracia iliberal de manual.[23]​ Erik Meyersson observa que utilizando la medida de libertad de la Freedom House, en 2015 Turquía ocupó el último lugar entre las democracias con elecciones, puntuando peor en la medida de libertad que algunos países que ni siquiera son considerados democracias electorales.[24]​ Utilizando la misma medida de la libertad de Freedom House, Honduras, Bangladesh y Pakistán eran las siguientes tres democracias más iliberales (en este orden). Meyersson también nota que a pesar de la autodeclaracion de iliberlalismo de Hungría, no quedaba peor clasificada que Bulgaria y por delante de Serbia utilizando los criterios de la Freedom House.[24]

Remontando un poco la historia en cuanto a España y en el periodo a partir de 1975, la Transición española [25][26]​ es el período de la historia contemporánea de España en el que se llevó a cabo el proceso por el que el país dejó atrás el régimen dictatorial del general Francisco Franco y pasó a regirse por una Constitución que restauraba la España democrática. No hay evidencias de la utilización para este periodo de la historia de España del término democracia iliberal, aunque sí quizá de régimen híbrido o democracia guiada o tutelada.

Relación con el populismo[editar]

Con los tipos diferentes y ejemplos diferentes de las ilustraciones mencionadas, un componente clave en el aumento de las democracias iliberales hoy en día es el populismo. Hay dirigentes populistas actuales — especialmente dentro de los estados occidentales — que tienen la tendencia a promover valores iliberales, un ejemplo notable es la exclusión de inmigrantes y las afirmaciones abiertamente xenófobas. Esta ola ha sido denominada como "populismo xenófobo".

Los autores Cas Mudde y Cristóbal Rovira Kaltwasser hablan de la función del populismo en el deterioro de las democracias liberales y en abrir el camino hacia el aumento de democracias iliberales. Dentro del artículo, Mudde y Kaltwasser argumentan que el populismo—a pesar de estar rodeado por connotaciones negativas— es democrático en su naturaleza, ya que da una voz a las personas y sigue fuertemente la idea de la regla de las mayorías. El problema surge en las democracias liberales, como estos autores argumentan, ya que la democracia y los valores liberales se contradicen internamente el uno al otro. La democracia promete la regla de las mayorías mientras los valores liberales prometen la protección de las minorías .[27]​ Además, argumentan que el populismo es un producto de la democracia, pero en general los dirigentes populistas intentan utilizar el aspecto democrático de las democracias liberales para socavar el liberalismo. Esto está estrechamente relacionado con el discurso de Zakaria. Mudde y Rovira intentan establecer la idea que el aumento del populismo está socavando los valores liberales ya que el populismo en su núcleo rechaza la pluralidad y la protección de las minorías —a menudo los valores liberales evidentes.

Además, Sheri Berman apoya la idea que la democracia no incluyendo el liberalismo puede llevar a un régimen populista, en algunos aspectos algo peligroso, pero además argumenta que una situación con valores liberales sin un control democrático puede ser igual de peligrosa, ya que, argumenta mediante ejemplos históricos, esto puede llevar a un régimen oligárquico. Berman toma una perspectiva diferente sobre la función del populismo y argumenta que es más bien el debilitamiento de las instituciones democráticas lo que ha llevado al aumento del populismo y el deterioro de democracias liberales.[28]​ Cuándo analiza este asunto, Berman a través del ejemplo de Occidente (Estados Unidos y Europa), atribuyeo la causa de la vuelta populista al gobierno nacional que desatiende los intereses de los ciudadanos medios en favor de las élites empresariales. En suma, Berman está intentando demostrar que el populismo ha llevado al aumento de democracias iliberales, mientras que el populismo ha arraigado en instituciones democráticas cuando son demasiado dirigidas por las élites.[29]

Crítica del concepto democracia iliberal[editar]

Escritores como Steven Levitsky y Lucan Way rechazan el concepto de democracia iliberal, diciendo que solo "enturbia las aguas", sobre la base de que si un país no tiene partidos de oposición y unos medios de comunicación independientes, no es democrático.[30]​ Argumentan que términos como "democracia iliberal" no son apropiados para algunos de estos estados porque el término implica que estos regímenes son en su corazón democracias que han evolucionado mal. Levitsky y Way argumentan que estados como la República Federal de Yugoslavia bajo Slobodan Milošević, Zimbabue y la Rusia postsoviética nunca fueron verdaderamente democráticos y no se desarrollaron hacia la democracia, pero eran bastante tendentes hacia un comportamiento autoritario a pesar de haber elecciones, las cuales eran a veces rudamente disputadas. Así, Levitsky y Way acuñaron un término nuevo para eliminar la connotación positiva de democracia de estos estados y distinguirlos de democracias defectuosas o en desarrollo: autoritarismo competitivo.[31]

