Cabañas de Sayago

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cabañas de Sayago
Municipio de España
Bandera de Cabañas de Sayago.svg
Bandera
Escudo de Cabañas de Sayago.svg

Cabañas de Sayago ubicada en España
Cabañas de Sayago
Cabañas de Sayago
Ubicación de Cabañas de Sayago en España.
Cabañas de Sayago ubicada en Provincia de Zamora
Cabañas de Sayago
Cabañas de Sayago
Ubicación de Cabañas de Sayago en la provincia de Zamora.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de Zamora.svg Zamora
• Comarca Sayago
• Partido judicial Zamora
• Mancomunidad Tierra del Vino
Ubicación 41°19′59″N 5°47′26″O / 41.333055555556, -5.7905555555556Coordenadas: 41°19′59″N 5°47′26″O / 41.333055555556, -5.7905555555556
• Altitud 811 msnm
• Distancia 23 km a Zamora
Superficie 49,77 km²
Población 153 hab. (153  (2015))
• Densidad 3,13 hab./km²
Alcalde (2011) Apolinar González Álvarez (PP)
Presupuesto 83 430 €[1]  (año 2015)
[editar datos en Wikidata]

Cabañas de Sayago es un municipio y localidad española de la provincia de Zamora y de la comunidad autónoma de Castilla y León.[2]

Está situada en un espacio territorial de transición entre la comarca de Sayago, a la que pertenece, y la comarca de Tierra del Vino, con la que presenta numerosas coincidencias de paisaje y de cultivo, con la vid como uno de sus principales referentes, siendo sus vinos y aguardientes de gran prestigio en la zona por su reconocida calidad, estando su término integrado dentro de la denominación de origen Tierra del Vino de Zamora.[3]

Elementos identitarios[editar]

Toponimia[editar]

Su nombre puede tener su origen en las antiguas cabañas o lugares de descanso y refugio que los pastores usaron en los tiempos de trashumancia ya que este fue precisamente uno de esos lugares de paso. Por lugares cercanos al actual pueblo de Cabañas, por la Dehesa de Llamas, cruza el ramal más importante de la cañada Occidental Leonesa sobre antigua calzada romana.

Gentilicio[editar]

El gentilicio asociado a esta localidad es cabañense.

Símbolos[editar]

El escudo y la bandera municipal fueron aprobados por el pleno del ayuntamiento de Cabañas de Sayago en su sesión del 9 de enero de 2001. El acuerdo adoptado, los describe de la siguiente manera:

Escudo de Cabañas de Sayago.
Escudo Heráldico: escudo partido y mantelado en punta. 1.º de gules, dos cabañas de plata puestas en palo. 2.º de oro, racimo de uvas de sinople. En punta ondas de azur y plata. Al timbre Corona Real cerrada.

Bandera municipal: bandera rectangular de proporciones 2:3, formada por cinco franjas horizontales en proporciones 4/15,1/15, 1/3, 1/15 y 4/15, siendo azules las exteriores, amarillas las intermedias y roja con dos cabañas blancas la central.



Boletín Oficial de Castilla y León nº 37 de 21 de febrero de 2001[4]

Geografía física[editar]

Localización[editar]

El municipio se encuentra situado en el límite oriental de la comarca de Sayago, junto a la Tierra del Vino. Es uno de los pueblos con más extensión de la comarca sayaguesa, con 4977 hectáreas. Limita al norte con Villanueva de Campeán y Pereruela, al sur con Mayalde, al este con Peleas de Arriba, y al oeste con Peñausende.

Su término municipal manifiesta un paisaje de transición entre la Tierra del Vino y Sayago. Su apellido muestra su histórica integración política en la comarca sayaguesa, sin embargo su paisaje desvela semejanzas con la vecina Tierra del Vino, al no existir en Cabañas los típicos granitos tan abundantes en Sayago, ni los cercados de piedra (cortinas y cortinos) y sus casas no están diseminadas como en otros del oeste sayagués. Además, ostenta una histórica tradición vitivinícola que, junto a la calidad de sus caldos y aguardientes, le ha supuesto ser una de las pocas localidades de Sayago que actualmente se encuentran integradas dentro de la denominación de origen Tierra del Vino. A todo ello se suma la menor distancia de algunas localidades de la Tierra del Vino (3 km a Villanueva de Campeán, 7 km a Casaseca de Campeán y 8 km a Corrales del Vino) que de Sayago, en la que Peñausende es el primer referente con una distancia de 10 km.

Destacan los parajes situados en el entorno de los arroyos de El Valle, de La Guancha, el del Prado Grande, el Rebollín y el de los Barrios. Entre los pueblos de la zona, destaca por la gran cantidad de encinares, choperas y pinares que conserva. Un ejemplo de estos últimos es el pinar de Doroteo, que recibe su nombre por uno de sus exalcaldes.

