Nuevo Orden Mundial (conspiración)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El lema "Novus Ordo Seclorum" ("Nuevo Orden de los Siglos") aparece también en el reverso del Gran Sello de los Estados Unidos, e igualmente se encuentra inscrito en el reverso de los billetes de dólar estadounidenses.

La teoría conspirativa del llamado Nuevo Orden Mundial afirma la existencia de un plan diseñado con el fin de imponer un gobierno único - colectivista, burocrático y controlado por sectores elitistas y plutocráticos - a nivel mundial.

La expresión Nuevo Orden Mundial se ha usado para referirse a un nuevo período de la historia y se pretende, de este modo, que hay pruebas de cambios drásticos en las ideologías políticas y en el equilibrio de poderes. El primer uso de esta expresión aparece en el documento de los Catorce Puntos del presidente de los E.U.A. Woodrow Wilson, que hace una llamada, después de la Primera Guerra Mundial, para la creación de la Liga de Naciones, antecesora de la Organización de las Naciones Unidas.

La frase se usó con cierta reserva al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando se describían los planes para la creación de las Naciones Unidas y los Acuerdos de Bretton Woods debido a la asociación negativa resultante del fracaso de la Liga de Naciones. El uso más amplio y reciente de esta expresión se origina sobre todo con el final de la Guerra Fría. Los presidentes Mikhail Gorbachev y George H. W. Bush usaron el término para tratar de definir la naturaleza de la posguerra fría y el espíritu de cooperación que se buscaba materializar entre las grandes potencias.

En una referencia a las hostilidades en Irak y Kuwait, la revista Time del 28 de enero de 1991 expresó: “Mientras caían las bombas y se disparaban los misiles, las esperanzas de un nuevo orden mundial cedieron lugar al desorden común”. Añadió: “Nadie debe forjarse ilusiones pensando que el nuevo orden mundial, del que tanto alarde se hace, se ha establecido o está cerca.”

Nunca se ha logrado la cooperación entre las naciones, y esto perjudica los esfuerzos por establecer un nuevo orden mundial. En un informe en la revista The World and I de enero de 1991, un grupo de peritos examinaron “las políticas exteriores que van surgiendo entre las superpotencias y el efecto que probablemente tengan en el nuevo orden mundial”. El editor llegó a esta conclusión: “La historia nos lleva a pensar que en el mejor de los tiempos se puede pasar muy fácilmente de la paz a la guerra. La cooperación internacional, particularmente entre las potencias principales, es crucial para una transición de éxito de la Guerra Fría a un nuevo orden mundial.”

Historia[editar]

Los illuminati -una sociedad secreta fundada en 1776 con el fin de promover ideas de la Ilustración- estuvieron aparentemente involucrados en una conspiración que buscaba reemplazar las monarquías absolutas y la preponderancia de la Iglesia por el "gobierno de la razón",[1] que era el objetivo general de la ideología liberal, revolucionaria e igualitaria dominante entre la intelectualidad de la época. Después de que el complot se descubrió, el grupo fue prohibido por el gobierno bávaro (1784) y aparentemente se disolvió en 1785.[2]

Sin embargo, los documentos relacionados con la conspiración se publicaron, y se alertó así a la nobleza y al clero de Europa, lo que le dio a la conspiración una gran publicidad y llevó a algunos pensadores a sugerir que todavía existía y que su objetivo era derrocar a los gobiernos europeos. Por ejemplo, Edmund Burke (1790) le da alguna credibilidad,[3] aunque sin mencionar específicamente cuál sería el grupo responsable,[4] y Seth Payson afirma -en 1802- que los illuminati todavía existen.[5]

Por consiguiente, algunos autores -por ejemplo, Augustin Barruel y John Robison- llegaron incluso a sugerir que los Illuminati estaban detrás de la Revolución Francesa, sugerencia que Jean-Joseph Mounier rechaza en su libro de 1801 On the Influence Attributed to Philosophers, Free-Masons, and to the Illuminati on the Revolution of France ("Sobre la influencia atribuida a filósofos, francmasones e Illuminati respecto a la Revolución Francesa", aún no traducido al español).[6]

Posteriormente (1903) el servicio secreto ruso de la época publicó el famoso panfleto Los protocolos de los sabios de Sion como una obra de propaganda antirrevolucionaria que incorporó casi textualmente argumentos encontrados en el Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, un ataque -en 1864- del legitimista militante Maurice Joly contra Napoleón III.[7]

