Munera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Munera
Municipio de España
Escudo de Munera.svg
Escudo
Munera
Munera
Ubicación de Munera en España.
Munera
Munera
Ubicación de Munera en la provincia de Albacete.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile-La Mancha.svg Castilla-La Mancha
• Provincia Bandera provincia Albacete.svg Albacete
• Comarca Campo de Montiel
• Partido judicial Villarrobledo
• Mancomunidad Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel
Ubicación 39°02′21″N 2°28′55″O / 39.0392372, -2.482028Coordenadas: 39°02′21″N 2°28′55″O / 39.0392372, -2.482028
• Altitud 929 msnm
• Distancia 57 km a Albacete
Superficie 229,43 km²
Población 3678 hab. (2014)
• Densidad 16,03 hab./km²
Gentilicio Munerenses
Munereño, ña
Código postal 02612
Pref. telefónico 967 37
Alcalde Pedro Pablo Sánchez Esteso (PP)
[editar datos en Wikidata]

Munera es un municipio de la comarca del Campo de Montiel, en La Mancha, provincia de Albacete. Esta provincia pertenece a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (España). Se encuentra a 57 km. de la capital provincial. En 2014 cuenta con 3.678 habitantes, según datos del INE.

Geografía[editar]

  • Altitud: 929 msnm
  • Latitud: 39º 01' 59" N
  • Longitud: 002º 28' 00" O

Situado en La Mancha, dentro del llamado Campo de Montiel, a 57 km al oeste de la capital provincial. Se encuentra a una altura de 929 msnm.

El término municipal de Munera limita al norte con el de Villarrobledo, al este con el de La Roda, al sur con el de Lezuza y al oeste con el de El Bonillo y el de Villarrobledo.

Cuenta además con una extensión total de 22.943 ha.

Está bañado por dos ríos, el Quintanar y el Ojuelo, que se unen en la entrada suroeste del pueblo para formar un solo río que pasa a denominarse Córcoles. Aunque en las cartas geográficas más antiguas del entonces denominado "Instituto Geográfico y Estadístico", del año 1889, ya aparece el nacimiento del río Córcoles muy cerca de las navas de Navalcudia (Charca manantial del Tejar de los Monteros, junto a la Casa del Gramal, en el término municipal de El Bonillo), desde donde deriva la rama fluvial del citado río Ojuelo.

Toponimia[editar]

Existen cuatro hipótesis de la procedencia etimológica del nombre de Munera:

  • El investigador don Gonzalo Arias Bonet dice que la palabra Munera es el nominativo plural de la otra palabra Munus y que por tanto significa edificios públicos construidos y regalados por un particular. Estos edificios públicos podían ser templos. (Munera en la antigua Roma eran también las obras públicas y eventos ofrecidos por las clases altas al pueblo, un conocido ejemplo de munera eran las luchas de gladiadores).
  • La segunda hipótesis es del Académico de la Real Academia de la Historia don Jaime Oliver Asín, que a su juicio la palabra Munera se deriva del diminutivo árabe Munayira, que significa atalaya pequeña.
  • La tercera hipótesis propone que la palabra Munera procede del acto de regalo que el monarca reconquistador de estas tierras, Alfonso VIII, Rey de Castilla, hizo en 1213 a favor de su hija Doña Berenguela.
  • La cuarta hipótesis, se encuentra en la obra del Padre Fr. Esteban Pérez de Pareja, sobre "La Primera Fundación de Alcaraz", del año 1740, donde se comenta que Munera la fundó el rey Muno, y de aquí su antiguo nombre ibero de Munóbriga (o probablemente celtíbero, donde -briga significa fuerte/ciudad/población/cerro).

Antigüedad[editar]

El pueblo, su término, y concretamente éste y sus aledaños, puede considerarse como una inmensa estación arqueológica de primer orden: hachas de piedra tallada pulimentada -del neolítico y del paleolítico-, puntas de flecha de pedernal, de hierro y de cobre, candiles, etc., se encuentran con bastante frecuencia por estas tierras.

