Metro de Medellín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Metro de Medellín
LogoMetrodeMedellin.svg
Metro nuevos (5).JPG
Nuevos trenes del metro de Medellín.
Lugar
Ubicación Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Bandera de Antioquia Antioquia, Bandera de Colombia Colombia
Área abastecida Área Metropolitana del Valle de Aburrá
Descripción
Tipo Vía férrea[1] de tránsito rápido
Sistema SITVA
Medios de transporte Metro
Inauguración 30 de noviembre de 1995; hace 18 años.
Líneas Línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg
Línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg
Línea Linea C (Logo Metro Medellín).svg
Intercambiadores
Características técnicas
Longitud 34.52 km[2]
Línea A 25.8 km[2]
Línea B 5.5 km[2]
Línea C 3.2 km[2]
Estaciones 27
Línea A: 21 (6 elevadas)[1]
Línea B: 6 (5 elevadas)[1]
Línea C: 0[2]
Ancho de vía 1.435 mm (4 ft 8½ in) (Ancho estándar)[1]
Electrificación Catenaria aérea flexible
Velocidad máxima 40 km/h (velocidad máxima 80 km)[2]
Propietario Municipio de Medellín, Departamento de Antioquia
Explotación
Estado En servicio
Líneas Ferroviarias terrestres
Nº líneas 2
Nº trenes 165 coches: 126 de primera generación y 39 de segunda generación.[2]
Servicios Bibliometro
Internet
Palabras rodantes
Proyección de películas de cine arte
Conciertos musicales
Exposiciones de arte
Sistema de bicicletas compartidas
Pasajeros Línea A: 35 555 (pasajeros/hora sentido) 7 pasajeros por m2.[2]
Línea B: 13 100 (pasajeros/hora sentido) 7 pasajeros por m2.[2]
Frecuencia Línea A: 3:30 min. (hora pico)[2]
Línea B: 4:45 min. (hora pico)[2]
Flota 55 unidades de tren (165 coches: 126 de primera generación y 39 de segunda generación)[1] [2]
Operador Empresa de transporte masivo del Valle de Aburrá Ltda - Metro de Medellín Ltda.
Notas
Página web Cibersitio oficial

El Tren metropolitano del Valle de Aburrá, conocido como Metro de Medellín, es el sistema de transporte ferroviario urbano de tránsito rápido del área metropolitana del Valle de Aburrá en Antioquia, Colombia; está compuesto por dos líneas de servicio comercial: Linea A (Logo Metro Medellin).svg y Linea B (Logo Metro Medellin).svg; la Línea Linea C (Logo Metro Medellín).svg alimenta a la Linea B (Logo Metro Medellin).svg y sólo presta servicio comercial en determinadas ocasiones. Juntas suman una extensión total de 34.52 kilómetros. Cuenta con 27 estaciones en operación, todas ellas están adaptadas para facilitar el ingreso a personas de movilidad reducida (PMR). Fue inaugardo el 30 de noviembre de 1995. Forma parte del Sistema integrado de transporte del Valle de Aburrá (SITVA), junto al Metrocable, al Metroplús y al Sistema integrado de transporte (SIT).

Como la primera experiencia de transporte masivo moderno en Colombia y el único sistema de metro en el país, el Metro de Medellín corresponde a los planes urbanísticos más elaborados del departamento de Antioquia.

La ciudad de Medellín y su entorno de conglomerados urbanos —nueve poblaciones en total dentro del área metropolitana del Valle de Aburrá—, es una ciudad con un rápido desarrollo industrial que ha generado, especialmente a partir de la década de 1930, una abundante población obrera. Experiencias similares desde finales del siglo XIX como el tranvía, pueden ser consideradas como los primeros esbozos del actual proyecto de transporte masivo metropolitano.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

Durante el siglo XIX el medio de trasporte predominante en la ciudad eran los vehículos de tracción animal. El 23 de enero de 1887 entra a funcionar el servicio de «tranvía de mulas» también conocido como «tranvía de sangre». En 1899 Carlos Corialono Amador Fernández, empresario y filántropo antioqueño, estrenó el primer vehículo particular que rodó por las calles de Medellín.[3]

Durante el siglo XX en 1913 Ricardo Olano importó de Alemania algunos vehículos de transporte público, sin embargo no pudieron ser usados por las condiciones de las vías de la ciudad. En 1919 se iniciaron los trabajos del tranvía eléctrico. En octubre de 1921 se inauguró la primera línea del tranvía: La América con 4.68 km. En noviembre de este mismo año, comenzó la operación de la línea del barrio Buenos Aires. En 1923 el tranvía contaba con cuatro líneas y 12 carros y movilizaba cerca de 9 150 pasajeros diarios. En noviembre de 1927, entró en operación la última línea del tranvía, se llamaba El Salvador y tenía una extensión de 2.03 km. En la década de 1920 también circuló el bus eléctrico conocido como Los Ángeles. Su trayecto era entre la estación Cisneros del Ferrocarril de Antioquia y el barrio Los Ángeles. Para 1930 ya circulaban por las calles de Medellín algunos buses de servicio público. En 1950 el bus toma auge, debido a que era un servicio más versátil porque podían cubrirse más rutas que fueron necesarias por el crecimiento de la ciudad.[3]

