Transformación de París durante el Segundo Imperio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista del Boulevard Haussmann.

Las transformaciones de París durante el Segundo Imperio constituyen una serie de modernizaciones vividas por la capital francesa de 1852 a 1870 y llevadas a cabo por Napoleón III y el barón Haussmann.

Los trabajos se llevaron a cabo en toda la ciudad, tanto en el corazón de París, como en los barrios periféricos: calles y bulevares, restauración de fachadas, remodelación de los espacios verdes, mobiliario urbano, creación de un alcantarillado y trabajos de conservación en monumentos públicos.

Esta reforma urbanística fue violentamente criticada por algunos de los contemporáneos de Napoleón III, aunque acondicionó el uso diario de las calles por parte de los ciudadanos. Esta obra puso el fundamento de la representación popular de la capital francesa al mundo, sobreponiéndose a los estrechos callejones del viejo París y creando anchos bulevares y grandes plazas.

1852: Un emperador modernista frente a una ciudad medieval[editar]

La Isla de la Cité y su estructura urbana medieval antes de los trabajos de restauración (plano de 1771).

A mediados del siglo XIX, el centro de París tenía la misma estructura que en la Edad Media. Entre otros, algunos de los problemas que tenía la distribución urbanística de aquella época, eran, por ejemplo, almocárabes, de calles minúsculas, que trababan la circulación o edificios que se amontonaban en una insalubridad que ya denunciaban los primeros higienistas de la época.

Antes de la remodelación urbanística de la que estamos hablando se produjeron algunos trabajos de restauración en las murallas en los barrios periféricos, pero no se había podido tocar el corazón de la capital francesa. Algunos ejemplos de como era el París de antes de la remodelación se pueden encontrar en las obras Los miserables o Nuestra Señora de París.

Las primeras tentativas de modernización[editar]

Isla de la Cité remodelada por los trabajos de Haussmann: nuevas calles transversales (rojas), espacios públicos (azul claro) y edificios privados (azul oscuro.).

Después de la Revolución francesa, en 1794, una «comisión de artistas» propone un plan de remodelación que incluía nuevas calles en la ciudad de París. Una calle debe unir en línea recta la plaza de la Nación a la gran columnata del Louvre, en la prolongación de la actual avenida Victoria: prefigura el futuro gran eje este-oeste y demuestra una preocupación de dar mejor valor a los monumentos públicos.

Napoleón I acondiciona una calle monumental a lo largo del Jardín de las Tullerías. Es la calle de Rivoli, que el Segundo Imperio prolongará hasta Châtelet y en la calle Saint-Antoine: este eje será más eficaz según el plan de la circulación, que el del plano de los artistas. Coloca también un instrumento jurídico: el ordenamiento de urbanismo por el cual los propietarios pueden renovar o reconstruir los edificios sólo retirando su fachada detrás de una línea fijada por la administración. Esta disposición será suspendida no obstante se llevará a cabo un ensanche y una regularización de las vías públicas en un plazo razonable.

A fines del año 1830, el prefecto Rambuteau comprueba las confusiones de la circulación y los problemas de higiene que hay en los viejos barrios superpoblados: hace falta «hacer circular el aire y los hombres». Traza primera la gran abertura en el centro de París, pero el poder de la administración es limitado por las normas de expropiación. La ley del 3 de mayo de 1841 se esfuerza por facilitarlos. Es sobre la base de éstas experiencias que el Segundo Imperio optará por una política maciza de expropiación y de aberturas, mucho más costosa que el sistema de la servidumbre de alineación, pero de una eficacia temible.

Luis Napoleón Bonaparte[editar]

Presidente de la República desde 1848, el sobrino de Napoleón I se hace emperador el 2 de diciembre de 1852 después del golpe de Estado del año precedente. Napoleón III tiene el deseo de modernizar París. En Londres vio un país transformado por la Revolución industrial y una gran capital provista de grandes parques y redes de saneamientos.

Retoma las ideas de Rambuteau. Sensible a las cuestiones sociales, quiere mejorar las condiciones de vivienda de las clases pobres: la densidad de población en ciertos barrios se acerca a 100.000 personas por Km. cuadrado, en condiciones higiénicas muy precarias. Sin embargo, no se prevé una solución para reubicar a las familias que son desalojadas por las grandes obras, con lo que se ven obligados a desplazarse a los barrios de la periferia. Finalmente, se trata de facilitar a la autoridad pública el control de una capital cuyos levantamientos populares habían derribado varios regímenes desde 1789. Los propietarios, celosos de la valorización de sus locales y vecindarios, reclaman vías más anchas y rectas con el fin de facilitar los desplazamientos de las tropas.