Los yacimientos arqueológicos forman como un arco de este a noroeste pasando por el sur del término, como si se fueran agarrando a las primeras estribaciones de la Sierra de Alcaraz que por esta zona apuntan.

El actual término municipal de Munera estuvo cruzado por una vía romana de sudoeste a nordeste, llamada en otros tiempos Camino Real, ahora "Vereda de los Serranos", que era esta vía de las llamadas "terrenas", o sea, que no estaba fabricada con piedras superpuestas formando una calzada ya que el terreno que atraviesa pertenece, según el Instituto Geológico y Minero, al Jurásico Inferior, terreno de dolomías y calizas, muy duro y pedregoso.

También puede citarse su extenso patrimonio histórico-hidráulico, en relación con la ribera del río Córcoles, representado por antiguos molinos, canales, sifones y acueductos.

Cambio de Emplazamiento[editar]

Antes de las avenidas controladas documentalmente debieron ocurrir otras y por esta razón, sumada a la destrucción del castillo, los hombres responsables del pueblo decidieron trasladar el emplazamiento del casco urbano, a finales del siglo XV, a un lugar más ventajoso, hallándose el emplazamiento ideal a pocos metros del antiguo, lugar que hoy ocupa.

Hay que tener en cuenta que la Iglesia Parroquial se comenzó a construir en el año 1500, por lo que el nuevo emplazamiento es anterior a ese año.

Patrimonio[editar]

Castillo[editar]

Castillo de los Casares (Munera).

El conjunto de restos arquitectónicos y arqueológicos constituido por el castillo y la "Casa Fuerte" o "Los Casares" se encuentra situado al suroeste de la actual población de Munera, ocupando una pequeña elevación y las inmediaciones de la misma junto al cauce del río Córcoles.

El origen del castillo de Munera puede remontarse a época de la dominación musulmana, como han puesto de manifiesto algunos historiadores, y su construcción puede estar relacionada con las diversas campañas militares durante la conquista árabe y la Reconquista y con el control de las vías de comunicación, con la vigilancia estratégica de un ramal interior del antiguo camino entre la costa mediterránea y Andalucía, el llamado "Camino de Aníbal" o "Vía Augustea", que continuó utilizándose durante la Edad Media.

Existen pocas noticias documentales en relación al castillo. Tras la reconquista del territorio en que se encuentra Munera por el rey Alfonso VIII en el siglo XIII, parece ser que éste pasó a formar parte del señorío de Villena, integrándose en el concejo de Alcaraz, como puede demostrarse a través de un documento posterior, fechado en 1365, relativo a una "carta de confirmación otorgada por el concejo de Alcaraz al lugar de Munera de una dehesa boyal". De esta manera se integró en una zona de repoblación problemática por extrema y limítrofe con los territorios de dominio de las órdenes militares de San Juan y Santiago. A partir de estos momentos el devenir histórico del castillo aparece ligado al propio del Marquesado de Villena, y a sus luchas feudales, su final pudo acaecer pocos años después del asedio de Alcaraz en 1475, como consecuencia de la orden de demolición por parte de Isabel la Católica de los castillos de la conflictiva región.

El castillo, que cuenta con la condición de Bien de Interés Cultural, ha sido sometido a diversas intervenciones arqueológicas y arquitectónicas de restauración, de modo esporádico, durante las décadas de 1980 y 1990, aunque a mediados de la década de 1990 el estado de deterioro en algunos puntos del edificio resultaba preocupante. Por eso, a partir de 1998 se ha emprendido un Proyecto de Puesta en Valor del mismo, así como del edificio de Los Casares, al norte del castillo, con el fin de evitar la degradación acelerada de los restos, obtener datos arqueológicos que permitan enriquecer nuestro conocimiento sobre el conjunto y recuperar el mismo para su uso y disfrute por parte de la sociedad, convirtiéndolo en un centro cultural visitable. Dicho proyecto es promovido y financiado por el Ayuntamiento y cuenta con la subvención económica de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, habiéndose llevado a cabo cinco fases de actuación hasta el momento.