Liquidada la empresa del tranvía, Medellín empezó a organizar un sistema de transporte de buses a gasolina. La llamada tercera sección de la Empresa de Servicios Públicos de Medellín, y más tarde de las Empresas Varias de Medellín, fueron las oficinas encargadas de manejar este servicio para la comunidad, pero con tan mal resultado que éste hubo de ser liquidado en el año de 1965, en vista del lastre económico que significaba para la administración municipal. En el momento de liquidación de la empresa eran tan malas sus situaciones que por cada bus existente había que pagar tres conductores, lo que significaba que mientras uno trabaja dos descansaban en los talleres. Ante la situación creada, se pensó entonces por primera vez en un sistema de transporte que integrara el Valle de Aburrá. Existía la vía férrea que unía a Medellín con los municipios del norte del valle, como un ramal del ferrocarril a Puerto Berrío, y la que comunicaba también a Medellín con los municipios del sur del Aburrá, ramal del antiguo ferrocarril de Amagá. Por otra parte, la canalización del río Medellín había dejado a lado y lado del cauce del mismo unas amplias fajas que habían sido cedidas al Municipio por la Nación y, por una de estas fajas, podía hacerse correr el tren que integraría todo el Valle.[4]

A lo anterior hay que agregar otras ventajas que presentaba el proyecto. En el viejo ferrocarril de Antioquia se había formado un personal idóneo que había laborado en los famosos talleres de Bello y ese personal era capaz de construir muchos de los implementos necesarios para poner en marcha el proyecto de Transporte del Aburrá.[4]

Inclusive se constituyó una empresa encargada de promover y poner en ejecución la obra. Dicha empresa llevó el nombre Transporte Masivo del Valle de Aburrá, que fue dirigida y orientada por personajes del sector empresarial antioqueño. Sin embargo, a pesar de estas favorables circunstancias, el proyecto nunca pudo convertirse en realidad, y fue entonces cuando surgió la idea del metro.[4]

Fue durante la administración del alcalde Jorge Valencia Jaramillo, en el año de 1978, cuando por primera vez se habló del sistema de transporte masivo.[4]

Aprovechando la faja cedida por la Nación después de la canalización del río, se proyectó un sistema de transporte masivo con criterio optimista, por decir lo menos. En primer lugar se habló de un volumen de pasajeros irreal de un millón de personas diariamente, demanda que, lógicamente, dio como resultado un diseño sobredimensionado, razón suficiente para que un presupuesto inicial de la obra calculado en USD$580 millones, se convirtiera en USD$2 174 millones, es decir que casi se cuadriplica.[4]

Pero además de la sobre estimación de los pasajeros a movilizar, que ya por sí indujo a errores en el estimativo presupuestal, los cambios hechos al diseño original implicaron, necesariamente, un encarecimiento del proyecto. La línea que inicialmente recorrería la orilla del río fue trasladada al centro de la ciudad lo que obligó a la construcción de un costoso tramo elevado, que nadie sabe, hasta hoy, cuál fue el mayor valor que representó. Ahora al menos se ha tratado de corregir los errores que inicalmente se presentaron al momento pero que no fueron tenidos en cuenta. Una de las áreas que alberga mayor población en Medellín es la zona nororiental, que se extiende desde el barrio Manrique hasta el municipio de Bello. A los habitantes de ese sector el tren tal como fue concebido no los beneficiaba, pues llegaban primero al centro de la ciudad en el rutinario bus, que a cualquier estación del sistema de transporte masivo. Por eso el Metrocable —impulsado por el grupo de dirección del Metro en el 2005—, es una importante innovación, que no sólo sirve para integrar la comunidad, sino que también para agregarle pasajeros al Metro.[4]

En 1979 da inicio la elaboración de los estudios de factibilidad técnica y económica del metro, los cuales fueron realizados por la firma Mott, Hay and Anderson Ltda., y cuyo contrato se extendió hasta desarrollar los pliegos de la licitación internacional. Para llevar a cabo el proyecto, se asociaron en partes iguales Medellín y Antioquia, posibilitando la creación de la empresa Metro de Medellín Ltda.[5]

Obras iniciales[editar]

El Metro de Medellín, se constituye como empresa con el fin de construir, administrar y operar el sistema de transporte ferroviario urbano de tránsito rápido, destinado a generar desarrollo y mejorar la calidad de vida de los habitantes del Valle de Aburrá.

En 1980 el proyecto se somete a consideración del Gobierno Nacional de Colombia, y de su Consejo Nacional de Política Económica y Social, el cual le da su aprobación en diciembre de 1982. Se le autoriza a la empresa la contratación externa del 100% de los recursos necesarios para la obra y en 1984 se contrata la construcción con firmas alemanas, francesas y españolas.

En 1983 el consorcio Hispano-Alemán Metromed, fue el ganador de la adjudicación para la construcción del metro.[3]

En 1984 se autoriza el inicio de la construcción del metro para la ciudad.[3]

En 1992 el gobernador de Antioquia Juan Gómez Martínez y el alcalde de Medellín Omar Flórez Vélez, logran un acuerdo en Madrid para la finalización de las obras.[3]

Desarrollo de la red[editar]

El 30 de noviembre de 1995, a las 11:00 a.m., inicia su operación comercial la línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg, entre las estaciones Niquía y Poblado. La línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg queda concluida al año siguiente finalizando la red en sus dos primeras líneas.[5]

El 28 de febrero de 1996 comienza a prestar servicio la línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg, conformada por siete estaciones, que van desde el barrio San Javier de la comuna número 13 hasta la estación San Antonio en el centro de Medellín.[3]

El 30 de julio de 2004 se inauguró una nueva y particular línea del Metro de Medellín: la línea Linea K (Logo Metro Medellin).svg del Metrocable, el cual es un sistema que, partiendo de la estación Acevedo, llega hasta la parte más alta del barrio Santo Domingo Savio de la comuna Popular 1, un sector habitado por familias de bajos recursos. Esto significó un evento importante: el sistema masivo estaría integrando a aquellos que desde la década de 1960 eran los desconocidos de la ciudad, los ciudadanos considerados hasta entonces «más allá» de la «ciudad».

