Daniel Urrabieta Vierge

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Daniel Urrabieta Vierge
Daniel Urrabieta Vierge - selfportrait.jpg
Autorretrato de Daniel Urrabieta Vierge realizado con la mano izquierda
Información personal
Nacimiento 5 de marzo de 1851
Madrid, España
Fallecimiento 10 de mayo de 1904 (53 años)
Boulogne-sur-Seine, Francia
Residencia Madrid, París, Boulogne-sur-Seine
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Vicente Urrabieta y Ortiz y Juana Vierge de la Vega
Información profesional
Ocupación pintor, ilustrador
Firma Firma de Daniel Urrabieta Vierge, Le Monde Illustré, 06-05-1871.svg
[editar datos en Wikidata]

Daniel Urrabieta Ortiz y Vierge, también llamado Daniel Vierge (Madrid, 5 de marzo de 1851[a]​–Boulogne-sur-Seine, 10 de mayo de 1904),[b]​ fue un pintor, dibujante e ilustrador español afincado en París, hijo del también dibujante Vicente Urrabieta y Ortiz.[13]​ Firmaba sus obras con su segundo apellido, «Vierge»,[13][14][15]​ o «D. Vierge».[16][c]​ Aunque vivió sus primeros años en España, en torno a la mayoría de edad viajó a Francia con su familia,[20]​ donde empezó pronto a trabajar en publicaciones periódicas parisinas como Le Monde Illustré.[21]​ Con sólo treinta años sufrió un grave ataque de hemiplejia, del que tardaría años en recuperarse y que le obligó a dibujar con la mano izquierda.[22]​ Ilustró varias obras de Victor Hugo, además de clásicos de la literatura española como Don Quijote de la Mancha o La vida del Buscón.[21]

Biografía[editar]

Ilustración de la Histoire de France de Jules Michelet (1880), dibujo de Vierge, grabado de Arthur Collingridge

Primeros años[editar]

Nacido en Madrid, fue hijo del también ilustrador Vicente Urrabieta y Ortiz y de Juana Vierge de la Vega.[5]​ Se formó en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, estudios que según el propio Vierge habrían comenzado en 1864 y donde habría tenido como maestro a Federico Madrazo.[3][d]​ Hacia 1867, ilustraba «Madrid la Nuit», de Eusebio Blasco, según comenta el propio Vierge.[3]

Marcha a París[editar]

Marchó pronto a París, con su familia,[20]​ probablemente hacia 1869,[e]​ buscando fortuna y ayudado por el empuje de su temperamento español.[21]​ Comenzó a trabajar para Le Monde Illustré en 1870,[f]​ al inicio de la guerra franco-prusiana,[21][g]​ y, al igual que otros muchos ilustradores, se vio influido por la poderosa personalidad de Edmond Morin;[21][28]​ en obras como Fusillade de la rue de la Paix dans la journée du 22 mars, á deux heures de l'après midi, Lyon - La fête des écoles - Le banquet sur l'herbe o Souvenir de Coulmiers, entre otros.[21]​ En 1871 vivió e ilustró los episodios de la Comuna de París,[2]​ en la que retrató a líderes revolucionarios como Gustave Flourens y Raoul Rigault.[29]

Ruinas en el palacio de las Tullerías después de la Comuna de París, dibujo de Vierge, grabado de Amédée Daudenarde, Le Monde Illustré, 1871.

Vierge realizó numerosas ilustraciones de la Tercera Guerra Carlista para dicha revista,[30]​ además de ser uno de los introductores en la publicación de la técnica del guillotaje, en sustitución de la xilografía.[31]​ El pintor no tardó en probar el extraordinario vigor y carácter pictórico de su arte: aparte de su dedicación a la creación de obras originales, también trabajó grabando en madera ilustraciones enviadas por dibujantes corresponsales en otros países, como Luc-Olivier Merson en Roma y su propio hermano, Samuel Urrabieta, en España.[21]

