Avión de ataque a tierra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Avión de ataque al suelo»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Un avión de ataque a tierra es un avión militar de peso medio, diseñado para atacar objetivos terrestres con precisión, volando a baja altitud y en todo tipo de clima, que suele ser desplegado como un avión de apoyo aéreo cercano, para las fuerzas terrestres propias.

La proximidad de fuerzas amigas en el campo de batalla, requiere ataques de precisión por parte de estos aviones, diseñados con alas extendidas y grandes superficies de control, alerones y flaps, para tener una mejor prestación de vuelo a baja altitud, donde el aire es más denso, húmedo y pesado, algo que no es posible realizar con un avión bombardero tradicional, diseñado con alas en flecha y ala delta, para volar a mayor altitud y velocidad, sobre las nubes en combates contra otros aviones caza y lejos de los ataques enemigos.

Diseño[editar]

Es un avión de peso medio que puede ser equipado con un motor de turbina, de turbo-hélice y algunos modelos con dos motores de turbina para mayor capacidad, de gran resistencia, alas rectas y alta maniobrabilidad, es muy efectivo en vuelos a baja altitud y velocidad, donde el aire es más denso, húmedo y pesado, se necesitan controles especiales para controlar la nave, alas grandes, elevadores y frenos de aire, aunque no puede volar a velocidad supersónica o combatir contra otros aviones de combate supersónicos.

Un Su-25 de la Fuerza Aérea Rusa.

La proximidad a la que llegan a estar estos aviones de ataque, de los objetivos enemigos en tierra en sus vuelos a baja altitud, por sus vuelos de penetración profunda a baja altitud sobre territorio enemigo o en una zona de combate, con vuelos rasantes sobre el mar, volando entre las montañas, valles y sobre las copas de los árboles, es de una altura de pocos metros y misiones de ataque a menos de 1.000 metros de altitud.

Esto también requiere que estos aviones sean más maniobrables, sensibles a los mandos del piloto y más resistentes, tienen la cabina blindada y las cubiertas de los motores, con una protección especial, para resistir impactos de armas ligeras disparadas desde tierra. Con capacidad de vuelo en todo tipo de clima, superior a otro tipo de aeronaves militares para poder transportar pesadas armas y tener gran capacidad de elevación, y alta maniobrabilidad a baja altitud, poder aterrizar en aeropuertos comerciales, carreteras, pistas de aterrizaje de segundo nivel y pistas improvisadas, incluso de tierra.

A-4N Israeli .

Aparte del armamento pertinente para atacar, bombas convencionales de caída libre y las nuevas bombas guiadas por láser y satélite GPS de mayor precisión, incorporan cierto blindaje en la cabina de mando, para resistir el fuego enemigo desde tierra y generalmente, están construidos en módulos para ser rápidamente reparados. Pueden transportar un cañón de ataque a tierra con gran cantidad de municiones, incorporado en su diseño o bajo el fuselaje central de la nave, montado en un pilón de carga de armas y está equipado con una gran cantidad de bengalas de distracción de misiles, que son lanzadas al aire para evitar el ataque de misiles disparados desde tierra. Es muy eficiente para el apoyo de tropas en tierra a baja altitud y puede efectuar sus misiones de ataque, escoltado por helicópteros, aviones de ataque ligeros y otros aviones caza, que vuelan a mayor altitud y velocidad, para evitar que otros aviones de combate enemigos puedan interceptarlos atacando desde el aire a una mayor altitud.

Un biplaza Jaguar EB de la Fuerza Aérea Ecuatoriana.

Dos ejemplos de aeronaves orientadas totalmente al ataque a tierra, desde el inicio de su desarrollo, son el bimotor de peso medio Fairchild Republic A-10 Thunderbolt II de Estados Unidos, y el bimotor Sujói Su-25 fabricado en la Unión Soviética, otros aviones han sido adaptados para esta función, como el Sepecat Jaguar y el Harrier de Inglaterra, en la Guerra del Golfo y en los recientes combates en Afganistán.

Normalmente en una situación de batalla, los aviones de ataque son desplegados como apoyo aéreo cercano a las fuerzas terrestres, operando junto con helicópteros artillados y aviones no tripulados UAV, su papel en el campo de batalla moderno es más táctico que estratégico, operando en el frente de la batalla y no contra objetivos más profundos en la retaguardia enemiga. De este modo, estas aeronaves de ataque, a menudo son agregadas a estructuras de control bajo mando directo de unidades del ejército, mandos por radio para asignación de los blancos enemigos, según la posición de las fuerzas de observación en tierra, en el mismo momento de los combates contra fuerzas enemigas, en lugar de recibir órdenes de ataque, de unidades de la fuerza aérea, en la base de comando de la nave, en una base aérea militar o aeropuerto cercano, para disparar rondas de metralla, lanzar bombas guiadas por láser, GPS, bombas convencionales de caída libre, bombas de fragmentación, cohetes y misiles, para atacar posiciones enemigas, tropas de desembarco, bases enemigas, estaciones de radar y lanzadores de misiles.

Aunque las formaciones y entrenamiento de los pilotos, sigan siendo parte orgánica de la Fuerza Aérea de cada país y en ultima instancia, los pilotos están bajo el mando de la Fuerza Aérea y la Marina, tienen mucha relación con las fuerzas terrestres de combate, para poder realizar con éxito y en forma conjunta, ataques de precisión contra campamentos de terroristas, lucha contra el tráfico de drogas, interceptar aviones ilegales, escolta de aviones fumigadores de plantaciones ilegales, escolta de helicópteros de rescate dentro de territorio enemigo, captura de contrabando de drogas, defensa de posiciones militares, puestos de control, carreteras y puentes, los aviones pueden aterrizar en bases militares, aeropuertos comerciales, pistas de aterrizaje de segundo nivel, carreteras y caminos de tierra.

A-29B Dominicano

Se usan varios nombres para los aviones de ataque a tierra: avión de ataque, cazabombardero, caza táctico, bombardero táctico, etc. El avión de ataque ligero pertenece a otra categoría distinta, se basa en la adaptación de entrenadores u otros aviones ligeros, para tareas de ataque, adaptando un pilón de carga de armas bajo las alas, es más limitado en su capacidad de ataque, transporte de armas y combustible, pero también puede operar como un avión de ataque a tierra en una función operativa secundaria, como el nuevo avión de combate Yakovlev Yak-130.

Su comprobada efectividad en combate en la Guerra de Vietnam, Guerra de las Malvinas, Afganistán, la Guerra del Golfo en Irak, la intervención en Libia y otros conflictos en el mundo, mantienen la necesidad de estar presentes en las Fuerzas Aéreas de varios países, para el apoyo de las operaciones militares en tierra y ataques de precisión en territorio enemigo, porque son más efectivos que los aviones supersónicos, diseñados para volar a mayor altitud y velocidad, y combate en el aire contra otros aviones caza supersónicos.

Ejemplos de aviones de ataque a tierra[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]