Nicolas Fouquet

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nicolás Fouquet.
Retrato de Fouquet por Eduard Lacretelle.

Nicolas Fouquet (París, 27 de enero de 1615Pignerol, 3 de abril de 1683) fue un estadista francés. Vizconde de Melun, vizconde de Vaux, marqués de Belle-Île y todopoderoso Superintendente de Finanzas del rey Luis XIV, protector y mecenas de escritores y artistas, fue depuesto en 1661 por el joven monarca y encerrado en prisión, donde murió en circunstancias misteriosas.

Juventud[editar]

Nicolas Fouquet era hijo de François IV Fouquet, Consejero de Estado en el Parlamento de París y socio de la Compagnie des îles d'Amérique. Su familia hizo fortuna con el comercio de textiles antes de dedicarse a la magistratura. Contrariamente a las conjeturas que se hacían en aquella época, la suya no era una familia de origen noble, sino que accedió a la llamada nobleza de toga al comprar su padre el cargo de consejero del Parlamento.

Al cumplir los 12 años, comienza sus estudios en el Colegio de Clermont, dirigido por los Jesuitas. Paralelamente, ayuda a su madre, Marie de Maupéou, en la preparación de medicamentos para los pobres. Su afición e interés por la química y la farmacia persistirá durante toda su vida. En enero de 1631, es tonsurado, convirtiéndose en tesorero de la Abadía de Saint-Martin de Tours y recibe una recompensa del Priorato de Saint-Julien de Doüy. A continuación se licenciaría en Derecho y se inscribe en el colegio de abogados.

Carrera política[editar]

Magistrado[editar]

En junio de 1633, su padre compra un cargo de consejero en el Parlamento para su hijo mayor. Al no disponer de dinero suficiente, tan solo puede conseguir para Nicolás un cargo en el parlamento de Metz, que había creado no hacía mucho tiempo Richelieu. A solicitud de Richelieu, Nicolás redacta un proyecto de declaración a Carlos IV de Lorena. Se trataba de justificar la entrada de tropas francesas en sus estados. El joven Nicolás se dedica a la tarea encomendada con intensidad. En 1638, la Corte de Metz le elige para participar en el consejo soberano impuesto por Francia en Nancy. Allí disfrutaba de la temporada de teatro y participaba en bailes y festines. Ese mismo año, su padre le cede su participación en la Compagnie des îles d'Amérique.

El 24 de junio de 1640, se casa con Marie Fourché, que pertenecía a una buena familia bretona. Ella aporta una importante dote de 160.000 libras. El 1 de febrero de 1641, compra el Vizcondado de Vaux, en el bailliage (territorio sobre el que un alguacil tenía jurisdicción) de Melun. Muy pronto su buena suerte cambia. En agosto su mujer muere al poco tiempo de haber dado a luz a su hija Marie. En 1642, la muerte de Richelieu pone fin a sus sueños de hacer fortuna gracias al comercio con las colonias, debiendo entonces resignarse a una carrera de magistrado. En 1644, es nombrado Intendente de Justicia, Policía y Finanzas en Grenoble. Durante ese verano, al poco de tomar posesión de su cargo, comete el error de abandonar su puesto sin autorización. Aprovechando la ausencia de sus superiores inmediatos viaja hasta Agde para asistir a la ceremonia en la que su hermano mayor François es nombrado obispo. Pero durante su ausencia, estalla una revuelta en protesta por los impuestos, aunque es rápidamente sofocada. Durante el viaje de vuelta, comienzan otras revueltas. Se trata de la «Sedición de las Mujeres» en Valence. Fouquet demuestra calma y control para apaciguar los ánimos y como recompensa es readmitido en el cuerpo de maîtres des requêtes. En 1647, una vez concluida la Guerra de los Treinta Años es nombrado intendente del ejército en Picardía.

