Nuestra Señora de París

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nuestra Señora de París
Victor Hugo-Hunchback.jpg
Ilustración de la edición original de Nuestra Señora de París, realizada por Azara Sirgo (1831).
Autor Victor Hugo
Género Romanticismo, Novela gótica
Idioma Francés
Título original Notre-Dame de Paris
Ilustrador Azara Sirgo (edición original)
Editorial Gosselin
País Francia
Fecha de publicación 1831
Serie
El último día de un condenado Nuestra Señora de París Claude Gueux

Nuestra Señora de París (Notre-Dame de Paris, en francés) de Victor Hugo, escrita en 1831 y compuesta por once libros que se centra en la desdichada historia de Esmeralda —una gitana— , Quasimodo —un jorobado sordo— , y Claude Frollo —un archidiácono— en el París del siglo XV. Todos sus elementos —ambientación renacentista, amores imposibles, personajes marginados, final dramático— hacen de la obra un modelo de los temas literarios del Romanticismo francés. Victor Hugo, tras separarse de su mujer Adèle, escribió la obra por encargo de un editor, llevándole aproximadamente 6 meses y agotándolo físicamente. Pero el esfuerzo valió la pena ya que fue bien valorada por los críticos y tuvo gran éxito entre los lectores, cosa que le supuso un alivio económico.

Estructura[editar]

Esmeralda conoce a Quasimodo y siente compasión[editar]

Esmeralda y Quasimodo.

La novela se inicia con unas celebraciones populares, con motivo de la epifanía de 1482 en el Palacio de Justicia. La obra nos presenta a Esmeralda, bailarina gitana, a Quasimodo, un deforme joven que se encarga de las campanas de la Catedral de Notre Dame, y el archidiácono Claude Frollo, padre adoptivo del campanero. Frollo, atraído por la bailarina, pide a su protegido Quasimodo que la rapte. Sin embargo, la intervención del capitán Febo de Châteaupers impide la consumación del secuestro y lleva a Quasimodo a la condena del suplicio público. Es azotado en la plaza, y recibe todo el odio y los insultos del pueblo, que lo detesta por su fealdad. Quasimodo pide agua y la gitana Esmeralda sube al patíbulo para calmar su sed.

— ¡Agua! — repitió por tercera vez Quasimodo.

Entonces vio cómo se apartó el gentío. Una muchacha curiosamente ataviada salió de entre la gente. Iba acompañada de una cabrita blanca de cuernos dorados y llevaba una pandereta en la mano.

El ojo de Quasimodo centelleó. Era la bohemia a la que había intentado raptar la noche anterior, fechoría por la que comprendía vagamente que estaba sufriendo aquel castigo, lo que, por otra parte, no era cierto ni mucho menos, pues se le estaba juzgando por la desgracia de ser sordo y por haber sido juzgado por un sordo. Estaba seguro de que también ella había venido para vengarse y darle, como hacían los otros, su golpe correspondiente. [...]

Ella, sin decir una sola palabra, se aproximó al reo, que se retorcía en vano para librarse de ella, y soltando una calabaza que a guisa de recipiente tenía atada a la cintura, la acercó muy despacio a los labios áridos del desdichado.

Entonces, de aquel ojo tan seco y encendido hasta entonces, se vio desprenderse una lágrima que fue lentamente deslizándose por aquel rostro deforme y contraído hacía ya mucho rato por la desesperación.

El rescate[editar]

Quasimodo siente un agradecimiento y un afecto enorme hacia la gitana por su piedad hacia él, ya que no está acostumbrado a ser bien tratado. Sin embargo, Frollo se siente frustrado por el secuestro fallido, y celoso del capitán Febo, ya que sabe que Esmeralda está enamorada de él, lo apuñala cuando se encuentra en una habitación con Esmeralda. Pese a que Febo termina muriendo apuñalado por Frollo, la joven es acusada del crimen, por lo que se la condena a la horca. Durante su arrepentimiento público, previo a la ejecución y que la iglesia esté vacía:

Aquel espectador no se había perdido nada de lo que, desde el mediodía, había ocurrido ante el pórtico de Notre Dame. Ya desde los primeros momentos, sin que nadie se hubiera preocupado de mirarle, había atado fuertemente a las columnillas de la galería una gruesa cuerda de nudos cuyo extremo colgaba hasta la escalinata. Una vez hecho esto se había quedado mirando tranquilamente y silbaba de vez en cuando al pasar los mirlos delante de él. De pronto, cuando los ayudantes el verdugo se disponían a ejecutar la flemática orden de Charmoule, saltó al otro lado de la balaustrada de la galería, cogió la cuerda con los pies primero, con las rodillas y con las manos luego, y después se vio descolgarse por la fachada como una gota de lluvia deslizándose por un cristal; se le vio luego correr hacia los dos verdugos con la velocidad de un gato caído de un tejado, derribarles con sus enormes puños, coger a la gitana de una mano, como una niña coge una muñeca y de un solo salto llegar hasta la iglesia, alzando a la joven sobre su cabeza y gritando con voz estentórea:
¡Asilo!
¡Asilo! ¡Asilo! —repitió la muchedumbre y diez mil aplausos hicieron refulgir de alegría y de orgullo el único ojo de Quasimodo.
La sacudida hizo volver a el en sí a la condenada, que abrió los ojos y al ver a Quasimodo volvió a cerrarlos súbitamente como asustada de su salvador.
Charmoule y los verdugos y toda la escolta se quedaron atónitos. En el recinto de Notre Dame, la condenada era, en efecto, inviolable, pues la catedral era un lugar de asilo y toda la justicia humana expiraba en sus umbrales.

Pero la historia no acaba ahí. Frollo, aprovechando que los truhanes de la Corte de los Milagros intentan liberar a Esmeralda, la saca de la catedral por su cuenta y le da a elegir: su amor o la horca. La gitana lo rechaza y el archidiácono la delata. La madre de Esmeralda intenta salvar a su hija pues se acaban de reencontrar después de quince años. Todo es inútil, madre e hija mueren, Frollo es empujado por Quasimodo desde la torre de la catedral y el jorobado yace junto al cadáver de Esmeralda, hasta que muere de hambre. Tiempo después, abren la tumba y encuentran los esqueletos. Cuando tratan de separarlos, los huesos del jorobado se convierten en polvo.

Adaptaciones[editar]

Cine[editar]

Portada de Classic Comics.
  • Esmeralda (1905), cortometraje mudo francés.
  • Nuestra Señora de París (1911).
  • Nuestra Señora de París (1923), película muda con Lon Chaney, Sr. como Quasimodo.
  • Esmeralda, la zíngara (1939) interpretada por Charles Laughton.
  • Nuestra Señora de París (1956) interpretada por Anthony Quinn.
  • Nuestra Señora de París (1982) interpretada por Anthony Hopkins y Derek Jacobi.
  • El jorobado de Notre Dame, película de animación de Walt Disney Pictures de 1996.
  • Notre Dame de Paris, musical francés de 1998.
  • Der Glöckner Von Notre Dame, musical berlinés adaptado de la versión de Disney en 1999.
  • El jorobado de París, musical muy recordado en Argentina, presentado en el teatro Luna Park en 1993.

Televisión[editar]

Bibliografía[editar]

  • Pascal Tonazzi, Florilège de Notre-Dame de Paris (anthologie), Editions Arléa, Paris, 2007, ISBN 2-86959-795-9

Enlaces externos[editar]