La tesis central de Los Protocolos es que, si se remueven las capas sucesivas que cubren u ocultan las causas de los diversos problemas que afectan el mundo, se encuentra un grupo central que los promueve y organiza con el fin, primero, de destruir los gobiernos y órdenes sociales establecidos, y con el fin último de lograr el dominio. Ese contubernio central es un grupo de judíos, que -según se afirma- controla tanto los sectores financieros como diferentes fuerzas sociales que, a su vez, son los que -desde este punto de vista- provocan desorden y conflicto social: los masones, los comunistas y los anarquistas, entre otros.[8]

Nora Levin indica que los Protocolos gozaron de gran popularidad y grandes ventas en los años veinte y treinta. Se tradujeron a todos los idiomas de Europa y se vendían ampliamente en los países árabes, en los Estados Unidos e Inglaterra. Pero fue en Alemania, después de la Primera Guerra Mundial, donde tuvieron su mayor éxito. Allí se utilizaron para explicar todos los desastres que ocurrieron en el país: el armisticio en la guerra, el hambre, la inflación, etc.[9]

A partir de agosto de 1921, Hitler comenzó a incorporarlos en sus discursos, y se convirtieron en lectura obligatoria en las aulas alemanas después de que los nacionalsocialistas llegaron al poder. En el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, Joseph Goebbels (ministro de propaganda nazi) proclamó: «Los protocolos de los sionistas son tan actuales hoy como lo fueron el día en que fueron publicados por primera vez».[10] En palabras de Norman Cohn, esto sirvió a los nazis como «autorización del genocidio».

Posteriormente, en los Estados Unidos, durante el periodo del Peligro Rojo, teóricos estadounidenses de la conspiración -tanto fundamentalistas cristianos como seculares anti-gobierno central- fueron abrazando y promoviendo cada vez más una percepción de la masonería, del liberalismo y de la "conspiración judeo-marxista" como la fuerza directriz de la ideología del "ateísmo estatal", "colectivismo burocrático" y "comunismo internacional".[8] (en EEUU esos términos generalmente se emplean por esos sectores para referirse a, respectivamente, la Separación Iglesia-Estado; acción gubernamental en asuntos de seguridad social y organismos internacionales, tales como las Naciones Unidas)

"Ojo que todo lo ve" en los billetes de dólar

Así, por ejemplo, empezando en los 1960, grupos como la John Birch Society y el Liberty Lobby dedicaron muchos de sus ataques a las Naciones Unidas como vehículo para crear "Un Gobierno Mundial", promoviendo una posición de desconfianza y aislacionismo en relación a ese organismo. Adicionalmente, Mary M. Davison, en su The Profound Revolution (1966) trazó el origen de la supuesta conspiración del Nuevo Orden Mundial a la creación del Sistema de Reserva Federal en EEUU por un "grupo de banqueros internacionales" que posteriormente habrían creado el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) en ese país como "gobierno en las sombras". Cabe considerar que en aquellas fechas la frase "grupo de banqueros internacionales" se entendía como referencia a personas tales como David Rockefeller o a la familia Rothschild.

Posteriormente, y a partir de la década de 1970, Gary Allen[11] sostiene que el término Nuevo Orden Mundial es utilizado por una élite internacional secreta dedicada a la destrucción de todos los gobiernos independientes. Con ese autor el mayor peligro deja de ser la conspiración cripto-comunista y se transforma en la élite globalista que algunos identifican con el atlantismo del Grupo Bilderberg. Muchos de los mismos personajes -como Rockefeller- todavía ocupan un papel central pero no ya como cripto-comunista sino como parte de un grupo plutocrático y elitista,[12] grupo que controlaría tanto los gobiernos y sus instituciones -especialmente las policías secretas- como organismos internacionales.

