Transporte público

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Transporte colectivo»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El transporte público es el término aplicado al transporte colectivo de pasajeros. A diferencia del transporte privado, los viajeros de transporte público tienen que adaptarse a los horarios y a las rutas que ofrezca el operador. Usualmente los viajeros comparten el medio de transporte y está disponible para el público en general. Incluye diversos medios como autobuses, trolebuses, tranvías, trenes, ferrocarriles suburbanos o ferris.[1] En el transporte interregional también coexiste el transporte aéreo y el tren de alta velocidad. Algunos, como los taxis compartidos, organizan su horario según la demanda. Otros servicios no se inician hasta que no se complete el vehículo. En algunas zonas de baja demanda existen servicios de transporte público de puerta a puerta, aunque lo normal es que el usuario no escoja ni la velocidad ni la ruta.

El transporte público urbano puede ser proporcionado por una o varias empresas privadas o por consorcios de transporte público. Los servicios se mantienen mediante cobro directo a los pasajeros. Normalmente son servicios regulados y subvencionados por autoridades locales o nacionales. Existen en algunas ciudades servicios completamente subvencionado, cuyo coste para el viajero es gratuito.

Por razones históricas y económicas, existen diferencias entre el transporte público de unos países y otros. Mientras que las ciudades de zonas como Europa tienen numerosos y frecuentes servicios que sirven a ciudades antiguas y densas, otras zonas como América tienen redes de transporte mucho menos complejas.

Características[editar]

Dentro de los elementos que tiene un sistema de transporte, en los sistemas de transporte público, la demanda está dada por las personas (pasajeros) y la oferta está dada por los vehículos, la infraestructura, los servicios y los operadores (conductores). En cambio, en muchos sistemas de transporte privado, la persona en un vehículo son parte de la demanda y las vías son la oferta.

El transporte público de pasajeros se evalúa de distinto modo por parte de los usuarios, los empresarios o trabajadores; el recorrido de una línea de transporte de cargas puede ser indiferente para los habitantes de las ciudades que están en el inicio y el final del viaje y clave para los habitantes de zonas rurales o pequeñas localidades que se ven afectados por su paso. Esto quiere decir que la comprensión del tránsito será más rica y pertinente cuando apele a una variedad de perspectivas.

Clasificación de transporte público[editar]

Transporte terrestre:

Transporte marítimo y fluvial:

Transporte aéreo:

Transporte público urbano[editar]

El transporte público urbano permite el desplazamiento de personas de un punto a otro en el área de una ciudad y es, por tanto, parte esencial de las ciudades.[cita requerida] Disminuye la contaminación, ya que se usan menos automóviles para el transporte de personas, además de permitir el desplazamiento de personas que, no tienen auto y necesitan recorrer largas distancias. Tampoco debemos olvidar que hay personas que, teniendo auto, a veces no lo usan por los atascos o las dificultades de estacionar y prefieren (al menos en algunas ocasiones) el transporte público, que es visto como una externalidad positiva y por lo tanto podría ser subsidiado su uso con fondos públicos por disminuir la congestión de tráfico y la contaminación (menor cantidad de contaminantes por pasajero transportado).[cita requerida]

Autobús[editar]

Los autobuses son prácticos y eficientes en rutas de corta y media distancia, siendo frecuentemente el medio de transporte más usado a nivel de transportes públicos, por constituir una opción económica. Las compañías de transporte buscan establecer una ruta basada en un número aproximado de pasajeros en el área a ser tomada. Una vez establecida la ruta, se construyen las paradas de autobuses a lo largo de esa ruta.

Sin embargo, dada su baja capacidad de pasajeros, no son eficientes en rutas de mayor uso. Los autobuses, en rutas altamente usadas, producen mucha contaminación, debido al mayor número de autobuses que son necesarios para el transporte eficiente de pasajeros en esa ruta . En este caso, es mejor el metro. Otra posibilidad es la construcción de un tramo único y especial para los autobuses, es decir, la implementación de un Sistema de Buses de Tránsito Rápido, con lo cual es posible llegar a capacidades cercanas a las de un sistema de metro, y mucho mayores que las de un sistema de tranvías. Uno de los ejemplos más interesantes de un sistema de buses de alta capacidad es TransMilenio en Bogotá.