El periodo de la Fronda[editar]

En 1648, se convierte en Intendente de la Generalidad de París. La Fronda da a este puesto una importancia inesperada. Inmediatamente Fouquet se pone de parte de Ana de Austria y de Mazarino, ganándose así la simpatía de la reina. Tras la detención de Unión, envía a la reina una carta en la que le aconseja el negociar con sus enemigos a fin de dividirlos, actitud que conserva durante toda la Fronda. Durante el asedio de París, Fouquet se encarga de los servicios de subsistencia. En 1652, dio un gran paso en sus pretensiones al adquirir por 450 000 libras el cargo de Procurador General.

El 5 de febrero de 1651, vuelve a casarse. La nueva madame Fouquet, de soltera Marie-Madeleine de Castille-Villemareuil, pertenece a una familia de mercaderes que habían adquirido títulos nobiliarios. Ella tiene tan solo 15 años, él tiene 36. Su dote es inferior a la de Marie Fourché, pero aporta en compensación un vasto círculo de contactos.

El 31 de julio, una sentencia transfiere el parlamento a Pontoise. Fouquet supervisa la operación, llevada a cabo con gran satisfacción de las masas. Fouquet obtendrá su revancha al concluir la Fronda. Durante la lectura de la sentencia del 22 de octubre de 1652, tras la lectura del acto de amnistía, Fouquet pronuncia un gran discurso alabando la clemencia del rey y fustigando a sus colegas.

Superintendente de Finanzas[editar]

El 7 de febrero de 1653 es nombrado por Abel Servien, Superintendente de Finanzas. Su nombramiento se debe a su buena conducta durante la Fronda, pero también debe agradecérselo a su hermano Basile, conocido como «el Abad Fouquet», jefe de la policía secreta de Mazarino. Su ascensión social es ratificada con el matrimonio de su hija Marie con Armand de Béthune, Marqués de Charost, descendiente de Sully. Fouquet dota a su hija de modo principesco pues aporta al matrimonio 600.000 libras en especies.

Tras la bancarrota de 1648, las finanzas reales se encuentran en un estado desastroso. Luis XIV necesita dinero tanto para sus gastos personales como para pagar a sus regimientos. Fouquet acude entonces a los intendentes. En julio de 1653, impone la revalorización de la libra tournois, pasando el precio de la pistola de oro de 12 a 10 libras. Gracias a las medidas impulsadas por Fouquet se obtiene algo de crédito y la situación mejora.

Sin embargo, esta situación de bonanza económica hace olvidar los apuros pasados con anterioridad y de nuevo el gasto se dispara, reapareciendo la crisis en 1654. Para hacer frente a la situación Servien, Mazarino y Fouquet deben comprometer sus fortunas personales. Fouquet y Servien, por su parte, casi no se entienden. Fouquet solicita en diciembre de 1654 un reglamento para delimitar las funciones propias de cada uno de ellos. Servien pretende atribuirse los gastos, y Fouquet los ingresos. La fortuna y los contactos de Fouquet le permiten recuperar la confianza de los tratantes y así obtener dinero para el rey. En noviembre de 1657, Fouquet concede un préstamo de 11,8 millones de libras a Mazarino.

Fouquet recurre igualmente a la fórmula de los «asuntos extraordinarios», es decir, a los impuestos. En 1655 crea 17 nuevos impuestos, entrando en vigor el 20 de marzo de ese mismo año. Como ocurrió durante la Fronda, las críticas le llueven, lo que ocasiona la célebre acta en la que el mismísimo Luis XIV aparece de improviso en el Parlamento, vestido con ropa de caza, para imponer su voluntad.

A la muerte de Servien en 1659, Fouquet seguirá solo en el cargo hasta 1661. Ese año, Mazarino, en su lecho de muerte le recomienda al rey, afirmando de él que «es capaz de grandes cosas, a condición de quitarle de la cabeza los edificios y las mujeres». Fouquet es nombrado Ministro de Estado por Le Tellier y por Hugues de Lionne.