Un papel importante en la generalización de esa percepción fue desempeñado por la trilogía satírica "The Illuminatus", de Robert Anton Wilson[13] que, a pesar de ser una parodia de la paranoia de sectores norteamericanos acerca de las conspiraciones secretas[14] y de que el propio autor ha dicho en más de una ocasión que no pretende que sea tomada en serio, llegó a tener influencia, probablemente debido a que Wilson busca crear en el lector una fuerte duda acerca de lo que es real y lo que no lo es, elaborando curiosas teorías a partir de una mezcla de hechos históricos con hechos fantásticos, citando autores imaginarios, pero creíbles, con autores reales ya tanto obscuros como conocidos, pero a veces sutilmente fuera de contexto. (Por ejemplo, citas de Isaac Newton acerca de la alquimia y la orden de la Rosacruz que necesitan cuidadosa examinacion para determinar si son correctas y relevantes.)

Esta “popularidad” de la teoría se acrecentó cuando -en 1990, poco después de la caída del Telón de Acero - el entonces presidente de los EEUU, George H. W. Bush, hizo varias referencias al Nuevo Orden Mundial. A pesar de que esas referencias fueron percibidas a nivel internacional como estableciendo -en el contexto político de la fecha- los objetivos de la diplomacia de EEUU - la llamada propuesta de la Pax Americana- muchos las entendieron como una validación de la teoría de la conspiración del NOM. En 1994 el ex-presidente de México Carlos Salinas de Gortari después de terminar su sexenio, se reunió con el aquel entonces el Secretario General de la OTAN Willy Claes con el fin de manipular a los países que forman este, y tener el control absoluto de las máximas potencias mundiales, enfocándose en los Estados Unidos con la intención de satisfacer sus intereses y adueñarse del Mundo.

Especulaciones acerca de los participantes y dirigentes de la conspiración[editar]

Para muchos, los conspiradores son simplemente “ellos”, un grupo amorfo que incluye a todos y a cualesquiera individuo(s) u organismo(s) percibido(s) como poderoso(s).[15] Así, los participantes en la conspiración incluirían o podrían incluir -aparte de los ya mencionados: comunistas, judíos, illuminati, plutócratas- a grupos tales como los masones,[16] grupos dentro de la Iglesia católica,[17] [18] los políticos[19] [20] los gobiernos (algunos o todos),[21] [22] etcétera, lo que se extendería incluso a los medios de comunicación,[23] [24] [25] [26] [27] los ecologistas,[28] las Naciones Unidas[29] [30] e incluso los extraterrestres.[31]

Se afirma también que muchas familias prominentes tales como, por ejemplo, los Rothschild, los Rockefeller, los Morgan, los Kissinger y los DuPont, lo mismo que algunos monarcas europeos, podrían ser importantes miembros, ya que mantienen relaciones entre sí como con figuras de alto poder. Organizaciones internacionales tales como los bancos centrales;[32] o el Banco Mundial, el FMI, la Unión Europea y la OTAN son mencionadas como componentes esenciales del NOM.

Por ejemplo, Émile Flourens, Ministro de Asuntos exteriores de Francia, denunció las premisas de la creación de la Sociedad de Naciones (antecesor de las Naciones Unidas) en un libro, señalando las influencías masónicas para crear un gobierno mundial.[33] Gary H. Kah considera que los masones son la fuerza que se halla detrás del plan de un gobierno mundial único, el Nuevo Orden Mundial.[34]

Igualmente, los presidentes y primeros ministros de naciones son incluidos en la conspiración. Y, sin argumentos más claros, también los socialistas o marxistas - Por ejemplo, William F. Jasper, miembro de la John Birch Society, denunció la supuesta pertenencia socialista o marxista de todos los secretarios generales de las Naciones Unidas, membresía que se toma como la participación de una futura dictadura mundial.[35] Una teoría parecida a las de John Coleman.[36]

Consecuentemente, los partidarios de esta teoría sugieren que ellos pueden afirmar hasta cierto punto quién forma parte de este grupo. Nadie puede determinar quién "no es" parte del NOM.

Igualmente confusas -o extensas- son las especulaciones acerca de quiénes serían los dirigentes de la supuesta conspiración. Según muchos de los proponentes de la teoría de la conspiración contemporánea, los Illuminati originales siguen existiendo y persiguen aún el cumplimiento de ese nuevo orden. Este grupo aglutinaría a los personajes más influyentes del mundo, los cuales se reúnen cada año en alto secreto en las reuniones del Grupo Bilderberg, guardados en todo momento por miembros de la CIA y la FBI (los Estados Unidos), el MI6 británico o la KGB, entre otros. Entre sus asistentes habituales se encuentran -de nuevo- David Rockefeller y "la familia Rotschild", junto a la Reina de Noruega y los presidentes de corporaciones como General Motors, Pepsi o Chrysler.

