Viana del Bollo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Viana do Bolo
Viana del Bollo
Municipio de España
Bandera de Viana del Bollo
Bandera
Escudo de Viana del Bollo
Escudo
Viana del Bollo
Viana del Bollo
Ubicación de Viana del Bollo en España.
Viana del Bollo
Viana del Bollo
Ubicación de Viana del Bollo en la provincia de Orense.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Galicia.svg Galicia
• Provincia Provincia de Ourense - Bandera.svg Orense
• Comarca Viana
Ubicación 42°10′46″N 7°06′40″O / 42.179444444444, -7.1111111111111


Coordenadas: 42°10′46″N 7°06′40″O / 42.179444444444, -7.1111111111111
• Altitud 701 msnm
• Distancia 122 km a Orense
Superficie 256,3 km²
Parroquias 52
Población 3163 hab. (2013)
• Densidad 12,34 hab./km²
Gentilicio vianés, sa; bolés, sa[1]
Alcalde (2011) Andrés Montesinos Rodríguez (PPdeG)
Fiestas mayores 15 de agosto

Viana del Bollo[1] [2] [3] (en gallego y oficialmente Viana do Bolo) es un municipio español situado al este de la provincia de Orense (Galicia). Es cabeza de partido judicial de su nombre, que está situado en el corazón del país del Bibey, a caballo entre las comunidades de Galicia y Castilla y León, rozando en su extremo oriental las tierras del Parque Natural del lago de Sanabria. Esta comarca, conocida como la Maxia Verde de Galicia, forma parte de las sierras sur-orientales gallegas, caracterizadas por sus altas montañas y sus profundos valles, recorridos por numerosos ríos como el río Bibey, el Camba o el Conso, que en muchos casos forman embalses y cañones.

Por su superficie (271,51 km²) es, tras La Vega, el segundo municipio más extenso de la provincia.

Viana del Bollo es un pueblo eminentemente agrícola y ganadero. La agricultura, limitada por el clima y el minifundio, es principalmente para el consumo particular, si exceptuamos la castaña, con gran expansión y demanda en el mercado. Se trata de una forma de agricultura altamente ecológica, que permite mantener el paisaje en su estado original, lo que convierte a esta zona en un foco turístico muy demandado. En cuanto a la ganadería, predomina el vacuno, seguido por el ovino, el caprino y el porcino. Su aprovechamiento en fundamentalmente cárnico, con una gran tradición en los procesos de transformación autóctonos.

La actividad forestal se ha visto incrementada notablemente, a pesar de los incendios sufridos en los últimos años. Las coníferas han sido las especies más repobladas.

La actividad industrial se centra en las empresas de transformación agraria y en la producción de energía hidroeléctrica en los valles de Bibey, Camba y Conso. El río Bibey, en su curso alto recorre estas tierras montañosas y circunda el promontorio sobre el que se eleva la villa.

La principal vía de comunicación es la carretera C-533, que va de Freixido (Rúa) hasta La Gudiña, y por la que dista 121 km de la ciudad de Orense.

Demografía[editar]

A comienzos del siglo XX (1900) Viana do Bolo contaba con 8.016 habitantes, pero el censo sufrió un ligero descenso en esta primera mitad de siglo, registrándose 7.906 habitantes en 1930. En 1950 la población había aumentado a 8.448 habitantes, pero a partir de este año se produce un progresivo proceso de emigración, principalmente a Brasil, así como a diversas ciudades españolas y a otros países de América y Europa, destacando Alemania y Francia. En 1981 el censo registraba 6.411 habitantes. Diez años después, en 1991, la población había descendido a 4.672. Durante la década de los años 90 y los primeros años del siglo XXI el número de habitantes siguió disminuyendo, aunque a menor ritmo: 4.398 habitantes en 1996; 3.893 en 2001; 3.743 en 2003; y 3.663 en 2004, con una densidad de población de 13,53 habitantes por kilómetro cuadrado. En 2005 la población total registrada fue de 3.575 habitantes. Dos años después, en 2007, la cifra se situó en 3.442 residentes. En 2008, el censo descendió hasta los 3.368 habitantes.

