Banco de la República de Colombia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 4°36′5.4″N 74°4′22.44″O / 4.601500, -74.0729000

Banco de la República de Colombia
Banco de la República en Bogotá.JPG
Sede central del BRC, en Bogotá, Colombia
Información
Tipo Banco del Estado
Fundación 25 de julio de 1923
Jurisdicción Flag of Colombia.svg Colombia
Sede
Gerente José Darío Uribe
Dependiente de Ministerio de Hacienda y Crédito Público
Sitio web
www.banrep.gov.co
Notas
Moneda: Peso colombiano COP (ISO 4217)
Reservas: 33.729 millones de US$ 1/07/2009

Banco de la República de Colombia (BRC) es el banco central de la República de Colombia, entidad fundada en 1923,[1] y encargada de emitir, manejar y controlar los movimientos monetarios de Colombia así como emitir la moneda de curso legal en el país, el peso.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

Después de varios intentos en junio de 1880 el Gobierno creó el Banco Nacional, que actuaría como su banquero y promovería el crédito público. La función de banquero consistía en prestar al Gobierno los servicios de consignación de los fondos públicos o de tesorería, crédito, colaboración en la contratación de préstamos internos y externos y la administración de los títulos de deuda pública. También había sido encargado de la emisión de billetes. Pero en 1894 debió ser liquidado por el Congreso, debido a excesos registrados en la capacidad de emisión. Años más tarde fue creado el Banco Central de Colombia, el cual funcionó de 1905 a 1909, y luego fue liquidado por idénticas razones que el anterior.

La Primera Guerra Mundial trajo a Colombia graves dificultades económicas y financieras que no mejoraron con el advenimiento de la paz. Las perspectivas de las entidades bancarias durante las dos primeras décadas del siglo XX no eran halagüeñas por el desorden monetario existente: se emitía dinero sin control y las reservas de los bancos estaban dispersas. Además se carecía de un sistema formal de garantías y respaldo gubernamental para los bancos.

La anterior situación precipitó la crisis de los años 1922 y 1923 que evidenció la escasez de medio circulante. Se hacía apremiante la necesidad de dar solidez y estabilidad a la moneda y al crédito mediante un banco central sólido y consistente.

La Misión Kemmerer[editar]

En marzo de 1923, el presidente Pedro Nel Ospina contrató un grupo de expertos presidido por el profesor Edwin Walter Kemmerer de la Universidad de Princeton el cual sirvió como árbitro extranjero para la organización del Banco de la República dada la desconfianza que agobiaba a los ciudadanos frente a los agentes politicos locales. Dicha actividad más tarde recibiría el nombre de Misión Kemmerer junto con muchos otros asesoramientos que hizo Kemmerer y su grupo durante la época en Filipinas, México, Guatemala, Chile, Ecuador, Bolivia y Perú. La primera actividad de esta misión en Colombia fue el estudio de nuestra realidad económica mediante el contacto y discusión con cámaras de comercio, sociedades de agricultores y agentes oficiosos regionales. Luego, sin que se tratara de un trasplante de normas y organización vigentes en otras economías ni de innovación total, la misión condujo al ordenamiento de lo aprovechable en las leyes dictadas el año anterior, como base para la elaboración del estatuto orgánico de la entidad que iba a nacer.

Su creación[editar]

Edificio Pedro A. López, primera sede del Banco de la República entre 1923 y 1958 y actual sede del Ministerio de Agricultura.[2]

Mediante la Ley 25 de julio de 1923 se creó el Banco de la República como banco central colombiano. Se organizó como sociedad anónima con un capital original de $10 millones oro, de los cuales un 50% lo aportó el Gobierno y la diferencia los bancos comerciales nacionales, extranjeros y algunos particulares. A esta entidad se le confió, en forma exclusiva, la facultad de emitir la moneda legal colombiana, se le autorizó para actuar como prestamista de última instancia, administrar las reservas internacionales del país, y actuar como banquero del Gobierno. La Junta Directiva del Banco, conformada por diez miembros, representantes del sector privado y del Gobierno, fue encargada por la misma Ley, de ejercer las funciones de regulación y control monetario bajo estrictos parámetros de ortodoxia financiera. Se le encomendó, además, fijar la tasa de descuento y la intervención para controlar las tasas de interés.

