Karl-Otto Apel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Karl-Otto Apel
Nacimiento 15 de marzo de 1922 (92 años)
Düsseldorf, Alemania
Nacionalidad Alemán Bandera de Alemania
Campo filosofía del lenguaje, ética
Instituciones Universidad Goethe
Alma máter Universidad de Bonn

Karl-Otto Apel (Düsseldorf, 15 de marzo de 1922) es un filósofo alemán. Se licenció en Bonn y se doctoró en Maguncia, en 1960. Fue profesor en Kiel (1962-1969), Saarbrücken (1969-1972) y finalmente en la Universidad de Fráncfort. Especializado en lenguaje y comunicación, es representante crítico de la corriente hermenéutica.[1] Es junto a Jürgen Habermas uno de los fundadores de la ética de la comunicación o ética del discurso.[2]

También es uno de los teóricos más influyentes de la Escuela de Frankfurt, desde la muerte de Adorno, en 1969. Crítico del cientificismo positivista por considerarlo reductor de la razón, en la línea defendida por los frankfurtianos, Apel elaboró trabajos sobre la ética comunicativa y se consideró como uno de los restauradores de la filosofía práctica. Los trabajos de Apel sintetizan elementos tanto de la filosofía analítica como de la filosofía continental, el pragmatismo y de la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt.

Biografía[editar]

Tras la Segunda Guerra Mundial se inscribió en la Universidad de Bonn (la ciudad de Bonn fue hasta 1989 la capital de la occidentalista República Federal de Alemania) en esa universidad adquirió el doctorado de filosofía en 1949.En 1961, Karl-Otto se hizo profesor de la Universidad de Maguncia. En 1962 devino profesor ordinario de la Universidad de Kiel; desde 1969 a 1972 ejercitó la docencia universitaria a Saarbrücken, hasta que se trasladó definitivamente a Fráncfort del Meno donde obtuvo cátedra en la universidad "Goethe".
Desde 1990 es profesor emérito en la Universidad de Fráncfort, en la misma se hizo amigo de su colega Jürgen Habermas, ha propuesto en sus numerosos escritos una nueva "ética de la comunicación".

Apel ha recibido numerosos premios y distinciones, entre ellas: es desde 1972 Membre Titulaire de l' Institut International de Philosophie (Miembro titular del Instituto Internacional de Filosofía), de París, Francia; desde 1988 es miembro de la Academia Nordland de Artes y Ciencias , Melbu / Vesteralen, Noruega; desde 1989, miembro de la Academia Europaea, Londres, Reino Unido, desde 1993 miembro numerario de la Academia Scientiarum et Artium Europaea de Salzburgo Austria;, también dsde 1993 Doctor Honoris Causa en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Profesor Principal honoris causa, Universidad Nacional de San Agustín, Arequipa, Perú (1994), Doctor Honoris Causa por la Universidad Libre de Berlín, Alemania (2000), Cruz al Mérito am Bande des Verdienstordens der Bundesrepublik Deutschland (Cruz de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania) (2001). En marzo de 1997 dio conferencias atinentes a Ernst Cassirer en la Universidad de Yale. Es miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes.

Ideas[editar]

Formación juvenil[editar]

Desde sus primeros estudios filosóficos es atraído por la lingüística y la filosofía del lenguaje, con una formación inicial que tiene muchos influjos desde el existencialismo y del kantismo. Sus primeras indagaciones son dirigidas a delinear la tradición retórica italiana del Renacimiento. Del año 1955 es entonces su obra El lenguaje en Nicolás de Cusa, y de 1963 La idea de lengua en la tradición del humanismo desde Dante a Vico.