En el año 2013 3180 habitantes

Historia y arte[editar]

Todo parece indicar que los primeros pobladores de Viana del Bollo se asentaron en un castro, situado en el lugar que hoy ocupa la villa, donde se encontró en el año 1728 una plancha de bronce labrada perteneciente a estos antiguos pobladores castreños, relacionados en diversos estudios con la tribu de los bíbalos y con la antigua ciudad romana de Forum Bibalorum. La presencia romana en la zona queda reflejada por la gran cantidad de restos y edificaciones halladas en numerosos castros y minas. Destacan los castros de "O Castelo", en Covelo; "O Forxancal", en Edroso; "O Buraco do Mouro", en La Bouza; "As Antas", en Fradelo; "O Castelo", en San Agustín; y "O Castelo dos Mouros", en Fornelos de Cova. Aún quedan vestigios de las antiguas instalaciones mineras de "O Castrillón", en Pinza (Orense); "As Antas", en Fradelo; "As Borreas", en Caldesiños; y "A Fraga", en Pradocabalos. Asimismo, destacan algunos restos de origen romano como el "Relieve" de Bembibre (datado entre los siglos I y III después de Cristo), así como el "Ara" de Viana del Bollo y el "Camino Real" de Rubiais.

La historia de Viana del Bollo transcurre a la sombra de su castillo, el cual, edificado en la Edad Media, gozaba de fueros y gobierno propios. El devenir histórico de estas tierras está estrechamente vinculado a esta fortaleza medieval. Aún perdura la llamada Torre do Homenaxe, de base cuadrada y con una altura de 18 metros, que fue levantada alrededor del año 800 para la defensa contra los moros y fue destruida durante las luchas que los vianeses sostuvieron con ellos. En el año 1180 llega a Viana del Bollo Fernando II, que encuentra la fortaleza destruida, la reedifica y repuebla la villa. La Torre del Homenaje perteneció en primera instancia a Fernando Osorio de Castro. Después pasó a pertenecer a Pedro Enríquez de Castilla, conde de Trastámara y Lemos, y, más tarde, Felipe II la erigió en cabeza de marquesado a favor de Pedro Pimentel de Velasco, hijo del conde de Benavente, quien se tituló primer marqués de Viana del Bollo. En el siglo XV, tras sucesivos conflictos, tuvo que ser reconstruida y durante las guerras carlistas fue de nuevo escenario de duros enfrentamientos. La Torre del Homenaje fue declarada Monumento Histórico-Artístico el 22 de abril de 1949.

En la Torre del Homenaje se ubica el Museo Etnográfico de Viana del Bollo, en el que se puede contemplar una amplia representación de la cultura popular tradicional de estas tierras. Sus fondos se distribuyen en varias secciones: La arquitectura popular, el hogar y la vida doméstica, las técnicas agrícolas y ganaderas y por último, la artesanía y los oficios tradicionales. En la planta baja está ubicada una pequeña pinacoteca con cuadros de pintores como Nelson Zumel y Sofía García Mares.

Todas las parroquias, a excepción de Vilarmeao, formaban parte de la jurisdicción de Viana del Bollo, cuyo señorío correspondía al rey. Con la formación a principios del siglo XIX de los primeros ayuntamientos, aparecen aquí cuatro municipios: Grixoa, Rubiais, Solveira y Viana del Bollo, pero en 1836 todos se integraron en el de Viana del Bollo.

La villa de Viana del Bollo, con su pintoresco y singular emplazamiento, es un buen punto de partida para iniciar un recorrido por la comarca. Ocupa un pequeño promontorio, rodeado por uno de los brazos del embalse de Bao y coronado por los restos de la antigua fortaleza medieval. En torno a la plaza Mayor gira la vida de los habitantes de esta villa. Edificios barrocos con soportales, un frontón semicircular, pináculos, gárgolas y balconadas coexisten con nobles galerías acristaladas y su fuente, conocida como "el pilón", un monumento que se levantó para conmemorar el alzamiento liberal liderado por Antonio Rodríguez Bordás que tuvo lugar en la villa en el mes de octubre de 1830, que fue ahogado con la ejecución en la plaza de los protagonistas de la revuelta.

