Camarasaurus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Camarasaurus
Rango temporal: 155 Ma-145 Ma
Jurásico Superior
Camarasaurs1.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Sauropodomorpha
Infraorden: Sauropoda
(sin rango): Macronaria
Familia: Camarasauridae
Género: Camarasaurus
Cope, 1877
Especie tipo
Camarasaurus supremus
Cope, 1877a
Especies
  • C. supremus Cope, 1877a
  • C. grandis (Marsh, 1877)
  • C. lentus (Marsh, 1889)
Sinonimia
  • Caulodon Cope, 1877c
  • Morosaurus Marsh, 1878
  • Uintasaurus Holland, 1924
[editar datos en Wikidata]

Camarasaurus (gr. "lagarto de cámaras") es un género de dinosaurios saurópodos camarasáuridos que vivieron a finales del período Jurásico, hace aproximadamente 155 y 144 millones de años, en el Kimmeridgiense y el Titoniense, en lo que hoy es Norteamérica. Su nombre refiere a los huecos en las vértebras y proviene del griego καμαρα/kamara que significa "cámara", o cualquier cosa con una cubierta arqueada, y σαυρος/sauros que significa "lagarto" y fue un dinosaurio cuadrúpedo y herbívoro y es el más común de los saurópodos gigantes encontrado en la Formación Morrison. Esta Formación, a lo largo del flanco del este de las Montañas Rocallosas, es un sitio rico de las últimas etapas Jurásicas. Una gran cantidad de especie del dinosaurio se puede encontrar allí, incluyendo los parientes del Camarasaurus como Diplodocus, Apatosaurus y Brachiosaurus. Sin embargo, los Camarasaurus son los más abundantes de todos los dinosaurios en la formación. Ha habido un gran número de esqueletos completos recuperados en Colorado, Nuevo México, Utah y Wyoming.

Descripción[editar]

Los huesos de este gran herbívoro eran mucho más gruesos que los del Diplodocus, por lo que era mas pesado a pesar de tener cámaras que reducían el peso de la columna vertebral. Camarasaurus probablemente no podía pararse en sus patas traseras ya que los huesos más gruesos y las largas extremidades delanteras indicaban que la parte frontal del cuerpo era muy pesada como para poder levantarla del suelo. Camarasaurus se encuentra entre los dinosaurios saurópodos más comunes y frecuentemente bien conservados. El tamaño máximo de la especie más común, C. lentus, era de unos 15 metros de longitud. La especie más grande, C. supremus, alcanzó una longitud máxima de 23 metros y un peso máximo estimado de 47 toneladas.[1][2]​ Era un dinosaurio relativamente pequeño y hubiera podido caer presa de grandes terópodos carnívoros como el Allosaurus.

Cráneo y región cervical de un Camarasaurus.

El cráneo arqueado de Camarasaurus era notablemente cuadrado y el hocico embotado tenía muchas fenestras, aunque era robusto y es recuperado con frecuencia en buenas condiciones por los paleontólogos. Los dientes de 19 centímetros de largo tenían forma de cinceles y colocados uniformemente a lo largo de la quijadas. La fuerza de los dientes indica que Camarasaurus comió probablemente un material vegetal más duro que los diplodócidos de dientes delgados. Vivía en bosques de coníferas abiertos donde se encontraban por doquier plantas alimenticias duras. Anteriormente, los científicos han sugerido que Camarasaurus y otros saurópodos pueden haber tragado gastrolitos, piedras, para ayudar a triturar los alimentos en el estómago, regurgitando cuando se volvieran demasiado lisos. Un análisis más reciente, sin embargo, de la evidencia de las piedras del estómago sugiere que este no fue el caso. Los dientes fuertes y robustos de Camarasaurus estaban más desarrollados que los de la mayoría de los saurópodos y fueron reemplazados en promedio cada 62 días,[3]​ Lo que indica que Camarasaurus pudo masticar los alimentos en su boca hasta cierto grado antes de tragar.[4]​ Otros hallazgos indican que Camarasaurus prefería la vegetación diferente de otros saurópodos, Permitiéndoles compartir el mismo ambiente sin competir.[5]​ Un espécimen de Camarasaurus llamado SMA 0002, que también ha sido asignado a Cathetosaurus de la cantera Howe-Stephens de Wyoming, conocida como "ET", muestra evidencia de tejido blando. A lo largo de la línea de la mandíbula, los restos osificados de lo que parecen haber sido las encías del animal se han recuperado, lo que indica que Camarasaurus tenía dientes profundos cubiertos por las encías, con sólo las puntas de las coronas sobresaliendo. Los dientes al momento de la muerte, eran empujados hacia afuera de sus alveolos mientras que las encias se retrajeron al secarse. Los exámenes de la muestra también indican que los dientes estaban cubiertos por duras escamas externas y posiblemente un pico de algún tipo, aunque esto no se sabe con certeza.[6]