Falsacionismo y aristotelismo[editar]

Su formación juvenil y los resultados de sus primeros estudios en torno a la retórica y a las concepciones filosóficas del lenguaje del humanismo encuentran desarrollo y madurez en la polémica que Apel tiene con el falsacionista Hans Albert. Es desde un punto de vista popperiano que Apel toma sus bases para construir el núcleo de la especulación dirigida a rehabilitar la investigación y el estudio de una fundación última (Letztbegründing) contra las tesis fundamentales de Popper:[3] si Albert, en Por un racionalismo crítico, elaboraba las ideas de Popper referentes al trilema de Münchhausen según el cual toda indagación de un fundamento primero de la conciencia es una interrogación que tiene fallas y resulta dogmática y que no puede sino degenerar en el regressum ad infinitum o el desencuentro irresuelto con fundamentos de la lógica por lo cual para cada enunciado lógicamente correcto existe un fundamento de un principio que requiere ser por su parte otra fundamentación. Si entonces se quisiese interrumpir el regressum ad infinitum se contradiría sin motivo legítimo al mismísimo principio de razón suficiente, porque el círculo lógico planteado solo sería interrumpido de un modo arbitrario.

Contra las tesis de Albert, Apel sostiene que un fundamento del discurso excede las paradojas de la lógica porque las evidencias innegables se presuponen en cualquier discurso como una especie de "horizonte metalingüístico" (tomando para esto prestado un término que más bien se refiere a una perspectiva existencialista de la metafísica aristotélica[4] con lo que Apel elabora de un modo original el concepto de diferenciación trascendental). En el momento en el cual un enunciado empírico es costruido para negar la existencia de principios fundamentales del lenguaje, el enunciado mismo negaría ser un principio y un enunciado (logos).

La diferenciación trascendental[editar]

Junto a los enunciados científicos falsables entonces no pueden existir enunciados dirigidos a negar el fundamento del discurso sino solo enunciados que llama "transcendentales", no son enunciados confutables empíricamente aunque sí son sustentables filosóficamente.

Autocontradicción pragmática[editar]

Estableciendo un límite a aquello que es falsable, éste puede ser negativamente expresado en una distinción del lenguaje entre acto fundativo y acto proposicional, en tal distinción el acto fundativo no debe contradecir al acto proposicional: no se puede en un acto lingüístico o perfomance lingüística enunciar una proposición que niegue al enunciado el acto proposicional dentro del horizonte estable del logos.

"Trasformación de la filosofía" y kantismo[editar]

Para concretar el proyecto de transformación de la filosofía Apel intenta comprender las principales corrientes y escuelas de pensamiento de la segunda mitad del s.XX a partir de reflexiones epistemológicas y gnoseológicas interpretadas con gran éxito. De este modo reúne ideas procedentes del debate epistemológico de cuño anglosajón, de los analíticos, del conjunto de los filósofos "continentales a los que comprende bajo una extensiva denominación de «existencialismo», así como a los filósofos de la fenomenología y de la hermenéutica (entre estos últimos a Hans-Georg Gadamer entre otros). Por este análisis individualiza en la semiótica y, en general, en el estudio del lenguaje un ámbito común de indagaciones sobre el cual construir una nueva filosofía de ambiciones kantianas a la cual llama semiótica transcendental. Identificando así el a priori kantiano con el lenguaje; entonces la semiótica compartida por los analíticos y continentales deviene en un nuevo horizonte filosófico en el cual el patrimonio común histórico y social substituye y concreta el rol que Kant atribuía al estereotipado «yo pienso».

Wittgenstein y Peirce: la comunidad histórica e ideales de los intérpretes[editar]

Apel desarrolla kantianamente su reflexión atinente a la semiótica confrontando con Ludwig Wittgenstein y con Peirce. Al primero le objeta el caer en el regressum ad infinitum cuando delineando el concepto de juegos del lenguaje excluye la posibilidad de que existan condiciones de juego lingüístico a priori en las cuales se inserten los datos lingüísticos: si la teoría de Wittgenstein fuera correcta –sostiene Apel– las mismas relaciones lingüísticas serían un puro dato empírico que carecería de la posibilidad de construir otras relaciones con datos empíricos lingüísticos. De Peirce, Apel toma en consideración el concepto de sujeto en cuanto intérprete de signos. Tal sujeto no es solo una comunidad histórica y real de los intérpretes, es también un sujeto ideal, una referencia normativa y una matriz de las interpretaciones de los sujetos singulares y reales o de la comunidad histórica.
Así, la dinámica que se instaura entre la comunidad "histórica" y la comunidad "ideal" de los intérpretes es de carácter dialéctico: por tal motivo, la ética de la comunicación de Apel se presenta como una importante alternativa a la visión de la comunicación y de la propia sociedad del deconstruccionismo francés y en particular del de Jacques Derrida.[5]

La "semiótica trascendental"[editar]

Sobre las bases antedichas, Apel, identifica una vocación filosófica de la «semiótica trascendental», el campo investigación de las condiciones universales de la comunicación pragmática. Tal campo es identificado por Apel en las cuatro condiciones de verdad fundamentales de Habermas: sentido, verdad, veridicidad, justeza. A las condiciones a priori corresponden los "postulados" que corresponden al sujeto ideal de inspiración peirceana.