La comarca de Viana del Bollo cuenta con numerosas iglesias de origen románico y gran riqueza arquitectónica. Destacan las iglesias de Bembibre, Grixoa y San Cibrao. Brilla con luz propia la iglesia del Padre Eterno, un santuario neoclásico del siglo XVII donde se celebra anualmente, en el día de la Trinidad, una famosa romería popular. También cabe destacar la Iglesia Parroquial de Viana, que conserva restos románicos en sus ventanas, de doble arco de herradura, con clara influencia mozárabe.

En cuanto a la arquitectura civil, los pazos constituyen una interesante representación del arte y de la historia del municipio. Entre los más representativos se encuentran el Pazo de Humoso (del siglo XVIII, que conserva un patio interior, representativo de la cultura paciega orensana), el Pazo de Fradelo, el Pazo de Punxeiro y el Pazo de Grixoa, escenario de una de las novelas de Eduardo Blanco Amor.

Flora y fauna[editar]

La riqueza paisajística de estas tierras de montaña constituye una razón suficiente para su visita. En este entorno natural destaca el equilibrio entre el monte bajo y la superficie arbórea, con hermosos prados salpicando los pequeños valles, donde podemos encontrar abundantes sotos de castaños centenarios, robles, coníferas, abedules y alisos. En uno de estos sotos destaca el llamado Pai dos Rebolos, un ejemplar de Quercus robur L. (roble carballo) de grandes dimensiones.

Existen diferentes rutas que discurren entre estos espacios naturales para la práctica del senderismo. Se puede afirmar que nos encontramos ante uno de los escasos espacios de España donde la naturaleza conserva un alto grado de virginidad, con sus centenarios árboles en los que tienen su morada aves como el búho real, el águila real, el pájaro carpintero y la oropéndola. También el lobo ibérico tiene aquí uno de sus últimos reductos, junto con manadas de corzos, jabalíes y zorros; y en los parajes más intransitables de los ríos vive la nutria, la marta, la jineta, el martín pescador y el pato salvaje.

Gastronomía[editar]

Los días 13 y 28 de cada mes se celebran en la villa de Viana del Bollo las tradicionales ferias, a las que asisten los aldeanos del municipio con ganado y productos agrícolas para su venta, aprovechando para saborear unas raciones de pulpo a la gallega.

Las tierras de Viana del Bollo ofrecen una amplia gama de deleites culinarios liderados por la exquisita androlla, un embutido elaborado a base de costilla de cerdo adobada y curada al humo de las tradicionales lareiras, que cada año es homenajeada y festejada el domingo de Carnaval. Se dice que la androlla la inventó, hace aproximadamente dos mil años, un gallego orensano de El Bollo llamado Petrus Petri, de ahí que algunos llamen Pedro Prez a este embutido. La androlla se presenta en tripa gorda, ahumada como si fuera un chorizo y rellena de costilla troceada con carne; todo ello sazonado con sal, pimentón dulce, pimentón picante y ajo en su justa medida para no degradar su particular sabor. Después le corresponde pasar unos diez días ahumándose y unos veinte días de secado. Este embutido recuerda un poco al botillo de El Bierzo, pero existen dos diferencias entre ambos manjares: para la androlla se utiliza la tripa gorda y para el botillo se utiliza el estómago; además, la androlla se rellena de costilla de cerdo adobada y troceada, mientras que el botillo se rellena de huesos y carne de la cabeza del cerdo.

El "Domingo Gordo" del Entroido de Viana del Bollo se celebra la llamada Fiesta de la Androlla, una comida multitudinaria que tiene lugar en el interior del pabellón polideportivo y en sus alrededores, que acogen a 3.000 comensales. El menú comienza con un caldo con picatostes, seguido de los cachelos (patatas cocidas) con grelos, lacón, chorizo y androlla. A continuación se sirve el cordero asado (criado en la zona), para rematar la comida con la bica de Viana (una especie de bizcocho) y los afamados vianos, unos bombones rellenos de miel.

