Territorio de Oregón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El territorio de Oregón (1818-46)
En rosa pálido, territorio de México; en naranja, antiguo territorio de La Luisiana, ya anexada a los EE. UU.; en verde, territorio del Dominio Inglés del Canadá; en marrón, arriba a la izquierda, territorios reconocidos por Inglaterra y los EE. UU. a la América Rusa (Alaska); en marrón más claro, condominio anglo-estadounidense de El Oregón, sobre territorios anteriormente novohispanos.

El Territorio de Oregón (en inglés, Oregon Country) es el nombre con el que era conocida la región del noroeste de América del Norte situada al oeste de las Montañas Rocosas, hasta el océano Pacífico, y comprendida, aproximadamente, entre las latitudes 42°N y 54°40'N.

Actualmente, ese territorio está dividido en la provincia canadiense de Columbia Británica, y los estados estadounidenses de Oregón, Washington e Idaho, así como partes de Montana y Wyoming.

Etnias nativas[editar]

A la llegada de los europeos el territorio se encontraba habitado por numerosas tribus amerindias, como los Nutcas (en grafía inglesa: "nootkas"), Chinuc, Lummni, Bella-Bella, Bella Coola, Shalish, Tlinglit, Kwakiutl, Haida, Macah, Quinault, Nez Percé, Okanogan, Palouse, Quileute, Espocanes, Uenachi, Yakima, Babine, Chilcotín o Tsilhqot'in, Gitksam, Kaska, Sinixt, Nuxálk, Sekanri, Tsetsact o Kutenai.

Presencia española[editar]

Los primeros europeos en llegar fueron los españoles que realizaron sus primeras exploraciones ya en el siglo XVI (véase historia de California). De los españoles procede el topónimo, ya que el territorio fue llamado originalmente de los «orejones» o, como era frecuente en el idioma español de entonces la singularización «El Orejón».[1] A finales del siglo XVIII, ante las incursiones y reclamaciones de los rusos procedentes de Alaska y de los británicos, España extendió sus reclamaciones por el norte hasta el paralelo 60°N, hasta el sur de la actual Alaska, enviando varias expediciones, entre las que destacaron las de Juan José Pérez Hernández (1774) –que descubrió para los europeos el monte Olympus, al que bautizó como Sierra Nevada de Santa Rosalía–, Manuel Quimper, Francisco de Eliza –que descubrió el puerto al que llamó Nuestra Señora de los Ángeles (hoy Port Ángeles), estableciendo allí un apostadero–, Jacinto Caamaño, Dionisio Alcalá Galiano, Cayetano Valdés, Gonzalo López de Haro, Pedro Alberni, Francisco Antonio Mourelle, Salvador Fidalgo, Juan Carrasco, José María Narváez, Bruno de Heceta, Juan Francisco de la Bodega y Quadra y Alejandro Malaspina.

Uno de los núcleos de los españoles en el Oregón fue establecido en la isla de Quadra y en el fuerte de San Miguel de Nutcas, al mando de Esteban José Martínez (ver: Territorio de Nutca) quedando el territorio incorporado al Virreinato de Nueva España. Ante la presión conjunta de británicos y rusos, los españoles debieron de retroceder, y por la Convención de Nutka la frontera española (que era también el límite de la Alta California) descendió a los 49°N (aproximadamente el límite sur del Canadá), limite que se mantuvo hasta el tratado Adams-Onís de 1819.

En 1792, el virrey de la Nueva España, conde de Revillagigedo, hizo edificar el Fuerte de Santa Rosalía en la bahía Nea, en las cercanías del poblado hoy llamado Neah Bay (aprox. en 48°21′01″N 124°38′01″O / 48.35028, -124.63361). En 1811, antes del tratado, el comerciante John Jacob Astor fundaba, mediante una expedición conjunta por tierra y mar, la factoría de Astoria en la boca del río Columbia.

El Reino Unido y los Estados Unidos en el Oregón[editar]

A partir de los acuerdos hispano-británicos de Nutca/Nootka y del tratado hispano-estadounidense de Onís-Adams (también conocido en la historiografía española como "Tratado de La Florida de 1820"), España quedó prácticamente fuera del territorio de Oregón y se concretó la presencia británica y estadounidense. Los estadounidenses pronto extendieron sus asentamientos y puestos comerciales hacia la costa del Pacífico, con el fin de conseguir una ruta terrestre que les permitiese abrir sus mercados al Japón y China. Por ello se realizó por tierra la expedición de Lewis y Clark asesorados por el español Manuel Lisa ya que Lisa había inaugurado desde tiempos de la Luisiana española la ruta que luego se haría célebre como Camino del Oregón la cual unía y une las costas del océano Pacífico Norte con la extensa cuenca del río Misisipi.