De 1871 a 1878 su singularidad se hizo más y más pronunciada. Durante estos años produjo algunos de sus más conocidos dibujos.[h]​ Hacia 1873[30]​ ilustró con remarcable brío y habilidad L'Année terrible de Victor Hugo, así como colaboró en una edición de Los miserables (1882).[21]​ Al parecer su obra contó con la admiración del escritor francés.[i]​ Una de sus obras más importantes como ilustrador fue la Histoire de France de Jules Michelet,[21][32]​ en la edición de Lacroix de 1880.[33]​ Entre 1877 y 1878 trabajó en París junto al pintor y grabador catalán Ramón Canudas Serra.[34]​ En 1878 fue enviado por Le Monde Illustré para cubrir gráficamente la boda de Alfonso XII con María de las Mercedes de Orleans,[35]​ que tuvo lugar el 23 de enero de dicho año. Sus obras también fueron publicadas en La Ilustración Española y Americana[j]​ y La Revue Illustré.[9][37][38]​ En 1879 dibujaba para La Vie moderne[k]​ y en 1880 viajó por Galicia y Castilla junto con el pintor Martín Rico, realizando ilustraciones de estos parajes.[40]​ Por estas fechas empezó a ilustrar una edición de La vida del Buscón de Quevedo.[21]

Ataque de hemiplejia y recuperación[editar]

Primer dibujo de Vierge con su mano derecha tras la hemiplejia, 1893.

Hacia 1881 o 1882[l]​ sufrió un ataque de hemiplejia,[9][27][37]​ mientras trabajaba en el Buscón.[42]​ La parte derecha de su cuerpo quedó inmovilizada, así como afectada el habla y la memoria, sin embargo consiguió recuperarse parcialmente,[m]​ y pudo reanudar su trabajo aprendiendo a dibujar con la mano izquierda.[21][22][43]​ Hacia 1888 fue uno de los promotores de la revista L'Estampe Originale[n]​ y el 29 de septiembre de 1889 se hizo con una primera medalla en la Exposición Universal de París.[o]​ En un número de la revista La Ilustración Artística del 10 de febrero de 1890 —del que fue portada un retrato suyo, obra de Paul Renouard— se recogieron distintas ilustraciones suyas, grabadas por artistas como Beltrand, Lèpere, Bellenger o Florian.[47]​ En 1891 ilustró L’Espagnole, de Émile Bergerat, y también en la década de 1890 Le Cabaret des trois vertus.[p]

Erase que se era un niño á quien las buenas hadas que presidieron la fiesta de su nacer acordaron el don de magnificar su vida por medio de colores y de líneas. Y así como un poeta famoso dijo el decir de que para él la vida no tenía otro fin lógico que el de dar lugar á la producción de un buen libro, así nuestro artista pudo pensar que la más alta acción de un hombre consiste en pintar un buen cuadro. A edad muy moza llegó á pintarlos. Tanto, que París, que no suele ser madre ni sentir sus mamellas hinchadas de jugo sino para los suyos, lo adoptó en su estricta filiación de arte, y el nombre de Daniel Vierge llegó á adquirir en poco tiempo la sonoridad y la gloria de un verso tallado para la inmortalidad.

Alejandro Sawa, Ilustraciones en la sombra, 1910.[50]
Ilustración para El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, edición publicada en 1916 por Salvat & C.ª.[q]

Uno de sus trabajos más destacados, ya con la mano izquierda,[9]​ fue una serie de dibujos para una edición de Don Quijote (The History of the Valorous and Witty Knight-Errant Don Quixote of the Mancha),[52]​ traducida por Thomas Shelton y publicada en 1906,[52][53]​ que según Fraguas habrían supuesto «el clímax de su arte»[13]​ y donde, afirma Mancing, Vierge habría «alcanzado una armonía entre ilustración y texto escrito rara vez igualada, quizás nunca, en una edición de la novela de Miguel de Cervantes».[53]​ Sin embargo para Ricardo Gutiérrez Abascal «Juan de la Encina» el trabajo de Vierge para el Quijote «no pasó de lo puramente pintoresco —una especie de ilustración "fortunysta"—».[54]​ Con el fin de inspirarse para esta obra viajó en 1893 por La Mancha,[38][55][5]​ acompañado por el pintor manchego Carlos Vázquez,[38]​ documentándose visualmente y realizando bosquejos y dibujos en Argamasilla, Alcázar de San Juan o Campo de Criptana,[13][24]​ con los que terminó ilustrando distintas ediciones posteriores de Don Quijote.[5]

Últimos años[editar]