El sistema del Metrocable (líneas aéreas del SITVA) consiste de tres líneas ya en servicio, las líneas Linea K (Logo Metro Medellin).svg y Linea J (Logo Metro Medellin).svg, que se complementan y se enlazan con las líneas férreas Linea A (Logo Metro Medellin).svg y Linea B (Logo Metro Medellin).svg; y la línea aérea Linea L (Logo Metro Medellin).svg, que continua desde la estación Santo Domingo Savio hasta el Parque Ecoturístico Arví.

La línea Linea J (Logo Metro Medellin).svg del Metrocable inició su operación comercial el 3 de marzo de 2008.

Adicionalmente a su estructura fundamental, el Metro de Medellín ha creado y ganado espacios públicos y culturales a lo largo y ancho de sus líneas: parques, restaurantes, amplias zonas recreativas, zonas culturales y comerciales, todo lo cual le ha impreso un nuevo paisaje y significado a la segunda ciudad colombiana.

Extensión al sur[editar]

La Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá Limitada adjudicó mediante licitación pública el contrato para la construcción de la extensión al sur en la línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg del sistema del tren metropolitano a la firma Conconcreto.[6] [7]

La inversión total del proyecto fue planeada en $154 046 millones de pesos colombianos[6] y su costo final fue de $160 mil millones de pesos colombianos.[8] Actividades como suministro y montaje de la vía férrea y del cableado eléctrico (catenaria), ejecutadas anteriormente por empresas extranjeras, fueron realizadas por el personal técnico y profesional del Metro gracias al conocimiento adquirido estos años.[6] La longitud prevista y ejecutada de esta obra fue de 2 477 metros con dos vías, para un total de 5 200 metros de rieles.[9] [10]

El proyecto inició en el extremo sur de la plataforma de la estación Itaguí, para terminar al final del tramo sobre el costado oriental del río Medellín, atravesando los municipios de Itagüí y Sabaneta.[6]

Se construyeron en total dos estaciones: la estación terminal La Estrella ubicada en la calle 77 Sur, donde los trenes retornarán hacia el norte, tiene una plataforma de integración con la red troncal de los ferrocarriles nacionales; y la estación intermedia semisubterránea Sabaneta cerca de la calle 67 Sur.[9] Ambas están integradas a las obras arquitectónicas propuestas en el concurso para la Centralidad Sur liderado por el área Metropolitana del Valle de Aburrá.[11]

Uno de los proyectos más importantes de esta fase del proyecto fue la estación multimodal La Estrella —con lo que se pretende prestar tres servicios: transporte de pasajeros, de carga pesada y de residuos sólidos—, pues a ella llegan todas las rutas de transporte del sur del Valle de Aburrá, y los buses provenientes de otros municipios del sur de Antioquia y de otros departamentos.[9] [12]

Por otra parte, la revisión de los diseños de ingeniería de todo el proyecto constructivo de la extensión al Sur fue adjudicada a la empresa colombiana Integral S.A., por valor de $312 000 millones de pesos colombianos.[6]

Inicialmente se esperaba terminar los trabajos en el tercer trimestre del 2011,[10] sin embargo las obras culminaron el 24 de junio de 2012.[13] luego de las pruebas inició su operación comercial el 5 de agosto de 2012.[14] [15]

Compra de trenes[editar]

Primer modelo de trenes del Metro de Medellín.

Para el año 2011 la empresa Metro de Medellín Ltda. contaba con 42 trenes de tres coches cada uno —para un total de 126 coches o vagones— que prestan servicio comercial para las líneas Linea A (Logo Metro Medellin).svg y Linea B (Logo Metro Medellin).svg.[16]

En el 2009 Metro de Medellín Ltda. firmó con la compañía española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), la compra de 12 trenes conformados cada uno por tres coches lo cual equivale a un total de 36 coches nuevos.[16] [17]

Con los trenes se atiende el servicio hasta la nueva estación terminal Estación Sabaneta, en el municipio de homónimo, de la extensión de la línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg. Esto mejorará la frecuencia de los trenes en el resto de las líneas y atenderá el incremento de demanda de usuarios. La inversión total será de $211 mil millones de pesos colombianos aproximadamente, que serán cancelados con recursos propios y con un crédito de los bancos colombianos Occidente y AV Villas, informó la empresa antioqueña.[16] [17]

También serán invertidos otros $57 mil millones de pesos en los desarrollos complementarios para poner en circulación los vehículos nuevos.[17]

La firma española ha construido trenes para los metros de Santiago de Chile, São Paulo, ciudad de México, Madrid, Barcelona, Bilbao, Washington, Londres, Roma y Hong Kong, entre otros.[16]

Infraestructura[editar]

Líneas férreas[editar]

En 1995 el Metro de Medellín contaba con 14 estaciones en su línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg; en 1996 inauguró cinco estaciones más al sur de esta misma línea y comenzó el servicio comercial de la línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg con seis estaciones más, de las cuales una es de transferencia. En julio de 2004 entró en servicio la línea Linea K (Logo Metro Medellin).svg con cuatro estaciones, de las cuales una es de transferencia La línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg es la primera experiencia del mundo en su tipo, al integrar un cable aéreo con el servicio de trenes del Metro, servicio que es llamado Metrocable.

En marzo de 2008 entra en servicio la línea Linea J (Logo Metro Medellin).svg del Metrocable, también con cuatro estaciones incluyendo la de transferencia. Esta nueva línea es la segunda experiencia en su tipo y se integra a la línea férrea Linea B (Logo Metro Medellin).svg.

