Masacre de la carretera Málaga-Almería

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Masacre de la carretera Málaga-Almería
Lugar Distintos puntos de la carretera entre Málaga y Almería (España)
Blanco(s) Refugiados civiles
Fecha 8 de febrero de 1937
Arma(s) Bombardeos desde barcos y aviones.
Muertos Entre 3.000 y 5.000
Perpetrador(es) Bando sublevado Bandera del bando nacional 1936-1938.svg
Motivo Represión durante la Guerra Civil Española

La masacre de la carretera Málaga-Almería, conocida popularmente como la Desbandá,[1] fue un episodio de la Guerra Civil Española acaecido el 8 de febrero de 1937, tras la entrada en Málaga de las tropas franquistas, en el que la multitud de refugiados que abarrotaban la carretera en marcha hacia Almería, en la zona bajo control del Ejército Popular Republicano, fue atacada por mar y aire causando la muerte a varios miles de ellos.

Antecedentes[editar]

Durante la II República, Málaga se había caracterizado por la fuerza del movimiento obrero, en especial de la CNT y del Partido Comunista de España, que en las elecciones de febrero de 1936 había conseguido el primer diputado de su historia por esta provincia: Cayetano Bolívar. Durante estos años se produjeron varios hechos violentos debidos a la polarización social, entre los que destaca la quema de conventos y la constante violencia política.

Tras el levantamiento militar del 18 de julio de 1936 contra la República, la ciudad de Málaga y gran parte de su provincia quedaron bajo control republicano debido a la acción de las milicias obreras que consiguieron sofocar el golpe. Durante los primeros meses de guerra, Málaga estuvo prácticamente aislada del resto del territorio de la República ya que la única vía terrestre que la enlazaba y que no estaba en poder de los sublevados era la carretera de Almería, la cual era vulnerable al bombardeo marítimo y dificultaba el envío de soldados y provisiones a la provincia. De hecho esta carretera se encontraba cortada a principios de 1937 por unas inundaciones acaecidas en Motril. Por ello las autoridades de Málaga actuaron en muchas ocasiones al margen de las decisiones del gobierno republicano.

Durante los primeros meses de la guerra, las milicias obreras habían cometido importantes desmanes como la destrucción del barrio de La Caleta, poblado por elementos de la burguesía malagueña.

La Batalla de Málaga[editar]

El crucero Almirante Cervera, uno de los tres buques que cañonearon desde la costa a las columnas de milicianos y civiles que abandonaban la ciudad de Málaga, ocasionando cientos de muertos.

El 17 de enero de 1937 el general Queipo de Llano lanzó una primera ofensiva sobre la provincia de Málaga, ocupando Marbella por el oeste y, desde Granada, tomaron Alhama y los territorios cercanos. En estos dos ataques simultáneos apenas hubo resistencia por parte de los republicanos y provocaron un primer éxodo de civiles hacia la capital malagueña. Sin embargo, las autoridades republicanas no creyeron que estos movimientos iniciaran una campaña general en el sur y no fueron enviados refuerzos.

En el norte de la provincia, los camisas negras italianos reunieron a nueve batallones, es decir, unos 10.000 hombres. Por su parte, la República contaba en Málaga con 12.000 milicianos, pero tan solo 8.000 fusiles y pocas municiones y artillería.

El 3 de febrero comenzó el ataque definitivo contra Málaga desde Ronda, encontrando los franquistas una fuerte resistencia. En Málaga cundió el pánico entre los defensores y los civiles por el miedo a quedar aislados. El 6 de febrero los italianos tomaron las cumbres de Ventas de Zafarraya, desde donde dominaban cualquier posible retirada por la carretera de Almería. Ese mismo día se ordenaba la evacuación de Málaga y, al día siguiente, las tropas italianas entraban en los suburbios. El día 8 toda la capital estaba en poder del Ejército sublevado.

El éxodo hacia Almería[editar]

Ante los primeros movimientos franquistas hacia Málaga, en la capital cundió el pánico ante la represión, por lo que muchos civiles y milicianos optaron por huir por la carretera de Almería. Ésta no había sido cortada, si bien estaba a merced de los bombardeos desde tierra, mar y aire.[2]

Se calcula que fueron decenas de miles los que intentaron huir, aunque el camino era extremadamente difícil tanto por los bombardeos como por el hecho de que la carretera se encontraba en pésimas condiciones a la altura de Motril.

Participaron en el bombardeo, además de la fuerza aérea franquista, los buques Canarias, Baleares y Almirante Cervera, así como los tanques y la artillería rebeldes. La escuadrilla aérea España, fiel a la República, trató de defender a los huidos con poco éxito. La mayoría de pueblos en el camino hacia Almería no ayudaron a los fugitivos ante el miedo a las represalias posteriores por parte de los sublevados, que continuaban avanzando. Sin embargo este mismo miedo hizo también abandonar sus casas a muchos de los vecinos de estos pueblos situados en la costa malagueña; tal es el caso de Lagos, en el término municipal de Vélez-Málaga, un conjunto de casas frente al mar donde algunos supervivientes ubican los primeros bombardeos de barcos y aviación contra la población inocente que huía por la carretera. Asimismo, el 8 de febrero también tuvo lugar un desembarco en Torre del Mar con la intención de cortar la retirada de los huidos.[3]

Durante este suceso, se produjo la intervención del doctor Norman Bethune, que se desplazó expresamente desde Valencia hacia Málaga con su unidad de transfusión de sangre para socorrer a la población civil que estaba siendo masacrada. Durante tres días él y sus ayudantes Hazen Sise y Thomas Worsley socorrieron a los heridos y ayudaron en el traslado de refugiados hacia la capital almeriense.[4] Esta traumática experiencia le llevaría a escribir el relato El crimen de la carretera Málaga-Almería.[5]

"...Lo que quiero contaros es lo que yo mismo vi en esta marcha forzada, la más grande, la más horrible evacuación de una ciudad que hayan visto nuestros tiempos...."

