Iván III de Rusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Iván III de Rusia
Gran Príncipe de Moscovia
Ivan III of Russia.jpg
«Albus rex» Ivan III.
Predecesor Basilio II
Sucesor Basilio III
Información personal
Cónyuge Maria de Tver
Sofía Paleóloga
Descendencia Iván Ivánovich
Basilio Ivánovich
Yuri Ivánovich
Dmitri Ivánovich
Semión Ivánovich
Andréi Ivánovich
Alena Ivánovna
Feodosia Ivánovna
Eudoxia Ivánovna
Dinastía Rurikidas
Padre Basilio II
Madre María de Bórovsk
Nacimiento 22 de enero de 1440
Moscú, Principado de Moscú
Fallecimiento 27 de octubre de 1505
(65 años)
Moscú, Principado de Moscú
Entierro Catedral del Arcángel Miguel

Iván III Vasílievich (Иван III Васильевич) (22 de enero de 1440 - 27 de octubre de 1505), también conocido como Iván el Grande, fue Gran príncipe de Moscú y el primero en adoptar el título de "Gran príncipe de todas las Rusias". En ocasiones se refieren a él como el "unificador de las tierras Rusas", ya que cuadriplicó su territorio, reivindicando a Moscú como la Tercera Roma. Construyó el Kremlin de Moscú y creó instituciones para asegurar la autocracia. Fue también el protagonista del reinado más largo de la historia de Rusia. En español también se lo conocía como Juan III de Rusia.[1]

Antecedentes[editar]

Los padres de Iván fueron Basilio II y Maria de Bórovsk. Fue corregente con su padre al final del reinado de éste y le sucedió en 1462, continuando tenazmente la política unificadora de sus predecesores. Sin embargo era muy cauto, rozando la timidez propia de muchos de los príncipes de la casa de Rúrik. Evitaba en lo posible los enfrentamientos violentos con sus vecinos excepto cuando las circunstancias le eran excepcionalmente favorables, prefiriendo siempre conseguir sus objetivos de forma gradual e indirectamente. Moscovia se convirtió en este tiempo en un fuerte y poderoso estado, mientras que sus rivales se habían debilitado, una situación muy favorable para la consecución de los fines políticos de un estadista del peculiar carácter de Iván III.

Ampliando los territorios de Moscovia[editar]

Su primera empresa fue la guerra contra la República de Nóvgorod, que, alarmada ante la creciente dominación de Moscovia, se puso bajo la protección de Casimiro IV, rey de Polonia, una alianza que Moscú interpretó como una apostasía de la ortodoxia. Aunque hubiese podido utilizar cualquier otro pretexto, la religión parecía el mejor, así que Iván inició la guerra contra Nóvgorod en 1470, y tras las dos derrotas infligidas por sus generales a las tropas de la República de Nóvgorod, en Shelona y en el Dviná, durante el verano de 1471, Nóvgorod se vio forzada a pactar una paz por la que abandonaba para siempre su alianza con Polonia, cedía una considerable porción de sus colonias en el norte y pagaba una indemnización de 15.500 rublos.

Tras ello, Iván buscó continuamente un pretexto para apoderarse de Nóvgorod totalmente, pero aunque violó con frecuencia sus antiguos privilegios en materias de pequeña importancia, la actitud de la república era tan cuidadosa que la oportunidad no se dio hasta 1477. En ese año los embajadores de Nóvgorod, por su cuenta y riesgo, se dirigieron a él en audiencia pública como Gosudar (soberano) en vez de Gospodín (señor) como era habitual. Iván interpretó esto como un reconocimiento de su soberanía, y cuando Nóvgorod desdijo a sus embajadores, marchó contra la ciudad. Abandonada por Casimiro IV, y rodeada por las tropas moscovitas, que incluían un contingente Tártaro, la república reconoció a Iván como autócrata, y entregó el 14 de enero de 1478 todas sus prerrogativas y posesiones (incluyendo el conjunto desde la Rusia norteña de Laponia a los Urales). Las rebeliones que siguieron (1479-1488) fueron castigadas trasladando en masa a las familias más ricas y más antiguas de Nóvgorod a Moscú, a Vyatka y a otras ciudades rusas centrales. Después de esto Nóvgorod dejó de existir como estado independiente. La república rival de Pskov debió la continuación de su propia existencia política a la ayuda que prestó a Iván contra su antigua enemiga. Los otros principados fueron absorbidos virtualmente, por conquista, compra o unión: Yaroslavl en 1463, Rostov en 1474, Tver en 1485 y Vyatka en 1489.

Iván se negó a compartir sus conquistas con sus hermanos, y su interferencia en la política interna de sus principados provocó varias guerras contra ellos, de las cuales, a pesar del apoyo de Lituania, salió victorioso. Finalmente, la nueva ley del gobierno de Iván, dispuesta formalmente en su última voluntad, establecía que todos los dominios de todos sus parientes, después de sus muertes, debían pasar directamente al Gran príncipe reinante en vez de, como hasta ahora, a los herederos de los príncipes, con lo que puso fin a la semiindependencia de los principados.