El Metro de Medellín es el único sistema en el mundo con líneas de cable conectadas a las vías principales de trenes.

Líneas del Metro de Medellín
Línea Color Longitud Terminales Apertura Tipo de
trayecto
No. de
estaciones
Tipo de
estación
Linea A (Logo Metro Medellin).svg Azul 25.8 km NiquíaLa Estrella El tramo NiquíaIndustriales el 30 de noviembre de 1995.
El tramo PobladoItagüí el 30 de septiembre de 1996.
Trayectos a nivel, elevados y semisubterráneo 21 13 a nivel, 7 elevadas y 1 semisubterránea
Linea B (Logo Metro Medellin).svg Naranja 5.5 km San Antonio - San Javier 28 de febrero de 1996 Trayectos elevados y a nivel 6 1 a nivel y 5 elevadas
Linea C (Logo Metro Medellín).svg Negro 3.2 km Línea alimentadora. Sólo presta servicio comercial en eventos especiales. A nivel y elevado al unirse a la línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg 0

Línea A[editar]

La línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg atraviesa el área metropolitana de norte a sur y viceversa, desde la estación Niquía en el municipio de Bello, hasta la estación La Estrella del municipio homónimo, siendo esta una de las dos estaciones más recientes del sistema metro junto a la estación Sabaneta, ubicada en el municipio del mismo nombre. Esta línea cuenta con cinco estaciones de intercambio en:

La línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg se constituye así como el ramal básico o eje principal del sistema, contando con un total de 21 estaciones, todas ellas con facilidad de ingreso a personas de movilidad reducida (PMR).

Línea B[editar]

La línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg es el ramal que atraviesa al municipio de Medellín desde la estación San Antonio en el centro de la ciudad hacia el occidente, y cuyo recorrido finaliza en la estación San Javier. Esta línea cuenta con tres estaciones de intercambio en:

La línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg está compuesta por un total de 7 estaciones, todas ellas con facilidad de ingreso a personas de movilidad reducida (PMR).

Estaciones[editar]

El Metro de Medellín cuenta en sus dos líneas con un total de 27 estaciones. Siete de ellas se encuentran fuera de Medellín: 3 en el municipio de Bello, 2 en Envigado, 1 en Sabaneta y 1 en La Estrella. De las 20 restantes seis son de tramo elevado. De los nueve municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá, cuatro son servidos indirectamente por el Metro de Medellín, a saber: Barbosa, Caldas, Copacabana y Girardota. En negrita, las estaciones de conexión con los otros sistemas del SITVA.

Linea A (Logo Metro Medellin).svg
Línea A
De norte a sur
Linea B (Logo Metro Medellin).svg
Línea B
De centro a oeste

Complementación de la red[editar]

La red ferroviaria del Metro de Medellín es uno de los componentes del Sistema integrado de transporte del Valle de Aburrá, por lo cual se complementa con los sistemas del Metroplús, Metrocable y el Sistema integrado de transporte, así:

Metrocable[editar]

Metrocable (Medellín) está integrado al sistema de transporte metro de Medellín.
Línea J

La línea Linea J (Logo Metro Medellin).svg del Metrocable compuesta por cuatro estaciones, una de ellas es elevada; se une a la línea Linea B (Logo Metro Medellin).svg del Metro en la estación San Javier.

Línea K

La línea Linea K (Logo Metro Medellin).svg del Metrocable compuesta por cuatro estaciones, una de ellas es elevada; se une a la línea Linea A (Logo Metro Medellin).svg del Metro en la estación Acevedo que a su vez se conecta con la línea Linea L (Logo Metro Medellin).svg en la estación Santo Domingo.

Servicios[editar]

Transporte[editar]

Medios y métodos de pago[editar]

Tarjeta Cívica[editar]

La Tarjeta Cívica es un título de transporte electrónico recargable, que utiliza el sistema RFID (siglas de Radio Frequency IDentification, en español identificación por radiofrecuencia) o tarjeta inteligente sin contacto (smart contactless smart card), que es detectada por los lectores desde una distancia de 8 cm, aproximadamente. Es uno de los medios de pago para utilizar el Sistema de Transporte Masivo del Valle de Aburrá, que permite mayor rapidez en las entradas por torniquete y en el tiempo de carga y recarga de la tarjeta.[18]

El trámite para la obteción de dicha tarjeta es gratuito y la tarjeta es entregada inmediatamente. La tramitación puede ser realizada por colombianos presentando su cédula de ciudadanía[19] y por extranjeros presentando su cédula de extranjería o su pasaporte,[18] en los puntos Information icon.svg de atención al cliente.[18]

Tarifas[editar]

Las siguientes tarifas fueron fijadas por la Junta Metropolitana a través del Acuerdo Metropolitano No. 24 del 14 de diciembre de 2013. Comenzaron a regir a partir del jueves 2 de enero de 2014:[20]

Perfil Tarifas 2014 [nota 1]
Utilizando sólo uno de los 3 modos Metro o Metrocable + Metroplús Rutas integradas + Metroplús Metro o Metrocable + Rutas integradas Metro o Metrocable + Metroplús + Rutas integradas Rutas integradas + Metroplús + Rutas integradas Rutas integradas + Metroplús + Metro o Metrocable + Rutas integradas Rutas integradas + Metro o Metrocable + Rutas integradas
Frecuente $1 650 $2 020 $2 450 $2 820
Al portador $1 700 $2 070 $2 500 $2 870
Estudiantil METRO $1 320 $1 620 $1 960 $2 260
Estudiantil Municipios $850 $1 040 $1 270 $1 460
Adulto mayor $1 560 $1 910 $2 310 $2 660
PMR $1 260 $1 550 $1 880 $2 170
Otras tarifas Costo de viaje para usuarios SIN Tarjeta Cívica que no gozan los beneficios de integración.
Viaje Univiaje o Eventual [nota 2] $1 900
Notas
  1. En pesos colombianos[20]
  2. Para turistas o usuarios eventuales. Aplica para el METRO, Metrocable y las líneas 1 y 2 del Metroplús.[20]

