José Prudencio Padilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

José Prudencio Padilla López

Almirante Padilla.jpg
Almirante
Lealtad Flag of Spain.svg España
Bandera de Colombia Nueva Granada
Flag of Venezuela.svg Venezuela
Bandera de la Gran Colombia Gran Colombia
Participó en Batalla de Trafalgar
Independencia de Colombia
Independencia de Venezuela

Nacimiento 19 de marzo de 1784
Riohacha, Colombia
Fallecimiento 2 de octubre de 1828
(44 años)
Bogotá, Colombia

José Prudencio Padilla López (Riohacha, Colombia, 19 de marzo de 1784 - Bogotá, Colombia, 2 de octubre de 1828) Prócer de la independencia de Colombia y Venezuela. Fue el héroe naval durante la Campaña de Independencia liderada por Simón Bolívar, creador de la Armada de la República de Colombia y primer Almirante de la Gran Colombia.

Los restos mortales del almirante José Prudencio Padilla descansan en la catedral de Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha, la cual fue posteriormente declarada como Patrimonio Nacional de Colombia. La plaza principal de Riohacha también lleva el nombre del prócer.

Biografía[editar]

Estatua del almirante Padilla en Barranquilla.

Fueron sus padres Andrés Padilla, constructor de embarcaciones menores, y Lucía López. Nació en la comunidad de Galán, ubicada al sur de la ciudad de Riohacha en el Departamento de La Guajira. Comenzó su vida como marino en el servicio doméstico de las embarcaciones mercantes en su puerto natal y a los 14 años de edad ya figuraba como mozo de cámara en la Real Escuadra Española del Nuevo Reino de Granada; el 21 de octubre de 1805 recibió su bautismo de fuego en la batalla de Trafalgar, durante la cual fue hecho prisionero por los ingleses. En 1808, tras su liberación pasó a España, donde recibió el nombramiento de contramaestre del arsenal de Cartagena de Indias. El 11 de abril de 1811 tomó parte en el pronunciamiento del pueblo de Getsemaní, que se solidarizó con la ciudad de Cartagena en la proclamación que hizo de la independencia absoluta de Cundinamarca y en consecuencia, con desconocimiento de la autoridad de la metrópoli. En 1814 concurrió a la acción naval de Tolú y con el cañonero republicano “Concepción” derrotó a la fragata española "Neptuno" capturando con ella a un mariscal de campo y su familia, 18 oficiales, 274 suboficiales y soldados y más de 2.000 fusiles, equipo, vestuario y correspondencia que condujo a Panamá, aunque la apresada nave estaba mejor artillada que la que él comandaba, no pudo resistir el ataque y se rindió. En reconocimiento a esta acción, el gobierno granadino premió a Padilla con el ascenso a alférez de fragata.

En 1815 sirvió bajo las órdenes de Simón Bolívar cuando éste se dirigía a Bogotá a libertar a Santa Marta; luego, sitiada Cartagena por el ejército del General Pablo Morillo, defendió sus murallas hasta que fue imposible sostenerse, y con uno de los buques republicanos, fue uno de los primeros en romper la línea de la escuadra realista que impedía la salida de los sitiados. Luego se dirigió a Jamaica, y como capitán de navío, se reunió con Bolívar en Haití para acompañarlo en la expedición que zarpó de Los Cayos de San Luis el 31 de marzo de 1816, en la victoria naval de Los Frailes (2 de mayo) y en el desembarco de Carúpano (1 de junio). Ascendido a capitán de fragata y a la comandancia en jefe de las fuerzas sutiles del Orinoco, efectuó importantes incursiones sobre la provincia de Cumaná. En 1819 participó en la campaña de Casanare en la que tuvo a su cargo el transporte de tropas y material de guerra. Teniente coronel, como segundo al mando del almirante Luis Brión se halló el 12 de marzo de 1820 en la toma de Ríohacha y luego en las batallas de la Laguna Salada, Pueblo Viejo, Tenerife, La Barra, Ciénaga de Santa Marta y San Juan. Coronel, fue nombrado comandante en jefe de las fuerzas sutiles de la República, ocupó la bahía de Cartagena y apresó varios buques. El 19 de abril de 1823 fue ascendido a general de brigada de la Armada Colombiana. En esta oportunidad fue investido con los cargos de comandante general del Tercer Departamento de Marina y de la Escuadra de Operaciones contra el Zulia, con la que realizó una brillante labor que culminó el 24 de julio de 1823 en la batalla naval del Lago de Maracaibo, en la que fue despedazada y humillada la escuadra española, y que derivó en la capitulación del mariscal de campo Francisco Tomás Morales el 3 de agosto siguiente.