  • Publicidad del juego lingüístico.
  • Acuerdo posible y abierto de la totalidad de los hablantes.
  • Paridad de los derechos y deberes de los sujetos empíricos.

En el plano de la crítica al racionalismo positivista, hace una clara distinción entre la comprensión y la explicación. En su libro Understanding and Explanation: A Transcendental-Pragmatic Perspective (1984), Apel reformula la diferencia entre "entendimiento" (Verstehen) y "explicación" (Erklärung), contenidos en la hermenéutica de Wilhelm Dilthey y en la sociología interpretativa de Max Weber, con base en una concepción transcendental-pragmática del lenguaje, inspirada en Charles Peirce. Esa concepción del "mundo de la vida" se transforma en un elemento de la teoría de la acción comunicativa y de la ética del discurso, que Apel inicialmente desarrolló con su amigo y colaborador Jürgen Habermas, a quien sin embargo criticó algunos de sus enfoques.

Apel sostiene que la teoría de la comunicación debe basarse en las condiciones pragmático-transcendentales de la comunicación y tras un punto de partida común, sigue un camino diferente a Habermas, hacia un "transcendentalismo débil", más próximo de la investigación social empírica. Para esto Apel plantea las comunidades de la comunicación, que son sociedades utópicas en las cuales el diálogo es el medio para llegar al fin común de todos. Existen para él dos tipos de comunidades, la comunidad ideal y la comunidad real. Apel plantea que ambas no existen dentro de la sociedad actual, ya que para llegar a ellas debería existir una maduración moral; aun así la comunidad ideal seguiría siendo utópica y jamás se concretaría, mientras que la real podría volverse plausible. Por ello considera que el deber de cada persona es mejorar su comunicación con los demás (heredando así la tradición de Kant).

Apel también escribió diversos trabajos sobre Peirce y fue presidente de la Charles Sanders Peirce Society.

Obras principales[editar]

Su obras más destacadas son:

  • 1963 Die Idee der Sprache in der Tradition des Humanismus von Dante bis Vico (La idea del lenguaje en la tradición del humanismo de Dante a Vico);
  • 1963 Sur le Problème d’une Fondation Rationelle de l’Éthique à l’Âge de la Science. L’Apriori de la Communauté Communicationnelle et les Fondements de l’Éthique. (Sobre el problema de una fundamentación racional de la ética en la edad de la ciencia. El a priori de la comunidad comunicacional y los fundamentos de la ética) Ed. orig. 1963; trad. fr. Lille, Presses Universitaires de Lille, 1987.
  • 1973 Transformation der Philosophie, vol. 1. Sprachanalytik, Semiotik, Hermeneutik (Transformación de la filosofía 1 "Filosofía analítica, semiótica, hermenéutica".);
  • 1976 Transformation der Philosophie, vol.2: Das Apriori der Kommunikationsgemeinschaft Frankfurt, Suhrkamp. (Transformación de la filosofía 2 "El a priori de la comunidad de la comunicación"), Fráncfort del Meno.
  • 1976 Das Problem der philosophischen Letztbegründung im Lichte einer transzendentalen Sprachpragmatik («El problema de la fundamentación filosófica última a la luz de una pragmática transcendental del lenguaje»). En español: «El problema de la fundamentación filosófica última», en: Dianoia, XXI, 1975. Otra versión en español: «El problema de la fundamentación filosófica última desde una pragmática transcendental del lenguaje», en: Estudios Filosóficos, 102, Vol. XXXVI, 1987, pp. 251-300.[6]
  • 1975 Der Denkweg von Charles Sanders Peirce. Eine Einführung in den amerikanischen Pragmatismus, Frankfurt;
  • 1976 Sprachpragmatik und Philosophie, Frankfurt /M.;
  • 1978 Neue Versuche über Erklren und Verstehen, Frankfurt /M.;
  • 1979 Die Erklären-Verstehen Kontroverse in transzendental-pragmatischer Sicht, Suhrkamp, Frankfurt /M., 1979;
  • 1984 Praktische Philosophie. Ethik. Aktuelle Materialen. Frankfurt.
  • 1980 Praktische Philosophie-Ethik I. Reader zum Funk-Kolleg, Frankfurt /M.;
  • 1984 Funk-kolleg Praktische Philosophie-Ethik: Dialoge, 2 voll., Frankfurt /M.;
  • 1984 Funk-Kolleg Praktische Philosophie-Ethik: Studientexte, 3 voll., Basel;
  • 1988 Diskurs und Verantwortung. Das Problem des Übergangs zur postkonventionellen Moral, Suhrkamp, Frankfurt /M.,;
  • 1989 Il logos distintivo della lingua umana, Nápoles;
  • 1990 Zur Rekonstruktion der praktischen Philosophie, Gedenkschrift für Karl-Heinz Ilting, Frommann-Holzboog, Stuttgart;
  • 1990 Penser avec Habermas contre Habermas, París;
  • 1992 Verità e comunicazione, Laterza, Roma-Bari;
  • 1992 Per una ermeneutica critica, Turín,;
  • 1992 Zur Anwendung der Diskursethik in Politik, Recht und Wissenschaft, Suhrkamp, Frankfurt /M.
  • 1994 Éthique de la discussion, París, Les Éditions du Cerf (Ética de la discusión, también traducida como: Teoría de la verdad y ética del discurso);
  • 1994 El desafío de la crítica total de la razón.

