Reptiloide

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reptiliano y Humano

Los Reptiloides, también conocidos mayormente como Reptilianos o en su raza superior Draconianos, son supuestos reptiles humanoides que juegan un papel destacado en la ufología y en las llamadas teorías conspiratorias modernas.

Al tratar de explicar un origen, se ha propuesto su supuesto origen como la evolución de una raza inteligente en el planeta Tierra paralelamente a la humanidad, de origen extraterrestre o intraterrestre, entidades sobrenaturales o los restos de una antiquísima civilización pre-humana.

Mitología[editar]

Humanoides reptilescos de descripciones variadas han sido comunes en los mitos y leyendas de muchas culturas a través de la historia.

América[editar]

Quetzalcóatl es el nombre azteca de la deidad descrita como Serpiente Emplumada de la antigua Mesoamérica, uno de los principales dioses de muchas civilizaciones en lo que es hoy México y Centroamérica. El nombre Quetzalcoatl literalmente significa (serpiente emplumada) Quetzal Serpiente o serpiente con plumas de Quetzal (El Quetzal tiene connotaciones divinas en estas civilizaciones). Relacionados a este están Kukulkan, de los mayas y Gukumatz de los Quiche.

Europa[editar]

Cécrope I, el mítico primer rey de Atenas era mitad hombre, mitad serpiente. Se ilustra como ejemplo en un friso en el altar de Zeus de Pergamo.

Medio Oriente[editar]

En la cultura del Egipto antiguo nos encontramos con las imágenes de Sobek.

En las culturas judaica y cristiana, en Génesis, se relata como Adán y Eva son seducidos por la Serpiente para alimentarse del Árbol del Conocimiento (del Bien y el Mal), y como consecuencia son expulsados del Edén.

India[editar]

En escrituras y leyendas de la India, los Naga (devánagari: नाग) son descritos como seres reptilianos que viven subterráneamente y que interactúan con los seres humanos en la superficie. En algunas versiones se dice que estos seres vivieron alguna vez en un continente en el océano Índico y que se hundió en las aguas. Textos de la India también hacen referencia a los Sarpa (devanagari: सर्प).

Lejano Oriente[editar]

Los chinos, vietnamitas, coreanos y japoneses hablan en su historia acerca de 龍 (Lóng) (Yong en coreano, Ryu en japonés) o dragones, concebidos en ambas formas físicas y metafísicas, pero raramente descritos en forma humanoide. En el folklore de Japón se habla de seres como los Kappa, demonios acuáticos anfibios con aspecto de tortuga y pico de pájaro, y también de Orochi, una serpiente monstruoso similar a la Hydra occidental.

Ufología y criptozoología[editar]

El Dinosauroide[editar]

El concepto dinosauroide surge de una investigación sobre los dinosaurios terópodos como el Troodon, y el Saurornithoides. Dado que estos animales poseían el cerebro más grande -comparado con el tamaño de su cuerpo- del período Mesozoico, algunos han especulado que de no haberse extinguido, estos animales habrían tenido la probabilidad de evolucionar hasta una forma parecida a la humana. Cabe destacar que este concepto no tiene ningún asidero científico y solo fue desarrollado dentro del marco especulatorio.

Razas extraterrestres[editar]

Los belatricianos son una supuesta raza extraterrestre cuya existencia no ha sido comprobada. Los belatricianos son descritos como seres reptiloides con cierto resplandor fosforescente en la piel. Su color es entre anaranjado y amarillo y visten trajes espaciales.

El supuesto médium Sheldan Nidle y su pareja Coreen Marshall, aseguran canalizar mensajes de los belatricianos para la Humanidad. Según la pareja de supuestos contactados, los belatricianos fueron una cruel raza de tiranos galácticos, ahora arrepentidos y deseosos de lograr la paz y ser aceptados dentro de la Galaxia. De allí su deseo por corregir las atrocidades del pasado y convertirse en miembros responsables de la Federación Galáctica.

Son famosos dentro de las teorías de conspiraciones y muchos estudiosos del fenómeno OVNI; y son una tipología que presenta la mayoría de sus supuestas apariciones en los Estados Unidos, siendo prácticamente nulos los reportes de reptilianos en otros países.

David Icke[editar]

Gracias a la obra del escritor británico David Icke, la figura del reptiliano ha renacido con bastante popularidad, asociándola a teorías conspiratorias de dominación mundial por parte de los reyes, jefes de estado, aristocracia, magnates financieros muy ligados a la masonería contra la humanidad. Y tambien esta junto a la teoría de Zecharia Sitchin sobre los Anunnakis de que fueron realmente reptilianos.

Nuwaubianismo[editar]

Dick York, líder sectario estadounidense condenado por abuso sexual infantil, creó el Nuwaubianismo como una religión de nacionalismo negro derivada de la Nación del Islam. Dentro de su doctrina se incluye -entre otras cosas- que diferentes especies extraterrestres reptiloides operan dentro de la Tierra.

En la cultura popular[editar]

Los reptiloides han sido representados de variadas maneras en todos los campos de la cultura popular, y han servido como inspiración para crear numerosos personajes de ficción.

En la televisión[editar]

Series de ciencia ficción[editar]

En el cine[editar]

En la literatura[editar]

En los cómics[editar]

En los videojuegos[editar]

En la música[editar]

  • Foyone, a lo largo de su discografía.

Pruebas falsas[editar]

Representación artística de un caso de Ictiosis Arlequín, morbosamente presentados como "pruebas" de la existencia de los reptiloides en diversos sitios de internet

Es usual encontrar en internet cientos de sitios sobre criptozoología, ufología y otras pseudociencias afirmando poseer fotos o videos "reales" de seres reptiloides. Lo cierto, es que este material gráfico proviene de falsificaciones digitales, de imágenes del modelo de Dinosauroide creado por Dale Russell descrito en el apartado anterior, o más desafortunadamente, a la tergiversación de imágenes de casos de una enfermedad congénita llamada Ictiosis Arlequín.

Como en muchas otras leyendas, como es el caso del Dragón y el Pie Grande, se afirma como prueba de veracidad la supuesta "distribución universal del mito" en "culturas que no tuvieron relación entre sí". Lo cierto es que la distribución global de fósiles de dinosaurios y los hallazgos realizados por culturas antiguas previas a la paleontología moderna, y el que como especie, el ser humano comparta una serie de arquetipos y temores psicológicos pueden rebatir perfectamente este argumento.

Véase también[editar]

Referencias[editar]