En 1898, la Galerie Pelletan-Helleu de París organizó una exhibición de sus ilustraciones para Le Dernier Abencérage de Chateaubriand, y al año siguiente otra exposición de su trabajo (que incluía las ilustraciones de Don Quijote) se presentó en la «galería Art Nouveau», también en París.[21]​ En 1898 Vierge colaboró con L'Image, una revista dedicada a ensalzar la técnica del grabado sobre madera, y dos años más tarde, en la Exposición Universal de París, consiguió un primer premio.[21]​ Vierge se relacionó también con el pintor asturiano Evaristo Valle, a quien conoció en Francia y que se anunciaría más tarde, al volver a España a comienzos de siglo, como «discípulo del ilustre Vierge, de París».[56]​ En 1902 exhibió en el «Nuevo Salón» una escena de la guerra franco prusiana.[21]

Según La Ilustración Artística Vierge «conservaba para España la preferencia de un cariño filial; y aun parece como que la ausencia avivara en él el culto por el color local de su patria y le hiciera saborear su singularismo sin rival»[10]​ y, en palabras de José Francés «Silvio Lago», «a través del tiempo y de la distancia Daniel Vierge conservó siempre hondo amor a España».[9]​ Este último también afirmó que tuvieron una gran importancia en su vida su mujer, Clara,[r]​ y su madre, a las que sobrevivió. La última fallecería en abril de 1904,[s]​ un mes antes de la muerte del propio Daniel Urrabieta,[9]​ en Boulogne-sur-Seine en mayo de 1904.[21]​ Su casa de Boulogne-sur-Seine, donde vivió sus últimos veinte años,[11]​ era pequeña, con un jardín estrecho y alargado, y relativamente modesta, en contraste con los lujos de las viviendas de artistas parisinos.[58]​ Fue enterrado en el cementerio de Montparnasse.[59]​ En invierno de 1912 se organizó una exposición de la obra de Vierge, en su honor, en el Pavillon de Marsan.[60]

Retrato fotográfico de Vierge, publicado en las páginas iniciales de una edición de Don Quijote.

Según el escritor, grabador e ilustrador estadounidense Joseph Pennell:

I think one of the Spaniards who should be ranked with Fortuny and Rico, and indeed above them, as a pen draughtsman and illustrator, is Vierge, a man who has all the draughtsmanship of Fortuny and Menzel, the colour and brilliancy of Rico, the grace and beauty of Abbey, the eccentricity and daring of Blum, Brennan and Lungren; in a word, a man who, in the few short years of his working life, has proved himself the greatest illustrator who ever lived. I ran Vierge thus above Fortuny and Rico because he has devoted himself more entirely to black and white work.

Pienso que uno de los españoles que debería ser puesto a la altura de Fortuny y Rico, e incluso por encima suyo, como dibujante e ilustrador, es Vierge, un hombre que tiene todas las habilidades de dibujante de Fortuny y Menzel, el color y brillantez de Rico, la gracia y belleza de Abbey, la excentricidad y atrevimiento de Blum, Brennan y Lungren; en una palabra, un hombre que, en unos pocos años de vida creativa, se ha demostrado como el más grande ilustrador de todos los tiempos. Valoro a Vierge por encima de Fortuny y Rico a causa de que se ha dedicado más enteramente al arte de la ilustración en blanco y negro.

(Pennell, 1889, p. 23)

El escritor Eusebio Blasco elogió a Vierge, destacando el hecho de que tuviera que marchar a Francia para despuntar en su carrera como dibujante.[t]​ En una carta privada de Martín Rico a Abelardo de Carlos, fundador de La Ilustración Española y Americana, publicada en dicha revista en una sección a cargo de Eusebio Martínez de Velasco, el primero comparó el nivel del trabajo de Vierge con el del ilustrador alemán Adolph von Menzel, aunque dentro de géneros completamente distintos.[8]Jean-Louis-Ernest Meissonier le consideró, de nuevo junto a Menzel, como uno de los mejores dibujantes del siglo.[11][62]​ Sin embargo, con el paso del tiempo, Vierge ha terminado siendo considerado como un autor «olvidado» en España.[2][63]​ Se ha propuesto influencia por parte de Vierge en autores como Thomas Hart Benton[64]​ o Howard Pyle;[65]​ y ha llegado a ser descrito como «el padre de la ilustración moderna».[11]

Libros ilustrados por Vierge[editar]

Ilustración de Vierge, en la novela L'Homme qui rit, de Victor Hugo.