E.S. Christman's dibujo en lápiz de un esqueleto de Camarasaurus, 1921

Los pies del Camarasaurus tenían cinco dedos cada uno, con el dedo del pie interno te con una garra afilada grande para la autodefensa. Como la mayoría de los saurópodos, las piernas delanteras eran más cortas que las piernas traseras, pero la alta posición de los hombros hacia que la espalda sea relativamente plana. Como un elefante moderno, Camarasaurus parece haber tenido una cuña de tejido esponjoso en la base del talón, para apoyar el peso de una criatura tan grande. C. lewisi y C. grandis tenían radios más robustos que Venenosaurus.[7]

Representaciones de la cabeza de un Camarasaurus.

Las vértebras fueron especializadas, respondiendo al propósito del ahorro de peso, según lo visto en muchos saurópodos posteriores, algunas de las vértebras fueron ahuecadas. Sirviendo para ahorrar peso, como se ve en otros saurópodos, muchas de las vértebras fueron ahuecadas o neumáticas. Es decir, las vértebras estaban plagadas de pasajes y cavidades para un intrincado sistema de sacos de aire conectados a los pulmones. Esta característica fue poco entendida en el momento de que Camarasaurus fuera descubierto, pero su estructura fue la inspiración para el nombre de la criatura, que significa "lagarto de cámara". En algunos saurópodos, había proyecciones ascendentes largas en cada vértebra pero la ausencia de tales estructuras de la espina dorsal de Camarasaurus sugiere que no pudiera levantarse en sus piernas traseras. El cuello y la cola eran más cortos que lo que generalmente se ve un saurópodo de este tamaño. Camarasaurus, como otros saurópodos, tenía un abultamiento de la médula espinal cerca de las caderas. Los paleontólogos creyeron originalmente esto era un segundo cerebro, quizás necesario coordinar a una criatura tan enorme. La opinión moderna afirma que, mientras que pudo haber sido un área de actividad refleja nerviosa grande, no un cerebro. Sin embargo, esta ampliación era realmente más grande que el cerebro notable pequeño contenido en el cráneo en forma de cajón.

Historia[editar]

Ilustración de 1925 del primer esqueleto completo descubierto de un Camarasaurus.

Los primeros fósiles de Camarasaurus fueron hallados en Colorado, Estados Unidos, unas pocas vértebras dispersas fueron localizadas en Colorado , por Oramel W. Lucas. y fue nombrado por Edward Drinker Cope en rápidamente en 1877.[8]​ Más adelante durante la Guerra de los Huesos, Othniel Charles Marsh nombró al Morosaurus grandis,[1] pero, la mayoría de los paleontólogos lo consideran actualmente un sinónimo de Camarasaurus.[9]​ Tales conflictos de nombres eran comunes entre los dos cazadores de dinosaurios rivales. No fue hasta 1925, el año en que Charles Gilmore encontró el primer esqueleto completo del Camarasaurus en Norteamérica. Sin embargo, era el esqueleto de un Camarasaurus joven, por lo que en muchas ilustraciones de ese tiempo se lo suele representar mucho más pequeño que era realmente.[10]

La especie tipo de Camarasaurus es la especie original de Cope, C. supremus, que significa "el lagarto de cámara más grande", nombrada en 1877. Otras especies descubiertas incluyen C. grandis, que significa gran lagarto de cámara, de 1877, C. lentus en 1889 y C. lewisi, originalmente descrito como un nuevo género Cathetosaurus, en 1988. C. supremo, como su nombre indica, es la especie más grande conocida de Camarasaurus y uno de los saurópodos más masivos conocidos de la Formación Morrison del jurásico tardío. Excepto por su enorme tamaño, era casi indistinguible de C. lentus. C. supremo no era el típico del género en su conjunto, y sólo se conoce a partir de las últimas y más altas partes de la formación. Ambos C. grandis y C. lentus eran más pequeños así como apareciendo en las etapas más tempranas de Morrison.

