Bastilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista exterior de la Bastilla y de la puerta de San Antonio.

La Bastilla o Bastilla de San Antonio fue una fortaleza que protegía el costado oriental de la ciudad de París. Durante varios siglos cumplió un papel fundamental en la defensa de la ciudad, pero con el paso del tiempo perdió su importancia estratégica y se convirtió en prisión estatal. Estaba ubicada en el lugar que actualmente ocupa la Plaza de la Bastilla (Place de la Bastille).

Historia[editar]

Destinada a defender la puerta de San Antonio, fue edificada durante el reinado de Carlos V de Francia, de 1370 a 1383 por Hugo Aubriot con cuatro torres, siguiendo el modelo de la época; las otras torres fueron añadidas posteriormente. Medía 66 m de largo por 34 m de ancho y 24 m de altura al nivel de las torres, y estaba rodeada por fosos de 8 m de profundidad. Las ocho torres se llamaban Torre de Coin, de la Capilla, del Tesoro, de la Comté, de la Bertraudière, de la Basinière, del Pozo y de la Libertad (en francés Tours de Coin, de la Chapelle, du Trésor, de la Comté, de la Bertaudière, de la Basinière, du Puits y de la Liberté).

Su utilización militar resultó pronto insuficiente y se construyó un nuevo recinto. Se empleó entonces como fortín y lugar de recepción para Francisco I, antes de ser transformada en prisión del Estado por el Cardenal Richelieu.

La historia de la fortaleza de la Bastilla va unida a la de las Lettres de cachet, que eran cartas firmadas por el rey (o por sus ministros) que ordenaba ingresar en prisión sin juicio. Se trataba de una prisión confortable para las altas personalidades (aristócratas y burgueses), que disponían de verdaderos departamentos con servicio y buenas comidas. Sin embargo, existía una parte más convencional no tan agradable para los prisioneros comunes, y el edificio contaba también con celdas de castigo (pero no mazmorras) que servían de condena a los prisioneros insubordinados, como el famoso Latude.

Además se trataba de un pozo financiero. Louis XVI, que ya había clausurado la Torre de Vincennes, la quería destruir desde 1784. El pueblo no parece haber temido realmente al edificio, pero en vísperas de la Revolución francesa de 1789 los Cuadernos de quejas de la ciudad ya pedían su destrucción. Como toda fortaleza imponente, marcaba el paisaje y era un símbolo del poder del rey (como la Torre del Temple).

Toma de la Bastilla[editar]

La toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789 representó el símbolo del inicio de la Revolución francesa. Su importancia ha sido magnificada por los historiadores románticos, como Jules Michelet, que han querido hacer de ella un símbolo fundador de la República. De hecho, según algunos artículos de la época basados en las cartas de un participante en los acontecimientos, la toma del fuerte se habría llevado a cabo con pocos altercados [cita requerida], cuando otras fuentes[1] hablan de entre diecinueve y ochenta muertos entre los atacantes y de varias decenas de heridos. El historiador francés Luis Madelin (1871-1956) habla de la toma de la Bastilla por unos «bandidos».

Miles de personas querían invadir el fuerte para obtener armas y municiones para la Guardia Nacional, una milicia recién creada para la defensa y el mantenimiento del orden en la capital. La fortaleza no estaba defendida más que por un puñado de hombres fuertemente armados y las únicas muertes señaladas entre los defensores, de la que la historia hace mención, son la del gobernador Bernard Jordan de Launay, la del preboste de los mercaderes de París, Jacques de Flesselles, y de algunos soldados, masacrados mientras fueron paseados por las calles de la capital tras la capitulación.

Toma de la Bastilla, cuadro de Jean-Pierre Louis Laurent Houel (1735-1813) En el centro se aprecia el arresto del marqués de Launay.

El pueblo de París temía que las tropas estacionadas a petición del Rey alrededor de París pudieran ser utilizadas para reprimir la revolución. Se había constituido una milicia de 48.000 hombres sin armas. Los electores no habían podido obtener, el 13 de julio, las armas almacenadas en Les Invalides. El 14 de julio una ingente muchedumbre (de 40.000 a 50.000 personas) se presentó delante de Les Invalides pidiendo que las armas fueran entregadas a los guardias de la capital. Para defender Les Invalides de sus ocupantes, pero éstos no estaban dispuestos a abrir fuego sobre los parisinos. Unos metros más allá, regimientos de infantería y de artillería acampaban sobre la explanada del Campo de Marte, bajo las órdenes de Pierre Victor de Besenval. Éste reunió a todos los jefes de cada regimiento para saber si sus soldados cargarían contra los amotinados; unánimemente respondieron que no. Es el acontecimiento más importante del día. La muchedumbre, que ninguna orden puede contener, escala los fosos de Les Invalides, derriba las cancelas y se apodera de unos 30.000 a 40.000 fusiles, de doce cañones y un mortero. Los parisinos están ya armados, sólo les falta la pólvora y las balas. Corre el rumor de que se encuentran en el castillo de la Bastilla.