El autor Marc Plattner argumenta que la democracia y el liberalismo tienen una relación turbulenta, donde a lo largo de la historia ambos conceptos constantemente se repelen y se atraen. Plattner cree que el aumento de democracias iliberales es meramente parte de un ciclo de democratización, donde los estados que se democratizan a menudo evolucionan de liberales a tendencias iliberales. A partir de esto, Plattner cree que a través de la asistencia cuidadosa de democracias consolidadas estas 'democracias iliberales' pueden lentamente salir por sí mismas fuera de este ciclo.[32]

Según un estudio de Michael K. Miller, politólogo de la Universidad George Washington, las elecciones autocráticas multipartido pronostican significativamente mejores resultados en salud, educación, igualdad de género y libertades básicas, en comparación con autocracias no electorales. Los efectos sobre la salud y la educación son tan fuertes como los de la democracia y son significativamente mejores que en una autocracia no electoral.[33]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. https://es.wiktionary.org/wiki/ilegal
  2. https://www.cidob.org/es/publicaciones/serie_de_publicacion/opinion/seguridad_y_politica_mundial/democracias_iliberales
  3. Juan Carlos Calleros, Calleros-Alarcó, The Unfinished Transition to Democracy in Latin America, Routledge, 2009, p. 1
  4. O'Neil, Patrick. Essentials of Comparative Politics. 3rd ed. New York, New York, W. W Norton & Company, 2010. pp. 162–63. Print.
  5. «Define illiberal». 5 de enero de 2014. 
  6. a b Fareed Zakaria (November–December 1997). «The Rise of Illiberal Democracy». Consultado el 6 de julio de 2013. 
  7. Thomas Legrand (4 de enbero de 2018). «Macron et la tentation illibérale». France Inter. .
  8. Puddington, Arch, author. Breaking Down Democracy : Goals, Strategies, and Methods of Modern Authoritarians. OCLC 989162097. 
  9. Muis, Arne editor van Troost, Lars editor. Will human rights survive illiberal democracy?. ISBN 9789064634147. OCLC 1041192078. 
  10. Gandhi, Jennifer (2008). Political Institutions Under Dictatorship. New York: Cambridge University Press. pp. Introduction. 
  11. Gandhi, Jennifer and Ellen Lust-Okar (2009). «Elections Under Authoritarianism». Annual Review of Political Science 12: 403-422. 
  12. Blaydes, Lisa (2010). Elections and Distributive Politics in Mubarak's Egypt. Cambridge University Press. 
  13. "In political theory, an illiberal democracy is defined as one that only pays attention to elections, while it violates, in the years between elections, some core democratic principles, especially freedom of expression": Narendra Modi’s illiberal drift threatens Indian democracy, Financial Times, 18 August 2017.
  14. Diamond, Larry & Morlino Leonardo. Assessing the Quality of Democracy, Johns Hopkins University Press, 2005, p. xli
  15. Rocha Menocal, A., Fritz, V. & Rakner, L. "Hybrid regimes and the challenges of deepening and sustaining democracy in developing countries", South African Journal of International Affairs, 2008, 15(1), pp. 29–40
  16. Rakner, Lise. (2007). Democratisation's third wave and the challenges of democratic deepening: assessing international democracy assistance and lessons learned. Advisory Board for for Irish Aid. OCLC 229412697. 
  17. «Prime Minister Viktor Orbán’s Speech at the 25th Bálványos Summer Free University and Student Camp». 30 de julio de 2014. «And so in this sense the new state that we are constructing in Hungary is an illiberal state, a non-liberal state. It does not reject the fundamental principles of liberalism such as freedom, and I could list a few more, but it does not make this ideology the central element of state organisation, but instead includes a different, special, national approach.» 
  18. «Orban Says He Seeks to End Liberal Democracy in Hungary». 28 de julio de 2014. Consultado el 22 de octubre de 2017. 
  19. Illiberal Democracy and Vladimir Putin's Russia. "Collegeboard". July 2004
  20. Sultan or democrat? The many faces of Turkey's Recep Tayyip Erdogan, CBC, 5 June 2013. Retrieved 19 June 2013.
  21. Whatever happened to glasnost?, BBC News, February 7, 2009.
  22. Mutalib, H. Illiberal democracy and the future of opposition in Singapore. Third World Quarterly, 2000. 21(2), pp. 313–42.
  23. «What in the World: Turkey's transition into an illiberal democracy - CNN Video». cnn.com. Consultado el 22 de octubre de 2017. 
  24. a b «Which country has the most illiberal democracy in the world?». erikmeyersson.com. 18 de junio de 2015. Consultado el 22 de octubre de 2017. 
  25. «Adolfo Suárez, claves de redacción». Fundéu BBVA. 23 de abril de 2014. «Los sustantivos que designan tanto formas de Estado o de gobierno como acontecimientos y periodos históricos se escriben con minúscula: monarquía, dictadura, democracia, franquismo o transición; sin embargo, se pueden escribir con mayúscula para indicar su uso antonomástico referido a un periodo histórico determinado o a la forma de gobierno que lo caracteriza: la Transición, la Dictadura». 
  26. «Los sustantivos y adjetivos que forman parte de la denominación de acontecimientos históricos relevantes, que suelen dar el nombre a determinados periodos históricos, se escriben con mayúscula inicial cuando se trata de antonomasias o de denominaciones que no aluden de forma directa o transparente a los hechos designados [...] salvo los adjetivos especificativos que expresan nacionalidad, que se escribirán con minúscula inicial». Citado en RAE y ASALE (2010), «§ 4.2.4.19.5 Acontecimientos históricos», Ortografía de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe, p. 504, ISBN 978-6-070-70653-0, consultado el 5 de junio de 2017 .
  27. Populism in Europe and the Americas : threat or corrective for democracy?. Mudde, Cas,, Rovira Kaltwasser, Cristóbal,. Cambridge: Cambridge University Press. 2012. ISBN 9781139424233. OCLC 795125118. 
  28. Berman, Sheri (2017). «The Pipe Dream of Undemocratic Liberalism». Journal of Democracy 28 (3): 29-38. ISSN 1086-3214. doi:10.1353/jod.2017.0041. 
  29. Berman, Sheri (2017). «The Pipe Dream of Undemocratic Liberalism». Journal of Democracy 28 (3): 29-38. ISSN 1086-3214. doi:10.1353/jod.2017.0041. 
  30. Halperin, M. H., Siegle, J. T. & Weinstein, M. M. The Democracy Advantage: How Democracies Promote Prosperity and Peace. Routledge, 2005. p. 10. ISBN 978-0-415-95052-7.
  31. Levitsky, Steven & Lucan Way. Assessing the Quality of Democracy, Journal of Democracy, April 2002, vol. 13.2, pp. 51–65
  32. Plattner, Marc (March 1998). «Liberalism and democracy: Can't have one without the other». Foreign Affairs 77 (2): 171-180. ISSN 0015-7120. doi:10.2307/20048858. 
  33. Miller, Michael K. (1 de octubre de 2015). «Electoral Authoritarianism and Human Development». Comparative Political Studies (en inglés) 48 (12): 1526-62. ISSN 0010-4140. doi:10.1177/0010414015582051. 

