Tranvías de Santiago

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los tranvías de Santiago de Chile fueron uno de los primeros de Latinoamérica, comenzando con los servicios de tracción animal en 1857,[1] siendo conocidos como "carros de sangre", los cuales recorrían la Alameda desde la Estación Central de Santiago a la Universidad de Chile.[1]

Hacia fines del siglo XIX comenzó la electrificación del tranvía, tanto de Santiago como de otras ciudades y pueblos, como Villa Alegre. Estos tranvías eléctricos fueron explotados por empresas de capitales alemanas, inglesas, norteamericanas.

Finalmente fueron nacionalizados y estatizados, creándose la Empresa Nacional de Transporte Eléctrico, que luego pasó a denominarse Empresa de Transportes Colectivos del Estado (ETC del E, sus siglas) más conocida como la ETC.

A fines de la década de 1940 aparecen los trolebuses que, con los microbuses, se impusieron al tranvía por la velocidad de viaje, agregando a ello el explosivo aumento del parque automotriz chileno, hicieron que los usuarios del tranvía disminuyeran drásticamente, de manera que el tranvía fue retirado de Santiago (ya había desaparecido del resto de Chile), circulando el último carro en 1957.

En la actulidad existen proyectos para la construcción de tranvías en Quilicura, Maipú, Las Condes y el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez.

Tranvías de sangre de Santiago[editar]

Carro de sangre transitando por el frontis de la Universidad de Chile (circa. 1860)

Hacia 1857, el crecimiento de la ciudad de Santiago era pausado y sectores como la Estación Central de Santiago se encontraban distante del centro urbano de la capital, haciendo que el traslado desde la ciudad a la incipiente estación de ferrocarriles, fuera una verdadera odisea.

Viendo en esta dificultad una excelente ocasión para invertir, el ingeniero inglés Wallace Buchanan junto a Joaquín Oyarzún solicitaron a la Municipalidad de Santiago los permisos correspondientes para construir y operar un carro de sangre que permitiera el transporte de pasajeros entre la Estación Central y la Universidad de Chile.

Con los permisos concedidos por 40 años. Buchanan construyó la carrocería de madera y Oyarzún el trazado, para que el 10 de julio de 1857 comenzara a operar el primer tranvía urbano de Sudamérica. Desde este punto, este cómodo sistema de transporte que compitió con birlochos y carretas, comenzó a volverse bastante popular y hacia septiembre de 1872, se comenzó a conformar la red de carros de sangre, la cual disponía de 20 carros y 350 caballos para el transporte público, con servicio cada 15 minutos desde la Estación Central. Los carros poseían primera y segunda clase, esta última realizaba su viaje en el segundo piso abierto, denominado imperial.

En 1888 la empresa decidió elevar el valor del pasaje de segunda clase, lo que produjo un gran descontento al ser estos quienes más utilizaban este medio de transporte, así el 29 de abril de 1888 se concentraron cerca de 2000 personas, quienes protestaron y se apoderaron de los carros destruyendo varios de ellos y soltando los caballos, los cuales corrían sin rumbo por las calles, con esta acción se inauguró la era de los pasajeros furiosos, quienes reaccionaron ante las ineficiencias del sistema o el alza desmedida de pasajes.

Tranvías Eléctricos de Santiago[editar]

carabinero haciendo control de tránsito, inicios del siglo XX

Cercanos al fin de la concesión del sistema de Tranvías, en 1892 se comienzan a realizar estudios para electrificar el servicio de tranvías. Para este fin, Santiago Santiago Ossa comienza con proyectos para utilizar las aguas del canal del Maipo en la producción de la electricidad, necesaria para mover los tranvías. En 1896 un año antes de expirar la concesión, la municipalidad de Santiago llamo a concurso para modernizar el antiguo sistema de tranvías.

Luego del llamado se presentaron 4 empresas, entre ellas la firma Parrish, quien se adjudicó la licitación, la cual ya ese mismo año comenzó a proporcionar alumbrado público a la ciudad, formándose la Chilean Electric Tramway and Light Company (Compañía Chilena de Luz Eléctrica y Tranvías).

Aunque la empresa tenía su gerencia en Londres, el ingeniero español Henry Val se encargo del proyecto, iniciando sus obras el 9 de octubre de 1897. Casi cuatro años más tarde, el 2 de septiembre de 1900 a las 2:30 pm el primer tranvía eléctrico de Santiago comenzó su marcha desde el corazón del sistema la central de fuerza ubicada en Avenida Brasil con Avenida Mapocho.

Con este nuevo plus la red de la Chilean Electric Tramway and Light Company comenzó a crecer rápidamente llagando a cubrir casi la total de la ciudad de Santiago de principios de siglo.

El año 1918, los trabajadores tranviarios organizaron una de las primeras huelgas por demandas salariales en la ciudad, como medida estacionaron los carros sin permitir el tránsito y se colocaron a gritar consignas alusivas a sus demandas.

Hacia 1919, aparecen en Santiago quien en el futuro se convertiría en el verdugo de este sistema, el microbus, aunque en ese momento por su primitivo diseño y su capacidad de transporte no fueron un gran peligro.

En 1921, la Chilean Electric Tranway and Light Company y la Compañía Nacional de Fuerza Eléctrica, se unen para formar Chilectra.

Hacia 1925, Chilectra comenzó a renovar parte de su material, eliminando las imperiales, e integrando tecnología de punta para la época como timbres eléctricos y sistemas automáticos para abrir y cerrar las puertas.

En mayo de 1941 se produce la última gran huelga masiva de trabajadores tranviarios lo que produce un gran caos en la ciudad, es así como el Gobierno liderado por Pedro Aguirre Cerda, decide intervenir la empresa nombrado una administración provisoria.

ETC y el fin del sistema[editar]

Tranvía Brill "Seven Windows" serie 757 fabricado en 1931. Operó en Santiago de Chile hasta 1960/1970. Actualmente exhibido en el mueso Ferroviario de Santiago.

El 15 de septiembre de 1945, cuatro años desde la intervención fiscal, se crea la Empresa de Transportes Colectivos del Estado (ETC), la cual pasa a administrar los 488 Tranvías operados por Chilectra, la misión de la ETC, era la de administrar y modernizar los sistemas de Transportes. Para el transporte de la ciudad de Santiago, comenzó con la importación de nuevos vehículos como Buses y Trolebuses, este echo marcaría el inicio del fin del sistema de tranvías. Hacia 1946 comenzaron la legada de los nuevos buses a Diésel y Petroleo, y hacia 1947 el primer trolebús comenzó sus pruebas, iniciando su uso público en octubre de ese mismo año.

hacia mediados de la década de 1955, los tranvías habían dejado su rol preponderante en las arterias importantes como la Alameda, y los otroras pasajeros en manos de estos nuevos competidores, hasta que en 1959 el último tranvía de la ETC realizó su último viaje.

Aunque ya no corrían como en antaño algunos tranvías privados, lograron sobrevivir un par de décadas como fue el caso del Ferrocarril eléctrico Santiago Oeste o Tranvía de San Pablo en Quinta Normal, el cual cubrió parte del trazado de la Avenida San Pablo hasta 1970, marcando con su fin, el fin de la era de los tranvías.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Oses, Darío (05 de abril de 2007) (en español). Santiago en Movimiento: Historia del transporte público. http://www.nuestro.cl/chilecronico/transporte_oses1.htm. Consultado el 30 de mayo de 2013.