Otras tarifas[editar]

Línea Linea J (Logo Metro Medellin).svg del Metrocable (Línea Arví)
Tarifas 2014 [nota 1]
Perfil Ingreso por transferencia desde el metro Ingreso directo por estaciones Cable Arví
Con tarjeta Cívica personal y con Sisbén 1, 2 ó 3 (perteneciente al Valle de Aburrá) $200 $500 por trayecto
Sin cívica personal y con Sisbén (perteneciente al Valle de Aburrá) $500 cada trayecto $500 por trayecto
Sin Sibén $4 200 por trayecto $4 200 cada trayecto
Niños y niñas que midan hasta un metro No pagan ingreso No pagan ingreso
Notas

Horarios[editar]

Regular[editar]

El Sistema completo presta servicio comercial de lunes a sábado, entre las 4:30 de la mañana y las 11:00 de la noche.

Los domingos y festivos las líneas Linea A (Logo Metro Medellin).svg y Linea B (Logo Metro Medellin).svg del Metro y las líneas 1 y 2 del Metroplús atienden de 5:00 de la mañana a 10:00 de la noche. La línea Linea K (Logo Metro Medellin).svg inicia su servicio a las 8:30 de la mañana y la línea Linea J (Logo Metro Medellin).svg de Metrocable a las de 9:00 de la mañana; ambos hasta las 10:00 de la noche.

Nuvola apps important square.svg La Línea Linea J (Logo Metro Medellin).svg Cable Arví tiene un cupo límite diario de usuarios y presta servicio, de martes a sábado, entre las 9:00 de la mañana y las 6:00 de la tarde; y los domingos y festivos, entre las 8:30 de la mañana y las 6:00 de la tarde. Esta línea no presta servicio el primer día hábil de la semana, es decir, si el lunes es festivo el Cable no prestará servicio el día martes.

Expreso[editar]

El servicio de trenes expreso del Metro de Medellín se realiza de lunes a viernes durante las horas de mayor congestión. Son identificables por una franja naranja o verde de acuerdo a las estaciones en las que no se detienen.[21]

En la mañana
Linea A (Logo Metro Medellin).svg
Línea A
De norte a sur
Linea B (Logo Metro Medellin).svg
Línea B
De centro a oeste
Sólo en sentido sur-norte (La Estrella-Niquía)
Entre las 5:02 a.m. y las 7:29 a.m.
Sólo en sentido oriente-occidente (San Antonio-San Javier)
Entre las 5:06 a.m. y las 8:04 a.m.
NO se detiene en:
NO se detiene en:
En la tarde
Linea A (Logo Metro Medellin).svg
Línea A
De norte a sur
Linea B (Logo Metro Medellin).svg
Línea B
De centro a oeste
Sólo en sentido norte-sur (Niquía-La Estrella)
Entre las 3:21 p.m. y las 6:45 p.m.
Sólo en sentido occidente-oriente (San Javier-San Antonio)
Entre las 3:32 p.m. y las 8:00 p.m.
NO se detiene en:
NO se detiene en:

Área de influencia[editar]

Según el estudio Origen y destino metropolitano 2005 del área metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA), la participación del metro en el transporte público del valle es del 16% de la población en su área de influencia directa: municipios de Medellín, Bello, Itagüí, Envigado, Sabaneta y La Estrella, e indirecta: municipios de Caldas, Copacabana, Girardota y Barbosa, con las rutas integradas de estas ciudades al sistema.

En el 2012 se totalizaron 183 406 153 pasajeros transportados.[2]

Desde el 30 de noviembre de 1995, cuando inició la operación el Metro hasta el 31 de diciembre de 2012, se han movilizado más de 2 087 millones de usuarios.[2]

Financiación[editar]

El proyecto Metro de Medellín fue planteado a cinco años y finalmente se terminó en 12 años. El 14 de diciembre de 1982 el Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES) había aprobado el cupo de endeudamiento del Metro hasta por USD$656.3 millones, sobre un costo estimado de USD$1 009 millones.

Al finalizar la construcción de las tres primeras líneas (dos comerciales y una de enlace) del sistema de transporte masivo, en 1997 el costo final fue de $2 174 millones de dólares, que incluyen el contrato de obra, los gastos financieros, los costos de intereses de mora y la inversión social.

Pago de la deuda[editar]

El total de la deuda adquirida por la región, para la construcción del Metro, se está pagando bajo la figura de la Ley de Metros, donde el 60% son aportes del Departamento de Antioquia y el Municipio de Medellín y el restante 40% de la Nación.

En 2004 el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, el alcalde de Medellín Sergio Fajardo Valderrama, el gobernador de Antioquia Aníbal Gaviria Correa y el gerente del Metro Ramiro Márquez Ramírez, firmaron un acuerdo definitivo para la cancelación de dicha deuda. Este arreglo le permite a los propios antioqueños pagar el Metro, cuya construcción se inició en 1985.[5]

Los socios de la empresa Metro (Medellín y Antioquia) asumen el 60% de la deuda total, conforme a la Ley de Metros, que estaba tasada en USD$1 256 millones de dineros ya cancelados por el Estado a los acreedores, y USD$335 millones más que faltan por pagar, para un total de USD$1 591 millones que se pasan a pesos colombianos, conforme con la tasa representativa del mercado del 21 de mayo de 2004 ($2 759 pesos colombianos por un dólar estadounidense).