Le Marais (Hôtel de Sens), uno de los pocos barrios escapados casi por completo a la piqueta de Haussmann.

Para poner en ejecución este ambicioso proyecto, el nuevo emperador dispone de un poder fuerte, capaz de hacer caso omiso de todas las resistencias, lo que les faltaba a sus predecesores.

Le queda a Napoleón III encontrar a un hombre capaz de dirigir operaciones en gran escala. Es el papel que va a cumplir Jorge Eugenio Haussmann, hombre riguroso y organizado de acción, al que nombra prefecto del Sena en 1853. Ambos hombres formarán un tándem eficaz. El emperador sostendrá al prefecto contra sus adversarios hasta 1870. Haussmann, en cuanto a él, se mostrará fiel en toda circunstancia, sabiendo sacar adelante sus propias ideas, como el proyecto de Boulevard Saint Germain.

Una obra tan considerable pide la intervención de numerosos actores. Victor de Persigny, ministro del Interior, que le presentó a Barón Haussmann a Napoleón, se ocupa de montajes financieros con la ayuda de los hermanos Péreire. Jean-Charles Alphand se ocupa de parques y plantaciones con el jardinero Jean Pierre Barillet Deschamps. Haussmann subraya el papel fundamental del servicio del Plano de París, dirigido por el arquitecto Deschamps, que traza las nuevas vías y controla el respeto de las reglas de construcción: en este dominio, «la geometría y el dibujo gráfico desempeñan un papel más importante que la estructura propiamente dicha», anota Haussmann.

Plaza Saint-Georges.

Otros arquitectos participan en los trabajos: Victor Baltard a las Plazas, Teodoro Ballu para la Iglesia de la Trinidad, Gabriel Davioud para los teatros de la plaza de Châtelet, el veterano Jacques Hittorff para la Gare du Nord.

La cooperación entre la normalización pública y la iniciativa particular[editar]

Influidos por el sansimonismo, Napoleón III e ingenieros como Miguel Chevalier o empresarios como el hermano Pereire creen en el voluntarismo económico, que puede transformar la sociedad y reabsorber la pobreza. Es en un poder fuerte e incluso autoritario, de animar a capitalistas a lanzar grandes trabajos que gozarán el conjunto de la sociedad y en particular los más pobres. El gorrón del sistema económico es el banco, que se desarrolla considerablemente. Estos principios encuentran un campo ideal de aplicación en los proyectos de renovación de París. Los trabajos de Haussmann pues serán decididos y encuadrados por el Estado, puestos en ejecución por los empresarios privados y financiados por el préstamo.

El sistema de Haussmann[editar]

Primeramente, el Estado expropia a los propietarios de los terrenos concernidos por los planos de renovación. Luego destruye los edificios y construye nuevos ejes con todos sus equipos (agua, gas, desagües). Haussmann, contrariamente a Rambuteau, recurre a préstamos masivos para encontrar el dinero necesario para estas operaciones, de 50 a 80 millones de francos al año. A partir de 1858, la Caja de los trabajos de París es la herramienta preferida para la financiación. El Estado recupera el dinero prestado revendiendo el nuevo terreno en forma de lotes separados a promotores que deben construir nuevos edificios conformándose un pliego de condiciones preciso. Este sistema permite dedicar cada año a los trabajos una suma dos veces más elevada que el presupuesto municipal. Entonces el sistema se resquebraja poco a poco. Los préstamos masivos de la Caja generan una deuda que asciende a 1,5 mil millones de francos en 1870 y contribuye a desacreditar las grandes obras. Jules Ferry denunciará el agujero financiero en 1867: «Las cuentas fantásticas de Haussmann».

La regulación pública[editar]

Haussmann goza de un marco legislativo y reglamentario acondicionado para facilitar los trabajos y asegurar la homogeneidad de las nuevas arterias.