Otros grupos que, con alguna popularidad en los Estados Unidos en la actualidad, son percibidos como "líderes" en estos asuntos, se encuentran: “los sionistas”,[37] [38] [39] [40] “el gobierno”,[41] los extraterrestres,[42] los grupos plutocráticos,[43] el grupo Bilderberg, y, particularmente entre sectores religiosos protestantes, los católicos.[44] [45]

Esta última sugerencia ganó una renovada popularidad entre esos sectores, cuando el conocido telepredicador protestante Pat Robertson afirmó, en su difundido libro New World Order (1991), que tanto Wall Street como el Sistema de Reserva Federal, el Council on Foreign Relations, el Grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral organizan la conspiración a fin de ayudar al Anticristo.[46]

Planes putativos de los conspiradores[editar]

En esta área - más allá del aparente deseo de dominación mundial- parece haber aún más confusión. Las sugerencias van desde la implantación del reino del Anticristo, la cosecha de energía de los seres humanos, etcétera, hasta la mera ambición sin límites y el hecho de mantener a la gran mayoría sometidos y trabajando en provecho de los conspiradores (ver, por ejemplo: Zeitgeist). Sin embargo, cualquiera que sea ese gran objetivo final, seria imprescindible primero imponer un gobierno mundial.

Así, el llamado "proceso de globalización", iniciado a comienzos del siglo XX en todo el planeta, sería una de las múltiples facetas del establecimiento progresivo de este nuevo orden. Y, para lograr ese nuevo orden, los conspiradores buscan mantener al resto tanto en la ignorancia de la conspiración como divididos entre ellos.[47] para lo cual fomentan disensiones y conflictos, yendo tan lejos como a implementar actos terroristas a fin de culpar inocentes[48] creando así, por un lado, esa división entre las víctimas de la conspiración y, por el otro, una situación que facilita la implementación de medidas coercitivas y dictatoriales. (ver, por ejemplo: Movimiento por la verdad del 11-S y Loose change)

En adición los conspiradores dispondrían -y utilizarían- una serie de programas, actividades y armas secretas, cuyo uso se extendería desde el traspaso secreto de armas convencionales o avanzadas a regímenes u organizaciones que son públicamente presentados como adversarios o enemigos de EEUU, pasando por formas secretas de vigilancia sobre la totalidad de la población, el control mental de la misma[49] [50] y el uso de “controlados” -individuos bajo la influencia de tales técnicas-; la investigación y desarrollo de armas que controlan el clima algunas de las cuales podrían ser de origen extraterrestre[51] [52] y la diseminación de enfermedades tales como el sida.

Signos y pruebas de la conspiración[editar]

De acuerdo con defensores de la teoría, hay signos que prueban que este tema va más allá de una simple conspiración, por ejemplo, símbolos en la industria musical, logos de corporaciones y organizaciones mundiales, los murales en el Aeropuerto Internacional de Denver, signos de la Francmasonería en edificios (particularmente en Washington D.C.) y pentagramas en los planos de la ciudad,[53] el símbolo Illuminati en el Sello de Estados Unidos con las palabras "Novus Ordo Seclorum" en latín que significa "nuevo orden de los siglos" (o eras) que fue impreso en los billetes de un dólar desde 1935 por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau (hijo) bajo demanda del entonces secretario de Agricultura y futuro vicepresidente de los Estados Unidos, Henry A. Wallace, bajo la influencia de Nicholas Roerich.[54] El logotipo del Information Awareness Office que fue creado por el Defense Advanced Research Projects Agency, tiene el mismo símbolo.

Críticas[editar]

Según Jensen y Hsieh[55] la teoría del NOM se caracteriza- por poseer una visión cuasi apocalíptica del mundo, que conceptualiza los problemas y tentativa de solución en términos de un mal (todo aquello con lo que no están de acuerdo) y bien (todo lo que aceptan) absolutos, fuerzas que van ineludiblemente a una confrontación final, en la cual -a menudo, pero no siempre- las acciones de los creyentes tendrán un papel decisivo.