Las premisas de intervención que se han tomado contemplan, en primer lugar, la consolidación arquitectónica de los restos, debido a la inminencia del derrumbe de algunos de los mismos al iniciar el proyecto, como era el caso de la torre del homenaje y de gran parte de los lienzos de Los Casares; en segundo lugar, la documentación arqueológica, ya que muchos restos se encontraban sepultados por las propias ruinas del castillo, caso del muro barbacana, por lo cual es necesaria la excavación, que además permitirá conocer el origen y evolución arquitectónica e histórica de los edificios; y en tercer lugar, la restauración de muchos de los restos que permita ofrecer al visitante una idea de la arquitectura original del conjunto, aunque huyendo siempre de la reconstrucción sistemática que pueda enmascarar los restos originales, distinguiéndolos mediante diversos procedimientos de las restituciones emprendidas. Los tres frentes de actuación han sido abordados en paralelo, dada su interrelación, con el fin de la mayor eficacia en la puesta en valor.

El castillo tiene varias partes diferenciadas. En primer lugar, la parte más elevada se encuentra ocupada por el recinto fortificado propiamente dicho, que cuenta al oeste con la muralla ciñendo un espacio de planta ovoide, defendido por el propio muro y torres macizas cuadrangulares. Se ha intervenido recientemente en los lienzos septentrionales del recinto fortificado, comenzándose a restituir el alzado de la muralla, muy deteriorado en esta zona, y consolidando todos los cubos defensivos; asimismo, se ha iniciado la excavación arqueológica en el interior de esta zona, completamente colmatada debido a la realización de tareas agrícolas en tiempos modernos.

Al este del recinto fortificado se encuentra un cuerpo cuadrangular comunicado con éste, constituido por los restos de la torre del homenaje, varias entradas al castillo y un patio central a un nivel inferior al del recinto anterior, con el que se comunica a través de un vano en un gran muro norte-sur que divide las dos áreas. En toda esta zona se ha llevado a cabo la excavación arqueológica en extensión, poniendo al descubierto en la parte oriental un acceso abovedado similar al conocido al sur, pero completamente destruido, aunque conserva los restos para encastrar el rastrillo defensivo. Al norte un gran muro de una etapa constructiva muy tardía de la historia del castillo sepulta una rampa de acceso a la torre del homenaje. Ésta, ha sido la construcción que ha sido objeto de consolidación de urgencia durante las primeras fases de actuación, dado su estado de conservación, muy precario en aquellos momentos. Únicamente conservaba una parte considerable del muro septentrional y restos muy precarios del resto, aunque ha podido documentarse la existencia de una puerta con arco de medio punto al sur y una plataforma pavimentada sobre el paso abovedado oriental. Más al este y ya extramuros del castillo, se encuentra un edificio de planta rectangular separado de éste por un pasillo paralelo a la torre del homenaje, en el que se han realizado tareas de limpieza y consolidación.

El castillo se encuentra rodeado en todo su perímetro, excepto al este, por un muro barbacana de notables dimensiones, muy arrasado, que era visible muy parcialmente en algunos puntos, pero que ha sido completamente exhumado, consolidado y restaurado en la zona nororiental, donde además se han documentado dos nuevos accesos en codo al recinto a través de esta barbacana.

Durante las excavaciones realizadas en la campaña de 2006, se descubrió que rodeando el muro barbacana, en su perímetro exterior, existió un foso del que se tenía indicios desde la campaña anterior, pero sin poder asegurar que fuese así. El dato más interesante de este descubrimiento es que podría proceder de la Edad del Bronce, con lo que sería uno de los pocos yacimientos fortificados de esta época de los que se tiene conocimiento.

Panorámica del conjunto de Los Casares.