El decreto del 26 de marzo 1852 relativo a las calles de París, adoptado un año antes del nombramiento de Haussmann, coloca los principales instrumentos jurídicos:

  • Expropiación «por causa de utilidad pública». Los poderes públicos pueden acaparar edificios situados a lo largo de vías que hay que construir, mientras que podían antes expropiar sólo los edificios situados directamente sobre la superficie de la vía misma. Este instrumento permitirá remodelar una buena parte de la Isla de la Cité. Después 1860, la liberalización progresiva del régimen hará más difíciles las expropiaciones.
  • Obligación para los propietarios de limpieza de sus fachadas y a renovarlas cada diez años.
El bulevar de Sebástopol (inaugurado en 1858): la irrupción del bulevar en el corazón de París.
  • Reglamentación de la nivelación de las vías de París, de la alineación de los edificios, de la conexión a los desagües.

Los poderes públicos intervienen a la vez sobre las normas de las dimensiones de los edificios por la vía reglamentaria, y sobre el mismo aspecto estético de las fachadas por medio de servidumbre:

  • Reglamentos de urbanismo de París de 1859 permite hacer subir las fachadas hasta 20 metros de altura en las calles de 20 metros de anchura que Haussmann está perforando, mientras que la altura máxima era de 17,55 metros antes. Los tejados deben siempre inscribirse bajo una diagonal de 45 grados.
  • La construcción de edificios a lo largo de las nuevas vías está sometida a condiciones particulares sobre el aspecto de las fachadas. Las casas medianeras deben tener «las mismas alturas de piso y las mismas líneas principales de fachada». La utilización de la piedra tallada es obligatoria sobre los nuevos bulevares. El papel capital jugado por los arquitectos encargados de la gestión de los servicios públicos, marca la importancia tomada por los ingenieros en el seno de los grandes cuerpos del Estado.

El desarrollo de las operaciones[editar]

Los principales ejes creados o transformados entre 1850 y 1870 en el centro de París.

El desarrollo de las operaciones refleja la evolución del Imperio: autoritario hasta 1859, más flexible a partir de 1860. Se destruyen 20.000 casas para construir más de 40.000 entre 1852 y 1870. Algunas de estas operaciones de urbanismo se proseguirán bajo la Tercera República Francesa, después de la salida de Haussmann y de Napoleón III. París absorbe en 1860 sus suburbios hasta las «fortificaciones» que, construidas por Thiers en 1844, fueron demolidas a partir de 1919. Los doce antiguos distritos de París se amplían a veinte.

Una red de grandes avenidas[editar]

Los antiguos distritos y el nuevo límite de París en 1860.

Cuando Rambuteau había perforado una vía nueva importante en pleno centro de la ciudad, los parisinos se asombraron por su anchura: 13 metros. Haussmann va a confinar calle Rambuteau al nivel de vía secundaria con una red de aberturas nuevas de 20 y hasta 30 metros. La red de las arterias haussmannianas y post-haussmannianas constituye, todavía hoy, el esqueleto de la estructura urbana parisina.

El gran portillo norte-meridional y este-oeste[editar]

La avenida de la Ópera visto por Pissaro desde la Comedia-francesa.

Del 1854 al 1858, Haussmann aprovecha el período más autoritario del reinado de Napoléon III para realizar lo que sólo esta década, posiblemente, podía hacer en toda la historia de París: transformar su centro perforando una encrucijada gigantesca.

La construcción del eje norte-meridional, de bulevar de Sébastopol a bulevar Saint-Michel, elimina del mapa numerosos callejones y callejones sin salida. Forma una gran encrucijada al nivel de Châtelet con calle de Rivoli: el Segundo Imperio prolonga hasta ella la rue Saint-Antoine, que Napoleón I había trazado a lo largo de las Tullerías. Durante este tiempo, Baltard acondiciona y habilita plazas de París, proyecto lanzado por Rambuteau, mientras que Isla de la Cité es afeitada y reordenada en gran parte. Sus puentes son reconstruidos u objeto de trabajos importantes.

Haussmann completa esta gran encrucijada por ejes que conectan otra vez la primera corona de bulevares al centro, tales como rue de Rennes sobre la orilla sur y avenida de la Ópera sobre la orilla norte. La calle de Reno, que debía llegar al Sena, jamás será terminada.

La terminación de las coronas de bulevares[editar]

Haussmann prosigue la obra de Luis XIV. Ensancha los grandes bulevares y construye o planifica nuevos ejes a gran escala, como el bulevar Richard-Lenoir.