Cronología del 14 de julio[editar]

10:30, bajo la presión de la muchedumbre, los electores de París reunidos en la Cámara municipal, envían una delegación al gobernador de la Bastilla, Bernard-René Jordan de Launay, para pedirle que distribuya la pólvora y las balas a los parisinos que deben formar la milicia burguesa. La delegación es recibida amablemente e invitada, incluso, a desayunar, pero no consigue convencer al gobernador.

11:30, una segunda delegación conducida por el caballero Jacques Alexis Thuriot y Luis Ethis de Corny, es enviada a la Bastilla. Sin resultado. La muchedumbre armada con los fusiles obtenidos en Les Invalides se agolpa frente a la Bastilla.

13:30, los defensores de la Bastilla (82 invalides y 32 soldados suizos destacados del regimiento de Salis-Samade), abren fuego contra los revolucionarios por orden del gobernador.

14:00, una tercera delegación encabezada por el abad Claude Fauchet es enviada a la Bastilla.

15:00, una cuarta delegación (con Luis Ethis de Corny otra vez) acude a encontrarse con Bernard-René Jordan de Launay, sin resultado alguno. La guarnición de la Bastilla y los amotinados se enfrentan entre sí.

15:30, un destacamento de 61 guardias franceses dirigido por Pierre Hulin, antiguo sargento de la guardia suiza, llega a la Bastilla con cinco cañones sustraídos esa misma mañana de Les Invalides. Se emplazan frente a las puertas y puentes levadizos de la Bastilla, disparan contra ellas y la Bastilla capitula.

17:00, la muchedumbre invade la Bastilla, libera a los siete prisioneros comunes que estaban encarcelados, se apodera de la pólvora y de las balas y lleva a la Cámara municipal la guarnición de la Bastilla. Durante el trayecto, el gobernador es asesinado cortándole la cabeza. Muchos invalides son asesinados. Los asaltantes tuvieron un centenar de muertos y 73 heridos.

Demolición de la Bastilla[editar]

Columna de Julio.

La Bastilla se empezó a demoler a partir del 16 de julio por un empresario que vendió gran parte de sus piedras como recuerdo (piedras esculpidas representando la Bastilla en miniatura). Incluso se transformó en objetos de piedad y de culto todo lo que se pudo recuperar de carpintería y hierros forjados de la vieja fortaleza. La mayor parte sirvió para construir el puente de la Concordia.

Plaza de la Bastilla[editar]

Desde el 16 de junio de 1792 se decidió que el lugar que ocupaba la Bastilla formaría una plaza llamada de la Libertad, y que una columna se levantaría en ese lugar. Palloy puso la primera piedra, pero la construcción no se llevó a cabo. Se instaló una fuente en 1793.

Napoleón, en sus proyectos de remodelación de París, propuso, en 1808 construir un monumento en forma de elefante. Debería medir 24 m de alto y se utilizaría el bronce fundido de los cañones sustraídos a los españoles. Se podría acceder a su interior por una escalera situada en una de sus patas. Pero sólo se realizó una maqueta, a tamaño natural, en escayola. En la obra de Victor Hugo, Los miserables, se hace mención de la misma ya que la utilizó como refugio de Gavroche. Esta maqueta fue destruida en 1846.

Se decidiría, en 1833, construir la Columna de Julio, que estaba prevista elevar en 1792, pero se inauguró en 1840.

Detenidos célebres[editar]

Interior de la Bastille, visitas a los prisioneros. Dibujo de 1785 de Jean Honoré Fragonard.

La Bastilla hoy[editar]

Todavía se pueden contemplar algunos vestigios en el andén de la línea 5 del Metro, en la estación Bastilla. También se pueden ver restos de los cimientos de la torre de la libertad (en la que estuvo encerrado Sade), que fueron descubiertos a finales del siglo XIX y trasladados a un jardín del bulevar Henri IV.

Desde el 31 de enero de 1889, el 14 de julio es la fiesta nacional de Francia. Sin embargo, oficialmente, esta fiesta nacional no conmemora directamente la toma de la Bastilla, sino la Fiesta de la Federación, que tuvo lugar al año siguiente, el 14 de julio de 1790 en la explanada del Campo de Marte. La Asamblea Nacional quiso que ese primer aniversario de la toma de la Bastilla fuese la fiesta de la reconciliación nacional y de la unidad entre franceses. Pero el pueblo francés sigue asociando la fiesta nacional con el suceso más señalado ocurrido un 14 de julio; una gran mayoría de franceses apenas recuerda el 14 de julio de 1790.

Notas y referencias[editar]

  1. Deux amis de la Liberté, Histoire de la Révolution (1790), Jean Dusaulx, De l'Insurrection parisienne et de la prise de la Bastille (1790), Cousin Jacques, Supplément nécessaire au précis exact de la prise de la Bastille (1789).

Enlaces externos[editar]




Coordenadas: 48°51′12″N 2°22′6″E / 48.85333, 2.36833

Véase también[editar]