Movilidad Urbana en México

De acuerdo con datos proporcionados por el INEGI (junio, 2010 http://www.inegi.org.mx/geo/contenidos/urbana/default.aspx)el crecimiento poblacional en México durante los últimos 30 años creció a un porcentaje del 10 al 20 % cada década comparada con la inmediata anterior. Este ritmo acelerado de crecimiento de la población trajo consigo un mayor número de demandas en varios rubros, uno de ellos la distribución y movilidad de las personas..

Otros datos aportados por el último censo nacional de población podemos agregar que 7 de cada diez habitantes se ubican y realizan su principal actividad en zonas clasificadas como de tipo urbano entre ellas se identifican también las categorías (conurbadas y suburbanas). Aquí es justo cuando se empieza a distinguir más claramente el reto que representa dar cabida, movilidad y fluidez a una masa de población libre en su tránsito.

Dado el crecimiento de los asentamientos humanos crece de igual manera la necesidad de trasladarse de un punto a otro por algún medio de transporte Entre esos medio sin duda encabeza la lista el automotor en sus diversas presentaciones dejando a un lado otras opciones generalmente por falta de políticas públicas presupuesto e infraestructura para ellos.

La saturación vehicular en calles, avenidas y vías rápidas es un asunto diario en muchas de las ciudades del país. La construcción de espacios para el transporte vehicular es cada vez mayor y aún así resulta insuficiente dando lugar además a otras consecuencias negativas que repercuten en la calidad del medio ambiente y en la salud de las personas que lo viven de forma cotidiana.

La Ciudad de México es una de las ciudades más pobladas del mundo y presenta un gran problema de movilidad, ocasionando diversos problemas a los habitantes de esta gran urbe. De acuerdo al estudio denominado “Pérdidas millonarias por fallas en la movilidad urbana”, presentado por especialistas del Instituto Politécnico Nacional, la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad y la asociación civil El Poder del Consumidor se realizan diariamente 18 millones de viajes los cuales propician la pérdida de 3.3 millones de horas-hombre al día.

A través de este estudio, se determinó que se invierte el doble del tiempo requerido para desplazarse de un punto a otro, traduciéndose también en una pérdida económica de 106 pesos por día. El ejercicio fue realizado en las principales vialidades de la Ciudad de México.

Jesús Padilla, de la Asociación Mexicana de Transporte, manifestó que una de las opciones viables que permiten desincentivar el uso del vehículo es el Metrobús, sin embargo, deben tomarse en cuenta otras opciones para los lugares en donde este medio de transporte no sea posible implementarlo.

Javier Hernández, director de la carrera de ingeniería en transporte en la unidad UPIICSA del IPN, destacó que la principal afectación a la velocidad del transporte público es por el volumen de automóviles que circula en las calles, más que por fallas en la operación de las unidades. De ahí que ofrecerles un carril exclusivo al transporte público lo que ayudaría a mejorar la velocidad y reducir las emisiones contaminantes.

Autoridades del Gobierno del Distrito Federal presentaron una página web con un novedoso juego para que la población de todo el país opine a qué áreas debe destinarse el presupuesto en materia de transporte; la idea es incidir en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2013 y mejorar la movilidad urbana sustentable en las ciudades de toda la república mexicana, el micrositio está abierto al público desde el día 25 de abril de 2013 y hasta finales de diciembre del mismo año; la dirección para acceder es www.itdp.mx/fondosfederales. La intención es enviar a cada uno de los 500 diputados las prioridades que el ciudadano considera para su ciudad.