Los británicos pretendieron la totalidad del territorio ya llamado «Oregon» es decir, llevaban su reclamación por el sur hasta el paralelo 42°N, que había sido el límite acordado en 1819 entre España y EE. UU. en el Tratado Adams-Onís. El contencioso entre Inglaterra y los Estados Unidos se resolvió bastante pacíficamente, y hasta 1846 el Reino Unido –en lo fáctico, la propia Inglaterra– y los Estados Unidos, mediante la Convención anglo-estadounidense de 1818, ejercieron un condominio sobre todo el Territorio de Oregón, asegurándose además la inhibición de posibles reivindicaciones mexicanas o rusas. En 1846 se establecieron los límites entre el dominio –entonces inglés– de la Columbia Británica y el territorio de Oregón estadounidense, que llegó a ser elevado hasta los 54°40'N. De resultas de ese tratado, los límites resultaron ser, en general, los fijados entre Gran Bretaña y España durante la Convención de Nutca de 1790, a pesar de que EE. UU. pretendió la costa de la Colombia Británica hasta Alaska e Inglaterra exigía por el sur las costas del estrecho de Juan de Fuca (que actualmente corresponden al sector extremo noroeste del estado de Washington, entonces llamado Oregón Central).

El Territorio de Oregón estadounidense[editar]

Tras el Tratado de Oregón de 1846 —por el que el Reino Unido retenía todos los territorios al norte del paralelo 49°N, ahora con el nombre de Columbia Británica— y después de finalizar la guerra mexicano-estadounidense con el tratado de Guadalupe Hidalgo, el 14 de agosto de 1848, por un acto del Congreso de los Estados Unidos, se organizó con el nombre de Oregon el territorio entre los paralelos 42º y 49° Norte que al este tenían como límite el sector de las Montañas Rocosas llamado la cordillera Divisoria de Aguas. De ese modo el Territorio de Oregón (Oregon Territory) incluía los actuales estados de Oregón, Washington e Idaho, y partes de Montana —la situada al oeste de la Divisoria continental de las Américas— y Wyoming —la situada al oeste de la Divisoria Continental y al norte del paralelo 42°N.

La primera capital del territorio fue Oregon City, entre los años 1848 y 1851, siendo luego capital Salem desde 1851 a 1855. Corvallis fue brevemente capital en 1855, para luego recobrar el año siguiente la capitalidad Salem.

En 1853 el sector del territorio al norte del curso inferior del río Columbia y al norte del paralelo 46°N, fue reorganizado como Territorio de Washington (antecedente del actual estado de Washington).

El 14 de febrero de 1859 todo el territorio de Oregón pasó a ser un estado más de los EE. UU., siendo algunas zonas incluidas en el Territorio de Washington, que actualmente pertenecen al Idaho meridional y al Wyoming occidental.

En 1868 y en 1863 algunos sectores orientales pasaron a formar parte de los entonces territorios de Nebraska (Territorio de Nebraska) y de Idaho (Territorio de Idaho) respectivamente.

Notas[editar]

  1. En rigor el origen del topónimo aún hoy es muy discutido. Los historiadores ingleses y estadounidenses tienden a desmerecer las posibles etimologías hispanas y por ello refuerzan etimologías aborígenes de las actuales Canadá y Estados Unidos, y en este contexto suponen probables deformaciones de la palabra «Ouiconsink» (Wisconsin) mutada por los exploradores franceses del Canadá como "Ouarican-sint"; o un etimo algonquino: «wauregan» (hermoso), o una palabra regional como «oolighan» (grasa de pescado, ya que era usada como alimento en la zona); incluso se llega a suponer la etimología en la forma francesa «ouragan» (huracán). Otras etimologías de origen español –aparte de Orejón– que se han propuesto son una variante de Aragón, ya que muchos de los soldados españoles tenían procedencia aragonesa, y mucho menos probables, una deformación del apellido Obregón, o inclusive, la presencia de orégano.

Véase también[editar]