Protector de las Artes y las Letras[editar]

Saint-Mandé[editar]

Fouquet tuvo numerosas residencias. En su juventud habitó en la casa familiar de la rue de Jouy de París. A continuación adquiere una casa cerca de la rue de Matgnon, antes de mudarse al hôtel de Castille, finca incluida en la dote de su segunda esposa. A continuación adquiere el hôtel de Narbonne y el hôtel d'Émery, colindantes con el domicilio de Mazarino. También compra una gran propiedad en Saint-Mandé. La hace reconstruir y embellecer. Forma una gran colección de libros, tan solo superada por la de Mazarino (50.000). Se desarrolla su gusto por los jardines: los arregla, decorándolos con estatuas, invernaderos y naranjos. Sin embargo, no demuestra un gusto muy refinado, simplemente se limita a buscar piezas decorativas y fastuosas. Da numerosas e importantes recepciones, así el 25 de marzo de 1656 recibe a toda la Corte en pleno.

Vaux-le-Vicomte[editar]

Fachada del Château de Vaux-le-Vicomte.

A partir de 1653, manda construir un magnífico Château en Vaux-le-Vicomte (en la actual comuna de Maincy). La propiedad inicial, adquirida antes de su nombramiento como Superintendente, consistía únicamente en un viejo chatêau rodeado de tierras sin cultivar. Fouquet comienza a adquirir las propiedades colindantes, desmantela el pueblo de Vaux y algunas aldeas y bosques, desvía un río y arranca viñedos. También se realizaron trabajos para la captación de aguas.

Contrata a Luis Le Vau, Charles Le Brun y André Le Nôtre y se rodea de una pequeña corte de escritores, como Molière, La Fontaine, Madame de Sévigné o Madame de Scudéry. El rey visita la propiedad por primera vez en julio de 1659. El 17 de julio de 1660, Fouquet vuelve a acogerle en su casa, acompañado en esta ocasión por el infante en el viaje de regreso desde San Juan de Luz.

El 11 de julio de 1661, recibe de nuevo la visita de la Corte. Luis XIV no puede asistir a la fiesta, así que ésta vuelve a repetirse el 17 de agosto. Es una celebración suntuosa, con chorros de agua, fuegos artificiales, un banquete para 1.000 comensales y supervisado por François Vatel, se interpreta la obra de Molière Fâcheux, creada especialmente para la ocasión. Luis XIV se enfurece al ver tanto esplendor en casa de Fouquet mientras que sus propiedades están vacías y empieza a sospechar del origen de tanta riqueza. El ofrecimiento de Fouquet para regalarle Vaux no hace más que aumentar la irritación del rey.

Contrariamente a lo que recoge la historiografía tradicional, transmitida por ejemplo en la obra de Paul Morand Fouquet ou le Soleil offusqué, no fue esta extravagante celebración en Vaux la que motiva la detención de Fouquet. En efecto, la decisión ya estaba tomada, sin embargo, la fiesta sí que explica la determinación de Luis XIV por acabar con este ministro que le hace sombra.

Los salones[editar]

Al terminar la Fronda, Fouquet funda un salón en Meudon. Este salón sería frecuentado por Paul Pellisson, Charles Perrault, Philippe Quinault, Gilles Ménage y Jean de La Fontaine entre otros. Fouquet suele coincidir con científicos como el médico Samuel Sorbière o el filósofo François de La Mothe Le Vayer. A partir de 1660 se interesaría por los trabajos de Molière.

El salón de Vaux reunió bastantes riquezas, no solo materiales, sino también intelectuales. El propio Fouquet escribía poemas, canciones, adivinanzas y rimas que recogían pequeñas lecciones morales. También subvenciona a numerosos escritores como Pierre Corneille (2.000 libras anuales), Paul Scarron (1.600 libras anuales) o Jean Ogier de Gombauld (1.000 libras anuales).

Retrato[editar]

A pesar de su aparente fragilidad física y su juventud, Fouquet mostró un gran coraje y sangre fría. No se rindió fácilmente ante la adversidad y para salvar las mayores dificultades contaba con los recursos de su inteligencia y su elocuencia.