La evidencia estratigráfica sugiere que la secuencia cronológica se alineó con las diferencias físicas entre las tres especies y describe una progresión evolutiva dentro de la Formación Morrison. C. grandis es la especie más antigua y se produjo en las capas de roca más baja de la Formación Morrison. C. lentus apareció más tarde, coexistiendo con C. grandis durante varios millones de años, posiblemente debido a diferentes nichos ecológicos como lo sugieren las diferencias en la anatomía espinal de las dos especies. En una etapa posterior, C. grandis desapareció del registro de las rocas, dejando solamente C. lentus. Posteriormente C. lentus también desapareció, al mismo tiempo C. supremus apareció en las capas superiores. Esta sucesión inmediata de especies, así como la similitud muy estrecha entre las dos, sugiere que C. supremus puede haber evolucionado directamente de C. lentus, representando una población de animales más grandes, que sobrevivió más tarde.[11]Camarasaurus lewisi especie fue originalmente nombrado como Cathetosaurus lewisi[12]​ y más tarde sinonimizado con Camarasaurus, un análisis de 2013 dividió a los dos géneros nuevamente.[13]

Clasificación[editar]

La clasificación científica de Camarasaurus, usando el sistema clasificación de linneano, se lo coloca dentro de la familia Camarasauridae, pero entre los paleontólogos, este método de clasificación taxonómica de dinosaurios está siendo suplantado por la cladística una taxonomía inspirada en la filogenética. Una versión simplificada de un árbol evolutivo de ramificación posible, demostrando la relación entre Camarasaurus y los otros grupos principales de sauropodos, se encuentra debajo. En él se considera a Camarasaurus como un miembro basal de Macronaria, más estrechamente vinculado al antepasado común de todos los macronarios que a las más formas derivadas como Brachiosaurus. Cladograma simplificado de 2012 de Macronaria según D'Emic:[3]

Macronaria 

Camarasaurus




Tehuelchesaurus


Titanosauriformes 

Brachiosauridae


Somphospondyli 

Euhelopodidae



Chubutisaurus



Titanosauria






Especies de Camarasaurus[editar]

Especies válidas[editar]

Especies invalidas[editar]

  • C. alenquerensis (Lapparent & Zybszewski, 1957(originalmente Apatosaurus))=Lourinhasaurus alenquerensis[16][17]
  • C. annae (N.D.) (Ellinger, 1950)=C. supremus[18]
  • C. diversidens (N.D.) (Cope, 1877c (originalmente Caulodon))=C. supremus[19]
  • C. douglassi (Holland, 1919 (originalmente Uintasaurus))=C. supremus[20]
  • C. agilis (Marsh, 1889 (originalmente Morosaurus))=Diplodocus longus [15]
  • C. impar (Marsh, 1878 (originalmente Morosaurus))=C. grandis[21]
  • C. latus (Cope, 1877 (originalmente Amphicoelias))=C. supremus[19]
  • C. leptodirus (Cope, 1879)=C. supremus[22]
  • C. leptoganus (N.D.) (Cope, 1878 (originalmente Caulodon))=C. supremus[23]
  • C. lewisi (Jensen, 1988) = Cathetosaurus[12][13]
  • C. montanus (Marsh, 1896 (originalmente Pleurocoelus))=C. grandis[24]
  • C. robustus (Marsh, 1878 (originalmente Morosaurus))=C. grandis[25]

Paleobiología[editar]