La creación del Banco de la República constituye un elemento fundamental en la organización económica e institucional del país. Con el paso de los años, esta institución ha experimentado cambios importantes que han buscado adecuarla a una economía en permanente proceso de crecimiento y actualización.

Reformas[editar]

1930[editar]

Segunda Misión Kemmerer. Mediante la Ley 82 de 1931, se modificó la composición de la Junta Directiva del Banco, en la cual se incorporaron representantes de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y de las Cámaras de Comercio, y se formalizó la inclusión del Ministro de Hacienda. Se estableció un control de cambios para regular las operaciones con el resto del mundo. Específicamente se reguló el cambio de moneda nacional a extranjera y se determinó que todo pago al exterior debía tener la autorización del banco emisor. Ello condujo a intensificar la actividad del Banco como regulador de las operaciones monetarias tanto de moneda doméstica como en divisas.

En septiembre de 1931 Inglaterra desmontó el patrón oro asociado con la libra esterlina, que era la moneda internacional de referencia. Para evitar la disminución de las reservas de oro, el Gobierno suspendió temporalmente el comercio de este metal y la convertibilidad de la moneda y estableció el control de las operaciones con el resto del mundo. También, se asignó al Banco el monopolio de la compra y venta de oro y moneda extranjera, función relacionada con el manejo de las reservas

1949[editar]

sede en Ibagué, junto al Parque Murillo Toro en el Distrito financiero de ésta Ciudad.
Sede en Medellín, junto al Parque de Berrío.

La Misión Grove. En este año, el Gobierno invitó a una misión de la Reserva Federal de Nueva York, dirigida por Daniel Grove, a fin de que realizara un diagnóstico del sistema bancario colombiano. Esta misión recomendó dotar al Banco de la República de más instrumentos para regular la oferta monetaria y la canalización del crédito con el objeto de incentivar el desarrollo económico. En tal sentido, se facultó a la junta directiva, con el voto favorable del ministro de Hacienda, para fijar cupos de crédito ordinario, especial o de fomento, y de emergencia, para fijar y variar las tasas de interés y descuento a las operaciones de préstamo, descuento y redescuento, y para señalar y modificar el encaje legal de los establecimientos bancarios, entre otras funciones.

Adicionalmente, se prorrogó el término de duración del Banco y se le extendió la exclusividad de la emisión de billetes por 20 años más, a partir del 20 de julio de 1953. La composición de la Junta Directiva se modificó al permitir una mayor participación de los gremios, para conocer más a fondo los distintos sectores de la economía.

1950[editar]

En este año se tomaron las primeras medidas para que el Banco asumiera la función de crédito de fomento. El Gobierno decidió orientar los créditos de mediano y largo plazo hacia las actividades productivas. Esta política de fomento fue reforzada, durante la década de los setenta, con la creación de varios fondos financieros adscritos al Banco de la República, como el agropecuario, el de inversiones privadas, industrial, promoción de exportaciones y desarrollo urbano.

1951[editar]

Desde finales de los años 1940 se venían adoptando decisiones encaminadas a ampliar las funciones del Banco en materia de regulación y ejecución de la política monetaria y crediticia. Tales medidas se concretaron mediante el Decreto legislativo 756 de 1951, el cual le otorgó al Banco atribuciones para diseñar políticas monetaria, crediticia y cambiaria, a fin de crear condiciones propicias para el desarrollo ordenado de la economía colombiana. Para ello se hicieron flexibles algunas de las facultades que el Banco tenía, y se le asignaron nuevas funciones sobre la fijación de los cupos de crédito, la determinación del descuento y de las tasas de interés, los porcentajes de encaje legal y las condiciones de elegibilidad de las obligaciones bancarias. Mediante estas atribuciones se consolidó su función como banco central, con amplias facultades para el diseño y ejecución de la política monetaria y crediticia del país.