Algunos de estos ejes les conectan otra vez los grandes bulevares de Luis XIV a los que van a lo largo pared de los Granjeros generales. Bulevar Haussmann y la línea derecha de ella calle Fayette, realizados parcialmente antes de 1870, aseguran un mejor trinchero del barrio (cuarto) de él Opéra a partir de los distritos exteriores. Bulevar Voltaire facilita el contorno del centro a partir de la plaza de la Nación. Sobre la orilla sur, como los «bulevares del mediodía», que pasan por ella Plaza de Italia, plaza Denfert-Rochereau y Montparnasse están demasiado alejados del centro por lo que la idea de otra vía este-oeste se impone. Haussmann convierte la calle de las Escuelas, dibujada por Napoleón III, en su proyecto personal: el bulevar Saint-Germain, que prolonga sobre la orilla sur los grandes bulevares de la orilla norte.

La tercera red: los distritos exteriores[editar]

La avenue des Gobelins y la perspectiva sobre el Panteón.

En los últimos años de su mandato, Haussmann comienza a habilitar los distritos creados sobre el emplazamiento de los municipios anexionados en 1860. Crea así una vía sinuosa y muy larga que perjudica a los distritos XIX, XX y XII: calle Simón-Bolivar, calle de los Pirineos, avenida Michel-Bizot.

Los barrios del oeste gozan de una operación de prestigio: doce avenidas, en su gran mayoría construidas bajo el Segundo Imperio, se unen en la Place de l'Etoile.

Las plazas y rotondas[editar]

La interconexión entre los grandes bulevares impone la creación de plazas a su medida. Châtelet, acondicionado habilitado por Davioud, es la encrucijada entre los dos grandes ejes que atraviesan París del norte al sur y del este al oeste. Los trabajos de Haussmann acondicionan y habilitan otros grandes plazas a través de todo París: plaza de l'Etoile, Plaza Léon-Blum, Plaza de la República, plaza del Alma.

Las estaciones[editar]

Haussmann hizo construir la estación de Lyon 1855 y la Gare du Nord (Hittorff, 1865). Soñaba con interconectar las estaciones parisinas entre sí, pero debió contentarse con facilitar su acceso conectándolas otra vez por ejes importantes. Desde la estación de Lyon, calle de Lyon, el bulevar Richard-Lenoir y bulevar de Magenta permiten así llegar a la estación del Este.

Dos ejes paralelos (calle Fayette y bulevar Haussmann de una parte, calle de Châteaudun y calle de Maubeuge por otra parte) unen el barrio de la estación del Este y de la estación del Norte a la de Saint-Lazare. Sobre la orilla sur, calle de Reno llega a Montparnasse, entonces situándole en el emplazamiento actual de la Torre Montparnasse.

El ayuntamiento del XIII Distrito.

Monumentos[editar]

Napoleón III y Haussmann ofrecen a la ciudad realizaciones de prestigio. Charles Garnier (Opera Garnier) de un estilo ecléctico y Gabriel Davioud concibe dos teatros simétricos sobre la plaza de Châtelet.

El Hôtel-Dieu, el cuartel de la ciudad (y futura prefectura de policía) y la sala de lo mercantil reemplazan los barrios medievales de la Isla de la Ciudad. Cada uno de los veinte nuevos Distritos de París recibe su ayuntamiento.

Equipamientos públicos modernos[editar]

La renovación de París se considera global. El saneamiento de las viviendas implica una mejor circulación del aire pero también un mejor abastecimiento de agua y una mejor evacuación de los desechos.

En 1852, el agua potable principalmente viene de él Ourcq. Máquinas de vapor extraen también el agua del Sena, cuya higiene es deplorable.

«N» de Napoleón III sobre el puente Saint-Michel.

Haussmann le confía al ingeniero Belgrand la realización de un nuevo sistema de abastecimiento de agua de la capital, que acabará en la construcción de 600 kilómetros de acueducto entre 1865 y 1900. El primero, el de Dhuis, devuelve una agua captada cerca de Château-Thierry. Estos acueductos vierten su agua en depósitos situados dentro de la capital. Dentro de la capital y al lado del parque Montsouris, Belgrand erige el depósito de agua más grande. Una segunda red, consagrada al agua no potable, también saca el agua del Ourcq y del Sena para la limpieza de las calles y el riego de los espacios verdes.