Recreación de una manada de Camarasaurus

Hay un registro fósil de dos adultos y de un joven de 12,2 metros de largo que murieron juntos en Wyoming, excavados por la división de paleontología vertebrada del Museo Historia Natural de la Universidad de Kansas y del Centro de la Biodiversidad, durante las expediciones de campo en 1997 y 1998. Se asume que sus cuerpos fueron arrastrados a su lugar de reposo final, por fango aluvial de una crecida en un río. Esto sugiere que Camarasaurus viajara en manadas o, por lo menos, en grupos familiares. También, los huevos recuperados del Camarasaurus se han encontrado en líneas, en vez de en grupos cuidadosamente dispuestos como con algunos otros dinosaurios, que aparece sugerir que, como la mayoría de los saurópodos, Camarasaurus no cuidaba a sus jóvenes. La histología de huesos largos permite a los investigadores estimar la edad que alcanzó un individuo específico. Un estudio de Griebeler et al. de 2013 examinó los datos histológicos de huesos largos y concluyó que el Camarasaurus sp. CM 36664 pesó 14,247 kilogramos, alcanzó la madurez sexual a los 20 años y murió a la edad de 26 años.[26]​ Eagle et al. Realizó una termometría de isótopo agrupado sobre el esmalte que cubre los dientes de varios saurópodos jurásicos, incluyendo Camarasaurus. Se obtuvieron temperaturas de entre 32,4 a 36,9 °C, que es comparable a la de los mamíferos modernos.[27]

Paleopatología[editar]

Una pelvis de Camarasaurus recuperada del Monumento nacional Dinosaurio en Utah muestra marcas atribuidas a Allosaurus. En 1992, un esqueleto parcial de Camarasaurus grandis que fue descubierto en la mina pequeña de Stegosaurus de Bryan de la formación Morrison cerca de la ciudad de Cannon, Colorado. Este espécimen conservó un húmero parcial derecho catalogado como DMNH 2908, así como vértebras asociadas de la parte posterior y la cola.En 2001, Lorie McWhinney, Kenneth Carpenter y Bruce Rothschild publicaron una descripción de una patología observada en el húmero. Se observó una lesión juxtacortical 25 por 18 cm de ancho hecha de hueso que se asemejaba a fibras tejidas. Aunque el hueso tejido forma en hueso dental accesorio, En otros lugares es un signo de lesión o enfermedad. Se observaron los "haces fibrosos ondulados" del tejido oseo orientados en la dirección del Musculo braquial.La fusión de la lesión y la falta de porosidad en sus extremos cercanos y lejanos indican que la periostitis estaba inactiva o curada. McWhinney et al. sostuvieron que esta herida habría sido una fuente continua de dificultad para el animal. Habría ejercido presión sobre los músculos. Esta presión habría comprimido los vasos sanguíneos de los músculos y los nervios, reduciendo el rango de movimiento de los músculos flexores y extensores de ambos miembros. Este efecto habría impedido el M. braquial , M. músculo braquiorradial , y en menor grado las M. bíceps braquial a la posición de la lesión en el húmero.Los investigadores inferieron que la inflamación de los músculos y periostio habría causado complicaciones adicionales en la región inferior del miembro anterior también. La lesión también habría causado fasciitis a largo plazo y miositis. El efecto acumulativo de estos procesos patológicos tendría efectos moderados a severos en la capacidad de movimiento de la extremidad y "haría que las actividades cotidianas como el forrajeo de alimentos y la escasez de depredadores fueran más difíciles de lograr".[28]

Para ayudar a determinar la causa de la patología, McWhinney et al. realizaron una tomografía computarizada en incrementos de 3 mm. La tomografía computarizada encontró que la masa tenía una radiodensidad consistente y se separó de la corteza del hueso por una línea radioeléctrica. No hay evidencia de fractura por estrés o procesos infecciosos como osteomielitis o periostitis infecciosa. También descartaron el osteocondroma porque el eje del espolón es de 25 grados con relación al eje vertical del húmero, mientras que un osteocondroma se habría formado a 90 grados del eje del húmero. Otros candidatos para el origen de la lesión son una osteoartropatía hipertrófica, a pesar de que esto fue descartado por la presencia de un proceso como espolón, un osteoma osteoidal que no explicaría la reacción espuela u osteoblástica, un síndrome de estrés tibial un posible origen, ya que muchos síntomas serían comunes, pero no explicaría el estímulo, miositis osificante traumatica circumscripta, unauente posible, pero poco probable o una lesión por avulsión, McWhinney et al. consideraron que una lesión por avulsión causada por "esfuerzo excesivo repetitivo de los músculos" es la fuente más probable para la lesión en el húmero. Los investigadores creyeron que la lesión se originó con la avulsión del M. braquial que causaba la formación de "una masa elíptica inclinada descendente". El proceso óseo fue causado por una respuesta osteoblástica después de un rasgón en la base del musculo braquioradial causado por su movimiento del flexor.[28]