Los Casares constituye un conjunto arquitectónico notabilísimo por sus dimensiones y calidad de construcción, conservando en la actualidad lienzos de muros de tapial de cerca de una decena de metros de altura. Su estado de conservación a finales del siglo XX era muy precario, por lo que se ha llevado a cabo una intervención de consolidación ininterrumpida desde 1999. Las excavaciones arqueológicas en el mismo han permitido conocer hasta el momento gran parte de la planta del edificio, que se encontraba sepultada bajo sedimentos modernos, configurándose como un gran conjunto arquitectónico con planta de tendencia rectangular y compartimentación interna en diversas naves en torno a un espacio central.

Manantial de la Fuente (Munera).

Iglesia[editar]

  • Iglesia de San Sebastián, situada en la Plaza de la Constitución, es un ejemplo de arquitectura religiosa de estilo gótico, que data del periodo de los siglos XV-XVI.

Festividades[editar]

Feria de Munera.

Se viene celebrando desde 1756, año en que se instituyó en honor a su patrona la Virgen de la Fuente. Esta fiesta siempre ha tenido un calendario fijo, celebrándose los días del 20 al 25 de septiembre. A lo largo del extenso programa de las mismas podemos encontrar actividades para todo tipo de personas, edades y gustos. Cabe destacar el Pórtico Literario, que tiene lugar en el primer día de las fiestas y que convoca a importantes escritores y poetas que dan a conocer sus más destacados trabajos, resultando un gran homenaje literario a Munera.

Leyenda de la Encantá.

El castillo de Munera, que data probablemente de la Edad del Bronce y que fue además fortaleza romana, árabe y cristiana, cuenta también con su correspondiente leyenda que proviene quizás de la Edad Media: "La leyenda de la Encantá". Según cuenta la misma, una bella dama aparece todas las noches de San Juan entre los muros de la torre del homenaje del castillo. Con este motivo, el sábado más próximo a la noche de San Juan una pintoresca y original fiesta junto al castillo, en la que se representa la leyenda, seguida de fuegos artificiales que darán comienzo a un concierto de grupos de la provincia en honor a la Encatá.

Fiestas de la Juventud.

Se celebran la tercera semana de julio siendo ésta como una "mini feria" para muchos de los visitantes que por el mal tiempo de septiembre eligen estas fechas para visitar y disfrutar Munera. En estas fiestas se corona a la reina y damas de Munera, se entregan los premios de diferentes campeonatos desarrollados durante el verano como el popular futbito, campeonato de fútbol sala entre equipos del municipio que se desarrolla en las pistas de la piscina. Los días grandes de estas fiestas son el sábado y Domingo por la mañana, que es cuando se sueltan las "vaquillas" en la calle Santa Ana, excusa perfecta para empalmar una noche de fiesta con una mañana taurina. El sábado por la noche tiene lugar un concierto en el campo de fútbol y durante toda la semana en la plaza Enrique García Solana podemos disfrutar de actuaciones teatrales, verbenas y muchos espectáculos callejeros.

San Isidro.

Se celebra el 15 de mayo, día en el que se hace una romería en la ermita, procesionando al santo. En la romería se hacen numerosas competiciones como tiro de reja, concurso de carrozas, carrera de sacos, concurso de calderetas,... Por la tarde, en el auditorio municipal se entregan los premios de las competiciones y se representan bailes folclóricos tradicionales.

Jueves Lardero.

Es el jueves anterior al miércoles de ceniza y es tradición de esta fecha irse a comer o a merendar al campo con familiares o amigos y comer la tradicional mona de pascua que suele tener un huevo en el centro. Se puede decir que este día marca el comienzo del Carnaval en Munera porque, a partir de esta fecha, la gente empieza a disfrazarse. Sin embargo, el plato fuerte del Carnaval llegará la semana siguiente.

Carnaval.