De esta manera, el Metro de Medellín reconoce como obligación a su cargo y a favor de la Nación el pago de USD$1 256 millones, que corresponden a la deuda pagada, y USD$335 millones que corresponden a la deuda por pagar.

Una parte de la deuda del Metro se mantiene en moneda extranjera, y suma cerca de USD$360 millones (capital más intereses); para el pago de esta partida todavía se cuenta con un plazo de 10 años. Antioquia, Medellín y la empresa Metro de Medellín Ltda. vienen honrando cumplidamente su deuda con la Nación y la banca externa.

En el acuerdo de pago también quedó definido que la deuda que la región tiene con la Nación estará respaldada por las rentas pignoradas tanto por el departamento de Antioquia (correspondientes al 40% de sus rentas de tabaco) como por otras rentas de todos los municipios del área de influencia del sistema (correspondientes al 10% de la sobretasa a la gasolina).

Las rentas pactadas, la de la sobretasa a la gasolina (municipal) y la del impuesto al cigarrillo (departamental), honra su deuda con la Nación y desde mayo de 2004 hasta el 31 de diciembre de 2012, había girado COP$836 898 millones, frente a compromisos que ascendían a COP$583 000 millones, lo que representó un mayor pago (prepago) por COP$253 898 millones. En total, el Metro de Medellín y sus socios (Medellín y Antioquia), por concepto de la construcción del metro, le han girado a la Nación desde 1990 y hasta 2013, USD$1 033 millones. Así, el cumplimiento del acuerdo de pago de la empresa Metro y sus socios, ha sido desde su inicio y hasta 2012 del 138%. La deuda en 2013 estaba calculada en COP$5.3 mil millones (USD$2 600 millones).

El acuerdo se logró además gracias a que las Empresas Públicas de Medellín (EPM) y el municipio de Medellín desistieron de una demanda que tenían contra ISA-Isagen, por valor de COP$650 000 millones, por el uso de las aguas del embalse El Peñol-Guatapé (Oriente Antioqueño), en la cadena de aguas y embalses de Puerto Nare-Guatapé.[22]

La cancelación de la deuda con la Nación (deuda interna en pesos colombianos) está asegurada con el mencionado Acuerdo de Pago. Se terminaría de pagar en 2083, ya que mundialmente la financiación de estos sistemas masivos de transporte se difiere aproximadamente hasta la vida útil del mismo, sin embargo el buen comportamiento del pago hasta ahora, ha hecho proyectar su cancelación total al año 2057. Las capitalizaciones de los socios (Municipio de Medellín y Departamento de Antioquia) se han cumplido en un 100% desde la firma del Acuerdo de Pago. La deuda por pagar a la banca externa (deuda externa en dólares) se terminará de cancelar en 2024.

De esta manera se resuelve, al parecer de manera definitiva, un problema que comprometía las finanzas regionales, mismo que no habían podido dirimir los últimos cuatro gobiernos nacional y local.

Las líneas Linea A (Logo Metro Medellin).svg y Linea B (Logo Metro Medellin).svg del Metro, además de la vía adicional de servicio y mantenimiento llamada línea Linea C (Logo Metro Medellín).svg, costaron USD$2 174 millones, de los cuales USD$1 009 millones corresponden al valor real de la obra y el resto a sobrecostos financieros causados, principalmente, por el retraso de siete años que tuvo su construcción —incluyendo la parálisis de la obra entre 1989 y 1992—, por la falta de créditos blandos y por la actitud hostil del gobierno del ex presidente Virgilio Barco (1986-1990).

Proyectos[editar]

Otras grandes inversiones serán soportadas en su mayoría con recursos propios del Metro y buscan extender y mejorar la calidad de vida entre todos los habitantes del Valle de Aburrá.

  • La construcción del «Corredor Verde» o Tranvía de Ayacuho que también contemplará 2 nuevos Metrocables hacia el sector de 13 de noviembre y La Sierra, éste proyecto comienza su construcción a principios del 2012, aunque realmente se inaugurará esta infraestructura en 2014. Éste sistema comenzará en la estación San Antonio (con la que tendrá integración), y llegará hasta el sector de Las Estancias, en dirección occidente-oriente. El Tranvía beneficiará a los habitantes de las comunas de Villa Hermosa y Buenos Aires (números 8 y 9 respectivamente).
  • La construcción de un «Corredor Verde» o tranvía a través del sistema vial de la carrera 80-81, en el occidente de la ciudad. Éste proyecto que se encuentra en fase de estudios de viabilidad, beneficiará directa o indirectamente a muchos habitantes de algunos barrios desfavorecidos en las comunas de Guayabal (número 15) (como Barrio Antioquia), comuna 16 Belén (como Las Mercedes, San Bernardo y Altavista), comuna número 12 La América (como Calasanz Parte Alta), comuna número 13 San Javier (como Blanquizal y el Pesebre), comuna número 7 Robledo (como La Pola, Aures y Córdoba), comuna número 6 Doce de Octubre (como Kennedy) y la comuna número 5 Castilla (como Alfonso López).
  • El metrocable del Picacho-Picachito, que partiría de la estación Acevedo de la línea A hasta los barrios homónimos, en el noroccidente de la ciudad.
  • El tren de cercanías que sirven para movilizar carga, residuos sólidos y público, cuya etapa de estudios inició en el mes de diciembre de 2009.