La evacuación de las aguas sucias y de los desechos es evidente con la traída de agua potable. Una vez más, es el Segundo Imperio que da el impulso decisivo a la modernización de la red de alcantarillado de París. La ley de 1852 impone la conexión de los edificios al agua cuando la calle contiene uno. Las calles que no lo tienen van a gozar de la instalación de una red de goteo totalmente visitable: más de 340 kilómetros de goteos son construidos bajo la dirección de Belgrand entre 1854 y 1870. La red es unitaria: las aguas de lluvia fluyen por el mismo canal que las aguas servidas. Los desagües no se vierten más en el Sena en el centro de París sino lejos, río abajo, en Asnières. Estas dos redes, extensas y perfeccionadas en el curso de las épocas siguientes, siguen usándose hoy en día.

Napoleón III reorganiza también la distribución del gas en París. En 1855, le confía una concesión a una compañía única conservando el control de los precios.

Al mismo tiempo, Haussmann le confía a Davioud la realización del mobiliario urbano que todavía está presente en nuestros días sobre las aceras y en los jardines de la capital.

Los espacios verdes[editar]

Los espacios verdes eran raros en París, ciudad que siempre se desarrolló dentro de sus murallas que, a pesar de sucesivas extensiones, acababan por encorsetarla. Seducido por los vastos parques londinenses, Napoleón III confía al ingeniero Jean-Charles Alphand, futuro sucesor de Haussmann, la creación de varios bosques. El bosque de Boulogne y el de Vincennes bordean la ciudad de oeste al este. Dentro de ella, ceñida por Thiers, Buttes-Chaumont, Montsouris ofrecen paseos a los habitantes de los barrios demasiado alejados de los grandes bosques exteriores.

Cada barrio ahora queda con pequeños parques y también de árboles que bordean las principales avenidas.

Las críticas de la política urbana de Napoléon III y la salida de Haussmann[editar]

Artistas y arquitectos como Charles Garnier denunciaron la monotonía sofocante de esta arquitectura monumental. Políticos y escritores acusaron la extensión de las especulaciones y de la corrupción (La curée, de Zola) y algunos acusaron sin razón a Haussmann de enriquecimiento personal. Las numerosas críticas se refieren no obstante a cuestiones de fondo y van a acabar por hacer caer al prefecto.

¿El ensanche de las calles como arma de un régimen autoritario?[editar]

Napoleón III.

Contemporáneos de Napoleón III le acusaron de haber escondido bajo preocupaciones sociales e higienistas un proyecto esencialmente policíaco: la construcción de vías anchas habría tenido como objetivo principal de facilitar los movimientos de tropas y el establecimiento de calles en línea recta permitían tirar con un cañón sobre una muchedumbre en motín y sus barricadas.

La misma amplitud de los trabajos muestra que las finalidades de Napoleón no podían limitarse al aspecto de la seguridad pública: más allá de la amplitud de los bulevares que forma la parte más espectacular, la transformación se refiere en el establecimiento de redes modernas en subsuelo, la instalación de un mobiliario urbano eficaz en superficie y la armonización de la arquitectura a lo largo de las calles nuevas. Es verdad no obstante que Napoleón es cuidadoso de establecer un orden estricto. Haussmann no vacila en explicar que su amplitud facilitará la conservación del orden para promover sus proyectos ante el Consejo de París o los propietarios locales.

La dimensión estratégica está pues presente, pero constituye sólo un elemento entre otros. Posiblemente es más importante cuando se trata de unir los principales cuarteles entre ellas. Esto concierne al bulevar Voltaire y la calle Monge, Gay-Lussac y Claude-Bernard, según Pierre Pinel.

La rotura de un equilibrio social[editar]

A pesar de los ideales sociales que animan inicialmente las transformaciones de París en el espíritu de Napoleón III, numerosos observadores contemporáneos denuncian los efectos demográficos y sociales de las operaciones de urbanismo llevadas por Haussmann. Luis Lazare, autor bajo el prefecto Rambuteau de un importante Diccionario administrativo e histórico de las calles de París y de sus monumentos, estima en 1861 en la Revista municipal que los trabajos haussmannianos contribuyen a aumentar desmesuradamente la población necesitada de asistencia, atrayendo hacia París a una población pobre.