1960[editar]

Sede en Cúcuta.

En los años 1960, se consideró conveniente que el Estado delegara la función reguladora de los flujos monetarios en una corporación pública distinta de la Junta Directiva del Banco de la República.

1976[editar]

Se creó la junta monetaria, constituida por los siguientes miembros: el ministro de Hacienda y Crédito Público, quien la presidía, el ministro de Desarrollo, el ministro de Agricultura, el jefe del Departamento Nacional de Planeación y el gerente del Banco de la República. En 1976 se incorporó al director del Instituto Colombiano de Comercio Exterior. Con voz pero sin voto, asistían el Secretario Económico de la Presidencia de la República y el Superintendente Bancario, además de dos asesores técnicos.

Con la creación de la junta monetaria, retornaron al Estado las funciones que antes eran de responsabilidad exclusiva de la Junta Directiva del Banco, de carácter privado. De esta forma, se asignó al Estado el estudio y la adopción de las políticas cambiaria, monetaria y crediticia, dejando a la junta del banco sólo la ejecución de dichas políticas. El banco conservó el monopolio de la emisión y las demás funciones ya comentadas.

Las decisiones de la junta monetaria estaban respaldadas por los conceptos técnicos, emitidos por dos asesores permanentes dedicados exclusivamente a la investigación en los campos monetario, cambiario y crediticio. Esta asumió, así, la formulación de las políticas en los citados campos, en tanto que el Banco de la República se constituyó en ejecutor de estas políticas y en asesor técnico del Gobierno en materia económica.

1967[editar]

Sede en Barranquilla.

El Decreto 444 puso en vigencia un nuevo sistema cambiario que intensificó la actividad del banco en el control de los movimientos cambiarios, fundamentalmente en lo referente al manejo de los presupuestos de divisas y a la regulación de la oferta y la demanda de cambio del sistema financiero.

1973[editar]

Nacionalización del Banco de la República. En esta época el Gobierno se reincorporó como accionista del Banco de la República, del que se había retirado en 1951. Adquirió todas las acciones, dejando sólo una por cada banco accionista.

Las reformas al sistema monetario y al Banco Emisor, contenidas en la Ley 7 y el Decreto 2617, culminaron con la oficialización del capital del Banco de la República, ya que el Estado pasó a ser propietario de la casi totalidad de sus acciones. Así mismo, se transformó en entidad de derecho público económico cuyas funciones no son delegables. Sin embargo, se mantuvo la participación de los diferentes sectores en su Junta Directiva incluyendo representantes del Gobierno y de los sectores exportador, consumidor, bancario y de la producción y distribución.

A pesar de la nacionalización del Banco y de la naturaleza esencialmente pública de sus funciones, se preservó su autonomía especial frente a otras instituciones de la administración pública, como una prolongación de la independencia que quiso dársele desde su fundación.

Hacia finales de 1980 se empezó a discutir la necesidad de una Junta más independiente del Gobierno, ya que la Junta Monetaria no lo era, por cuanto la mayoría de sus miembros eran ministros y funcionarios del ejecutivo, con responsabilidades e intereses en diversos frentes de la economía. En consecuencia, se venían planteando algunos proyectos de reforma que se cristalizaron con la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, en la cual se incluyó el sistema monetario del país dentro de los temas que, en el ámbito económico, debían ser objeto de regulación constitucional. se creó por que querían tener un mejor banco con mucha confianza

El Banco en la Constitución Política de 1991[editar]

Sede de Girardot.