Gracias al poder de persuasión de sus palabras, Fouquet es capaz de subyugar tanto a las masas frustradas, desbordantes de miseria e ira como a los espíritus más refinados de la Corte o de Palacio, a quienes les encanta oír sus opiniones. Ante situaciones difíciles, Fouquet se muestra siempre como un hombre dialogante, siempre dispuesto a la negociación. Sus habilidades le permiten adaptarse rápidamente a las circunstancias y tomar el control de la situación. En resumen, demuestra las cualidades propias de un hombre de acción, junto con un sentido de la prudencia que le permite gestionar los recursos. Tenía un carácter que le predisponía a convertirse en Superintendente de Finanzas, eficaz y adulado, capaz, como si fuera un prestidigitador, de hacer aparecer el dinero donde no lo había.

Por donde quiera que pasaba Fouquet podía apreciarse un fenómeno que le acompañaría toda su vida, su seductora personalidad, su facultad de imponerse a los otros hacen maravillas.

Nicolas Foquet tenía un espíritu adaptable y creativo, y poseía numerosas cualidades raramente reunidas en un solo hombre: está lleno de encanto y conoce a la perfección el aparato fiscal y financiero del reino. Su carácter le empujaba igualmente a ser el mejor al cumplir con su funciones, tanto por su deseo de servir como para alcanzar así la gloria; siempre está dispuesto a perderlo todo por triunfar.

Durante su adolescencia y después en su juventud, tuvo que enfrentarse a los asuntos de alta política y los problemas económicos más graves que afectaron al reino; los temas marítimos y coloniales son para él familiares.

Pocas mujeres pudieron resistirse a los encantos de Fouquet, y aquéllas que, como Madame de Sévigné, lo hicieron, estaban encantadas de conservar su amistad.

Procesamiento[editar]

Arresto[editar]

El 5 de septiembre de 1661, mientras la Corte estaba en Nantes para la celebración de los Estados de Bretaña, Luis XIV ordena a su capitán de guardia d'Artagnan (no confundir con personaje novelesco al cual prestó su nombre) que arreste a Fouquet acusado de malversación. Jean-Baptiste Colbert ha denunciado el enriquecimiento de su rival y la magnificiencia de la fiesta en Vaux-le-Vicomte no hizo más que incrementar los celos de Luis XIV, precipitando la caída del ministro.

Su amigo Hugues de Lionne solicita al rey compartir la desgracia del superintendente, pero Luis XIV rechaza su petición. Belle-Île se rinde sin oponer resistencia a las tropas del rey. Todas las residencias de Fouquet son selladas, al igual que las de sus clientes. Madame Fouquet se exilia en Limoges, Louis y François son confinados en sus diócesis. Gilles es destituido de su cargo de Primer Escudero y el propio Basile tuvo que exiliarse en Guyena.

Instrucción[editar]

El 7 de septiembre, Fouquet es trasladado al château d'Angers. Las investigaciones comienzan, en presencia de Colbert, que asiste como simple particular sin ningún papel en la instrucción del caso. Un plan con la defensa de Fouquet es descubierto en Meudon escondido en un espejo. El 12 del mismo mes, Luis XIV suprime la superintendencia, sustituyéndola por un Consejo Real de Finanzas. Colbert se hace entonces con el puesto de Fouquet en el Consejo, con rango de ministro.

El 15 se constituye una Cámara de Justicia, compuesta por magistrados de la Cámara de Ayudas y de la Cámara de Cuentas. Su objetivo es «la investigación de los abusos y malversaciones cometidos en las finanzas desde 1635». El 1 de octubre, Fouquet es trasladado al château d'Amboise. El populacho le insulta allí por donde pasa.

La instrucción del proceso comienza el 3 de marzo de 1662. Al día siguiente comienzan los interrogatorios, mientras que Fouquet desconoce los cargos que se le imputan. El 13 de marzo, a petición del Procurador General Omer Talon, la corte anula por fraudulento un préstamo de un millón de libras, avalado mediante los tailles (impuestos directos de la época) y concedido por Fouquet.