Política exterior[editar]

Iván III Moscovia puso fin a la relación de vasallaje que el Gran Ducado de Moscovia mantenía con la Horda de Oro. En 1480 Iván rechazó pagar el tributo acostumbrado al Gran Kan Ahmed. Sin embargo, cuando el Gran Kan marchó contra él su determinación comenzó a fallar, y solamente las severas exhortaciones del obispo de Rostov, Vasián, lo indujeron a presentar batalla. Durante todo el otoño las huestes rusas y tártaras se enfrentaron en los lados opuestos del río Ugrá en lo que se denomina la Gran oposición del río Ugrá, hasta el 11 de noviembre, cuando Ahmed se retiró a la estepa.

El año siguiente el Gran Kan, que se encontraba preparando una segunda expedición contra Moscú, fue atacado y asesinado por Ivaq, kan de la Horda de Nogái, con lo cual la Horda de Oro se hizo pedazos. En 1487 Iván redujo el Kanato de Kazán, uno de los sucesores de la Horda, a la condición de vasallo, aunque en sus años últimos se rompió su poder feudal sobre el mismo. Con las otras fuerzas musulmanas (el kan de Crimea y los sultanes del Imperio otomano), las relaciones eran pacíficas e incluso amistosas. El kan de Crimea, Meñli I Giray, le ayudó contra el Gran Ducado de Lituania y facilitó las relaciones diplomáticas entre Moscú y Estambul, a donde acudió primera embajada rusa en 1495.

En cuanto a la política nórdica, Iván III concluyó una alianza ofensiva con Hans de Dinamarca y mantuvo una correspondencia regular con el emperador Maximiliano I, que lo llamó “hermano”. Construyó una ciudadela en Ingria (renombrada Ivángorod), que fue muy útil en la guerra contra Suecia, que había sido precedida por la detención por parte de Iván de los comerciantes de la Liga Hanseática que negociaban en Nóvgorod.

La expansión de los dominios moscovitas fue facilitada por la muerte de Casimiro IV en 1492, cuando Polonia y Lituania se repartieron entre sus herederos. El trono de Lituania fue ocupado por su hijo Aleksandr, príncipe débil y apático tan incapaz de defender sus posesiones contra los ataques persistentes de los moscovitas que procuró evitarlos mediante un acuerdo matrimonial, desposando a Elena, hija de Iván. Pero la determinación de Iván para apropiarse de Lituania de cualquier modo obligó a Aleksandr en 1499 a tomar partido contra su suegro. Los lituanos se dirigieron a Vedrosha (el 14 de julio de 1500) y en 1503 Aleksandr se conformó alegremente con comprar la paz cediendo a Iván Chernígov, Starodub, Nóvgorod-Síverski y dieciséis ciudades más.

Política interna[editar]

El carácter del gobierno de Moscovia bajo Iván III cambió profundamente y adquirió una forma autocrática que no había tenido nunca antes. Esto era debido no simplemente a la consecuencia natural de la hegemonía de Moscú sobre las otras tierras rusas, sino al crecimiento simultáneo de los nuevos y exóticos principios que aparecen en un terreno abonado para ellos. Después de la caída de Constantinopla, los patriarcas ortodoxos se inclinaron a considerar a los grandes Duques de Moscovia como los sucesores de los emperadores bizantinos.

Este movimiento coincidió con un cambio en las circunstancias de la familia de Iván III. Después de la muerte de su primera esposa, María de Tver (1467), siguiendo la sugerencia de papa Paulo II (1469), que esperaba de tal modo atar Rusia a la Santa Sede, Iván III desposó a Sofía Paleóloga (también conocida bajo su nombre griego y ortodoxo original de Zoe), hija de Tomás Paleólogo, el déspota de Morea, que demandó el trono de Constantinopla como hermano de Constantino XI, anterior emperador de Bizancio. Frustrando las esperanzas del papa de unificar la fe, la princesa se convirtió a la ortodoxia. Debido a sus tradiciones de familia, despertó ideas imperiales en la mente de su esposo. Era tal su influencia que la etiqueta ceremoniosa de Constantinopla (junto con el águila bicéfala imperial y su implicación) fue adoptada por la corte de Moscú.

El gran duque en adelante mantuvo a distancia de sus boyardos. Los viejos sistemas del gobierno patriarcal desaparecieron. Los boyardos no fueron consultados más sobre asuntos del estado. El soberano se convirtió en sacrosanto, mientras que los boyardos fueron reducidos al nivel de los siervos absolutamente dependientes de la voluntad del soberano. Los boyardos naturalmente resentidos promovieron una revolución, al principio con un cierto éxito. Pero la segunda esposa de Iván prevaleció, siendo su hijo Vasili, y no el hijo de María de Tver, Iván, el que fue nombrado corregente con su padre (el 14 de abril de 1502).

En el reinado de Iván III el Sudébnik, o código de la ley, fue compilado por el escribano Vladímir Gúsev. Iván hizo lo posible para hacer de su capital una sucesora digna a Constantinopla, y con ese objeto invitó a muchos artistas y maestros extranjeros que radicaran en Moscú. El más conocido de estos era el italiano Aristóteles Fioravanti debido a su conocimiento extraordinario, y que construyó varias catedrales y palacios en el Kremlin de Moscú. Este monumento extraordinario del arte moscovita sigue siendo un símbolo duradero de la fuerza y de la gloria de Iván III.

Notas[editar]

  1. Alemany y Bolufer, José (1943). La Fuente: Diccionario enciclopédico ilustrado de la lengua española. Barcelona: Gráficas Ramón Sopena, S.A. p. 781. 


Predecesor:
Basilio II
Príncipe de Moscovia
1462 - 1505
Sucesor:
Basilio III