Según Barkun[56] los proponentes de la visión cometen dos errores: la “falacia furtiva”[57] y la “fusión paranoica”, que consiste en la absorción de temores de cualquier fuente. Ambos errores se combinan en la visión de un mundo en el cual todos los problemas son producto de conspiraciones en lugar de fuerzas sociales, políticas y económicas que debaten y se confrontan abiertamente y que en ocasiones llegan a acuerdos (véase conflicto social).

William Domhoff, profesor de psicología y sociología, escribe -en “There Are No Conspiracies”[58] que:

Hay varios aspectos de la visión general de las conspiraciones que no coinciden con lo que sabemos de las estructuras de poder. Primero: asume que un grupo reducido de individuos altamente educados y ricos desarrollan, de alguna manera, un deseo psicológico por el poder que los llevaría a hacer cosas que no corresponden con el papel que parecen tener. Por ejemplo, que capitalistas muy ricos ya no estarían interesados en hacer ganancias, sino dedicados a crear un gobierno mundial. O que los gobernantes elegidos estarían tratando de suspender la Constitución a fin de asumir poderes dictatoriales. Ese tipo de afirmaciones se han venido haciendo desde hace muchas décadas y, según se asegura siempre, “esta vez sí se están implementado”, pero nunca llegan a serlo. Dado que esas afirmaciones han resultado ser erróneas docenas de veces, tiene más sentido asumir que los líderes actúan por los motivos comunes, tales como hacer ganancias u objetivos institucionalizados para los políticos. Por supuesto que ellos desean tener ganancias tan grandes como sea posible y ser elegidos por mayorías muy grandes, y eso los puede llevar a hacer cosas que son desagradables, pero nada que tenga que ver con crear un gobierno mundial único o suspender la Constitución.[58]

Mark C. Partridge -uno de los editores de la revista “Diplomatic Courier” -notando que el nacionalismo ha estado en ascenso, que tanto Rusia como China han reafirmado sus respectivas independencia y poder, que las tentativas de avanzar a un ordenamiento (gobernanza) común o mundial han fallado notoriamente, que las Naciones Unidas parecen incapaces de mantener paz, progreso y estabilidad entre las naciones, etc,- se declara escéptico de que tal ordenanamiento común a nivel mundial pudiera hacerse realidad antes de dos siglos.[59]

Otros escépticos argumentan que la teoría de la conspiración lleva a la población a la desesperanza, cinicismo y modos de pensar confusos. Berlet (entre otros) argumenta que tales teorías favorecen movimientos populistas de derecha, los cuales desvían la atención de los verdaderos Crímenes de Estado y sus causas institucionales:

“Movimientos populistas de derecha pueden causar grave daño a una sociedad porque ellos a menudo popularizan la xenofobia, el autoritarismo, la demonización o culpabilización de las víctima y el conspiracionismo. Ellos pueden atraer a los políticos moderados a adoptar esas ideas a fin de atraer a los votantes, legitimando actos de discriminación (o incluso violencia) y abriendo la puerta para que grupos derechistas revolucionarios, tales como el fascismo, puedan reclutar desde movimientos populistas reformistas.(Berlet, op. cit)

Temores similares han sido expresados por investigadores asociados con el FBI[60] Esos autores sugieren gran cuidado al momento de aplicar las leyes en relación a esos grupos, en la medida que los miembros de los mismos podrían percibir como altamente opresivas o agresivas acciones por parte de los representantes de la ley que otros ciudadanos consideran normales (por ejemplo, la solicitud de permisos, incluso el preguntar el porqué un vehículo carece de matrícula o patente, ha llevado al asesinato de policías por parte de quienes se consideran “independientes” del gobierno). Esos autores notan que algunos han sugerido que las acciones de las fuerzas de la ley empeoraron la situación en situaciones tales como las de Ruby Ridge (1992) y Waco (1993), etc. En consecuencia el FBI emplea en la actualidad una aproximación de "reducción de tensión" en ese tipo de situaciones (op. cit.).