Entroido (Carnaval)[editar]

El entroido o carnaval de Viana del Bollo, que goza de reconocida fama, es quizás uno de los más originales que se celebran en Galicia y el evento más antiguo y con más tradición de la zona. Los preparativos de esta fiesta comienzan al finalizar el día de Reyes, con los ensayos y la preparación de disfraces y carrozas. Al finalizar la jornada diaria y durante los fines de semana, los vecinos se organizan para ir a tocar el "fulión" por todos los pueblos de la comarca.

Y así hasta que llega el primero de los días de harina ("fariña"), "O Xoves de Compadres" (El Jueves de Compadres), que tiene lugar dos jueves antes del "Domingo Gordo" (Domingo de Carnaval). La noche anterior, la del miércoles, las mujeres persiguen a los hombres para robarles una prenda y colocársela al "Lardeiro", un muñeco de hierro relleno de paja y petardos que se cuelga en un poste de la Plaza Mayor. Al día siguiente, el jueves, los hombres persiguen a las mujeres para llenarlas de harina. Luego lo celebran con una gran cena de compadres, tras la cual se sale de parranda hasta el amanecer. A continuación llega el sábado de harina, con fiesta y charangas para dar la bienvenida a los jóvenes que estudian fuera del pueblo.

El siguiente jueves es el día de la revancha de las mujeres, O Xoves de Comadres La noche anterior son los mozos los que roban una prenda a las chicas para colocársela a la muñeca "Lardeira", que se coloca en un poste al lado del "Lardeiro". Durante el día, las mujeres persiguen a los hombres para llenarlos de harina. Por la tarde, los niños tienen su día especial, con desfiles de disfraces y carrozas, acompañados de grupos tocando el "fulión". Por la noche, las mujeres, disfrazadas y agrupadas en comparsas que rivalizan entre ellas, organizan una cena, sólo para ellas, que finaliza con el alba. El viernes se celebra una fiesta de disfraces para niños y mayores, juntándose todos de noche para ir de "fulionada" por calles y bares de la villa, al igual que el sábado, un día en el que la población de Viana del Bollo se suele triplicar.

El "Domingo Gordo" es el día grande del carnaval. Desde bien temprano, la Banda de Gaitas del Ayuntamiento recorre las calles con alboradas para despertar a vecinos y visitantes. Tras la recepción a las autoridades, el pregón y la entrega de las insignias de la "androlla", se inicia el gran desfile que recorre las principales calles, participando todos los personajes típicos del entroido: Os Boteiros, A Mula, Os Fulións y As Carrozas La camisa de los boteiros es artesanal, confeccionada con más de mil metros de seda o cinta de raso, que forman distintas figuras geométricas. La Mula, siempre va guiada por un maragato; antiguamente se subía a sus lomos al cacique del pueblo para que convidase a vino y viandas a todos los vecinos. El fulión es una banda de música formada por los lugareños, que hacen sonar rítmicamente grandes bombos y aperos de labranza.

Durante esta jornada, el concejo obsequia a todos los visitantes con la degustación de un pincho de androlla, el producto gastronómico más internacional de la zona, y que celebra su propia fiesta en este día.

Como en todos los carnavales de la provincia de Orense, el lunes es el día dedicado a los niños, con desfiles, concursos y pasacalles en los que los más pequeños son los reyes de la fiesta. El martes es el penúltimo día del Entroido. El folión recorre las calles y se despide hasta el año próximo. Disfrazados y cargados de harina, los participantes en la fiesta, recorren las calles hasta la hora del baile y de los concursos de disfraces. Al día siguiente, Miércoles de Ceniza, tiene lugar la procesión del entierro de la sardina.

Fiestas y ferias[editar]

Todas las parroquias de Viana del Bollo celebran sus fiestas patronales, entre las que destacan las de la Asunción de Nuestra Señora, del 13 al 17 de agosto, la Romería del Padre Eterno, en mayo, y la Romería de San Antón, el 14 de junio. Todos los días 13 y 28 de cada mes se celebra la típica feria en Viana del Bollo, con un popular mercadillo y, por supuesto, numerosos pulpeiros.

