Roman Holiday

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Vacaciones en Roma»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Roman Holiday (en España, Vacaciones en Roma; en Hispanoamérica, La princesa que quería vivir) es una película estadounidense de 1953 dirigida por William Wyler. Relata la historia de la princesa Anna, de un país no identificado, que pasa una noche y un día en Roma como incógnita después de escapar a la supervisión del personal de protocolo.

El film ganó tres Oscar: a la mejor actriz principal (Audrey Hepburn), a la mejor narración para el cine, y al mejor vestuario; y tuvo otras siete candidaturas: a la mejor película, al mejor director, al mejor actor de reparto (Eddie Albert), al mejor guion original, a la mejor dirección artística, a la mejor fotografía, y al mejor montaje. Este film catapultó a la actriz belga Audrey Hepburn a la fama, la química establecida entre Peck, Albert y la protagonista es tan evidente que se plasma en este film el encanto de las relaciones humanas simples, felices y sencillas que genera la personalidad fresca, rebosante y espontánea de la protagonista.

Argumento[editar]

La princesa Anna (Audrey Hepburn) se encuentra en Roma en visita oficial. Cansada de sus obligaciones y de la soledad de su mundo cortesano, decide escaparse durante la noche y vivir la vida de un ser común y corriente, sin protocolos ni barreras sociales.

Se queda dormida en la calle y es recogida por un norteamericano quien la lleva a su apartamento y la acuesta en su propia cama. El americano resulta ser un periodista llamado Joe Bradley (Gregory Peck), quien se ofrece a hacer de guía para ella en Roma. En un principio, el principal interés de Bradley al reconocerla como la princesa que es, es conseguir una exclusiva de 5.000 dólares sobre sus vivencias en su momento sabático, pero sin que ella se dé cuenta y para ello hace que su amigo y fotógrafo le saque fotos a escondidas para después publicarlas y hacerse famoso.

Ella está encantada por conocer la ciudad como una persona más. Durante el día que pasan juntos, se divierten: pasan bochornos en la vía pública, van a una fiesta nocturna, surge algo entre ellos hasta que descubren que se han enamorado. Cuando la ausencia de la princesa ya no se puede prolongar surge el conflicto entre el deber y los sentimientos, y la princesa debe tomar una dura decisión. Ella se despide de Bradley diciendo que jamás olvidará esos momentos y se besan apasionadamente como despedida final. Bradley decide no publicar las fotos como una forma de respetar la privacidad y los sentimientos albergados mutuamente y en una recepción oficial de la princesa Anna a la prensa, Bradley y su amigo concurren y le pasan las fotos a la princesa quien agradece la confidencialidad y ella devuelve la mirada de amor a Bradley y una hermosa sonrisa, para despedirse en silencio.

Curiosidades[editar]

  • Esta película fue el primer papel protagonista de Audrey Hepburn en el mundo del cine. La actriz belga no había realizado grandes papeles hasta entonces. Una vez hecho el rodaje, la productora quería que Gregory Peck, estrella consolidada en Hollywood, encabezara en solitario los créditos. Pero Peck se negó argumentando que Audrey Hepburn iba camino de ser una gran estrella.
  • Wyler corrió el riesgo de contratar como guionista a Dalton Trumbo, hombre marcado por la Comisión de Actividades Antiamericanas del senador McCarthy (Comisión Warren). Trumbo trabajó bajo el sobrenombre de Ian McLellan Hunter. Cuarenta años después, la película se reeditó con la introducción de Dalton Trumbo, con su auténtico nombre, en los títulos de crédito.
  • Esta película supuso toda una innovación en el rodaje de exteriores. Wyler desechó la idea de rodar con escenarios artificiales porque quería que la auténtica Roma fuese la tercera protagonista de la película.
  • Peck preparó una broma a Hepburn en la escena de La boca de la verdad. La leyenda sobre este monumento, que se explica en la película, cuenta que quien miente pierde la mano al introducirla en la boca. Así, Peck, sin previo aviso a la actriz, metió la mano y la escondió por debajo de su manga. Esto provocó un susto real de Hepburn. Wyler no dudó en incorporar una escena idéntica a la de la broma en la película al ver la reacción de Hepburn.
  • Las hijas de Wyler tienen un pequeño papel en la película. En la escena en la que Peck quiere «tomar prestada» una cámara de fotos, se acerca a una niña y otra lo acusa con una profesora. Ambas niñas son hijas del director.
  • Cary Grant rechazó el papel protagonista de esta película, que posteriormente fue ofrecido a Gregory Peck, quien bromeaba diciendo que cada vez que le ofrecian un papel pensaba que ya lo había rechazado Grant.
  • En una escena final aparecen varios periodistas internacionales. Dos de ellos son de los diarios españoles Abc y La Vanguardia.
Galería de imágenes: escenas de Roman Holiday

Enlaces externos[editar]