Esas observaciones han llevado a algunos a manifestar preocupación por que estas teorías podrían llevar a individuos o grupos a practicar una “resistencia” que podría extenderse desde el hacktivismo patriótico al Asesinato selectivo y el magnicidio, cualquier cosa[61] desde el Terrorismo por actos personales (como posiblemente sean los Ataques con carbunco en 2001 -incluyendo el ataque suicida como en el caso del Atentado aéreo en Austin de 2010- pasando por el semi-organizado -u organizado por grupos reducidos y aislados, como en el caso de Timothy McVeigh; la Conspiración terrorista de los supremacistas blancos (2002) y la Conspiración del gas venenoso (2003) - a las organizadas por organizaciones extremistas propiamente tales, en lo que algunos temen se transformen las organizaciones de grupos paramilitares en EEUU -.(ver también Bree Olson, Britney Young y Sandy Sweet)[62] (ver también Supremacismo blanco y Movimiento de Milicias en EEUU)

Esos temores se han acrecentado con la divulgación de Los Diarios Turner (1978), novela que abiertamente promueve la revuelta contra el gobierno de EEUU y una guerra racial con la intención de eliminar “todas las razas no blancas” (incluidas las hispanas) en todo el mundo. Esa novela ha sido asociada a varios hechos violentos, el más notable es el atentado de Oklahoma City en 1995.[63]

La crítica a las actitudes que algunos de los proponentes de la teoría de la conspiración del NOM demuestran viene no solo de observadores externos. A pesar que tales proponentes se presentan como profesando el libertarianismo, muchos de los partidarios son también abiertamente supremacistas, “eliminacionistas”[64] y “dominionistas”[65] [66] [67] Esta situación ha llevado a David Icke -quien argumenta que el complot mundial está bajo el control de una "Fraternidad de extraterrestres" y quien ha dicho que el “Movimiento Patriota Cristiano” son los únicos que lo entienden en EEUU- a decirle a ese grupo:

"No se que es lo que me gusta menos, el mundo controlado por la Fraternidad o aquel con el cual Uds. buscan reemplazarlo".[68]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Según Francis Wheen, Adam Weishaupt, fundador del grupo, pensaba que los “príncipes y las naciones desaparecerán sin violencia de la Tierra, la raza humana llegará a ser solo una familia y el mundo entero, el hogar de los hombres razonables.” (How Mumbo-jumbo Conquered de World, Harper Perennial, 2004, p. 148.
  2. A Bavarian Illuminati Primer, compilado por Trevor W. McKeown, presentado por BC&Y.
  3. Burke: Reflexiones sobre la Revolución francesa
  4. Julian Brookes, por ejemplo, observa: "Cuando trata de explicar los complicados orígenes de la Revolución, Burke se vuelca en utilizar simplificaciones peligrosas, utilizando la teoría de la conspiración para incriminar el “contubernio literario” de los “intrigantes filósofos” y unos obscuros “intereses monetarios” que supuestamente han colaborado en un gran complot para destruir a la cristiandad y poner a Francia de rodillas. Burke también juega con una retórica odiosa que asocia a los judíos y a los “promotores de judíos” con esos mismos intereses monetarios. Poco se necesita decir que posteriores teorías de la conspiración derechista harían uso efectivo de tales asociaciones. Burke no sólo estaba en el lado equivocado de la historia, estaba jugando con fuego.” En Progressive Putdown: Reflections on Edmund Burke (en inglés). Véase también: Frans De Bruyn: “Anti-Semitism, Millenarianism, and Radical Dissent in Edmund Burke's Reflections on the Revolution in France”, en Eighteenth-Century Studies - Volumen 34, Number 4, Summer 2001 E-ISSN: 1086-315X Print ISSN: 0013-2586 - DOI: 10.1353/ecs.2001.0040
  5. Payson, Seth; Proof of the Illuminati, The Invisible College Press, LLC, 2003 (publicado por vez primera en Charlestown: Etheridge, 1802) ISBN 1-931468-14-1
  6. Jean-Joseph Mounier, On the Influence Attributed to Philosophers, Free-Masons, and to the Illuminati on the Revolution of France, Scholars' Facsimiles & Reprints, New York, 1974 (reimpresión de la primera edición de 1801). ISBN 0-8201-1135-X.
  7. Spargo, John (1921). The Jew and American Ideals. Harper & Brothers. 
  8. a b Berlet, Chip (Fall 1998, revised 4/15/99). Dances with Devils: How Apocalyptic and Millennialist Themes Influence Right Wing Scapegoating and Conspiracism. http://www.publiceye.org/apocalyptic/Dances_with_Devils_TOC.html. Consultado el 23-07-2009. 
  9. Nora Levin, The Holocaust: The Destruction of European Jewry 1933–1945. Citado en DDickerson.IGC.org
  10. Daniel Pipes (1997): Conspiracy: How the Paranoid Style Flourishes and Where It Comes From (pág. 95). The Free Press - Simon & Shuster. ISBN 0-684-83131-7.
  11. Gary Allen: None Dare Call It Conspiracy (1971), - Rockefeller: Campaigning for the New World Order (1974).- Say "No!" to the New World Order (1987)
  12. David Rockefeller es miembro del "Steering Committee" -comité de dirección- del Grupo Bilderberg
  13. R.A. Wilson (con Robert Shea): The Illuminatus! Trilogy (1975)
  14. . Esa preocupación de ciertos sectores políticos estadounidenses con conspiraciones se puede remontar al periodo que antecedió a la Guerra de Secesión en ese país. Sectores del sur percibían la existencia de una conspiración “del norte” contra el sur. Ese "sector norteño" eventualmente se transformó en “el gobierno central” o las élites intelectuales o autodenominadas progresistas. Ver, por ejemplo, Scott Gray: “Beyond the Northern Conspiracy: Antebellum Southern Political Theory and Its Lasting Implications for Governance” en Ultraque Unun (Spring-Summer 2009) p 18 y siguientes.
  15. Conspiraciones
  16. Freemasonry: Midwife to an Occult Empire
  17. El Vaticano y las sociedades secretas en busca del Nuevo Orden Mundial
  18. [http://www.luisprada.com/Protected/los_jesuitas_controladores_del_vaticano_y_del_nuevo_orden_mundial.htm Los jesuitas, controladores del Vaticano y del Nuevo Orden Mundial]
  19. Treason in the Congress (en inglés)
  20. Conspiración Mundial y las sociedades secretas
  21. La Conspiración Mundial de “El Amero”
  22. Conspiración mundial
  23. G-20 Advances New World Order, Media Admit
  24. There Were 88 Media Companies...Now There are Six
  25. When New World Order Media Outlets Come After Sarah, Her Star Is Rising Fast: Here is the New Equation
  26. CHURCH IN CRISIS? OR SMEAR CAMPAIGN?
  27. Robert F. Kennedy Jr. Attacks NWO Media!
  28. ¿Quién financia el movimiento ecologista?
  29. La ONU: Otro paso hacia el gobierno mundial
  30. Esoteric Agenda 10: Nuevo Orden Mundial
  31. Por ejemplo, Alfredo Babler: “OVNI: Conspiración Mundial.” - Trafford Publishing, 2007, ISBN 978-1-4251-1677-4
  32. [http://www.womensgroup.org/ From Bretton Woods I to Bretton Woods II When Central Bank Rule the World (en inglés)]
  33. Émile Flourens, Un fiasco maçonnique à l'aurore du vingtième siècle de l'ère chrétienne, (1912), Texto en linea en francés
  34. Gary H. Kah, En Route to Global Occupation, Huntington House Publishers, diciembre de 1996.