Paralelamente, los amigos del prisionero publican escritos en su favor. Pellisson, preso en la Bastilla, publica a escondidas un Discurso al rey de uno de sus fieles súbditos a propósito del procesamiento de M. Fouquet, del que Luis XIV llega a tener conocimiento. La opinión pública empieza a cambiar, y se muestra partidaria de Fouquet. Colbert, furioso, hace perseguir a los autores y a los vendedores ambulantes de las gacetillas en favor de Fouquet.

La sentencia[editar]

En mayo Fouquet es acusado. El 6 de julio el Consejo le prohíbe presentarse ante el Parlamento de París a pesar de su calidad de antiguo procurador general. El 18 de julio se enfrenta a los testigos. Hasta el 7 de septiembre la corte no acuerda una audiencia para el acusado. El 18 de octubre marca una etapa importante del proceso: el procedimiento continuaría por escrito.

El presidente designa una lista de informadores. Madamme de Maupéou, que actúa por cuenta su hijo, haciendo uso de su derecho recusa a dos de ellos. Luis XIV replica que él había elegido precisamente a esos dos magistrados y rechaza cualquier modificación. El 10 de diciembre, Colbert sustituye a Lamoignon, considerado demasiado favorable para el acusado, por Séguier, del que es bien sabido el odio que profesa al antiguo superintendente.

Finalmente, el 3 de marzo de 1663, la corte acepta comunicar a Fouquet las piezas de su elección, y consiente en utilizar únicamente aquellas que él hubiese estudiado. Durante este tiempo, los cómplices de Fouquet son juzgados y condenados. Así Jean Hérault de Gourville es condenado a muerte en rebeldía y por el delito de «péculat» (desvío de fondos públicos por parte de un contable del reino) y de «lèse-majesté» (atentados contra el soberano o contra los símbolos de su majestad, ya sean objetos, decisiones o personas, incluidos sus representantes, etc.).

Mientras que el rey solicitaba discreta pero firmemente que fuese condenado a muerte, el 21 de diciembre de 1664 la Cámara decidió desterrar a Fouquet, que fue declarado culpable de los cargos de péculat y de lèse-majesté. Furioso, Luis XIV conmuta la sentencia por otra de cadena perpetua en Pignerol, plaza fuerte real situada en los Alpes. Los ricos financieros amigos de Fouquet también son perseguidos por la misma cámara de justicia hasta 1669. Los nobles no son molestados.

El fin[editar]

Oficialmente, Nicolás Fouquet muere en la fortaleza de Pignerol el 3 de abril de 1680, pero su certificado de defunción jamás fue encontrado.

Su amigo Gourville afirmaría en sus memorias que Fouquet, liberado poco antes de su muerte, habría sido envenenado por secuaces de Colbert.

Su alta posición social en el momento de su detención, y por lo tanto, los numerosos secretos a los que habría tenido acceso por su cargo, el especial interés del rey por encarcelarle que lo llevó incluso a hacer caso omiso de las sentencias de los jueces, hizo que numerosos autores, mezclasen la suerte de Fouquet a la del que dio por conocerse como El Hombre de la Máscara de Hierro. Por otra parte, Alejandro Dumas en su obra El Vizconde de Bragelonne, se ocupa profundamente del personaje histórico de Fouquet, entrelazando su historia con la del famoso prisionero, al que le atribuye como identidad la de hermano gemelo del rey Luis XIV, encarcelado y obligado a usar la máscara de hierro bajo pena de vida, para ocultar su parecido con el soberano, y tras haber usado ese parecido para intentar reemplazar al rey en un orquestado y sutil golpe de estado secreto. En esta novela, es el mismo Fouquet quien desenmascara el fraude y libera al verdadero Luis XIV de la Bastilla, en donde había sido encerrado por los conspiradores. El agradecimiento del rey no es tanto como para evitarle a su superintendente de finanzas la caída y detención, ya planeada y decidida de antemano con la colaboración del intendente Colbert.

Enlaces externos[editar]