Operación[editar]

Funcionamiento como un todo[editar]

En la planificación de un sistema de transporte público urbano es preciso tener en cuenta su eficiencia, permitiendo a sus usuarios tomar el mínimo de rutas posibles o la menor distancia posible. El sistema necesita también ser económicamente viable para sus usuarios.

Forma de cobro a los usuarios[editar]

  • Libre: no cobra tasas a sus usuarios.
  • Tarjeta ilimitada de uso: El usuario compra una tarjeta que tiene foto e identidad del usuario, que le permite usar el sistema ilimitadamente por una cierta cantidad de tiempo. La tarjeta necesita ser verificada por el conductor del vehículo o por el cobrador de la estación.
  • Pre-pago: el usuario usa una tarjeta que puede necesitar ser cargada en un puesto licenciado. Cuando usamos la tarjeta al subir al vehículo, la tarifa es descontada al introducir o presentar la tarjeta en la máquina lectora. La tarjeta puede ser magnética (debe ser introducida en la máquina lectora)o "sin contacto" y dentro de esta, específica para el servicio de transporte, o de uso general como monedero electrónico.
  • Abonos o cospeles que pueden ser comprados con antelación.
  • Pases, abonos o vales descuento para ciertos usuarios como ancianos y estudiantes.
  • Por distancia: se cobra por la distancia recorrida por el usuario, usado en la mayoría de las ciudades de Japón.
  • Pases, de diversas modalidades, que consisten en un documento individual, que permiten el uso de determinados transportes públicos en una área o ruta pre-establecida, pagándose determinadas cuantías en periodos definidos (mensualmente, por ejemplo).

Ciertos usuarios como niños en edad preescolar están muchas veces exentos de cualquier tasa.

Sistema[editar]

  • Libre: no cobra tasas a sus usuarios.
  • Transporte totalmente integrado: tasa única que se paga sólo en la entrada, permitiendo que el usuario pueda coger conexiones entre diferentes rutas sin el pago de una tasa extra. Usado en la mayoría de las ciudades europeas, todas las ciudades de Canadá, así como la mayoría de las ciudades norteamericanas.
  • Transporte integrado: tasa única que se paga sólo en la entrada, el pasajero necesita desembarcar en ciertas terminales centrales integradas para tomar otra ruta, de lo contrario, necesita pagar una tasa extra, como ejemplo esta Santiago de Chile con su plan de transportes Transantiago y en conexión con el Metro de Santiago.
  • Por distancia: se cobra por la distancia recorrida por el usuario. Usado en la mayoría de las ciudades de Japón.
  • Transporte semi-integrado: Los pasajeros pueden tomar una conexión libre de tasa en una terminal céntrica integrada en la compañía de transporte; sin embargo, necesitan pagar una tasa para coger rutas de otras compañías.
  • No integrado: Los pasajeros deben pagar una nueva tasa al coger una nueva conexión. Común en pequeñas ciudades y varias ciudades norteamericanas.

Mantenimiento económico[editar]

Las compañías que administran el sistema de transporte público urbano casi nunca son autosuficientes, es decir, los ingresos generados por las tasas de entrada y propaganda no son suficientes para cubrir los gastos de salarios de operarios y mantenimiento de equipamientos. En América del Norte, la compañía más autosuficiente es Toronto Transit Commission, de Toronto, Canadá, generando un 81% (dato de 2004) de ingresos necesarios para su auto-sustentación.

El resto de los ingresos necesarios para el mantenimiento del sistema de transporte público urbano necesitan ser subsidiados por las Administraciones Públicas, como ejemplos de Autoridades Públicas de Transporte en España tenemos al Consorcio Regional de Transportes de Madrid, la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona o el Consorcio de Transporte Metropolitano del Área de Málaga. Esta financiación puede costar caro a las arcas públicas de la ciudad y que causa frecuentemente querellas públicas y debates políticos. Sin embargo, no debemos obviar el hecho de que la construcción de calles, carreteras, circunvalaciones, aparcamientos sin pago, etc. también constituye una especie de subsidios, principalmente para los automóviles privados.