Con la Constitución de 1991, la Asamblea Nacional Constituyente introdujo varias reformas al sistema de banca central que existía en Colombia.[3]

Las principales reformas estuvieron encaminadas a la sustitución de la Junta Monetaria por la actual Junta Directiva como máxima autoridad monetaria, cambiaria y de crédito, que actúa independientemente del Gobierno, y está conformada por siete miembros, así:

El Ministro de Hacienda, quien la preside, el Gerente General del Banco y cinco miembros permanentes de dedicación exclusiva, nombrados por el Presidente de la República para un período de cuatro años, al término del cual el siguiente Presidente podrá cambiar sólo a dos de ellos, mientras que los restantes podrán continuar en sus funciones. Sin embargo, ninguno de los miembros podrá permanecer más de tres períodos consecutivos. Este sistema garantiza la continuidad en las políticas del Banco y evita que estas se vean influenciadas por los ciclos políticos, lo cual asegura una planeación de más largo plazo y una mayor credibilidad para el público.

Así mismo, se eliminaron funciones como la de otorgar crédito al sector privado (crédito de fomento) o al Gobierno, a menos que se presenten las circunstancias especiales ya previstas. En situaciones normales, el Banco sólo podrá otorgar créditos a los intermediarios financieros ante problemas temporales de iliquidez o escasez de recursos.

La innovación más importante fue la decisión de darle rango constitucional a la búsqueda del mantenimiento del poder adquisitivo de la moneda como objetivo principal del Banco. Ello significa que una prioridad de la Junta Directiva es el control de la inflación, pero en coordinación con la política económica general. La armonía entre las políticas del Banco y las del Gobierno es motivo de la presencia del Ministro de Hacienda como presidente de la Junta. La razón que motivó concederle alta importancia al control de la inflación es el alto costo para la sociedad; una tarea apremiante es pues, reducirla, de modo que se fomente el ahorro y la inversión en el país.

El nuevo ordenamiento del Banco y su Junta Directiva[editar]

Independencia[editar]

La Constitución y la Ley otorgan autonomía al Banco de la República como banco central de Colombia, es decir, que el Banco no forma parte de las ramas del Poder Público (Ejecutivo, Legislativo, Judicial), de los organismos de control o fiscalización ni del poder electoral, sino que es una entidad del Estado, de naturaleza única, dotada de una organización propia adaptada a las funciones que debe desempeñar. En términos técnicos, la autonomía consiste en la capacidad del Banco para el libre análisis de los fenómenos monetarios y para diseñar y aplicar la política a su cargo, sin sujeción a otras instancias del Estado.

Legalmente, la jerarquía constitucional otorgada al Banco permite su estabilidad institucional y sustenta la sana permanencia de sus tradiciones y criterios, ajenos al devenir o a las influencias políticas. No obstante, es importante anotar que autonomía no significa aislamiento y es claro que las políticas monetaria, crediticia y cambiaria deben guardar armonía con la política económica general del Gobierno. Para facilitar esta coordinación, el Ministro de Hacienda es quien preside la Junta Directiva del Banco. Adicionalmente, para el diseño de la política en los ámbitos a su cargo, la Junta debe consultar el programa macroeconómico del Gobierno, cuidándose sin embargo de no comprometer el cumplimiento del objetivo fundamental que le ha sido encomendado: la preservación de la estabilidad de precios. En tal sentido, el Banco puede negarse a atender requerimientos que eventualmente pudiera formular el Gobierno para cubrir faltantes fiscales. La independencia de la autoridad monetaria es un factor de significativa importancia para la credibilidad de las medidas que se adopten, lo cual redunda en un aumento de su efectividad.

Los miembros de la Junta Directiva, calidades y nombramientos[editar]

Billete de 50.000 pesos colombianos, la moneda emitida por el Banco de la República.