Paleoecología[editar]

La formación Morrison, situada a lo largo del flanco del este de las montañas rocosas , es casera a un fósil rico estiramiento de la roca jurásica posterior. Un gran número de especies de dinosaurios se pueden encontrar aquí, incluyendo parientes de Camarasaurus como Diplodocus, Apatosaurus y Brachiosaurus. Pero los Camarasaurus son los más abundantes de los dinosaurios en la formación.[2]​ Ha habido un número de esqueletos completos recuperados de Colorado, Nuevo México , Utah y Wyoming , encontrados generalmente en zonas estratigráficas 2-6.[2]​ De acuerdo con la datación radiométrica, las capas sedimentarias de Morrison oscilan entre los 156,3 millones de años de antigüedad en la base, hasta 146,8 millones de años en la parte superior, lo que la sitúa en las últimas etapas de Oxfordiano , Kimmeridgiano y Titoniano temprano del período Jurásico Superior.[29][30]​ Su medio ambiente se interpreta como semiárido con distintas estaciones húmedas y secas .

Dinosaurios y trazas de fósiles se encuentran particularmente en la cuenca de Morrison, que se extiende desde Nuevo México a Alberta y Saskatchewan y se formó cuando los precursores de la gama delantera de las Montañas Rocosas comenzaron a empujar hacia el oeste. El material erosionado de sus cuencas de drenaje orientadas hacia el este fue transportado por arroyos y ríos y depositado en tierras pantanosas, lagos, canales fluviales y llanuras inundables.[31]​ La formación es similar en edad a la formación de la piedra caliza de Solnhofen en Alemania ya la formación Tendaguru en Tanzania. En 1877 se convirtió en el centro de las guerras de los hueso.

La Formación Morrison registra un ambiente y tiempo dominado por gigantescos dinosaurios saurópodos como Barosaurus, Diplodocus, Apatosaurus, Brontosaurus y Brachiosaurus. Los dinosaurios que vivían junto a Camarasaurus incluían los ornitisquios herbívoros Camptosaurus, Gargoyleosaurus, Dryosaurus, Stegosaurus y Othnielosaurus. Los depredadores de este paleoambiente incluyeron los terópodos Saurophaganax, Torvosaurus, Ceratosaurus, Marshosaurus, Stokesosaurus, Ornitholestes y Allosaurus, que representó hasta el 75% de los especímenes terópodos, y estaba en el nivel trófico superior de la red de alimentos de Morrison.[32][33][34]Camarasaurus se encuentra comúnmente en los mismos sitios como Allosaurus, Apatosaurus, Stegosaurus, y Diplodocus.[35]

Otros organismos en esta región incluyeron bivalvos, caracoles, peces, ranas, salamandras, tortugas, esfenodontos, lagartos, cocodrilos terrestres y acuáticos y varias especies de pterosaurios como Harpactognathus y Mesadactylus. Los mamíferos tempranos presentes eran docodontos, como Docodon, multituberculados , simetrodontes, y triconodontos. La flora de la época ha sido revelada por fósiles de algas verdes , hongos, musgos, colas de caballo, cícadas , ginkgos y varias familias de coníferas. La vegetación varió de los bosques de helechos arborescentes y helechos tipo bosques de galería, a las sabanas del helecho con árboles ocasionales tales como la conífera parecida a la araucaria Brachyphyllum.[36]

Referencias[editar]

