Obélix

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Obélix
Personaje de Astérix el Galo
Roman Market - Obelix.JPG
Actor ataviado como Obélix
Primera aparición Astérix el Galo (1959)
Creador(es) René Goscinny
Albert Uderzo
Interpretado por Gérard Depardieu
Información
Nombre original Obélix
Raza Humano
Sexo Masculino
Edad 40 años aprox.
Color de pelo pelirrojo
Aliados Astérix
Enemigos Romanos
Nacionalidad Gala

Obélix es un personaje de ficción que aparece en los cómics de Astérix el Galo. Va casi siempre acompañado por su amigo Astérix. Tiene un pequeño perro llamado Ideafix.

Obélix posee una fuerza sobrehumana porque de pequeño cayó en la marmita en que Panorámix preparaba la poción mágica que sirve a los de su aldea para mantener a raya a los romanos. Aunque los efectos de la poción son temporales en aquellas personas que la beben, en el caso de Obélix la sobredosis a corta edad los hizo permanentes. Él no puede volver a beber de esa poción ya que los efectos secundarios serían terribles. En su viaje a Egipto para ayudar a Cleopatra, fue posible ver que con apenas mojarse los labios con ella su fuerza aumentó al grado de poder perforar las gruesas paredes de las pirámides. En el cómic llamado El mal trago de Obélix, él toma la marmita entera de poción mágica y se convierte en piedra y, posteriormente, en niño.

Gracias a su extraordinaria fuerza, se convirtió en el tallador y repartidor de menhires, por lo que es común verlo pasear por la aldea cargando uno en su espalda sin ningún esfuerzo.

Su frase más famosa es "Están locos estos romanos". Como anécdota, esta frase traducida al italiano se escribe: Sono Pazzi Questi Romani: la primera letra de cada plabra nos sale: SPQR, sigla que usaban las legiones romanas en sus estandartes.

En 1999 Obélix fue representado en el cine por el actor francés Gérard Depardieu en el filme Astérix y Obélix contra el César, papel que repetiría en 2002 en la película Astérix y Obélix: Misión Cleopatra, en 2008 en Astérix en los Juegos Olímpicos, y en 2013 en Astérix y Obélix en Gran Bretaña.

Corpulencia de Obélix[editar]

La corpulencia fuerte de Obélix es objeto de negativas por su parte; declara que es "exactamente un poco rellenito" o que él "no es flacucho, he aquí todo" [1], o bien, "bajo de pecho". Esta negativa es un muelle humorístico recurrente en los álbumes de la serie, Obélix que no deja de ponerse nervioso o de hacer ascos (poner mala cara, enfurruñar) cada vez que se le trata de gordo.

Carácter[editar]

Inicialmente, cuando pequeño Obelix era un niño débil y tímido del que abusaban los demás infantes de la aldea, siendo constantemente protegido por Asterix, quien ya en ese tiempo era su mejor amigo; un día, esperando encontrar una forma de detener los abusos hacia su amigo, Asterix lo llevó a la cabaña de Panoramix para conseguir un poco de poción y poder defenderse, sin embargo al colgarse de la olla caería en ella y permanecería tanto tiempo sumergido que los efectos se hicieron permanentes, también con esta fuerza llegaría la confianza en sí mismo, básicamente reflejada en el amor por las peleas que despertaría en él a partir de este punto.

Obélix es bondadoso y bonachón, pero socialmente inepto - posiblemente porque su fuerza significa que otros han tenido que adaptarse a él en lugar de viceversa. Él todavía no es completamente consciente de su propia fuerza y casi siempre rompe una puerta que toca suavemente. Frecuentemente él hace como de ariete humano para la apertura de puertas cerradas o para romper paredes.

Del mismo modo, no tiene conocimiento de que otros no comparten su fuerza sobrehumana, y demuestra una gran sorpresa cuando otros son aplastados por lo que él llama "un pequeño golpe de Menhir", o cuando Astérix trata de explicarle que Idefix no puede levantar un menhir, también ha mencionado que desconocía que hay otros métodos de cazar jabalíes aparte de golpearlos con los puños y en una ocasión mencionaría que para pescar en el mar primero golpeaba a los peces hasta dejarlos inconscientes y luego los envolvía en la red.

También tiene poco interés en temas de educación formal o de actividades intelectuales, ya que la gran fuerza por lo general resuelve sus problemas, y deja en general todas las decisiones a Astérix. Casi siempre trata de que le den un poco de poción, colandose en la fila de la ración, pero sin resultado alguno.

Sus pasiones en la vida son el buen comer y las luchas, especialmente contra los romanos. Obélix es soltero como Astérix, y siente una gran atracción por Falbala. Sin embargo, en la historia inédita Obelisc'h, un descendiente de Obélix muestra un antiguo manuscrito donde se ve el árbol genealógico de Obélix donde se le muestra como el fundador de una larga dinastía de grandes guerreros, lo que hace pensar que en algún punto Obélix se casó y tuvo hijos.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]