El carnaval de Munera es, junto con los de La Roda, Villarrobledo y Tarazona de la Mancha, uno de los más antiguos de la región. Se celebra desde tiempos inmemoriables habiendo manifestaciones escritas de celebraciones en el siglo XVI. A principios del siglo XX, el carnaval en Munera alcanzó un auge espectacular y, aunque se perdió hace unos años, se ha vuelto a recuperar alcanzando cada año más auge y recibiendo gran afluencia de visitantes. Los acontecimientos más destacados del carnaval de Munera son los tradicionales bailes de máscaras, el entierro de la sardina y el desfile de comparsas, que tiene lugar el sábado de piñata.

Semana Santa.

Aunque la celebración de esta fiesta se viene haciendo desde siempre, la incorporación de cofradías en la celebración de la Semana Santa de Munera se produjo hace escasamente poco más de medio siglo, ya que la cofradía más antigua del municipio se consolidó en 1968. En Munera hay cuatro cofradías (ordenadas por su antigüedad):la de Jesús Nazareno, la de Nuestra Señora de los Dolores y Stmo. Cristo de las Mercedes, la de San Juan Evangelista y la del Cristo de Medinacelli. A pesar de todo, es una fiesta muy arraigada y se está convirtiendo en una de las más destacadas del ciclo festivo anual.

Turismo[editar]

El turismo de Munera, además de la importancia de las distintas fiestas, tiene en la caza un importante reclamo para este sector.

Al llegar a Munera desde Levante, los extensos campos de cereales van dando paso, poco a poco a las onduladas lomas de estas tierras, lugar ideal para la práctica de la caza menor, dado que las tierras de Munera siempre han sido ricas en especies cinegéticas. Entre estas especies se encuentra el conejo, la liebre, la paloma torcaz, la tórtola y sobre todo la reina de la caza menor, la perdiz roja. El municipio cuenta con diversos cotos de caza, con un gran número de socios.

Munera dispone también del campo de tiro "La Calera" donde se organizan diversas competiciones de tiro al plato y pichón, lugar en el que gran número de aficionados pasan los fines de semana disfrutando de estos deportes con los amigos.

Gobierno y administración[editar]

Lista de alcaldes desde las elecciones democráticas de 1979
Mandato Nombre del alcalde Partido político
1979–1983 Alfónso Játiva Martínez UCD
1983–1987 Alfonso Játiva Martínez UCD
1987–1991 Alfonso Játiva Martínez CDS
1991–1995 Lourdes Varea Morcillo PSOE
1995–1999 Lourdes Varea Morcillo PSOE
1999–2003 Lourdes Varea Morcillo PSOE
2003–2007 Lourdes Varea Morcillo PSOE
2007–2011 Pedro Pablo Sánchez Esteso PP
2011– Pedro Pablo Sánchez Esteso PP

Munera, al igual que el resto de municipios españoles, es gobernada por una Corporación Local formada por concejales elegidos democráticamente que a su vez eligen un Alcalde.

Desde la llegada de la democracia municipal en 1979 Munera ha votado durante cuatro legislaturas seguidas con tendencia socialdemócrata. Así, en 1991 dio la Alcaldía a los socialistas. Desde 1991 a 2007 éstos se mantuvieron en el gobierno local con mayoría absoluta. En 2007 se produjo un cambio electoral en favor del PP (Democristiano Liberalista), aunque con una victoria muy ajustada (32 votos más que la siguiente candidatura, encabezada por la socialista Lourdes Varea). Tras las elecciones celebradas el 27 de mayo de 2007, el reparto de concejales fue es el siguiente:

  • PP: 5.
  • PSOE: 5.
  • IU: 1.

el gobierno local corrió a cargo del PP (Partido Popular) que tras ganar las elecciones celebradas el 27 de mayo de 2007 gobierna sin mayoría, ya que Izquierda Unida se votó a si misma.

En 2011 el resultado fue el siguiente:

  • PP : 6
  • PSOE : 5

Enlaces externos[editar]

  1. Página web del Ayuntamiento
  2. Munera en la Diputación de Albacete

Referencias[editar]