Esta es una lista no exhaustiva de ediciones de libros ilustradas por Daniel Vierge a lo largo de su vida:

Notas[editar]

Salvamento de libros y manuscritos en la Biblioteca de El Escorial, Le Monde Illustré, 1872.
Retrato de Vierge, de Renouard, La Ilustración Artística, 1890.
  1. Bastida de la Calle y Nieva citan el 5 de marzo de 1851 como fecha de nacimiento,[1][2]​ afirmación corroborada por el propio Vierge en una nota autobiográfica para una edición en inglés de La vida del Buscón de Quevedo de 1892.[3]​ Marthold y Villar Garrido afirman que nació en la madrileña calle de las Huertas,[4][5]Roberto Castrovido va más allá y especifica el número de la calle donde habría nacido, el 34, además de añadir que el Ayuntamiento de Madrid colocó el 10 de junio de 1921 una lápida o placa conmemorativa en dicho domicilio.[6]​ Esta vivienda está situada contigua al Palacio del Marqués de Molins, un Bien de Interés Cultural.[7]Martín Rico apunta sencillamente que nació en Madrid.[8]José Francés «Silvio Lago» sin embargo señala que Vierge supuestamente habría nacido en Getafe.[9]
  2. Aunque Bastida de la Calle fecha su fallecimiento el 10 de mayo de 1904,[1]La Ilustración Artística[10]​ y Wells en Brush and Pencil[11]​ citan el 11 de mayo y el Diccionario biográfico matritense de Luis Ballesteros Robles el 12 de mayo.[12]
  3. Según Hamerton, escogió «Vierge» tras llegar a París al ser un apellido más fácil de recordar por los franceses,[17]​ en cambio Marthold afirma que fue para diferenciarse de su padre.[18]​ Su hermano, Samuel Urrabieta, «muy talentoso pero menos brillante», firmaba con «S. Urrabieta».[19]​ Este falleció el 18 de marzo de 1886.[12]
  4. También cita a «M. de Hatt» (es posible que se refiera a Carlos de Haes)[23]​ y a «Borglini».[3]
  5. La Enciclopedia Británica cita 1867,[21]​ al igual que José María de Heredia,[24]​ Fraguas menciona que Daniel Urrabieta partió a París enviado por sus padres con 18 años, por lo cual habría sido al menos hacia 1869,[13]​ y finalmente el propio Vierge cita 1869 como su fecha de llegada a la capital francesa,[3]​ así como Bastida de la Calle,[1]​ «La Condesa de Valflores»[25]​ y otras fuentes.[23]Silvio Lago por otra parte menciona que fue a Francia con unos veinte años acompañado de su familia.[9]​ Según Palencia Tubau toda la familia habría marchado junta a París, pero esta se habría vuelto a España —excepto Vierge— al desatarse la guerra franco-prusiana.[20]
  6. Según Marthold firmaría su primer dibujo en Le Monde Illustré el 17 de septiembre de 1870.[26]
  7. Fue Charles Yriarte, al desatarse en Europa la guerra franco-prusiana (1870-1871), quien le habría ofrecido entrar a trabajar en Le Monde Illustré, del que era por aquel entonces director.[27][9]
  8. La Enciclopedia Britannica cita entre estos obras como Navidades en España, El mitin republicano en Trafalgar Square, Ataque a un tren en Andalucía, Fiesta de Santa Rosalía en Palermo, En el jardín de aclimatación, El incendio de la biblioteca de El Escorial, Bandolerismo en Sicilia, Fiesta nocturna en Constantinopla, Episodio de la Guerra Civil en España, Boda del rey de España o La pelea del toro.[21]​ En esta época también se pueden encontrar en Le Monde Illustré dibujos como Le combat de Manaria, près Bilbao, le armée attaquée par les carlistes, una ilustración de la Tercera Guerra Carlista, Derniers combats au Père-Lachaise, una ilustración que representa los últimos focos de resistencia de la Comuna de París en el cementerio del Père-Lachaise o Réunion, dans l'hôtel du duc d'Albe, des grands d'Espagne opposés à la liberation inmédiate des esclaves des colonies, que ilustra una reunión de partidarios de la esclavitud en Madrid.