La entidad manifiesta en el corto plazo la viabilidad de cada una de las obras para determinar su ejecución.

Discusión sobre el impacto urbano del Metro[editar]

Estación Parque Berrío, Línea A.

La construcción del metro, en especial la línea A, ha generado un intenso debate entre arquitectos y urbanistas sobre el impacto que ha tenido sobre la ciudad.

Algunos especialistas evalúan de manera positiva al metro, en cuanto mecanismo de transporte masivo y barato para la población, y por la generación de espacios públicos que se ha dado en torno a algunas de sus estaciones. En ese sentido, resaltan por ejemplo la construcción de las actuales Líneas Aéreas K y J (Metrocable) como mecanismo de integración y renovación urbana de los barrios pobres del nororiente y occidente de la ciudad.

A pesar de los impactos positivos que pueda haber generado el metro, muchos especialistas señalan que han sido mayores los costos que los beneficios. En ese sentido, destacan el deterioro de las zonas céntricas que generó el paso de una vía elevada por encima de éstas, destruyendo barrios ya consolidados y con una muy buena infraestructura urbana. En ese sentido, algunos destacan como máximo error urbanístico el haber construido una estación de metro encima, textualmente, del Parque de Berrío, uno de los principales espacios públicos de la ciudad e ícono histórico de la misma. Además, recibió un total de críticas negativas del 86%, debido a los aspectos ya mencionados, y además, a que su infraestructura no se relaciona con el estilo de una ciudad que apenas se está consolidando como una gran ciudad. Y los bellos espacios, como en la estación parque berrio, se han ido deteriorando a causa de la exhorbitante imagen de su estación.

A la vez, los críticos del metro argumentan los altísimos costos de construcción del mismo y las condiciones en las que se tomaron los créditos para financiarlo.

Certificaciones[editar]

Tren del Metro de Medellín.

El Metro de Medellín, junto con el Metro de Santiago de Chile, son los únicos metros iberoaméricanos que no son subsidiados por los gobiernos locales en su operación. Además, el Metro de Medellín es autocosteable en la operación y mantenimiento del sistema. En las calificaciones del Metro se incluyen también los subsidios que éste ofrece (hasta de un 50% en relación con la tarifa aprobada por la Autoridad Metropolitana), a usuarios que por su condición socioeconómica, física o laboral, se considera deben disfrutar de este beneficio; tal es el caso de los estudiantes, personas de la tercera edad, y personas de movilidad reducida.

El Metro de Medellín es uno de los tres únicos metros del mundo que genera excedentes operativos. La operación comercial del Metro —servicio de transporte, arrendamientos y explotación de espacios publicitarios—, genera excedentes operacionales antes de depreciaciones y provisiones (EBITDA). A 31 de diciembre de 2007 estos excedentes fueron de COP$47 178 millones de pesos. Estos positivos resultados, que se han mantenido en niveles superiores al 20% durante los últimos cinco años, ratifican la rentabilidad operativa de la empresa.

En 2007 la empresa recibió la certificación de las Normas Técnicas Colombianas ISO 14001:2004, Sistema de Gestión Ambiental, y de OHSAS 18001:1999, Sistema de Gestión en Seguridad y Salud Ocupacional. Así se complementó el Sistema de Gestión Integral del Metro con la norma ISO 9001:2000, Sistemas de Gestión de la Calidad, todo lo cual convierte a la Empresa en la única certificada en estas tres normas entre los miembros de la Asociación Latinoamericana de Metros y Subterráneos (ALAMYS). Ese posicionamiento internacional permitió iniciar en 2007 la explotación del conocimiento ferroviario, único en el país y reconocido en el extranjero por empresas de Latinoamérica y Europa, con las que se comenzaron a establecer alianzas y convenios comerciales que representarán una importante fuente de ingresos para la empresa.

Premios y reconocimientos[editar]

En 2007 el Metro fue invitado especial al 1er Congreso Internacional de Seguridad Integral en Ferrocarriles Metropolitanos realizado en Madrid, España, con presencia de trescientos especialistas de 17 países, pues los organizadores del certamen querían conocer de primera mano el sistema de seguridad implementado por el Metro de Medellín, el cual goza de un buen nombre entre los metros de Latinoamérica.

Duff & Phelps de Colombia S.A. asignó en 2008, por tercer año consecutivo, la calificación "A+" (A más) a la deuda corporativa de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá (ETMVA)-Metro de Medellín Ltda. Además, el Banco Mundial ha reconocido al Metro de Medellín por sus balances positivos, que desde 2001 han crecido significativamente.

Esta calificación, además de darle tranquilidad y satisfacción al Metro, lo anima a seguir trabajando por la calidad de vida que le ofrece a los cerca de 500 000 usuarios que moviliza diariamente.

La calificación asignada a la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá Limitada, se fundamenta en su consolidación operativa, en la capacidad para generar recursos financieros y en el respaldo financiero de sus accionistas, el Departamento de Antioquia y el Municipio de Medellín, que se encuentran calificados por Duff & Phelps con la calificación AAA (triple A).

Interior de uno de los vagones del metro.

En criterio de la calificadora, el hecho de que durante los últimos años la empresa haya sido capaz de mantener una generación de caja cercana a los $37 000 millones en promedio anual, durante los últimos años, se constituye en un respaldo sólido para la prestación actual del servicio.

Por otra parte, la calificación resalta que el Metro es una empresa de carácter regional, pero su importancia en el ámbito nacional ha hecho que su gestión esté siendo evaluada de manera casi permanente por diferentes agentes externos a la misma y, a través del tiempo, se ha evidenciado continuidad, transparencia y eficiencia en la contratación y el manejo de sus recursos.