Parte de su término municipal está ocupado por dehesas al estilo del cercano Campo Charro, entre ellas: Llamas, Llamicas, Sexmil, Villardiegua, Villa García, Santa Marina y El Hospital. En Sexmil existe una presa que fue construida en el s. XIX.

Por su término municipal pasa la Ruta de la Plata, calzada romana que unía Mérida con Astorga.

Historia[editar]

De los distintos yacimientos de su término los vestigios más antiguos han sido adscritos a la época romana, como son los encontrados en la antigua dehesa de Bermillico, que algunos autores han identificado con la ciudad de Cominsaca o Comeniaca. Para la primera referencia escrita a esta localidad hay que esperar al año 1269, momento en el que es mencionada en el Tumbo Blanco de la catedral de Zamora.[5]

Cabañas de Sayago junto con las localidades de Pobladura de Valderaduey, Baíllo, Cabañas de Sayago, San Pedro de Campeán, Villanueva del Campeán y la dehesa de Llamas son mencionados en un documento de 1558 con motivo de la venta de la jurisdicción de las mismas a Cristóbal de Porras, caballero acaudalado de Zamora y señor de la villa de Castronuevo. Lo recaudado sirvió, según el propio documento, para cubrir una parte de los gastos necesarios para la defensa de los reinos, en una época en la que el tesoro contaba con numerosas necesidades derivadas de la acción exterior de Felipe II y que en 1557 ya provocó la primera de las bancarrotas del reinado.[6]

Economía[editar]

Sus habitantes viven básicamente de la ganadería, del campo y de las viñas. Desde hace unos años, ha resurgido la actividad de elaboración y crianza de vinos de calidad, con la creación de la bodega Teso Blanco.[7]

Patrimonio[editar]

Iglesia de Cabañas.

En patrimonio destaca la iglesia parroquial de San Miguel, cuya fiesta patronal se celebra cada 29 de septiembre. Además, también se celebra San Isidro, el día 15 de mayo, y la fiesta de los turistas en torno a la tercera semana de agosto. Esta última rinde homenaje a todos sus emigrantes, aquellos que durante la segunda mitad del siglo XX se fueron del pueblo para trabajar en las grandes ciudades (Madrid, Barcelona, Vitoria, Bilbao o Valladolid), y en las que se hacen sardinadas, desfiles de carrozas, verbenas, ... etc.

Patrimonio cultural inmaterial[editar]

Tradiciones[editar]

Dentro de sus tradiciones destacan la "matanza" y la "vendimia". La primera consiste en el proceso de elaboración de embutidos a partir del ganado porcino. Es una costumbre de carácter familiar que se suele realizar en los meses de invierno y concretamente en el mes de enero. Esto es debido a que el frío facilita el proceso de curado de la carne disminuyendo la proliferación de bacterias. Los embutidos más comunes derivados de este proceso son el chorizo, el jamón salado, el salchichón, el lomo y la morcilla. Durante las últimas décadas esta costumbre está cayendo en desuso debido al cambio en los medios de producción a nivel global. Sería interesante un estudio relacionando la globalización con la desaparición del cultivo de huertos o de la ganadería a nivel familiar.

No ocurre lo mismo sin embargo, con la "vendimia". Esta tradición de origen quizá más antiguo que la matanza, está en auge en esta zona debido a la transformación de parte de su economía gracias a la industria vitivinícola. Consistente en la recolección de la uva en su momento de madurez, suele realizarse dependiendo del año entre los meses de septiembre y octubre. La importancia de la misma se hace patente en la fiesta de San Miguel, coincidente tradicionalmente con el final de la vendimia. Esta costumbre genera en el pueblo gran actividad, pues el campo y sus caminos y linderos se llenan de bulliciosa actividad y vendimiadores. Como dato anecdótico, se puede hacer constar que el sueldo medio de uno de estos vendimiadores en la cosecha del 2015 ronda unos 6,25€/hora, o lo que es lo mismo 50€/jornada. La jornada del vendimiador comienza con las primeras luces del día que en esta época rondan las 7:30 u 8:00am. La recolección, que es manual, se realiza en parejas de dos personas. Ambos se colocan al rededor de una vid y empleando unos pequeños cuchillos de hoja curva (mango de madera igual de largo que la hoja que presenta un ángulo de 90 grados en el extremo para facilitar un corte limpio al cortar el tallo del racimo. Longitud total de entre 12 a 15 cm contando el mango) que reciben el nombre de "corvillo" van cortando cada racimo y los van echando en una caja que colocan al pie de la vid. Cuando terminan de recolectar los racimos de una vid cambian a la siguiente, llevando entre ambos la caja llena de uvas, uno por cada extremo. Así van llenando la caja hasta que no cabe más uva.

Véase también[editar]

Referencias[editar]