Por otra parte las críticas denuncian, desde los años 1850, los efectos de las renovaciones sobre la composición social de París. De manera un poco esquemática, trazamos un retrato del edificio parisino pre-haussmanniano como síntesis de la jerarquía social parisina: los burgueses en el segundo piso, funcionarios y empleados en los terceros y cuartos, trabajadores en el quinto, y el servicio, los estudiantes y los pobres en el desván. Todas las clases sociales coincidían así en el mismo edificio. Esta convivencia, que debe ser matizada desde luego según los barrios, desapareció en gran parte después de los trabajos de Haussmann. Éstos tuvieron dos efectos según el plan de la repartición del hábitat en París:

Evolución 1861–1866–1872
Barrios/Arrondissements 1861 1866 1872
I Distrito 89 519 81 665 74 286
VI Distrito 95 931 99 115 90 288
XVII Distrito 75 288 93 193 101 804
XX Distrito 70 060 87 844 92 712
  • Las renovaciones del centro de la ciudad arrastraron una subida de los alquileres que forzó a las familias pobres a trasladarse hacia los distritos periféricos.
  • Algunas decisiones de ésta política urbanística contribuyeron a desequilibrar le composición de París entre el oeste, rico, y el este de la ciudad, desfavorecido. Así ningún barrio del este parisino fue beneficiado con obras comparables a las largas avenidas en torno a la plaza de la Estrella en los distritos XVI y XVII. Los pobres se concentran entonces en los barrios que están fuera de las renovaciones.

En respuesta, Haussmann pone por delante la creación, muy compleja, del bosque de Vincennes, destinando a abastecer a las poblaciones de obreros un paseo comparable al bosque de Boulogne. Por otro lado, hay que anotar que los barrios insalubres saneados por Haussmann no protegían apenas al burgués.

En este contexto quedan determinadas zonas que dominan siempre la distribución de los habitantes y las actividades en París y sus municipios colindantes: en el centro y al oeste, las oficinas y los barrios burgueses, al este y en la periferia los habitantes más pobres y las actividades industriales.

La crisis del sistema de financiación[editar]

A fines de 1860, el sistema de financiación no funciona muy bien. La anexión de distritos colindantes ha costado caro: los trabajos a realizar en estos distritos suburbanos son más importantes que en el centro de la ciudad. Los créditos previstos son insuficientes. Por otra parte, la flexibilidad del régimen hace más difíciles las expropiaciones; la jurisprudencia del Consejo de Estado y la Corte de Casación intervienen en favor de los propietarios.

Por otra parte los parisinos soportan mal los trabajos que paralizan la ciudad por más de veinte años. Las redes de bulevares que atestan los distritos exteriores de trabajos no tienen una utilidad tan evidente como el ancho del Bulevar de Sébastopol o del Bulevar Saint-Germain.

Jules Ferry se hace un nombre a través de una serie de artículos de prensa reagrupados bajo el título «Las cuentas fantásticas de Haussmann». Denuncia la ambición exagerada de los últimos proyectos y su financiamiento incierto. Estos proyectos son financiados en efecto, no por el préstamo, sino por los bonos de delegación emitidos por la Caja de los trabajadores de París, fuera del control del Parlamento.

Haussmann es finalmente depuesto de su cargo a principios de 1870, algunos meses antes del fin del Segundo Imperio, al que había acompañado durante toda su duración. Las deudas serán finalmente absorbidas por La Tercera República.

El impacto de la renovación de París[editar]

La estética haussmanniana: la «calle-muro»[editar]

Rue Monge: los tres niveles de la fachada haussmanniana clásica.

El «haussmannianismo» no se contenta solamente de trazar calles y de crear los equipamientos adecuados. Interviene también en el aspecto estético de los inmuebles privados.

El frente de la calle de la Manzana es conocido como diseño arquitectónico homogéneo. El inmueble no es autónomo y debe contribuir a un aspecto urbano unificado con otros edificios sobre la parcelas nuevas.

El Reglamento de urbanismo de París y las servidumbres impuestas por los poderes públicos favorecen la colocación de una tipología que lleva a su término la evolución clásica del edificio parisino hacia la fachada característica del París haussmanniano:

  • piso bajo y entresuelo con pared a profundos redans;
  • El segundo piso noble con uno o dos balcones; el tercer y cuarto piso en el mismo estilo pero con marcos menos ricos de ventana;
  • El quinto piso con balcón fluente, sin decoraciones;
  • Techos a 45 grados.

La fachada se organiza alrededor de líneas horizontales fuertes que a menudo se prosiguen de un edificio a la otra: balcón, cornisa, la alineación perfecciona fachadas sin retiradas ni salientes importantes. El modelo de la calle de Rivoli se extiende al conjunto de las nuevas vías parisinas, a riesgo de una uniformización de ciertos barrios. Sobre la fachada, los progresos de las técnicas de aserradura y de transporte permiten utilizar la piedra de sillería en «gran aparato», es decir en forma de gruesos bloques y no en enchapado simple. Las calles producen un efecto monumental que dispensa los edificios de recurrir a la decoración: escultura o moldeados se multiplicarán sólo hacia el fin del siglo.