El 24 de noviembre de 1826 recibió el ascenso a general de división. Sin embargo, a comienzos de 1828 Padilla es envuelto en un acto de traición en el que estaban comprometidos varios oficiales en Cartagena, incluyendo Simón Bolívar. Una vez tomado prisionero fue enviado a Bogotá y encarcelado injustamente allí el 26 de mayo de 1828. Durante la noche del 25 de septiembre de 1828, en el cual se llevó a cabo el atentado contra la vida de Simón Bolívar (Conspiración Septembrina), mientras se ejecutaba el asalto al palacio San Carlos, algunos conjurados escalaron las paredes del edificio que le servía de cárcel y asesinaron al coronel José Bolívar, que lo custodiaba, para liberarle y nombrarle como jefe; pero que "se rehusó, manifestándoles se hallaba preso y no debía mezclarse en tal negocio; que consiguieron hacerlo bajar hasta la puerta del cuartel, de donde a favor del bullicio militar pudo escapárseles y volvió a subir a su alojamiento, en donde encontró al sargento y un soldado de la guardia que le custodiaban y se habían refugiado en aquella pieza en unión de su asistente; que luego que se retiró la tropa que había entrado a aquel cuartel, reunió las armas de la guardia e hizo a su asistente cerrase la puerta del cuartel con llave, receloso intentasen volver a entrar a obligarle a tomar las armas, como lo habían intentado al principio, o matarle si a ello no accedía; que así permaneció hasta que advirtió había cesado la bulla, en cuyo acto mandó a su asistente a que diese aviso al general Urdaneta u otro jefe..."; pero, fue juzgado por la Ley de Conspiradores, condenado por el consejo, fusilado y rematado, en la Plaza de la Constitución de Bogotá al poco tiempo.

Los restos del Almirante Padilla reposaron en la Iglesia de San Agustín de Bogotá y exhumados el 4 de julio de 1923 y conducidos e inhumados definitivamente en la Catedral Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha, la cual fue declarada en su honor como Patrimonio Cultural de la Nación Colombiana.

En Venezuela fue creado en el Estado Zulia el Municipio Almirante Padilla en su honor.

Referencias[editar]

Este artículo incorpora material de www.venezuelatuya.com, que mediante una autorización permitió agregar contenido e imágenes y publicarlos bajo licencia GFDL.


REFERENTE AL NOMBRE DEL ALMIRANTE PADILLA:   NO ES José Prudencio, sino José María Padilla. El segundo nombre con el que se le conoce (Prudencio) es una invención reciente de Carlos Delgado Nieto quien le agregó el segundo nombre a José Padilla, en el libro titulado “José Padilla, estampa de un Almirante”, publicado por Colcultura en 1973. Prudencio, ha sido un nombre repetido en innumerables trabajos sobre su vida, pero hasta el momento no ha sido encontrado con este segundo nombre en ningún documento ORIGINAL del siglo XIX. En cambio ha aparecido que su verdadero segundo nombre era María, así lo demuestran dos documentos ORIGINALES referidos a las primeras incursiones militares en la Nueva Granada, así:

  1. Un pliego que refiere sucesos de la península española, en el encabezado que redactan los editores del Argos, colocan que este pliego fue aprehendido por José María Padilla y Joaquín Tafur. Argos Extraordinario de la Nueva Granada, no. 11, Santafé de Bogotá, Agosto 24 de 1815.   2. Un informe militar que hace el Comandante Tafur a la Comandancia de Marina, en donde también nombra a Padilla como José María. Estrella del Occidente, no. 22, Medellín, Agosto 20 de 1815.