La Ley 31 ratificó el precepto constitucional de otorgar a la Junta Directiva del Banco la autoridad en materia monetaria, cambiaria y crediticia, y confirmó la composición de siete miembros que deben reunir ciertas calidades y requisitos, incluyendo las inhabilidades señaladas para antes del ejercicio del cargo y después de él, con el fin de garantizar elevada idoneidad profesional y ética, por cuanto ellos deben representar exclusivamente el interés general de la Nación.La Ley 31 dispuso la renovación periódica de la Junta, como se mencionó anteriormente. En cuanto al Gerente General, es elegido por los restantes miembros de la Junta para un período de cuatro años y podrá ser reelegido hasta por dos períodos adicionales.

La estabilidad de la moneda: responsabilidad principal del Banco[editar]

Por mandato constitucional y legal el Banco de la República recibe la responsabilidad esencial de velar por el mantenimiento de la capacidad adquisitiva de la moneda. Es decir, el control de la inflación es objetivo principal de la política monetaria. De esta forma se reconoce que la estabilidad de precios es necesaria para el progreso económico y por lo tanto, el Banco debe ajustar el crecimiento global del dinero y del crédito con miras a lograr este objetivo. Aún más, la Ley 31 ordena a su junta directiva que al comenzar cada año fije metas de inflación que deben ser siempre inferiores a los resultados de la inflación del año precedente.

Gerentes del Banco[editar]

Gerentes del Banco de la República[4]
Nombre Período
José Joaquín Pérez 1923 - 1924
Félix Salazar Jaramillo 1924 - 1927
Julio Caro 1927 - 1947
Luis Ángel Arango 1947 - 1957
Carlos Mario Londoño 1957
Ignacio Copete Lizarralde Septiembre 04 de 1957 - Febrero 10 de 1960
Jorge Cortés Boshell (encargado) Febrero 17 de 1960 - Diciembre 15 de 1960
Eduardo Arias Robledo Enero 11 de 1961 - Octubre 22 de 1969
Germán Botero de los Ríos Octubre 30 de 1969 - Agosto 24 de 1978
Rafael Gamma Quijano Agosto 31 de 1978 - Agosto 26 de 1982
Hugo Palacios Mejía Septiembre 01 de 1982 - Septiembre 26 de 1985
Francisco J. Ortega Octubre 03 de 1985 - Febrero 19 de 1995
Miguel Urrutia Montoya Febrero 22 de 1993 - Enero 03 de 2005
José Darío Uribe Enero 04 de 2005

Su aporte a la cultura[editar]

Complejo cultural del Banco de la República en La Candelaria.

Además de sus funciones económicas, el Banco de la República ha dado un gran apoyo a la cultura. En 1939 creó el Museo del Oro, y en 1958 la Biblioteca Luis Ángel Arango, que siguen siendo parte del banco. Actualmente, cuenta con varias bibliotecas y áreas culturales en veintisiete ciudades del país, así como centros de documentación regionales, y museos.[5] De esta forma posee la colección de oro precolombino más grande del mundo (que supera las 33.000 piezas), y una vasta colección de arte con pinturas y esculturas de artistas como Fernando Botero o Claude Monet, que están en exposición en las diferentes sedes culturales del banco, además de albergar reliquias del arte colonial del Virreinato de Nueva Granada, en particular, la custodia de la iglesia de Santa Clara de Tunja, conocida como "La Clarisa" y la custodia de la iglesia de San Ignacio de Bogotá conocida como "La Lechuga" (por la gran cantidad de esmeraldas que la componen, y su forma circular, las cuales recuerdan la forma de la hortaliza).

Referencias[editar]

  1. El Banco de la República: antecedentes, evolución y estructura
  2. «Reseña histórica». Ministerio de Cultura. Consultado el 28 de julio de 2011.
  3. República de, Colombia (1991). «Capítulo VI: De la banca central». Constitución Política. 
  4. Preguntas más frecuentes - Banco de la República de Colombia
  5. Biblioteca Luis Ángel Arango

Enlaces externos[editar]