Ingria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera de Ingria.
Mapa de parroquias luteranas de Ingria hacia 1900.

Ingria (en finés: Inkeri, en ruso: Ижора o Ингерманландия, en sueco: Ingermanland) es una región histórica rusa que abarca el área existente en el sureste y este del golfo de Finlandia, así como a lo largo del río Neva, el río Narva y el lago Peipsi en el sudoeste, el río Vóljov en el sudeste, y el lago Ládoga en el noreste. La frontera tradicional con Carelia sigue el riachuelo Sestrá (Siestaryoki o Rayayoki - "río del Límite" - en finés, Systerbäck en sueco - "Arroyo Hermana" -) en el noroeste sobre el istmo de Aunis. La extensión aproximada de este territorio es de unos 15.000 km².

Territorio[editar]

Se trata de un país bajo, bastante llano, repleto de lagos y lagunas, así como pantanos (antes de ser muchos de ellos desecados), de clima frío y húmedo, naturalmente cubierto de un bosque en el cual predominan coníferas, especialmente abetos y en alguna menor medida caducifolias, como las hayas y abedules.

La Ingria histórica cubre aproximadamente la misma área que los raiones de Kingisepp, Lomonósov, Óblast de Leningrado, Volosovo, Gátchina, Tosno, Kírovsk y Vsevolozhsk en el óblast de Leningrado. En su territorio estaban las ciudades históricas de Schlisselburgo, Yamburgo e Ivangorod y después de 1703 San Petersburgo, la nueva capital rusa de la Gobernatura general de San Petersburgo.

Historia[editar]

Antes de la llegada de los eslavos durante la Edad Media, el territorio estaba poblado por pueblos fineses, en el sector occidental y meridional habitaban los votios, razón por la cual el territorio era conocido entonces con el nombre de Vot o Vod (confundiéndose así con la Votia propiamente dicha); en la costa, entre los ríos Narva y Neva habitaban los ingrios ižorianos. El otro pueblo finés que habitó ancestralmente el territorio fue el de los ingrios fineses, del cual finalmente el territorio recibió el nombre, que fue divulgado por los mercaderes suecos (varengos) quienes llamaron "Ingermanland" al país. Para los suecos la Ingria tenía el valor de ser una puerta de ingreso hacia Rusia.

Por su parte, los rusos desde la baja Edad Media comenzaron a considerar la importancia estratégica de la Ingria por los siguientes motivos: este país, como ya se dijo, era la puerta de entrada para las incursiones escandinavas, también resultaba una especie de muelle y núcleo de influencia dentro de los otros territorios fineses (Finlandia, Carelia, Estonia) y, por otra parte, resultaba una de las salidas al mar para Rusia.

Es así que los rusos anexaron la Ingria a la República de Novgorod, y luego de haber formado parte de tal república, fue anexionada a la Moscovia en 1487. Durante la guerra de Livonia en 1580, los suecos invadieron el sector occidental y costero de Ingria, pero fueron desalojados en 1595 por el Tratado de Teulino. Sin embargo, el conflicto ruso-sueco por el control de las costas orientales del Báltico persistió con variada intensidad: en 1617, por la Paz de Stolbovo el reino de Suecia ocupó toda la Ingria, feudalizándola y creando establecimientos coloniales con escandinavos deportados. Fue también un período en el cual los suecos intentaron con un éxito parcial convertir al luteranismo a los habitantes autóctonos de Ingria, aunque gran parte de ellos se mantuvo fiel a la iglesia ortodoxa.

En tiempos del zar Pedro I, Rusia logró vencer a Suecia en la Gran Guerra del Norte, y de este modo por la Paz de Nystad el territorio quedó definitivamente en poder ruso. Para consolidar la nueva dominación en 1703, el mismo Pedro I hizo construir en el centro de Ingria, a poca distancia de la aldea sueca de Nyen (y la fortaleza llamada Nyenskans), la ciudad de San Petersburgo sobre el delta del río Neva, ciudad que fue transformada en la capital de todas las Rusias (es decir, el Imperio ruso) hasta 1920.

El establecimiento de la capital de Rusia en San Petersburgo significó una rápida e intensa rusificación de la mayor parte de la Ingria a partir de inicios del siglo XVIII, quedando sólo las zonas rurales cercanas a la frontera con Estonia con una mayoría de población ingria hasta principios del siglo XX. Los votios e ingrios ižorianos practicaban el cristianismo ortodoxo, mientras que los ingrios fineses eran luteranos.

Ingria nunca llegó a ser un Estado. Apenas se puede afirmar que haya constituido una nación, aunque su carácter de "nacionalidad" fue reconocida por la Unión Soviética. Como grupo étnico, los ingrios casi han desaparecido, junto con su lengua ingria. Sin embargo, mucha gente todavía reconoce su herencia cultural o el poseer algún linaje ingrio. Éstos están representados en la UNPO.

Véase también[editar]

Referencias[editar]