Referencias[editar]

  1. Biografías y Vidas. «Karl-Otto Apel». Consultado el 30 de enero de 2008.
  2. "La ética en la encrucijada" por Nicolás Zavadivker. Prometeo libros. Año 2008. Buenos Aires.
  3. Véase: "La position de Karl-Otto Apel s'appuie sur un essai de réfutation des thèses de Karl Popper." / Karl-Otto Apel bases his argument upon an attempt to refute the theses of Karl Popper. / [La posición de Karl-Otto Apel se apoya en un ensayo de refutación de las tesis de Karl Popper] y "Dire que tout doit pouvoir être critiqué, révisé, c'est pour Karl-Otto Apel invalider la raison en lui refusant une fondation, et se trouver en contradiction pragmatique..." / For Karl-Otto Apel, to say that everything must be criticized and revised is to make reason impotent, without a foundation, and to be in a position of pragmatic contradiction... /[Decir (falsacionistamente) que todo debe ser criticado, revisado; esto es para Karl-Otto Apel, invalidar la razón en él (todo) sin una base, y estar en una posición de contradicción pragmática...] y "On ne peut pas donc fonder philosophiquement le principe critique, si on l'étend à tout, contrairement à ce qu'affirment Karl Popper ou Jurgen Habermas."/ Contrary to the affirmations of Karl Popper or Jurgen Habermas, we cannot therefore philosophically validate the critical principle, if we apply it to everything. / [no se puede por lo tanto filosóficamente validar el principio crítico, si lo aplicamos a todo, contrariamente a aquello que afirman Karl Popper o Jürgen Habermas, ]. "Apel, Karl-Otto", La philosophie de A à Z, por Elizabeth Clement, Chantal Demonque, Laurence Hansen-Love, y Pierre Kahn, París, 1994, Hatier, 19-20.
    Véase también: Towards a Transformation of Philosophy (Marquette Studies in Philosophy, No 20), por Karl-Otto Apel, traducc. al inglés: Glyn Adey y David Fisby, Milwaukee, 1998, Marquette University Press.
  4. Aristóteles, Metafísica, Libro XI
  5. F. Dal Bo, Società e discorso. L'etica della comunicazione in Karl Otto Apel e Jacques Derrida, con un inédito de Jacques Derrida: I limiti del consenso, Mimesis, Milán, 2002, ISBN 88-8483-057-5
  6. Cf. el catálogo de obras de Apel en la web karl-otto-apel.de. Enlace consultado el 14 de septiembre de 2011.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]