Norman Bethune

Consecuencias[editar]

Los cálculos sobre la cantidad de huidos de Málaga son confusos y difíciles. Se calcula que fueron entre 15.000 y 150.000. La acción del ejército franquista sobre los huidos por la carretera de Almería provocó entre 3.000 y 5.000 muertos, la mayoría civiles.[cita requerida]

Igualmente, la represión sobre aquellos que habían permanecido en la ciudad fue la más brutal desde la Masacre de Badajoz, en agosto de 1936. El historiador Hugh Thomas calcula en unos 4.000 el número de fusilados y enterrados en fosas comunes como las del cementerio de San Rafael, de los que ya se ha obtenido el nombre de 4100.

Actos en recuerdo de las víctimas[editar]

En febrero de 2005 se inauguró un memorial en Torre del Mar en recuerdo de las víctimas de la masacre, con la asistencia de algunos de los supervivientes del éxodo. Desde entonces, cada 7 de febrero se realiza allí una ofrenda floral que, desde 2007, coincide también con la llegada de una Marcha-Homenaje a las Víctimas de la Crta. Málaga-Almería.

Durante los últimos años se han realizado varios actos de recuerdo a las víctimas y supervivientes, así como una exposición fotográfica itinerante con el título El Crimen de la carretera Málaga-Almería, basada en el relato de Bethune.

«Lo mismo que pasó en la carretera de Málaga-Almería lo he visto luego, y lo sigo viendo, muchas veces en el cine y en la televisión. Creo que lo que hicieron en Málaga fue como un ensayo de lo que posteriormente sucedió en otras guerras. Pero la primera vez que se atacó y bombardeó así a la población civil fue a nosotros, en aquella carretera: ocuparon Málaga y prepararon una trampa criminal a la salida».

Rosendo Fuentes Ayllón. Superviviente.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Exposiciones[editar]

Norman Bethune. La huella solidaria - Trail of solidarity - La trace solidaire, exposición comisariada por Jesús Majada y producida por El Centro Andaluz de la Fotografía en 2004 dio a conocer al gran público los sucesos de la carretera Málaga-Almería, hasta entonces silenciados. La exposición ha visitado desde entonces una docena de ciudades españolas y también se ha mostrado en Montreal y México DF.

Málaga 1937, exposición de Rogelio López Cuenca en la Sala Alameda de la Diputación de Málaga en 2007. La exposición reúne de manera coral un conjunto de textos e imágenes (de archivo y contemporáneas) sobre la huida de la población civil malagueña hacia Almería. Para la ocasión se editó un catálogo (ISBN: 84-7785-778-4) de 144 pgs. y a su vez se realizó una edición facsimil de "El crimen del camino Málaga-Almería", del Dr. Norman Bethune, con fotos de su ayudante Hazen Sise, editado originalmente por Publicaciones Iberia.

Bibliografía[editar]

  • Barranquero Texeira, Encarnación; Prieto Borrego, Lucía. Población y guerra civil en Málaga: caída, éxodo y refugio. Diputación de Málaga, Málaga, 2007. ISBN 84-7785-779-2
  • Bethune, Norman. El crimen del camino Málaga-Almería [con fotografías de Hazen Sise y texto de presentación de Alardo Prats]. Facsimil, Centro de Ediciones de la Diputacion de Málaga. Málaga, 2007. Dep. Legal: MA-87-2007
  • Bethune, Norman, Las heridas, Pepitas de Calabaza, Logroño, 2012. Prólogo y traducción de Natalia Fernández. ISBN 978-84-940296-3-9
  • Bethune, Norman; Majada Neila, Jesús. El crimen de la carretera Málaga-Almería (febrero de 1937). Caligrama Ediciones, Benalmádena, 2004. ISBN 84-95783-24-X
  • López Cuenca, Rogelio. Málaga 1937. Ed. Diputación de Málaga; Málaga, 2007. ISBN: 84-7785-778-4
  • Majada, Jesús; Bueno, Fernando. Carretera Málaga-Almería (febrero 1937). Caligrama Ediciones, Benalmádena, 2007. ISBN 978-84-931783-30-1
  • Majada Neila, Jesús. La huella solidaria - Trail of solidarity - La trace solidaire. Consejería de Cultura, Sevilla, 2008. ISBN 978-84-8266-815-4
  • Stewart, Roderick; Majada, Jesús. Bethune en España. Fundación Domingo Malagón. Madrid, 2009. ISBN 978-84-936278-2-9
  • Stewart, Roderick; Stewart, Sharon. Las vidas del Dr. Bethune Ediciones Universidad de Salamanca, 2013. ISBN 978-84-9012-284-6

Enlaces externos[editar]