Otros tipos de transporte público[editar]

Tren[editar]

El tren es un tipo de transporte público inter-urbano, más usado para el transporte de pasajeros masivos, cubriendo una ruta entre dos puntos bastante alejados, siendo, generalmente, de responsabilidad nacional. A veces son de responsabilidad regional, cuando son usados como medio de transporte de pasajeros en una gran ciudad, o entre diferentes ciudades próximas una de la otra. Generalmente, a los pasajeros de trenes inter-urbanos no les es concedido el derecho de transferencia para otros medios de transporte público de una determinada ciudad sin antes pagar una tasa integral para el uso de un transporte dado.

Transbordador[editar]

El transbordador (ferry) cubren ciertos tramos entre dos puntos separados por una masa de agua, que no poseen acceso entre sí por medio de puentes o túneles, o cuando tales conexiones están muy alejadas de rutas de interés público.

Bicicletas públicas[editar]

Desde hace algunos años también se ofrecen sistemas de alquiler público de bicicletas. Son diferentes de los alquileres convencionales porque las estaciones forman una red por la ciudad y posibilitan así recurridos unidireccionales (one way) para llegar al centro de trabajo, de estudio o ir de compras. Así las bicicletas son accesibles para todos y se desminuye el problema de robo de las bicicletas privadas. Los usuarios tienen que identificarse electrónicamente antes de recoger una bicicleta para evitar el robo y vandalismo.

Otros[editar]

  • Ascensor: Facilitan bastante el movimiento vertical de personas en edificios y torres.
  • Escaleras mecánicas: desplazan personas en cortas distancias.
  • Helicóptero: usados por personas que no se arriesgan al tráfico de la ciudad.
  • Autobús escolar: usado para la locomoción de estudiantes, de sus casas a sus escuelas.
  • Autobús inter-urbano: usado para el transporte de personas entre dos diferentes ciudades.
  • Taxi: usado por personas que prefieren confort y agilidad, o cuando otro transporte público en una región dada es inexistente.

Transporte público ilegal[editar]

Muchos países subdesarrollados se enfrentan al problema del transporte público ilegal. En varias megaciudades, como Calcuta, Ciudad de México, entre otras, muchas personas, para sobrevivir, cobran una tarifa fija por transportar, ilegalmente, personas en vehículos (furgones y camionetas son los más comunes) no licenciados, haciéndose pasar por un transporte oficial. Esto causa grandes perjuicios económicos para la(s) compañía(s) de transporte público que operan en la ciudad (debidamente licenciadas por el órgano de transporte oficial de la ciudad/país). Este tipo de transporte también pone en peligro la vida de los pasajeros transportados, debido al uso de vehículos no inspeccionados, que presentan a veces problemas mecánicos; o debido al conductor que, al no ser certificado por la autoridad correspondiente, es causante de choques, entorpecimiento del flujo vehicular y, en ocasiones, tragedias mayores, al no respetar los reglamentos establecidos.

Además, entre los peligros que existen para los usuarios de este tipo de transporte se encuentra un alto índice de delincuencia (robos o asaltos e, incluso, secuestros), ya que muchos grupos de delincuentes crean estas falsas unidades de transporte para dedicarse a este tipo de prácticas delictivas, llamando la atención de sus víctimas al cobrar una tarifa menor a la establecida.

En las ciudades que más afecta este problema se implementan estrategias para reducir estas irregularidades, revisando que todas las unidades en circulación cumplan con todas las normas establecidas para un mejor servicio a los usuarios.

En la Amazonia, Indonesia y el interior de la República Popular China, los barcos de pasajeros sin licencia transitan por ríos y mares, también poniendo en peligro la vida de los pasajeros. Otro problema, existente en varios países de África, América Latina y Asia, son las compañías de transporte interurbano que no dan de alta debidamente sus vehículos.