Lecturas adicionales[editar]

  • Bell, Daniel, Brown, David & Jayasuriya, Kanishka (1995) Towards Illiberal Democracy in Pacific Asia, St. Martin's Press, ISBN 978-0-333-61399-3.
  • Thomas, Nick & Thomas, Nicholas. (1999) Democracy Denied: Identity, Civil Society, and Illiberal Democracy in Hong Kong, Ashgate, ISBN 978-1-84014-760-5.
  • Zakaria, Fareed. (2007) The Future of Freedom: Illiberal Democracy at Home and Abroad, W. W. Norton & Company, ISBN 978-0-393-33152-3.
  • Welsh, Jennifer. (2016) "Chapter 4: The Return of Cold War". The Return of History: Conflict, Migration, and Geopolitics in the Twenty-First Century. House of Anansi Press. ISBN 978-1-4870-0130-8.

Enlaces externos[editar]

  • The Rise of Illiberal Democracy, Fareed Zakaria, Foreign Affairs, November/ December 1997
  • Liberalism and Democracy: Can't have one without the other, Marc Plattner, Foreign Affairs, March/ April 1998
  • Illiberal Democracy, Five Years Later, Fareed Zakaria, Havard International Review, Summer 2002.
  • Esta página contiene en gran parte una adaptación y traducción derivada de la página sobre Illiberal democracy de la Wikipedia en inglés y de la página Illibéralisme de la Wikipedia en francés, concretamente de las versiones del 23 de mayo de 2019, publicadas por sus editores bajo la Licencia de documentación libre de GNU y la Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.