EL ALMIRANTE JOSÉ MARÍA PADILLA LÓPEZ.

(Riohacha, 19 marzo de 1784) Nació nuestro héroe naval: Almirante José María Padilla López. Sus padres fueron el ¨maestro Andrés¨, fabricante de canoas y pescador, casado con doña Josefa Lucía López de Padilla.

Enlaces externos[editar]



El Almirante o General José María Padilla López (Riohacha, 19 marzo de 1784) Nació nuestro héroe naval: Almirante José María Padilla López. Sus padres fueron el ¨maestro Andrés¨, fabricante de canoas y pescador, casado con doña Josefa Lucía López de Padilla.



BIOGRAFÍA ALMIRANTE JOSÉ MARÍA PADILLA LÓPEZ. La existencia de Padilla parece arrancada de la leyenda. Hombre de honor y lealtad de personalidad descollante, generosa y sociable. Esto nos hace ver un pasado glorioso, iniciando el despertar de una conciencia marítima nacional, al estudiar la vida y hechos del insigne fundador de la Armada Nacional. El Almirante nace en Riohacha el 19 de Marzo de 1784; tuvo a lo largo de sus años, las épicas jornadas navales, y para él las banderas no se arriaron sino en la quietud solemne que seguía a todas las victorias. Aprendió en los galeones españoles el arte de la guerra que dio a la península, aquel ingente poderío y el imperio donde siempre el sol alumbraba a los laureles del escudo Real. Presente en la batalla naval de Trafalgar, tuvo el bautizo de fuego en el colosal encuentro que cimentó el poder británico sobre el grandioso pedestal del sacrificio de Nelson. Organizador naval de las primeras operaciones del mar Caribe, de las del río Magdalena y de la red fluvial de Guyana venezolana, y de la cuenca del caudaloso Orinoco. Primero, al mando del Capitán de Navío Juan Nepomuceno Eslava, Comandante de la incipiente Marina Nacional, (1811-1815); luego en los ciento sesenta días del sitio de Cartagena, y posteriormente en Haití acompañado de Simón Bolívar en la expedición libertadora de 1816 que desembarcó en Ocumare. Pocos días antes de verificarse el cerco de 1815 por Morillo, Padilla capturó en el Golfo de Morrosquillo la Fragata "Neptuno" que había zarpado de España el 9 de marzo de 1815; por este hecho la junta suprema de Cartagena lo asciende a Alférez de Fragata. El héroe Riohachero a entrado en la leyenda de las acciones navales; en 1820 ya como Capitán de Navío comanda de segundo, junto con el Almirante Brión, la campaña del Atlántico. Maracaibo! El 24 de julio de 1823 tiene especial significado porque recuerda la máxima batalla naval librada en aguas americanas y marca el pináculo de la gloria del Almirante y la liberación de medio continente. Padilla, ese día, derrotaba a la Real Marina Española comandada por el segundo jefe de las Fuerzas Navales peninsulares en el Caribe, Contralmirante Don Ángel Laborde. Llegó el día en que se tendió un negro manto; ante los ojos de Padilla se ven pasar la injusticia de una culpa lanzada por sus compañeros. No supo defenderse porque desconocía la lisonja y la intriga. A las once y media de la mañana del funesto 2 de octubre de 1828, Padilla era fusilado en la Plaza de la Constitución (hoy Plaza de Bolívar), pero esa misma frente castigada por la infamia de sus antiguos compañeros de armas, se alza hoy revindicada por un juicio de edades y muestra a la posteridad cómo se cometió un crimen de Estado. La Convención de la Nueva Granada en noviembre de 1831 rehabilitó su memoria a nombre del pueblo colombiano.