  9. Según Joaquina García Balmaseda, en el diario La Iberia, fue «el favorito de Víctor Hugo». La periodista y escritora española reproduce además un supuesto diálogo entre Victor Hugo y su editor, en el que tras pedir el primero a Vierge como ilustrador de su obra El año terrible el editor objeta que «no es conocido», a lo que Victor Hugo habría respondido: «Y eso ¿qué importa? ¡Si no conocéis lo que vale ese desconocido, yo sí! Hay en Francia carencia absoluta de dibujantes de figuras. Se hallan, sí, paisajistas y retratistas, tenemos excelentes copistas de cuadros; pero carecemos por completo de quien sepa dibujar personajes y agrapar figuras, creedme, y encomendad las láminas de mi libro a ése jóven.».[25]
  10. En 1872 es descrito en la publicación como «uno de nuestros corresponsales artísticos en la capital de Francia». En el mismo número de la revista aparecen dos dibujos ambientados en París firmados por «Urrabieta» y procedentes de croquis del señor «Vierge».[36]
  11. Vierge fue uno de los fundadores de esta publicación,[20]​ después de dejar Le Monde Illustré.[39]
  12. Según Francisco Nieva el 28 de febrero de 1881,[2]​ según otros autores el 14 de febrero de 1882,[41]
  13. Silvio Lago cita un periodo de «dos, tres años terribles, que el fulgor dulce y apasionado de Clara, la amada del simbólico hombre, no le abandona».[9]
  14. Esta publicación fue fundada hacia 1888 por distintos ilustradores y grabadores franceses como Lèpere, Bracquemond, Beltrand, Dillon, Boutet o el propio Vierge.[44]
  15. Mencionado por el propio Vierge en una pequeña nota autobiográfica para Pablo de Segovia, the Spanish sharper, en la que afirma: «Le 29 Septembre, 1889, j'ai reçu la médaille d'or à la Exposition Universelle de Paris de 1889».[45]​ La concesión del premio es corroborada por Le Monde Illustré.[46]
  16. Según la Enciclopedia Británica esta edición se publicó en 1895,[21]​ sin embargo, con el título en castellano de La taberna de las tres virtudes, empezó a publicarse en La Ilustración Artística en agosto de 1894, traducida por J. Ixart.[48][10]​ Esta obra está atribuida a «Saint-Juirs»,[49]​ que parece ser un pseudónimo del autor francés René Delorme (1848-1890)
  17. Las ilustraciones originales para la novela fueron realizadas a tinta china y aguada, para ser sometidas posteriormente a un proceso de heliograbado. Esta en concreto se titulaba Don Quixote Studies the Laws of Knighthood.[51]
  18. Según Cortissoz, al cargo de todas las necesidades de su marido, tras el ataque hemipléjico de este.[57]​ Después de la muerte de Clara, Vierge habría mantenido otra relación sentimental.[9][20]
  19. En concreto un 2 de abril de 1904, en un piso de París de la calle Gutenberg.[20]
  20. «Por dibujante vulgar pasaba aquí el gran Urrabieta Vierge, que se fué á París despechado, y allí ganó cerca de un millón en pocos años y se le reconoció más talento que á nadie. Triste condición la del español, esta que consiste en mirar con ojos envidiosos al que puede dar gloria á su patria, y padecer constantemente la tristeza del bien ajeno».[61]