Parroquias[editar]

El concejo de Viana del Bollo está formado por 35 parroquias:

  • Bembibre (San Andrés)
  • Caldesiños (Santa Cristina)
  • Cepedelo (Santa María)
  • Covelo (San Lorenzo)
  • Fornelos de Filloás (Santa María)
  • Fradelo (San Vicente)
  • Froxais (San Blas)
  • Grixoa (San Pedro)
  • Edroso (San Román)
  • Louzaregos (Santa María)
  • Mourisca (Santa María)
  • Paradela (San Pedro)
  • Penouta (San Bartolomeu)
  • Pixeiros (Santa María)
  • Pinza (Santa María)
  • Pradocabalos (Santa María)
  • Pradorramisquedo (San Sebastián)
  • Punxeiro (San Marcos)
  • Quintela de Edroso (San Cosme)
  • Quintela de Oumoso (Padre Eterno)
  • Quintela do Pando (Santa Isabel)
  • Ramilo (San Pedro)
  • Rubiais (San Ciprián)
  • San Ciprián (San Ciprián)
  • San Mamed (Santiago)
  • San Martín (San Juan)
  • Santa Mariña da Ponte (Santa Marina)
  • Sever (San Lorenzo)
  • Solveira (Santo Adrao)
  • Tabazoa de Edroso (Santa María)
  • Tabazoa de Oumoso (San Sebastián)
  • Viana del Bollo (Santa María)
  • Vilardemilo (Santa María Magdalena)
  • Vilarmeao (San Antonio)
  • Vilaseco de la Sierra (San Vicente)
  • San Martiño es la única pedanía del concejo que no tiene red de saneamiento.

Aldeas[editar]

Ardexaxe, una de las aldeas de Viana del Bollo.

Además de estas 35 parroquias, se contabilizan 17 pequeños núcleos de población, llamados aldeas:

  • A Bouza
  • A Hermida
  • Alto do Covelo
  • Ardexaxe
  • Castiñeira de Sever
  • Dradelo
  • Fornelos de Cova
  • O Castro
  • Oumoso
  • Mosexos
  • Parada das Viñas
  • Pontón
  • San Agostiño
  • Servainza
  • Seoane
  • Santa Mariña de Froxais
  • Vilar de Goia

Ardexaxe[editar]

Cuenta con siete habitantes a día de hoy (Febrero de 2009). Su patrón es San Antonio, que se celebra cada trece de Junio.

Pontón[editar]

Una pequeña aldea perteneciente a la parroquia de Pinza. La carretera termina allí por lo que es muy tranquila. Desde sus prados se puede ver completamente Viana do Bolo, y sus caminos rurales son ideales para pasear.

Actividades[editar]

  • Cicloturismo
  • Rutas a caballo
  • Tiro al plato
  • Tiro con arco
  • Quads
  • Pistas de motocross
  • Senderismo
  • Paseos en barca
  • Barcas a pedales
  • Motos acuáticas
  • Paint-ball
  • Pesca intensiva en los distintos cotos y ríos de la zona
  • Caza mayor y menor intensiva todo el año: batidas de corzo y jabalí / rececho de corzo y ciervo / esperas de jabalí / codorniz / perdiz / conejo /liebre

Referencias[editar]

  1. a b Celdrán Gomáriz, Pancracio (2004). Diccionario de topónimos españoles y sus gentilicios (5ª edición). Madrid: Espasa Calpe. p. 842. ISBN 978-84-670-3054-9. 
  2. Consejo Superior de Investigaciones Científicas - Tesauro de Topónimos
  3. Nombre oficial en español registrado por el Instituto Nacional de Estadística (España) desde 1920 hasta 1981. Instituto Nacional de Estadística de España. «Alteraciones de los municipios en los Censos de Población desde 1842.». Consultado el 12 de enero de 2013.

Enlaces externos[editar]