Cercanías

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tren Civia en un servicio de Cercanías.
Lateral de un tren Civia.
Vista del interior de un tren de cercanías

Cercanías es la denominación comercial que Renfe Operadora otorga a sus servicios de ferrocarril suburbano. Por extensión, el término se aplica a todos los trenes de proximidad que unen los diferentes núcleos de una misma área metropolitana en España y otros próximos a ésta.

Son trenes de gran capacidad y frecuencia, orientados a viajes de ida y vuelta en el mismo día y con horarios cadenciados. Realizan trayectos interurbanos de corta distancia, que exceden en capacidad, longitud y duración a los cubiertos por los sistemas de metro y tranvía, aunque suelen tener una frecuencia inferior.

Los trenes de cercanías son operados por Renfe Cercanías, FEVE y por varios operadores autonómicos: FGC (Cataluña), FGV (Comunidad Valenciana), SFM (Islas Baleares) y EuskoTren (Vizcaya y Guipúzcoa). Cercanías también recibe el nombre de Rodalies en Barcelona, Tarragona y Gerona, Rodalia en Valencia y Murcia/Alicante y Aldiriak en los núcleos de Bilbao y San Sebastián.

Redes de cercanías[editar]

Los servicios de Renfe suelen circular por vías convencionales que comparten con el resto de trenes, y utilizan estaciones tanto genéricas para todo tipo de trenes como específicas de cercanías. Los operadores autonómicos suelen utilizar líneas exclusivas para servicios de cercanías.

Casi todas las principales áreas metropolitanas de España disponen de redes de cercanías. Entre las ciudades que disponen de un núcleo de cercanías operado exclusivamente por Renfe Operadora[1] están Cantabria, Ferrol, León,[2] Madrid, Sevilla, Málaga, Cádiz, Zaragoza, Tarragona y Gerona. Otras ciudades tienen redes de cercanías que combinan líneas de Renfe Operadora y/o operadores autonómicos:

Nuevos núcleos[editar]

En ocasiones se ha planteado la creación de nuevos núcleos de cercanías. Por ejemplo, el Plan de transporte de viajeros de Cataluña propone la creación de los núcleos de cercanías de Lérida. También se han propuesto redes en otras zonas, como Jaén, solicitada por la Junta de Andalucía,[3] o Córdoba, solicitada por la Junta de Andalucía, la Diputación, el Ayuntamiento y la Universidad de Córdoba.[4]

El gobierno gallego plantea la creación de dos núcleos de cercanías, operados o por Renfe o bien por un ente autonómico de futura creación.[5] Uno de estos núcleos se situaría en el norte (La Coruña-Ferrol) y el otro en el sur (Vigo-Pontevedra), si bien estas dos últimas ciudades están unidas por regionales de Renfe que circulan con una frecuencia y rapidez mayor que la de otros núcleos de cercanías de similar longitud pero con menor densidad de población.

Material rodante[editar]

Para los servicios de cercanías se utilizan trenes diseñados especialmente para ello. Disponen de un gran número de puertas, de mayor anchura y doble hoja. El espacio interior es diáfano, preparado para acoger a un gran número de viajeros de pie y sin espacio especialmente dedicado al equipaje. Los acabados suelen estar realizados con materiales más duros y resistentes que los trenes convencionales, para combatir el mayor vandalismo.

Renfe Operadora utiliza trenes de las series 442, 446, 447, 450, 451, 592 y Civia, y Euskotren trenes de las series 200, 300 y 3500. El resto de operadores también dispone de material específico. Hay excepciones, en el núcleo de Rodalies de Tarragona, las líneas RT1 y RT2, se usan 470 y 448 en ambas líneas.

Beneficios ambientales[editar]

Renfe indica que su marca comercial cercanías tiene la clara misión de prestar servicios de transporte bajo el criterio de seguridad para viajeros y empresas en el traslado de mercancías con la calidad, rentabilidad, eficiencia e innovación de sus servicios, incrementando el uso del ferrocarril sin dejar de lado el compromiso social y el desarrollo individual de sus usuario. Cumpliendo con los requisitos legales y reglamentarios que se aplican, así como contribuyendo al desarrollo sostenible y amigable con el medio ambiente.

El uso del ferrocarril reduce el impacto ambiental que generan los medios de transporte actuales, ya que al ser un medio de transporte masivo, el dióxido de carbono que emite a la atmósfera es menor por unidad de carga, es decir; tanto por la cantidad de pasajeros como por material transportado. De esta manera se contribuye a una menor contaminación de forma local en los sitios urbanos y de manera global; lo mismo pasa con la contaminación acústica. Aunado a esto, la infraestructura ocupada en espacio y tiempo por las carreteras son mucho mayores a las utilizadas por las vías ferroviarias.

Por otra parte, está estadísticamente comprobado que existe una menor probabilidad de accidentes usando el tren en vez del coche, aportando una menor inversión en los costos generados por la sociedad. Se ha observado que un tren de doble ocupación de la línea cercanías puede evitar congestionamiento automovilístico de hasta 3 km.[6]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]