  35. William F. Jasper, Global Tyranny... Step by Step: The United Nations and the Emerging New World Order, 1992 (texto en línea en inglés)
  36. John Coleman, One World Order: Socialist Dictatorship (antes Socialism: The Road To Slavery, en inglés)
  37. por ejemplo: 3 Goals Of The New World Order Jews
  38. Jew Watch
  39. por ejemplo: “SUELTEN A MADOFF O HABRÁ GUERRA” ADVIERTE ISRAEL A LOS ESTADOS UNIDOS (traducción en parte baja de la página)
  40. La conspiración judeo-masónica del sionismo actual
  41. [http://www.cuttingedge.org/SP/n1753.htm Prueba concreta de que ya se sabía de los ataques a las Torres Gemelas y al Pentágono desde 1995
  42. ¿Conspiración mundial en los nuevos billetes de Chile?
  43. Gary Allen ("None dare call it conspiracy") ve en la paulatina constitución del Nuevo Orden Mundial una conspiración de los Súper Ricos. Los políticos serían poco más que locutores o empleados de segunda fila. Ver resumen del libro en Nadie se atreve a llamarlo conspiración
  44. ¡Se declara que el Papa es "un receptor apropiado para el Cristo de la Nueva Era (Anticristo)!
  45. ¡Se declara que el Papa católico romano es el líder máximo en el reino del Anticristo!
  46. Robertson, Pat: “The New World Order” - Word Pub., Dallas, Texas, 1991. ISBN 0-8499-0915-5
  47. CONSPIRACIÓN MUNDIAL Y LAS SOCIEDADES SECRETAS “The trilateral
  48. NUEVO ORDEN IMPERIAL
  49. ver, por ejemplo, Joost Meerloo M.D: “The Rape of the Mind: The Psychology of Thought Control, Menticide, and Brainwashing”
  50. Cathy O'Brien (1995): Trance formation of America.- Reality Marketing (Pub) ASIN: B0006QINE8
  51. Lecture by Phil Schneider, May 1995
  52. Milton William Cooper: Archivos
  53. http://www.bob-wonderland.supanet.com/Washington3.jpg
  54. William F. Jasper, The evil eye: the occult symbol chosen for the Orwellian Information Awareness Office has links to ancient paganism and modern revolutionary Communism, The New American [1]
  55. Carl J Jensen e Yvonne Hsieh Law Enforcement and the Millennialist Vision: A Behavioral Approach
  56. Barkun, Michael (2003). A Culture of Conspiracy: Apocalyptic Visions in Contemporary America. University of California Press; 1 edition. ISBN 0520238052. 
  57. Un tipo de error lógico que se identifica con la creencia de que los hechos históricos son necesariamente siniestros, el resultado de causas generalmente mal intencionadas, desconocidas o ocultas. El hecho de que esas causas siniestras no sean generalmente conocidas demuestra su poder. Esta percepción, llevada al extremo, es la paranoia, a cuyo punto cualquier tentativa de sugerir que tal situación no es necesariamente correcta es prueba no ya del poder de la conspiración, sino de su extensión o generalización.
  58. a b Domhoff, G. William (2005). There Are No Conspiracies. http://sociology.ucsc.edu/whorulesamerica/theory/conspiracy.html. Consultado el 30-01-2009. 
  59. Mark C. Partridge: One World Government: Conspiracy Theory or Inevitable Future? (accedido abril de 2010)
  60. Por ejemplo: Carl J Jensen and Yvonne Hsieh Law Enforcement and the Millennialist Vision: A Behavioral Approach
  61. Por ejemplo Barkun (op cit) escribe: “El peligro se encuentra menos en las creencias misma.. que en las conductas que podrían estimular o justificar. Mientras el Nuevo Orden Mundial parezca ser casi pero no una realidad, se puede esperar que los devotos de las teorías de la conspiración confinen sus actividades a hacer propaganda. En la otra mano, si llegaran a creer que el mal día profetizado ha realmente llegado, su conducta podría ser difícil de predecir.”
  62. Boyer, Paul S. (July 27, 2004). The Strange World of Conspiracy Theories. http://www.religion-online.org/showarticle.asp?title=3075. Consultado el 01-10-2009. 
  63. Harkavy, Ward (2000-11-15). «The Nazi on the Bestseller List». The Village Voice. http://www.villagevoice.com/news/0046,hark2,19825,9.html. Consultado el 05-09-2007. 
  64. Posición que define a los oponentes políticos como una aberración a ser eliminada, ya sea por medio del control absoluto o el exterminio físico, a fin de “proteger la sociedad”
  65. Posición que en EEUU busca el dominio del estado por visiones bíblicas. Es un término -común entre el derechismo cristiano en EEUU- que expresa su fundamentalismo
  66. Berlet, Chip (20/12/1990, revised 4/15/1994, 3 corrections 1999). Right Woos Left: Populist Party, LaRouchite, and Other Neo-fascist Overtures To Progressives, And Why They Must Be Rejected. http://www.publiceye.org/rightwoo/rwooz9_TOC.html. Consultado el 01-02-2010. 
  67. Sunshine, Spencer (Winter 2008). Rebranding Fascism: National-Anarchists. http://www.publiceye.org/magazine/v23n4/rebranding_fascism.html. Consultado el 12-11-2009. 
  68. Citado por Barkun (op.cit)

Bibliografía[editar]

En español[editar]

  • Barry Coward y Julian Swann (Editores): "Conspiracies and Conspiracy Theory in Early Modern Europe: From the Waldensians to the French Revolution".- Ashgate Publishing (July 2004) ISBN-10: 0754635643 - ISBN-13: 978-0754635642

Referencias externas[editar]