  1. Benton, Michael J. (2012). Prehistoric Life. Edinburgh, Scotland: Dorling Kindersley. pp. 270-271. ISBN 978-0-7566-9910-9. 
  2. a b c Foster, John (2007). Jurassic West: The Dinosaurs of the Morrison Formation and Their World. Indiana University Press. pp. 201, 248. ISBN 978-0-253-34870-8. 
  3. a b D'Emic, M. D. (2012). «The early evolution of titanosauriform sauropod dinosaurs». Zoological Journal of the Linnean Society 166 (3): 624-671. doi:10.1111/j.1096-3642.2012.00853.x. 
  4. Wings, Oliver; Sander, P. Martin (2007). «No gastric mill in sauropod dinosaurs: new evidence from analysis of gastrolith mass and function in ostriches». Proceedings of the Royal Society B 274 (1610): 635-640. PMC 2197205. PMID 17254987. doi:10.1098/rspb.2006.3763. Archivado desde el original el 2011-07-13. Consultado el 2009-07-24. 
  5. http://www.sciencedaily.com/releases/2013/07/130717172835.htm
  6. https://blogs.scientificamerican.com/laelaps/looking-camarasaurus-in-the-mouth/
  7. Tidwell, V., Carpenter, K. & Meyer, S. 2001. New Titanosauriform (Sauropoda) from the Poison Strip Member of the Cedar Mountain Formation (Lower Cretaceous), Utah. In: Mesozoic Vertebrate Life. D. H. Tanke & K. Carpenter (eds.). Indiana University Press, Eds. D.H. Tanke & K. Carpenter. Indiana University Press. 139-165.
  8. a b Cope, E. D. (1877a). «On a gigantic saurian from the Dakota eopoc of Colorado». Palaeontological Bulletin (25): 5-10. 
  9. Marsh. O. C. (1878). "Notice of new dinosaurian reptiles". American Journal of Science and Arts 15:241-244
  10. Gilmore, C. W. (1925) "A nearly complete articulated skeleton of Camarasaurus, a saurischian dinosaur from the Dinosaur National Monument, Utah." Memoirs of the Carnegie Museum 10(3):347-384
  11. Foster, J. (2007). Jurassic West: The Dinosaurs of the Morrison Formation and Their World. Indiana University Press. 
  12. a b Jensen, J. A. (1988). "A fourth new sauropod dinosaur from the Upper Jurassic of the Colorado Plateau and sauropod bipedalism". Great Basin Naturalist. 48 (2): 121–145.
  13. a b Mateus, O., & Tschopp E. (2013). Cathetosaurus as a valid sauropod genus and comparisons with Camarasaurus. Journal of Vertebrate Paleontology, Program and Abstracts, 2013. 173.
  14. Marsh. O. C. (1877). "Notice of new dinosaurian reptiles from the Jurassic formation." American Journal of Science and Arts 14:514-516
  15. a b Marsh. O. C. (1889). "Notice of new American Dinosauria." The American Journal of Science and Arts, series 3 38:331-336
  16. Dantas, P.; Sanz, J. L.; Marques da Silva, C.; Ortega, F.; Dos Santos, V.F.; Cachao, M. 1998. Lourinhasaurus n. gen. Novo dinossáurio saurópode do Jurássico superior (Kimmeridgiano superior-Tithoniano inferior) de Portugal. Comunicações do Instituto Geológico e Mineiro 84 (1A) : 91-94. Texto de la descripción
  17. Lapparent, A. F. de, & Zybszewski, G. (1957). Les dinosauriens du Portugal. Serv. Geol. Portugal Nova Ser Mem. 2: 1–63.
  18. Elinger, T. U. H. (1950). "Camarosaurus annae-a new American sauropod Dinosaur". The American Naturalist. 84: 225–228. doi:10.1086/281626.
  19. a b Cope, E. D. (1877c). "On Amphicoelias, a genus of Saurians from the Dakota epoch of Colorado". Proceedings of the American Philosophical Society (17): 242–246.
  20. Holland. W. J. (1919). Section V. Paleontology. Twenty-Second Annual Report of the Director of the Carnegie Museum for the Year Ending March 31, 1919 37-39
  21. Marsh, O. C., (1878a), Notice of New Dinosaurian Reptiles: American Journal of Science, 3rd series, v. 15, n. 87, p. 241-244.