Referencias[editar]

  1. a b c Bastida de la Calle, 1990, p. 305.
  2. a b c d Nieva, 1996, p. 3.
  3. a b c d e Quevedo, 1892, p. xiv.
  4. Marthold, 1906, p. 4.
  5. a b c d Villar Garrido y Villar Garrido, 2006, p. 50.
  6. Castrovido, 1921, p. 1.
  7. Gobierno de España, ed. (5 de febrero de 2004). «REAL DECRETO 154/2004, de 23 de enero, por el que se declara bien de interés cultural, con categoría de monumento, el Palacio del Marqués de Molins, en Madrid». Boletín Oficial del Estado (31): 4983-4984. 
  8. a b Martínez de Velasco, 1890, p. 355.
  9. a b c d e f g h i j Lago, 1918, p. 7.
  10. a b c La Ilustración Artística, 1904, p. 350.
  11. a b c d Wells, 1904, p. 201.
  12. a b Ballesteros Robles, 1912, p. 634.
  13. a b c d e Fraguas, 2005.
  14. Bosch, 1890, p. 28.
  15. Bastida de la Calle, 1990, p. 273.
  16. Pennell, 1889, p. 32.
  17. Hamerton, 1892, p. 228.
  18. Marthold, 1906, p. 26.
  19. Pennell, 1889, p. 32. «Daniel Vierge must not be confounded with his very talented but less brilliant brother, who signed his name S. Urrabieta, while Vierge always omits the Urrabieta and simply signs himself D. Vierge. His brother died recently.».
  20. a b c d e f Palencia Tubau, 1920, p. 10.
  21. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q Varios autores, 1911, p. 57.
  22. a b Jaccaci, 1893, pp. 201-202.
  23. a b Jiménez Jiménez, 2014, p. 186.
  24. a b Heredia, 1894, p. 550.
  25. a b García Balmaseda, 1875, p. 3.
  26. Marthold, 1906, p. 28.
  27. a b Jaccaci, 1893, p. 196.
  28. Gómez Carrillo, 1900, p. 1.
  29. Jaccaci, 1893, p. 198.
  30. a b Bastida de la Calle, 1990, pp. 274-275.
  31. Jiménez Jiménez, 2014, p. 190.
  32. Jaccaci, 1893, p. 189.
  33. Michelet, 1880, p. 282.
  34. Moline, 2012.
  35. Jiménez Jiménez, 2014, p. 200.
  36. «Henri Regnault». La Ilustración Española y Americana (Madrid) 16 (15): 229,. 16 de abril de 1872. ISSN 1889-8394. 
  37. a b Cuenca, 1904, p. 299.
  38. a b c Román Salamero, 1904, p. 4.
  39. Wells, 1904, p. 211.
  40. Rubio Jiménez, 2008, p. 55.
  41. Bäzner y Hennerich, 2006, pp. 181-182.
  42. Blackburn, 1896, p. 176.
  43. Wells, 1904, pp. 211-212.
  44. Baas, 1983, p. 16.
  45. Quevedo, 1892.
  46. «La distribution des récompenses aux exposants». Le Monde Illustré (en francés) (París): 215. 10 de octubre de 1889. «Nos artistes ont eu aussi leur part de récompense dans des groupes divers. M. Vierge, M. Chelmonski, nos brillants collaborateurs, ont obtenu l'un, une première médaille pour ses dessins, l'autre, une medaille d'honneur pour ses tableaux.» 
  47. La Ilustración Artística, 1890, pp. 481-485.
  48. Heredia, 1894, pp. 546, 549.
  49. Heredia, 1894, pp. 546.
  50. Sawa, 1910, p. 51.
  51. Proyecto Cervantes (ed.). «Don Quixote Studies the Laws of Knighthood». 
  52. a b c Cervantes, 1906.
  53. a b Mancing, 2004, p. 751.
  54. Encina, 1918, p. 10.
  55. Jiménez Jiménez, 2014, p. 196.
  56. Tielve García, Natalia (1999). Crítica de arte en la Asturias del primer tercio del siglo XX. Universidad de Oviedo. p. 39. ISBN 9788483171790. 
  57. Cortissoz, 1913, p. 324.
  58. Cortissoz, 1913, p. 323.
  59. Oller, 1929, p. 26.
  60. Cortissoz, 1913, pp. 321-322.
  61. Blasco, Eusebio (1906). «Perfiles femeninos». 26. Madrid: L. Martinez. p. 57. 
  62. Jaccaci, 1893, p. 197.
  63. Villar Garrido y Villar Garrido, 2006, pp. 50-51.
  64. Wolff, Justin (2012). Thomas Hart Benton: A Life (en inglés). Macmillan. ISBN 9781429950282. 
  65. Elzea, Rowland (1983). «Howard Pyle's Manuscripts: The Delaware Art Museum». Children's Literature Association Quarterly 8 (2). p. 10. 
  66. Hugo, 1874.
  67. Lesage, 1875.
  68. Hugo, 1877.
  69. Hugo, 1886.
  70. Heredia, 1894b.
  71. Marthold, 1906, p. 119-120.
  72. Jaccaci, 1896.
  73. WorldCat. «Les Aventures du dernier Abencerage». 
  74. Zorrilla, 1901.
  75. Laurenti, Joseph L. (2000). Catálogo bibliográfico de la literatura picaresca siglos XVI-XX, volumen 1. Edition Reichenberger. p. 553. ISBN 9783931887889. 
  76. Marthold, 1906, p. 150.
  77. Biblioteca de Catalunya (ed.). «Les Ames du purgatoire». 
  78. Biblioteca Central de Catalunya (1947). Catálogo de la exposición conmemorativa del iv centenario del nacimiento de Miguel de Cervantes, 1547-1616. Ediciones del Quijote de los siglos xix y xx, volumen 3. Barcelona. p. 37. 

Bibliografía[editar]

Bibliografía citada
Libros ilustrados
Bibliografía adicional

Enlaces externos[editar]