A pesar de ser ilegal, este género de servicio es bastante usado por la población en general, por dos razones:

  • Falta de transporte público adecuado en la región, especialmente en regiones aisladas como selvas tropicales.
  • Aún cuando se dispone de métodos legales de transporte público, varias personas aún usan los métodos ilegales de transporte, ya que a menudo cobran menos a sus pasajeros, que no pueden pagar más caro por usar el transporte público legal. Comúnmente este tipo de transporte suele llamarse pirata, porque corren desobedeciendo las Leyes.

La mayoría de las personas que deciden usarlo lo hacen porque este no maneja horario o cupo limitado de equipaje, hace las paradas más continuas o en intermedios, facilitando llegar más cerca a sus destinos.

Pros y contras[editar]

  • Los transportes públicos son mucho más eficaces que los transportes individuales en términos de consumo de energía, excepto el avión, que es el modo de transporte más contaminante por pasajero.
  • No obstante, eso depende del tipo de empleo medio; en el caso de los desplazamientos domicilio-trabajo, este tipo es estructuralmente bajo ya que todos los desplazamientos se hacen en un sentido por la mañana y en el otro al final de la jornada. Se habla entonces de migración pendular, crea dos zonas de sobreactividad al principio y al final de la jornada. La curva de la actividad de los transportes públicos sigue esta evolución de la demanda y presenta dos picos que corresponden a las horas punta en cada extremidad y una depresión en el centro que corresponde a una actividad mínima durante las cuales los vehículos están menos frecuentados. Este fenómeno se llama camello en la jerga de los transportes de pasajeros.
  • Los transportes públicos facilitan la circulación, un autobús por ejemplo, puede transportar a más de a 60 personas utilizando la misma superficie que dos coches que por término medio están ocupadas por 1,08 personas. Los transportes públicos no ocupan espacio de aparcamiento.
  • En proporción a los viajeros que llevan, los transportes públicos ocupan mucho menos espacio, consumen menos energía en su uso, consumen menos recursos en su construcción, que el automóvil privado.
  • Los transportes públicos con carril reservado o subtérraneos no sufren problemas de atascos.
  • Los transportes públicos pueden requerir, según el medio utilizado, inversiones importantes. Sin embargo, el automóvil privado también requiere inversiones muy cuantiosas (calles, túneles, autopistas, sitio para aparcamiento, etc.), que en muchos casos se financian con impuestos.
  • Además no prestan el mismo servicio que un medio de transporte individual: somete al usuario a horarios, se limita el transporte de equipaje, etc. Se acusa a los transportes públicos de "rígidez de trayectos" y de "rígidez de horarios". La "rígidez de trayectos" significa que el trayecto está ya definido de antemano (esto obviamente no se puede aplicar al taxi). La "rígidez de horarios" se refiere a que sólo se puede encontrar a determinadas horas. Sin embargo, con una buena red de transporte público se pueden cubrir todos los trayectos posibles (con transbordo o sin ellos) con un tiempo de espera corto.
  • Pueden ser más rápidos que los transportes individuales, a condición de que las redes sean bastante densas y los servicios de comunicación bastante frecuentes, lo que no es el caso a menudo, por ejemplo, para los desplazamientos de suburbio a suburbio o en el medio rural.
  • El uso de medios de transporte de forma masiva contribuye a la disminución de los atascos en las ciudades y para fomentarlo, algunas ciudades como Londres han creado un servicio de peajes.

En medio urbano, conviene señalar que la bicicleta es un modo de transporte cuya eficacia supera en algunas condiciones a la de los transportes públicos, en términos de rapidez, de flexibilidad de utilización y consumo de energía. Sin embargo, no garantiza el mismo servicio, ni el mismo nivel de comodidad, en particular, en caso de inclemencias del tiempo.

  • Muchas de las ventajas e inconvenientes de los transportes públicos se pueden examinar comparando con las ventajas e inconvenientes del automóvil.

Mapa de tiempo de tránsito[editar]

Un mapa de tiempo de tránsito muestra a qué lejanía se puede viajar en transporte público desde una localización dada en una cierta cantidad de tiempo.[2] [3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]