  22. Cope, E. D., (1879), New Jurassic Dinosauria: American Naturalist, v. 13, p. 401-404.
  23. Cope, E. D., (1878), On the vertebrata of the Dakota Epoch of Colorado: Paleontological Bulletin, n. 28, p. 233-247.
  24. Marsh. O. C. (1896). The dinosaurs of North America. United States Geological Survey, 16th Annual Report, 1894-95 55:133-244 [M. Carrano/M. Carrano/M. Carrano]
  25. Marsh. O. C. (1878). Principal characters of American Jurassic dinosaurs. Part I. American Journal of Science and Arts 16:411-416 [M. Carrano/M. Carrano/M. Carrano]
  26. Griebeler, EM; Klein, N; Sander, PM (2013). «Aging, Maturation and Growth of Sauropodomorph Dinosaurs as Deduced from Growth Curves Using Long Bone Histological Data: An Assessment of Methodological Constraints and Solutions». PLoS ONE 8 (6): e67012. PMC 3686781. PMID 23840575. doi:10.1371/journal.pone.0067012. 
  27. Eagle, R.A.; Tütken, T.; Martin, T.S.; Tripati, A.K.; Fricke, H.C.; Connely, M.; Cifelli, R.L.; Eiler, J.M. «Dinosaur Body Temperatures Determined from Isotopic (13C-18O) Ordering in Fossil Biominerals». Science 333 (6041): 443-445. doi:10.1126/science.1206196. 
  28. a b McWhinney, L.A., Rothschild, B.M., and Carpenter, K. 2001. Posttraumatic chronic osteomyelitis in Stegosaurus dermal spikes, p. 141-156. In Carpenter, K. (ed.), The Armored Dinosaurs. Indiana University Press, Bloomington.
  29. Trujillo, K.C.; Chamberlain, K.R.; Strickland, A. (2006). «Oxfordian U/Pb ages from SHRIMP analysis for the Upper Jurassic Morrison Formation of southeastern Wyoming with implications for biostratigraphic correlations». Geological Society of America Abstracts with Programs 38 (6): 7. 
  30. Bilbey, S.A. (1998). «Cleveland-Lloyd Dinosaur Quarry - age, stratigraphy and depositional environments». En Carpenter, K.; Chure, D.; and Kirkland, J.I. (eds.). The Morrison Formation: An Interdisciplinary Study. Modern Geology 22. Taylor and Francis Group. pp. 87-120. ISSN 0026-7775. 
  31. Russell, Dale A. (1989). An Odyssey in Time: Dinosaurs of North America. Minocqua, Wisconsin: NorthWord Press. pp. 64-70. ISBN 978-1-55971-038-1. 
  32. Foster, J. (2007). "Appendix." Jurassic West: The Dinosaurs of the Morrison Formation and Their World. Indiana University Press. pp. 327-329.
  33. Foster, John (2007). «Allosaurus fragilis». Jurassic West: The Dinosaurs of the Morrison Formation and Their World. Bloomington, Indiana: Indiana University Press. pp. 170-176. ISBN 978-0-253-34870-8. OCLC 77830875. 
  34. Foster, John R. (2003). Paleoecological Analysis of the Vertebrate Fauna of the Morrison Formation (Upper Jurassic), Rocky Mountain Region, U.S.A. New Mexico Museum of Natural History and Science Bulletin, 23. Albuquerque, New Mexico: New Mexico Museum of Natural History and Science. p. 29. 
  35. Dodson, Peter; Behrensmeyer, A.K.; Bakker, Robert T.; McIntosh, John S. (1980). «Taphonomy and paleoecology of the dinosaur beds of the Jurassic Morrison Formation». Paleobiology 6 (2): 208-232. 
  36. Carpenter, Kenneth (2006). «Biggest of the big: a critical re-evaluation of the mega-sauropod Amphicoelias fragillimus». En Foster, John R.; and Lucas, Spencer G. (eds.). Paleontology and Geology of the Upper Jurassic Morrison Formation. New Mexico Museum of Natural History and Science Bulletin, 36. Albuquerque, New Mexico: New Mexico Museum of Natural History and Science. pp. 131-138. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]