También destaca cómo la Empresa se ha preocupado tanto por establecer el Código de Buen Gobierno, como por compartirlo con todos sus empleados, facilitando así la transparencia de las relaciones internas y de la empresa en general con agentes externos.

Finalmente, al analizar la estrategia del Metro, Duff & Phelps resalta como imprescindible el balance social, el cual tiene como objetivo generar una mejor calidad de vida en la población de influencia. En este sentido, destaca que la Empresa se ha preocupado por invertir recursos en medios facilitadores para que las personas de movilidad reducida puedan acceder al sistema, para lo cual ha tenido en cuenta que hoy en día todas las estaciones cuentan con plataformas inclinadas o con ascensores, lo que además ubica al Metro en una buena posición competitiva frente a los metros del mundo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e «Nuestro Sistema - Detalles técnicos». Metro de Medellín (20 de marzo de 2014). Consultado el 23 de marzo de 2014.
  2. a b c d e f g h i j k l m n «Informe coroporativo 2012» (pdf) págs. 30—31. Metro de Medellín (23 de marzo de 2014). Consultado el 24 de marzo de 2014.
  3. a b c d e f Redacción El Colombiano (29 de noviembre de 2010). «Transporte da cuenta de la historia en Medellín». El Colombiano. Consultado el 25 de marzo de 2013.
  4. a b c d e f Bravo Betancur Ramírez Martínez y Restrepo Restrepo 2005, pp. 87—89.
  5. a b c «TEXTO DEL ACUERDO ENTRE LA NACIÓN, EL METRO, ANTIOQUIA Y MEDELLÍN». Sala de prensa de la República de Colombia (21 de mayo de 2004). Consultado el 24 de marzo de 2014. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  6. a b c d e Metro de Medellín (29 de agosto de 2014). «Extensión Sur — Proyecto». Metro de Medellín. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  7. Constructora Conconcreto (Sin fecha). «Ampliación línea A Metro de Medellín». Medellín: Constructora Conconcreto. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  8. Redacción (24 de abril de 2012). «Gobernador propone al Metro inaugurar la estación Sabaneta el 16 de julio». El Colombiano. Consultado el 2 de septiembre de 2014. 
  9. a b c Metro de Medellín (29 de agosto de 2014). «Extensión Sur — Detalles». Metro de Medellín. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  10. a b Metro de Medellín (29 de agosto de 2014). «Extensión Sur — Avances». Metro de Medellín. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  11. Área metropolitana Valle de Aburrá (2 de diciembre de 2009). «Centralidad Sur» (pdf). Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  12. Metro de Medellín (9 de octubre de 2009). «Boletín de prensa número 840: firmada acta de inicio para la estructuración del sistema férreo multipropósito». Bello: Metro de Medellín. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  13. Escobar Mejía, Andrea (24 de junio de 2012). «Metro llegó a La Estrella». El Mundo. Consultado el 2 de septiembre de 2014. 
  14. «Boletín Metro número 1076: este domingo 5 de agosto inicia la operación comercial hasta la nueva estación Sabaneta». Bello: Metro de Medellín. 3 de agosto de 2012. Consultado el 2 de septiembre de 2014. 
  15. Ospina Zapata, Gustavo (6 de agosto de 2012). «Estación Sabaneta abrió para todos». El Colombiano. Consultado el 2 de septiembre de 2014. 
  16. a b c d Yepes (6 de junio de 2011). «El Metro de Medellín presentó oficialmente sus nuevos trenes». Medellín: Revista Dinero. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  17. a b c «Boletín de prensa número 849: el Metro firmó esta mañana con empresa española la compra de 36 coches nuevos». Bello: Metro de Medellín. 2 de diciembre de 2009. Consultado el 2 de septiembre de 2014. 
  18. a b c «SISTEMA ÚNICO DE TRÁMITES - Tarjeta cívica personalizada de Medellín» (pdf). Ministerio de Tecnología de la Información y las Comunicaciones. Consultado el 29 de marzo de 2014.
  19. «Boletín Metro Número 1215 - EL METRO CONTINÚA PERSONALIZANDO A LOS VECINOS DE LAS CUENCAS 3 Y 6 PARA QUE OBTENGAN SU TARJETA CÍVICA». Bello: Metro de Medellín (15 de octubre de 2013). Consultado el 29 de marzo de 2014.
  20. a b c d «Tarifas del Metro». Metro de Medellín. Consultado el 28 de marzo de 2014.
  21. Metro de Medellín (2 de septiembre de 2014). «Trenes expreso». Metro de Medellín. Consultado el 2 de septiembre de 2014.
  22. «PRINCIPIO DE ACUERDO PARA DEUDA DEL METRO DE MEDELLÍN». Sala de prensa de la República de Colombia (5 de julio de 2003). Consultado el 24 de marzo de 2014. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).

Bibliográficas[editar]

  • Bravo Betancur, José María; Ramírez Martínez, Evelio; Restrepo Restrepo, Socorro Inés (2005). 330 años de historia de Medellín - Pasdo, presente y futuro. Medellín: Academia Antioqueña de Historia. 

Bibliografía complementaria[editar]

  • Ospina E., Livardo (1966). Una vida, una lucha, una victoria. - Monografía histórica de las Empresas Públicas de Medellín. Colina. 
  • Ospina de Navarro, Sofía (1975). La abuela cuenta. Medellín: Imprenta Departamental de Antioquia - Secretaría de Educación y Cultura de Antioquia. 

Enlaces externos[editar]