Pos-haussmannianismo[editar]

Las transformaciones haussmannianas mejoraron la calidad de vida dentro de la capital. Las grandes epidemias, notablemente la del cólera, desapareció, pero no la de la tuberculosis, la circulación fue mejorada, los nuevos inmuebles fueron mejor construidos y más funcionales que los antiguos. Pero habiendo intervenido sólo puntualmente sobre los distritos antiguos, quedaban aún zonas de insalubridad, lo que explica el resurgir de las ideas higienistas al siglo siguiente.

El barrio hausmaniano en Issy-les-Moulineaux

El Segundo Imperio marcó tanto la historia urbana de París como todas las corrientes arquitectónicas y urbanísticas posteriores serán forzadas a referirse, sea para adaptarse, ó para rechazarlo, ó todavía para intentar repetir ciertos elementos.

Podemos fechar el fin del hausmanianismo «puro» en Los reglamentos de urbanismo de París de 1882 y 1884, que rompe con la uniformidad de la clásica permitiendo los salientes y las primeras fantasías al nivel del tejado, que se desarrollará considerablemente después del reglamento de 1902. No obstante todavía se trata sólo de un «pos-haussmannianismo», que rechaza sólo la austeridad del modelo napoleónico sin devolver en causa la disposición general de las calles y de los manzanas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en cambio, las nuevas necesidades de viviendas y el acceso, un siglo después de Napoleón III, de un nuevo poder voluntarista con la Quinta República gaullista abren una nueva era del urbanismo parisino. Ésta rechaza casi completamente la herencia hausmaniana en provecho de las ideas de Le Corbusier, abandonando la alineación sobre calle, la limitación de la dimensión y la calle misma, abandonado al transporte automotor en provecho de espacios para peatones en base al «urbanismo de Dalle» (urbanismo de reconstrucción después de la Segunda Guerra Mundial).

Este nuevo modelo puesto rápidamente en tela de juicio en los años 1970, que marcan el principio del redescubrimiento de la herencia hausmaniana: la vuelta a la calle multifuncional se acompaña de una vuelta a la limitación de la dimensión y, en ciertos distritos de una tentativa de recobrar la homogeneidad arquitectónica de las manzanas del Segundo Imperio.

El gran público parisino tiene hoy una visión positiva de la herencia haussmanniana, hasta el punto de que ciertos suburbios, por ejemplo Issy-les-Moulineaux o Puteaux, han construido barrios que reivindican hasta en su nombre («distrito haussmanniano») la herencia haussmanniana. Estos barrios son en realidad unas imitaciones de la arquitectura pos-haussmanniana de principios del siglo XX con sus «miradores» y sus loggias (balcones espaciosos, sobre todo cubiertos, conteniendo un cierre sobre una de sus caras).

Bibliografía[editar]

  • Atlas de Paris, Danielle Chadych et Dominique Leborgne, Parigramme, 2002 (ISBN 2-84096-249-7).
  • Atlas du Paris haussmannien, Pierre Pinon, Parigramme, 2002 (ISBN 2-84096-204-7).
  • Atlas du Paris souterrain, sous la direction d'Alain Clément et Gilles Thomas, Parigramme, 2001 (ISBN 2-84096-191-1).
  • Grammaire des immeubles parisiens, Claude Mignot, Parigramme, 2004 (ISBN 2-84096-175-X).
  • Haussmann le grand, Georges Valance, Flammarion, 2000 (ISBN 2-08-211571-2).
  • Mémoires du Baron Haussmann, trois tomes publiés en 1890 et 1893. Nouvelle édition établie par Françoise Choay, Seuil, 2000 (ISBN 2-02-039898-2). Voir aussi l'exemplaire de Gallica qui ne contient actuellement que le premier volume (vie de Haussmann avant son arrivée à Paris).
  • Paris XIXe siècle : l'immeuble et la rue, François Loyer, Hazan, 1987 (ISBN 2-85025-356-1) : ouvrage réalisé à la suite des travaux de F. Loyer pour l'Apur qui ont contribué à réévaluer l'apport de l'architecture et de l'urbanisme haussmanniens.

Enlaces externos[editar]